Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema movilizacion por una democracia verdadera.

2015: NI PODREMOS NI NADA CAMBIARÁ.

20150104160226-5508310119-a992b87235-z.jpg

Mira que me molesta ser cenizo y que siempre procuro ver el lado positivo de las cosas, pero tras cabilar a fondo sobre el año que comienza he de mostrarme pesimista.

¿La razón?

Es sencilla: se puede pactar con el diablo y salir beneficiado pero no con la oligarquía. 

Cualquier pacto (y la aceptación del régimen existente y sus ilegítimas elecciones es ya de por sí uno) con la oligarquía aboca a la amortización del filo revolucionario de cualquier instrumento, a su embotamiento. Del mismo modo que los sindicatos mayoritarios acabaron convertidos en cómplices del régimen y perdiendo su legitimidad y su función al pactar con la oligarquía antes incluso de 1975, cualquier partido o movimiento que pretenda instaurar la igualdad y la libertad que siga ese camino está condenado a perder su función primaria de cambio en breve. Si Izquierda Unida no pudo precisamente por aceptar el régimen (y por otros errores de calado como permitir la perduración hegemónica del PCE), Podemos (que además no puede presumir de no cometer otros errores igualmente nocivos y que ha nacido con la tara del personalismo tecnocrático de egregios profesores encastillados en su torre de marfil universitaria y con la semilla de la disgregación en su seno) tampoco podrá. 

Sabemos que ha habido empresarios y banqueros que han pretendido reunirse con Pablo Iglesias. Eso es algo que no debe extrañarnos, es la típica forma de actuar de la oligarquía parasitaria y corrupta: cortejar hasta corromper. Lo malo es que Pablo Iglesias ha aceptado reunirse con ellos. Es decir: demuestra estar en una línea de pacto "constitucionalista" y "transicionista" que es lo mismo que decir transaccionista. 

Podríamos llegar a pensar que Podemos, asumiendo una estrategia bolivariana, como algunos le acusan, está contemporizando hasta las elecciones para no asustar, no desgastarse y luego, llegados al poder, desplegar sus medidas de transformación. Bien. El problema es que se trata de una estrategia errónea. La siguió Chaves y la continúa el chavismo y no ha servido para descuajar ni yugular a la oligarquía venezolana. A la larga será esta última la que venza y regrese al poder quizá no ya con un bipartidismo a la antigua usanza o con la consabida dictadura militar. Adoptará un nuevo disfraz, desarrollará un nuevo sistema de representación "democrática" vacío de significado y recuperará su poder y sus viejas mañas.

Idéntico resultado tendrá esa estrategia en España suponiendo, por otro lado, que Podemos sea capaz de ganar las elecciones generales con mayoría absoluta. Máxime dentro de una estructura imperialista que nos convierte en colonia como es la pertenencia a la Unión Europea. 

El único camino para cambiar las cosas es desde fuera del régimen. La única senda viable al verdadero socialismo y por lo tanto a la verdadera democracia es la cubana: sin negociaciones, sin componendas. Es preciso identificar al enemigo común,la oligarquía, y desalojarlo del poder sin medias tintas y a nivel europeo. 

Dicho esto cualquier fuerza que desaloje al PP del poder e impida que lo asuma el PSOE bienvenida sea, representará un alivio. Pero no una solución. El objetivo no es romper el bipartidismo ni cambiar la faz del régimen conviertiendo la monarquía en república liberal y capitalista. El objetivo es, y debe ser, el establecimiento de la verdadera democracia. Y eso no se consigue con pactos. 

NOTA.- La fotografía es de Antonio Martín Segovia.

¿A QUIÉN FAVORECE EL INDEPENDENTISMO?

20141004021035-3141864731-44ac8d1051-z.jpg

La respuesta a la pregunta del título resulta tan obvia que ni siquiera sería preciso argumentarla. El independentismo favorece única y exclusivamente a las oligarquías que vienen parasitando al pueblo español a través de los sucesivos regímenes liberales desde el siglo XIX.

2011 fue un año de esperanza. Por fin, frente al corrupto e ilegítimo régimen colonial de 1978, el pueblo se organizaba y se movilizaba para derribarlo y estructurar desde la base una nueva democracia. En ese momento sobre todas las cosas era precisa la unidad, la confluencia, un proyecto unitario de futuro, articular la lucha social, la lucha de clases, para avanzar en la yugulación de las oligarquías y el establecimiento de unos cimientos sólidos sobre los que construir una verdadera democracia. No fue posible. Desde el primer instante el proyecto común,el camino de unidad hacia la democracia, del pueblo frente a las oligarquías central y periféricas, se vio quebrado por el activismo separatista, de los indocumentados (o infiltrados) que ponían el asunto territorial y secesionista (y por lo tanto defendían los intereses de las oligarquías periféricas) sobre el proyecto social. Los que defendían el soberanismo prefabricado frente las verdaderas necesidades del pueblo.

Hoy seguimos igual: amparándose en las legítimas reivindicaciones democráticas del pueblo unos cuantos aprovechan para sembrar la disensión, para enturbiar deliberadamente la dialéctica de oposición social a las oligarquías corruptas con reivindicaciones que no son sociales ni democráticas sino deudoras de la demagogia sostenida por las oligarquías periféricas a través del poder que el fracasado y contraproducente sistema liberal les ha permitido mantener en la educación, los medios propagandísticos y económicos. 

Al introducir el irrelevante asunto del independentismo en el movimiento popular, cosa que viene sucediendo desde 2011, los catalanistas (y otros en menor medida) han venido a pervertir el ilusionante movimiento democrático surgido el 15 de mayo de 2011 para llevar a cabo la realización de los intereses de la corrupta oligarquía barcelonesa. Una Cataluña independiente, todos lo sabemos, sería el imperio de la oligarquía corrompida de Barcelona, sería una inviable república bananera que haría inmensamente más ricos a los catalanes que ya lo son (y desde generaciones) conduciendo a la miseria a las clases medias y trabajadoras. Eso es una realidad indiscutible que los independentistas no quieren ver porque va en contra de los intereses políticos y económicos de quienes les manipulan entre bambalinas, de la oligarquía barcelonesa cuyo grado de enmerdamiento solo llega a intuirse con la observación del Caso Pujol. 

Así las cosas puede afirmarse que los infiltrados independentistas que han estado practicando el entrismo en el movimiento social del 15-m desde el mismísimo 2011 y que se envuelven en los pliegues de sus pancartas y banderas para utilizarlos de caballo de Troya contra la indiscutible unidad de España son en realidad enemigos del pueblo y de la democracia, títeres de la oligarquía que introduciendo un discurso ajeno al de unidad popular frente a los privilegios, latrocinios y dominación de esa misma oligarquía y enturbiando deliberadamente las aguas están liquidando el movimiento democrático y las justas demandas del pueblo.

Los independentistas catalanes han enterrado el movimiento democrático en España poniendo el país en manos otra vez de las oligarquías que habían llegado a tambalearse en 2011 con la unidad del pueblo exigiendo verdadera democracia.

Ahora solo pueden suceder dos cosas. O bien Cataluña se independendiza en cuyo caso las oligarquías catalana y centralista saldrán fortalecidas respecto a los dos segmentos de pueblo español divididos por fronteras artificiales y consiguientemente ambos segmentos acabaran empobrecidos y debilitados frente a Madrid y Barcelona o, lo que es mucho más probable, el pulso se zanjará con un nuevo acuerdo entre facciones mafiosas (y más o menos ruido mediático, institucional y acciones represivas que lejos de perjudicar a los aparatos oligárquicos servirán para justificar la desmembración de los embriones de movimiento democrático surgidos en 2011) y todos, el pueblo en su totalidad, saldremos empobrecidos y debilitados frente a las oligarquías reconciliadas dentro del corrupto estado liberal.

Por lo tanto puede afirmarse que todo ciudadano no oligarca que en Cataluña se suma a las movilizaciones independentistas no solo está tirando piedras contra su propio tejado sino también ayudando a sepultar el movimiento democrático español que solo puede ser unitario y articularse en un horizonte de confluencia popular frente a la oligarquía, en un marco social y no territorial. 

Consecuentemente los independentistas pueden y deben ser tenidos como enemigos de la democracia, de la regeneración social y política y como enemigos del pueblo. Y como tales deberán ser tratados si la ruptura llega y nos vemos obligados a enmendarla con una acción expeditiva que deberá ser al mismo tiempo  de liberación y unificación popular y destinada al establecimiento de una verdadera democracia en todo el ámbito español, combatiendo por igual a todas las oligarquías y a sus títeres independentistas y nacional-católicos. 

NOTA.- La fotografía es de Mario Antonio Pena Zapata. 

Etiquetas: , ,

LAS LECCIONES DE GALLARDÓN.

20140924134134-4416650354-0b9d4bd106-z.jpg

La dimisión y abandono de la política del ambicioso ministro de justica Alberto Ruiz Gallardón deja para el espectador atento algunas lecciones que es bueno recoger y enunciar en síntesis para una posterior reflexión.

A saber:

1º- MAYORÍA PARLAMENTARIA NO ES NI DE LEJOS LO MISMO QUE MAYORÍA SOCIAL.- Lo cual, entre otras cosas, expresa bien a las claras la escasa representatividad del sistema parlamentario liberal y, por lo tanto, su profunda ilegitimidad y absoluta falta de calidad democrática. Parlamentarismo no es democracia, ergo el régimen de 1978 no es democrático y carece de legitimidad. Es una herramienta anquilosada que ha perdido su función, un estrambote político destinado al mantenimiento de los privilegios de unos pocos y no a servir al bien de la mayoría. Puede existir una mayoría parlamentaria que no representa una mayoría social por el simple hecho de que el sistema está pensado para eso: para que unos pocos tengan una justificación para maniobrar contra el pueblo. Y habrá que corregir este defecto de fábrica de un sistema amañado para mantener los privilegios de los de siempre a costa del sufrimiento de la inmensa mayoría. 

2º- NO SIEMPRE TIENE ÉXITO LA ESTRATEGIA DE UTILIZAR UN CABALLO DE TROYA EN FORMA DE PARTIDO POLÍTICO GENERALISTA Y "MODERADO" PARA TRATAR DE IMPONER LOS CRITERIOS DE UNA ÍNFIMA MINORÍA SECTARIA.- Se quiera o no en la derecha los extremistas son siempre los que mandan y lo hacen invariablemente desde posicionamientos teocráticos, integristas, regresivos, autistas y de raigambre medieval, tanto en países católicos como protestantes. Envolver el radicalismo puritano y teocrático en el aluvión del voto de "centro-derecha" que es el más despreciable, nausabundo y perjudicial, para luego, so capa de "protección de derechos, o de la infancia o de la familia" o cualquier otra etiqueta demagógica imponer leyes de raíz teocrática anclada en ideologías de la edad del bronce suele ser una estrategia que le funciona bien a la extrema derecha clerical sea católica o sea protestante. Pero vemos que tiene sus límites y es bueno constatarlo para articular ulteriores luchas contra esa minoría taliban a la que hay que aniquilar social, económica y políticamente para que el mundo avance.

3º.- FRENTE A UN PARLAMENTO NO REPRESENTATIVO Y POR LO TANTO ANTIDEMOCRÁTICO LA MOVILIZACIÓN SOCIAL ES LA CLAVE DEL AVANCE.- De modo que frente a las privatizaciones, frente a la corrupción, frente a los intentos de convertirnos en una colonia del capital extranjero, frente a todas las infamias de los partidos turnistas que padecemos solo cabe un camino: lucha en la calle, constante y con un solo objetivo: derribar el régimen. 

NOTA.- La fotografía es de Jesús G. Pastor.

Etiquetas: , , ,

PEDRO SÁNCHEZ: LA VERDADERA Y FEA CARA DEL PSOE.

20140915184122-3975169428-88081bc5d7-z.jpg

Para saber a dónde va a llevarte un individuo es imprescindible conocer de dónde procede y de qué no ha abjurado. Por eso para tener absolutamente claro quién es el nuevo jefecillo del sector liberal del bipartidismo del ilegítimo régimen conviene analizar su trayectoria, conocer cuales han sido los derroteros ideológicos de su formación y actividad política para que luego no se nos lleve al huerto con la habitual demagogia utilizada por su inmundo (y moribundo) partido. De hecho, basta con saber que milita en el PSOE para saber que es un derechista al servicio de la corrupta e indeseable oligarquía que domina España desde al menos 1833 y cuyos privilegios, hay que repetirlo siempre, no solo son incompatibles con la democracia sino con la viabilidad misma del país. Hay que acabar de raíz con las oligarquías parasitarias del centro y las periferias de España y con todos sus lacayos y secuaces, solo así conseguiremos una verdadera democracia y un país grande y viable. 

Pero vayamos más allá. Estudiemos siquiera someramente el periplo formativo de este perjudicial y antisocial individuo para comprender mejor qué clase de topo pretende "liderar la izquierda"...la izquierda de los estúpidos, claro, aquellos que siguen pensando que el PSOE es un partido que representa alguna opción de cambio o evolución o encarna de algún modo los intereses del pueblo frente a los de la oligarquía. 

Para empezar el tal Sánchez Pérez-Castejón es hijo de un empresario procedente del sector financiero luego puede entenderse con nitidez prístina su calidad de desclasado escasamente afín a la clase obrera y sus problemas y su identificación desde la cuna con la ideología liberal, capitalista, clasista y totalitaria que representa el régimen.

Estudió en el instituto Ramiro de Maeztu, de base krausista (lo que tampoco representa ninguna garantía de acercamiento ideológico a los derechos del pueblo y sí una afinidad liberal bastante preocupante) pero que de todos modos desde 1939 se convirtió en esfera de acción privilegiada de la Asociación Nacional Católica de Propagandistas y del Opus Dei, lo que supone de facto una apriosrística descalificación social y política de todos sus alumnos salvo que sus trayectorias ulteriores demuestren muy claramente lo contrario y la evidente liberación de las programaciones mentales experimentadas en su época de formación, cosa que desde luego no ha sucedido con Sánchez Pérez-Castejón.

Antes al contrario el individuo pasó a la universidad para estudiar Económicas y Administración de Empresas que más allá de su fachada de capacitación técnica constituye una de las carreras más ideologizadas que existen y cuya función última es inculcar en sus alumnos la ideología capitalista y la prolongación de las relaciones de poder social, político y económico. Vino a hacerlo, además, en la Complutense que sigue atestada de capillas católicas y no se ha liberado en lo profundo del legado nacional-católico del franquismo residual por mucho que la dirija un adocenado hijo de comunista dudoso. 

Por si fuera poco, el posgrado lo cursó en la Universidad Libre de Bruselas, de origen masónico y por lo tanto de ideología puramente liberal-capitalista e inspiración protestante, calvinista, lo que incide de nuevo en la transmisión de unos valores contrarios al socialismo y a la justicia social y próximos  al legado teocrático que no por disimulado está menos patente en el totalitarismo liberal. En suma el muchacho recibió una nueva dosis de ideología clasista, conservadora y contraria a la evolución social y de adhesión a la estructura imperialista que hoy domina en el mundo. Es, por lo tanto, un monaguillo del sistema, un acólito del liberal-capitalismo que solo desde la estupidez o el cinismo puede ser considerado "de izquierdas" o cercano a los verdaderos intereses del pueblo. 

Pero hay más: el tipo insistió en sus errores doctrinales doctorándose en Económicas y Administración de Empresas por una universidad privada: la Camilo José Cela, de la que más tarde llegó a ser profesor. 

Esta universidad pertenece a una empresa privada, la Institución Educativa San Estanislao de Kostka (SEK) cuya sola advocación ya nos indica de qué pie cojea por mucho que predique la independencia ideológica de la que evidentemente carece cuando de facto se aprovecha del parasitismo de los gobernantes neoliberales en todo el mundo para lucrarse a costa de la destrucción de la educación pública convirtiendo un derecho universal en un privilegio privado ligado al dinero y la clase social. Y el tal Sánchez Pérez-Castejón es cómplice de semejante ideología porque no solo cursó estudios en esta institución sino que, además, se ha convertido en profesor de la misma. Es decir: en un enemigo declarado y activo de la enseñanza pública e igualitaria. Y luego tiene la desvergüenza de llamarse socialista. 

Además hizo un máster en liderazgo público (o manipulación demagógica de masas) por IESE (Instituto de Estudios de la Empresa Business School) de la Universidad de Navarra controlada, como todo el mundo sabe, por el Opus...¿Puede salir un dirigente que respete, defienda y estimule los derechos del pueblo, la identidad nacional, la separación de la iglesia y del estado, las políticas de igualdad y justicia social de ahí? No, evidentemente. De ahí solo puede salir un dirigente derechista. 

En cuanto a su carrera política es la propia del trepa dentro de las estructuras del poder del partido de jerarca en jerarca dentro de las familias y las "cunerías" asentadas desde 1974.

Consiguió un empleo en Europa al servicio de la viuda de Enrique Casas, fue más tarde jefe de gabinete de Carlos Westendorp, antiguo y destacado colaborador de UCD que prosperó en el PSOE sucediendo en diferentes puestos, entre ellos el de ministro de asuntos exteriores, a tipos como Solbes o Solana, cuya posición derechista es claramente conocida, cuando ejercía el puesto de delegado de la ONU para Bosnia en un momento en que los gobiernos españoles obedecían el dictado imperialista de los Estados Unidos en lugar de hacer las políticas que convenían a España, lo que convierte a esos gobiernos y a sus miembros de primer, segundo y tercer orden en conciliábulos títeres coloniales formalmente considerados como traidores a España y al pueblo. 

Volvió más tarde a España culebreando hacia la cumbre a la sombra de José Blanco y Trinidad Jimenez llegando a ser concejal de Madrid por descarte ( y sin elección directa) en 2004 y a diputado, por el mismo método, en 2009 y 2013. 

Es más conocido el hecho de que fue miembro de la Asamblea de Caja Madrid votando a favor de la venta de preferentes (un método de estafa permitido por el estado para robar el dinero a los pobres por parte de las entidades bancarias) y siendo cómplice de todos los pasos que condujeron a la catátrofe de Bankia que sirvió para convertir a España en una colonia del capitalismo extranjero incluso modificando la constitución en contra del pueblo español, lo que, hay que repetirlo siempre, constituye un delito de traición que deberá ser castigado cuando se restablezcan la democracia y el orden en España. 

De ahí viene Pedro Sánchez Pérez-Castejón. Y sabiéndolo ya sabemos lo que el pueblo puede esperar de él: nada. Es un cipayo más del ilegítimo régimen oligárquico y colonial. Un claro enemigo del pueblo y de España. 

NOTA.- La fotografía es de Scott Beale.

Etiquetas: , , , , ,

¿UN TIEMPO NUEVO?

20140619132514-4494677526-9f9f50a6d3.jpg

Lo de pretender que por el mero hecho de cambiar la cara visible del poder el régimen cambia también es una de las más inveteradas falacias del inmobilismo, una de las más perdurables estrategias del totalitarismo, especialmente liberal. El gran ejemplo de ello son, no podía suceder de otro modo, los Estados Unidos donde el presidente cambia de vez en cuando para que absolutamente todo siga igual. 

Hoy, jueves 19 de junio de 2014, nos han hecho esa misma jugada a los españoles y con algunos detalles muy significativos (por ejemplo que el nuevo rey declarara en su dircurso de proclamación que la soberanía nacional reside en las cortes y no en el pueblo, que insistiera en la concepción de la monarquía parlamentaria presentándola como moderna cuando es claramente decimonónica y anclada en los regímenes de carta otorgada, no otra cosa es la constitución de 1978, o que los diputados y senadores aplaudiesen a rabiar cuando se incensaba al pasado rey, a la reina o a las víctimas del terrorismo en su usual utilización de retórica propagandística y permanecieran mudos, MUDOS, CULPABLES AUTORES DE UN SILENCIO ELOCUENTE, cuando el tal Felipe VI alabó al pueblo. No debemos pasar por alto ese detalle que en mi opinión es de máxima importancia y absolutamente definitorio de lo que sus señorías sienten hacia quienes dicen falsamente representar).

Un tiempo nuevo con estructuras e ideología decimonónicas, un tiempo nuevo con la misma ley hipotecaria (y de indulto y tantas otras) de Alfonso XIII, con los mismos oligarcas chupando del bote, robando a manos llenas y lastrando el desarrollo y el futuro del pueblo español para llenarse los bolsillos y mantener sus ilegítimos privilegios. 

Esas son las novedades que nos ha deparado el cambio de monarca. Más de lo mismo. 

Ergo el tiempo nuevo está por llegar, pasa por una república verdaderamente democrática, y por lo tanto verdaderamente socialista y corresponde al pueblo, o la parte sana del mismo, imponerlo.

Hoy no ha cambiado nada, no ha sucedido nada...el régimen continúa y sabemos que no nos sirve. 

PD (a las 16h).- Otro detalle a tener muy en cuenta para comprender el régimen: el nuevo rey ha sido investido como capitán general de los ejércitos ANTES de jurar la constitución y de ser proclamado, en un acto privado en el palacio real. Con lo cual debemos entender que la jefatura del ejército se transmite independientemente de las cortes y de la jura de la constitución y por un cauce distinto: de Franco a Juan Carlos, de Juan Carlos a Felipe...sin pasar por las cortes...¿Democracia?

NOTA.- La fotografía es de Román P.G.

¿REFERÉNDUM POR LA REPÚBLICA? NO, GRACIAS.

20140604184823-jaume-d-urgell-republica.jpg

Lo que va a ofrecernos el nuevo monarca ha quedado perfectamente definido en sus dos primeras apariciones públicas tras la abdicación del anterior: en la primera se mostró disfrazado de militar y rodeado de militares, en la segunda en un monasterio y rodeado de frailes. Mientras tanto los empresarios, los oligarcas, no dejan de jalear al rey "muerto".

Eso es lo que hay. Más de lo mismo. Lo mismo desde el golpe de estado de 1874 que restableció el régimen de 1833...que procedía de el de 1813...

Si queremos cambiar, evolucionar, mejorar, está claro que no puede ser con los Borbones. Esa es una realidad. La república se dibuja como una necesidad inmediata algo que precisamos hoy y no el año que viene y por lo tanto hay que luchar, la parte sana de la sociedad debe hacerlo, para establecerla cuanto antes. 

Por desgracia la estrategia escogida por las estructuras políticas que encuadran esa parte sana de la sociedad es, una vez más, equivocada. 

Reclamar un referéndum sobre la forma de estado es meterse sin ambages ni solución en la boca del lobo, caer en una trampa sin salida. 

Por desgracia España es un país de borregos ordenancistas y de seguidistas oficialistas en el que el pucherazo es un arte en sí mismo. Por lo tanto en España los referéndums siempre los gana el poder que los plantea. 

Lo cual nos lleva, como paréntesis necesario, al referéndum por la independencia catalana. Si se lleva a cabo ¿quién lo ganará?...exacto, el poder que lo plantee o propicie. Como será la oligarquía independentista, ganará la independencia. Si lo plantease Madrid (ahora ya no vale, los centralistas han perdido la iniciativa) lo hubiera ganado el unionismo. Eso es España, no otra cosa. Y Cataluña, mal que le pese, es España o, al menos, española...las acciones y reacciones de los catalanes son exactamente iguales a las de los demás súbditos del estado español.

Pero volviendo a la monarquía: como decíamos los referéndums en España los gana siempre por arte o por gracia el poder que los convoca. Basta, para darse cuenta de ello, recurrir a la historia.

Veamos los últimos referéndums convocados y quien los ganó:

1947.- Ley de sucesión en la jefatura del estado....- ganó el sí (opción de los convocantes)con un 93% de los votos.

1966.- Ley orgánica del estado...-lo ganó el sí, opción de los convocantes, con el 95 % de los votos.

1976.- Ley de reforma política...- ganó el sí, opción de los convocantes, con un 94 % de los votos (y no nos engañemos: con las mismas técnicas y legitimidad que los anteriores).

1978.- Constitución...- ganó el sí,  opción de los convocantes, con un 88 % de los votos.

1979.- Estatuto de autonomía del País Vasco...-de nuevo ganó el sí, opción de los convocantes, con un 90 % de los votos.

1979.- Estatuto de autonomía de Cataluña....- ganó el sí de los convocantes con un 88 % de los votos.

1980.- Posibilidad de estatuto de autonomía de Andalucía...-ganó el sí de los convocantes con un 86 % de los votos.

1980.- Estatuto de autonomía de Galicia...-ganó el sí de los convocantes con un 73 % de los votos.

1981.- Estatuto de autonomía de Andalucía...-ganó el sí de los convocantes con un 89 % de los votos.

1986.- Permanencia en la OTAN...-ganó el sí de los convocantes, con un 52 % de los votos.

2005.- Constitución Europea...-ganó el sí de los convocantes, con un 76% de los votos.

2006.- Nuevo estatuto de autonomía de Cataluña...-ganó el sí de los convocantes con un 73 % de los votos.

2007.- Nuevo estatuto de autonomía de Andalucía...- ganó el sí de los convocantes con un 87 % de los votos.

Más claro agua. Repito: en España siempre gana los referéndums la opción del convocante. 

Por lo tanto pretender alcanzar la república por medio de un referéndum convocado por la monarquía y los partidos turnistas es apostar por dar un espaldarazo a la monarquía corrupta y antidemocrática que padecemos, darle oxígeno a un régimen en descomposición.

Eso aparte, la república por sí misma no significa nada. Si apartamos a los Borbones pero mantenemos las estructuras oligárquicas de poder seguiremos exactamente en el mismo punto en el que nos encontramos.

La república, para servir de algo, ha de ser revolucionaria, verdaderamente transformadora, sin medias tintas. La república se conquista derribando al régimen, no permitiendo que este pilote cambios cosméticos para que nada cambie. 

Si la III República llegase mediante un referéndum controlado por la oligarquía y eso que ahora se ha puesto de moda llamar "la casta" sería por completo inútil para el pueblo y tan antidemocrática e ilegítima como el régimen actual poniéndonos en un escenario que exigiría una nueva evolución, la creación revolucionaria de la IV República. 

Entonces ¿qué sentido tiene exigir un procedimiento inútil que muy probablemente desembocará en una perpetuación de la oligarquía cleptocrática y un sistema liberal-capitalista, con rey o sin rey y por lo tanto no democrático?...

No necesitamos un referéndum, necesitamos una república verdaderamente revolucionaria, un instrumento eficaz de cambio, democratización y evolución social y politica. 

No podemos permitirnos el lujo de equivocarnos. Tenedlo en cuenta.

NOTA.- La fotografía es de Jaume D Urgell. 

Etiquetas: ,

CAN VIES: UNA INTERPRETACIÓN DEMOCRÁTICA.

20140529161237-1024px-barcelona-okupa-can-vies.jpg

La omnipresencia de la demagogia propagandística del ilegítimo régimen liberal que padecemos tiende a hacernos olvidar los verdaderos fundamentos de la filosofía política democrática, de ahí que sea preciso recordarlos de vez en cuando.

La propaganda del régimen nos habla constantemente, en referencia a Can Vies, de un centro "okupado" por "radicales" en una férrea defensa del concepto capitalista de sacralización de la propiedad privada (aunque esa propiedad resulte contraproducente para el bien común, planteamiento absolutamente antidemocrático) y subsidiariamente de apología de la especulación urbanística (si Can Víes no se hubiera encontrado en Sants a lo mejor seguiría abierto...y todos lo sabemos) al tiempo que insiste en la criminalización del desacato de la vertical visión social impuesta por la criptodictadura liberal-capitalista. Todo el que disienta, todo el que no se humille ante el poder establecido por la oligarquía y sus estrechos moldes socio-políticos es un "radical", un "terrorista", un "guarro"...

Pero no debemos olvidar que el centro de Can Vies albergaba nada menos que cincuenta entidades ciudadanas. Era, por lo tanto, un nódulo social y cultural, y en consecuencia político, de primer orden. Más, seguramente, que un ayuntamiento acartonado y corrupto al servicio de la oligarquía barcelonesa y sus sucios intereses repletos de insolidaridad, avaricia y resentimiento contra el pueblo. 

 El asunto, mirado desde una perspectiva verdaderamente democrática (y no liberal) es muy diferente. 

Recapitulemos los principios democráticos que ya conocemos. A saber:

1.- La soberanía reside en el pueblo, no en las instituciones que solo son legítimas si permanecen al servicio de la democracia (y por ende de la equidad, de la libertad y de la justicia social) y se convierten en tiránicas y consecuentemente ilegales si sirven a intereses fácticos (es decir: facciosos). 

2.- Así las cosas, si el pueblo decide poner al servicio del bien común un equipamiento abandonado y regirlo autogestionariamente, el ayuntamiento solo tiene un camino democrático a seguir: aceptarlo e integrarlo en el esquema municipal. Lo contrario es un acto antidemocrático.

De hecho hay que afirmar que lo que ha sucedido en Can Vies, la actuación de las instituciones y la ulterior fiebre represiva de las mismas ante el descontento del pueblo, solo puede tildarse de criptofascismo. Después de una actuación semejante el ayuntamiento de Barcelona ha evidenciado su condición antidemocrática y por en consecuencia ilegítima y el paso subsiguiente sería la creación de una comuna democrática en Barcelona con poder constituyente para restablecer el orden democrático en la ciudad. 

Y, de paso, no estaría mal que el ejemplo cundiese por el resto de nuestra sojuzgada piel de toro llegando a materializar el periodo constituyente que de facto existe en España desde 1939.

Esa es la interpretación verdaderamente democrática de lo sucedido en Can Vies.

Porque no nos engañemos: democracia y liberal-capitalismo son términos antagónicos. 

NOTA.- La fotografía es de Otto Normalverbraucher.

Etiquetas: ,

MÁS ESPARTAQUISMO, MENOS ESPARTANISMO.

20140527022012-8127347434-18a2c6bdc2.jpg

Los antiguos espartanos tenían un tic: la de dirigir todos los ejércitos en los que participaban. La historia está repleta de momentos en los que sus reyes declaraban a sus aliados que la costumbre de los espartanos era dirigir y no ser dirigidos. Ordenar y no obedecer. Con el tiempo esa insistencia fue dejándoles aislados, solos en un mundo en el que todos se interralacionaban y evolucionaban menos ellos, convertidos en un decadente fósil de épocas pasadas. 

En España existen formaciones políticas afectadas de un tic semejante, una manía hegemonista que bien podemos denominar espartanismo.

Y, desgraciadamente (lo que de paso demuestra que reclamarse de un ala política no es lo mismo que pertenecer a ella), la izquierda no está exenta de estructuras afectadas de ese mismo espartanismo.

Partidos que si bien pudieron cumplir un papel importante en épocas pasadas ( y habría que examinar detenidamente la historia para cuantificarlo cuando es obvio que existieron largos periodos de sometimiento doctrinal y político a intereses imperialistas extranjeros y por lo tanto de escasa identificación con los del pueblo español) hace tiempo que representan una rémora para la reorganización de la izquierda por mucho que sigan empecinados en seguir detentando un papel rector.

Hablo, es obvio, de todos los partidos comunistas que en España son pero muy especialmente del mayoritario: el PCE.

Estamos viviendo una encrucijada histórica, un momento decisivo en el que la parte sana de la sociedad, aquella que apuesta por la democracia y la justicia social, que son una y la misma cosa, se enfrenta a la hidra insaciable del neoliberalismo salvaje e incontrolado. Un monstruo que solo puede ser derrotado mediante la unidad y la acción. 

Hay que crear realidades nuevas. 

Nuevas formas de organización política, nuevas ideas, nuevas maneras de aunar democracia y socialismo, nuevos lenguajes, nuevas estrategias. Insistir en métodos ya desgastados, ya obsoletos es suicida. 

Del  mismo modo que organizar batallones de hoplitas contra la aviación y los tanques resultaría ridículo por muy efectivos, valientes, heróicos y legendarios que los hoplitas hayan sido en la historia, insistir en mantener siglas, estructuras y denominacionesya trasnochadas, que por su propia inercia y peso histórico suponen un peso muerto para la articulación de la unidad y la efectividad de la acción es no solo absurdo sino incluso criminal. 

La izquierda necesita menos espartanismo, menos ansia de control y de hegemonía, menos resabios estalinistas, menos verticalismo y mucho más espartaquismo, es decir: mucha mayor intención de liberación del pueblo, de acabar con las  oligarquías y de conquistar el poder para establecer la democracia y el socialismo. 

En la tesitura en la que estamos viviendo insistir en los tics autoritarios de antaño, persistir en siglas y estrategias ya amortizadas, alentar la permanencia de formaciones y estructuras desgastadas por una participación no siempre acertada y en general poco decisiva en las instituciones del régimen es condenar a toda la izquierda, a toda la parte sana de la sociedad, a la derrota y por lo tanto a la esclavitud. 

El PCE no trajo el régimen de 1978 y no lo cambió ni lo derribó. No puede, por lo tanto, aspirar a una hegemonía que perdió hace tiempo y señaladamente después del 15 de mayo de 2011. 

El camino hacia la necesaria unidad pasa indefectiblemente por el fin del espartanismo del PCE y de la asunción del espartaquismo activo de sus militantes. 

Tras las elecciones del 25 de mayo de 2014 la unidad de la izquierda es más necesaria que nunca y no puede contruirse mediante una simple coalición de IU y Podemos en la que el PCE pretenda aspirar de nuevo a la hegemonía y el mangoneo.

Hay que generar nuevas estructuras, nuevos sindicatos, nuevas formas y en ese camino de renovación el mejor servicio que el bunquerizado PCE pude y debe hacer a la parte sana de la sociedad es el que el bunker franquista le prestó al régimen de 1978. 

De modo que lo dicho, amigos del PCE: menos espartanismo, más espartaquismo. 

NOTA.- La fotografía es de Dennis Skley. Y está lejos de representar correctamente a un espartano en combate ni a un hoplita, pero servirá.

Etiquetas: , , , ,

LOS SINDICATOS PACTISTAS Y EL PRIMERO DE MAYO.

20140428154252-8567139561-8299da2d86.jpg

Llega la fecha crucial del primero de mayo, el símbolo ineludible de la lucha obrera, el momento que todos los regímenes oligárquicos y filofascistas (incluyendo el estadounidense que directamente no permite celebrar dicha fecha y los europeos que hacen lo posible por vaciarla de significado) y los sindicatos pactistas, vendidos al capital, traidores al pueblo, desertores de la lucha de clases, UGT y CCOO principalmente, sin olvidar otros como USO, CSIF, etc., volverán a escenificar la vacuidad, la desvergüenza, la traición, la inacción, el verticalismo, la absoluta incapacidad de servicio al pueblo y su condición de repugnantes correas de transmisión de los intereses oligárquicos. Saldrán a la calle, como todos los años, pasearán sus banderas, harán demagogia y volverán obedientes a sus sedes cuando se lo ordene la autoridad competente, el ilegítimo régimen vendido al imperialismo extranjero y la tiranía de la cleptocracia parasitaria patria hasta el año que viene o hasta la próxima huelguita general de un solo día y sin contenido revolucionario.

Los sindicatos pactistas hace tiempo que demostraron su perversión moral y su inoperancia social, su identificación con el régimen filofascista del parlamentarismo liberal. Son el equivalente actual a los siempre despreciables sindicatos mal llamados libres al servicio de la patronal. Y como tales deben recibir el desprecio y el repudio de todos los trabajadores. Y, cuidado: la culpa no es solo de sus cúpulas corruptas y entregadas a la traición y la deserción social y política, también lo es de sus militantes que no las abandonan para coordinarse en alternativas independientes y combativas. Todos vosotros, los que saldréis con las banderitas y los lemas del pactismo sois traidores al pueblo y desertores de clase, gentuza inútil a la que solo le cabría sentir vergüenza de sí misma si es que la tuviera. 

Llega de nuevo el Primero de Mayo y volverá a ser una fecha inútil, que no servirá para iniciar un camino revolucionario que conduzca a derribar al ilegítimo régimen oligárquico al servicio de intereses extranjeros y establecer una verdadera democracia por y para el pueblo, para los verdaderos españoles.

Llega de nuevo el Primero de Mayo sin posibilidad de articular una alternativa constituyente, socialista, revolucionaria y verdaderamente democrática y, sindicatos pactistas (cúpulas y militantes adocenados): sois culpables de ello. Persistís en la traición y la deserción y llegará el día en que el pueblo, dueño de su destino, os lo demande. 

NOTA.- La fotografía es de Dualflipflop.

Etiquetas: , ,

CONSENSO, NO VIOLENCIA Y FALSA DEMOCRACIA.

20140404184750-5850659608-8a9c208efe.jpg

La oportuna (oportunísima) muerte de Adolfo Suárez permitió al ilegítimo régimen vigente mirar para otro lado (hasta la oportuna y televisada represión de los "violentos antisistema") en la masiva manifestación del 22 de marzo y, sobre todo, lanzarse a la hagiografía autojustificativa ensalzando la figura del ex-presidente difunto para ensalzar indirectamente el régimen turnista, criptofranquista, clasista, corrupto, canovista, oligárquico, cleptocrático, nacional-católico, borbónico y no democrático que estableció como continuación del régimen de 1939 y el de 1876 (surgido este también, no lo olvidemos, de un golpe de estado protagonizado por Alfonso XII que venía de este modo a perpetuar el régimen clasista, corrupto y antidemocrático de su madre, Isabel II).

En ese pandemonium propagandístico al que se entregaron con fruición todos los medios del régimen (públicos y privados) el mantra más repetido (y más contrario a la democracia) fue el del consenso.

En efecto: el régimen nos presenta el consenso de la transición como la piedra angular del régimen (lo que es cierto) y de la democracia (lo que es falso). Tienden, lo sabemos ya, a confundir interesadamente el régimen vigente con la democracia.

¿Pero qué significó en realidad el tan cacareado consenso?...Pues algo muy sencillo y que ha tenido largas y profundas consecuencias que todavía (y hoy más que nunca) estamos padeciendo. Significó que cuatro próceres procedentes de diversas siglas pero servidores de los mismos intereses económicos e imperialistas (léase en estas mismas páginas Historia Secreta de la Democracia Española, diciembre de 2011) se pusieron de acuerdo para hacer aquello que les dictaban sus amos al margen de los resultados y las promesas electorales. 

Uno podía votar a UCD, al PSOE, al PCE o a AP, afiliarse a la UGT (reconstituída y vendida a los intereses de la fundación Ebert) o a CCOO, y creer en serio lo que los jefes y estructuras de unas y otras siglas les prometían, pero a la hora de la verdad, la hoja de ruta estaba trazada y ni partidos ni sindicatos estaban destinados a escuhar al ciudadano y canalizar sus aspiraciones e intereses sino a elaborar un teatrillo de cara a la galería mientras, pasara lo que pasare, se cumplían las etapas designadas desde el imperialismo exterior aplicando inexorablemente una política férreamente neoliberal y de sometimiento, a través de la entrada en la Unión Europea, de España a los intereses del gran capital extranjero. En suma: una gran traición que continúa en nuestros días cuando, hagamos lo que hagamos y votemos lo que votemos, el régimen sigue imparable la senda trazada por nuestros amos sin escuchar ni representar al pueblo y a los verdaderos intereses de España. 

Cuando el régimen habla de consenso está hablando de traición al pueblo, de una forma antidemocrática de estado y extiende una densa cortina de humo para desorientarnos y que sigamos creyendo y obeciendo que es lo único que les importa para hacer de su capa un sayo. Pero hay que repetirlo: la transición y el consenso fueron una gran estafa que nos ha conducido a todos a la situación actual de pérdida de derechos ciudadanos y sociales y de empobrecimiento premeditado desde el capital extranjero. Nos han vendido y comienza a ser hora de que paguen sus culpas. 

Y entramos aquí en el segundo mantra más repetido del régimen: la no violencia. 

No deja de ser divertido que un régimen que es fundamentalmente violento, que está llevando deliberadamente al pueblo a la miseria, que está conculcando todos los derechos, que nunca ha dejado de practicar la tortura, donde se apuntalan los privilegios de unos pocos y de nuestros amos extranjeros a palos, con montajes policiales, con difamaciones de los medios, con todos los instrumentos de la insidia, la represión y el caciquismo cerril, un régimen que siembra la discordia, el hambre, la pobreza, la opresión, un régimen, en suma, criminal, tenga como mantra insistente la no violencia.

Pero claro: es que hablan de la violencia de los oprimidos. Ellos ejercen cotidianamente la violencia y saben que son reos, culpables de crímenes que moralmente legitiman (y desde su propia ideología: ahí está el padre Suárez, jesuita del siglo XVII, explicando que contra la tiranía es legítima la violencia) una respuesta contundente del pueblo tanto colectiva como individualmente. Cualquier traidor al pueblo, cualquier traidor a España, cualquier cacique parásito y opresor, cualquiera de sus esbirros en los medios propagandísticos, la política, la judicatura o el mercenariado armado puede, y moralmente debe, ser castigado por sus actos. Ellos, los jerifaltes del régimen, lo saben y viven aterrorizados. Saben que están en falta, que sus acciones están conduciendo a la desesperación a millones de españoles y que la reacción acabará adoptando la forma de un estallido revolucionario que ponga fin a las exacciones, los crimenes y las desvergüenzas de los integrantes y defensores de la tiranía. Saben también que están en inferioridad, que no pueden contra el pueblo si el pueblo se inflama y se planta. En ese sentido una huelga general revolucionaria que paralice el país hasta la caída del régimen y con comités y milicias organizadas para la defensa de la democracia y la ocupación de los centros de poder en un amplio y rápido periodo de acción constituyente sería imparable y haría justicia desde el primer instante. 

Ellos saben que son culpables y que no está lejos el estallido (colectivo o individual), de ahí su pánico. De ahí sus actos represivos, su vulneración constante de la libertad de expresión de los ciudadanos cuando los ciudadanos piden algo tan democrático como las cabezas de los culpables, de los traidores al pueblo, cuando se enfrentan en las calles a las limitadas (y mal que les pese, pésimamente organizadas) fuerzas represivas del régimen, cuando se piden explicaciones y responsabilidades y algunos grupúsculos se defienden de las mediáticas y premeditadas arremetidas del salvajismo institucional...

Se refugian en el mantra de la no violencia porque se saben en minoría, se saben culpables y saben que el pueblo, si lo desea y se organiza, puede defenestrarlos y castigarlos con la dureza que merecen. 

De modo que ambos mantras: consenso y no violencia son dos recursos propagandísticos del ilegítimo régimen para continuar negando la democracia al pueblo y seguir criminalizando y reprimiendo a quienes la exigen como sujetos soberanos porque es en el pueblo y no en las instituciones en quien reside la soberanía. Soberanía que el actual régimen nos ha arrebatado para vendernos al mejor postor y mantener los privilegios de los caciques de siempre. 

Frente a la tiranía cualquier forma de rebelión, individual o colectiva, es legítima. Esto es un dogma democrático que no puede olvidarse ni conculcarse. Eso sí: hay que moverse con inteligencia. Una violencia sin objetivo, unos simples actos de vandalismo o terrorismo, solo sirven para justificar al enemigo, para dar pábulo a la represión, de ahí la inveterada costumbre de introducir en los movimientos sociales agentes provocadores. 

Rebelión sí, pero con cabeza. Queremos conquistar la democracia, no justificar una dictadura más estrecha. 

Por lo tanto es preciso utilizar el mantra de la no violencia a favor de la democracia. Seamos pacíficos para no justificar la represión (ya se encargarán ellos de infiltrarnos agitadores) pero no caigamos en la trampa de pensar que los traidores y opresores no merecen castigo y que no podemos proporcionárselo. Tampoco en que el monopolio del miedo está del lado de los represores del ilegítimo régimen. Ellos nos tienen más miedo del que nosotros podamos tenerles a ellos...pero, de momento, basta (y conviene) con no acatar sus dictados, con desobedecer, con llenar las calles, sin violencia, sin ceder a las provocaciones. Ya llegará el día. Derribaremos el régimen y los culpables y sus secuaces serán castigados. 

NOTA.- La fotografía es de Pepe Alfonso.

Etiquetas: , , , ,

TODO PREPARADO (PARA UNA NUEVA ACCIÓN REPRESIVA AL ESTILO DEL RÉGIMEN)

20140320150300-12865649513-46dd6e47a1.jpg

Las Marchas de la Dignidad se acercan ya a Madrid, al rompeolas del fascismo neoliberal que domina indebidamente nuestros destinos, a la capital del ilegítimo régimen que tenemos la ineludible obligación moral de derribar para restablecer la democracia y la soberanía nacional, y todo está ya preparado para disolverlas a palos, detenciones y multas. 

La trampa es conocida pero no por ello menos eficaz. Los medios de propaganda del régimen, públicos y privados, que deben ser colectivizados, restituídos al control popular no después sino como acto fundacional de la necesaria revolución social y nacional, miran para otro lado, silencian las Marchas no sea que el pueblo desinformado llegue a conocerlas y se anime a unirse. Conviene a la estrategia represiva de la encubierta dictadura que padecemos que los manifestantes no sean demasiados y que exista una cierta opacidad en los acontecimientos, que el populacho no llegue a saber muy bien quienes son los apaleados en Madrid ni qué pretendían exactamente. De este modo la policía política puede vulnerar abiertamente la constitución y los derechos humanos y los medios propagandísticos y políticos cubrir sus desafueros como actos "necesarios" contra "radicales antisistema"...

Lo típico. La trampa se va cerrando y no parece que esta vez haya tampoco grandes alternativas. 

Veremos. 

NOTA.- La fotografía es de Imagen en Accion

Etiquetas:

UNIDAD, COMBATE Y REVOLUCIÓN

20140218005243-roman-p.g..jpg

Que la unidad de todas las fuerzas sanas de la sociedad frente al régimen es imprescindible para derribarlo y establecer una verdadera democracia resulta tan evidente, tan obvio que escribirlo es casi una ordinariez. Que esa unidad debe concretarse sin resquicios ni renuencias en las próximas citas electorales a pesar de que estas deban ser consideradas, en justicia, ilegítimas al ser convocadas dentro de un orden ilegítimo parecería innecesario (si no fuera porque a pesar de los pesares la desunión y la confrontación persiste).

Traer a colación que solo la unidad oceánica de la extrema derecha (que comienza en los liberales y continúa por los democrata-cristianos, que nadie se llame a engaño con centrismos ilusorios) bajo las mismas siglas permitió que esa inmensa y corrupta minoría social que en una democracia debería ser rea de atimia y reeducación obtuviera las mayorías parlamentarias absolutas de las últimas décadas me parece incluso obsceno, porque debería ser ya una lección bien aprendida.

Insistir en que la llamada socialdemocracia (el PSOE, los sindicatos pactistas) no es izquierda, ni siquiera centro-izquierda, sino derecha más o menos solapa, también.

Que dentro del sistema liberal-parlamentario-capitalista no podemos avanzar hacia la democracia aunque es una obviedad sigue sin resultar evidente para muchos. Y he ahí un amplio campo de empeño didáctico en el que todos debemos implicarnos.

Sin embargo, y a pesar de los pesares, hay que insistir en todo lo dicho: unidad social y electoral al margen de los partidos turnistas como herramienta indispensable para el cambio social y político. Participar en el ilegítimo régimen para derribarlo. 

Y hay que ir más allá. Solo con obtener mayorías parlamentarias no se avanza hacia la democracia. Insisto de nuevo: es preciso participar en el ilegítimo régimen pero solo para derribarlo. 

La unidad debe ir más allá de la vacua liturgia electoral. La democracia no es un juego de mayorías sino una opción moral, un estado de cosas.

La unidad necesaria no debe limitarse al juego electoral y tampoco al ejercicio legislativo una vez alcanzado el poder. La unidad tiene como función la transformación social, la creación de una democracia verdadera donde los servicios públicos sean gestionados por el estado al servicio del bien común y quien pretenda convertirlos en negocios privados (o lo haya hecho) sea considerado como enemigo del pueblo, del estado, y castigado como tal. Donde el mismo trabajo tenga siempre la misma remuneración y los mismos productos  y servicios tengan siempre los mismos precios indefectiblemente al margen de la especulación y de la usura que deberán considerarse y tipificarse como delitos de traición al pueblo y conculcación del orden democrático, donde la enseñanza, considerada un servicio público, no esté en modo alguno en manos de sectas teocráticas sino al servicio de la democracia con la finalidad de formar ciudadanos conscientes, honrados y libres. Donde los medios de comunicación y culturales no permanezcan en manos de una élite sino nacionalizados y colectivizados al igual que los bancos, donde no quede resquicio alguno para la oligarquía ni para el imperialismo extranjero. 

La unidad es necesaria no solo para copar las ilegítimas instituciones del ilegítimo régimen sino para derribar este e instaurar una democracia verdadera.

De nada sirve la unidad si no conduce a la revolución y no existe revolución sin confrontación y combate. Ese es el horizonte que la parte sana de la sociedad debe ir asumiendo ya. No hay lugar para las medias tintas. La alternativa al actual estado de cosas no es una versión descafeinada de la misma ideología si no un mundo completamente diferente.

No hay que temerle a las ruinas, y tampoco es preciso que nombre a quien estoy citando, porque llevamos un mundo nuevo y mejor en el corazón.

De modo que: unidad (que no existe ni parece que vaya a existir, sois así de tristes y vergonzosos, camaradas y compañeros), combate y REVOLUCIÓN.

Hay que ganar las próximas elecciones, pero ese no es ni de lejos el final del camino.

¡SUBLEVAOS!

PD.- Lo que está sucediendo estos días en Venezuela es una muestra clara de que no puede ni debe pretenderse un cambio político y social dejando intactos los cimientos del parlamentarismo liberal y sin atacar rápida y definitivamente las bases económicas y de poder de la oligarquía. Si se dejan espacios a la reacción esta se producirá y el proceso democratizador (y por lo tanto revolucionario) se verá en grandes aprietos e incluso detenido y derrocado. Debemos tomar nota de ello. Desde luego hay que ganar las próximas elecciones pero con la idea clara de un cambio inmediato y profundo que debe cursar con la debida agresividad desde el minuto uno con una presión combinada en las instituciones y en la calle. Cualquier otra pretensión, cualquier otro escenario es comprometer culpablemente el proceso democratizador ( e, insisto, por lo tanto revolucionario). 

NOTA.- La fotografía es de Román P.G.

Etiquetas: , ,

UNA CUESTIÓN DE PRINCIPIOS: LA NUEVA "LEY" DE SEGURIDAD PRIVADA Y LA DEMOCRACIA.

20131212211118-5192790824-97a5ccf55f.jpg

El gobierno intruso del ilegítimo régimen que padecemos siguiendo con su labor golpista, con su proceso de destrucción del estado y conversión de España en una colonia del capital extranjero, actos todos ellos, no voy a cansarme de repetirlo, constitutivos de traición al pueblo, empieza ahora a privatizar las labores policiales y resulta, este país es así de triste y de patético, que las únicas objeciones que a los opositores a semejante desafuero (y utilizo la palabra con todo el peso que conlleva en el lenguaje legistativo y político de Aragón, mi reino de origen) son de índole técnico. A lo más que llegan incluso los sindicatos policiales (por cierto:¿y ahora qué?¿seguiréis reprimiendo al pueblo cuando proteste y se alce contra las indignas instituciones del régimen y los traidores que las detentan u os uniréis a él ante la evidencia de que también a vosotros os traicionan?) es a decir que los empleados de las empresas de seguridad privada carecen de la preparación adecuada para realizar las labores que ellos vienen desempeñando.

Curiosamente los portavoces de partidos de la oposición no han llegado más lejos en sus críticas lo que no deja de ser una evidencia de la escasísima fibra democrática que les constituye.

Vamos a ser serios, a defender de verdad la democracia y las libertades de España y de los españoles y vamos a dejarnos de medias tintas y paños calientes. 

Hay que decirlo con todas las letras y en mayúsculas: PRIVATIZAR LAS TAREAS POLICIALES ES UN ACTO ANTIDEMOCRÁTICO, REPRESIVO, CONTRARIO AL PUEBLO Y A LAS LIBERTADES Y ABSOLUTAMENTE INMORAL, no delictivo porque las leyes del régimen no están para hacer lo justo y lo conveniente sino para defender las depredaciones y las traiciones de la oligarquía y sus clientes políticos, de ahí que las instituciones carezcan de legitimidad y todos sus actos deban ser considerados nulos de todo derecho. 

La seguridad pública debe ser concebida, democráticamente hablando, como un bien común y estatégico y, por lo tanto, gestionada por los instrumentos públicos para el bien común. Cualquier otra cosa es antidemocrática.

Porque no nos engañemos, un vigilante privado no es, ni puede ser en modo alguno, un instrumento al servicio del bien común sino un mercenario al servicio de la empresa que le paga. Y quien sirve a su empresa no sirve al pueblo, eso es así. 

Además, ya sé que os faltan conocimientos históricos e ignoráis por completo los antecedentes de las luchas de los pueblos por la libertad pero, estudiando dichos antecedentes, enseguida se da con el papel que las "polícías privadas" desempeñaron en ellas y siempre fueron las mismas: reprimir violentamente al pueblo para defender los intereses de las empresas. No otra cosa harán en el futuro estos mercenarios asimilados a policías.

Claro, no faltará quien defienda que la ley no dice eso, que solo se les va a considerar unos auxiliares de la policía...pero es la típica estrategia del golpismo neoliberal: primero abren la brecha, crean jurisprudencia y luego tiran de la cuerda hasta salirse con la suya. 

La actual ley puede ser moderada, pero los objetivos últimos de quienes la imponen son radicales: someter al pueblo a sus depredaciones mediante instrumentos dóciles, mercenarios que no cobren del estado sino de ellos. Viñetas más adelantadas del proceso ya las hemos visto en Iraq y Afganistán con ejércitos privados actuando sin supervisión de las instituciones nacionales, agencias privadas de espionaje al servicio de intereses espúreos...

Si permitimos que se habra esa puerta, y lo estamos permitiendo, el fascismo liberal-capitalista, unido a un código represivo (ley, lo llaman, de seguridad ciudadana) tomará nuestras calles y el golpe será imparable.

¿Váis a permitirlo?...Sé que sí, no dejáis de ser borregos. Sin embargo tengo que pedíroslo: si sois demócratas, si sois verdaderos españoles...¡sublevaos!¡Impedidlo!

NOTA.- La fotografía es de Hakan Dahlstrom.

Etiquetas: , , , ,

UNA LECCIÓN: EL DESABASTECIMIENTO EN VENEZUELA.

20131205135116-garryknight-2-.jpg

La propaganda liberal-capitalista siempre juega las mismas bazas cuando se trata de combatir modelos alternativos de sociedad. Una de las jugadas clásicas es sembrar y airear el desabastecimiento de los centros de venta para deducir de inmediato que el socialismo o el camino al mismo genera pobreza y que solo el capitalismo garantiza las tiendas llenas. Lo hicieron en la transición de la Unión Soviética a la actual dictadura rusa, lo hacen habitualmente con Cuba y ahora están haciéndolo con Venezuela. Naturalmente mienten, se trata tan solo de propaganda y demagogia. Por ello conviene que la parte sana de la sociedad no se deje engañar por la propaganda del enemigo común y que extraiga las lecciones debidas de los diferentes escenarios de desabastecimiento. 

Seré breve en las explicaciones porque no es preciso extenderse demasiado en lo evidente. 

Veamos, pues:

1.- El desabastecimiento de los mercados rusos que tanto difundieron los "informativos" occidentales, liberal-capitalistas, no durante el comunismo, cuando a parte de no poder entrar en la URRS hubieran encontrado comercios llenos de productos, sino en el cambio de régimen, no se debió en modo alguno a la aplicación del comunismo. Aquel desabastecimiento fue causado directamente por la aplicación del capitalismo. Parte de la estafa del capitalismo se basa en la llamada ley de la oferta y la demanda mediante la cual la escasez (real o artificial) de un producto justifica subir su precio. Se trata, obviamente, de una maniobra especulativa, un medio de aumentar el valor añadido de un producto. Lo que causó el desabastecimiento de los mercados rusos en aquel cambio de régimen fue el ansia de enriquecimiento rápido de los especuladores. Fomentando la escasez obtenían más beneficio al vender los productos que retenían artificialmente. En otras palabras, y aunque sea redundar en lo ya expuesto: fueron los mecanismos de la especulación capitalista y no los del comunismo los que generaron la escasez y subsiguiente carestía. 

2.-En Cuba la causa del relativo desabastecimiento es sencilla de encontrar y entender: el embargo imperialista de los Estados Unidos que solo defiende la libertad de mercado cuando beneficia a los intereses de su oligarquía. Si Cuba hubiera podido comerciar libremente desde 1959 en lugar de ver su economía asfixiada por el imperialismo capitalista yanqui, nada hubiera faltado en la isla. Luego también en este caso la causa del desabastecimiento no es el comunismo ni el socialismo, sino el capitalismo y sus añagazas imperialistas. Debemos tenerlo claro.

3.- Llegamos por fin a Venezuela, cuyo desabastecimiento no deja de ser aireado por los medios propagandísticos del liberal-capitalismo (es decir: la práctica totalidad de los medios de comunicación). Aquí la lección a aprender es que no debe hacerse una revolución incompleta como a menudo pretenden muchos de los "indignados" e "indignadetes" e incluso algunos "rojeras" y "rojillos" españoles. Aunque parezca un contrasentido no se puede avanzar hacia la democracia por el camino de los votos, el parlamentarismo liberal está pensado para mantener en el poder a los oligarcas y utilizarlo para democratizar una sociedad desalojándolos por el camino de las urnas resulta prácticamente imposible. Paralelamente si se pretende el cambio institucional y político sin abordar antes el económico, la revolución está abocada al fracaso. Si se permite que la oligarquía mantenga en su poder los resortes económicos mientras se pretende el cambio político y social lo que hará esa oligarquía, como está haciendo en Venezuela, es dedicarse al sabotaje, dificultar de todos los modos posibles el cambio para acabar impidiéndolo por completo. No otra cosa está haciendo la oligarquía venezolana y eso cabría esperar de la española si se pretendiese efectuar un cambio político sin llevar a cabo previamente el económico. El primer paso para un efectivo avance democrático es que el pueblo tome el poder político y, de inmediato, proceda a la nacionalización y colectivización de los medios económicos incluyendo las fortunas acumuladas ilegítimamente por los oligarcas desde al menos el régimen de Alfonso XII puesto que, como se ha explicado hasta la saciedad en estas mismas páginas, el actual es una simple continuación de aquel y del expolio al estado que este significó. 
Esa es la lección de Venezuela: a la democracia no se llega por las urnas y cualquier cambio político y social está llamado al fracaso si se permite que la oligarquía mantenga en su poder los resortes económicos del país. Aprendedla porque el actual golpismo neoliberal nos obliga a luchar por la democracia sin dilaciones. El golpismo nos ha colocado, nos guste o no, en la vanguardia de la lucha obrera, del combate por el socialismo y la democracia que son una y la misma cosa. Aprended y luchad. El futuro es nuestro si lo sabemos conquistar.  

NOTA: la fotografía es de Garry Knight.

Etiquetas: , , , , , , , ,

SOBRE LA HUELGA DE BASURAS DE MADRID (RECORDANDO LA CANADIENSE)

20131114124130-5278743205-1c3d6be137.jpg

La memoria histórica va, o debería ir, más allá del recuerdo y el castigo (ya meramente simbólico) de los crímenes cometidos por la oligarquía, el ejército y la iglesia durante el plan de genocidio de clase iniciado en 1936. Si de verdad deseamos que el recuerdo sea útil es preciso, e incluso debería convertirse en una asignatura escolar que sustituyera, por ejemplo, a la inútil, nociva y alienante de religión,  extenderlo al conocimiento de la lucha obrera y los hitos sindicales (y hablo de verdaderos sindicatos, no de esos adocenados y vendidos a la ideología liberal que ahora proliferan con alma vertical y no de clase) que condujeron a las conquistas sociales, a que un mínimo equilibrio, siempre insuficiente (los golpes de 1923 y 1936 y la cantidad de años que se gobernó España al margen de las garantías constitucionales no solo durante las dictaduras explícitas sino durante los gobiernos monárquicos de Alfonso XIII y los de la CEDA en la república, no permitieron más), se introdujese en el concierto social frenando la avaricia y la tendencia al latrocinio y la explotación de una clase dominante que ahora, libre de contrapesos y sin miedo (factor siempre conveniente) ni pudor, está volviendo a las andadas en este malhadado comienzo del siglo XXI.

En efecto, los males de antaño empiezan a reproducirse a un ritmo alarmante por culpa, principalmente, de la laxitud de unos sindicatos sin memoria histórica, sin sentido de su principal función y claramente traidores a su obligación social y política, que es la organización de la clase obrera (todo el que no pertenece a la oligarquía, le guste o no pertenece a la clase obrera, eso de las "clases medias" que tanto les gusta esgrimir a los liberales y social-demócratas es poco más que un espejismo destinado a dividir al pueblo en sectores y tramos de renta y a imbuir en amplios sectores los valores e intereses de la clase oligárquica) para la consecución de sus metas que no son otras que la consecución de una verdadera democracia que, como tal, únicamente puede ser igualitaria y de carácter social. 

La amnesia social y sindical, inducida por décadas de control de la información y de propaganda liberal-capitalista, ha borrado no solo el proceso de adquisición de las conquistas sociales (que ahora la oligarquía nos presenta como graciosas concesiones en tiempo de bonanza) y la idea de que el conflicto, en un escenario asimétrico de derechos sociales y reparto de la riqueza, es una vía necesaria y valiosísima para establecer al menos un equilibrio social y político que frene la rapacidad de los caciques de siempre. Y esto es una realidad indiscutible al menos desde que los trabajadores de las pirámides en el antiguo Egipto inventaron la primera huelga de brazos caídos para obtener mejores condiciones de trabajo o desde que, mucho después, la plebe romana abandonó Roma negándose a regresar hasta que los patricios depusieron su actitud rapaz y totalitaria. Del mismo modo,la historia del movimiento obrero es la historia de sus conflictos, de sus luchas y de su solidaridad frente al poder de la oligarquía (plasmado en un estado ilegítimo, al servicio de los ricos y no de la totalidad del pueblo) por eso es inconcebible que en un escenario de golpismo neoliberal como el que estamos viviendo en estos años iniciales del siglo XXI acontecimientos como la huelga de los empleados de la limpieza de Madrid se gestionen, tanto por los sindicatos mayoritarios como por la sociedad en general, como simples asuntos particulares entre unos trabajadores y su empresa. No, las cosas no son así y no deben gestionarse de ese modo.

El ataque sufrido por los empleados de la limpieza de Madrid no es un asunto exclusivamente suyo, es un ataque contra toda la clase obrera, contra todo el pueblo (sea cual sea su nivel de renta) que no pertenece a las cincuenta familias más poderosas de este país, a la corrupta y nociva oligarquía que ha parasitado el estado desde el golpe borbónico de 1874 y sigue utilizándolo como aparato represor y antidemocrático. Se trata de la aplicación pura y dura de la ortodoxia neoliberal a un sector social y abarca desde la indebida y culpable (algún día habrá que juzgar a los responsables, instigadores e ideólogos de las privatizaciones y castigarlos con la máxima dureza) privatización de un servicio público convertido en negocio privado a la pérdida de derechos de los trabajadores obligados a asumir despidos y reducciones salaries justificadas solamente por el ansia de plusvalías de empresas enriquecidas a costa del desmantelamiento del estado. Por lo tanto el conflicto es común a toda la clase obrera, a todos los trabajadores y como tal debería ser tratado. 

El hecho de que los trabajadores de la limpieza de Madrid (o de los conductores de autobuses urbanos de Zaragoza) se declaren en huelga y el resto de la sociedad permanezca cruzada de brazos y sin actuar solo conviene a la patronal, a la oligarquía y a sus títeres políticos. El ataque sufrido por un solo trabajador es un problema general de toda la clase obrera y, por lo tanto, los sindicatos, si en lugar de dedicarse a la dolce vita y a firmar sumisamente pactos con la patronal, cumpliesen con su deber, deberían estar exportando la mediática y justa huelga de los trabajadores de la limpieza de Madrid a otros sectores. Todos debemos solidarizarnos con ellos, su lucha es la nuestra, la de todos, hay que ir, por lo tanto, a una huelga general, total y con un solo objetivo: derribar el régimen ilegítimo que padecemos o, al menos, restablecer en él un equilibrio hoy perdido. 

Eso, por la desidia, el miedo, la ignorancia y hasta la cuestionable ideología de los sindicatos mayoritarios y de la sociedad en general no se está haciendo. Y el que esto firma no puede dejar de lamentar la profunda incultura, el insondable desconocimiento tanto de los sindicatos como de la sociedad en general sobre nuestra propia historia y el modo en que se consiguieron los avances sociales. No puede evitar recordar la huelga de La Canadiense, tan fundamental en nuestra historia (consiguió entre otras cosas el establecimiento de la jornada de ocho horas en España) y tan poco conocida por casi todo el mundo. Es más: que levanten la mano quienes, sindicalistas o no, hayan oído hablar de dicha huelga o tengan una ligera idea de cómo transcurrió.

No pasa nada, entre otras cosas para eso está este blog: para instruir e ilustrar sobre aquellas partes de nuestra historia que el dominio político de la oligarquía tanto en las prolongadas dictaduras como en los periodos de parlamentarismo liberal-capitalista (que no debemos confundir con la democracia) nos ha hurtado. 

Recordemos, pues, la huelga de La Canadiense. 

La Canadiense era una de las dos compañías que en 1919 suministraban energía eléctrica a Barcelona. Estaba, como su propio nombre indica, gestionada por capital extranjero lo que significa en la práctica que el gobierno parlamentario liberal-capitalista de Alfonso XIII, había dejado un servicio público estratégico en manos de los intereses privados y abierto a los intereses especulativos del capital extranjero a cuya voracidad se sometían los derechos sociales y laborales de los españoles pobres, lo cual representa desde su misma concepción un acto anti-español, anti-democrático y profundamente inmoral que no por ser norma de la ortodoxia capitalista dominante merece menos repudio político y filosófico. 

Pues bien: el gerente de la empresa, un gringo de cuyo nombre no quiero acordarme, tuvo una brillante idea: hacer fijos a sus trabajadores eventuales a cambio, claro está, de una sustanciosa reducción del sueldo. Había en La Canadiense un sindicato en ciernes, formándose, y sus impulsores se negaron a aceptar ese cambio (que no fue propuesto sino impuesto). ¿El resultado?...los ocho fueron despedidos el 5 de febrero de 1919. Inmediatamente el otro centenar de compañeros se declararon en huelga, abandonaron la sede de la empresa y marcharon a hablar con el gobernador civil de Barcelona buscando amparo. Este los despachó con buenas palabras, prometiéndoles que lo arreglaría si volvían al trabajo. Ellos le creyeron pero, al regresar a La Canadiense, la empresa estaba tomada por la policía, que les impidió entrar en el edificio. Poco después todos ellos, sin excepción, eran también despedidos. 

inmediatamente recurrieron a la CNT que organizó un comité de huelga y una caja de resitencia que reunió, con aportaciones obreras, 50 000 pesetas de la época en una semana. 

La situación obligó a las autoridades a forzar al patrono canadiense a la negociación. Se fijó una reunón el día 17 de febrero pero el gestor gringo, al enterarse que algunos de los miembros del comité de huelga pertenecían a la CNT, se negó a dejarles entrar en las instalaciones de la empresa abortando el intento negociador. 

El siguiente paso fue el corte de suministro. Los trabajadores procedieron a boicotear (acto lógico, normal y legítimo) los servicios de la empresa explotadora (y extranjera, no se olvide) dejando media Barcelona a oscuras. La otra media era alumbrada por otra empresa, también privada. 

Ante esa circunstancia el gobierno borbónico y parlamentario en lugar de defender a los obreros españoles se puso de parte del explotador de turno, de la multinacional (¿les suena la copla?), haciendo que el ejército español, concretamente el 4º Regimiento de Zapadores, ocupara la fábrica para garantizar su producción y los beneficios del patrón extranjero. En otras palabras: los recursos públicos del estado se pusieron al servicio no de los derechos del pueblo sino de los intereses privados y de clase de una multinacional extranjera. Es lo que se sigue haciendo en el actual régimen, copia y heredero de aquel, en lo que solo puede considerarse como un acto de traición, una forma de convertir España en una colonia y a los españoles en esclavos. 

De paso se envió un nuevo gobernador militar a Barcelona, el asesino Martínez Anido, principal impulsor del pistolerismo de los sindicatos libres, inductor del asesinato de Salvador Seguí, en 1923, y posterior ministro de gobernación, con Franco en los peores años de la represión franquista. 

¿Cual fue la estrategia del pueblo bajo la organización sindical de CNT ante semejantes desafueros?...ampliar la huelga. 

El 23 de febrero se sumaron a la huelga, en solidaridad, los trabajadores de la otra empresa suministradora de electricidad a Barcelona, lo que dejó a esta ciudad sin suministro, el 26  los trabajadores de las empresas de gas y luz, el 3 de marzo los de la central eléctrica de Sant Adriá del Besós...

Mientras tanto la represión se ponía en marcha y comenzaban las detenciones, las palizas, los acosos por parte de la policía, del ejército y de los pistoleros de los llamados sindicatos libres.

El 5 de marzo el capitán general de Cataluña, Milans del Boch (sí, siempre son los mismos apellidos, las mismas familias) militariza a todos los trabajadores en huelga entre los 21 y los 38 años. Eso significa que, sino obedecen órdenes y acuden al trabajo, serán juzgados como desertores y sus penas pueden llegar al fusilamiento. Ninguno de los huelguistas acude a cajas, ninguno acepta su movilización, se multiplican las detenciones, las palizas, los acosos...la policía, el ejército y los pistoleros "libres" se emplean a fondo. 

El 13 de marzo, como los huelguistas siguen en sus trece, el ejército, bajo Milans del Boch y Martínez Anido, ocupa Barcelona, la represión se intensifica. Pero al cabo el gobierno tiene que negociar. Los obreros, el pueblo, han puesto al ilegítimo estado borbónico de rodillas. Todos serán readmitidos sin represalias, las medidas que originaron la crisis, serán anuladas. La mayor parte de los obreros son puestos en libertad, pero no todos, de modo que la huelga, tras unos pocos días de paréntesis, se reanuda el 23 de marzo. El 24 el ejército ocupa de nuevo la ciudad, el 27 se suspenden las garantías constitucionales y empieza a aplicarse la ley de fugas, el famoso "paseillo"...es decir, para mis lectores más jóvenes: que a los sindicalistas que interesaba quitar de en medio se les detenía, se les llevaba a comisaría dando un rodeo por las afueras y se les ejecutaba alegando que habían tratado de huir. 

Por esos días se organiza en Barcelona la Federación Patronal Española (antecedente directo de la CEOE, que ha heredado su ideología y sus métodos) y exige, para readmitir a los obreros, que entreguen sus carnets de la CNT, ninguno acepta. 

Finalmente la huelga acaba, de nuevo sin represaliados, el 12 de abril. El 13 de ese mismo mes el gobierno, forzado por las circunstancias, decreta por ley la jornada de 8 horas. Fue así cómo se conquistó en España, gracias a la CNT y al valor y sacrificio de los obreros de Barcelona. 

El 1 de diciembre los patronos de la Federación antecitada organizan un cierre patronal. No dejan entrar a los obreros a las fábricas hasta que no entreguen sus carnets sindicales y acepten la negociación individual de sus condiciones salariales. De nuevo la respuesta obrera es colectiva y solidaria y el lock-out termina el 26 de enero de 1920 con el triunfo total de los obreros. 

Así se hacen las huelgas y para eso sirven. ¿A qué estáis esperando? El futuro os pertenece ¡CONQUISTADLO!

NOTA.- la fotografía es de Lara604.

Etiquetas: , , , , ,

EL GOLPE NEOLIBERAL Y TRES EXPERIMENTOS PSICOLÓGICOS CLÁSICOS SOBRE OBEDIENCIA Y CONFORMISMO.

20131110194239-3419565232-ef24d4164e.jpg

¿Desde 2008 cuantas veces hemos manifestado o escuchado manifestar asombro por la quietud social, por la ausencia de movilizaciones realmente significativas y por el predominante conformismo de una sociedad sometida a un expolio político, jurídico y económico que justificaría e incluso obligaría moralmente a cualquier tipo de acto revolucionario?...innumerables. Nosotros, pobres e ignorantes mortales, estamos asombrados ante la condición borreguil de nuestros conciudadanos (y la nuestra) y vemos caer sobre nosotros plaga sobre plaga, ignonimia sobre ignonimia, mal sobre mal sin remedio, sin reacción y sin poder comprender qué está sucediendo. Pero nada es casual, nada sucede porque sí. Conocer los mecanismos y los fundamentos teóricos del golpismo neoliberal es fundamental para poder eludirlos. El conocimiento es poder. Por eso en este pequeño artículo vamos a reflexionar, siquiera superficialmente, sobre algunos conocidos experimentos psicológicos cuyas conclusiones se están aplicando al control social desde la oligarquía golpista y con bastante éxito, lo cual dice muy poco en nuestro favor en cuanto especie y, lo que es peor, como individuos y ciudadanos. 

Lo que está sucediendo es muy sencillo de entender, es más: todos lo sabemos. En 1991 cayó la URRS dejando a la oligarquía capitalista y sus redes clientelares sin un enemigo al que temer, de inmediato procedieron a aprovechar la coyuntura para hacerse con los escasos pedazos de tarta que todavía no le habían arrebatado a la mayoría social. En 1994 decidieron, en la Organización Mundial del Comercio, que todos los servicios públicos, especialmente europeos (donde durante la guerra fría se habían hecho concesiones a las clases populares para alejarlas del comunismo mediante el desarrollo del llamado estado del bienestar), debían pasar a manos privadas. Dejar de ser servicios públicos para convertirse en negocios privados de la minoría dirigente. El efecto inmediato de esta decisión, al menos aquí en España, fue la fiebre privatizadora (y especulativa, cuando no abiertamente delictiva) de los gobiernos de Aznar, que desde 1996 se dedicaron a regalar y malvender las empresas públicas haciendo ricos a sus amiguitos y correligionarios. No obstante, la puesta en marcha de la llamada globalización generó un enérgico movimiento de protesta ciudadana que llegó incluso a comprometer las cumbres de los dirigentes golpistas y sus amos, los oligarcas, vieron la necesidad de implementar un adecuado marco totalitario y represivo. Llegaron así los atentados del 11 de septiembre de 2001 y las consiguientes leyes que permitieron la tortura, las detenciones ilegales y el control masivo de la población, que todavía sufrimos. El siguiente paso, una vez asegurado el control total de los estados instrumentalizados como medios represivos por la oligarquía, era culminar el robo masivo: que la escasa riqueza de la que disponía la mayoría de la población pasara a las escasas manos que ya disponían de la mayor parte de la riqueza y, ya de paso, la laminación de los derechos sociales, políticos y laborales de esa mayoría ciudadana expoliada y sometida a un nuevo y feroz totalitarismo enmascarado tras la fachada democrática, tras una serie de elecciones periódicas que no deciden nada porque todos los candidatos electos obedecen en realidad a los intereses de la oligarquía (que paga sus campañas) y no a los del pueblo. 

Cabría pensar que un golpe semejante, una instauración criptodictatorial de tal calado, produciría vivas reacciones en contra en la ciudadanía, en el pueblo. Pero sus responsables sabían que no. Tanto la caída de la URRS como las dos décadas de represión y propaganda de la oligarquía, habían desestructurado los grupos disidentes y críticos anulando su voz social y su capacidad de movilización. Los ciudadanos quedaban abandonados a su propia naturaleza social de homínidos primitivos y poco evolucionados social y moralmente. Y es ahí donde entran en juego los experimentos citados en el título de este artículo y cuyo análisis nos servirá para comprender en parte lo que está sucediendo a nuestro alrededor y por qué nosotros mismos actuamos como actuamos. 

I.- EXPERIMENTO DE MILGRAM.- En 1961 el psicólogo Stanley Milgram desarrolló unas pruebas destinadas a estudiar el grado de obediencia y despersonalización de los sujetos bajo la acción de la autoridad tratando de explicar así parte de la sociología represiva del nazismo. 

El experimento, bien conocido, consistía en reclutar sujetos a los que se situaba en una escala media de poder. En la cumbre se encontraba el experimentador, el científico que dirigía el estudio. A sus órdenes directas y con una misión concreta el sujeto de estudio y bajo este un "alumno" que podía y debía ser castigado en caso de no cumplir los objetivos asignados, en este caso dar las respuestas adecuadas a unas preguntas previas.

El "alumno" era situado en una especie de silla eléctrica separado por un cristal del sujeto, convertido en "maestro" que podía verle y escucharle perfectamente. 

La función del "maestro" consistía en hacer preguntas al "alumno" y oprimir un botón que le propinaba descargas eléctricas si este se equivocaba. Las descargas comenzaban con una intensidad de 15 voltios e iban intensificándose hasta los 450, que significaban la muerte del "alumno". Naturalmente, aunque el "maestro" no lo sabía, estas descargas eran ficticias. Sin embargo el "maestro" estaba plenamente persuadido de lo contrario. 

Por supuesto, era parte del experimento, el "alumno" se equivocaba a menudo provocando que la intensidad de las descargas fuera incrementándose. 

A partir de los 75 voltios la mayoría de los "maestros" empezaron a mostrarse remisos en su misión, algunos, por encima de los 100, incluso llegaron a pedir que se detuviese el experimento ofreciendo devolver el dinero recibido por participar en él. A cada objección el experimentador respondía taxativamente, presionando al "maestro" para que continuase. Este solía hacerlo. Hasta tal punto fue así que el 65% de los "maestros" llegaron a aplicar la máxima descarga al "alumno" lo que significaba su muerte. 

Los resultados, que no solo sirven para comprender la maquinaria represiva del nazismo sino la de todos los totalitarismos, incluyendo el liberal-capitalista que, ahora lo sabemos, puso a sus militares, médicos y psiquiatras a torturar a disidentes no solo en las dictaduras impuestas en Sudamérica sino también en Guantánamo y otras cárceles secretas. 

Y sirve también para comprender el mecanismo que conduce a los cargos medios e inferiores, amenazados además por la pérdida de su empleo y su estatus, a convertirse en cómplices de la explotación capitalista (que debe entenderse como una forma de tortura y totalitarismo) y en la pérdida de derechos sociales de quienes se encuentran por debajo de ellos en el organigrama de la empresa o en la pirámide social. 

La explicación de ese fenómeno es doble. Por un lado nos encontramos con la Teoría del Conformismo, según la cual un sujeto sin habilidad ni conocimientos para tomar decisiones se deja llevar por las directrices de la jerarquía establecida, convirtiéndose en dócil instrumento de sus designios y acatando sus tesis aunque sean claramente equivocadas y contrarias a sus deseos e intereses. Máxime sometido a mecanismos de control social propios de todo sistema totalitario y que son ampliamente utilizados por el liberal-capitalismo y que abarcan desde la constante imposición propagandística del discurso dominante, el que justifica los actos de la entidad totalitaria, hasta injustas leyes que penalizan la disidencia y la desobediencia. 

Crean, además, estos mecanismos de control social una conciencia de grupo que ya se estudió en el experimento de Asch de 1951 en el que un individuo aislado sostenía una opinión correcta (sobre la longitud relativa de unas líneas) que modificaba bajo la presión de un grupo previamente organizado para hacer estimaciones claramente erróneas con el sorprendente resultado de que, una vez aislado de nuevo, el sujeto, en lugar de retornar a sus conclusiones acertadas, mantenía las erróneas impuestas por el consenso mayoritario del grupo. 

La segunda explicación de lo sucedido en el experimento de Milgram es la Teoría de la Cosificación, compatible con la del conformismo, según la cual el individuo elude su responsabilidad individual considerándose como simple instrumento de una autoridad superior a la que no puede oponerse. 

El colorario del experimento de Milgram se produjo en el año 2009 cuando se repitió el experimento en el marco de un programa televisivo de producción franco-suiza, titulado El Juego de la Muerte, y en el que la autoridad del "científico", del "experimentador" era sustituida por la del presentador del programa. Los efectos y porcentajes fueron similares a los del experimento de 1961 con el añadido de que nadie del público expreso ningún reparo ante lo que estaba sucediendo. 

Aplicando lo que este experimento nos muestra de nosotros mismos al contexto de golpismo neoliberal que estamos sufriendo queda demostrado que aquellos que estén un escalón por encima de los ya hundidos aceptarán mayoritaria y sumisamente el discurso y las acciones del poder estatuido e instrumentalizado en el golpe sin preocuparse por el daño y el sufrimiento que sus actos, que no solo tolerarán sino que incluso estarán dispuestos a ejecutar, puedan hacer a otros ni llegar a comprender que, eliminados los del escalón inferior, ellos mismos pasan a ocupar esa posición razón por la cual luchar por la justicia y los derechos de los del último escalón es también un modo de luchar por los de aquellos que se encuentran en los escalones intermedios. 

Pero lo que demostró el experimento de Milgram y los golpistas están aplicando concienzudamente es nuestro pulsión de obediencia y de sometimiento. Solo sabiendo que están utilizando este procedimiento de control seremos capaces de liberarnos y cambiar nuestra tendencia natural para defender nuestros propios derechos y libertades enfrentándonos al poder estatuido que no representa el bien común y por lo tanto el discurso mayoritario sino los intereses de una minoría corrupta y perjudicial y por lo tanto un discurso minoritario aunque hegemónico. 

2.- EXPERIMENTO DE ROBBER´S COVE.- El psicólogo turco Muzafer Sherif, que ya había llevado a cabo en 1935 un experimento precursor del citado de Asch, llevó a cabo en 1954 un experimento sobre la dinámica y el enfrentamiento de grupos.

El experimento consistía en crear y hacer coexistir en un mismo territorio dos grupos diferentes compuestos por varones de 11 años. Cada individuo se autoidentificaba con su grupo, compuesto por otros individuos a los que no había conocido previamente, sometiéndose a la jerarquía y los valores desarrollados dentro del mismo y desarrollando un intenso antagonismo hacia el otro grupo. 

Sherif quiso darle un matiz esperanzador al experimento haciendo que en su última fase ambos grupos colaborasen para borrar los antagonismos y llegar a la unificación de ambos grupos, sin embargo la base instrumental del experimento de Robber´s Cove se cimenta en las primeras fases del mismo.

La oligarquía, aunque poderosa, es por definición muy minoritaria. Para poder imponer su discurso y sus intereses necesita fragmentar a la mayoría social, con esa finalidad fomenta, desde los medios propagandísticos (prensa, publicidad, ficciones literarias, cinematográficas o de otro tipo) y legales (en ese sentido las leyes de edad de consentimiento legal, sobre todo cuando se elevan más allá de la pubertad, buscan más la separación generacional que la protección de los menores, es un ejemplo), la división de la sociedad en grupos de edad, de afinidades deportivas o musicales, en facciones políticas enfrentadas entre sí pero leales al sistema de dominio, fomenta los antagonismos étnicos...todo lo que sea preciso para que los subgrupos, afectados negativamente del mismo modo por las acciones egoístas de la oligarquía, en lugar de unirse para restablecer el bien común gasten sus energías en el enfrentamiento con otros grupos similares por circunstancias irrelevantes y anecdóticas. 

Una sociedad dividida en facciones y aquejada de prejuicios es siempre más manejable y puede someterse mejor a las consecuencias extraídas del experimento de Milgram. Porque, y se demostró así durante el susodicho experimento, la resistencia a ser instrumentalizado por el poder totalitario es mayor cuando la víctima tiene algún tipo de afinidad con el cómplice. Así, un parado español o griego y uno alemán, si tuviesen ocasión de hablar y entenderse, no aceptarían las políticas que dañasen a uno de ellos porque se identificarían entre sí. Ahora bien, diviendo los grupos sociales (eficazmente gracias al idioma, la distancia y la acción de los medios propagandísticos) y convenciendo a unos de las malas cualidades de los otros se consigue por ejemplo que el parado alemán, al que se han imbuido oportunamente una serie de prejuicios raciales y racistas, permita que la oligarquía expolie a los españoles o los griegos y, más aún, a él mismo con la excusa de que la culpa de la rapacidad oligárquica no viene de su codicia y del desarrollo de un deliberado golpe de estado sino de los defectos raciales y morales de los meridionales. 

En este sentido es muy importante prestar atención a la educación, y de ahí la feroz batalla que la oligarquía da siempre en ese campo, que es el momento y el espacio en el que los prejuicios y las divisiones, así como los valores jerárquicos y el discurso dominante de la casta hegemónica, se imprimen en la mentalidad de los futuros ciudadanos convirtiéndolos en ulteriores especímenes manejables dentro del esquema de fragmentación social y enfrentamiento entre facciones y grupos. 

3.- EL EXPERIMENTO DE LA CÁRCEL DE STANDFORD.- Se llevó a cabo en 1971 en la Universidad de Standford bajo la dirección de Philip Zimbardo. Consisitió en dividir a los estudiantes voluntarios en presos y guardianes y ponerlos a interactuar en una reproducción de un establecimiento penitenciario establecida en los sótanos de la misma universidad. El experimento hubo de ser detenido a los pocos días porque los estudiantes interiorizaron sus papeles de semejante manera que los guardianes, para mantener el orden, siempre en peligro según su percepción, llegaron rápidamente a las vejaciones y la tortura y los prisioneros a someterse rápidamente. 

En otras palabras: asumimos rápidamente los papeles que se nos asignan lo que explica no solo la contundencia represiva de los encargados de esa labor al servicio de la oligarquía, también los perjudicados por el reparto de papeles que tienden al sometimiento y a aislar a los "revoltosos" porque "crean problemas" al intentar subvertir la situación. 

Estos tres experimentos, sucintamente explicados aquí, y sus consecuencias y aplicaciones a la gestión de la sumisión social en el transcurso del golpe de estado neoliberal que estamos padeciendo son de la máxima importancia e invito al lector a profundizar más en ellos y en los mecanismos de control social y mental. Cuando descubrimos el truco, se acabó la magia. 

NOTA.- La fotografía es de @doug88888

Etiquetas: , , , , , ,

LA BOMBITA DEL PILAR Y LAS EXCUSAS REPRESIVAS.

20131004001121-52060001.jpg

El 8 de febrero de este año 2013, comentando la misteriosa colocación de una bomba que no estalló en la catedral madrileña de La Almudena más tarde reivindicada por el Comando Insurreccional Mateo Morral publiqué en estas páginas un artículo titulado "Llamadme desconfiado" exponiendo los motivos por los cuales llegaba a sospechar de un montaje más o menos cercano al ministerio del interior, un a modo de mini-estrategia de la tensión, para justificar la represión contra la disidencia con el aplauso de una sociedad timorata, manipulable y desinformada. Ahora que el mismo grupo ha reivindicado la autoría del petardo (llamarlo bomba es hacer voluntaria demagogia a favor del régimen ilegítimo y sus ansias represivas) estallado en el Pilar recientemente. 

En La Almudena, y eso es lo más sospechoso, las cámaras de seguridad se desconectaron oportunamente en un periodo de tiempo que permitió la colocación del artefacto sin que pudiera grabarse al o los depositarios. Hazaña más accesible, si hemos de ser sinceros, a personal cercano a las fuerzas operativas del régimen que a un grupito de anarquistas anti-sistema. No hubo detenidos. 

Ignoramos todavía si en Zaragoza se podrá identificar o no a los autores. Si habrá detenidos o no. Si los hubiera importaría poco. Aunque fueran verdaderos militantes anarquistas. No es disparatado un escenario operativo en el que una acción (ojo: sin testigos y sin víctimas) lleve al reclutamiento de cabezas de turcos por infiltrados del régimen y sus medios represivos camuflados de activistas radicales. Después de todo los montajes de este tipo están a la orden del día en las tácticas anti-disidencia del aparato represivo de los regímenes totalitarios liberal-capitalistas. 

Sin ir más lejos, cuando el mayo del 68 caló en la ciudadanía y comenzó a amenazar el régimen colonizado y explotador implantado por los Estados Unidos en Europa en 1945, se puso en marcha la llamada Estrategia de la Tensión: un estudiado impulso al supuesto terrorismo izquierdista que ensangrentó Europa durante más de una década y permitió el cambio de tendencia política originando la ofensiva del golpismo neoliberal que hoy padecemos. Ahora sabemos que la práctica totalidad de las organizaciones terroristas que actuaron en aquellos años en Europa estaban teledirigidas desde los servicios secretos y en su mayor parte, aunque  sus siglas fueran "rojas"  compuestas por policías, militares y militantes de extrema derecha. 

Con el terrorismo de los años setenta se consiguió que el rebaño "bienpensante y centrista" mirara para otro lado mientras se aplicaban los protocolos de contrainteligencia depurados por el FBI contra el conjunto de la disidencia política llegando incluso al crimen de estado como sucedió en Alemania, siempre Alemania, con los Baader-Meinhoff. Al cabo, en 1974 la derecha llegaba al poder en Francia, en 1979 a Inglaterra, generando un efecto cascada que empieza a ahogarnos.

Pero los montajes contra la disidencia, y en especial contra el anarquismo, no son una novedad en los regímenes liberal-monárquicos-capitalistas españoles. 

En 1874 Alfonso XII llegó al poder en España mediante un golpe de estado perpetrado, entre otros, por elementos de la guardia civil. El régimen instaurado, antecedente directo del actual, estaba orientado a proteger los privilegios de la oligarquía y la iglesia, a costa de mantener en la miseria y la esclavitud a las clases bajas de la sociedad. 

Naturalmente, frente a ese régimen de elecciones pactadas, de representantes políticos absolutamente carentes de representatividad y de honradez política y personal, de latrocinio organizado y represión salvaje, surgió una cerrada oposición. 

Concretamente en el campo andaluz, azotado por la lacra del latifundismo, comenzó a difundirse la militancia anarquista. Esta circunstancia enojaba y hasta asustaba a los caciques de la zona que presionaron al gobierno para que desmantelara dicha militancia. 

¿Cómo se hizo?...con un montaje. 

La guardia civil conectó entre sí diferentes delitos acaecidos en el agro andaluz, algunos de autoría más que sospechosa, y se sacó de la manga una supuesta organización terrorista, la Mano Negra, que curiosamente llevaba el nombre de una famosa organización mafiosa desmantelada poco antes en Nueva York (y que sirvió a las autoridades americanas para brear de lo lindo a los inmigrantes italianos que llegaban a la dictadura capitalista del nuevo mundo con ideas de justicia social y verdadera democracia) y se lanzaron a la represión. Encontraron cientos, casi miles de peligrosos componentes de esta supuesta organización. Después de todo bastaba ser acusado de pertenecer a ella para acabar arrestado, la tortura y las pruebas falsas hicieron el resto. De este modo, allá por 1884, el régimen desmanteló el movimiento democrático y social en Andalucía complaciendo los intereses y las ansias de sangre de la oligarquía sureña. 

Por supuesto no fue el único caso. Podría citar cientos desde entonces. Tan solo citaré uno, por lo demás asaz significativo. 

Me refiero al Caso Scala. 

Acababa el año 1977, España se encontraba en plena Transición, es decir: pasando del régimen de excepción franquista a la habitual conformación monárquico-parlamentaria de los regímenes oligárquicos capitalistas desde 1874. Se estaba tejiendo un encaje de bolillos en el que los sindicatos verticales franquistas iban a ser sustituidos en su función colaboracionista con la oligarquía por otros supuestamente de clase perfectamente domados desde la Fundación Ebert (Vease en estas mismas páginas los artículos titulados Verdadera Historia de la Democracia Española): UGT, CCOO y USO.

A UGT se le iba a devolver, incluso, su patrimonio sindical, lo que poseía antes de ser despojada de ello por el franquismo en 1939. Lógicamente, CNT, exigía un trato similar. Pero CNT no estaba domada, no se prestaba a la innoble claudicación de los llamados Pactos de la Moncloa, cuyos desastrosos efectos sociales y laborales todavía estamos sufriendo, había que apartarla del tablero de juego. ¿Cómo?...con el clásico montaje. 

El 15 de enero de 1978, la CNT organizó una manifestación en Barcelona contra los Pactos de la Moncloa. A ella asistieron 10 000 trabajadores. Finalizada la misma algunos individuos lanzaron cócteles molotov contra la sala de fiestas Scala incendiándola y causando varios muertos, curiosamente la mayoría de ellos afiliados a la CNT.

La policía actuó rápidamente dando en pocas horas con los "autores" del hecho y aprovechando de paso para detener y torturar (no olvidemos que el ministro del interior del momento era Rodolfo Martín Villa, reclamado por la justicia argentina por sus implicaciones en la tortura y el terrorismo de estado durante el franquismo y la transición) a unos 200 militantes más y demonizar a toda la organización dejándola fuera de la recuperación de sus bienes históricos (que pasaron mayoritariamente a los colaboracionistas de CCOO) y arrojándola a una espiral de persecuciones y montajes que acabó con su potencia histórica. 

Con ejemplos así, y en el marco del golpismo neoliberal que estamos padeciendo en estos aciagos días, ¿cabe o no cabe seguir desconfiando de lo que nos cuentan el régimen o sus órganos de represión política y social?...

Ya han cambiado el código penal retrotrayéndolo a la época de la dictadura franquista en todo lo tocante a disidencia y movilización por la democracia y la justicia social, ahora toca ir criminalizando a los "radicales de izquierda" (y no olvidemos que para ellos los pacíficos manifestantes del 15-M eran nada menos que peligrosos borrokas relacionados con ETA) para poder aplicarles los métodos de contrainteligencia con la aquiescencia de la parte más estúpida de la sociedad, que lamentablemente suele ser la mayoritaria, permitiendo así el triunfo del golpe de estado institucional comenzado en España con la vulneración de la constitución en el verano de 2011, en tiempos, no lo olvidemos, del gobierno Zapatero. 

¿Váis a permitirlo? ¡Conquistad la democracia!

PD.- No obstante, si resulta que en este caso no no están mintiendo y efectivamente existe un Comando Insurreccional Mateo Morral dispuesto a iniciar una escalada de acciones violentas solo cabe decir una cosa:

-Tíos, dejadlo ya.

Por supuesto que el pueblo tiene el derecho e incluso la obligación moral de sublevarse frente a la tiranía y la oligarquía, por supuesto que el régimen vigente es ilegítimo y por lo tanto sus integrantes y defensores deben ser considerados enemigos del pueblo y traidores...pero el terrorismo, incluso el de baja intensidad, solo sirve para fortalecer al estado y justificar la represión que se ejercerá contra vosotros pero también sobre inocentes. El camino que habéis tomado no conduce a la insurrección ni a la instauración de una verdadera democracia. Es una táctica equivocada. Y las tácticas equivocadas conducen a la derrota. Estáis comprometiendo el avance social y político que, en efecto, está estancado, pero que se estancará todavía más si dáis excusas al aparato represivo del ilegítimo régimen. 

Durruti y los Ascaso fueron unos héroes, no cabe duda. Pero tampoco debemos olvidar a Pestaña, Maurín (hasta 1937) o Ferrer Guardia. A la revolución se llega a menudo más tarde pero con más seguridad por caminos menos agresivos. 

Etiquetas: , , , ,

¿QUÉ ESCONDE EL HISTRIÓNICO DUELO PÚBLICO DEL PP POR EL ACCIDENTE FERROVIARIO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA?

20130725204913-j-carceles.jpg

Sabemos de sobra que Rajoy y sus secuaces no son gente de fiar. Sabemos que las tragedias del pueblo les importan un bledo (ellos son causantes directos de muchos dramas que están asolando la sociedad en estos momentos y lo hacen con frialdad psicopática, cumpliendo milimétricamente planes preconcebidos para concentrar el poder y el dinero en muy pocas manos a costa de empobrecer y lanzar a la miseria y la desesperación a millones de españoles, pero también conocemos sus modos de actuación, su desvergüenza y su cinismo en otras muchas tragedias puntuales de las que son culpables: véase en estas mismas páginas el artículo LOS MUERTOS DEL PP, del 3 de julio de 2013) por eso cuando se da un accidente como el terrible sufrido por el Alvia descarrilado en Santiago de Compostela y tanto Rajoy como Núñez Feijoo se precipitan en una serie de actos públicos de propaganda del duelo, desde visitar el lugar del incidente hasta declarar extensos periodos de luto oficial es inevitable hacerse preguntas. ¿Qué esconden? ¿Qué buscan?

No se me oculta que habrá militantes de ese partido golpista, indigno y terrorista y hasta ingenuos neutrales que saldrán en tromba a decirme que eso es lo habitual, lo natural...y lo sería en otros gobernantes, pero sabemos que no lo es en estos. Remito de nuevo al lector a LOS MUERTOS DEL PP que está más abajo en estas mismas páginas. ¿Entonces?...

No hay que pensar mucho para comprender que detrás del accidente se esconde la política ferroviaria del régimen, marcada desde Felipe González por un terco afán privatizador y clasista que busca convertir el servicio ferroviario en un caro negocio destinado a las clases altas mediante la introducción de la alta velocidad y la merma hasta la desaparición de líneas y servicios "deficitarios" es decir: no rentables desde el punto de vista de la explotación privada que trata de introducirse en el país sin recordar que la nacionalización del servicio ferroviario fue un importante avance social y político en España (y por cierto: se hizo, como la nacionalización de Telefónica, bajo el franquismo lo que llevaría a interesantes reflexiones sobre la naturaleza política y social del actual régimen, situado a la derecha de la propia dictadura).

Tampoco es preciso darle demasiadas vueltas para comprender que las políticas específicas del actual e ilegítimo gobierno intruso de Rajoy han contribuído no poco a la tragedia. No debemos olvidar que se ha disminuído hasta un 70 % el mantenimiento de las líneas, que se premia económicamente la "productividad" de los empleados, lo que induce a aumentar la velocidad para no perder las primas por puntualidad...

De modo que detrás del accidente de Santiago de Compostela está la ideología de un régimen corrupto e ineficaz y las políticas concretas de un gobierno de naturaleza ilícita e instintos criminales (ejercen el terrorismo social, el golpismo institucional, la consciente y recalcitrante traición a España como nación y al pueblo como entidad soberana...) pero sabemos que eso nunca movió a Rajoy y sus despreciables cómplices al histrionismo público. Más bien todo lo contrario. Su psicopatía prepotente y exenta de complejo de culpa tiende a imponerse desconsideradamente sobre las tragedias de las que son responsables. Eso cuando no se dedican a echarle la culpa a otros: a ETA, a la policía al servicio de Rubalcaba, a los ciudadanos que se manifiestan...de hecho casi me extraña que no hallan tratado de echarle la culpa de lo ocurrido a ETA o al 15-M.

Por lo tanto los esfuerzos de Rajoy y sus cómplices por presentarse en el lugar de la tragedia y de decretar días de luto debe responder a otros intereses. Intereses que acaso permanezcan ocultos a la sociedad o que se concreten en algo tan soez y despreciable como aprovechar la tragedia que sus políticas erróneas han provocado para lanzar una campaña de relaciones públicas que trate de "limpiar" su imagen y de hacerles ganar popularidad intentando hacer olvidar todos los crímenes cometidos y las culpas adquiridas desde antes de llegar al gobierno en 1996 y desde entonces. Acaso tan solo tratan de conseguir el máximo ruido posible para acallar la forzada comparecencia del presidente golpista e intruso en el ilegítimo parlamento del régimen el próximo primero de agosto...ese es su nivel moral, la realidad ética del PP...

Pero seguís tolerándolo. ¡Sublevaos!

NOTA.- La fotografía es de J. Cárceles.

Etiquetas: , , , , ,

GOLPISTAS CON PIEL DE CORDERO.

20130608174506-filipe-ferreira.jpg

El único medio de conseguir frenar el golpismo neoliberal que estamos sufriendo en toda Europa y, por supuesto en España, es implementar una amplia unidad del pueblo frente al golpismo, frente a las políticas de terrorismo social impuestas por la troika y los traidores internos. En otras palabras: un articulado, poderoso y firme FRENTE POPULAR con un solo objetivo: tomar el poder (si es posible mediante los adulterados instrumentos institucionales del parlamentarismo liberal, en caso contrario, y teniendo en cuenta que los mismos son ilegítimos y sin validez legal alguna, utilizando los métodos más efectivos posibles entre los que cabe destacar la huelga general revolucionaria, las ocupaciones y colectivizaciones y la organización de milicias de autodefensa ciudadana frente a los instrumentos represivos del estado oligárquico y criptodictatorial) y llevar a cabo una profunda, radical y absoluta reestructuración social, económica, política y moral que suponga el completo aniquilamiento de los valores, estructuras y falsas ideas del liberalismo capitalista y todas sus equivocadas y nocivas formas de totalitarismo. No puede existir la verdadera democracia dentro de un esquema egoísta, piramidal, clasista e insolidario donde siempre se beneficia a la oligarquía a costa de robar y privar de derechos al pueblo. Este es un punto sobre el que no cabe discusión.

Para conseguir dicho frente es preciso unir a todas las facciones, grupos, corrientes y sensibilidades que conforman la parte sana de la sociedad pero teniendo mucho cuidado de no dejarse engañar, de discriminar cuidadosamente el grano de la paja.

En ese sentido debemos tener muy claro que las organizaciones políticas o sindicales que participan en el régimen y lo apuntalan no pueden reconocerse como democráticas ni como parte sana de la sociedad. Ello inhabilita por completo a partidos turnistas y colaboracionistas como el PSOE y a sindicatos igualmente colaboracionistas, correas de transmisión del pensamiento y las políticas neoliberales del régimen, como UGT o CCOO, para ser tenidos en cuenta a título de interlocutores válidos en cualquier diálogo que condujese a la necesaria unidad.

Debemos recordar las políticas del PSOE en el gobierno, tanto en el periodo de Felipe González (y la trayectoria anterior y posterior de este) como de Zapatero y el modo en que el actual líder del partido está pactando secretamente con el gobierno intruso de Rajoy para apuntalar el ilegítimo régimen o las palabras y culpables actuaciones del conspicuo psoeista (que no socialista) Joaquín Almunia en relación con la imposición de las medidas del golpismo neoliberal desde Bruselas.

Debemos recordar también el pactismo claudicante y traidor de UGT y CCOO (desde los Pactos de la Moncloa al de Toledo, pasando por tantos y tantos convenios colectivos que fueron cediendo derechos y poder adquisitivo de los trabajadores), su organización de huelgas generales inocuas, tan solo testimoniales que no buscaban cambiar el sistema sino legitimarlo, su participación en las cajas de ahorros durante las estafas urbanísticas y preferentistas, la alegre e inmediata aplicación de la injusta y salvaje reforma laboral a sus propios trabajadores,  el hecho de que el representante de CCOO en el conciliábulo de "sabios" a sueldo del capital ha votado a favor del desplome de las pensiones...

...y tantas y tantas traiciones y desvergüenzas de estas organizaciones derechistas.

Debemos tener todo eso en cuenta para saber que ningún pacto transformador puede caber con esa gentuza traidora y neoliberal. Ni PSOE, ni UGT, ni CCOO forman parte de la porción sana de la sociedad española. Son, por el contrario, membresía conspicua de la gangrena social y política que representa el régimen.

Cuando llegue la unidad, el FRENTE POPULAR REVOLUCIONARIO, deben quedar al margen del mismo. Hasta entonces, si es que tenéis algo de vergüenza democrática y providad social y política quienes militéis en esas organizaciones llamandoos de izquierda solo tenéis una salida digna: ABANDONADLAS. LOS QUE SIGÁIS MILITANDO EN PSOE, UGT Y CCOO SOLO PODRÉIS SER CONSIDERADOS COMO TRAIDORES NO SOLO A VUESTRA CLASE, TAMBIÉN A ESPAÑA ENTENDIDA COMO PUEBLO Y NO COMO MARCA OLIGÁRQUICA.

 ¡TENED VALOR, SUBLEVAOS!

NOTA.- La fotografía es de Filipe Ferreira.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

EL 1º DE MAYO Y EL SESGO IDEOLÓGICO DE LOS MEDIOS DEL RÉGIMEN.

Ya sabemos que el liberal-capitalismo es una ideología totalitaria y autoritaria y que como tal utiliza los medios propagandísticos para imponer su discurso a la sociedad de tal modo que esta lo asuma sometiéndose docilmente a los dictados de las oligarquías dominantes. Sabemos también que esos medios propagandísticos del golpismo neoliberal en los estados ilegítimamente estructurados en un régimen parlamentario-capitalista son absolutamente todos, tanto los "públicos" puestos al servicio del gobierno de turno como los privados, propiedad de la misma oligarquía que trata de borrar los discursos disidentes y alienar a la población para que asuma acríticamente el dictado ideológico y el monopolio político del ilegítimo poder establecido.

Eso se hace evidente en todo momento. Basta hacer un poco de zaping para convencerse de esa realidad.

Pero hay fechas especialmente significativas en las que la evidencia resulta todavía más palmaria, clamorosa y nauseabunda. Por ejemplo en las festividades de raíz religiosa que vienen a legitimar y perpetuar la ideología y la jerarquía dominantes a la par que tratan de imbuir en el pueblo un superego ajeno, una fantasía de autodientificación alejada tanto de la verdadera historia como de los verdaderos intereses y tradiciones culturales y políticas de las clases sometidas. Ahí tenemos, sin ir más lejos, la sobrexposición de celebraciones como la navidad o la semana santa y el modo en que se refuerza la ideología a ellas adscrita y que tan beneficiosa le resulta a la oligarquía que se beneficia de la criptotiranía en la que vivimos.

Otra fecha especialmente significativa en lo tocante a la imposición del discurso oligárquico, del monopolio ideológico de la clase dominante sobre las sojuzgadas, es el Primero de Mayo, el Día de los Trabajadores.

Habrá observado el atento lector el modo en que esta festividad es ignorada y desideologizada a conciencia desde los medios propagandísticos del régimen.

Mientras que en navidad o semana santa existen todo tipo de retransmisiones en directo de actos más o menos litúrgicos y la promoción de una identidad "folklórica" habilmente prefabricada por las oligarquías nacional-católicas en concatenación con infinidad de películas y series netamente clericales y reforzadoras del mensaje ideológico de dichas festividades sectarias, la información sobre el Primero de Mayo apenas trasciende más allá de unos pocos minutos de manifestaciones en los informativos y siempre convenientemente sesgadas. Si un millón de personas salen pacíficamente a la calle y un memo tira una piedra, en pantalla saldrá el memo (o el infiltrado) y se estimulará el mensaje de miedo y caos para debilitar a las organizaciones obreras y sociales mediante el viejo truco de identificar al esclavo con los intereses e ideología de su amo.

Ni una sola película de temática obrera, ni un solo recuerdo a la tradición de la lucha obrera ni un solo reportaje sobre el movimiento obrero y su importancia social, política y cultural, sobre la alternativa que en todos esos campos supone al discurso único de la oligarquía totalitaria liberal, ni siquiera se le da solemnidad a la fecha. Sí, se habla de ella, pero con despego, con desdén, de pasada, como si una manifestación sindical tuviera menos importancia que una procesión de semana santa (¿alguien se ha molestado en escuchar las retransmisiones de las procesiones de semana santa y la profunda carga ideológica y de desinformación histórica, social y cultural que conllevan?), como si la fecha no fuese más que una excusa para un puente.

Tanto es así que estoy seguro que si se pregunta a un conjunto de personas elegido al azar qué sucesos mitológicos justifican la celebración de navidad, semana santa, sanvalentín o alguna otra de carácter local pero afín a la ideología de la oligarquía dominante, una gran mayoría los conocerá y hasta los creerá históricos. Por el contrario, esas mismas personas, preguntadas por el origen de la celebración del Primero de Mayo, ignorarán en su gran mayoría hechos que no solo son históricos sino de fundamental importancia para los derechos de la mayoría del pueblo, de la sociedad, aunque perjudican los intereses de la oligarquía. Hagan la prueba y verán.

Hasta ese punto ha logrado el totalitarismo liberal-capitalista imponer su discurso ideológico, su monopolio cultural, sobre la sociedad.

Siempre os lo digo: es preciso que os sublevéis contra la tiranía oligárquica, un medio entre otros es el de recuperar la tradición obrera, estudiar y difundir la historia, logros e idiosincracia del Movimiento Obrero, que constituye la verdadera identidad de la mayoría social y decente en clara contraposición a la falsa identidad impuesta por el clericalismo y autoritarismo oligárquicos.

Así pues: ¡Sublevaos!

Etiquetas: , , , , , , , ,

LA LECCIÓN ISLANDESA

Los liberales y anarco-capitalistas que controlaron los hilos y siguen infiltrados en Democracia Real Ya y el 15-M y que en los días de mayo y junio de 2011 se emplearon a fondo para que el movimiento ciudadano generado amortizara su filo democrático manteniéndose firmemente dentro de la ortodoxia económico-social del régimen parlamentario-liberal y que todavía hoy ejercen su indeseable influencia para controlar el descontento de modo que no llegue a desmantelar el poder establecido, ponían siempre como ejemplo "salvador" lo que llamaban "Revolución Islandesa".

Pues bien: es hora de analizar a fondo esa lección.

Las políticas de neoliberalismo salvaje implementadas por la coalición derechista en el poder en Islandia después de que una incompleta unión de la llamada izquierda perdiera las elecciones en 1999 condujo al país a la ruina más completa y absoluta. Nada, por otra parte, que no sea lo habitual. El capitalismo conduce siempre a la pobreza de la mayoría y su ineficiencia estructural se desenvuelve indefectiblemente en crisis cíclicas que, en el caso del nuevo capitalismo simplemente especulativo, tienden, como estamos experimentando, a ser muy profundas y prácticamente interminables puesto que la aplicación de la ortodoxia neoliberal permite a las oligarquías acumular más capital e influencia mientras la mayoría de la sociedad se debilita.

En el caso de Islandia se produjo semejante debacle que la gente salió a la calle exigiendo la dimisión del gobierno derechista y una nueva constitución. Hubo disturbios, asedios al parlamento...todo eso que tanto asusta e indigna a los fascistas neoliberales que ahora gobiernan España, y, en efecto, el gobierno cayó.

Hubo elecciones y alcanzo el poder lo que llaman izquierda, los socialdemócratas y los verdes (que a estas alturas ha quedado demostrado que son poco más que una expresión del pijerío progre pequeño-burgués) ¿y qué hicieron?...lo esperable: plegarse a las exigencias del FMI, máxima autoridad del sistema de ortodoxia neoliberal e imposición imperialista de las oligarquías germano-sajonas. Por supuesto el proyecto de nueva constitución quedó aparcado sine die y no hubo ninguna transformación sustancial de las estructuras sociales, económicas o políticas del país.

El primer ministro responsable de las nocivas políticas neoliberales fue juzgado, es cierto, pero absuelto de sus evidentes culpas. Los bancos endedudados se dejaron caer, es cierto, pero el gobierno de "izquierda" de Reykiavijk se doblegó ante el FMI y los bancos ingleses y holandeses...

¿Resultado?...cuatro años después, con todo más o menos igual, se convocan elecciones y la derecha vuelve al poder. Nada, absolutamente nada, ha cambiado y todo volverá a ser igual.

Es esta un importante lección que debemos aprender y que debe servir, entre otras cosas, para purgar a los indeseables liberales y anarco-capitalistas de las filas de los movimientos sociales españoles.

No existe respuesta ni cambio posible dentro del esquema liberal-parlamentario y capitalista.

El cambio, la evolución hacia un democracia verdadera, que solo puede ser una democracia integral, que abarque desde la mayor participación ciudadana en los asuntos políticos a todos los niveles (desde el barrio, los centros de trabajo y educativos hasta el estado) hasta el progreso individual y social lejos de los esquemas jerárquicos, clasistas y moralmente restrictivos propios del liberal-capitalismo de base calvinista, pasando por una efectiva democratización social plasmada en las libertades públicas y las medidas de igualdad y justicia social, el cambio necesario, digo, no puede hacerse con criterios respetuosos hacia lo establecido.

Si queremos una sociedad nueva, un estado nuevo, un mundo nuevo, es preciso subvertir el orden establecido.

Lo entenderemos mejor con un ejemplo: ¿se hubiera podido avanzar hacia la democracia eliminando a Hitler y dejando a los nazis y sus campos de exterminio en el poder, se hubiera podido avanzar hacia la democracia eliminando a Stalin y dejando a los estalinistas y sus gulags en el poder?...pues tampoco se puede avanzar hacia la democracia dejando a los oligarcas y su ideología en el poder.

Si queremos una democracia verdadera es indispensable quebrar las estructuras sociales, políticas y económicas del régimen. Eliminar a la oligarquía, a las instituciones liberal-parlamentarias (incluyendo partidos, sindicatos verticalizados y asociaciones patronales), nacionalizar los medios de producción y redistribuir la riqueza para reiniciar adecuadamente el circuito económico, vetar toda capacidad de influencia e incluso erradicar las sectas peligrosas que tratan de imponer sus supersticiones a la sociedad, reformar por completo el sistema educativo, que en democracia solo puede ser público y sin ingerencias ideológicas sectarias, modificar las leyes para que contribuyan a la necesaria justicia social e igualdad y libertad de los individuos...

En suma: lo que nos enseña Islandia es que si queremos una democracia necesitamos una revolución, no movilizaciones tímidas que mantengan el aparato del régimen intacto. Si queremos una democracia verdadera habrá que construirla desde los cimientos y ello implica la demolición del edificio anterior.

De modo que: ¡Sublevaos!...Ya sabéis que debemos destruir Cartago.

Etiquetas: , , , , ,

¿ASEDIAR EL CONGRESO?

El régimen es ilegítimo, antidemocrático, perjudicial y está manejado por  élites vendidas al imperialismo extranjero de modo que debe ser derribado a la mayor brevedad y mediante los métodos que sea preciso utilizar.

Por otro lado, puesto que el régimen es ilegítimo, no existen autoridades que puedan ser consideradas legítimas, ni en lo político, ni  en lo judicial ni en lo represivo.

El actual gobierno, y con él todas las instituciones, deben tener, desde el punto de vista de la soberanía nacional y popular, y por lo tanto democrática, la misma consideración que los gobiernos intrusos impuestos por los franceses en 1808 y todas las organizaciones, armadas o no, que respalden ese estado de cosas deben ser consideradas simplemente como fuerzas de ocupación al servicio de la tiranía nacional y el imperialismo extranjero.

Eso es una realidad moral y políticamente indiscutible. Estamos viviendo un golpe de estado, una ocupación extranjera por medio de nuestras propias fuerzas de "orden y seguridad" que están al servicio de traidores al pueblo y terroristas sociales contagiándose de esa misma condición.

Por lo tanto cualquier reacción frente a la tiranía impuesta es legítima e incluso moralmente inapelable.

En ese sentido no ya asediar el congreso, tomarlo por la fuerza y no solo el congreso sino cualquier sede de la ilegítima tiranía que padecemos, incluyendo los domicilios personales de los traidores al pueblo y a España, los terroristas sociales, sería lícito y deseable, puesto que debemos acabar con el régimen tiránico de la oligarquía para establecer una verdadera democracia.

El problema no radica ahí, en la necesidad moral y política de tomar medidas expeditivas contra unas instituciones corruptas e ilegítimas puestas al servicio de los  intereses de un minoría corrupta y sus amos extranjeros.

El problema radica en la base social que está saliendo a la calle desde el 15 de mayo de 2011.

En realidad no nos encontramos ante una masa de ciudadanos conscientes y preocupados por el futuro y evolución del estado y la democracia sino con una enorme caterva de desclasados con el cerebro lavado durante décadas de propaganda liberal que no quieren cambiar el sistema por otro mejor sino volver a ser admitidos en él.

A la mayor parte de los que protestan (y todos los que solo se quejan en el bar) les da igual que otros mueran de hambre o pierdan injustamente sus casas, les resulta indiferente la mayor o menor calidad democrática del sistema (es más: prefieren un régimen con escasa democracia porque ello les libra de tomar responsabilidades, son borregos a los que les gusta ser regidos, pastoreados...aunque ello implique que los pastores se alimenten del rebaño, mientras no les toque a ellos...)

Nunca hubiéramos llegado a donde estábamos en 2008 (y menos hasta donde estamos ahora) si el pueblo español estuviera conformado por ciudadanos conscientes y no por borregos egoístas sin formación moral ni política, capaces de votar a ladrones notorios a cambio de que a ellos también les dejasen robar un poco.

Así que, volviendo a la pregunta que motiva este artículo: ¿adediar el congreso?...bueno, pero irán cuatro, la policía provocará incidentes para justificar la represión violenta y los medios políticos y propagandísticos del régimen se rasgarán las vestiduras como si los culpables fueran quienes protestan y ellos en lugar de criminales, seres honorables. Y aquí paz y ,después de la represión, gloria.

Necesitamos una revolución, eso es evidente. Pero también está meridianamente claro que el populacho español no la va a llevar a cabo. Ello exigiría compromiso, voluntad, responsabilidad y sacrificio...y ellos solo quieren poder pagar por ver el fútbol y que les den crédito para volver a endeudarse. No quieren una democracia, quieren volver al punto de inicio de la burbuja para poder vivirla de nuevo.

Tan triste como eso.

De modo que ¿asediar el congreso?...¿para qué?...El populacho español no merece el esfuerzo ni el sacrificio. Yo me quedaré en mi casa, cruzado de brazos.

El barco se hunde y mientras la gentuza que nos rodea siga siendo lo que es, podemos hacer poco más que hundirnos con él.

Etiquetas: , , , ,

EL VERDADERO ORIGEN DE LA HERENCIA DEL REY.

Hagamos un poco de historia: en 1868 los Borbones fueron expulsados de España por corruptos, incompetentes, anti-demócratas, perjudiciales y nocivos para el progreso social y político del país.

En 1870 el general Juan Prim, dueño de la nueva situación y que había jurado que mientras él viviera jamás regresarían los Borbones, fue asesinado.

En 1874 Alfonso XII, el hijo de la expulsada Isabel II, regresaba al poder mediante un golpe de estado estableciendo un régimen (que copió el de Juan Carlos I en 1978) plenamente adaptado a sus intereses y los de la oligarquía que lo sustentaba (y sigue cortando el bacalao en estos comienzos del siglo XXI). Bajo la fórmula parlamentaria que permitía establecer una fachada "democrática" se organizó un sistema de turnos entre dos partidos principales que se enfrentaban agriamente en lo anecdótico pero servían fiel y conjuntamente a los mismos intereses, los de los caciques (siendo el rey el máximo cacique) encenagados en la especulación capitalista corrupta y la explotación salvaje del pueblo.

Fue precisamente ese régimen corrupto el que hizo ricos a los Borbones reinantes y especialmente a Alfonso XIII que, no lo olvidemos, fue rey desde su nacimiento en 1886 y hasta 1931 cuando, como a su abuela, lo expulsaron de España por corrupto, incompetente, ladrón, explotador y fascista.

En ese más de medio siglo del régimen, entre 1874 y 1931, la casa reinante y, especialmente Alfonso XIII (abuelo de Juan Carlos I), se forraron a costa del estado. Estimularon y protegieron la corrupción y la explotación y no les importó mantener al pueblo en la miseria y llevarlo a guerras sangrientas en las que los ricos no participaban a cambio de ganar dinero fácil a costa de España y los españoles.

Los ejemplos son numerosísimos, pero nos fijaremos solo en tres suficientemente significativos: la Compañía de Minas del Rif, Banesto y Campsa.

Empecemos:

1.-) BANESTO.- La presencia española en Cuba, especialmente a lo largo del siglo XIX, hay que decirlo, fue vergonzosa e inmoral. La administración colonial se puso al servicio de la oligarquía más egoísta, falta de ética y antidemocrática, de la extrema derecha más extrema del régimen. A menudo se tiende a caracterizar como extrema derecha en la restauración a los carlistas y a los integristas pero la oligarquía cubana, aún de marcado signo liberal, representaba el ala más destructiva y explotadora del capitalismo salvaje español manteniendo, por ejemplo, la esclavitud en Cuba hasta 1888.

Fue precisamente en los círculos de la oligarquía cubana donde se tramó el asesinato de Juan Prim en 1870 y desde donde con más ahínco se apoyó el golpe de estado de Alfonso XII en 1874.

Así las cosas, los intereses políticos y económicos tanto de Alfonso XII como de su hijo estuvieron muy unidos a los intereses políticos y económicos de dicha oligarquía esclavista.

Pues bien, la pérdida de Cuba en 1898 hizo que la mayor parte del capital de la misma se repatriara a España donde estableció una alianza con otro fondo capitalista de moralidad más que dudosa que vivía de esquilmar el estado desde 1856: la sociedad del francés Pereire, que llevaba medio siglo especulando con la deuda española y el tendido de ferrocarriles (en connivencia con los intereses del duque de Riánsares, segundo esposo de la viuda de Fernando VII, madre de Isabel II y abuela de Alfonso XII).

Ambos capitales fundaron el Banco de Crédito Español (Banesto) en 1902 sirviendo de vehículo tanto para la colonización francesa en la peninsula a través del acaparemiento de las explotaciones mineras, extendiéndose dicha colonización especulativa que ponía los recursos del estado español en manos extranjeras hasta el norte de África, y obteniendo beneficio de la especulación urbanística estimulada por el desarrollo de infraestructuras (por ejemplo el metro de Madrid, en el que el propio Alfonso XIII invirtió 1 millón de pesetas en sociedad con el Banco de Bilbao) y la parasitación del estado a través de un régimen esencialmente corrupto.

Alfonso XIII se asoció muy pronto a los intereses de Banesto, junto a sectores intregristas y ultramontanos de la iglesia católica, y este banco se consituyó en uno de los apéndices del enriquecimiento privado de los jerifaltes del régimen, entre ellos el propio rey, como demuestra, por ejemplo, el continuo trasiego entre la ejecutiva del banco y los gobiernos del régimen.

Pondremos solo dos ejemplos, pero significativos:

1.- Sánchez Bustillo. Primer presidente de Banesto (1902-1906), que venía de ser ministro de Ultramar (1880-1881), alcalde de Madrid (1890) y presidente del Banco de España (1890-1891) y  de la Compañía Arrendataria del Monopolio de Tabacos y sería más tarde ministro de Hacienda (1908)

2.-García Prieto, Marqués de Alhucemas, tercer presidente de Banesto (1913-1927), que venía de ser subsecretario de ultramar, ministro de gobernación (1905), de Gracia y Justicia (1905-1906) Fomento (1906-1910), Estado (1910-1912), periodo durante el que se firmó el Tratado con Francia para el protectorado de Marruecos del que después hablaremos y que le valió el título de Marqués de Alhucemas...en 1914, sin dejar la presidencia de Banesto, fue elevado a la presidencia del gobierno, que ejerció hasta 1917 y de nuevo en pleno temporal del Expediente Picasso entre 1922 y 1923...más tarde sería ministro de Justicia y Culto en 1930-1931...

Como vemos lo de la puerta giratoria no es nuevo y siempre ha cumplido el mismo cometido: la prevaricación poniendo el estado al servicio del enriquecimiento de una élite encabezada siempre por el rey Borbón de turno.

2) .- COMPAÑÍA DE MINAS DEL RIF.- Otro de los negocietes, este dolorosamente sangriento que sirvieron para amasar la fortuna de Alfonso XIII que heredó el pretendiente Don Juan de Borbón y este le legó a su hijo Juan Carlos I en opacas cuentas suizas, fue el de las minas del Rif.

Francia aspiraba a controlar la totalidad de Marruecos, lo que suscitaba la oposición de Inglaterra y Alemania, ello condujo a una estrategia intermedia que consistía en ceder el norte del protectorado a España de modo que las minas de Uixán y Axama, principales recursos económicos de la zona, fueran controladas por una compañía española teledirigida por el capital francés.

Ya hemos visto que el capital francés invertido en intereses mineros en España no solo era mucho sino que cumplía una función de colonización y supeditación del estado a los intereses de los especuladores franceses como venía siendo habitual desde al menos 1808.

La jugada de estos especuladores resultaba sencilla: alcanzarían los beneficios devengados por las minas del Rif utilizando los recursos públicos del estado español al precio de permitir el enriquecimiento de unos cuantos oligarcas españoles encabezados por el rey Alfonso XIII y el conde de Romanones uno de cuyos hermanos, y no por casualidad (la familia contaba con inversiones importantes en el sector minero español) había sido cofundador de Banesto.

De modo que se constituyó una empresa privada, la Compañía de Minas del Rif, con inversores entre los que se contaban el rey y relevantes políticos del régimen (sin ir más lejos Romanones fue presidente del gobierno en 1912-1913, 1915-1917 y 1918-1919), cuya protección jurídica, diplomática y militar corría a cargo del estado español.

En 1906, zanjadas las reticencias de Alemania e Inglaterra mediante el Tratado de Algeciras, la compañía se puso manos a la obra.

En 1907 el estado español, en nombre de la Compañía, firmó un tratado con el rebelde Muley Mohamed, sublevado en el Rif contra su hermano el califa de Marruecos, para explotar las minas susodichas. Pero en 1908 el sublevado fue derrotado y el gobierno marroquí, dueño de nuevo del norte del país, movilizó a las cábilas leales, especialmente los Beni Urriaguel, para que bloquearan el acceso a las minas de la Compañía. Inmediatamente los inversores de las mismas, que estaban construyendo un ferrocarril entre Melilla y las explotaciones, comenzaron a presionar al gobierno español que, con Alfonso XIII a la cabeza, inversor de la Compañía, no necesitaba demasiada presión en ese sentido para que interviniera el ejército español en defensa de los intereses privados de unos cuantos especuladores franceses y españoles.

Fue así como en 1909 se aprovechó un incidente menor, un atentado contra las obras del citado ferrocarril, para iniciar una guerra contra Marruecos.

La oposición del pueblo español a esa guerra fue absoluta. No en vano los que iban a beneficiarse de ella eran, precisamente, los únicos que no iban a participar. En aquella época el ejército español era de leva y estaba compuesto por los hombres pobres (los ricos podían librarse del servicio militar pagando una cantidad) que obligatoriamente eran conducidos a la guerra.

En toda España hubo movimientos de resistencia a tamaña injusticia. Los más conocidos son los que tuvieron lugar en Barcelona, donde se estaba embarcando a los reservistas de años anteriores, hombres en su mayoría casados que eran arrancados de su vida civil y obligados a marchar a una guerra que solo beneficiaba a los ricos. Hubo protestas y el régimen borbónico-liberal lanzó una feroz campaña de represión salvaje que ha pasado a la historia con el nombre de Semana Trágica.

En Madrid también se produjeron protestas en la estación cuando la inexperta Brigada Madrid, compuesta por quintos, comenzaba su traslado a Melilla. También en Madrid, las fuerzas del "orden" se emplearon a fondo en la represión de las protestas y los medios afines al régimen se lanzaron a insultar a quienes se oponían a la movilización...apenas una semana más tarde  la Brigada  Madrid, compuesta por jóvenes inexpertos y mandada por jefes y oficiales ineficaces, fue aniquilada en el llamado Desastre del Barranco del Lobo, en el Monte Gurugú, a tiro de piedra de Melilla.

Después de 2300 bajas de soldados pobres forzados a luchar y morir no por España sino por los intereses de sus oligarcas, el ejército español logró expulsar al califa marroquí del Rif controlando el área de las minas cuya explotación comenzó de inmediato.

En 1912, para legitimar esa ocupación, se firmó un tratado con Francia que daba carta de naturaleza al Protectorado Español sobre el Norte de Marruecos y que le valió al ministro de estado del momento, y futuro presidente de Banesto, el título de Marqués de Alhucemas.

Una vez puestas en explotación las minas del Rif tanto los alemanes como los ingleses vieron aumentar la codicia por su rendimiento comenzando a conspirar.

Los primeros intentaron fomentar una rebelión de las cábilas rifeñas durante la I Guerra Mundial, los segundos, aliados en esta de los franceses, esperaron hasta la finalización de la misma para jugar la misma carta.

En 1921, con inspiración y capital ingleses procedentes de Gibraltar, las cábilas rifeñas se sublevaban bajo el mando del traidor Abd-El-Krim (que ya había conspirado con los alemanes) organizanco la República del Rif que, de inmediato, cedió la expotación de las minas a Inglaterra.

Una vez más Alfonso XIII y su régimen movilizaron al ejército español, compuesto por soldados pobres (los ricos podían seguir librándose mediante el pago de una cantidad) y sometidos a servicio obligatorio para defender los intereses de la oligarquía. El resultado, esta vez, fue el Desastre de Annual en el que murieron entre 10000 y 20000 soldados españoles en un solo día.

Aquella tremenda masacre dejó en evidencia tanto al rey en particular como al régimen en general que reaccionaron a la obligada comisión de investigación encabezada por el general Picasso primero con el obstruccionismo y luego con el golpe de estado del general Primo de Ribera que instauró una dictadura que duró hasta 1931.

La guerra se prolongó hasta la victoria española después del desembarco de Alhucemas y la dictadura y el reinado de Alfonso XIII concluyeron con la proclamación de la república en 1931.

En 1932 Alfonso XIII trató de volver al poder con el fallido golpe de estado del general Sanjurjo y en 1936 con el del general Franco. Este último salió bien pero tuvo el inconveniente de que el golpista prefirió quedarse con el poder en lugar de entregárselo a la monarquía, cosa que solo hizo después de su muerte en la persona de Juan Carlos I, nieto de Alfonso XIII, que restauró el régimen de su abuelo y de su bisabuelo (que recordemos se sustentó en los golpes de 1874, 1923, 1932 y 1936...y más tarde en el de 1981).

3.-) CAMPSA.-En Campsa se siguió una senda muy propia del capitalismo parasitario español que sigue repitiéndose todavía en nuestros días aunque de modo un tanto diferente y que se remontaba al menos hasta la creación en 1887 de la Compañía Arrendataria del Monopolio de Tabaco.

En 1927 el ministro de hacienda de la dictadura de Primo de Ribera, José Calvo Sotelo, declaró el monopolio sobre el petróleo pero no reservó la gestión de ese monopolio para una empresa pública sino que la derivó al sector privado. Fue así como nació la Compañía Arrendataria del Monopolio del Petróleo S.A. que el pueblo llamaba, irónicamente, Cómo Acumulan Millones Primo y Sus Amigos. Los accionistas de esta nueva empresa privada que se beneficiaba del monopolio público de un bien fueron el Banco de Vizcaya, el Banesto, el Urquijo y el Hispano Americano (primer banco rescatado en España con el dinero público del Banco de España en 1913)...

Así, con estos y otros negocios semejantes que solo pueden ser considerados como inmersos en los delitos de prevaricación y cohecho fue como se enriqueció Alfonso XIII y ese fue el origen de la fortuna que legó a su hijo el pretendiente Juan a su muerte. Fortuna que este mantuvo en Suiza incluso después de 1978 y que su heredero Juan Carlos I tampoco ha traído a España.

La historia habla...¿sabéis escuchar?

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

CURIOSIDADES DE INTERNET.

El 18 de febrero de 2012 informé a los lectores de este blog de un ataque en toda regla contra estas páginas. Un ataque que fracasó.

Desde entonces no ha vuelto a suceder nada parecido y contra todo pronóstico el blog sigue a flote.

Sin embargo sí que a partir de ese momento empezaron a suceder otras cosas igualmente curiosas.

Por regla general el flujo de visitas de un blog suele ser más o menos lógico y constante. Puede aumentar o disminuir, pero siempre guardando una tendencia y una lógica. Lo sabéis perfectamente todos aquellos que tenéis uno.

Pues bien, en abril de 2012 se dio un caso a tener en cuenta en estas páginas. Coincidiendo con la nacionalización argentina de YPF publiqué un artículo titulado Argentina Hace Lo Que Debe...y de inmediato mis visitas se redujeron a cero durante una semana.

Pasado ese tiempo sin ni una sola visita al blog, ni siquiera casual, estas fueron recuperándose muy poco a poco...

Pero el fenómeno se ha repetido. Cada vez que sale un artículo que puede poner nervioso al régimen (y no deja de ser curioso, porque este es un blog humilde y de poco peso social) mis visitas se desploman dramáticamente para luego recuperarse, al cabo de un tiempo, muy poco a poco.

Es cierto que nunca se ha vuelto a producir el apagón total del mes de abril pasado, pero sí otros muchos parciales.

La última vez que esto ha sucedido ha sido con el artículo anterior a este y que podéis ver abajo, el titulado Escrache, Lobbies y Políticos Sin Vergüenza.

Curisidades de internet...¿no os parece?...¿o de la "democracia" en la que vivimos?

...Claro que igual son simplemente aprensiones mías...

 

REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA Y FASCISMO ENQUISTADO.

20130225123429-charly-morlock-buitre.jpg

Hay que decirlo con rotunda claridad: Joaquín Costa era un liberal y, como tal, un ser político peligroso, nocivo, totalitario, antisocial, autoritario e indeseable.

La derecha, especialmente la aragonesa, no ha dejado de incensarle y de elevarlo a los altares al tiempo que olvidaba intencionadamente sus llamadas de atención contra el caciquismo imperante (todavía hoy) y mientras propulsaba un provincianismo "regionalista" o "nacionalista" de raíz ultracatólica que venía a desvirtuar la verdadera naturaleza de los pueblos por él caricaturizados borrando de la ecuación social y cultural la vigencia de los movimientos revolucionarios para presentar una facies cultural prefabricada al gusto de la oligarquía y la iglesia donde los obreros de izquierdas eran sustituidos por devotos pobres partidarios del régimen y los poderes establecidos a los que, en ocasiones, dentro del imaginario acotado se les permitía un cierto ascenso social por medios que no comprometiesen el monopolio económico de la oligarquía dominante (el toreo, por ejemplo, acaso más tarde el deporte, siempre para las mujeres la prostitución teniendo bien claro que luego debían arrepentirse, retirarse del mundo y donar sus ganancias a cualquier institución pía, es decir: la iglesia).

Desde la zarzuela al cine ese "regionalismo" casposo y políticamente interesado, impregnó todas las facetas de la cultura popular española y sigue haciéndolo: no deja de asomar una y otra vez en las series de televisión, por ejemplo.

No debemos olvidar que el propio Costa, cuya labor política llevó a la constitución de una Liga Nacional de Productores, es decir: a la implementación de un lobby de oligarcas en abierta pugna con los sindicatos de clase obrera y cuyos efectos más llamativos conducirían al bandolerismo del sindicalismo libre primero y al terrorismo falangista después, recetaba como tónico indispensable para la regenaración social un "cirujano de hierro" y que esa figura retórica llevó primero a la dictadura de Primo de Rivera (no es casualidad que su hijo José Antonio acabase siendo fundador de la Falange) y a la de Franco después. En conjunto dos periodos (1923-1930 y 1936-1975) de férreo régimen fascista del que nuestros actuales gobernantes son herederos directos.

Por eso escuchar la palabra "regeneración" aplicada a la política por la derecha resulta tan preocupante como escuchar en sus labios la palabra "reformismo".

Debemos estar atentos porque tanto la "regeneración" como el "reformismo" de la derecha nos conducen al mismo sitio...y ya sabemos que no es bueno.

NOTA.- La fotografía es de Charly Morlock.

Etiquetas: , , , ,

BULGARIA: SÍ, SE PUEDE.

¿Cuantos minutos de televisión han dedicado los canales del régimen, es decir: todos, a la dimisión del gobierno búlgaro acosado por las manifestaciones de su pueblo? La respuesta es un índice absolutamente fiable de la neutralidad de los mismos, de la falta de censura que se vive en España y de la urgente necesidad de echar abajo el ilegítimo régimen que padecemos desde sus mismas raíces: las del predominio oligárquico.

¿Qué ha sucedido en Bulgaria?

Nada que no se haya visto mil veces en las ilegítimas y nocivas criptodictaduras liberal-parlamentarias.

En 2004 Bulgaria entró en la OTAN, en 2007 en la UE y, lógicamente, se aplicó en el país la nefasta doctrina neoliberal. Las compañías eléctricas fueron privatizadas, se convirtió un servicio público en un negocio privado (algo que de facto es inmoral, antipatriota e ilícito) y, consecuentemente, los precios se dispararon ascendiendo en progresión geométrica mientras la calidad del servicio empeoraba. Siempre sucede lo mismo cuando se privatizan los servicios públicos.

Bien, el pueblo, harto de ser robado, salió a la calle y tras diez días de movilizaciones el gobierno búlgaro ha dimitido. El presidente del mismo dijo al hacerlo que no puede haber democracia con un parlamento rodeado de policía y vallas.

Al mismo tiempo, en España, el ilegítimo parlamento del ilegítimo régimen que padecemos se reunía cercado de policías y de vallas (¿Qué institución democrática debe ser defendida de su propio pueblo?, me pregunto) para que el bipartidismo compuesto (hay que contar también los partidos turnistas minoritarios y periféricos) cacarearan sin decir nada excepto que el pueblo va a seguir sometido a la bota de la oligarquía, a las exacciones del fanatismo neoliberal, sojuzgado por el capital extranjero. Para decir lo que han dicho siempre y pavonearse amparados en votos que carecen de validez, al menos desde la indigna e ilegítima reforma de la constitución de 2011...

En España el gobierno intruso no va a dimitir: antes llegará al asesinato como ya ha llegado a la tortura y a la represión indiscriminada. La oposición turnista tampoco dimitirá...todo seguirá igual.

Pero Islandia lo demostró, Bulgaria ha vuelto a demostrarlo: sí, se puede.

¿Para cuando una huelga general revolucionaria e indefinida? Hay que paralizar el régimen para que España consiga su democracia.

¡Sublevaos!

Etiquetas: , , , , ,

EL BAÑO DE REALIDAD DE BEATRIZ TALEGÓN EN MADRID

Una de las primeras cosas que debe tener en cuenta un historiador a la hora de realizar sus análisis es algo en lo que no solemos reparar habitualmente y es que la verdad oficial no coincide nunca con la realidad. Más bien la enmascara, porque es la visión interesada del poder y su justificación.

Ocurre a menudo, cuando los regímenes son fuertes, que esa visión interesada trasciende y se extiende llegando a constituir un superyo de la sociedad. Pero cuando los regímenes están en decadencia la realidad siempre acaba imponiéndose mientras que la verdad del régimen retrocede rápidamente hacia los límites de los palacios y los edificios institucionales.

Curiosamente mientras esos límites persisten, mientras la realidad no entra de un modo u otro (generalmente solo existe uno: la fuerza) en los reductos del régimen, este persiste y se retroalimenta sin solución de continuidad  ni mirar jamás a la calle. Uno de los mejores ejemplos que podemos presentar de este interesante fenómeno es la Ciudad Prohibida y su corte durante la tolerancia de la República China con el emperador Pu Yi (1912-1917). Muros adentro del palacio el imperio persistía, todo seguía como siempre...muros afuera nada era igual. El poder, en cuanto estructura jerárquica y explicación interesada de la realidad, siempre funciona con idénticos modos, es profundamente autista.

Y el gran problema de todo régimen es precisamente ese: no lograr imponer su verdad sobre la realidad. Cuando la decadencia hace retroceder rápidamente su demagogia hacia los muros protegidos por la policía. Es  ese momento el más peligroso porque la tentación es siempre idéntica: combatir la frustración propia y la desafección ajena a viva fuerza. También el más esperanzador porque ese lento hundimiento suele tender a un punto de no retorno donde el cambio es inevitable.

Las revoluciones, hay que admitirlo, no se hacen en las calles y a tiros, eso es tan solo una consecuencia. La causa está en la pérdida de terreno social de la ideología del régimen, en la inadecuación de su verdad oficial con la realidad.

¿Qué hemos visto en el caso de Beatriz Talegón?

La confrontación entre régimen y realidad.

1º.- Un ave del aparato que, ella misma lo reconoce, inducida por sus jefes directos, lanza un mensaje demagógico en un conciliábulo del mismo aparato. Nada demasiado comprometedor: el clásico discurso de la "pureza y entusiasmo juveniles": tenemos que ser más auténticos, renunciar a los hoteles de cinco estrellas, a nuestros privilegios, implicarnos con la gente de la calle...simple demagogia que, además, se publicita adecuadamente para dar al pueblo una falsa sensación de renovación. Falsa entre otras cosas porque no habla una disidente ni una militante de base (una secretaria general de un organismo internacional que viene de ser asesora y con menos de treinta años anda ya encaramada en el aparato ni es ni ha sido nunca una militante de base) ni dice nada que no le hayan marcado.

2º.- Como no podía ser de otro modo, los medios propagandísticos del régimen se entregan a la alharaca. Se trata de hacer pensar al pueblo que el régimen puede perpetuarse, puede seguir ofreciendo respuestas. Cierto es que hay una generación corrompida, emponzoñada, gastada...pero, por fortuna, hay jóvenes "puros"...es el mensaje que les conviene difundir.

3º.- El ave del aparato, endiosada por los medios, se cree las propias mentiras propagandísticas del régimen, confunde la verdad del régimen con la realidad, sale a la calle y la realidad le propina una bofetada.

4º.- ¿Qué hace la chica?...según la leyenda, Buda, que vivía una situación similar a la de Beatriz Talegón, encerrado en un palacio principesco que nada tenía que ver con la realidad del pueblo, al sufrir la confrontación, lo abandonó todo y cambió la verdad del régimen por una verdad ensoñada. Talegón ha venido a seguir un camino similar. No ha abandonado el palacio como hizo Sidarta, ha corrido, en cambio, a refugiarse en él, en el partido y los medios afines al régimen, para hacer demagogia y mentir sobre lo sucedido (que fueron una minoría agresiva y radical los que la abuchearon, cuando las imágenes demuestran que es toda la manifestación;que eran agresivos, cuando nadie la tocó...). Conclusión: en esta chica solo podemos encontrar demagogia y falta de valor moral y de capacidad regeneradora. Es un ejemplo mucho más que notorio de la imposibilidad de renovación dentro del régimen.

Y, lo peor de todo, es que a lo mejor llega a tener una carrera política larga y brillante.

Etiquetas: , , , ,

¿PARA QUÉ SIRVE EL CONGRESO?

En un día en el que el presidente del gobierno intruso, Rajoy, reconoce que no ha cumplido con su programa electoral, con las promesas hechas a los ciudadanos, pero afirma haber cumplido con "su" deber...¿para con quien? No, desde luego para con aquellos votantes a los que mintió. Podemos deducir más bien que su deber para con los poderes fácticos a los que sirve y que le recompensarán espléndidamente en el futuro con puestos en consejos de administración, en universidades privadas, con cifras millonarias por conferencias sin interés...Es decir: en un día en el que ha reconocido tácitamente su traición, su culpabilidad y la absoluta falta de democracia del ilegítimo régimen en el que el deber y la lealtad de quienes aspiran al gobierno no son para sus votantes sino para sus "patrocinadores".

En un día en el que el presidente del BCE, verdadero contubernio antidemocrático del terrorismo social imperante, del golpismo neoliberal en Europa, viene a dar instrucciones a los diputados del ilegítimo parlamento que acepta órdenes del capital imperialista extranjero en lugar de servir al pueblo y el partido gobernante hace todo lo posible porque su voz no llegue a los ciudadanos, imponiendo opacidades de todo tipo, incluidos ominosos inhibidores de frecuencia, en una demostración meridiana de que el parlamento no está al servicio de los ciudadanos, ni de la democracia ni representa en modo alguno una instancia democrática que como tal debería ser absolutamente transparente, el lugar donde la voluntad popular no solo fuera obedecida sino también escuchada e informada.

En un día en el que el parlamento se convierte en brazo armado del españolismo patriotero más rancio, improductivo y protofascista, convirtiendo en supuesto patrimonio cultural una diversión propia del turnismo y las subsiguientes dictaduras como son los toros, cuya vertiente social y política no es otra cosa que la consagración del más nefasto latifundismo y la imposición ideológica del clasismo y de la sumisión a las clases populares.

En un día en el que el presidente del gobierno intruso, además de reconocer que está al servicio de intereses extranjeros y no a los del pueblo tiene la desfachatez de afirmar que la sangrienta dictadura franquista solo fue un régimen autoritario con lo cual equipara, y no es dato baladí, el actual parlamento "democrático" con las cortes franquistas otorgándoles similar representatividad e idéntica función de altavoz propagandístico y legitimizador del régimen frente a la verdadera voluntad del pueblo.

En un día en el que una hábil finta de filibusterismo parlamentario y demagogia barata del partido criminal que sustenta el gobierno intruso busca titulares amables para con sus denostadas y despreciadas siglas admitiendo la iniciativa popular de la dación en pago que, todos los sabemos, pervertirá y manipulará en beneficio de los de siempre.

En un día así yo no puedo evitar hacerme la pregunta que da título a este artículo: ¿para qué cojones sirve el parlamento?

¿Eso es lo que esa gentuza llama democracia?...

Y, a pesar de todo, otro día más seguimos tragando mierda. ¿Hasta cuando?

Etiquetas: ,

COSAS QUE NO FUNCIONARÁN.

20130204162809-prefeitura-de-olinda.jpg

Vivimos en la cultura del parche. Ha quedado meridianamente claro ante el pueblo que el teatrillo que se montó en la transición para hacernos creer que vivíamos en democracia es inoperante, perjudicial e insostenible y desde todos los rincones del régimen aparecen técnicos del recauchutado para hacer apaños incompletos y que la deficiente maquinaria de la extorsión, el robo al pueblo, la explotación y el parlamentarismo amañado, siga moviéndose. Para que todo siga igual y beneficiando a los de siempre aunque algunos propios hayan de ser sacrificados en el ara de la ira popular y la hipocresía política.

Nos encontramos en un momento similar al del canovismo (sistema que el régimen de 1978 copió al pie de la letra) después de la crisis de 1898. Frente a los intentos regeneracionistas aparecieron los apaños del régimen: los gobiernos de concentración nacional, la represión del pueblo en las calles, la aplicación de ciertas partes de la Rerum Novarum para fingir conciencia social y apaciguar las justas protestas, la dictadura...apaños que no enmendaron nada y dieron al traste con el régimen abriendo la esperanzadora oportunidad renovadora de la II República que frustró el golpismo inherente al "sistema" que es el mismo en el canovismo, la dictadura de Primo de Rivera, la de Franco y el neocanovismo posfranquista de Juan Carlos I aunque asuma apariencias variadas. Lo hemos explicado y demostrado ya muchas veces en estas páginas.

Ahora, de nuevo ante una crisis profunda (quizá más profunda que la de 1898), surgen de nuevo "apañateguis" de salón tratando de que la bicicleta siga en movimiento aunque haya perdido las ruedas y el sillín. Y se proponen parches que no funcionarán precisamente porque son eso: parches, que no solucionan la raíz del problema. Pensemos brevemente en las posibilidades planteadas, en los diversos parches que se nos ofrecen.

A saber:

1.- DEJARLO TODO COMO ESTÁ.- Es la opción favorita de la facción aznar-rajoyista que está ahora en el poder. Sabemos que, simplemente, es inviable. No pueden dejarse las cosas como están con Bankia, la Gurtel, el Barcenasgate, el Caso Urdangarín, la estafa de las preferentes, las privatizaciones salvajes, el paro siempre creciendo, la privatización de los servicios públicos... pesando como lastres formidables sobre las manchadas manos de los aparatchis peperos. Hasta ellos mismos saben que el numantinismo, en este caso concreto, es una camino sin salida. En realidad siempre lo fue. Si alguien lo duda basta con que repase la historia y vea como acabó Numancia. ¿Fin heroíco? desde luego, soy fan de los numantinos. Pero, en cualquier caso, un fin poco práctico. Y hay que tener en cuenta que los aparatchis peperos no luchan contra un enemigo imperialista e invasor (todo lo contario: son brazos ejecutores del imperialismo yanqui-germano) sino contra el negativísimo karma de sus numerosos pecados.

2.- QUE DIMITAN RAJOY Y LOS SUYOS SIN CONVOCAR ELECCIONES.- Es lo que parece proponer el jefe del partido turnista liberal que se define como "La Oposición" y utiliza indebidamente las siglas del histórico  PSOE, completamente aniquilado y zombificado con la defenestracíón de Llopis en 1974. No hace falta ser muy listo para saber que tampoco funcionará. Lobos secundarios y hambrientos sustituirían a los lobos hartos que dejasen el puesto y las políticas nocivas, la ilegitimidad y el mal karma de las manos sucias serían los mismos, o incluso peores. Por otro lado hay que tener muy en cuenta que la ideología del PP, frenética y fanáticamente neoliberal, es la del egoísmo puro y duro. Esa gente no tiene ni moral ni conciencia suficiente para asumir el sacrificio, tan solo ambición perversa por el propio medro. Los dimitidos no tardarían en volverse contra los ascendidos, del mismo modo que la facción menos beneficiada se está moviendo ahora entre bambalinas para hacerse con el poder. Al final el PP se atomizaría y habría que terminar convocando elecciones o recurriendo a artificiosas, alambicadas y frágiles alianzas parlamentarias que tan solo agudizarían la incapacidad del gobierno intruso y del ilegítimo régimen para tomar medidas efectivas. Lo malo sería peor y, para colmo, todo se retrasaria demasiado.

3.- QUE DIMITAN RAJOY Y LOS SUYOS CONVOCANDO ELECCIONES.- Parece una opción algo mejor que la anterior, al menos se ganaría tiempo. Pero tampoco funcionaría. ¿Elecciones con la actual ley electoral?¿con partidos sin renovar?¿sin ilegalizar el PP y el PSOE que volverán a repartirse los votos mayoritarios de los incautos, los fanáticos y los indigentes mentales que constituyen la base electoral del turnismo?...independientemente de quien ganase y por cuanto, unas elecciones bajo las mismas normas, leyes y condiciones que las de 2011 vendrían a ser tan ilegítimas como aquellas, a dar otro gobierno intruso y antidamocrático y mantener a la misma casta corrupta, fuera cuales fueren sus siglas, al frente del país. O sea: que tampoco es esta una solución.

4.- PACTO ANTICORRUPCIÓN.- Sea cual sea la opción elegida entre las tres anteriores, muchos propagandistas del régimen cifran sus esperanzas de "cambio" en esta opción. ¿Un pacto anticorrupción entre políticos corruptos?¿Los mismos de siempre ocupando los mismos puestos y las mismas posiciones de siempre pero jurándonos por el Niño jesús que van a ser buenos?...Tampoco es una opción y, la sola propuesta supone ya de por sí un insulto a la inteligencia del pueblo. (Y ojo que digo pueblo y no electorado).

5.- PROCESO CONSTITUYENTE.- Esta parece la opción más radical, la más rompedora, la más extrema...pero tampoco sirve de nada. Una nueva constitución es solo cambiar el catecismo dejando en pie las parroquias y los obispos. Que nadie se alarme: no estoy haciendo un alegato anticlerical en este caso (aunque anticlerical, como buen demócrata, soy), se trata tan solo de una metáfora. El problema que tenemos, el verdadero, el que gravita sobre cualquier solución que tratemos de adoptar no es político sino social. Mientras la oligarquía que se aupó al poder con las concesiones de Primo de Rivera y las indulgencias de Franco y que impuso durante el felipismo y el aznarato la cultura del pelotazo siga intacta, rija la constitución que rija, seguiremos en las mismas. No puede haber un proceso constituyente efectivo, ni una verdadera solución a nuestros problemas sin una radical y efectiva revolución social. Hay que reequilibrar la sociedad española para que sea verdaderamente democrática. Nuestra única solución es la revolución y esa no depende de partidos untados ni de sindicatos vendidos. Depende del pueblo. De vosotros...y estáis demostrando no estar a la altura de las circunstancias históricas.

En cualquier caso a fuer de demócrata, español y patriota, debo insistir: ¡Sublevaos!

NOTA.- La fotografía es de la Prefaitura de Olinda.

Etiquetas: , , , , , , ,

IZQUIERDA UNIDA Y LA CONTRAPRODUCENTE FICCIÓN DE LA HEGEMONÍA COMUNISTA.

20121220160221-erprofe.jpg

Hace mucho tiempo, demasiado, que el PCE en todas sus formas se ha convertido en una rémora para la evolución de la izquierda española. Si se me apura diré que ya se había constituido en tal durante la Segunda República y que después de su sangriento golpe de estado estalinista contra el POUM y la CNT en 1937 quedó por completo desprestigiado como alternativa política. De hecho, su crecimiento durante el franquismo no procedió de la convicción popular sino de la financiación externa (principalmente soviética aunque habría que mirar con lupa las cuentas del partido en su finta hacia el eurocomunismo y quizá nos llevaríamos alguna sorpresa) y de la propaganda que el propio anticomunismo del régimen le proporcionó junto con la sempiterna guerra sucia (y colaboracionista) del partido o segmentos del mismo contra rivales políticos. Eso es así, y es preciso que vayamos asumiéndolo. Todos, los comunistas también.

De hecho, el problema que representa no solo el PCE sino cualquier formación marxista-leninista, maoista o similar es la constatación de la obsolescencia de sus planteamientos. Visto el devenir de la URRS, de China, de Corea del Norte, teniendo en cuenta regímenes como el de los Khemeres rojos...resulta evidente que sus principios no sirven para organizar un verdadero régimen democrático que no puede ser capitalista, pero tampoco comunista.

El comunismo jamás representó una verdadera opción revolucionaria. Basta examinar la historia de la URRS para comprobarlo. Se limitó a desplazar a la oligarquía burguesa sustituyéndola por la del partido manteniendo un sistema socialmente piramidal y heredero de la jerárquica y pacata moralina hegeliana dentro del cual se reprodujeron todos los males y errores del mundo capitalista (desde el totalitarismo al caudillismo, desde la corrupción a la desigualdad) y cuando, a principios de los ochenta, Gorbachov amenazó con volver a la esencia de la retórica comunista las élites beneficiadas por el viciado régimen perdieron literalmente el culo, permítaseme el vulgarismo, para afianzar su poder saltando al capitalismo. ¿No es suficiente ejemplo?...mírese China.

Se me dirá que el PCE viró a tiempo, que Santiago Carrillo evolucionó en los setenta hacia el eurocomunismo...es decir: hacia la social-democracia. Y la historia ya ha demostrado hasta la saciedad que la social-democracia es una opción política perversa destinada a defender, como mucho, un tímido keynesianismo legitimador del régimen capitalista.

Para ninguno de esos dos viajes, ni para el comunismo real ni para el eurocomunismo social-demócrata necesitamos alforjas.

El problema que sufrimos en España es que el PCE, cual virus astuto, supo recubrirse a tiempo de una carcasa protectora que enmascarara su verdadera esencia (sea esta marxista-leninista o eurocomunista) permitiéndole seguir aspirando a luchar por la hegemonía de la izquierda. Lucha que ,siendo de vital importancia para el aparato del PCE, ha servido tan solo para debilitar global y fatalmente la renovación social e ideológica de la izquierda.

Izquierda Unida ha servido, desde su fundación, únicamente para que el PCE pugne por mantener su hegemonía dentro de una izquierda cada vez más anoréxica y con menos contenido. Ha servido, literalmente, para sepultar cualquier posibilidad de verdadera evolución democrática cediendo todo el espacio y la iniciativa política a los partidos del régimen.

Y desde el 2011 no ha cambiado nada.

Desde el principio el PCE jugó, junto con otras formaciones de ideología diversa y mentalidad totalitaria partidista, a pilotar el movimiento ciudadano. A parasitarlo para ponerlo bajo control del aparato y asegurar una vez más, aun a costa de acabar con cualquier posibilidad de crecimiento y cambio social y político, la hegemonía del PCE sobre un sector del espectro ciudadano, el más valioso y esperanzador.

Y, a juzgar por los últimos movimientos del partido, no ha cambiado nada.

Aspira ahora Izquierda Unida a convertirse en la Syriza española (declaración de intenciones por lo demás bastante preocupante ya que la formación griega a pesar de los pesares es poco más que un efluvio tardío del más perjudicial eurocomunismo y, por lo tanto, un instrumento inútil para la transformación política y social como demuestra, entre otras cosas, que se esté dejando ganar la calle por la extrema derecha apoyada por el régimen y su policía) y para ello apuesta por integrar en sus organigramas a "líderes" y "organizaciones" surgidas de las movilizaciones habidas en España desde mayo de 2011.

Puede parecer el camino adecuado pero no lo es si se trata tan solo de un proceso de camuflaje, un medio cosmético de volver a situar al PCE en el núcleo de un caballo de Troya electoral destinado a acaparar votos, incluso a alcanzar el gobierno, sin aspirar a cambiar nada ni en el ámbito constitucional ni en el aparataje partidario.

Que la izquierda debe unirse en un frente amplio para desalojar a los golpistas neoliberales no solo del gobierno sino de la sociedad, resulta indiscutible, yo mismo llevo años proclamándolo. Que los estratos sociales que debe movilizar la izquierda para ser efectiva desbordan con mucho la tradicional clase obrera abarcando incluso sectores altos de la clase media, también. Que el modelo a alcanzar debe diferir de la Unión Soviética, no ofrece duda. De hecho debemos reinventar la izquierda desde su raíz misma y ese proceso es incompatible con las ansias hegemónicas del PCE.

El primer paso para la reinvención de la izquierda en España es la disolución del PCE y su renuncia tanto al modelo soviético como a la criptosocialdemocracia del eurocomunismo carrillista. El futuro no está en 1917 y, si no nos ponemos las pilas, tampoco estará en 2017.

NOTA.- La fotografía es de Erprofe.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

POR LA UNIÓN DE REPÚBLICAS SOCIALISTAS EUROPEAS

¿A alguien le queda todavía alguna duda de que dentro del régimen liberal capitalista los únicos que se benefician son los oligarcas, los que manejan los grandes bancos y multinacionales?¿A alguien le queda alguna duda de que los recursos económicos son limitados y que el único modo de que unos pocos acaparen mucho es que la mayoría lo pierda todo?¿A alguien le queda alguna duda de que la Unión Europea es un instrumento totalitario y cada vez más autoritario del golpismo oligárquico, de que su única función es ponerse al servicio de los criterios de privatización, de eliminación de derechos sociales y políticos acordados por los fanáticos ultraliberales en la OMC en 1994?¿De que si seguimos así la UE se convertirá no tardando mucho en una especie de IV reich...?...¿y que esta vez nos tocará a los mediterráneos el papel de judíos...?

Pues bien: no podemos seguir así. Hay que replantear la realidad, abrir horizontes y caminos. Mientras nuestro presente y nuestro futuro, mientras nuestra condición venga marcada por los designios de la ortodoxia neoliberal no podemos esperar nada, habremos de abandonar toda esperanza, como en el infierno de Dante que, por otro lado, es lo que el régimen vigente nos destina y nos reserva. Somos condenados sin culpa, aunque culpabilizados para justificar un castigo que significa el beneficio de nuestros amos. El único camino de salvación es cambiar los parámetros, aspirar al paraíso.

Somos esclavos y por lo tanto nuestro único medio de liberación es la sublevación y, para ello, debemos olvidar los mitos interesados impuestos y promocionados por el poder, dejar de creer en la ficción tejida por quienes quieren dominarnos y ser capaces de generar escenarios nuevos, primero en nuestras mentes y corazones, luego conquistando la realidad.

Y la primera superstición que debemos eliminar en nuestras mentes es la equivalencia artificial entre parlamentarismo liberal y democracia. Ya hemos hablado hasta la saciedad de ello en estas páginas y por lo tanto no abundaremos en este artículo. Pero el hecho es que no puede existir una verdadera democracia sin un efectivo reparto de los recursos y una sociedad abierta sin cargas morales procedentes de apriorismos religiosos ni barreras invisibles que impidan el progreso social vinculado al mérito. Sin unas condiciones de base homogéneas en las que un rico y un pobre tengan la misma formación, las mismas oportunidades laborales y el mismo soporte médico y social. Sin  una sociedad en donde, de hecho, no existan verdaderos abismos económicos entre unos y otros.

Evidentemente la Unión Europea está al servicio de ese espejismo del parlamentarismo liberal y no resulta útil como instrumento verdaderamente democrático, de modo que hay que destruirla como molde inútil, resetearla, someterla a una profunda metamorfosis democratizadora.

Y hay que insitir: la democracia no está en las elecciones y los parlamentos, aunque estos puedan formar parte de ella, la democracia está en una sociedad igualitaria y libre que erija igualitarismo y libertad a referencias fundamentales de su entidad constitucional.

¿Dónde encontrar un modelo que garantice dichos valores?...evidentemente en el socialismo democrático que, ojo, no tiene nada que ver con la corrupta socialdemocracia y mucho menos con el totalitarismo comunista.

La única opción para conseguir una unidad europea verdaderamente democrática es la toma del poder por el pueblo en los diferentes países y el establecimiento de una Unión de Repúblicas Socialistas de Europa. Unas repúblicas donde la democracia abarque desde el asamblearismo de barrio y la implicación de la sociedad en las decisiones políticas no necesariamente (es más: a ser posible sin ser) canalizadas por partidos u otras superstructuras de poder. Unas repúblicas donde el poder municipal, regional, nacional y federal no se contaminen entre sí permaneciendo separados y apartados de superstructuras globalizadoras (léase partidos o asociaciones de cualquier tipo que actúen en los diversos ámbitos), donde los poderes ejecutivos, judiciales y legislativos mantengan realmente su independencia. Unas repúblicas donde no se admita la articulación de ideologías egoístas o antidemocráticas y donde la democracia, la libertad personal dentro del respeto a los demás, surja desde una enseñanza libre de tabúes religiosos y supersticiones impuestas y se plasme en una legislación con las mismas características. Unas repúblicas en las que la sociedad sea horizontal, libertaria y la economía se articule en beneficio común y no como vehículo de la avaricia privada.

Estos son mis principios. Y, lo siento, si no les gustan no voy a cambiarlos. La democracia ni se modula ni se discute: se conquista.

Etiquetas: , , ,

CLEPTOCRACIA ESPAÑOLA.

Lo de Díaz Ferrán, antiguo dirigente de la CEOE, no es una excepción, es un síntoma. Una muestra de la calidad moral y política de quienes manejan los hilos en España.

Desde estas páginas llevamos años denunciando que no hay democracia ni prosperidad posible si no eliminamos a la oligarquía que lleva casi doscientos años parasitando el país y procedemos a reestructurar el orden social, económico y moral de España generando acto seguido una realidad política nueva y completamente diferente.

Lo sucedido con Díaz Ferrán, como lo sucedido con Ruiz-Mateos, las diversas tramas de corrupción político-empresarial a todos los niveles, la estafa del llamado rescate a la banca no son sino síntomas evidentes de una gravísima enfermedad parasitaria que sufrimos todos, que representa el mal colectivo de la nación: la oligarquía cleptocrática.

Hay una casta de ladrones, sinvergüenzas y criminales de diversa laya que han convertido el estado en un zombi de sus intereses, de sus sucios manejos, de sus fraudes, robos y chanchullos. Una mafia que solo sabe poner el cazo para ordeñar la vaca de España, privatizar ilegítimamente, arrebatar al pueblo sus derechos sociales y civiles, explotarlo, exigir un retorno al feudalismo y la esclavitud y aliñar ese criptogolpismo protofascista con leyes restrictivas de las libertades públicas que prostituyen la democracia (si democracia podemos llamar al parlamentarismo liberal, cosa bastante dudosa) y con la represión directa de cualquier asomo de legítima protesta.

Ese es el problema. Y lo sabemos. Sabemos también que solamente tiene una solución: es preciso derribar el régimen.

Y es ahí donde nos encontramos con el verdadero problema, y es triste que tenga que seguir repitiendo lo mismo a estas alturas: vuestra ignorancia y vuestra cobardía.

Ninguna tiranía dura si el pueblo que la sufre merece ser libre. Con la perspectiva histórica de la que disfrutamos podemos afirmar que solo merecéis ser lo que sois: periecos en proceso de hilotización. En otras palabras: gentuzilla despreciable.

Etiquetas: , , ,

FEDERALISMO ESPAÑOL: AHORA, NO.

20121111124427-sotomayor.jpg

Que España no es Castilla es la principal máxima a tener en cuenta a la hora de abordar cualquier pretendida articulación estatal en España. Parece una obviedad pero es una realidad que ha tratado de negarse desde que Carlos I de Habsburgo tuvo que enfrentarse a las cortes aragonesas en Zaragoza entre mayo y julio de 1518. Aquel flamenco que ni siquiera hablaba castellano y menos aragonés o catalán, no podía entender ni aceptar que la Corona de Aragón mantuviera su independencia política y legislativa. Y ninguno de sus sucesores lo quisieron comprender. Su hijo, Felipe II, llegó a invadir el Reino de Aragón para quebrantar sus fueros y poner fin a su autogobierno en 1591.

En 1648, el duque de Híjar, descendiente directo del Casal Real de Aragón, intentó una sublevación contra Castilla similar a las de otros territorios españoles sublevados, sin éxito.

Con los Borbones el centralismo, es sabido, se acentuó llegándose a la ignonimia de los Decretos de Nueva Planta en 1707 que, ni de lejos, como demostró el carlismo en la primera mitad del siglo XIX, sirvieron para apagar los ecos de la diversidad constitucional y territorial de España.

De modo que sí: cualquier articulación estatal y política de España debe pasar indefectiblemente por el hecho de que España no es Castilla y que la unidad española debe articularse en la diversidad y el autogobierno y debe pasar también, sin falta, por la desaparición de la oligarquía centralista establecida y fortalecida en Madrid y los latifundios castellano-andaluces desde la época de Isabel II. Si a eso le queremos dar el aspecto de una organización federal, está bien.

Pero ahora, no. No es el momento. Avanzar en estos momentos hacia el federalismo en España sería destruír el país, atomizarlo y conducir a sus clases medias y bajas a la esclavitud con respecto a las diversas oligarquías locales.

Antes de articular territorialmente España es preciso articularla socialmente. Convertirla en una verdadera democracia, lo que implica, de facto, echar abajo sus oligarquías (tanto la centralista como las periféricas) y proceder a una efectiva reestructuración social, económica y política. Solo entonces, en el seno de una república verdaderamente igualitaria y democrática, podría procederse a una reestructuración territorial que reconociese su historia y legado cultural a los diferentes segmentos que conforman el todo español.

Anteponer el federalismo, o cualquier solución territorial (sea secesionista, sea unionista), a la estructuracion social de España es apostar por el conflicto, la guerra civil y la destrucción política, económica y social del país porque supondría dejarlo en manos de las oligarquías corruptas, incompetentes, violentas, explotadoras, egoístas y nocivas que todos conocemos.

El principal problema de España son esas oliarquías que, por lo demás, fueron las que enquistaron el conflicto territorial en su enfrentamiento arancelario de la segunda mitad del siglo XIX.

Solo cuando España sea una verdadera democracia podrá procederse a abordar debidamente el asunto territorial.

Quienes ahora hablan de federalismo sin tratar de arreglar primero el cáncer polioligárquico solo pueden ser considerados irresponsables, estúpidos y traidores a España.

NOTA: La fotografía es de A. Sotomayor.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

LA INELUDIBLE ILEGALIZACIÓN DEL PP

El PP es un partido terrorista y antiespañol. Ya lo demostramos en numerosos artículos de estas mismas páginas especificando los artículos del código civil que vulneran las actuaciones de sus gobernantes (por ejemplo en Copago, Prevaricación y Terrorismo Social del 25 de octubre de 2011) por ello debería ser ilegalizado de inmediato según permite la ley de partidos políticos, especialmente en el artículo 9 que reproducimos y comentamos someramente a continuación:

1. Los partidos políticos ejercerán libremente sus actividades. Deberán respetar en las mismas los valores constitucionales, expresados en los principios democráticos y en los derechos humanos. Desarrollarán las funciones que constitucionalmente se les atribuyen de forma democrática y con pleno respeto al pluralismo.

2. Un partido político será declarado ilegal cuando su actividad vulnere los principios democráticos, particularmente cuando con la misma persiga deteriorar o destruir el régimen de libertades o imposibilitar o eliminar el sistema democrático, mediante alguna de las siguientes conductas, realizadas de forma reiterada y grave:

  1. Vulnerar sistemáticamente las libertades y derechos fundamentales, promoviendo, justificando o exculpando los atentados contra la vida o la integridad de las personas, o la exclusión o persecución de personas por razón de su ideología, religión o creencias, nacionalidad, raza, sexo u orientación sexual.- Por ejemplo en la implementación de sus políticas y expresión de opiniones sobre homosexuales e inmigrantes. O la exclusión social de grandes masas de población por causa de las políticas privatizadoras y clasistas de los gobiernos del PP.

  2. Fomentar, propiciar o legitimar la violencia como método para la consecución de objetivos políticos o para hacer desaparecer las condiciones precisas para el ejercicio de la democracia, del pluralismo y de las libertades políticas.- El presupuesto en represión, en material antidisturbios, ha pasado de 170000 euros en 2012 a más de 3 millones previstos para 2013 además de haber cambiado leyes para dificultar la protesta pacífica de los ciudadanos, señal inequívoca de que el ejecutivo del PP, como ya hemos visto, va a imponer su ideología y sus nocivas y corruptas políticas mediante la violencia.

  3. Complementar y apoyar políticamente la acción de organizaciones terroristas para la consecución de sus fines de subvertir el orden constitucional o alterar gravemente la paz pública, tratando de someter a un clima de terror a los poderes públicos, a determinadas personas o grupos de la sociedad o a la población en general, o contribuir a multiplicar los efectos de la violencia terrorista y del miedo y la intimidación generada por la misma.- Bancos y multinacionales que en la consecución de sus intereses económicos ejercen manifiestos métodos mafiosos y terroristas cuentan con el apoyo del ejecutivo del PP, también plegado a los intereses coloniales extranjeros que se imponen en España a pesar de suponer la miseria e incluso la muerte para millones de españoles.

3. Se entenderá que en un partido político concurren las circunstancias del apartado anterior cuando se produzca la repetición o acumulación de alguna de las conductas siguientes:

  1. Dar apoyo político expreso o tácito al terrorismo, legitimando las acciones terroristas para la consecución de fines políticos al margen de los cauces pacíficos y democráticos, o exculpando y minimizando su significado y la violación de derechos fundamentales que comporta.- ¿ Y no está el PP legitimando las acciones de bancos, multinacionales y especuladores extranjeros al margen de los cauces democráticos y pacíficos y exculpando y minimizando la violación de los derechos fundamentales de los españoles?

  2. Acompañar la acción de la violencia con programas y actuaciones que fomentan una cultura de enfrentamiento y confrontación civil ligada a la actividad de los terroristas, o que persiguen intimidar, hacer desistir, neutralizar o aislar socialmente a quienes se oponen a la misma, haciéndoles vivir cotidianamente en un ambiente de coacción, miedo, exclusión o privación básica de las libertades y, en particular, de la libertad para opinar y para participar libre y democráticamente en los asuntos públicos.- Recordemos que para ellos el pueblo es "el enemigo" y que todo el que se les opone es un "radical antisistema"...recordemos las campañas de identificación y multas de manifestantes pacíficos, etc...

  3. Incluir regularmente en sus órganos directivos o en sus listas electorales personas condenadas por delitos de terrorismo que no hayan rechazado públicamente los fines y los medios terroristas, o mantener un amplio número de sus afiliados doble militancia en organizaciones o entidades vinculadas a un grupo terrorista o violento, salvo que hayan adoptado medidas disciplinarias contra éstos conducentes a su expulsión.-¿Queda alguna duda de que los gobiernos del PP están repletos de individuos vinculados a los terroristas financieros que causaron la crisis y ahora la aprovechan para ejercer el terrorismo social contra el pueblo?¿Queda alguna duda de que ninguno de ellos ha rechazado públicamente los fines y los medios de esas organizaciones?¿No están esas mismas organizaciones atestadas de dirigentes vinculados al PP?

  4. Utilizar como instrumentos de la actividad del partido, conjuntamente con los propios o en sustitución de los mismos, símbolos, mensajes o elementos que representen o se identifiquen con el terrorismo o la violencia y con las conductas asociadas al mismo.-Basta analizar las declaraciones de ministros, diputados y delegados del gobierno para colmar este apartado así como recopilar las actuaciones represivas dirigidas desde el gobierno del PP y secundadas por el partido.

  5. Ceder, en favor de los terroristas o de quienes colaboran con ellos, los derechos y prerrogativas que el ordenamiento, y concretamente la legislación electoral, conceden a los partidos políticos.-  Basta examinar las listas electorales del PP y a quien han llevado a las instituciones minándolas de terroristas sociales.

  6. Colaborar habitualmente con entidades o grupos que actúen de forma sistemática de acuerdo con una organización terrorista o violenta, o que amparan o apoyan al terrorismo o a los terroristas.- Bankia, la UE...la lista es larga.

  7. Apoyar desde las instituciones en las que se gobierna, con medidas administrativas, económicas o de cualquier otro orden, a las entidades mencionadas en el párrafo anterior. .-Lo dicho.

  8. Promover, dar cobertura o participar en actividades que tengan por objeto recompensar, homenajear o distinguir las acciones terroristas o violentas o a quienes las cometen o colaboran con las mismas..- ¿Alguna duda a este respecto?

  9. Dar cobertura a las acciones de desorden, intimidación o coacción social vinculadas al terrorismo o la violencia.- Hemos demostrado hasta la saciedad en estas mismas páginas que el gobierno del PP ejerce el terrorismo de estado de baja intensidad a través de sus medios propagandísticos y represivos. Pero de baja intensidad o no, sigue siendo terrorismo de estado.

4. Para apreciar y valorar las actividades a que se refiere el presente artículo y la continuidad o repetición de las mismas a lo largo de la trayectoria de un partido político, aunque el mismo haya cambiado de denominación, se tendrán en cuenta las resoluciones, documentos y comunicados del partido, de sus órganos y de sus Grupos parlamentarios y municipales, el desarrollo de sus actos públicos y convocatorias ciudadanas, las manifestaciones, actuaciones y compromisos públicos de sus dirigentes y de los miembros de sus Grupos parlamentarios y municipales, las propuestas formuladas en el seno de las instituciones o al margen de las mismas, así como las actitudes significativamente repetidas de sus afiliados o candidatos.- Un análisis detallado de todo ello desde al menos 1989, por no hablar de toda la historia del partido, bastaría para ilegalizar mil veces el PP.

Serán igualmente tomadas en consideración las sanciones administrativas impuestas al partido político o a sus miembros y las condenas penales que hayan recaído sobre sus dirigentes, candidatos, cargos electos o afiliados, por delitos tipificados en los Títulos XXI a XXIV del Código Penal, sin que se hayan adoptado medidas disciplinarias contra éstos conducentes a su expulsión.

Etiquetas: , , , , ,

OTROS MÉTODOS (ASTURIAS, SI YO PUDIERA CANTARTE...)

 Otra vez miles de manifestantes se han reunido pacíficamente a la distancia del congreso que los mercenarios del poder les han permitido y han protestado contra los actos de traición y terrorismo social que se están perpetrando en su interior por diputados elegidos ilegalmente y que solo sirven a los intereses colonialistas de sus amos extranjeros. Y no ha servido de nada. Como no servirá de nada la huelguita general de un solo día (para solicitar no un cambio de régimen sino un mísero referendum que ni siquiera sería vinculante y que legitimaría el ilegítimo régimen vigente, que parece ser que, junto con el mantenimiento de su estatus dentro del mismo, es lo que buscan los sindicatos mayoritarios) que se ha convocado para el 14 de noviembre.

Al poder no le importan nada los ruegos de sus súbditos. Harán lo que tienen previsto: sacrificar al pueblo en el ara de la oligarquía corrupta y vendida a amos extranjeros y lo harán sin parpadear. Su filosofía ya la gritó aquella hija de Fabra en ese mismo parlamento ocupado por enemigos del pueblo sin representatividad ninguna: ¡Que se jodan!

Gandhi, no os confundáis, jamás derrotó al imperio británico. Los ingleses se fueron de la India después de perder su condición de potencia a manos de los japoneses en 1940 y de que los Estados Unidos no les permitiesen recuperarla en 1945. Los métodos de Gandhi no son efectivos. No al menos utilizados en exclusiva.

Con esos métodos jamás hubiéramos expulsado a los franceses invasores en 1808. Y nuestra situación actual es muy similar a aquella, máxime si se pide el rescate. En apariencia no se ha roto la legalidad vigente pero en la práctica vivimos una invasión bajo un gobierno títere que bien puede considerarse intruso como el del Gran Duque de Berg, desde el momento en que se ha desconocido y reformado la constitución para permitir nuestro sometimiento y quitar la soberanía de manos del pueblo para entregarla al imperialismo extranjero.

La soberanía nacional pertenece al pueblo, no a las instituciones ilegítimamente elegidas y al servicio de intereses extranjeros.

Ni el gobierno, ni el rey, ni los diferentes parlamentos, ayuntamientos y demás instituciones son legítimas. La legitimidad está en la acción del pueblo. España debe ser reconquistada.

Y, para conseguirlo, está claro que son precisos otros métodos que los utilizados hasta ahora.

En conclusión: Asturias, si yo pudiera cantarte...

PD.- Por cierto: ¿lo del 718 en Covadonga sería una asamblea pacífica en la que irrumpieron los antidisturbios de la época?...es un chiste.

Etiquetas: , , , , , ,

DIME CON QUIEN ANDAS...

20121023160336-publikaccion-kio.jpg

En España decir que el rey es corrupto, que se ha enriquecido fraudulentamente y que ello demuestra que el régimen es una monarquía bananera basada en la cleptocracia de las oligarquías de siempre está tipificado como delito. De modo que no lo diré.

Tampoco dispongo de pruebas para afirmarlo con plena rotundidad. Es más: me preguntó qué le sucedería a alguien que tratara de conseguirlas, que se atreviese si quiera a iniciar semejante investigación.

De modo que me atendré, para expresar una impresión que no solo me ronda a mí, creo incluso que ahora que  la parte sana de la sociedad empieza a despertar se está constituyendo en mayoritaria, al acerbo de la sabiduría popular.

Y, precisamente, uno de los refranes más sabios de la misma reza así: dime con quién andas y te diré quién eres.

¿Alguién duda de la verdad que encierra este aserto?¿Puede ponerse en tela de juicio?...

Pues bien. Sin decir lo que la censura de este régimen partitocrático pero no democrático me impide decir y protestando viva y expresivamente de que ni lo digo ni lo quiero decir...¡Dios, el de Benedicto, salve al Rey (Borbón)!...no puedo resistirme a recapitular interesantes coincidencias.

Acabamos de enterarnos de que Patxi Garmendia, un empresario criador de perdices amigo del rey, se ha visto implicado en la trama de blanqueo de dinero de la mafia china en España. Coincidencia, sin duda. Como es coincidencia que el propio monarca aparezca fotografiado con el padrino Gao Ping, se le acerca tanta gente...(aunque es más fácil verlo fotografiado con ricos y poderosos empresarios de dudosa moralidad que con pobres y obreros de la calle, hay que decirlo todo)...y hasta podemos atribuir a una chiquillada sin malicia que el patrimonio nacional se dedicara a pagarle a Garmendia decenas de miles de sus perdices  para que Juan Carlos I pudiera cazarlas cerca de Madrid cuando no salía al extranjero a matar osos borrachos o elefantes indefensos.

Grano no hace granero, de acuerdo.

Pero si hacemos memoria Garmendia no es el primer amiguito del rey pillado en malos pasos.

Y no solo amiguitos: ¿habrá que hablar de Iñaki Urdangarín y la tolerancia exhibida con él hasta que su s¡tuación resultó insostenible?¿Y el modo en que empresas indebidamente privatizadas durante el Aznarato y cedidas a  miembros de la oligarquía para su enriquecimiento colaboraron por petición regia para proporcionarle una salida?

 Ahora bien, amiguitos tampoco faltan.Podemos recordar, sin ir más lejos, a Javier de la Rosa y su clamorosa implicación en el caso KIO, holding inversor kuwaití que llegó a España en plena cultura del pelotazo por intermediación del monarca y acabó mucho más que estafado.

De la Rosa sigue en la cárcel por esta y otras jugadas. En Alcalá Meco compartió prisión con otro amiguito del rey: Mario Conde, que había llegado allí también por la probidad en sus negocios.

Del mismo modo podemos citar a Manuel Prado y Colón de Carvajal, presentado durante mucho tiempo como mano derecha del rey (a pesar de ser manco) y padre el actual presidente de Endesa (qué casualidad: siempre son los mismos) y que acabó en la cárcel de Sevilla por sus chanchullos, incluidos algunos con De La Rosa...

Y son solo algunos ejemplos de "amigos" del rey que acaban en la cárcel por corruptos. Tampoco la figura del Príncipe de Asturias queda limpia de polvo y paja, sin ir más lejos ahí está el caso de Kiko Sánchez Luna...

Tampoco es nada nuevo. Ya explicamos en De Aquellos Corruptos Polvos...los negocios sucios del Duque de Riánsares y su esposa, la madre de Isabel II, y en el futuro es posible que hablemos del modo en que el hecho de que el Conde de Romanones (por cierto: una nieta suya anduvo envuelta en líos sentimentales con uno de los Albertos, casado con una Koplowitz y también envuelto, aunque luego absuelto, en líos con De La Rosa), uno de los grandes capos del canovismo y amiguito de Alfonso XIII, tuviera acciones junto con otros próceres del régimen en las minas del Rif, condujo a la sangría de vidas que supuso la Segunda Guerra de Marruecos (1909-1926) y a la dictadura de Primo de Rivera, el padre del fundador de la Falange (siempre, siempre, son los mismos).

En resumidas cuentas, como ya he explicado hasta la saciedad en estas páginas: que 1978 supuso regresar a 1876 y 1876 a 1867. Aquí siempre mandan los mismos, un grupito reducido y cerrado que basa su enriquecimiento en la explotación del pueblo, el secuestro del estado y la corrupción generalizada. Que los Borbones son parte de ese grupito desde por lo menos 1833 y que aquí no habrá verdadera democracia mientras ese grupito siga cortando el bacalao.

En cuanto lo que hablábamos del rey, ahí está el refranero: dime con quien andas...y podremos sospechar, tener la mosca detrás de la oreja, pero jamás decir lo que la censura del vigente régimen prohibe decir.

NOTA.- La fotografía es de Publikaccion.

Por cierto: las Torres Kio de Madrid son un buen símbolo de lo que hablamos: desde el Caso Kio a Bankia, que es otro hito de la corrupción de la oligarquía cleptócrata de España. ¿Y seguiréis cruzados de brazos?...Hay que destruir Cartago.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

SEGUIMOS EN LAS MISMAS.

Pues sí, todo se repite una y otra vez sin solución de continuidad.

El gobierno golpista de Rajoy aplicado a sus labores de destrucción y venta de España, de alta traición y terrorismo social soterrado mientras va implementando una dictadura encubierta para justificar la represión "legal" de las legítimas protestas ciudadanas.

La mafia capitalista internacional, con el FMI y las agencias de calificación a la cabeza, tratando de quebrarnos las rodillas para que el gobierno intruso del ilegítimo régimen solicite el ansiado (por ellos) rescate que significaría el total secuestro de la soberanía popular y la conversión de España en una simple colonia a explotar sin límites ni trabas a costa del empobrecimiento general del pueblo mientras la corrupta, ineficaz y traidora oligarquía patria se enriquece más aún favoreciendo el saqueo y la esclavitud del pueblo español.

En semejante tesitura la pomposamente llamada "Cumbre Social" tiene la audacia de convocar una huelguita general de un solo día y sin más intención que el simple pataleo mientras que las plataformas que concurren en Rodea el Congreso se sacan de la manga una nueva e inocua romería para los días en que se voten los presupuestos generales del ilegítimo régimen que padecemos y que (la romería, no los presupuestos que son puro terrorismo social) no tendrá ninguna trascendencia práctica.

Y así seguimos...con el golpe de estado neoliberal avanzando inexorablemente, el populacho a por uvas (lo esperable, ya hemos hablado hasta la saciedad en estas páginas de la deleznable calidad humana y política de esa gran masa servil y filofranquista que conforma el grueso demográfico de lo que en modo alguno puede denominarse ciudadanía española) y la parte sana de la sociedad mareando la perdiz con acciones testimoniales que no conducen a ninguna parte.

Naturalmente yo secundaré la huelga del 14 de noviembre y me solidarizaré con quienes rodeen el congreso (acercarme va a resultarme difícil) pero lo haré sabiendo que ninguna de las dos cosas va a servir para frenar el golpe neoliberal, la invasión sin tanques que estamos sufriendo.

Y, por supuesto, yo tampoco cambio en esto, seguiré insistiendo en que no existe solución dentro del ilegítimo régimen que padecemos. Dentro del parlamentarismo liberal capitalista no hay salida, no pueden encontrarse soluciones para el pueblo, para la mayoría. El único camino es derrocar el régimen y eso requiere una huelga general indefinida y revolucionaria que marche paralela con la ocupación, nacionalización y colectivización de los medios de producción y propaganda, el desarrollo de órganos provisionales de gobierno popular que avancen hacia una nueva y efectiva asamblea constituyente...etc.

...En fin, que seguimos en las mismas. Nada cambia, pero el golpe avanza.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

25-S: LO PREVISTO.

¿Lo dije o no lo dije? (5 de septiembre de este mismo año 2012 en estas mismas páginas)...al final sucedió lo previsto, lo guionizado: el pueblo se congrega para protestar legítima y respetuosamente ante el ilegítimo parlamento de la "marca España" que no de España, una institución ,como todas las demás del régimen, vendida al capital y blindada por los mercenarios del poder (cuando sirven a un régimen ilegítimo no pueden ser considerados ni policías ni ciudadanos, tan solo despreciables mercenarios, cipayos del poder colonial y oligárquico) en una operación de desinformación que pretende vender una simple manifestación ciudadana como un "asalto al parlamento" por los verdaderos golpistas que, utilizando las instituciones-zombis del parlamentarismo liberal (que no puede ser nunca equiparado con la democracia), están perpetrando el verdadero golpe de estado y sirviéndonos atados de pies y manos ante los desordenados apetitos de quienes les pagan.

En otra jugada de desinformación los diputados golpistas se dedican a desprestigiar a los manifestantes criminalizándoles todo lo posible al tiempo que minimizan su número y la importancia de su protesta.

Lo demás es sencillo: infiltrados de la policía crean altercados que justifiquen las salvajes cargas de los mercenarios uniformados (se vio en la señal de televisión que los mismos encapuchados que iniciaron los disturbios se dedicaban luego a detener a quienes les flanqueaban) y llega el frenesí franquista de las porras y los apaleamientios, quien sabe  si las torturas (tan propias de los cuerpos represivos españoles, solo hay que mirar hacia Barcelona y la policía política de la oligarquía catalana), para amedrentar descontentos y magnificar una simple protesta ciudadana como si se tratara de un verdadero asalto al "sistema"...un sistema que, todo hay que decirlo, es ilegítimo, injusto, perjudicial y mafioso. Por mucha hipocresía que sus propagandistas desplieguen y mucho golpe de pecho democrático que sus detentadores exhiban en público todos sabemos ya en España quienes son los golpistas, los delincuentes, los terroristas, LOS TRAIDORES...y quienes los ciudadanos honrados que deben enfrentarse a ellos, destruir su poder y castigar con dureza sus culpas. Y la de los mercenarios de todo tipo que en lugar de unirse al pueblo obedecen a amos invasores e instituciones intrusas.

La estratégimente estúpida protesta de ayer en los aledaños del congreso sirvió, como yo había anticipado, únicamente para justificar la represión del gobierno intruso de Rajoy contra las justas demandas del pueblo soberano y permitir que los propagandistas del régimen santifiquen instituciones que perdieron su legitimidad al perder su única y verdadera función a causa de la acción culpable de quienes las encarnan. Única y verdadera función que es la de gestionar el bien común en estrecha sumisión a la soberanía nacional y la defensa de la misma. Sabemos que han hecho justamente lo contrario: beneficiar a unos pocos, los oligarcas de siempre y sus amos extranjeros, y vender la soberanía nacional, la independencia de España, por un plato de lentejas. Por eso ya no hay elecciones que valgan ni pueden seguir refugiándose en la excusa de ser cargos electos...el sistema electoral está viciado y no otorga legitimidad desde el momento mismo en que los electos en lugar de representar a los electores actúan como testaferros de intereses contrarios a los de  estos.

De modo que sí: es moralmente ineludible y políticamente fundamental derribar el corrupto e ilegítimo régimen de 1978 y tenemos que hacerlo los ciudadanos y cuanto antes. Aquí se tienen que acabar las tonterías y los traidores deben ser llevados a los tribunales de la verdadera democracia para ser castigados con toda la dureza precisa y adecuada a sus culpas.

Pero precisamente porque no estamos jugando, porque nos jugamos nuestro futuro y el de nuestros hijos, no podemos cederle bazas a los golpistas. No podemos cometer más errores como el de ayer ante el congreso.

Tarde o temprano el pueblo soberano deberá ocupar las sedes de las instituciones intrusas para facilitar el tránsito hacia la democracia y la efectividad del periodo constituyente en el que nos encontramos, pero las batallas no deben plantearse antes de estar preparados para ganarlas ni abandonarlas a medio camino por falta de previsión una vez comenzadas.

Las cosas hay que hacerlas bien.

Y el mejor modo de empezarlas es con una huelga general indefinida, hasta que caiga el régimen, y durante la cual el pueblo soberano deberá ocupar y colectivizar los medios de producción y propaganda, desbordar el régimen intruso mediante la asunción de las funciones institucionales por comités de transición y al cabo tomar posesión de los centros de poder para hacer efectivo el periodo constituyente.

Naturalmente para llegar a eso hay que hacer todavía mucho trabajo de concienciación, movilización y captación. Hágase primero y ya llegará el momento de implantar la soberanía popular y la verdadera democracia.

¡Sublevaos!...pero hacedlo bien, coño.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

SIGNOS

Si fuéramos supersticiosos dos signos concurrentes en un momento determinante nos habrían hecho temblar. Nos encontraríamos ahora como el Alonso Quijano enjaulado al final del Quijote, mirando a todos lados y repitiendo con pavor: ¡malum signum!¡malum signum!...justo antes de darnos cuenta de que las águilas de antaño no residen en los nidos de hogaño.

Exactamente el mismo día que nuestros enemigos, nuestros invasores, por boca del BCE ordenaban al gobierno intruso y traidor de Rajoy que entregara a España atada de pies y manos a los pies de la troika, de esa mafia terrorista que pretende robarnos a los españoles todo lo que tenemos, incluidos nuestra dignidad y nuestro futuro, dos de los principales símbolos del régimen: el monarca corrupto y la enorme bandera instalada por el facherío en el centro de Madrid como afirmación filofacistoide de su modelo político y económico de explotación que incluye, lo hemos visto ya hasta la náusea, la traición y el robo a manos llenas así como la imposición a la sociedad de las arcaizantes normas de la secta católica y la represión contra todo intento de resistencia, se vinieron al suelo en lo que, desde un punto de vista augural, se interpretaría como dos terribles señales de desgracia y sometimiento.

Los viejos dioses de la España pagana (acallados por la sangrienta dictadura cristiana pero nunca muertos) no pudieron hablar con mayor claridad: estamos muertos.

La España católica, neoliberal y eternamente franquista que representa el ilegítimo régimen de 1978 y que seguimos padeciendo con inusitada y ya vergonzante paciencia nos ha conducido a un callejón sin salida, a la debacle final. Seremos intervenidos, ocupados y saqueados por nuestros enemigos (que, paradójica y significativamente, son los socios y amigos de nuestros gobernantes, títeres traidores al servicio de intereses extranjeros) y aunque el régimen pervivirá en las mismas condiciones que pervivió al servicio de los intereses napoleónicos la España de Pepe Botella nosotros, los españoles, los verdaderos detentadores de la soberanía nacional, habremos muerto. Seremos tan solo una raza a explotar, nuevos hilotas de la Esparta avara y protestante que es la Unión Europea en connivencia con el FMI y la oligarquía estadounidense.

Van a invadirnos y saquearnos, a intervenirnos no porque sea necesario ni por causa de nuestros pecados, sino porque está previsto así. Los gobernantes del actual e ilegítimo régimen nos han vendido y llega el momento definitivo: el de la conquista.

Naturalmente frente a una agresión externa, ante un intento de conquista, solo cabe una respuesta: la guerra. Tenemos enemigos muy peligrosos y una sucia casta de traidores que nos han entregado a ellos. Si llega la intervención, la invasión, nuestra conversión definitiva en una simple colonia del capitalismo internacional, solo cabrá una respuesta ética a ese hecho: la sublevación y la guerra. Una nueva guerra de independencia nos aguarda. Durante la misma debemos tener muy en cuenta quienes nos han vendido y quienes nos han invadido.

Los traidores deben pagar muy cara su culpa, también los invasores. No puede darse el caso de que políticos y especuladores patrios y extranjeros vivan tranquilamente y disfruten con los despojos de España mientras el pueblo, mientras todos los demás, los verdaderos detentadores de la soberanía nacional, somos esquilmados y arrojados a la esclavitud y la miseria. Si nuestros hijos pasan hambre o nuestros mayores mueren por falta de cuidados adecuados ese dolor debe llegar también a sus causantes. Su sangre debe ser la consecuencia directa de nuestro sufrimiento. Y eso debe ser así por el mero hecho de que estamos en guerra, aunque no nos la hayan declarado y no veamos tanques extranjeros en nuestras calles (de momento ha bastado con nuestros propios antidisturbios).

Y hemos de tener muy en cuenta las causas de esta desgracia. Las hemos enunciado ya: la oligarquía, el neoliberalismo, el cristianismo, el capitalismo y la falsa democracia. De ninguna de estas causas debe quedar rastro en la nueva España que debemos construir.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LOS INCENDIOS DE VALENCIA Y LA INEFICACIA DEL NEOLIBERALISMO

La Comunidad Valenciana arde. Valencia, culpable de llevar a cabo, con la anuencia de su población, capaz de volver a otorgarle la mayoría absoluta a un partido manifiestamente corrupto, ineficaz, caciquil y perjudicial para el bien común, las políticas neoliberales más salvajes que hasta hace pocas fechas ha sufrido España, culpable de recortar en sanidad y educación públicas, de reprimir a los manifestantes pacíficos, el "enemigo" de la oligarquía y sus acólitos, con medios dictatoriales, de malgastar el dinero público en eventos para la élite (Fórmula 1, Copa América), para el fomento de un determinado modelo de turismo, siempre perjudicial y deficitario en lo tocante a réditos sociales y ecológicos (grandes parques de atracciones, urbanizaciones con campos de golf, ladrillazo estéril en todas sus formas), para sediciosas demostraciones de poder fáctico de sectas peligrosas (la visita del papa...), Valencia, decíamos, yace en el caos. Los incendios forestales de Andilla y Cortes de Pallás persisten, se extienden amenazando numerosos núcleos de población y parajes de excepcional valor paisajístico y ecológico y una densa nube de humo y cenizas cubre el cielo no solo de la capital sino de gran parte de la comunidad haciendo que estas últimas, lluevan en un remedo de apocalipsis, sobre las ciudades y los ciudadanos, en absoluto inocentes de la ineficacia de su gobierno corrupto y enquistado en prácticas nocivas.

El fuego se extiende, el caos reina por doquier y ello, aunque el poder de turno siempre intente culpar a los elementos de su incompetencia, en medio de un escenario de innecesarios (pero capciosos y dogmáticamente prescritos) recortes que han llevado a detraer al gobierno regional nada menos que cinco millones de euros y setecientos trabajadores de las tareas de prevención y extinción de incendios forestales entre 2011 y 2012.

Cabe pensar, incluso, que algunos, ya les conocemos, anden en privado frotándose las manos ante las posibles recalificaciones que posibilitarán estos desastrosos incendios. Porque a fin de cuentas no aprenden, llevan más de medio siglo aferrados a idénticas prácticas, destruyendo y depredando el patrimonio paisajístico, ecológico y social común para su beneficio privado. Destruyendo España a todos los niveles, para engrosar sus cuentas corrientes en paraísos fiscales.

Pero lo que sucede no es ninguna sorpresa. Es lo de siempre. Una prueba más de la ineficacia del neoliberalismo como conducta política y la necesidad de eliminarlo del panorama social y político incluso por medios represivos si ello se hace necesario. Allí donde el neoliberalismo se hace con las riendas, la pobreza, la corrupción y la catástrofe campan a sus anchas. Los ejemplos son infinitos. Yo, junto con el ya expuesto de los incendios en Valencia, pondré solo uno, pero de sobra elocuente: Nueva Orleans.

A finales del verano de 2005 el huracán Katrina se abatió sobre el sureste de los Estados Unidos. Hecho nada anormal, todos los años esta zona sufre varios huracanes. La diferencia radicó en que este provocó la destrucción del dique que contenía el lago Pontchartrain ocasionando una debastadora inundación que barrio del mapa a la populosa ciudad de Nueva Orleans.

¿Se trató de un hecho fortuito?¿De una desgracia inevitable causada por la extraordinaria fuerza del huracán en cuestión?...Eso trataron de hacer creer los responsables de las políticas neoliberales que llevaron las cosas a semejante extremo de destrucción. Pero lo cierto es que la rotura del dique que protegía Nueva Orleans fue causada por su gestión privada, tan propia de los usos neoliberales que nos están imponiendo a la fuerza.

El hecho es que una infraestructura vital para la seguridad de una ciudad de cuatrocientos mil habitantes se convirtió en un negocio privado. Se encargó su cuidado a empresas más atentas a su propio lucro que al cumplimiento de sus deberes sociales. Los pagos recibidos del sector público para cumplir con su deber no se reinvirtieron, nunca lo hacen, en mantener el dique si no en repartir dividendos a los directivos de las empresas. La consecuencia fue que los diques se debilitaron y acabaron desbordándose con el primer embate medianamente serio condenando a la muerte y la ruina a centenares de miles de ciudadanos que deberían haber sido protegidos por el estado, si el estado hubiera sido una verdadera democracia y no, como son los Estados Unidos y todos los regímenes liberal capitalistas, un teatrillo parlamentario puesto ante los ojos de los ciudadanos para permitir los manejos corruptos, mafiosos y siempre perjudiciales de la oligarquía de turno.

Tal es la verdadera naturaleza del neoliberalismo: inmoral, terrorista, absolutamente ineficaz.

Y los ejemplos se pueden multiplicar, ya lo hemos dicho. Sin alejarnos mucho de Valencia y en el mismo marco del caciquismo pepero suroriental: ahí tenemos el ejemplo de Lorca.

Recordemos que esta ciudad murciana sufrió un terremoto en la primavera de 2011. Recordemos que este terremoto causó grandes daños materiales y no pocas víctimas a causa de la política "urbanística" aplicada en la zona con la anuencia de los gobernantes corruptos y que favoreció la construcción de edificios sin las suficientes medidas de seguridad para los segmentos más pobres de la población. Recordemos que a pesar de esa evidencia el PP volvió a ganar por mayoría absoluta el gobierno de la comunidad y recordemos que un año después la ciudad, bajo gobiernos locales, regionales y nacionales del PP sigue sin reconstruir y los afectados, en su mayor parte sin recibir ayudas ni soluciones mientras que esos mismos gobernantes han hipotecado el futuro de España para enjugar los excesos, errores y delitos que llevaron a la ruina las cajas que ellos mismos manejaron para robar y estafar mientras llevaban a cabo políticas como las que han generado las citadas y otras catástrofes perfectamente evitables en un contexto verdaderamente democrático.

En resumen: que el neoliberalismo no solo es ineficaz sino criminal, que debe ser extirpado del concierto político incluso por la fuerza si ello es preciso (y los partidos que lo defienden y aplican, en general los turnistas del régimen, prohibidos, arrojados a la clandestinidad y sus dirigentes juzgados por traición, terrorismo y otros delitos graves contra el pueblo y la democracia) y que si las cosas están como están es por culpa del populacho (no merecen el nombre de ciudadanos) que no solo tolera semejante estado de cosas sino que aún vota y jalea a sus responsables.

Nada, en suma que no hayamos dicho mil veces en estas páginas y que la realidad no venga a confirmar cada día de mil modos diferentes.

Insisto: hay que destruir Cartago. Hoy mejor que mañana.

PD.- Decíamos en el artículo que seguramente habría ya especuladores urbanísticos afines al PP frotándose las manos con las posibles recalificaciones. Y resulta que sí, que casualidad de las casualidades, el año pasado, al tiempo que se recortaba en medidas de prevención y extinción de incendios forestales en Valencia, las cortes de esa región modificaban las leyes para permitir recalificar de inmediato las zonas rurales quemadas. Nada que deba extrañarnos: es su forma de actuar. Solo tienen una idea en la mente: el lucro personal y son capaces de cualquier cosa con tal de conseguirlo. Por eso son delincuentes, elementos antisociales, traidores que hay que castigar con la máxima dureza en el mínimo plazo posible. Gentuza que hay que extirpar de la sociedad y organizaciones que deben ser apartadas de la política.

Porque, no os engañéis, la supuesta crisis que padecemos no es en su concepción muy diferente a lo sucedido en Valencia con los incendios y las recalificaciones. Han quemado España (metafóricamente) para poder robarnos con nuestro propio consentimientos, es la misma estafa. ¿Hasta cuando lo soportaréis?

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LA LUZ, SU DESBOCADO RECIBO Y UN MODELO PERJUDICIAL Y REINCIDENTE.

20120629175908-danferb-bombillas.jpg

El gobierno intruso, golpista y traidor del ilegítimo régimen vigente ha anunciado que en el mes de julio va a subir la tarifa de la luz. La excusa para acometer semejante atentado contra los intereses del pueblo español e incluso del conjunto de su economía (que viene a sumarse a las infamias del repago médico, del medicamentazo, de la privatización de la educación y de la subida del IVA, medidas todas ellas que incidirán tanto en la mengua de recursos de la población como en el empeoramiento general del consumo y, por lo tanto, de la economía suponiendo, además de una enorme torpeza una acerba traición a España como estado y al pueblo como soberano) es, como siempre en estos, casos la llamada "deuda eléctrica" también cínicamente definida como "déficit tarifario".

¿Pero qué se esconde exactamente tras dichas expresiones?

Nada sino el insaciable ansia de plusvalías ilegítimas de las compañías electricas consecuencia directa, inevitable y repugnante de la privatización de los sectores estratégicos de la economía y la producción que por definición e higiene democrática deben, como la banca, ser de titularidad pública en cualquier democracia verdadera.

Se argumentará, acaso, que en ningún país de nuestro entorno están los sectores estratégicos ni la banca bajo el directo control público para el bien general, antes al contrario se ha resignado su gestión a los intereses privados para perjuicio general y enriquecimiento de unos pocos especuladores. Y es cierto. Ello quiere decir que ninguno de los regímenes con los que nos comparamos, y menos aún el español de 1978, son verdaderas democracias.

La tarifa de la luz, que en España ha subido un 70 % en los últimos seis años y que las concesionarias privadas pretenden seguir subiendo hasta límites estratosféricos, no es la consecuencia directa de un gasto real y, por lo tanto, de un déficit tarifario indeclinable. Por el contrario si la gestión de la generación eléctrica fuera pública y basada en los parámetros democráticos del bien común, su precio podría ser muy inferior al vigente en 2006 y se hubiera mantenido en lugar de seguir subiendo.

Lo que los estafadores y especuladores que dirigen las empresas eléctricas privadas llaman "déficit tarifario" es una simple ficción. Empiezan a descontar beneficios de la cifra que pretenden ganar y presentan esa diferencia como pérdidas, como déficit, y presionan a los gobiernos turnistas, en la práctica minados de elementos corruptos y vendidos a los intereses del capital más infame, a contabilizar como pérdidas lo que no son sino ausencia de ganancias hipotéticas creando así un déficit virtual y falso que se utiliza como excusa para el sangrado de las carteras de los consumidores perpetrando una nueva estafa a estos y una traición sobreañadida a los ciudadanos.

Se trata, por tanto, de prácticas mafiosas, ilegítimas, prevaricadoras y constitutivas de un delito continuado de traición a España y al pueblo que cuando el corrupto e ilegítimo régimen vigente caiga (si es que tenéis los cojones de hacerlo caer, borregos de guardarropía mal llamados españoles) deberán ser castigadas con la máxima dureza tanto en la persona de los políticos como en la de los especuladores privados.

Y el caso de la electricidad no es el único en que se llevan a cabo estas maniobras mafiosas de extorsión al ciudadano y robo al consumidor (que son una y la misma persona). Es la misma lógica viciada que ha convertido en deuda pública los agujeros privados de la banca permitiendo que los especuladores y ladrones que nos condujeron a esta situación se jubilen con pensiones millonarias mientras los ciudadanos hemos de asumir sus deudas (cuando jamás participamos de sus beneficios) a costa de perder nuestros legítimos derechos sociales, políticos y económicos. La misma lógica que como respuesta a la ineptitud de los patronos arrebata los derechos a los trabajadores para que aquellos puedan explotarlos más y mejor, la misma lógica que ante el manifiesto fracaso del neoliberalismo responde con más neoliberalismo, la misma lógica viciada que desde que comenzó la crisis ha hecho más ricos a los muy ricos y ha empobrecido a todos los demás.

Una lógica mafiosa y viciada que solo se puede frenar de un modo. Y sabéis cual. Pero os falta vergüenza y valor para tomar vuestro destino en vuestras manos y cambiar el rumbo. No sois españoles, por más que lo gritéis cuando la selección del régimen y las multinacionales, no la vuestra, marca un gol. Sois unos mierdas de la peor calaña. Gentucilla que dejaría violar a sus hijas y todavía daría las gracias con la boina en la mano si el señorito se dignase miraros.

Y así nos va.

NOTA.- La fotografía es de Danferb.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

UN GOBIERNO TÍTERE, INTRUSO E ILEGÍTIMO

20120603194223-javier-peraleda.jpg

Hay que insistir en lo evidente cuando es importante dejarlo claro, por eso es preciso que evaluemos algunos sucesos recientes para abundar en la constatación de una realidad que llevamos denunciando en estas páginas desde hace meses.

A saber: a estas alturas  el presidente golpista del  gobierno intruso y traidor que padecemos, gobierno títere de intereses oligárquicos y neocoloniales, todavía no ha comparecido para explicar ninguna de sus delictivas medidas (en cuanto constitutivas de delito continuado de traición al pueblo y terrorismo social) ni ha querido escuchar ninguna de las voces que se oponen a ellas en la calle. Ni siquiera se ha sometido al control parlamentario a pesar de la numéricamente aplastante (aunque moralmente más que dudosa) mayoría absoluta que la amañada ley electoral vigente le ha proporcionado con solo un tercio o menos de los votos posibles. Por el contrario ha recurrido reiterada y dictatorialmente al decreto-ley para no someterse al escrutinio de unas cámaras tomadas por sus huestes pero formalmente destinadas al control político del poder ejecutivo.

Más aún:frente a las protestas ciudadanas ante los salvajes, innobles, ilegítimos, innecesarios (aunque deseados por la avaricia privada y el dogmatismo neoliberal convertido en peligrosa y destructiva secta) y delictivos (insisto: en cuanto constitutivos de traición y terrorismo) recortes ha recurrido a la represión con métodos pura y simplemente fascistas (como la ilegítima modificación de las leyes para criminalizar las manifestaciones pacíficas, las detenciones ilegales, los conatos de torturas por parte de las fuerzas represivas, la organización y fomento por parte de estas de disturbios para justificar la represión, etc)...

...Esa es la verdadera naturaleza del gobierno intruso que padecemos (y que deberemos castigar) y del ilegítimo régimen que nos venden como supuesta democracia.

En contraste con dicha actitud (propia de sátrapa tercermundista) autocrática frente a los ciudadanos de España hemos visto a los cómplices más cercanos del jefe del gobierno intruso y traidor, a sus ministros, corriendo a rendir cuentas a los bancos alemanes, al FMI y al Club Bildelberg...a los capos mafiosos del totalitarismo capitalista, ello basta para demostrarnos clarísimamente la ilegitimidad del régimen y la condición de intruso de su gobierno.

Importa poco la mascarada electoral con la que quiera maquillar su iniquidad, lo cierto es que el gobierno traidor e intruso roba y reprime a sus ciudadanos obedeciendo órdenes de mafias externas: ha sometido los intereses de los españoles a la avaricia y el dogmatismo de amos extranjeros.

Es hora de recuperar la democracia, esto es: la independencia. Y ello solo puede hacerse cambiando de régimen y castigando con la máxima dureza a todos y cada uno de los responsables de nuestro sometimiento, empezando por los presidentes de gobiernos intrusos al menos desde 1982 y sin olvidar a los oligarcas que los han manejado y siguen al frente de la estafa piramidal que llaman Reino de España.

Hacerlo es un imperativo moral, también una necesidad primaria para la supervivencia del pueblo.

NOTA.- La fotografía es de Javier Peraleda. Se titua Títere obligado a caer.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

EL NOCIVO CONFORMISMO DEL 15-M

Pues sí: contra los que muchos de sus participantes quieren creer y contra lo que la propaganda de la extrema derecha, que pretende pintarlo con los desvaídos colores de pasadas y en gran medida fabuladas checas, insiste en vomitar, lo cierto es que el movimiento 15-M es, y desde su mismo origen, profunda y nocivamente conformista.

Desde el mismo momento en que parte de la idea de que su misión solamente es enunciar lo que está mal para que los culpables (oligarcas y políticos a su servicio) lo arreglen sin que el régimen social y político vigente sufra profundas transformaciones sino solo pequeñas reformas se convierte en una verbena conformista sin demasiado sentido político ni verdadera eficacia política y social.

Lo explicaré con un ejemplo que todos entenderemos.

Imaginemos un edificio cuyos propietarios lo han dejado deteriorarse hasta amenazar ruina. Con su actitud el 15-M es el vecino que grita desde el balcón de al lado para que los negligentes propietarios hagan algo con su ruinoso edificio. Se les pide que al menos pinten la fachada y adornen los balcones con flores para que la cochambre no resulte tan evidente y antiestética.

Inmediatamente surgen dos preguntas evidentes:

1ª.- ¿Qué nos hace pensar que los negligentes propietarios a quienes beneficia la ruina del edificio harán caso a quienes se lo piden desde fuera? y 2ª.- ¿Aún en caso de realizarse evitarían las reparaciones cosméticas la inevitable ruina del edificio?

Las respuestas también son evidentes. Por lo tanto la actitud de quienes gritan desde fuera para rogar cambios simplemente cosméticos no solo es profundamente conformista sino absolutamente inútil. Políticamente se sitúa en el típico estadio prerrevolucionario. Es exactamente la fase de la Revolución Francesa en que el pueblo fue a rogar a Luis XVI que atendiese sus ruegos para encontrarse, como está sucediendo en España, con que el régimen vigente no atiende ruegos ni preguntas, tan solo los ignora mientras puede, los soporta mientras está en inferioridad táctica y luego reprime contundentemente a los que protestan para volver a ignorarlos una vez restablecido el "orden".

El paso histórico normal una vez constatado ese ciclo de ignorancia-tolerancia forzada-represión-ignorancia de cualquier régimen ante quienes le piden respetuosamente que cambie de naturaleza, es pasar del estadio prerrevolucionario a la revolución efectiva. Hubiera sido el camino lógico del 15-M entre el 2011 y el 2012. No ha sucedido todavía, el movimiento sigue en el más estricto conformismo esperando que el régimen se enmiende y sin comprender, por tanto, que la naturaleza del mismo es esa, precisamente la que les impulsa a protestar y que no cambiará mientras pueda seguir alimentándose de sí mismo a través de sus propios mecanismos viciados, como las elecciones amañadas y las instituciones "democráticas" que ya no representan al pueblo pero sí a las facciones enfrentadas dentro del régimen.

Volviendo al simil del edificio en ruinas: los negligentes propietarios ignorarán pertinazmente a los vecinos que les piden cambios cosméticos amparándose en los títulos de propiedad del inmueble y hasta puede que tengan la desfachatez de hacer colectas y recaudar dinero entre quienes les hacen las peticiones para acometer las supuestas reformas aunque acabarán gastando ese dinero en irse de vacaciones a un buen hotel.

El conformismo frente a la desfachatez solo conduce a ser ridiculizado y, acaso, estafado o extorsionado.

Frente al problema que representa el edificio en ruinas la única solución eficaz es ignorar títulos de propiedad de legitimidad más que dudosa y ocupar (okupar si se prefiere) el inmueble no para efectuar en él limitados cambios cosméticos sino para derruirlo y construir otro nuevo y efectivo que sirva a los intereses de la mayoría y no a los de unos supuestos propietarios negligentes que se benefician del deterioro del mismo.

En otras palabras: los problemas que padecemos solo se arreglarán dejando atrás el estadio prerrevolucionario y pasando abiertamente a la revolución.

España es del pueblo, no de los políticos corruptos, ineficaces y traidores ni de los oligarcas rayanos en la psicopatía social que los manejan. Hay que derribar, por las malas si es preciso, el viejo edificio, castigar con la máxima dureza a quienes traicionaron al pueblo y elevar un edificio nuevo, mejor, más cómodo y más eficiente.

Después del 15 de mayo de 2012 debe acabar el conformiso y comenzar el CAMBIO. Pero el de verdad, no el que periódicamente nos prometen nuestros políticos corruptos para hacerse fraudulentamente con un puñado de votos.

Y ese cambio debe ser de todos y para todos, dejando desde el principio muy claro que la soberanía reside en el pueblo, no en las instituciones usurpadas por la partitocracia liberal, y que es al pueblo a quien deben obediencia las llamadas fuerzas armadas y de seguridad del estado y que sus penas no serán menores a las de los oligarcas y políticos corruptos si, llegada la necesaria transformación social y política, olvidan esa verdad evidente y sucumben a la tentación de reprimir al pueblo para salvar los privilegios de la decadente y antidemocrática casta que actualmente detenta el poder.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

IMPRESIONES SOBRE EL 12M15M Y LA III REPÚBLICA.

Hace tiempo, años, que tengo la impresión de que existen poderosas mareas de fondo en la oligarquía española tendentes a la instauración de una república (la tercera) autoritaria, cuando no dictatorial, y de extrema derecha. Un a modo de franquismo redivivo.

Durante treinta años la monarquía, sus comisiones y su papel mediador entre las facciones del régimen cumplieron un papel primordial que ha dejado de tener sentido tras la caída de la Unión Soviética. Ahora la oligarquía no le teme a un pueblo desideologizado durante décadas (con el franquismo primero, con la falacia posmoderna después) y sin posibilidad clara de recibir apoyo externo en sus eventuales demandas. Ya no son necesarias la careta de la moderación ni la ficción del equilibrio social que tanto cacarea, defiende y reclama el PSOE y que, evidentemente, se ha roto definitivamente con el gobierno intruso y golpista de Rajoy.

¿A alguien le queda alguna duda de que ese supuesto equilibrio previo (siempre se decantó de parte de los poderosos) ha sido quebrado deliberadamente y sin intención de restaurarlo?¿A alguien le queda alguna duda de que hay una conspiración en marcha contra el rey y la monarquía (aireando cosas que antes se callaban) y que esta conspiración proviene precisamente de la derecha?...no se olvide qué medios y qué grupúsculos han aireado los trapos sucios con más empeño y han atacado con más saña a la institución monárquica en una concienzuda y nada inocente tarea de desprestigio institucional.

Roto el equilibrio su garante ha dejado de ser necesario y mantenerlo sobre limitar el golpismo de la ultraderecha neoliberal parece resultar demasiado honeroso para determinados intereses privados. Ahora toca deshacerse de él y llevar al pueblo español a la encerrona de una tercera república oligárquica y dictatorial.

Otra parte del puzle es la movilización ciudadana. Una movilización ciudadana que desde el principio se pretendió desideologizada (¿qué otra cosa significaba sino el famoso lema de Democracia Real Ya "no somos de derechas ni de izquierdas?¿qué otra cosa significa su fobia a todo lo que huela a izquierda, a proletario?¿qué si no todo el filibusterismo de sus titiriteros en la sombra contra todo intento de unión de la izquierda en un amplio frente político, sindical y ciudadano para evitar el triunfo del partido golpista, del PP?...)

Por supuesto, como es público y notorio, yo apoyé esa movilización del 15 de mayo de 2011 y lo hice, como ya expliqué en el artículo Treinta Días de Indignación del 15 de junio del año pasado en estas mismas páginas,  sin llamarme a engaño y con la clara intención de que esas movilizaciones acabaran englobando y unificando a la izquierda y conduciendo las movilizaciones del pueblo en la dirección adecuada: la de una verdadera democracia social. Resulta evidente que no se ha conseguido del todo.

Ciertamente hay muchas personas en el 15-M y en algunos nodos de DRY que no apoyan la conversión de esta en asociación, que pretenden un avance en la dirección correcta: en la de una democracia de carácter social en todo alejada de una república filofranquista y neoliberal. Pero el peligro no está conjurado. Desde la Asociación DRY y muchos rincones tanto de DRY original como del 15-M siguen empeñados en inculcar los mismos mantras del año pasado a las movilizaciones del 12M-15M: nada de banderas (rojas, rojinegras o tricolores, las otras...), nada de puños en alto, nada de exigir cuentas a la oligarquía (solo a los políticos que la sirven), nada de ideologías...solo manifestaciones orquestadas en torno a un cambio ambiguo que nunca se explica y que, cuando se explica, se reduce a simple palabrería para desprestigiar el actual régimen sin aclarar cual será su sustituto aunque, eso sí, cualquier signo de izquierdismo dentro de las filas "apartidistas" "asindicales" y "sin ideología" es combatido con saña, como la peste misma. ¿Por qué?¿De verdad puede hacerse un r-evolución (ojo a la sibilina reelaboración y mixtificación de la palabra revolución) sin ideología y sin saber a dónde se va?...La historia reciente ya nos ha enseñado que cuando algunos esconden lo que pretenden es porque de decirnos la verdad, se quedarían solos. Lo de DRY es un ejemplo más.

Pretenden movilizarnos como al ganado para conseguir un objetivo concreto (en mayo y noviembre permitir el triunfo del PP a fuerza de desmovilizar a los votantes de izquierdas, ahora simplemente desprestigiar más el régimen que les molesta y quieren sustituir) que no aclaran, que mantienen oculto y difuso, que solo expresan con confusa demagogia...

Ciertamente hay que movilizarse y luchar contra el ilegítimo régimen que padecemos, pero hay que hacerlo con un criterio claro y con la nítida conciencia de que tras las ruinas del actual régimen encontraremos una verdadera democracia del pueblo y para el pueblo, no un engendro fascistoide de la oligarquía y para la oligarquía.

Por mi parte estoy plenamente persuadido de que habrá pronto una tercera república, que será oligárquica y dictatorial, que se están tomando las medidas necesarias para conseguirla y que habrá que luchar por una cuarta verdaderamente democrática de caracter social.

Obviamente, yo el 12, el 13, el 14 y el 15-M me quedaré en casa, por lo dicho en estas líneas y por lo que expliqué en el artículo Este Fin de Semana Me Quedaré en Casa del 16 de septiembre de 2011.

Amigos quincemayistas: mantenéos en guardia. Nos movemos, pero no sabemos hacia donde. Aseguráos de que la locomotora del tren en que viajáis os conduce en la dirección en que pretendéis ir.

Y, honradamente os lo digo: espero equivocarme.

RECTIFICACIÓN (a 11 de mayo de 2012).- Ciertamente no me quedaré en casa como digo en el artículo. Saldré a la calle en defensa de la sanidad y la educación públicas, de un modelo social más justo y en solidaridad con todas las personas y colectivos que están en esa lucha sea desde hace décadas sea tan solo desde el año pasado. Saldré porque no es tiempo de quedarse en casa. Pero saldré ojo avizor y con el puño en alto, porque el enemigo acecha, y desde nuestras propias filas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

GRECIA, LA "EXTREMA IZQUIERDA" Y LA PERVERSIÓN DEL LENGUAJE NEOLIBERAL

Una de las principales bazas propagandísticas del golpismo neoliberal es la perversión de lenguaje sesgando el significado de las palabras a su conveniencia y generando una neolengua destinada a imposibilitar la disidencia hurtándole las palabras y establecer una "verdad" oficial que colonice las mentes de la opinión pública reproduciendo los posicionamientos oficiales.

Mucho y muy sesudamente se ha hablado de esto y mucho podríamos hablar en estas páginas. Pero no lo haremos, será mucho más efectivo poner un ejemplo y extraer las adecuadas conclusiones del mismo.

En las recientes elecciones griegas la segunda fuerza más votada ha sido la coalición Syriza, que en todos los medios de comunicación se define machacona y malintencionadamente como "de extrema izquierda" o de "izquierda radical"...esa es la imagen que a la extrema derecha golpista le conviene transmitir puesto que su baza operativa más importante es presentarse como opción moderada y democrática que toma las medidas necesarias e inevitables. Ellos se presentan como el centro, no como la extrema derecha, para que el populacho desinformado juzgue a quienes se les oponen y ofrecen medidas alternativas como radicales y les repudien por dicha causa.

Psicológicamente todos queremos estar con la mayoría, ser bien valorados, que nos consideren personas ponderadas, inteligentes y abiertas, de ahí el desprestigio de las opciones consideradas como radicales y de ahí que todo régimen totalitario se presente como medida de la normalidad, de lo común, de los que son "como dios manda" para lanzar sobre sus opositores el baldón del radicalismo.

La gente prefiere ser mediocre y gris, permanecer sojuzgada y manipulada a que sus vecinos puedan pensar que es un "extremista"...esa es la baza que juegan constantemente los regímenes liberales tratando de establecer la disputa parlamentaria entre la extrema derecha y la derecha menos agresiva que denominan cínicamente "izquierda" para que todo lo que quede a su izquierda pueda ser considerado radical por muy moderado que sea.

En España el esquema se establece así: el centro-derecha (es decir: la extrema derecha más agresiva y salvaje) es el PP, la izquierda, con tintes casi revolucionarios (es decir: la derecha menos extrema) es el PSOE. Todo lo que queda a la izquierda del PSOE se considera radical aunque se trate de partidos tibiamente socialdemócratas como Izquierda Unida.

En otros países las siglas son distintas pero el esquema, tan útil para el golpismo neoliberal, es el mismo.

Lo cual nos lleva de nuevo a considerar la condición de la Syriza como extrema izquierda política.

Esta coalición agrupa numerosos pequeños partidos de izquierda, es cierto que algunos de talante maoista o trotskysta, pero la inmensa mayoría de carácter social-demócrata, ecologista y eurocomunista (que es una forma de decir social-demócratas). Semejante formación solo puede ser considerada extremista desde el extremismo. Es decir: si en Europa no gobernase la extrema derecha neoliberal y neocon con el tímido recambio semi-keynesiano de una derecha de rostro más humano (como la que representan Hollande o Rubalcaba), si el lenguaje no hubiera sido colonizado y pervertido, la Syriza solo podría ser considerada como centro-izquierda.

Debemos, pues, plantearnos muy seriamente la óptica que han adoptado los regímenes de la Europa occidental para que la social-democracia parezca extremismo de izquierda y el social-liberalismo de partidos como el PSOE se presente como un peligroso escoramiento hacia la revolución...

Exacto: solo desde la más extrema derecha puede tenerse esa perspectiva y queda así demostrada la perversión del lenguaje llevada a cabo por la oligarquía golpista y la necesidad no solo de devolverle a las palabras su verdadero significado sino de hacer bascular el sistema para que la extrema derecha, enemiga del bien común y del pueblo, sea, como corresponde a una verdadera democracia, no solo barrida del mapa electoral sino, incluso, de la legalidad.

Debemos recuperar el centro y el centro es incompatible con el predominio de los intereses de una clase hegemónica y con su ideología viciada. Democracia y capitalismo son términos antagónicos y va siendo hora de que lo comprendamos. 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LOS PELIGROS DE LA CEGUERA.

20120426163120-peter-leth.jpg

Mariano Rajoy, el presidente golpista del gobierno intruso que rige el ilegítimo régimen que padecemos, amparándose en las inmorales reformas legales que ha impulsado y en la capacidad represiva y falta de escrúpulos en la invención y atribución de delitos a ciudadanos díscolos de sus mercenarios uniformados (no puede conceptuarse de otro modo a indivíduos que apoyan el golpismo de la oligarquía y de los especuladores extranjeros en lugar de ocupar su lugar en la autodefensa popular) ha optado por la ceguera, por negar la evidencia, por enrocarse en la "verdad" del régimen negando la evidencia de la realidad social.

Se ha empeñado en sostener que sus acciones golpistas, constitutivas de una traición continuada a España y al pueblo español y de delito también continuado de terrorismo social, además de otros perfectamente tipificados en el código penal (al menos hasta que tengan el valor de modificarlo a su favor también en esos puntos) vienen justificadas por su mayoría absoluta en las instituciones partiticráticas habilitadas por el ilegítimo régimen vigente. Olvida, seguramente con toda intención, que su mayoría parlamentaria viene sustentada por tan solo un tercio de los votos posibles con lo cual hay dos tercios de la sociedad que no le apoyan ni le han votado, olvida también que en las últimas elecciones muchos de los votantes del PP en noviembre del año pasado se quedaron en casa para mostrar su desacuerdo con las medidas golpistas y antisociales de su gobierno intruso. Es decir: que no solo dispone del apoyo de un tercio escaso de la ciudadanía sino que, además, esa cuota exigua de apoyo mengua cada día. Olvida también, o es incapaz de comprender desde su totalitarismo neoliberal, que las elecciones por sí mismas carecen de validez. Ninguna institución puede ser considerada democrática y, por lo tanto, legítima si es parasitada por intereses extraños y se dedica a imponer medidas contrarias a los intereses del pueblo y del país y que solo favorecen a una oligarquía corrupta y a sus amos extranjeros. Y, precisamente, eso es lo que está sucediendo en España incluso antes de las elecciones de noviembre pasado. España ha sido convertida en un zombi para el  enriquecimiento de especuladores extranjeros y, por lo tanto, las instituciones han perdido cualquier legitimidad que pudieran tener, y esta ya era dudosa, de modo que la soberanía ha revertido al pueblo y se ha abierto un periodo constituyente. Rajoy y su gobierno intruso actúan fuera de la legitimidad democrática y, por lo tanto, todos sus actos carecen de fuerza legal y son irrelevantes en cuanto voluntad y delictivos en cuanto imposición.

Pero Rajoy, su gobierno intruso y sus cómplices en todos los ámbitos del control del régimen ilegítimo que padecemos, se niegan a ver y reconocer esas evidencias. Han optado por la ceguera, la imposición y la represión. Acaba, el presidente traidor y terrorista, de declarar que pase lo que pase jamás cambiará de rumbo...y ello mientras una asustada delegada del gobierno de Madrid and suplicando un pacto con el 15-M para no verse forzada a mostrar su verdadera faz represiva ante la ciudadanía. Bien: ellos tienen la fuerza, los mercenarios uniformados, togados y en los medios de comunicación, ellos pueden tratar de imponer su "verdad" por la fuerza pueden ejecutar el modo totalitario del adn neoliberal y seguir en el más absoluto de los autismos. Durante algún tiempo, a fuerza de mentiras, detenciones injustas, montajes policiales y periodísticos, de represión y desvergüenza pueden llegar a creerse vencedores.

Pero la ceguera es muy peligrosa, especialmente cuando unos ciegos se empeñan en guiar a otros ciegos (y aquí hay que recordar el refrán popular de que no hay peor ciego que el que no quiere ver) en un mundo lleno de abismos.

Cierto: por la fuerza y a golpe de negar la evidencia puede que logren avanzar algunos pasos pero la ceguera llevó siempre al abismo.

Y el pueblo ha dejado de creer y, por lo tanto, no tardará en dejar de obedecer. El régimen empieza a estar desnudo.

Un último apunte histórico antes de concluir: conviene recordar como cayó el régimen de 1876, del cual el actual es copia. Primero, en plena descomposición, se entregó a la constitución de gobiernos de concentración que venían a ser la constatación de la "vía única" dentro del régimen, el equivalente a la actual y dudosa mayoría absoluta de Rajoy. Luego llegó la dictadura y, finalmente, la República. En 2012 ya ha comenzado ese proceso. El régimen cada vez mengua más en su representatividad social, ya ha recurrido al totalitarismo, a la "vía única", empieza a hacerlo a la represión. La verdadera democracia puede tardar algunos años en llegar, pero ya se la vislumbra: cuanto más ciego sea el gobierno intruso, más visible será el Sol.

NOTA.- La fotografía es de Peter Leth

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

ARGENTINA HACE LO QUE DEBE.

20120413020017-guillermo-esteves.jpg

Esos imperialistas de vía estrecha y fanáticos neoliberales del ilegítimo gobierno intruso de Rajoy andan soliviantados por los intereses privados de una empresa privada en un país extranjero. Esos mismos impresentables que no han dudado en vender España a los intereses de los especuladores capitalistas extranjeros, de prostituir la nación arrebatando la soberanía, junto con el dinero, el futuro y los derechos sociales y políticos, al pueblo español para entregarlo maniatado a los mafiosos y criminales intereses del Gran Capital, esos mismos traidores cobardes que ni siquiera son dignos de llamarse españoles y mucho menos de dirigir los destinos de un pueblo heróico e indomable como el nuestro, andan en estos días, como chimpancés furiosos, agitando ramas y arrojando piedras al oceano, partiéndose el pecho por defender los intereses de una empresa privada. Una empresa, claro está, de la que esperan lucrarse ahora o en el futuro. Ahora con indecentes compadreos bajo cuerda con inversores de la misma o en el futuro cuando, tras cesar en sus cargos, que han servido sin legitimidad democrática, como sucios tiranos, y sin ningún honor, sean recompensados con lucrativas sinecuras ya sea en la misma REPSOL ya en otras empresas del entramado oligárquico español.

El motivo de sus desvelos y alharacas no es otro que la intención del gobierno argentino de nacionalizar YPF, la filial argentina de REPSOL...lo que supone, entre otras cosas, una heregía sacrílega desde su ciego y cerril fanatismo político, desde su totalitario y fascistoide neoliberalismo mafioso.

Y sin embargo, hay que decirlo, el gobierno argentino hace lo que debe.

Fueron precisamente nuestros indignos y traidores dirigentes quienes, sirviendo a amos extraños y traicionando al pueblo español, hicieron lo que no debían.

Analicémoslo con más detenimiento y lo comprenderemos fácilmente.

El sistema económico surgido de los Tratados de Bretton Woods en 1944 y que constituye la "legalidad internacional", las llamadas reglas del juego, es un sistema criminal, mafioso, imperialista y destinado a expoliar a los países para permitir que se enriquezcan unos pocos, muy pocos, y se mantenga su control económico y político a través del terrorismo de estado encabezado por los Estados Unidos y secundado por sus estados vasallos. Es el responsable del hambre en el mundo, de que desde su impocición a finales de la Segunda Guerra Mundial continentes enteros cayeran en la miseria y la hambruna endémica para que pudieran enriquecerse hasta casi el infinito los propietarios de las grandes multinacionales y empresas especuladoras especialmente estadounidenses, que son menos de un millar de individuos. El responsable de las constantes violaciones de los derechos humanos que han afectado a millones de seres humanos durante décadas desde los esclavos encadenados a máquinas y mantenidos en constante actividad mediante el consumo de drogas en las maquiladoras de las zonas francas de medio mundo hasta las cárceles secretas donde son torturados y asesinados quienes se les enfrentan. El impulsor de decenas de sangrientas dictaduras y millones de desapariciones, de robos de niños, de experimentos ilegales, de aniquilar la variedad genética vital para la supervivencia de todos...

Un sistema, en suma, mil veces más brutal, fanático, sangriento y totalitario que el nazismo o el estalinismo. Un sistema inmoral y nocivo que debe ser expugnado.

Argentina, para su desgracia, sabe muy bien cómo se las gasta. En los años setenta ellos también sufrieron el asalto que nosotros padecemos ahora. Un grupo de políticos corruptos procedentes de la oligarquía se dedicó a vaciar el estado, a privatizarlo todo para ponerlo en manos de intereses extranjeros y, cuando el pueblo protestó, llegó el golpe de estado y la dictadura con su rosario de torturas, desapariciones y asesinatos. Recuperada la democracia el estado pugna ahora por recuperar el control sobre los sectores estratégicos de su economía, sectores que siempre deben ser públicos. En ese sentido la anunciada nacionalización de YPF es un paso lógico, sensato e ineludible que, naturalmente, choca con los intereses de los oligarcas españoles y sus amos yanquis y colisiona de frente con el fanatismo del totalitarismo neoliberal del criminal régimen económico vigente. De ahí las amenazas de algunos corruptos próceres del ilegítimo gobierno intruso de Rajoy  a Argentina adviriténdole de que va a  convertirse en un "apestado internacional porque romper las reglas del juego tiene un precio"...

Claro que lo tiene, pero seguir jugando la misma partida amañada una y otra vez conlleva un precio mucho mayor, consecuencias mucho peores. Nosotros mismos, en España, lo estamos viendo.

El régimen español es ilegítimo precisamente porque está supeditado a esas inmorales reglas de juego, porque está intervenido de facto por políticos corruptos al servicio de la oligarquía local y el gran capital extranjero y han pergeñado un estado de cosas conducente a robar los bienes, derechos y libertades de los ciudadanos y vacíar de contenido el estado para que, a nuestra costa, se hagan un poco más ricos los beneficiados por el mafioso sistema de Bretton Woods.

El camino que hemos seguido hasta llegar aquí ha sido largo y, en muchos casos, críptico, desde la aceptación de bases americanas en nuestro territorio en tiempos del franquismo y nuestro ingreso en la OTAN bajo el felipismo, desde el plan de estabilización franquista de 1959 a la entrada en la UE en 1986 y la firma del Tratado de Maastricht y posteriores y a las masivas e innecesarias privatizaciones del Aznarato. Desde los Pactos de la Moncloa a la actual reforma laboral y desmantelamiento de la sanidad y la educación y el avance hacia una nueva dictadura con la reforma del código penal para evitar protestas y equiparar el ejercicio del derecho de manifestación y la libertad de expresión con el terrorismo. Pero hemos llegado al punto clave de no retorno: aquel en que nuestros políticos corruptos, títeres en un régimen intruso, sin legitimidad ninguna, al servicio de intereses extranjeros y espúreos, nos lo arrebatan todo, incluso la libertad y el futuro para servir a sus amos.

En España, donde se han seguido a rajatabla las perjudiciales y nocivas "reglas del juego" estamos pagando el precio de hacerlo. Felipe González, que ha encontrado buenas sinecuras en empresas privatizadas que deberían seguir siendo públicas, comenzó el baile supeditándonos a la maquinaria militar y represiva de los Estados Unidos a través de la OTAN, arrebatándonos nuestra soberanía política y económica con la entrada en la UE y la firma de los tratados neoliberales que iniciaron este camino hacia el averno en el que ahora ardemos. Aznar, que a su vez ha encontrado excelentes sinecuras tanto en empresas privatizadas nacionales como en negocios anglosajones, despojó al estado continuando las delictivas políticas de supeditación militar al terrorismo estadounidense, las no menos delictivas, constitutivas de traición al pueblo, de tratados europeos destinados a arrebatar la soberanía, y por lo tanto cualquier capacidad de reacción a España, a través de, entre otros mecanismos, del euro, despojando al estado de cualquier ingreso y cualquier posibilidad de control sobre sectores estratégicos con la masiva privatización de las empresas públicas...y así hasta hoy.

¿El resultado? Todos, menos unos pocos, estamos en la ruina. Estamos perdiendo derechos que costó décadas de lucha conseguir, somos un pueblo expoliado y sojuzgado al que se lo están arrebatando todo, vamos camino de una dictadura y nuestro futuro es el tercer mundo...mientras sigamos obedeciendo las reglas de ese juego amañado del FMI y la OMC.

Si el gobierno argentino se resiste a ellas y lucha por zafarse del totalitarismo neoliberal y recuperar la capacidad de control del estado sobre los sectores estratégicos de su economía, hace lo que debe.

Nuestros corruptos políticos, en cambio, han convertido a España en un zombi del Gran Capital, nos llevan a la esclavitud y a la ruina. Y solo hay un modo de evitarlo: derribar el ilegítimo régimen que padecemos, castigarlos a todos y cada uno de ellos con la máxima dureza en virtud de sus responsabilidades y establecer una verdadera democracia que no respete esas reglas del juego que nos perjudican.

Los pueblos deben sublevarse, recuperar su libertad, unirse y enfrentarse a la mafia sangrienta de Bretton Woods. Dentro del "juego" solo hay futuro para quienes lo manejan y sus secuaces porque está concebido para que se repartan nuestros despojos.

De modo que: Subleváos, derribad el régimen ilegítimo y a su gobierno intruso, recuperad vuestra libertad y vuestro destino y combatid el mal, el sistema de Bretton Woods.

PD.- Es curioso que siempre que gobierna el PP acabemos metidos en algún conflicto internacional ridículo. ¿Recuerdan Perejil?...y me acabo de dar cuenta de un pequeño detalle. Cuando Margaret Tatcher iba a perder las elecciones por sus políticas neoliberales, las mismas que ahora están copiando los miembros del gobierno intruso de Rajoy acabó ganándolas gracias a la guerra de las Malvinas. El patriotismo es siempre una excusa para anular la racionalidad de parte del electorado y conseguir mayorías absolutas que permitan continuar con las exacciones y la traición. Cuando Aznar sentó las bases del actual golpe de estado intentó la jugada de la guerra en el ridículo de Perejil y en la aberración de Iraq (por la que se le puede y se le debe considerar un criminal de guerra), ahora, en pleno golpe, se sacan de la manga un conflicto con Argentina...patéticos intentos de despertar el fanatismo nacionalista en los más ignorantes para que aquellos que discrepemos de sus desafueros podamos ser tachados de traidores y malos españoles. El jueguecito de siempre. ¿Les funcionará?...

NOTA.- La fotografía es de Guillermo Esteves.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

EL GOBIERNO INTRUSO DE RAJOY NOS OBLIGA A UNA NUEVA LUCHA POR LA INDEPENDENCIA.

20120330144341-phanlop88.jpg

En el verano de 1808 una élite decadente y corrupta se reunió en la ciudad francesa de Bayona para entregar la soberanía nacional de España a un poder extranjero y usurpador lo que convertía al país en una colonia del imperio napoleónico. Esa transición pretendió presentarse como una simple innovación continuista elaborada con todo el rigor de la ley vigente pero de facto convertía el gobierno de la nación hasta entonces existente en un gobierno intruso y títere de intereses extranjeros a pesar de que lo integrasen en muchos casos las mismas personas que ya ocupaban o habían ocupado cargos anteriormente en él. El gobierno legítimo se transmutaba ,aparentemente respetando el orden jurídico, en un gobierno intruso, de afrancesados traidores y enemigos del pueblo.

Lógicamente el pueblo español no aceptó semejante desafuero, tamaña indignidad, traición de tal calado, y se lanzó a las calles y a los montes para expulsar al invasor francés y a los colaboracionistas que lo apoyaban y recuperar su independencia porque el gobierno surgido de Bayona era claramente ilegítimo.

En junio de 1940, después de que Francia fuera derrotada por el III Reich, la derecha se apoderó del gobierno francés y estableció el régimen colaboracionista de Vichy. La institución de este régimen también se llevó a cabo mediante mecanismos parlamentaristas y en apariencia respetuosos con la constitución vigente pero en la práctica supuso que una élite caduca, atrasada y corrupta se hiciera con el poder para convertir a Francia en un estado títere de intereses ajenos, en simple colonia de los alemanes.

Naturalmente la parte sana de la sociedad francesa se negó a aceptar semejante iniquidad y se lanzó de inmediato a la reconquista de su libertad e independencia.

En la España de 2012 estamos viviendo exactamente la misma situación: desde 2010 estamos viviendo una pérdida de independencia que sigue caminos parlamentaristas y supuestamente constitucionales para aparentar legitimidad y carácter democrático pero que en la práctica está convirtiéndonos en títeres de intereses extranjeros y esclavos de una élite corrupta y decadente capaz de vender el país al imperialismo extranjero con tal de salvaguardar y ver aumentar sus privilegios a costa del pueblo. La legitimidad del régimen ha desaparecido por completo y vivimos bajo gobiernos intrusos que no sirven al bien de la mayoría sino a los intereses de una ínfima minoría y de los especuladores extranjeros. Se ha demostrado clarísimamente con las dos últimas huelgas generales, donde se ha manifestado la soberanía nacional, que, sin embargo, no ha logrado que el ilegítimo parlamento del ilegítimo régimen cumpla con su deber atendiendo a la voluntad popular. Por el contrario sus miembros y los de los diferentes gobiernos intrusos han continuado haciendo políticas en perjuicio del pueblo y contra su voluntad obedeciendo las órdenes de poderes ajenos y extranjeros.

Ahora la cosa está clara: ha llegado el momento de salir a la calle, derribar el régimen intruso y recuperar nuestra soberanía, NUESTRA LIBERTAD.

Ya solo puede servirnos un grito: ¡INDEPENDENCIA!...

 

NOTA.- La imagen es de Phanlop88.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

BOICOT A LOS PATRONOS CHANTAJISTAS

20120327193822-katmeresin.jpg

En medio del golpe de estado oligárquico que estamos sufriendo, patronos y banca están actuando como los mafiosos, como los golpistas explotadores e inmorales, como los indeseables que son.

Llevan semanas desde la convocatoria de la necesaria y tímida huelga general del 29 de marzo presionando y chantajeando a sus empleados para evitar que la secunden porque la reforma laboral, puro y simple terrorismo social, es un pilar fundamental del golpe de estado que están propiciando a través del ilegítimo gobierno de la nación.

Un pilar que les define y demuestra la necesidad absoluta y pública de poner fin al ciclo de su dominio social, económico y político, lo indefectible de un cambio radical de estructuras que acabe con la supremacía de esta clase parasitaria, explotadora, obsoleta e ineficaz.

El mundo que ellos pretenden imponer se basa en que el pueblo pierda su condición ciudadana adquiriendo la de súbdito para que no pueda oponerse al masivo latrocinio que esta clase y sus aliados están acometiendo no solo contra el estado sino también contra el dinero y la calidad de vida privada de cada individuo completo y pretende que los nuevos súbditos sean explotados como trabajadores, casi esclavos y estafados en cuanto consumidores, todo ello en beneficio de esa reducida e inmoral clase oligárquica y en perjuicio de la inmensa mayoría.

Pues bien, la huelga no solo es necesaria y justa, es un derecho inalienable y debemos dejar muy claro a los golpistas que chantajean a sus empleados para que no la secunden que ni perdonamos ni olvidamos. ATENTAR CONTRA EL DERECHO DE HUELGA DE LOS TRABAJADORES DEBE TENER CONSECUENCIAS MÁS ALLÁ DE LA HUELGA MISMA Y LA LEGÍTIMA ACCIÓN DE LOS PIQUETES.

Desde el punto de vista moral cualquier acción contra el tirano es legítima y justificable. Pero tácticamente en estos momentos esa forma de justicia popular resulta desaconsejable, serviría tan solo para darles argumentos para la represión contra el pueblo. Y sería un error. Van a reprimirnos igual, porque estamos sufriendo un robo con fuerza, pero conviene que quede claro de donde parte la violencia y a qué intereses sirve.

Debemos, por lo tanto, responder pacíficamente a los crímenes y extorsiones de la patronal y la banca. Tenemos armas que manejar y una muy importante es el BOICOT. Existen listas detalladas de las empresas que están coaccionando a sus trabajadores para impedir que secunden la huelga general del 29 de marzo (29msinmiedo.tumblr.com). Muy bien, ya sabemos qué hacer: ESAS EMPRESAS DEBEN NOTAR EN SUS VENTAS LA DESAPROBACIÓN MORAL DEL PUEBLO, LA HUELGA NO ACABA EL JUEVES.

Y TAMPOCO DEBEMOS OLVIDARNOS DE LOS ESQUIROLES, PARA ELLOS TAMPOCO LA HUELGA DEBE ACABAR EL JUEVES. SI NO SE UNEN A LAS LEGÍTIMAS REIVINDICACIONES DEL PUEBLO, DEBEN QUEDAR EXCLUIDOS DEL MISMO. SON TRAIDORES MERECEDORES DEL OSTRACISMO SOCIAL MÁS ABSOLUTO.

 

NOTA.- La fotografía es de Katmeresin.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

HUELGA GENERAL.

UGT y CCOO, que se han unido a la convocatoria de huelga general el 29 de marzo encabezada por los sindicatos territoriales y otros de ámbito nacional más combativos, como CGT y CNT, dando la sensación de que lo han hecho tan solo para evitar la posibilidad de enfrentarse a un paro de éxito que no les tenga como protagonistas, se equivocan en su planteamiento de la misma.

Quieren hacer un paro tímido de un solo día para "protestar" por la agresiva, salvaje e inconstitucional reforma laboral impuesta, vía decreto-ley, por el ilegítimo y criptogolpista gobierno del PP y que en sí misma no solo puede y debe considerarse un atentado a la democracia (y por lo tanto un acto golpista) sino puro y simple terrorismo social, una agresión de tal magnitud contra la libertad ciudadana y contra los derechos del pueblo que por sí sola justificaría una revuelta armada y la ejecución inmediata de todos sus fautores como enemigos del pueblo y terroristas al servicio de intereses extranjeros. Revuelta desaconsejada por evidentes motivos estratégicos y tácticos.

Pero la desproporción entre la agresión que supone la reforma laboral y la tímida protesta que pretenden UGT y CCOO resulta evidente y muy elocuente. El sindicalismo blando de ambos sindicatos mayoritarios y colaboracionistas no contempla en ningún caso un verdadero enfrentamiento contra el capital y mucho menos una aspiración de cambio social, se limita a defender un teórico equilibrio, un supuesto pacto en el que se basa el ilegítimo régimen de 1978, entre la rapacidad feroz de la oligarquía hispana y el pactismo servil de los representantes de las clases trabajadoras que hace del sindicalismo español un a modo de régimen de Vichy con respecto al III Reich. De hecho propongo el apelativo de "vichisuás" para los defensores de ese tipo de sindicalismo colaboracionista.

Pues bien, hay que decirlo: ese modelo de supuesto equilibrio se ha demostrado inservible, ha quedado por completo desprestigiado y obsoleto y con él el régimen que articulaba, la partitocracia liberal de 1978.

Es preciso recordar a ese respecto una anécdota de 1981 cuando sindicatos y patronal estaban negociando los convenios colectivos y tuvo lugar el intento de golpe de Tejero. Con la Guardia Civil asaltando el Congreso, irrumpió un representante de la CEOE en la sala de negociaciones proclamando que ya no era preciso pactar con los sindicatos (a los que se refirió en términos peyorativos) porque si el golpe triunfaba iban a lograr imponer todas sus pretensiones esclavistas. La patronal, los oligarcas, nunca fueron ni responsables ni moderados y tampoco creadores de empleo sino franquistas explotadores ansiosos de quebrar la cerviz de la resistencia popular para volver a los peores tiempos de la miseria y la explotación. Ahora, con el golpismo subrepticio del PP impulsado desde Bruselas y Wall Street, lo están consiguiendo. No es tiempo, por lo tanto, de mostrarse conciliador. El supuesto equilibrio que articulaba el régimen de 1978 (y que nunca fue tal, aquí siempre mandaron los mismos: los oligarcas franquistas) se ha roto y no va a volver. Hay que luchar por nuevos horizontes que no se articularán en el equilibrio sino en el triunfo total de una de las partes en conflicto. De momento va ganando la oligarquía, el 0,03 % que controla el 80% de los medios de producción. No queda espacio para la negociación, tan solo para la lucha por el cambio de régimen y el establecimiento de una verdadera democracia.

La reforma laboral, con ser gravísima y representar un atentado contra el pueblo y la democracia es solo un aspecto del golpe de estado neoliberal que estamos sufriendo. El camino no es ya una huelguita de un día para suplicar una negociación que implica el reconocimiento de la necesidad de dicha reforma y la nociva ideología que la impone.

HAY QUE PARALIZAR ESTE PUTO PAÍS INDEFINIDAMENTE Y COMBATIR CON UN SOLO OBJETIVO: DERRIBAR UN RÉGIMEN INEFICAZ, INJUSTO, OBSOLETO E ILEGÍTIMO Y ESTABLECER UNA VERDADERA DEMOCRACIA QUE NI PUEDE SER CAPITALISTA NI ADMITIR EL PREDOMINIO, NI SIQUIERA LA EXISTENCIA, DE LA OLIGARQUÍA FRANQUISTA.

Todo lo demás es hacerle el caldo gordo a la extrema derecha.

¿Apoyaré la huelga del 29 de marzo?...Por supuesto, hay que marchar unidos y plantarnos ante el golpismo neoliberal. Pero tal y como está planteada no servirá de nada.

Insisto: el supuesto equilibrio que articulaba el régimen de 1978 se ha roto y ya no volverá. Ahora solo hay un camino: cambiar las reglas de juego. O ganan ellos, el 0,03% de la población, o ganamos nosotros, el 99,07 %, no hay término medio posible.

 ...Y estamos dejándonos vencer.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

A PROPÓSITO DE LOS ALTERCADOS EN BARCELONA.

Sin ningún lugar a dudas, para acabar con el golpe de estado neoliberal que estamos experimentando llegará el momento en que sea preciso ocupar los centros de poder político para derribar el régimen corrupto y establecer una verdadera democracia. Y esto deberá hacerse en concurso con un cierre inmediato de los centros de especulación financiera (como las bolsas) y una ocupación de los medios de propaganda oligárquicos (televisiones, radios, etc.) y  de producción para nacionalizar los bancos convirtiéndolos en un servicio público y renacionalizar las empresas indebida y culpablemente privatizadas por el Aznarato al tiempo que se colectivizan los restantes medios de producción apartando del proceso económico a una oligarquía objetivamente corrupta, incompetente, traidora al pueblo y nociva para el desarrollo social, económico y político de España. Con casi toda probabilidad ninguna de estas acciones podrán llevarse a cabo de manera pacifica puesto que las fuerzas represivas del estado (entre las que se incluye el ejército) difícilmente harán causa común con el pueblo. Antes al contrario, como ha demostrado la historia a lo largo de prácticamente un siglo, permanecerán fieles al poder oligárquico vigente lanzándose a reprimir al pueblo primando el concepto de "orden" (es decir: sumisión) de la oligarquía por encima de los conceptos de justicia social, soberanía popular y democracia real. Ya sabemos como se las gastan: habrá torturas, detenciones, muertes...lo habitual. De hecho ya existe un germen ideológico de estas actuaciones futuras en los constantes intentos de criminalización de las movilizaciones ciudadanas por parte de la extrema derecha pepera. Es una vieja táctica del Poder: criminalizar y deshumanizar al ciudadano, al "enemigo", para justificar una represión salvaje y seguir reteniendo el poder político, judicial, económico, ideológico y propagandístico.

Cada vez que un representante de la oligarquía en cualquiera de sus ramas tacha a los ciudadanos que se movilizan de acólitos de ETA, de alborotadores a sueldo, de radicales antisistema, de enemigos...se está buscando un clima de confrontación y criminalización que, llegado el caso, permita actos represivos tan aconstitucionales como crean conveniente (y debemos recordar que Guantánamo sigue abierto sin que se haya siquiera juzgado a sus ideólogos, del mismo modo que no se ha juzgado a los responsables últimos de represiones salvajes como fueron la Operación Cóndor y otras similares). Como venimos estudiando en los artículos anteriores, los limites democráticos del régimen oligárquico vigente son más bien escasos y siempre proclives a menguar más. Si el poder se ve realmente en peligro la represión aumentará hasta alcanzar los límites necesarios para la represión total del movimiento ciudadano. Debemos tenerlo absolutamente claro y asumido.

Por eso mismo lo último que los ciudadanos debemos hacer cuando demandamos democracia, justicia social y soberanía popular es ponérselo fácil al Poder para justificar sus medidas represivas. Las manifestaciones y movilizaciones deben ser absoluta y exquisitamente pacíficas y pacifistas. La ciudadanía debe presentar sus demandas sin caer en el disturbio ni en las provocaciones.

Las tácticas del Bloque Negro siempre fueron propias de infiltrados o de estúpidos y deben desecharse por completo.

¿Qué se gana quemando contenedores o motocicletas o fomentando disturbios?...desde el punto de vista de la estrategia ciudadana para conseguir frenar el golpe de estado neoliberal nada en absoluto. Antes al contrario se justifica la represión oligárquica. Por ese motivo lo sucedido hoy en Barcelona no debe volver a suceder ni en esta ciudad ni en ninguna otra. Los ciudadanos deben ser una masa pacífica, festiva y altamente cívica porque están demandando lo que es justo y democrático.

Con un comportamiento ejemplar y pacífico se desarma la lógica represiva y la propaganda oligárquica. El vandalismo conduce a la deslegitimación y el cese traumático de los movimientos ciudadanos ¿O es que no habéis aprendido nada?

 PD (a 1 de marzo de 2012).- Por cierto: es muy posible que algunos de vosotros os sintáis muy orgullosos por el hecho de estar practicando "guerrilla urbana" pero no os engañéis, lo que hacéis dista mucho de serlo. Es simple vandalismo estúpido y que da argumentos a las fuerzas represoras de la oligarquía.

A ver si nos vamos enterando: la guerrilla urbana es un acto de guerra revolucionaria destinado a liberar un entorno urbano de la ocupación por fuerzas invasoras o pertenecientes a un régimen ilegítimo con la finalidad de tomar el control de la misma y ponerlo bajo el de una junta revolucionaria que garantice tanto la aplicación de las medidas políticas y sociales necesarias como el orden y la seguridad de los ciudadanos mientras la revolución se extiende a otros núcleos amenazando con derribar el régimen ocupante. Es un acto extremo (al que solo ha de llegarse en caso límite), irreversible (se vence o se muere), organizado, dirigido y destinado a sustituir una autoridad ilegítima por otra de transición hacia la democracia. Por fortuna en el momento actual estamos muy lejos de tener que recurrir a una estrategia semejante. Todavía podemos arreglar las cosas pacífica y cívicamente. En este contexto, tenedlo muy claro, quemar contenedores y lanzar piedras no es guerrilla urbana, es simple vandalismo que nos perjudica a todos.

Insisto: ¿O es que no habéis aprendido nada?...

Un último inciso: los dioses nos libren a unos y a otros de tener que llegar a extremos que requieran una verdadera guerrilla urbana.

Etiquetas: , , , , , , ,

LA CATADURA MORAL DEL RÉGIMEN ESPAÑOL

La asimetría de la represión es un hecho indiscutible en este país cristofascista y kafkiano. Viene siéndolo desde siempre, pero en estos últimos meses en los que todos hemos tenido los ojos y los oídos más abiertos ha quedado definitivamente patente ante el conjunto de la población.

Ya vimos el verano pasado como una manifestación legal contra el excesivo predominio de la secta católica en España era hostigada por agresivos reventadores radicales de esa misma secta aprovechando las fuerzas de represión los altercados y agresiones protagonizados por los talibanes católicos para cargar contra los manifestantes pacíficos y autorizados y, además, para criminalizarlos con la habitual batería propagandística de acusaciones y testimonios falsos de agentes y mandos que no por constituir norma dejan de ser un delito tipificado y una de las formas más sutiles y despreciables del terrorismo de estado.

Esta semana hemos visto otro ejemplo, más sangrante incluso, de esa represión selectiva y orientada siempre hacia los mismos, hacia los no franquistas, de las fuerzas represivas del ilegítimo, inmoral y protofascista régimen español.

Unos chicos de Valencia, afectados por los recortes en educación consustanciales al proceso golpista neoliberal que estamos sufriendo, salen a la calle para protestar por las ínfimas condiciones educativas en las que se encuentran y la policía antidisturbios interviene de inmediato no tanto para dispersarlos cuanto para amedrentarlos en medio de insultos (muchos de tipo claramente político, lo que demuestra que cualquier ínfula democrática es considerada por la madera como constitutiva de falta cuando no claramente delictiva) y tratos vejatorios. Se convocan en los días siguientes manifestaciones pacíficas para protestar por esos excesos y las fuerzas de represión inundan las calles valencianas de efectivos en actitud chulesca y dando patadas por lo bajo al tiempo que insultaban a los manifestantes, siempre en voz baja, para que alguien perdiera la paciencia y tener justificación para nuevos actos de violencia y nuevas detenciones. No lo consiguieron ,a pesar de lo cual hubo detenidos. Tampoco así amedrentaron a los valientes muchachos de la secundaria valenciana que concurrieron a las protestas durante un tercer día para ser acorralados por las fuerzas represivas y sometidos a identificación masiva para castigar su valor cívico y democrático con multas a mansalva, táctica que ya se utilizó contra el 15-M y que resulta absoluta, total y sonrojantemente anticonstitucional puesto que el derecho a reunión pacífica está recogido en la constitución y es además un valor básico de la democracia. Razones por las cuales tanto los agentes que participan en estas identificaciones como sus mandos directos y políticos y los jueces que tramiten la multas pueden ser  no solo tachados de represores sino también acusados de prevaricación.

Paralelamente, en Madrid, una horda de talibanes católicos lanzaba cócteles molotov contra una galería de arte y se concentraba en su puerta conculcando activamente los dos principios que los gobernantes peperos han esgrimido siempre como excusa para atacar las concentraciones y acampadas del pueblo en demanda de una verdadera democracia (el derecho de paso y los intereses comerciales) y tratando de censurar un evento artístico y con él la libertad de expresión y la libertad religiosa consagradas ambas en la constitución. Y no hubo ni intervención policial, ni identificación de los concentrados, ni cargos políticos vituperando actuaciones claramente criminales y lesivas de la legislación vigente cuando lo habitual es que cada mínimo movimiento de la parte mayoritaria y más intelectual, social y moralmente avanzada de la sociedad española sea criminalizada por esa caterva de franquistas enquistados en las instituciones españolas.

Lo cual evidencia claramente que en el vigente e ilegítimo régimen español existen dos raseros para medir los actos dependiendo de la ideología política y religiosa y de la clase social a la que se pertenezca. Si un derechista de clase alta y misa como mínimo semanal crea una red de corrupción política o vende el estado a los intereses privados o siembra la muerte y la miseria con indebidas e injustas reformas sanitarias o laborales o lanza cócteles molotov contra un cine o una galería de arte el poder sonríe comprensivo y modera hasta la anulación a sus fuerzas de represión. Si un ciudadano tiene la osadía de exigir pacífica y respetuosamente sus derechos básicos...¡Pobre de él!

Ello implica que en este régimen existen ciudadanos de primera (los que ganaron la guerra y siguen beneficiándose de ello) y los que la perdieron (condenados al ostracismo y la represión). Esa es la verdadera naturaleza moral del ilegítimo régimen que padecemos.

Y la cosa no sería tan repugnante, podría incluso resultar un simpático uso folclórico al modo de las fiestas de moros y cristianos en las que siempre pierden los mismos, si las pútridas entrañas del estado no carecieran por completo de pudor y evitaran exhibir su despreciable naturaleza a cada paso.

No voy a recordar aquí ejemplos bochornosos, propios de la más asquerosa y salvaje dictadura como la guerra sucia contra ETA de los años setenta y ochenta, ni siquiera a poner sobre la mesa el trato que los inmigrantes ilegales están recibiendo en los centros de detención. A fin de cuentas, y eso es lo peligroso, la mayor parte de la sociedad española tiene los sentidos embotados en esos ámbitos. Total solo son terroristas y negros que vienen a quitarnos el trabajo (aunque quienes nos lo quitan todo, lo estamos viendo, no son los inmigrantes sino los señoritos de trajes caros, corbatas de seda y sonrisa cínica que escudados en leyes injustas, políticos corruptos y cuerpos de represión filofascistas y agresivos se dedican a robar y dilapidar los haberes públicos y a recortar nuestros servicios y derechos). Una sociedad así, que admite la suspensión de la universalidad democrática, jamás álcanzará la condición de verdadera democracia...y la culpa no será de la oligarquía dominante sino de la ignorancia y falta de altura moral de unos ciudadanos embrutecidos hasta el nivel de abyecto populacho.

Aquí, para ilustrar la catadura moral del ilegítimo régimen que padecemos, solo pondré dos ejemplos recientes y mucho más que elocuentes, como elocuente ha sido la falta de reacción de una sociedad abismada en el lodo del protofascismo burgués y casi por completo aislada de las exigencias morales de la verdadera democracia.

El primer ejemplo había sido silenciado tercamente por la inmensa mayoría de los medios de comunicación empeñados, por mor de sus amos, en establecer un estricto cordón sanitario entre la realidad y la percepción que de ella tienen los ciudadanos. En otras palabras: dedicados a la desinformación, la ocultación interesada de la verdad y la propaganda política del régimen. Incluso cuando llegó la sentencia del Comité Contra La Tortura de la ONU, los medios, en su gran mayoría, se limitaron a comentarlo con la boca pequeña y mirar rápidamente para otro lado. No interesa poner el foco sobre cómo actúan nuestras fuerzas represivas en nuestras fronteras. Y tampoco el homo hispánicus, caracterizado por lo rudimentario de su mente poco inteligente y lo limitado de su altura moral, por su panzismo innoble y por su egoísmo inveterado, tiene demasiado interés en ello. No se da cuenta, el inepto y devaluado homo hispánicus, de que la catadura moral de cualquier institución armada y respaldada por unas leyes flexibles (nunca han sido ni son iguales para todos) y un estado que se arroga (aunque sea ilegítimamente) el marchamo de legitimidad, se demuestra precisamente con los más débiles y desprotegidos. Y que lo que se permite en los márgenes grises apartados del centro de atención social es algo a lo que tarde o temprano el ciudadano deberá enfrentarse en su propia vida cotidiana. Si se permite la tortura y el asesinato de negros indocumentados o de pordioseros o de terroristas tarde o temprano esa violencia antidemocrática y contraria a toda moral alcanzará al ciudadano. La verdadera democracia no admite grados ni componendas. Los derechos y las leyes son los derechos y las leyes siempre, en todo lugar y en aplicación a todos los individuos. No puede admitirse que estos derechos y estas leyes se apliquen en función del nivel social del individuo concreto porque, llegados a ese punto, resulta que unos serán siempre más iguales que otros. Los derechos se reservarán, como vemos que está sucediendo, para una porción cada vez más reducida de la sociedad y la inmensa mayoría de los ciudadanos, reducidos a la condición de súbditos primero y de siervos después, acabaremos siendo tratados como los negros sin papeles y los pordioseros más desprotegidos. O como terroristas si es que osamos reclamar nuestros derechos.

Y no nos engañemos, aunque la catadura moral del régimen burgués-partitocrático (en absoluto democrático) que padecemos sea esa y no otra, solo la complicidad de una sociedad ignorante y egoísta ha permitido que las cosas lleguen hasta los extremos que están llegando y que llegarán en un futuro.

Si cuando la guardia civil pincha el salvavidas de un senegalés que está intentando entrar ilegalmente en España a nado y lo arroja al agua a pesar de que este advierte de que no sabe nadar y lo deja ahogarse  nosotros no nos indignamos. Nos encojemos de hombros y hacemos un chiste o pensamos: "¡Bah, otro negro menos, que se joda." O nos olvidamos de inmediato del incidente estamos permitiendo que el régimen pierda calidad democrática y esa pérdida de calidad democrática acabará cayéndonos encima a todos. En el incidente referido el caso del senegalés ahogado llegó a un juzgado de Ceuta y los jueces hicieron lo que siempre se ha hecho en este país con las actuaciones de la guardia civil o de la policía cuando afectaban a pobres o desvalidos del sistema: mirar para otro lado. Los guardias civiles implicados en lo que como mínimo puede tildarse de homicidio imprudente, se fueron de rositas. Años después  ha llegado la exigencia del Comité Contra la Tortura de la ONU de que el caso se investigue debidamente y se castigue a los responsables del delito cometido (delito es aunque lo haya cometido personal uniformado) y todos seguimos encogiéndonos de hombros. Sí: algunos rojelios han armado un poco de revuelo en los periódicos un día, y luego nada. Porque a fin de cuentas seguimos sin creer en la igualdad de todos los hombres ni en el estado de derecho. Porque somos una sociedad inculta y atrasada que es incapaz de comprender siquiera el modo en que la desidia intelectual y moral nos afecta a nosotros mismos en cada instante de la vida cotidiana y por lo tanto permitimos que el régimen, ya de por sí ilegítimo y escasamente democrático, vaya pervirtiéndose poco a poco hasta que su podredumbre amenaza con ahogarnos a nosotros.

Y eso nos conduce al segundo ejemplo elocuente de la ínfima catadura moral del régimen español vigente.

El ilegítimo gobierno de Rajoy acaba de indultar a cinco mozos de escuadra condenados por detención ilegal y torturas a un ciudadano rumano al que confundieron con un atracador y a su esposa, embarazada de tres meses. Los hechos, hay que repetirlo, fueron probados más allá de toda duda y los policías condenados a penas de prisión por haberlos cometido. Ahora el gobierno no solo los saca de la cárcel sino que, además, los reinserta en el cuerpo. ¿Por qué?...claro: por la connivencia entre PP y CiU, entre la ultraderecha centralista y la ultraderecha catalanista que marchan juntas en su golpe de estado contra el pueblo. Están tomando medidas injustas y perjudiciales para la mayor parte del pueblo, saben que no van a poder justificar su terrorismo social y que la calle va a arder...y necesitan represores sin demasiados escrúpulos, torturadores en potencia, tipos dispuestos, si llega el caso, a repetir el organizado y premeditado genocidio franquista de 1936 o a imitar los premeditados y organizados genocidios del golpismo neoliberal en la Hispanoamérica de los años setenta y ochenta contra un pueblo que exije justicia y democracia.  

Esa es la verdadera catadura moral del ilegítimo régimen vigente. Eso es lo que está sucediendo estos días en España, eso es lo que se está preparando mientras la inmensa mayoría de los medios de comunicación miran para otro lado. Y solo hay un modo de pararlo: por supuesto saliendo a la calle masivamente y con la decisión absoluta de condudir el país hacia una verdadera transición que concluya en una democracia real. Pero también sacudiéndonos la modorra, la ignorancia, la vagancia, el desinterés, el relativismo moral y exigiendo al régimen y sus apéndices represivos (políticos, jueces, cuerpos armados) y propagandísticos (medios de comunicación, una vez más políticos instalados en la desvergüenza, la corrupción y la mentira) una conducta democrática impoluta.

La democracia no es una cuestión de números y mayorías sino de higiene moral.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

A LO MEJOR ES QUE SOMOS TONTOS (OTRA VIÑETA DE LA REPRESIÓN EN ESPAÑA)

20111215024213-yo-quiero.jpg

Una de las mejores secuencias de la película American History X es aquella en la que el compañero de prisión negro le cuenta al nazi en proceso de redención los motivos de su detención y condena. Si no recuerdo mal, la cosa venía a ser más o menos así: el negro, pequeño delincuente, había robado un televisor y huía con él cuando fue interceptado por un policía (blanco, por supuesto) que le apuntó con la pistola intimidándole para que levantara las manos. Él, obviamente asustado, sabiendo como las gasta la policía fascistoide de los Estados Unidos, obedeció de inmediato: levantó las manos dejando caer el aparato de televisión sobre el dedo gordo del pie del policía que le acusó, nada menos, que de intento de asesinato, motivo por el cual cumplía una larga condena de cárcel.

Confieso que esa historia me hizo sonreír cuando vi la película. También pensar. Ayer leí una muy parecida en los medios de comunicación y no sé si estuvo más cerca de hacerme llorar o de enfurecerme hasta la náusea. Desde luego la sonrisa se me congeló en los labios en un rictus de asco y amargura.

La historia es conocida, imagino que no cogerá de nuevas a ninguno de mis lectores. Sucedió en Leganés donde un grupo de personas decentes trataba de evitar inútilmente otro desahucio más, otra oportunidad fraudulenta para un banco de poder vender dos o más veces el mismo bien destrozando por el camino la vida de una o varias familias, una consecuencia más de la estafa piramidal que llaman democracia y no es otra cosa que un régimen de latrocinio consentido a la oligarquía y el capital.

Por supuesto ese acto innoble y despreciable (aunque legal) contó con todos los beneplácitos del estado, de ese régimen corrupto que nos venden como democracia y es simple dictadura del capitalismo salvaje, de los más avariciosos, corruptos y despreciables sobre la buena gente. Allí estaban los representantes de eso que llaman "justicia" y, cómo no, las "fuerzas del orden"...los antidisturbios, cuyas maneras de actuar empezamos todos a conocer demasiado bien.

El desahucio no pudo pararse, la gente presente protestó contra la injusticia cometida, algún mando se puso nervioso, sintió hervir en su sangre el hálito fascistoide tan común en muchos uniformados, le salió el "mandoporcojones" y el "aquísecallatodoel mundoporquesoylaautoridad"...y optó por pasarse la libertad de expresión por el arco del triunfo, defecar sobre el más elemental concepto de democracia y exhibir su innata chulería de brigada chusquero poniendo a quienes protestaban contra la pared y procediendo a identificarlos sin otra intención que la de amedrentarles a ellos, la de sembrar el terror en cualquier otro ciudadano díscolo (la policía lleva desde el 15 de mayo ejerciendo un terrorismo de estado de baja intensidad, pero terrorismo de estado a fin de cuentas contra los ciudadanos que se limitan a pedir democracia verdadera y el fin del latrocinio tolerado por el estado) y, ya de paso, la de putearles (utilicemos esta expresión coloquial) asegurándoles una multa por el mero hecho de protestar contra la injusticia y atreverse a cuestionar el inmoral papel de la policía dentro del entramado del trinque consentido y del insulto a la vergüenza y la decencia que es el régimen actual.

Pero no quedó ahí la cosa. Hubo detenidos. En concreto un fotógrafo, Eduardo León, al que cierto policía acusó  de haberle agredido...¡con su máquina fotográfica!...cosa que cuanto menos parece poco plausible. Cualquiera que practique la fotografía a cierto nivel o tenga amigos fotógrafos sabe que con el material no se juega, es carísimo. De modo que cuando alguien afirma haber sido golpeado por un fotógrafo con su cámara hay que dudar, y mucho. Cuando ese alguien es un policía en un operativo antidisturbios después de haber visto este verano como se dedicaban a apalear impune y salvajemente a los indignados, a los laícos, a todos esos que con un vocabulario propio de neonazis peligrosos tildan de guarros y tenían la poca vergüenza de contar heridos entre los suyos (armados y protegidos hasta los dientes)...en fin, la credibilidad del argumento es poca por no decir ninguna. Viene a ser como el cuento del intento de asesinato por soltar un televisor que comentábamos al inicio de este artículo o cuando los americanos, deseosos de callar a la prensa crítica con su latrocinio iraquí, asesinaron de un cañonazo a José Couso argumentando que se habían creido amenazados por un supuesto lanzagranadas.

Básicamente esa sería la impresión que le quedaría a cualquiera con dos dedos de frente escuchando ese zafio intento de inculpación que por otra parte habla muy a las claras de la susceptibilidad casi psicopática del denunciante, de su bajo umbral de resistencia al  dolor y de su escasa inteligencia , circunstancias, al menos las dos primeras, que deberían bastar para excluirle del servicio. Sin embargo hay más, mucho más.

 Resulta que Eduardo León no es un desconocido para la policía de Madrid, es un reportero valiente que lleva todo el año documentando las redadas racistas y por lo tanto anticonstitucionales y contrarias a los derechos humanos que este cuerpo realiza en la capital, hay que suponer, por lo tanto, que le tenían ganas y que aprovecharon que también estaba documentando la ignonimia de los desahucios para vengarse de él.

Lo triste es que según los usos vigentes la palabra del policía es la que se creerá en el juzgado por tener el tipo rango de autoridad (independientemente de la dignidad, probidad y buen sentido con que la ejerza) y el periodista será castigado por el mero hecho de tratar de ejercer su libertad de expresión. Esa es la mierda en la que chapoteamos y que quieren vendernos como democracia.

 Y más triste aún es que nos toman por tontos y acostumbrados a que comulguemos con piedras de molino pretenden también colarnos esta. Si no por las buenas ya se encargarán de hacerlo a palos o con multas...aquí hay que creer, bajar los ojos y obedecer. Aquí solo los ricos, los políticos corruptos, los uniformados y los curas tienen derecho a hablar. Los demás debemos callar, dejar que nos roben, que nos humillen, que nos apaleen y nos arrebaten nuestra dignidad humana y nuestra condición de ciudadanos.

En fin, otra viñeta más de la represión en España.

NOTA.- En cuanto a la foto, corresponde a una pintada callejera con intenciones más que claras. La incorporo porque el pensamiento que expresa viene a resumir perfectamente el de la oligarquía y los mercados con respecto a los ciudadanos. Es exactamente lo que pretenden de nosotros, y que nos pongamos en posición docilmente y bien calladitos. Han privatizado nuestros esfínteres, o pretenden hacerlo.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Y SIGUE LA REPRESIÓN

La policía catalana, convertida, no cabía esperar otra cosa, en un instrumento represor al servicio de la más radical derecha de Europa cual es la burguesía catalanista, la misma burguesía filofascista que durante el primer cuarto del siglo XX ejerció el bandolerismo, el terrorismo, contra la clase obrera que reivindicaba sus derechos en Barcelona y su alfoz industrial, la misma que participó en las más reaccionarios y socialmente devastadores gobiernos de la monarquía española, tanto bajo Alfonso XIII como bajo Juan Carlos I, está escenificando estos días un nuevo ciclo represivo contra el pueblo, contra los activistas que se enfrentaron a la ilegal, ilegítima y vergonzosa ignonimia, a la perversa y sucia  mascarada pseudodemocrática de esa misma burguesía dando un golpe de estado neoliberal en el parlamento catalán para, sencillamente, privatizar el estado y traicionar al pueblo dejándolo a merced de los tiburones, de los explotadores y especuladores de los que ellos forman parte.

En esos días aciagos el pueblo intentó la defensa pacífica de sus derechos, de su patria, mostrando su descontento con unos políticos prevaricadores y traidores frente a la puerta del conciliábulo regional donde ese aquelarre de hijos de puta vendidos al capital iban a escenificar su traición al pueblo. Algunos de ellos fueron zaheridos con gritos (qué menos), otros zarandeados, algunos se dedicaron a lloriquear y hacer el numerito de prócer agredido cuando el manifestante más cercano se encontraba a dos metros (existen unas imágenes de un parlamentario catalanista gimoteando y correteando como un conejito asustado mientras lanzaba grititos de auxilio sin que nadie le tocara que sobre mostrar la catadura moral de estos tipejos, los clásicos acusicas de colegio que putean a sus compañeros, los venden y luego corren a refugiarse entre llantos tan histéricos como hipócritas en las faldas del director, del poder de turno, abundan en la evidencia del profundo, y justificadísimo, pánico que le tienen a un pueblo que dicen representar pero traicionan) y otros, los privilegiados, entraron en su cochiquera parlamentaria dilapidando el dinero público en vuelos de helicóptero.

Ese día, y los siguientes, el ilegítimo conciliábulo reunido en el parlamento catalán (toda reunión política que traiciona al pueblo en beneficio de una minoría de expoliadores, en muchos casos extranjeros, carece de toda legitimidad y es ilegal de facto volviendo la soberanía y la legitimidad al pueblo) se dedicó a destruir el estado, a atacar al pueblo, a ejercer el terrorismo económico y social contra él poniéndolo en manos de los capitalistas más repugnantes que son a quienes verdaderamente representan esos diputados (y los de los restantes y también ilegítimos parlamentos españoles), de aquellas reuniones ilegales que algún día deberán ser castigadas con la máxima dureza (no puede existir la impunidad para los traidores al pueblo) surgieron los recortes en sanidad, en educación, todas y cada una de las ignominiosas canalladas que está cometiendo el gobierno ultraderechista de la burguesía catalanista contra el pueblo catalán sea cual sea el origen de sus integrantes. Actos todos y cada uno de ellos constitutivos de delitos de prevaricación y de traición que llevan aparejada la ilegitimidad de facto de los cargos e instituciones que los planean y ejecutan. Ningún acto que vaya contra el bien común es legítimo ni puede ser considerado legal, por lo tanto el gobierno y el parlamento catalán éstán actuando ilegítima e ilegalmente, son una simple dictadura capitalista sostenida por la fuerza de unos mercenarios uniformados y unos jueces tan corrompidos como el mismo estado que les faculta y como tal se comportan.

 El único argumento que puede mantenerles en el poder, además de repetir goebbelianamente la falacia de que son sacrosantos representantes del pueblo (ya hemos explicado hasta la saciedad por qué tal pretensión es falaz), es la fuerza, la represión del descontento popular y ahora están llevando a cabo esa represión del modo habitual en estos regímenes criptofascistas al servicio de los explotadores y especuladores que se esconden tras la cómoda y anónima (aunque tienen nombre y apellidos, los conocemos, sabemos quienes son y donde están) etiqueta de "los mercados": seleccionando unas cuantas cabezas de turco para hacer público escarmiento y atemorizar al resto del pueblo. Nada diferente de cuando los nazis escogían unos cuantos rehenes y los torturaban y fusilaban para disuadir al resto de la población de que resistiese a su ocupación (cosa que no consiguieron, como tampoco lograrán impedir estos nuevos fascistas neoliberales que el pueblo acabe derrocándoles y exigiéndoles respondabilidades por sus indignos actos).

Pues bien: el poder dictatorial con piel de cordero democrático que es la partitocracia neoliberal que constituye el ilegítimo régimen que padecemos, ha comenzado su venganza, su escarmiento. Han seleccionado (identificado, dice la policía catalana) a una veintena de personas que estuvieron cerca del parlamento catalán el 15 de junio y los están deteniendo para hacerles comparecer ante la Audiencia Nacional que pretende juzgarlos por delitos "contra las instituciones del estado" bajo una acusación proveniente de la asociación fascista Manos Limpias, lo cual demuestra bien a las claras que catalanistas o españolistas, "socialistas", peperos o convergentes, todos ellos, todos esos representantes de la derecha capitalista son siempre los mismos perros con distintos collares. Solo existe una verdadera división: entre el pueblo, sojuzgado y traicionado, y esas mismas "instituciones del estado" que son ilegítimas y tan solo una maquinaria de represión. La lucha entre el pueblo y los traidores que lo han vendido y siguen vendiéndolo, entre la verdadera democracia y una dictadura disimulada con elecciones periódicas. Entre el pueblo soberano y el régimen corrupto que lo traiciona y debe ser derribado.   

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

SIGUE LA REPRESIÓN

20110920181302-rudy-a.-giron.jpg

Ayer por la noche las CRS de la policía francesa, que no tiene nada que envidiar a los peores cuerpos represivos tercermundistas, disolvió a palos y con gases lacrimógenos a los miembros de la marcha del 15- M hacia Bruselas. Detuvo además a unas ochenta personas cuyo único delito era caminar, desplazarse por un espacio público que es eso: público, no propiedad del estado ni de la policía sino del pueblo. Es este un concepto que conviene recalcar porque desde las acampadas de mayo los corruptos regímenes que padecemos están jugando a la mixtificación diciendo que los espacios públicos no pueden ser ocupados precisamente por serlo. En otras palabras, que se arrogan el derecho y el poder de decidir quién puede y quién no puede manifestarse y en qué forma puede hacerlo cuando la realidad es precisamente la contraria: los espacio públicos son del pueblo, no del estado en quien únicamente de deposita su administración en tanto y cuanto las instituciones son legítimas, cosa que ahora no sucede porque quienes las manejan están utilizándolas para traicionar al pueblo, para dejar el estado y la sociedad en manos de los intereses privados del gran capital. Tal actuación es de facto, lo hemos explicado muchas veces en estas mismas páginas, una traición al pueblo lo que ilegitima las instituciones y devuelve la soberanía al pueblo. Por lo tanto los gobiernos y sus cuerpos de represión, ilegítimos y al servicio de intereses espúreos, han perdido cualquier derecho a ejercer la administración del espacio público que el pueblo les había delegado. De hecho la ocupación reivindicativa de dicho espacio es uno de los instrumentos populares para ilustrar la pérdida de legitimidad del régimen y por lo tanto, para derribarlo. Cualquier acto represivo de los diferentes gobiernos o de los cuerpos represivos, es ilegítimo, contrario a derecho, constitutivo de alta traición y deberá ser castigado con la máxima dureza cuando el pueblo derribe los regímenes corruptos que padecemos.

Pero dejemos la teoría y ciñámonos de nuevo a los hechos. Decíamos que la policía francesa atacó a los miembros de la marcha hacia Bruselas y detuvo a muchos de sus integrantes. Añadiremos que llueve sobre mojado. Tenemos la errónea imagen de una Francia democrática y progresista pero la realidad es muy otra. El gaullismo no fue sino una especie de franquismo por otros medios y la V República no deja de ser un régimen conservador, neoliberal y atrasado y, por lo tanto, como todos los occidentales, encastillado dentro de sus leyes represivas y de sus cuerpos armados. Es un régimen de la oligarquía que solo puede sostenerse mediante el engaño y la violencia. Cuando falla el primero, empieza a funcionar la segunda.

Y en Francia, como el resto del mundo, hay cada vez menos engañados. Por ese motivo el régimen, no olvidemos que fue capaz de hundir el Rainbow Warrior con una acción de comandos que provocó muertos, se ha lanzado a la represión. Los primeros indignados que se reunieron en la Plaza de la Bastilla fueron dispersados a golpes y  gaseados, todos los campamentos que intentaron establecerse en plazas francesas durante el verano sufrieron idénticos ataques, la marcha hacia Bruselas no ha dejado de ser acosada por los salvajes elementos protofascistas de la CRS desde que cruzaron la frontera. Incluso hay datos de un intento de violación de policías de ese cuerpo a una "puta española" de la marcha a la que secuestraron, desnudaron y manosearon entre varios agentes de paisano y uniforme sin llegar afortunadamente a mayores porque los gritos de la chica alertaron a viandantes que acudieron en su ayuda. Por desgracia la afectada, seguramente con todo el sentido común del mundo, prefirió no denunciar el hecho y dejarlo en la penumbra, pero no conviene que lo olvidemos: eso sucede cuando todavía la indignación no es una verdadera amenaza para el régimen, imaginemos de qué serán capaces cuando los pongamos contra las cuerdas.

Pero Francia no es el único lugar donde la policía se ha puesto nerviosa este verano. Tampoco los primeros indignados belgas lo tuvieron fácil y sus primeras reuniones fueron disueltas con métodos expeditivos y con detenciones destinadas a amedrentar a los revoltosos, lo cual no deja de ser un método de terrorismo de estado, de baja intensidad, pero terrorismo a fin de cuentas.

El régimen francés seguramente alardeará de talante democrático y se refugiará en la excusa administrativa diciendo que había que mantener el orden público (que en ningún momento se vio alterado hasta que intervinieron los matones de la CRS) y que solamente se pretendía identificar a los manifestantes...

¡Cuidado con esto!: identificar a los manifestantes...¿es democrático que la policía identifique a alguien que expresa pacíficamente su opinión contra el régimen?...evidentemente, no. Es coacción, y también un medio de elaborar listas de descontentos, ficheros de disidentes que puedan utilizarse a posteriori no sabemos con qué intenciones. Sabemos que los regímenes liberal-capitalistas tienden a la dictadura cuando se ven amenazados por la verdadera democracia, la del pueblo, y sabemos, existen innumerables ejemplos (pensemos en el Chile de 1973 sin ir más lejos) que luego llegan las desapariciones y las torturas y que las efectúan los mismos cuerpos policiales y militares. Hay que decir pues que esas identificaciones realizadas con excusas nimias por cuerpos que actúan ilegítimamente por obedecer a regímenes traidores, no son pura rutina policial sino la utilización de la policía en tareas políticas, en otras palabras: la creación de una policía política contra los disidentes.

En el mejor de los casos los identificados recibirán una multa, que puede ser cuantiosa, arruinarles incluso, por el mero hecho de manifestar su descontento con un régimen que se llama (falsamente) democrático y ese sutil medio de represión será responsabilidad de los cuerpos policiales convertidos en simples instrumentos represores a las órdenes del gran capital. Ningún policía que se preste a ese tipo de manejos puede escudarse tras la bonita excusa del servicio al ciudadano. Una vez que el ciudadano es traicionado por sus propias instituciones, ayudar a reprimir sus protestas es tomar partido por la traición y la dictadura. Dejar de ser un servidor de los ciudadanos y convertirse en un perro de la oligarquía.

En el peor de los casos, y llegado el momento, esos identificados pueden, sencillamente, desaparecer...porque esa es la verdadera catadura moral de los regímenes liberal-capitalistas. Las elecciones son solo pantallas folklóricas sin significado alguno porque gane quien gane seguirá sirviendo a los mismos amos.

De todos modos todavía recuerdo la frase de un (ex) amigo mío policía de Madrid que, en la primera semana después del 15 de mayo, me espetó:

-La Brigada de Información ya ha tomado cartas en el asunto para saber quién está detrás de todo esto...

Es decir: haciendo labores de policía política en una subrepticia guerra sucia contra el pueblo, pues no otra cosa es elaborar ficheros de disidentes para ponerlos al servico de la oligarquía represora y sus corruptos títeres políticos.

Piensese ahora en los centenares y centenares de identificaciones que ha hecho la policía española en los últimos meses y con los motivos más nimios, los últimos en Barcelona ayer mismo frente a la bolsa, demostrando que los especuladores bursátiles disfrutan en el régimen de mayor crédito y protección que los ciudadanos afectados por sus manejos y que la policía no está al servicio del pueblo sino de los corruptos y de los oligarcas golpistas.

Sí, la represión continúa y no dejará de incrementarse, porque es mentira que vivamos en una democracia. Ergo: hay que destruir Cartago.

NOTA.- La fotografía es de Rudy A. Girón.

Etiquetas: , , , , ,

ESTE FIN DE SEMANA ME QUEDARÉ EN CASA.

20110916192822-bakuninfull.jpg

Pues sí: me quedaré en casa. Y si las cosas siguen así no será la última vez que lo haga.

En esta ocasión los dirigentes del 15-M, los hay aunque se empeñen en afirmar lo contrario, han convocado dos movilizaciones. El sábado se suman a la iniciativa estadounidense Occupy Wall Street pretendiendo acampar (que no tomar) ante las bolsas españolas para pedir "una economía al servicio de las personas" que, según la convocatoria americana, pasa por una "regulación del mercado financiero" (no su abolición y el castigo y expropiación de los tiburones que se han beneficiado de él) y la creación de una banca pública (no la nacionalización irremisible de la banca privada y su puesta al servicio de los intereses sociales de las naciones). En otras palabras: puro, simple y despreciable reformismo. A lo sumo tibio keynesianismo que, de triunfar, nos llevaría de nuevo al punto de partida iniciando un nuevo ciclo con idéntico final que el anterior. Para ese viaje ni necesitamos alforjas ni se puede contar conmigo.

El domingo se han convocado manifestaciones en "defensa del sector público" es decir: para salvaguardar lo que todavía queda del mismo pero sin reivindicar la renacionalización de las empresas públicas privatizadas fraudulentamente bajo el Aznarato y, por qué no decirlo, la égida zapateril ni exigir el inmediato y duro castigo como traidores al pueblo de todos los responsables de esas políticas y de los beneficiarios directos e indirectos de la prevaricación que tales actos constituyeron,ni el cierre de las universidades, institutos y colegios privados imponiendo una verdadera enseñanza pública, laica y de calidad, ni el necesario cambio constitucional que convierta a la carta magna en una verdadera garantía de los derechos sociales del pueblo salvaguardando en ella el valor inalienable de lo público...en fin: una vez más puro y simple reformismo liberal, nada que cambie efectivamente las cosas.

Y a mí ya no me vale el vamos despacio porque vamos lejos ni el sofisma de que para sumar hay que cuidar entre algodones a los indignados de ideología conservadora.

El escenario en el que nos movemos es absolutamente nítido: una minoría de ladrones y traidores ha secuestrado el estado y quiere vaciarlo de contenido en beneficio propio y a costa del bienestar del conjunto del pueblo. Las clases medias, medias-altas e incluso altas en ciertos niveles han sido proletarizadas de facto al haber sido excluidas del reparto de beneficios que el nuevo golpe de estado oligárquico está dando contra el interés común. Eso aquí y en toda tierra de garbanzos tiene un nombre: LUCHA DE CLASES y los nuevos proletarizados tienen que ir poniéndose las pilas, dándose cuenta de su nueva situación y aceptando de una vez la retórica revolucionaria por mucha aprensión y urticaria que les produzca. Cuando el sistema te beneficia puedes permitirte el lujo de ser conservador, cuando te excluye solo te queda el camino de la revolución. El 15-M, sus dirigentes, no hablemos ya de ese océano de adocenado y suicida centrismo que es DRY, se limitan a hacerle el caldo gordo a la oligarquía golpista. Con la estupidez de la horizontalidad, de la no-ideología ( a fin de cuentas en eso acaba traduciéndose su apartidismo y su aprensión por las banderas, por banderas como la roja, la rojinegra o la republicana que son sinónimo de lucha popular, de progreso, de justicia social y de libertad) y del respeto a todas las opiniones, incluyendo las de los innumerables infiltrados de la extrema derecha, de los iletrados políticos, de los desclasados ayunos de conciencia social y política, de los variopintos gurúes abanderados de las tonterías espiritualistas de cuño new age, lo que están haciendo en realidad es abdicar de sus deberes de concienciación.

Las acampadas de mayo y junio fueron emocionantes y útiles porque sirvieron para unir por encima de las escisiones artificiales fabricadas desde el Poder a ciudadanos de toda edad, clase y condición afectados por problemas comunes: el golpe de estado del Gran Capital contra el estado de derecho y la antementada proletarización de extensas clases sociales que antes estaban entre los beneficiarios del sistema y han sido apeados de esa condición por la avaricia de los más poderosos. Era el momento de marcar el camino. Se desaprovechó.

Desde entonces no han hecho más que repetirse los mantras reformistas, liberales y de bajo perfil, abandonar la educación de un pueblo cada vez más adormecido y desencantado y dispersar fuerzas en movilizaciones menores y, en muchos casos, perversas. Es el caso de la lucha contra los desahucios. Es cierto: se han evitado algunos (o, para mejor decir: se han retrasado) pero no se ha proclamado públicamente la inequívoca necesidad de la nacionalización de la banca, de la revisión del fraudulento y abusivo mercado inmobiliario que existe y ha existido en España en las últimas décadas y de la depuración de responsabilidades tanto de políticos como de tiburones enriquecidos con esa fraude consentido por la ley y el estado. Ergo, mucho ruido...y muy pocas nueces.

Lo mismo sucedió con la reforma constitucional: unos cuantos gritos, algunas carreras, la policía, como siempre, ejerciendo de perros de la oligarquía...y poca cosa más. Todavía está por verse una declaración inequívoca de la ilegitimidad del régimen y de todos sus actos, incluyendo las elecciones del 20 de noviembre. Una vez más: mucho ladrar para no decir (ni hacer) nada.

Y yo ya estoy harto. Yo no voy a mover ni un solo dedo más para ayudar a reformistas con la única intención aparente de canalizar el lógico descontento popular en inocuas algaradas callejeras sin trascendencia ninguna mientras la oligarquía golpista prosigue paso a paso con su plan de destrucción del estado y de esclavización del pueblo.

Saldré a la calle cuando se proclame que el régimen es de facto ilegítimo, que todos sus actos lo son, que los responsables de la traición al pueblo deben ser capturados, juzgados y castigados, que el régimen debe ser derribado, la banca nacionalizada, la sanidad y la educación garantizadas universal y públicamente mediante una nueva constitución. Que la democracia es indeslindable de la justicia social y que esa unidad fundamental debe ser la ideología del estado que ni puede ni debe abandonarse en aras de una fingida neutralidad que no es tal sino predominio de los intereses oligárquicos en detrimento del bien público.

No me movilizaré de nuevo hasta que no se convoque una huelga general indefinida y revolucionaria, hasta que no se ocupen y colectivicen los servicios públicos y las grandes factorías de las multinacionales...en definitiva, hasta que no nos decidamos a derribar el régimen y establecer una verdadera democracia.

EL REFORMISMO LIBERAL NO ES UNA OPCIÓN, ES UNA TRAICIÓN. (Y una absoluta estupidez que está permitiendo a los golpistas llevar a cabo su golpe de estado).

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

LA IMPRESCINDIBLE UNIDAD Y LOS ESTÚPIDOS CAUDILLITOS DE LA IZQUIERDA.

20110901224533-pareeeriiica.jpg

Juan López de Uralde saltó a la fama en la cumbre de Copenhague colándose en una cena oficial de mandatarios enarbolando una pancarta que decía: "los políticos hablan, los líderes actúan". Luego se embarcó en la fundación de su proyecto político en España: Equo. Pretendía con ello erigirse en lider y referente de la izquierda española. Presentarse como un salvador más de tantos que hemos visto pasar sin más gloria que el propio beneficio y con toda la pena de raquíticos caudillismos de absoluta irrelevancia política e inconmensurables egos personales.

Había, de todos modos, que darle el beneficio de la duda.

Ahora, con la que está cayendo, con la que se nos viene encima, en pleno tránsito de una democracia defectuosa y famélica a una dictadura manifiesta de los especuladores y sus acólitos políticos, cuando no solo la izquierda, sino todo el pueblo español necesita una amplia y sólida unidad de acción social y política, unidad que debe contar con el mayor respaldo posible dentro de las ilegítimas instituciones del régimen, que precisa indefectiblemente de una concurrencia electoral única y comprometida con la necesaria ruptura democrática hacia una república del pueblo y para el pueblo, ha preferido salvar su apuesta personal a ponerla al servicio de dicha unidad.

Equo ha rechazado concurrir a las elecciones en coalición con IU, lo mismo han hecho, Izquierda Anticapitalista, BNG y otros partidos regionales de izquierda. Todos por puro y simple personalismo. Están viendo venir el tsunami neoliberal, viendo que nos vamos a ahogar, y cada cual prefiere ser cabeza de ratón antes que deponer las ambiciones personales y facciosas confeccionando un gran león que pueda enfrentarse a la hiena capital-fascista que nos acecha.

Pero el mal no puede achacarse únicamente a los partidos. Parecido error están cometiendo los emergentes líderes (los hay aunque se pretenda jugar al asamblearismo anarcoide) del 15-M y de DRY (cuyo compromiso transformador y progresista está todavía muy en entredicho a causa de sus mestizos y nada tranquilizadores orígenes) que, intransigentes en su apartidismo, se muestran renuentes a una imprescindible colaboración entre los partidos (e incluso sectores recuperables de sindicatos desprestigiados como UGT y CCOO) y la calle. Estos también prefieren ir por su cuenta, ser cabezas de ratón en competencia con otras cabezas de ratón.

¿Cual será la consecuencia de tanto ego crecido y de tanta ambición ciega?...Todos los sabemos: nos aplastará irremediablemente el golpismo neoliberal que ya ha comenzado a propinar sus zarpazos.

El 15 de mayo de 2012 no habrá nada que celebrar. La representación democrática en las instituciones será minúscula, el 15-M y DRY habrán sido domeñados a palos por los antidisturbios, a desprestigio por los medios y a criminalización por el corrupto aparato judicial español. No habremos conseguido nada. Y todo por la estúpida miopía de los eternos caudillitos de inconmesurable ego tan propios de la izquierda española.

 Yo no me puedo resignar ante esa perspectiva. Desde este pequeño rincón de resistencia solo puedo insistir: ¡UNIDAD, CABRONES, DEJAOS DE PERSONALISMOS Y DE TONTERÍAS! ¡NECESITAMOS UN FRENTE ELECTORAL DEMOCRÁTICO Y PROGRESISTA AMPLIO Y UNIDO Y EN PERFECTA ARMONÍA CON LAS MOVILIZACIONES SOCIALES EN LA CALLE!...si no sois capaces de conseguir eso ¿qué cojones estáis haciendo en la política y en las movilizaciones? ¡Marchaos a casa, bajáos los pantalones y esperad a que os visiten los libidinosos enemigos del pueblo!

ES AHORA. AHORA CUANDO TENÉMOS QUE DEMOSTRAR QUE VALEMOS PARA ALGO. AHORA CUANDO TENEMOS QUE LUCHAR, JUNTOS, UNIDOS, POR LA LIBERTAD, LA JUSTICIA SOCIAL Y LA DEMOCRACIA. ES AHORA O SERÁ NUNCA.

 

NOTA.- La fotografía es de Pareeerica

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

REFERÉNDUM, NO: REVOLUCIÓN.

20110829131609-spain-secondrepublic-historic.png

A menudo el 15-M (no hablemos ya de DRY) peca de ingenuidad, falta de ambición política, mal entendido "buenrrollismo" y de un reformismo suicida que sigue afecto, y a menudo bien manipulado por él, al régimen que padecemos. Es normal, si nos paramos a pensarlo. La mayor parte de los que se han movilizado en los últimos meses no lo han hecho por convicciones ideológicas ni por una exacta comprensión de la situación sino por puro miedo y radical egoismo. Son desclasados sin verdadera formación política y sin una visión de conjunto que vaya más allá de lo evidente, adoctrinados desde la infancia en la propaganda del régimen liberal capitalista. Personas que hasta el inicio de la crisis creían a pies juntillas en las mentiras que justifican y sacralizan el capitalismo y la partitocracia burguesa y adoctrinadas en el desprecio y la burla a cualquier posible alternativa. Personas programadas por la escuela y los medios para ser dóciles ciudadanos de una democracia ficticia manejada por dos partidos (derecha y extrema derecha) y con un ideario derechista (conservador en lo moral, insolidario, individualista y promotor de la avaricia, el egoismo y el afán de lucro a cualquier precio en lo político) que ha sido hábilmente vendido a la masa como "progresista" "democrático" y "único posible"...

Solo cuando la crisis, que no es tal sino un ataque premeditado contra los pocos derechos que nos quedan para poner todo el poder y todo el benefico en manos del gran capital mundial, demostró las mentiras del régimen y la inoperatividad de las instituciones y de la ideología inculcada durante décadas en la sociedad, estas personas comenzaron a mirar a su alrededor en busca de alternativas y a moverse, más para quejarse como niños que para dar pasos efectivos en una dirección determinada. No debe sorprendernos. La capacidad de adoctrinamiento del régimen es enorme y se basa tanto en técnicas "educativas" (de ideologización y lavado de cerebro en las escuelas, institutos y universidades) como en otras de "control de la información" (enseñar solo aquellas partes de la realidad que convienen al poder escatimando y censurando las restantes). Hemos vivido, vivímos todavía, en una dictadura encubierta y es normal que la mayor parte de las personas no tengan más referencias que aquellas que al régimen le conviene mostrar propagandísticamente para dirigir su pensamiento y mantenerlos dóciles.

En ese sentido el 15-M tuvo una importancia fundamental por dos motivos: primero porque al reunir a la gente en la calle enseñó a unos y a otros que los antagonismos sociales, ideológicos y de todo tipo que nos  vende el régimen para mantenernos separados eran absolutamente ficticios. En las plazas se juntaron jóvenes y viejos, estudiantes y parados, obreros y profesionales liberales, hombres y mujeres, creyentes y no creyentes...todos con los mismos problemas y la misma ídea básica de lo que debe ser una verdadera democracia. Idea que en absoluto coincide con lo que nos ofrece un régimen caduco y corrupto que a ninguno nos satisface. En segundo lugar, y no menos importante, porque la gran mayoría de los que concurrieron a las plazas aprendieron que la realidad se esconde tras un decorado falso sobre el cual se mueven unos títeres manejados por manos ocultas. Muchos de los que acudieron a las plazas simplemente asustados y convencidos de las verdades oficiales que la propaganda liberal capitalista les ha inculcado a lo largo de toda su vida volvieron a sus casas habiendo aprendido que la verdad es muy diferente a la que nos cuentan y que el régimen se sustenta en la mentira, la manipulación y el control de la información. Un poco más tarde aprenderían que otro pilar del régimen es la represión, selectiva y opaca allí donde es posible, siempre mendaz y violenta.

Pero los cambios mentales llevan su tiempo. Muchas de esas personas que vivieron una experiencia liberadora en las plazas y un choque informativo que hizo tambalear su visión del mundo, están todavía asimilando la inesperada "iluminación" y es muy posible que muchos acaben, llevados en parte por la laxitud inherente a un hecho catártico como fueron las asambleas en las plazas y, sobre todo, por la presión social y propagandística del régimen, escorándose hacia la negación. El adepto a cualquier secta, a cualquier sistema totalitario, tiende a no querer despertar. Es más cómodo ser un esclavo toda la vida que afrontar el hecho de que hemos vivido una mentira y vernos obligados en edad adulta a desarrollar una nueva vida adquiriendo nuevos conocimientos y desarrollando nuevas formas de comportamiento. Este es un factor con el que debemos contar.

Otro no menos importante es el de que aún aquellos que están dispuestos a cambiar y evolucionar, se encuentran en un proceso de aprendizaje donde la ideología impuesta durante años desde el régimen prima en gran medida frente a la que pueden acabar adquiriendo y, lo que es más importante, pretenden todavía un reconocimiento social vinculado a la legitimidad emanada desde el poder. En ese sentido el régimen lo ha hecho muy bien en estos últimos dos meses difundiendo la idea de que los partidarios del cambio son perroflautas, radicales antisistema sucios y vagos sin otro objetivo que alborotar y crear conflicto y mucho mejor aún al permitir la violencia de los ultracatólicos contra los manifestantes laicos y luego cargar contra estos últimos haciéndolos responsables mediáticos de unos altercados clara y plenamente premeditados y dirigidos desde el poder. Están volviendo a la eficaz estrategia del desprestigio, el enfrentamiento y el aislamiento.

En dicha tesitura muchos de los partidarios del cambio político y social se ven atrapados entre sus legítimas ansias de evolución y la dirigida opinión de quienes les rodean y solo se informan mediante canales tradicionales, controlados y dirigidos desde el poder (prensa, televisión, radio...). De ahí ese acendrado reformismo, ese empeño en aparecer como piezas encajables en el puzzle establecido, de no pedir demasiado ni demasiado alto de muchos de los que participan y tienen sus esperanzas puestas en el 15-M. El régimen, corrupto y obsoleto, pero todavía poderoso, ha jugado su habitual carta de estigmatizar socialmente a los disidentes y ese factor coactivo tiene un peso indiscutible. Todos queremos poder seguir tomándonos unas cañas con nuestros amigos de siempre y que nuestros vecinos tengan un buen concepto de nosotros...de ahí la exagerada timidez de muchos y el empeño por querer seguir pareciendo ovejitas solo tibiamente grises dentro de un rebaño bien organizado y controlado.

Nada que deba extrañarnos, por otro lado. Es una vieja táctica del poder que se perpetúa precisamente por su simple eficacia.

El problema aparece cuando el poder trata de instrumentalizar esta impuesta tibieza de la mayor parte de los críticos "moderados" , de las ovejitas grises que tratan de no mezclarse con las declaradas ovejas negras, para legitimarse mediante maniobras de manipulación que siempre les han dado buen resultado.

Es el caso del referéndum sobre la reforma de la constitución.

¿Alguien duda de que el poder va a ganar siempre cualquier referéndum que plantée a la población?...

En España el arma del referendum ha sido ampliamente utilizada por el poder tanto en el franquismo como en su sucesor natural, el régimen de 1978, para legitimar las mayores aberraciones. Desde el Fuero de los Españoles hasta la Constitución Europea pasando por la adhesión a la OTAN o la propia constitución de 1978...y siempre ha ganado el poder.

Y es que ni siquiera necesitan orquestar un pucherazo para ganar. Basta con manipular a los sectores menos informados y más dóciles de la sociedad.

Un buen ejemplo de lo que digo está en el referéndum para la aprobación del Tratado de Lisboa, de la nueva constitución europea. Solo nos permitieron leer una ínfima parte de los artículos acordados, la mayor parte del texto (aquellos que nos han conducido hasta esta pérdida de soberanía y democracia que nos atenaza, que nos ponían en manos de los intereses del gran capital extranjero) nos fue escamoteado. Nos hicieron votar sin conocer a fondo el texto que votábamos y asustándonos con la especie de que si no lo hacíamos afirmativamente las consecuencias económicas iban a ser gravísimas (ya hemos visto que ha sido al revés)...votó una minoría de memos desinformados, pero se aprobó el desconocido texto y la casta política tuvo legitimación para destruir España y ponernos a los pies de los caballos.

Cualquier referéndum que planteen lo van a ganar con armas similares. Por lo tanto querer mantenerse dentro del sistema, parecer buenos chicos, y ser reformistas pidiendo votar lo que de todos modos ya han decidido no sirve de nada. Es, incluso, contraproducente. Ya sabemos que el régimen es corrupto, que no está a nuestro servicio sino al del gran capital, que no somos ciudadanos sino esclavos en el seno de una tiranía manejada desde las sombras por titiriteros malignos que solo buscan su propio beneficio.

No es tiempo ya de ser buenos chicos y movernos en los tolerados márgenes de un reformismo del sistema que siempre podrán manejar de un modo u otro los titiriteros de siempre. Ha llegado la hora de tumbar el guiñol, castigar a los títeres y quienes les manejan y establecer una nueva y verdadera realidad. Es tiempo de revolución, no de referéndums absurdos.

PD.- (30 de agosto de 2011).- Por otra parte, y teniendo en cuenta que el régimen carece de legitimidad al haber abandonado su deber democrático de representar los intereses del pueblo y haber traicionado a la ciudadanía para venderse descaradamente a los especuladores, toda ley, orden, actuación o consulta que emane de las ilegítimas instituciones vigentes es de facto ilegítima y, por lo tanto, nula. Tanto el posible referéndum que el gobierno pudiera convocar, como la reforma constitucional abordada por el congreso y el senado como las próximas elecciones del 20 de noviembre son actos ilegítimos y nulos frente a la vulnerada soberanía popular que ha revertido al pueblo. Ya no es tiempo de contemporizar sino de derribar el régimen y recuperar la democracia (cosa que no puede hacerse sin castigar con la máxima dureza a todos y cada uno de los traidores al pueblo que nos han arrastrado a esta situación sean políticos, banqueros, empresarios, jueces, periodistas,  o representantes de cualquier otro gremio culpable).

Etiquetas: , , , , , , , ,

¿POLICÍAS INFILTRADOS EN LA CARNAVALADA CLERICAL DE MADRID?

20110817120323-gnuckx-vaticano.jpg

Será eso que los medios sensacionalistas llaman ola de calor (y yo siempre conocí como verano) que a fuerza de bochorno y horas interminables de agobio infernal que apenas cede por las noches me vuelve suspicaz y malhumorado pero lo cierto es que hoy, mientras desayunaba, no dejaba de hacerme las mismas preguntas:¿habrá la policía infiltrado agitadores entre las masas de esa peligrosa secta que se está manifestando, ocupando el espacio público e interrumpiendo el tráfico en Madrid estos días como lo hizo con las legítimas protestas de los indignados?¿jugará la baza de provocar disturbios para justificar una intervención violenta que ahogue en sangre y represión la pública manifestación y restaure el libre tránsito por el centro de la ciudad?¿despejarán mediante la violencia las calles y plazas para "someterlas a labores de limpieza"?¿pedirán mano dura y escarmientos severos contra quienes colapsan estos días el centro de la capital española, se quejarán de las largas jornadas de trabajo sus sindicatos?¿la brigada de información, mal que le pese efluvio infecto de la político-social, se lanzará a investigar las organizaciones secretas, peligrosas, ultras, golpistas incluso y sobre todo corruptas como ya se demostró con la anterior visita del caudillo papista a Valencia que están detrás de esas masivas movilizaciones?¿Se reunirá el CNI para trazar estrategias para combatir el excesivo peso público de la secta y, sobre todo, de la minoría radical que la controla?...Por supuesto todas estas preguntas tienen una sola respuesta y es negativa. Todo eso es un privilegio reservado a los ciudadanos que se manifiestan pacíficamente para pedir una verdadera democracia, una nueva transición, más justicia social y un sistema político que esté al servicio de la ciudadanía y no de la oligarquía.

En este país si pides democracia y justicia, si pides que los vendepatrias sean castigados, si pides que el pueblo pueda ejercer su soberanía y sus derechos, que no sea un coto privado de estafa para los bancos y las multinacionales, que los cuatro ladrones acaudalados de siempre no sigan robando impúnemente al resto de la población eres de inmediato investigado, espiado, etiquetado como peligroso, como terrorista, como antisistema, tachado de guarro, de sucio, apaleado, dispersado, insultado, denunciado falsamente por desobediencia y atentado a la autoridad, perseguido...y la policía en su papel de ente represivo al servicio del régimen oligárquico y turnista, muy lejos del democrático que le corresponde como garante de los derechos de la ciudadanía, se constituye de inmediato en la vanguardia activa y entusiasmada de dicha represión dirigida por una pandilla de trepas de moralidad dudosa que, amparándose hipócritamente en el llamado imperio de la ley (que es simple tiranía y por lo tanto ilegítimo y moralmente inacatable si la ley no es sinónimo de justicia sino de predominio de una oligarquía caciquil, corrupta, atrasada y perjudicial), buscan el medro mediante la aprobación de sus jefes políticos exactamente con el mismo espíritu exhibido por sus antecesores en la represión del movimiento obrero a lo largo de todo el siglo XX. En España, como en casi todo occidente, la policía ha sido poco más que un grupo de sicarios al servicio del Poder y sin otra finalidad que mantener el orden establecido, es decir: la injusticia y la tiranía.

En cuanto se piden cambios, democracia real, una transición ordenada hacia una república soberana y solidaria, eres criminalizado.

En cambio los miembros de una secta, que es en la que militan la enorme mayoría de los miembros de la perniciosa oligarquía que domina este país de mierda que no dejará de ser un país de mierda hasta que lo limpiemos a fondo de todas sus taras históricas (empezando por el excesivo peso político y social del catolicismo y de la oligarquía corrupta que lo domina desde mediados del XIX), de una secta, decía, oscurantista, contraria al progreso moral y social, portadora de una ideología arcaizante, estúpida y represiva, incompatible con la democracia, una secta destructiva y totalitaria que pervierte la mentalidad de millones de personas lavándoles el cerebro desde la infancia, basada en una mitología absurda y sin ningún fundamento histórico y en una ideología aberrante que contrapone lo espiritual (es decir: una ficción intangible) que se considera bueno a lo terrenal (es decir: lo objetivamente comprobable, nuestra propia naturaleza) considerado maligno. Una secta que es la principal responsable de las mayores desgracias sufridas por este país en los últimos siglos, del clasismo, de la preponderancia de la oligarquía de la que sus jerarcas forman y han formado parte, que incitó a las masacres padecidas por el pueblo tras el inicio de su cruzada en 1936 y a la represión durante el imperio nacional católico del franquismo, una secta que no acepta la evolución social y es de facto golpista, que tiene las manos manchadas de sangre y lejos de arrepentirse y pedir perdón alardea de su posición santificando a los asesinos y cómplices intelectuales de la matanza llamándolos mártires, una secta responsable del robo y venta de decenas de miles de niños durante medio siglo, de la tortura y violación de otros tantos en sus instituciones de "enseñanza" y "protección"...esa secta, como es el referente de la oligarquía que domina España puede ocupar durante una semana el centro de Madrid sin ser investigada, apaleada ni disuelta, puede aprovecharse indebidamente de los medios públicos para sus despreciables intereses privados, todo ello con el beneplácito de autoridades corruptas y la entusiasta colaboración de instituciones como la policía que tienen en su haber reciente no solo la represión del pueblo manifestándose pacíficamente sino un evidente deseo de reprimirlo con más furia y salvajismo (a las declaraciones de sus representantes sindicales me remito).

Y luego quieren convencernos de que el régimen de 1978 es una verdadera democracia.

No nos engañemos, la partitocracia turnista que padecemos es tan solo la continuación del franquismo por otros medios y, en definitiva, un retorno al corrupto y anquilosado canovismo del siglo XIX que tan caro nos costó ya entonces y tan propio es de los Borbones y la oligarquía corrupta que les rodea. España sigue estando secuestrada por los caciques de siempre y no se ha movido un àpice desde 1876. Todo lo que anduvimos desde 1931 ha sido para volver a 1876 y ahí seguimos. Con un rey incompetente y corrupto, el predominio de la iglesia católica sobre la sociedad constituido a base de fuerza e injusticia y con la protección del estado, con una oligarquía caciquil y corrupta cebándose a costa de empobrecer a la mayoría de los ciudadanos y de establecer leyes injustas que solo favorecen a los ricos y una policía constituída en fuerza de represión para mantener el orden establecido (un orden injusto, corrupto y no democrático) y ejerciendo funciones de POLICÍA POLÍTICA contra sus propios ciudadanos.

Llegados a este punto solo queda una cosa por decir: ¡VIVA LA III REPÚBLICA!

PD.- (en la noche del 18 de agosto).- Pues no era el calor, ahora está claro. La ciudadanía sale a protestar por la prevaricación y el desacato a la libertad que representa la demostración de fuerza de la secta católica en la capital de España, los talibanes papistas se ponen chulos, impiden que la pacífica manifestación continúe su recorrido y la cosa acaba en una nueva asonada policial al servicio del fascismo oligárquico de este país de mierda: con unos lacayos del clericalismo extremo vestidos con uniforme azul pero con corazón gris, simple fuerza de represión dictatorial, apaleando a los ciudadanos defensores del laicismo para defender la prepotencia, la chulería y el golpismo talibán mientras los ministros de un partido que se dice (ya sabemos que es mentira, que son unos fachas asquerosos al servicio del poder) de izquierdas se dedican a lamerle el culo a los jerifaltes de la secta en cuestión. Ahora estoy más convencido que nunca de que la Tercera República llegará a no tardar, por las buenas o las malas y que deberá castigar con la máxima dureza a todos y cada uno de los responsables políticos y técnicos de estas algaradas lindantes con el terrorismo de estado.

Lo peor es que mientras todo esto sucedía, la borregada, sí, la mayoría de vosotros, se dedicaba a ver el fútbol. Lo dicho un país de mierda que es así sobre todo por la desidia de una mayoría de ciudadanos que distan mucho de serlo. Faltan ciudadanos y abunda el populacho.

PD (en la misma noche del 18 de agosto):- Llegan informes de que grupos de policías, repitiendo actuaciones dictatoriales que ya se vieron en el bloqueo de Sol, han arremetido contra periodistas llegando a amenazarlos. A algunos les han amenazado con pegarles cuando no les vieran (llamándoles "periolistos" en referencia al vocablo "socialistos" que la ultraderecha del PP utiliza contra los socialistas), a otro le han dicho que su carnet de prensa no "valía una mierda"...ese es el adn democrático del CNP y de los elementos que están reprimiendo al pueblo en Madrid. Atacan a la prensa porque no quieren tener testigos de sus desmanes, porque planean hacer cosas poco lícitas...y yo empiezo a preguntarme seriamente si las denuncias de agresión interpuestas días atrás y que dicen falsas  lo serán realmente...cuando alguien no quiere testigos suele ser por que está haciendo cosas indebidas. Hasta este momento los cuerpos represivos del estado han actuado en la sombra y sin la fiscalización de la sociedad. Ahora que el pueblo ha despertado y se da cuenta de las cosas acosan a la prensa...más claro, agua.

PD (18 de agosto, 15h 30´).- Otro dato a tener en cuenta: en un juicio celebrado nada menos que diez años después de los hechos, el juez absuelve a 24 acusados detenidos en 2002 con posterioridad a los hechos y bajo la dirección de un delegado del gobierno perteneciente al PP, por la policía acusados del asalto (que fue más bien una ocupación, las palabras son también un arma propagandística) al rectorado de la Universidad de Sevilla en protesta por la LOU, la ley de universidades del Aznarato que, como todas las de ese periodo, tiene mucho de prevaricación, de traición al pueblo y de ilegitimidad al atentar contra las más arraigadas premisas democráticas y sociales. En su sentencia el juez indica que "hubo algo más que meras deficiencias" en el proceso de identificación de los acusados que fueron seleccionados, como digo, a posteriori por "fotos de prensa". En otras palabras: que el delegado del gobierno, actualmente concejal del PP en el ayuntamiento de Sevilla, dejó hacer para luego seleccionar a unos supuestos responsables, los que convenía culpar para descabezar al movimiento estudiantil andaluz, y hacerles cargar con el peso de una venganza política con acusaciones sin fundamento y falsas, lo que, por cierto, constituye un delito que, estoy seguro, nadie imputará al dicho concejal ni a los mandos policiales que le siguieron el juego. Los acusados han sido finalmente absueltos (otro juez podría muy bien haberlos condenado como se hace a menudo tomando la palabra de los "agentes de la autoridad" como una verdad incontrovertible cuando ya vemos que a menudo es dudosa o premeditadamente falsa, lo que también constituye un delito ) pero algunos ya fueron expulsados de la universidad y todos, en general, se han visto social y profesionalmente estigmatizados por el simple hecho de defender una universidad pública y plural que la avidez, avaricia y totalitarismo de un determinado sector de nuestra sociedad esgrime inmoralmente contra el pueblo con el único fin de desmontar el estado y desarticular la sociedad en beneficio de una oligarquía corrupta. Y eso, a menudo, se hace utilizando la policía y las leyes como simples armas de represión política al mejor estilo de la encubierta dictadura anglosajona (véase en estas mismas páginas Historia Criminal del Imperialismo Yanqui y Difamar Mejor Que Matar)...así funcionan las cosas en esta monarquía bananera dominada por una ultraderecha enquistada cuya parasitaria prepotencia únicamente impide el desarrollo de una verdadera democracia y amenaza, de facto, tanto con el estancamiento moral, social y político cuanto con la destrucción del estado en beneficio de intereses privados.

NOTA.- la fotografía es de Gnuckx

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LA VALIOSA LECCIÓN DE LAS CARGAS POLICIALES EN MADRID.

Me consta que la mayoría de vosotros estáis escandalizados con los sucesos de las últimas horas. Del hecho de que los últimos acampados en Sol hayan sido desalojados por la policía para dejar espacio franco a la bochornosa carnavalada del integrismo nacional católico que se avecina. Carnavalada por otro lado muy significativa tanto de la corrupción intrínseca y constituyente de la oligarquía franquista que la sustenta (ya se vio el modo en que se utilizó la anterior visita del jefe de la secta católica en Valencia para robar a manos llenas) cuanto del modo en que esa oligarquía "los de siempre" siguen moviendo los hilos del poder político y económico en España y parasitando el estado en beneficio propio. Piénsese, sin ir más lejos, que la mayor parte de las empresas que van a financiar dicha carnavalada clerical fueron privatizadas por el señor Aznar (en un acto de prevaricación y de traición al pueblo que algún día debera pagar) que después de sanearlas con dinero público se las regaló a sus amigos de dicha oligarquía para que ellos especularan a su gusto con un patrimonio que era de todos los españoles y fue vilmente robado. Ahora ese patrimonio común tan despreciablemente expoliado sirve, entre otras cosas, para financiar la visita del jefe de una repugnante secta destructiva a la capital de un país cuyo avance se ve lastrado en gran medida tanto por la excesiva influencia de dicha secta como por la oligarquía que la sustenta y que obra en contra de los intereses del pueblo.

Me consta que seguís horrorizados por la inconcebible toma de Sol por la policía y por la ignominiosa y salvaje carga de los antidisturbios frente al ministerio del interior. Carga en la que han sido apaleados ancianos y en la que, al parecer, no tengo confirmación, eso que llaman cuerpos de seguridad del estado y están demostrando ser simples mercenarios a sueldo del régimen, sin ninguna conciencia social ni política ni ninguna vergüenza, han llegado a utilizar armas y gases escasamente legales.

Yo, en cambio, quizá porque la distancia me proporciona una cierta serenidad, estoy contento. Lo que hemos visto en esta madrugada del 5 de agosto de 2011 en Madrid sobre ser una salvajada, una acción puramente represiva y caracterizada por la violencia gratuita de los cuerpos policiales convertidos en garantes no de los derechos de los ciudadanos sino de los intereses del régimen corrupto que padecemos y debemos derribar, es, en el fondo, una simple prueba de debilidad del Cuerpo Nacional de Policía y una valiosa lección de cara al otoño caliente que se aproxima (e incluso a la próxima y tensa legislatura).

Para empezar hay que explicar que la carga, a todas luces, estaba perfectamente premeditada. Ahora los portavoces de la policía y del ministerio del interior buscarán todo tipo de excusas para justificar su injustificable salvajismo propio del entorno en que nos desenvolvemos (una democracia ficticia que esconde una dictadura real) pero estarán mintiendo. A la hora en la que escribo, cerca de las dos y media de la madrugada, he oído ya que hablan de que atacaron porque la gente se había subido a las verjas del ministerio, porque alguien le robó el tricornio a un guadia civil, porque se puso un cartel en las verjas...todo mentiras, la realidad es muy diferente y las pruebas lo demuestran.

El hecho es que la policía llevaba ya dos o tres días deteniendo a gente, pero no a cualquiera: si no a aquellos que ejercían de reporteros. Que estaba confiscando cámaras de todo tipo y borrando tarjetas de memoria, impidiendo a la prensa realizar su trabajo informativo (esto es, queridos amigos: ejerciendo ilegítimamente la censura como en las peores dictaduras) y todo ello con una sola intención. La única tácticamente entendible: librarse de testigos incómodos para el sangriento escarmiento que planeaban.

Luego, según me informan, la decisión de marchar sobre el ministerio del interior no ha sido tomada en asamblea ni sometida a discusión sino condicionada a golpe de megáfono y demagogia barata por tres individuos que han negado toda posibilidad de reflexión y discusión apelotonando gente para conducirla a donde ya estaban esperando los antidisturbios para armarla. ¿Ante qué nos encontramos?...evidentemente ante el clásico agente provocador, el infiltrado encargado de generar violencia para justificar la represión. Lo que ha sucedido esta noche en Madrid tiene todos los visos de ser una encerrona preparada por la propia policía para justificar una agresión que ya tenía planificada.

Ahora, la pregunta es el por qué de semejante acción ilegal, violenta, salvaje y propia de la más asquerosa república bananera. Y es ahí donde comienzan las buenas noticias y llega la valiosa lección que debemos tener en cuenta para el futuro.

Esa jugada ciegamente agresiva de la policía es en el fondo una muestra de debilidad.

El número de agentes es limitado, lo será siempre por mucho que aumenten la plantilla de estos cuerpos de represión (cosa que sin duda harán en breve) y por lo tanto su capacidad de acción limitada. Con la toma de Sol y la dispersión de los manifestantes por todo el centro de Madrid la policía estaba desbordada, sus miembros estaban acometiendo turnos larguísimos y su resistencia y moral estaba empezando a flaquear. No podían seguir aguantando mucho más sin empezar a tener bajas y asistir a una desbandada de sus fuerzas. Por eso han intentado acabar las movilizaciones mediante la brutalidad. Si siembran el terror entre los manifestantes (lo cual, ojo, es terrorismo de estado) piensan que las movilizaciones acabarán y ellos podrán salir del paso con cierta dignidad.

Ignoro si su bestial estrategia tendrá éxito o no en esta ocasión. Pero la lección hay que aprenderla. Una movilización pacífica constante extendida por todo el centro de las ciudades en varias ciudades del estado (cuantas más mejor) durante varios días consecutivos puede poner a la policía, y por lo tanto al régimen corrupto que la maneja, contra las cuerdas.

Naturalmente cuanto más desesperada sea la situación de la policía mayor violencia empleará (y ahí veremos la verdadera cara de este cuerpo, hasta donde es capaz de llegar contra los ciudadanos para defender al régimen corrupto) y, con el tiempo, desbordada la policía, el estado deberá recurrir a nuevas fuerzas. ¿A los militantes del PP como quieren algunos de sus dirigentes pretendiendo rememorar el bandolerismo falangista de los años treinta?¿al ejército?...en cualquiera de los dos casos entraremos en una nueva fase del conflicto que acercará más al régimen a su final.

Llegado el caso tendrán solo dos opciones: o ceder al cambio o lanzarse al camino de la dictadura. En ambos casos habremos ganado.

Etiquetas: , , , , , ,

LOS CANTOS DE SIRENA DE STIGLITZ

20110726142812-matth-van-mayrit.jpg

Siempre resulta muy emocionante que un premio nobel de lo que sea se implique de algún modo en lo que uno está haciendo. Conlleva, incluso, un reconocimiento implícito de existencia. En ese sentido que el señor Stiglitz, premio nobel de economía, accediese a comparecer en el Retiro y dirigir unas palabras a los participantes del I Foro Social del 15-M está muy bien. Le da prestancia y reconocimiento internacional al movimiento entre cuyos máximos desafíos está extenderse fuera de nuestras fronteras para poder hacer viables los cambios que necesitamos.

En ese sentido hay que estar muy agradecidos a los doctorandos que acudían a su curso en El Escorial y se acercaron a él después de su charla para invitarle a participar en las reuniones del 15-M. Fue una buena jugada.

Ahora bien, no hay que olvidar en ningún momento que nadie gana el nobel si no se encuentra dentro de la ortodoxia ideológica que domina el mundo (en este caso el liberalismo capitalista) y bien asentado en los círculos de poder. Los verdaderos economistas revolucionarios, los que tienen las recetas para salir de un sistema inviable como el que padecemos y nos arrastra a la destrucción no recibirán nunca el nobel y puede que ni siquiera los encontremos en la universidad.

La economía (como la psicología, el periodismo, el derecho y demasiado a menudo la medicina y la sociología) no es propiamente una ciencia y no se estudia como tal sino como una simple técnica al servicio de la ideología dominante y, desde luego, del Poder. Por lo tanto cabe esperar muy poco de los economistas (y psicólogos, periodistas, juristas, etc...) consagrados. Su consagración social y académica es más consecuencia de su sumisión a los dictados ideológicos del totalitarismo imperante que premio a sus méritos intelectuales. Esto es algo que debemos tener muy en cuenta en un momento como el actual en el que un mundo muere y algunos pugnamos por construir otro nuevo. La ortodoxia del pasado difícilmente nos servirá para construir un futuro diferente.

Y Stiglitz, aunque aparezca con la aureola de heterodoxo y con cierto halo de malditismo generado por el excesivo radicalismo de las escuelas económicas imperantes no deja de ser un paniaguado del sistema, un adalid de la ortodoxia capitalista por mucho que parezca discrepar del feroz neoliberalismo dominante. Porque, cuidado, el keynesianismo que este individuo defiende no es una superación del capitalismo y sus errores sino un reconocimiento de los mismos y un obcecarse en mantener un sistema que sencillamente no funciona y crea pobreza pero enriquece a una minoría colocando al estado, a los estados, al servicio de dicho enriquecimiento asimétrico como entes reguladores. De hecho se trata de la mayor perversión que el liberalismo pueda engendrar: someter al estado a la ortodoxia ideológica de las oligarquías y convertirlo en el responsable de amortiguar los destrozos sociales que dicho sistema inevitablemente provoca.

El keynesianismo, tan querido por la socialdemocracia europea, lejos de resolver los problemas económicos, sociales y políticos generados por el capitalismo se limita a enmascararlos, enquistarlos y perpetuarlos con dinero público al servicio de los intereses privados castigando impositivamente a las clases medias y obreras pero permitiendo el nocivo e indebido (a la par que antidemocrático) predominio de las oligarquías.

Que el keynesianismo pueda parecer una edad dorada en comparación con los tiempos de radicalismo feroz ultraliberal que corren no significa que sea la respuesta para crear una realidad nueva. Simplemente se trata de un subterfugio para que las cosas sigan igual. Un cambiarlo todo para que nada cambie.

Por lo tanto aunque propagandísticamente la visita de Stiglitz al 15-M sea muy interesante, urge que los integrantes de este movimiento no se dejen llevar por los cantos de sirena de este famosillo paniaguado del sistema. Después de todo no debemos olvidar lo que explicaba más arriba: que nadie gana un nobel ni es jaleado por los medios de comunicación si no está dentro del sistema y a bien con el Poder. Y tampoco la razón que ha traido a este tipo a Madrid: nada menos que participar en el "comité científico" de la Fundación Ideas...en otras palabras: legitimar la campaña electoral del PSOE con medios e ideas propias del liberalismo débil de los Estados Unidos. De convencer al electorado de que el Partido Demócrata de los Estados Unidos y Barack Obama son en realidad parte de la izquierda cuando en realidad, son pura, simple y llana derecha. Menos salvaje que la que representa el Partido Republicano, eso sí.

Ahora bien la jugada no deja de poner en evidencia la exacta naturaleza del turnismo en España donde el PP se equipara a la derecha radical de los republicanos y el PSOE, que hace décadas abandonó los planteamientos socialistas, si es que alguna vez los tuvo, asume el papel (como el ineficaz Partido Democrático italiano, tan de izquierdas que hasta cuenta entre sus filas con democratacristianos o el laborismo anglosajón) de flanco amable del liberalismo asumiendo un cierto y demagógico tinte de política social para calmar la justa indignación del pueblo.

Que Rubalcaba se traiga a Stiglitz y a los fautores de la campaña electoral de Obama para planificar su programa electoral y su asalto a la Moncloa deja perfectamente al descubierto la naturaleza exacta no solo del PSOE sino también del sistema que padecemos y que debemos derribar si realmente queremos generar realidades nuevas, más modernas, eficaces y beneficiosas para todos.

Rubalcaba es el pasado, el PSOE es el pasado, exactamente igual que el PP, CiU, PNV, UPyD, IU...y todo el sistema de la partitocracia liberal. El futuro debe ser completamente diferente y no puede construirse en torno a estrellitas universitarias y mediáticas de un presente corrupto, podrido y completamente obsoleto.

Y eso incluye a Stiglitz.

Pensemos si no en lo que dijo ante el Foro Social del 15-M.

Dijo por ejemplo: "La crisis económica ha mostrado los problemas actuales del capitalismo con unos mercados sin regular. La experiencia de las tres últimas décadas demuestra que hay una necesidad de que los gobiernos jueguen un importante papel en regular los mercados."

Es decir: ni una sola crítica al problema de fondo: el capitalismo y la ideología liberal. Tan solo una añagaza keynesiana, como decíamos: un cambiarlo todo para que nada cambie y, en definitiva, sigan enriqueciéndose los mismos de siempre mientras el estado gasta el dinero público en remediar tímidamente los estragos causados por un sistema que, sencillamente, es nocivo y no funciona porque está pensado para enriquecer a unos pocos a costa de empobrecer a todos los demás. ¿Es esa la política social y económica que deseamos?...pues si es así nos sobraban alforjas para el viaje.

Criticó también al FMI por presionar a los estados pequeños pero ni siquiera vigilar a los Estados Unidos. ¿Es esto revolucionario?¿Cambia algo el sistema actual?¿Cambiaría en caso de que el FMI vigilase de cerca y presionase de verdad a los Estados Unidos?...no. Porque el problema no es como funciona el sistema sino el sistema mismo. EL FMI y el Banco Mundial, así como la OMC, surgen de una ideología totalitaria muy concreta y de unos intereses muy precisos en un momento crucial: 1944, cuando los Estados Unidos podían imponer el predominio de su oligarquía sobre el resto del mundo. Mientras los efectos del tratado de Bretton Woods permanezcan y sigan existiendo sus instituciones, las cosas seguirán igual. Si queremos un cambio hemos de cambiar la ideología de fondo y desacatar hasta que las podamos destruir a las tiránicas instituciones establecidas por el imperialismo yanqui y la oligarquía que lo dirige. Stiglitz no vino a decir nada de eso sino a convencernos de que las cosas están bien como están y que solo deben atenuarse unos pequeños matices. Sabemos que eso es mentira. Por lo tanto no debemos dejarnos llevar por los cantos de sirena de este paniguado del sistema.

Podría seguir desgranando y analizando las manifestaciones de esta lumbrera económica estadounidense, pero no quiero alargar demasiado este artículo. Basta con lo dicho.

NOTA.- La fotografía es de Matth Van Mayrit y está tomada en Sol.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

SILENCIADA MANIFESTACIÓN CONTRA LOS RECORTES SANITARIOS EN BARCELONA.

Una de las pruebas más claras de que este régimen partitocrático que padecemos está muy lejos de ser una verdadera democracia es la existencia real y manifiesta de la censura en unos medios controlados por los mismos poderes económicos que han usurpado las instituciones usándolas en defensa de los ilegítimos intereses privados de una oligarquía corrupta, insolidaria, oscurantista y antipatriótica que está desmantelando a marchas forzadas el estado, robándonos a todos los ciudadanos para agudizar su cada vez menos encubierta dictadura liberal capitalista donde solo se nos reserva el papel de siervos dóciles, ignorantes y sin derechos.

Los medios callan, y lo hacen intencionada y culpablemente (e insisto como siempre que habrá que pedir responsabilidades a sus factores llegado el momento), el sucio manejo que el gobierno central del PSOE ha llevado a cabo con la derechona catalanista de CiU y que no tardará en extenderse al resto de las comunidades españolas. Según este repugnante chanchullo antidemocrático que no es otra cosa que pura y simple prevaricación desde el punto de vista judicial y alta traición (que también deberá ser castigada con la máxima dureza) desde el político, el estado cede la propiedad de los hospitales públicos a las comunidades autónomas para que estas los privaticen, es decir: se los cedan por cuatro cuartos a sus amigos de la oligarquía para que puedan hacer negocio con el patrimonio de todos los españoles. Se trata, en definitiva, de seguir desmantelando el estado, arrebatándonos nuestros derechos para que se enriquezcan unos cuantos hijos de puta que todos conocemos y que no pueden seguir moviéndose por más tiempo en la absoluta impunidad que les permite el actual régimen. Tanto los responsables políticos de esta estafa (desde el punto de vista económico) y traición (desde el político) como los beneficiarios económicos no pueden seguir campando a sus anchas por el cortijo en que han convertido a España. La repulsa social debe seguirles y acosarles allí dónde vayan, porque España es nuestra, del pueblo, y no vamos a regalársela. Llegará el día en que toda esta caterva de cabrones alcance el destino que  merece, hasta entonces no debemos dejarles vivir tranquilos. No son gentes de bien, son mafiosos y traidores, nos han robado cuanto tienen y pretenden seguir robándonos hasta dejarnos sin nada. En estas circunstancias cualquier acto de protesta individual y colectiva, cualquier manifestación de descontento social es legítima. La higiene democrática exige que que sean perseguidos por la ira del pueblo hasta que el pueblo constituido en juez único de su destino pueda castigarles como se merecen.

De momento la ciudadanía se está manifestando pacíficamente ¿y ellos qué hacen?...lo silencian en los medios (volvemos al manto de silencio anterior al 15-M), lo reprimen con unos cuerpos policiales que vuelven a jugar el mismo indigno papel que jugaron bajo el franquismo y siguen adelante con sus chanchullos.

Hubo ayer una manifestación en Barcelona, educada y pacífica, contra los sucios manejos de nuestros polichinelas del gobierno a quienes manipulan los caciques de siempre y los medios, dominados por la censura del régimen, han hecho lo posible por silenciarla. Por eso en estas páginas queremos publicitarla, darla a conocer, poner de manifiesto el estado de cosas en que nos encontramos.

Paralelamente, en Madrid, el congreso (institución que ha perdido hace tiempo toda su legitimidad y cualquier representatividad que pudiera arrogarse) ha dado luz verde al retraso en la edad de jubilación de nuevo con la misma intención: privatizar un servicio público y convertir en ilegítimo negocio de unos pocos lo que es patrimonio de todos los ciudadanos. Y los medios, una vez más, han callado. Se han limitado a informar del hecho sin explicar su verdadera naturaleza gangsteril, de estafa perpetrada por unos gobernantes vendidos al capital y por los caciques que les manejan.

Llegados a este punto una cosa queda perfectamente clara: el régimen se ha encanallado hasta tal punto que ya no podemos permitir que continúe. Hay que conquistar el estado. La revolución es ya más que una exigencia moral: es una necesidad vital.

¡A las barricadas!...o llorad como cobardes lo que no supistéis defender como ciudadanos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

HACIA UN PERIODO CONSTITUYENTE.

20110625125259-johanessen.jpg

Pocas cosas hay que les molesten más a los políticos que los ciudadanos les pidan cuentas de sus actos. Durante demasiado tiempo han vivido tranquilos en su empíreo de mármoles y buenos restaurantes, codeandose con los banqueros y empresarios y autoconvenciéndose de representar una casta aparte integrada dentro de la clase alta. Durante demasiado tiempo, al menos desde que los jerifaltes del felipismo empezaron a autoconsiderarse "beautiful people" y no representantes del pueblo y a enriquecerse indebidamente con la "cultura del pelotazo" allá por los ochenta, esa gente ha considerado la política no como un servicio público sino como un medio de medrar social y económicamente. Y así nos va a todos.

Estos indivíduos (e indivíduas) están demasiado acostumbrados a considerar que el voto emitido (independientemente de la abstención, siempre elocuente termómetro del desapego popular al régimen) es un cheque en blanco para sus tejemanejes y que el futuro de sus carreras políticas y privadas no se encuentra en manos del pueblo sino dentro de una estructura jerárquica y caciquil que manipulan los barones territoriales de cada partido y manejan en la sombra los poderes financieros expresados en la ya tradicional y siempre despreciable, ilícita y perjudicial para la sociedad figura del cacique local o nacional.

Por ese motivo cuando los ciudadanos expresan su descontento y les exigen explicaciones de sus, cuando menos turbios, manejos, se encabritan (por no decir que se encabronan), ponen el grito en el cielo y tienen la desvergüenza de plocamarse sacrosantos representantes del pueblo amparándose en el hecho de que algunos cientos de miles de ciudadanos obedientes y a menudo desinformados, han votado la lista de unas siglas en las que un jerifalte del partido, por lo general emporcado con negocios escasamente limpios de los caciques locales, les ha colocado para que, una vez alcanzado el escaño de turno, obren como simples autómatas del juego parlamentario votando acríticamente lo que se les ordene votar. Algunos, los más afortunados, los más avispados o los menos escrupulosos, logran ascender en la jerarquía y alcanzar puestos de mayor responsabilidad llegando a convertirse, incluso, en nuevos jerifaltes de los partidos en la misma íntima y sucia concordancia con los intereses de la oligarquía que sus antecesores.

En ese universo jerárquico y corrupto, en ese empíreo de mármoles, coches oficiales, buenos sueldos, mejores comisiones y plácido consenso ideológico ( en los despachos e instituciones de nuestras llamadas democracias no existe más que una ideología: la liberal) el ciudadano no es nada, no representa otra cosa que una masa informe a la que manipular para establecer cada cuatro años las mayorías que marcarán la correlación de fuerzas de las distintas facciones dentro del mangoneo y el trinque institucionalizado del parlamentarismo caciquil que siempre fue la esencia última del sistema liberal.

Y cuando el pueblo reclama y exige explicaciones, estos señores ( y señoras) engreidos hasta el máximo de su condición jerárquica y desagradablemente sorprendidos por la evidenciación de que sus jefes no son los barones de sus partidos ni su auditorio político los caciques con los que se codean sino que ambas categorías corresponden a los ciudadanos, sufren un choque traumático con la realidad. De pronto su consenso ideológico de salón entra en conflicto con la realidad social y política y ellos optan, es una reacción psicológica muy habitual, por negar la realidad afirmando terca y orgullosamente su creencia: la ortodoxia fanática. Hemos tenido ejemplos numerosos de ello en este mes de junio de 2011 que ya va tocando a su fin.

El Aparato del régimen lleva semanas cacareando sobre la legitimidad de las instituciones "democráticas" y defendiendo que los votos recibidos les legitiman frente a cualquier exigencia posterior de la ciudadanía. Ni siquiera quieren entender que el mismo ciudadano que les votó para que hicieran una determinada serie de cosas puede indignarse y salir a la calle para protestar y exigirles que rectifiquen si, como es habitual, resulta que han mentido en la campaña electoral y, una vez alcanzado el poder se dedican a hacer justamente lo contrario. Por cierto, un dato interesante a ese respecto: uno de los puntos más fuertes del consenso ideológico de la clase política y caciquil es la necesidad de la austeridad presupuestaria, en aras de ese sofisma se han dedicado y piensan seguir dedicándose a eliminar y privatizar todos y cada uno de los servicios públicos, sin embargo, una vez ganadas las elecciones del pasado mayo es un hecho que el 90 % de los alcaldes de España se han subido el sueldo, en muchos casos incluso doblándoselo cuando todo lo demás son recortes. Si sus propios votantes tratan de pedirles explicaciones ¿alguien duda de lo que harán estos alcaldes?...Exactamente: se proclamarán legítimos representantes del pueblo, se ampararán en los mismos votos que han traicionado y ordenaran a la fuerza pública (en realidad de represión) que dispersen a palos a quienes protestan. Incluso se efectuarán detenciones y los detenidos serán acusados de desobediencia a la autoridad, de desórdenes públicos y en algunos casos en los que la desvergüenza y el fundamentalismo de los políticos y jueces de turno alcance la compulsión sociopática propia del tirano, incluso de sedición. Así vivimos.

Es por ello que considero necesario recordarles a esos indivíduos (e indivíduas) y a los rebaños que les siguen, así como a los caciques corrompidos que los manejan, algunas básicas nociones sobre teoría del estado democrático que les conviene aprender rápidamente.

En primer lugar, y es muy importante tenerlo en cuenta, hay que explicar que parlamentarismo liberal y sistema democrático no son sinónimos por mucho que el extendido consenso político dominante en el mundo pretenda convertirlos en tales.

El parlamentarismo liberal procede de las instituciones estamentales medievales que fueron tomadas y transformadas por la burguesía emergente al socaire de las revoluciones industrial y francesa. Los parlamentos se forjaron en la edad media como órganos más o menos consultivos de la monarquía en los que estaban representados los tres estamentos más poderosos de la sociedad del momento (clero, nobleza y burguesía) pero del que quedaba excluido el grueso del pueblo sometido todavía a servidumbre.

A raíz de la revolución francesa, la burguesía desplazó al clero y a la nobleza de los parlamentos pero ello no significó una democratización del concepto parlamentario tan solo un asalto totalitario de la burguesía (y su ideología egoista, avarienta e insolidaria) al poder institucional. No en vano las primeras expresiones del parlamentarismo liberal fueron censitarias. La burguesía liberal nunca buscó un sistema democrático sino un medio de control político y social. Con el tiempo y la lucha obrera el censitarismo original tuvo que ir cediendo paso al sufragio universal pero siempre dentro de un marco jerárquico y excluyente donde, por ejemplo, las mujeres fueron excluidas del voto el mayor tiempo posible.

 Pero conseguir el sufragio universal no significó convertir el parlamentarismo liberal en un sistema verdaderamente democrático. Esa nunca fue su naturaleza, no lo es y nunca lo será. Simplemente fue una concesión necesaria hacia la galería que enseguida empezó a rectificarse por otros cauces. Tanto es así que a finales del siglo XX se llegó a la situación en la que ahora nos encontramos: el voto del pueblo ha dejado de tener importancia, las más cruciales decisiones políticas no se toman dentro de los cauces democráticos sino en instancias cerradas sin representatividad ninguna y que son manejadas y dirigidas por poderes que nada tienen que ver con el pueblo y que, desde luego, obran en su contra y en beneficio propio. Es por ello que el parlamentarismo liberal que nunca fue verdaderamente democrático ha terminado convirtiéndose en una dictadura encubierta que debe ser derribada para establecer una verdadera democracia del pueblo y para el pueblo. Es por ello también que la lucha que nos aguarda es la misma que siempre se ha llevado contra los estados dictatoriales y totalitarios, porque esa es la naturaleza misma del régimen liberal capitalista que padecemos. Nos encontramos frente a una dictadura y debemos asumirlo.

Bien: una vez aprendida esta primera lección (que el parlamentarismo liberal no es propiamente un sistema democrático) conviene añadirle el corolario evidente: que las formas democráticas de gobierno no tienen que coincidir necesariamente con la ortodoxia del parlamentarismo liberal. Porque el consenso ideológico y totalitario que domina a las clases dominantes del actual sistema no es necesariamente la verdad. Es más: se trata de una mentira evidente.

Llegados a este punto conviene abordar la segunda lección básica sobre teoría del estado democrático.

El enunciado de esta segunda lección es muy sencillo: la soberanía reside en el pueblo que, según la propia ideología liberal, la delega en las instituciones representativas y ejecutivas con el mandato imperativo de que deben servir a los intereses del pueblo siendo reemplazables si quedan obsoletas o dejan de cumplir su función primordial. Y ese es el quid de la cuestión. Nuestros fulleros políticos están tratando de basar su legitimidad en el voto cuando lo que les otorga la legitimidad como representantes del pueblo no es el voto (por muy numeroso que sea) sino el MANDATO IMPERATIVO. Recapitulemos: el pueblo delega su soberanía en las instituciones para que estas gobiernen y legislen en beneficio del pueblo. En el mismo instante en que estas instituciones se empleen en contra del pueblo y para favorecer intereses espúreos pierden su legitimidad y se abre un periodo constituyente orientado a construir unas nuevas instituciones que cumplan con dicho mandato imperativo.

No otra cosa está sucediendo estos días en todo el occidente liberal. Las instituciones parlamentarias han traicionado por completo su función. No sirven a los intereses del pueblo sino los de la banca y los llamados "mercados" que son puros y simples especuladores con nombres y apellidos que en su momento deberán ser juzgados y castigados con la máxima dureza. Por lo tanto, independientemente de que una porción de la población siga votando, dichas instituciones, al traicionar el mandato imperativo, han perdido su legitimidad y deben ser sustituidas.

El periodo constituyente se hace política, social y moralmente inevitable.

NOTA.- La fotografía es de Johannesen y muestra una parte de los medios que el Poder utilizará, y de hecho ya utiliza, para impedir el necesario avance hacia el perido constituyente.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡EL BOSQUE DE BIRNAM SE MUEVE!

"¡Oh, Macbeth! Puedes ser feroz y sanguinario, ningún nacido de mujer podrá dañarte mientras no veas al bosque de Birnam moverse de su lugar." Este fue el augurio de los espíritus convocados por las brujas cuando el usurpador Macbeth les preguntó por los límites de su poder. Y la conclusión del tirano pareció lógica: ningún bosque ha cambiado jamás de sitio ni existe fuerza mágica que pueda conseguir semejante milagro, por lo tanto la interpretación del augurio era que podía hacer lo que le viniera en gana puesto que los dioses le garantizaban la completa inmunidad por sus actos. 

Fue así como comenzó un largo reinado de opresión y sangre, de engaños y corrupción. Un reinado que parecía eterno, inamobible, inmune a todo descontento. Porque el rey hacía lo que le venía en gana: robaba, mataba, encarcelaba...todo en la mayor impunidad. Hasta que los descontentos, los oprimidos, los indignados de su reino se reunieron en el bosque de Birnam y decidieron avanzar sobre la capital del tirano para poner fin a su opresión y al régimen corrupto. Para cubrir su avance y camuflarse entre la niebla de la madrugada decidieron arrancar cada uno de ellos una rama y situarla delante para que no les vieran salir a campo abierto desde las torres del castillo de Macbeth. Fue así como este, en la niebla del amanecer, asomado a su ventana, vio avanzar al bosque de Birnam: el presagio se cumplía. En efecto el descontento de los oprimidos, la indignación de los sojuzgados, había hecho que el bosque de Birnam se moviese. La tiranía llegaba a su fin.

Hoy el metafórico bosque de Birnam vuelve a moverse y hay una caterva de Macbeths con los ojos desorbitados contemplando cómo se acerca su fin. El tirano se defendió espada en mano. Ellos también lo harán (con todas las armas que tengan a su alcance), pero el bosque de Birnam ha empezado a moverse...los dioses vuelven a estar con nosotros. Nada nos detendrá.

Etiquetas: , , , , , ,

Y EL 19 DE JUNIO OTRA VEZ TOMAREMOS LA CALLE.

Esta vez contra el Pacto del Euro que significa simple y llanamente el sometimiento de España y demás países periféricos a las oligarquías de Francia y Alemania, tirar por la borda nuestro futuro y convertirnos, todavía más, en una monarquía bananera bajo el directo dominio del capital extranjero y de su ortodoxia imperialista, neoliberal y ultraconservadora cuyos designios conocemos bien: sometimiento absoluto a intereses ajenos, desprotección total del ciudadano, privatización de los servicios públicos, creciente déficit democrático (ya vivimos en una dictadura encubierta, imaginad la que se nos viene encima si siguen recortando nuestras libertades), imposición de mentalidades arcaizantes y sectarias sobre la sociedad, y un estado de cosas en el que solo una ínfima minoría, los muy ricos, tengan derechos ciudadanos quedando los demás reducidos a simples siervos con una entidad jurídica muy similar a la de los medievales siervos de la gleba. Ese es su plan, esa su única finalidad: arrebatárnoslo todo y devolvernos a hace setencientos años creando una nueva nobleza cerrada e intocable: ellos.

Por ese motivo no podemos quedarnos en casa, por ese motivo debemos salir a la calle, todos, sin excepción, sin división de clases, ideas o sentimientos religiosos porque el ataque es global y generalizado contra el conjunto de la sociedad y la sociedad en conjunto debe defenderse, decir no, reclamar una verdadera democracia tanto en lo político como en lo social y económico. Si no protestamos, si no salimos a la calle y exigimos nuestros derechos, nuestra suerte (desgracia en realidad) estará echada y no habrá vuelta atrás.

Quizá algunos de vosotros estéis preocupados por algunos acontecimientos recientes. Temiendo que si acudís a la manifestación del domingo 19 de junio os veréis envueltos en altercados o relacionados con radicales peligrosos. No temáis, no va a suceder nada.

El Movimiento 15-M se ha convertido en un agente incómodo para el poder, para aquellos dedicados a la estafa legalizada en que se ha convertido España y que hasta hace un mes se movían en la más absoluta impunidad. Ahora el pueblo les reclama responsabilidades, les señala con el dedo, espera de ellos rectificaciones inaplazables y están nerviosos, asustados viendo que se les termina el chollo y tratan de defenderse ¿como?...carecen de argumentos, solo les queda la manipulación. De ahí que se hayan dedicado a infiltrar alborotadores para manchar nuestra imagen, para magnificar los aislados episodios de violencia que ellos mismos provocan para tener una excusa para reprimirnos con todos sus medios, que son muchos. Pero les hemos desenmascarado. No somos un grupo de exaltados cegados por su propio radicalismo ni un cúmulo de porreros ignorantes, somos la sociedad civil, compuesta por una pluralidad de personas de todo género y condición, de todo el espectro profesional y formativo, personas normales y corrientes, adultas y sensatas a las que no resulta sencillo engañar ni manipular. Ya no, ahora hemos abierto los ojos y sabemos lo que nos jugamos.

Todos habréis visto ya el famoso vídeo de Barcelona donde los mossos infiltrados son detectados por los manifestantes y aislados para evitar que cumplan sus designios provocadores. Ya conocemos su táctica, estaremos todos ojo avizor y con el convencimiento absoluto de que nuestro único camino, la única posibilidad real de conseguir nuestros objetivos es el pacifismo más acendrado. Solo a través de la no violencia podremos eludir las ansias represivas del Aparato y por eso no vamos a responder a ninguna provocación, no vamos a tolerar ningún desafuero. Nos jugamos cosas demasiado importantes como para permitirnos cometer de nuevo ciertos errores del pasado.

De modo que todos podéis acudir tranquilamente, en paz y en familia, con vuestros hijos, vuestros padres, vuestros amigos a las manifestaciones del próximo domingo, porque no va a pasar nada, porque todos, también vosotros, conocemos nuestro trascendental papel de ciudadanos responsables y actuaremos con la máxima responsabilidad. Si sirve de acicate a quienes duden diré que yo acudiré a la manifestación de mi ciudad con mi madre octogenaria y apenas recuperada de un derrame cerebral...¿cabe mayor muestra de confianza en que nada sucederá?...

 Claro está que no debemos pasar por alto el hecho de que en Barcelona los agentes provocadores encontraron un caldo de cultivo muy predispuesto a dejarse provocar. Es un hecho objetivo que resultaría estúpido e hipócrita negar. Sé que algunos de los que os habéis unido al movimiento estáis muy cabreados, y seguramente con sobrados motivos, que ansiais una evolución rápida y determinante de los acontecimientos...lo sé, he hablado con muchos de vosotros y a todos os he dicho lo mismo que voy a escribir aquí y que me parece el mejor argumento para la sensatez y el pacifismo. Supongamos que admitamos, yo estoy dispuesto a hacerlo, la legitimidad de una rebelión violenta...¿qué sentido tiene comenzar una guerra que no podéis ganar y que significará la tumba de todas vuestras esperanzas y legítimas aspiraciones y del movimiento en su conjunto?...ninguno. Y sabéis que no podéis ganar esa guerra, todo lo más provocar altercados y disturbios que acabarán siendo reprimidos por la policía y que darán argumentos al Aparato para intensificar la represión contra todo el movimiento. De modo que si queréis una revolución solo puede ser pacífica. Os pida lo que os pida el corazón (y os garantizo que el mío también bulle de rabia a menudo) debéis obedecer a la cabeza. Y la sensatez, lo sabéis muy bien, dicta un solo camino: civismo y no violencia.

Nos vemos el domingo en las calles de España. Salud y democracia verdadera a todos.

Etiquetas: , ,

TREINTA DÍAS DE INDIGNACIÓN

20110615103058-grafiti.jpg

Hoy hace exactamente un mes que la indignación salió a la calle, que se produjeron las manifestaciones que dieron lugar a lo que se ha venido llamando el Movimiento 15-M. Hace un mes y, sin embargo, parece un año. Han pasado tantas cosas...y, si nos paramos a considerarlo, tan pocas...por ese motivo me parece interesante, aprovechando este primer hito conmemorativo, echar la vista atrás y reflexionar un poco sobre el origen y el destino de este estallido social que nos involucra a tantos y que, se mire como se mire, ha hecho avanzar la historia, después de un prolongado estancamiento,varias décadas de un solo salto, aunque no sepamos todavía muy hacia dónde. De hecho, el acontecimiento crucial de estas últimas semanas y que todavía persiste, es la lucha interna por definir el movimiento y su naturaleza futura dentro de un marco de horizontalidad parcial donde determinados grupos organizados (ojo: de signos ideológicos contrapuestos) tratan de capitalizar el estallido social en beneficio de sus propios intereses.

De hecho, y es algo que no se puede negar, uno de los cabos primitivos del 15-M radica en ciertas maniobras de grupúsculos radicales neoliberales, de sectores peligrosos e indeseables de la oligarquía patria financiados tanto por capital privado como por fondos secretos de la CIA para llevar a cabo una campaña de desestabilización que instrumentalice el descontento popular para conseguir una desligitimación de las instituciones democráticas que conduzca a la radical minimización del estado permitiendo así la imposición de la más ansiada política de la oligarquía que gobierna el mundo y que se encuentra detrás tanto de la crisis como de su aprovechamiento económico y político en  propio beneficio. En la práctica se trata de una táctica de guerra de cuarta generación que ya se ha verificado con éxito en otros países y que se emparenta, por ejemplo, con la estrategia de la tensión que desarrolló en los años setenta la Red Gladio en Europa con la finalidad, conseguida, de inducir a la población a un deseo de endurecimiento del control estatal sobre la sociedad que permitiera la habilitación de leyes represivas para desarticular a la izquierda y que se pudiera avanzar, como de hecho se hizo, en la imposición del modelo neoliberal y ultraconservador de la Revolución Conservadora.

Me consta que a muchos de los participantes genuinos en las movilizaciones del 15-M no les gusta escuhar esto y que incluso prefieren desdeñar la posibilidad tachando de conspiranóicos a quienes la ponen de manifiesto. Y, sin embargo, todos hemos visto a los mercenarios de la oligarquía campando por las acampadas e incluso usurpando activamente los papeles de portavoces y moderadores de asambleas mientras asaltaban silenciosamente las comisiones más importantes, aquellas de naturaleza organizativa y política, especialmente en Sol. Todos hemos debatido hasta la saciedad presencialmente y por las redes sociales con gente que expresaba un discurso común, empobrecedor y dirigido exclusivamente contra la clase política (olvidando la culpabilidad de la financiera), destinado únicamente a la consecución de unos pocos cambios cosméticos que no afectasen a la estructura económica y social del país. Es más: incluso lograron imponer un "consenso de mínimos" cuyas proposiciones son, simplemente, ridículas e inaceptables ni siquiera como mínimos. Muchos de estos tipos fueron rápidamente desenmascarados por la gran labor de muchos ciudadanos que los identificaron, denunciaron y hasta fotografiaron neutralizando en gran medida su labor, que se extendió en muchos momentos incluso hasta el sabotaje y la censura de las redes sociales del movimiento.

Junto con estos y colaborando muy estrechamente con ellos, no sé si consciente o inconscientemente, en el núcleo mismo de Democracia Real Ya se encontraba un grupúsculo de "jóvenes" derechistas estrechamente ligados al PP (algunos de los cuales ejercieron también como portavoces de DRY en Madrid) que se movían entre dos aguas igualmente deleznables: la de hacerle el juego a los anteriormente citados y la de agitar el río en contra del PSOE y a favor del PP e incluso de las reformas "a la americana" (o mejor "a la Tea Party") que pretende introducir en España cuando alcance el poder. Pero esto no representa ninguna sorpresa, ya viene expresado en el mismo manifiesto de DRY que convocó las manifestaciones del 15-M en el que se decía abiertamente que los convocantes eran gentes de todo tipo (creyentes y no creyentes, de derechas y de izquierdas...lo que en román paladín ha significado siempre "de derechas y ultracatólicos").

En este punto creo necesario hablar en primera persona y explicar la razón de mi adhesión a ese manifiesto entendiendo su encabezamiento al modo en que lo acabo de explicar, nunca fui tan ingenuo como para dejarme envolver por una retórica blanda y engañosa cuya resbaladiza ideología podía muy bien arrastrar a cualquier movimiento al "lado oscuro" de la política de asalto al estado de los neoliberales y neofranquistas más recalcitrantes amparados por las siglas del PP.

Cualquiera que entre en este blog puede constatar fácilmente que comenzó su andadura a finales del verano de 2009 y con unos presupuestos ideológicos muy claros: tratar de desarrollar una labor pedagógica que despertase las conciencias de sus lectores mostrándoles el exacto terreno en que se movían más allá de los decorados que él Poder les ponía delante de los ojos para engañarles y conducir hacia la conclusión lógica frente a esos engaños que tratan de ocultar la estafa dictatorial en la que el imperialismo yanqui, expresión del gran capital mundial, ha convertido a Europa desde 1945. En otras palabras: abrir conciencias y exhortar a la revuelta social, al cambio (a ser posible pacífico) de las cosas para construir una verdadera democracia tanto en lo político como en lo social.

Resultaba evidente que había que provocar una movilización a cualquier precio y, sin embargo, no parecía posible. Las condiciones objetivas en lo social, económico y político fueron empeorando a lo largo de 2010 y, sin embargo, nada parecía moverse. Durante algunos meses Zapatero trató de mantener un rumbo medianamente social de su gobierno hasta que las presiones del gran capital internacional, expresadas en instituciones deplorables que deben ser destruidas (FMI, UE...), y la famosa llamada del mismísimo Obama le obligó a dar un volantazo y alinearse con la línea dura y oficial de la internacional neoliberal empeñada en aprovechar la crisis mundial para acaparar la totalidad del poder político y económico esclavizando al resto de la humanidad. La alternativa a la sumisión fue dejada bien clara: desestabilización de la economía española por los "mercados" y "rescate" al modo griego dejando bien entendido, como hizo el presidente de la comisión europea, Durao Barroso, ese mismo 2010 y la propia CIA este año con insinuaciones sobre la resistencia del pueblo griego al "rescate" que cualquier desviación, cualquier esfuerzo por mantener la independencia nacional y los legítimos derechos del pueblo, conduciría a una dictadura al modo de las hispanoamericanas de los años setenta (nada que no estuviera previsto, por otro lado, en la Operación Gladio que, como los hechos demuestran, sigue en marcha por mucho que nos dijeran que se había concluido en los noventa). Es más: ni siquiera estoy del todo seguro de que muchas de las cosas que están sucediendo en relación con el 15-M no sean encubiertas operaciones de corso dentro de una "estrategia de la tensión" para justificar un vuelco represivo después del triunfo del PP en las próximas elecciones generales. Y no hablo a humo de pajas, deberíamos tener muy en cuenta esta posibilidad porque se trata de una táctica habitual de la CIA y sus adléteres que ya han utilizado en otras ocasiones. De hecho, llegados al punto al que hemos llegado, ya no existe alternativa: o vencemos con una revolución total y efectiva o vamos hacia una dictadura más o menos encubierta, mucho más restrictiva, aplastante y agresiva que el actual modelo. El verano y un eventual adelanto de las elecciones al otoño están en nuestra contra para conseguirlo, pero ya no podemos desandar el camino: o crecemos, nos internacionalizamos y vamos directamente a tumbar el sistema a escala mundial o estamos bien, pero que bien jodidos. (Y perdón por la expresión).

En fin que necesitábamos una movilización para renovar la democracia social y política española (y europea) y esta, según transcurría 2010, no se veía por ningún lado. Ni siquiera se atisbaba la posibilidad. En ese contexto el obligado giro a la derecha de Zapatero supuso un punto de inflexión. Quedaba claro que el pueblo no podía esperar nada ni del estado ni de su gobierno, que mandara quien mandara siempre iban a beneficarse los mismos: la oligarquía nacional e internacional a costa del pueblo. De hecho la característica más evidente del asalto al poder del gran capital mundial es que todos los sectores nacionales(en todos los países) acaban proletarizándose. A la tradicional dicotomía entre clase obrera y burguesía ha sucedido un escenario en que todos somos proletarios frente a una oligarquía mucho mayor y más poderosa. Los pequeños y medianos empresarios, los profesionales liberales, los medianos y pequeños propietarios, todos sin excepción, se han visto arrojados por los acontecimientos al otro lado de la línea. Ahora ellos también son estafados y explotados por el sistema y de ahí que se indignen también, como llevan décadas, siglos acaso, cabreados los obreros. Ahora por primera vez en la historia grandes sectores de la clase media e incluso alta experimentan lo que significa ser un explotado, un excluido, un proletario...y reaccionan del mismo modo que todos los proletarios y excluidos de la historia: rechazando el sistema que les excluye y lanzándose a la reivindicación de sus derechos.

Ahora bien, esta gente, estos nuevos proletarios, carecen de  formación ideológica o política. Durante toda su vida han comulgado con las ruedas de molino del sistema, con el neoliberalismo capitalista que hasta hace unos pocos meses les permitía beneficiarse del sistema de explotación y estafa colectiva. Muy poco en relación con las grandes corporaciones, es cierto, pero lo suficiente para prestarles su aquiescencia culpable. Lógicamente no podía esperarse que este estrato social depauperado y tradicionalmente corrompido en sus relaciones sociales y políticas entendiese de pronto su nueva condición de proletarios y, por lo tanto, aceptasen la habitual retórica revolucionaria de la izquierda. Estaban dispuestos a sumarse a una movilización siempre y cuando esta no pareciese una revolución porque a pesar de haber sido estafados y proletarizados por el sistema, persisten en un peligroso síndrome de Estocolmo hacia la oligarquía. No en vano, acaso durante toda su vida, han compartido sus ideas y métodos de explotación, especulación y espolio. Para movilizarlos y conducirlos a la revolución era preciso un lenguaje moderado, "centrista" y subrepticiamente derechista. De ahí que el manifiesto de DRY resultara un anzuelo genial. Porque iba dirigido en realidad a engañar a los excluidos de siempre pero podía utilizarse para arrastrar a la parroquia (nunca mejor dicho) de aquellos que lo lanzaban. Ese es el motivo por el cual me uní con entusiasmo al mismo y lo publicité cuanto me fue posible en los meses de marzo, abril y mayo.

Ahora bien: me mantuve al margen de las acciones concretas. Apoyé y difundí cuanto me fue posible pero no participé activamente en la organización de las manifestaciones consciente como era de qué intereses se escondían detrás. Después de todo resultaba más cómodo y tácticamente más eficaz dejar que los nuevos proletarios de la burguesía y los peones de la ultraderecha neoliberal nos organizaran la revolución. Debo decir a este respecto que en mi ciudad, Zaragoza, imagino que como en muchas otras, los que hicieron ese trabajo de organización no fueron mercenarios de la banca ni infiltrados de la derecha sino personas normales, que alcanzaron gran mérito con un trabajo que siguen desarrollando hoy en día, y que se sumaron a la convocatoria, al igual que otros muchos miles, porque estaban convencidos de una verdad evidente: necesitamos un cambio y este no va a llegar espontáneamente. Con todo, y a pesar del gran aprecio que experimenté y experimento por todos ellos, procuré mantenerme al margen limitando mi colaboración a la publicitación de la manifestación del 15-M, a tratar de establecer ciertos contactos entre los organizadores y algunos colectivos que podrían redirigir la ideología del movimiento en una dirección adecuada y participar en la manifestación de aquel emocionante domingo de mediados de mayo.

Por lo demás DRY, según avanzaban los días, empezó a presentar algunas características que confirmaron mis sospechas. Una de ellas, la más intrigante, era su acendrado centralismo, absolutamente extraño en un movimiento horizontal comenzado en la red y que pretendía ser espontáneo. Todo se canalizaba desde Madrid (por ejemplo: para auxiliar a los organizadores de provincias, en su mayor parte gente sin experiencia organizativa, era desde Madrid desde donde les llegaban las instrucciones y hasta los cuestionarios e impresos que debían rellenar) y resultaba que en Madrid los "jóvenes estudiantes" que habían iniciado el cotarro eran expertos en casi todos los complejos recovecos legales y organizativos inherentes a un proyecto como el que nos ocupa. Bien: yo observaba, cumplía mi función publicitaria y sonreía esperando acontecimientos.

Y así llegó el domingo 15 de mayo, la prueba definitiva para averiguar tres cosas clave: si el movimiento tenía verdaderas posibilidades de evolución ulterior, el grado de implicación del estado en el mismo y la personalidad ideológica que el acúmulo de gente deseosa de movilizarse por un cambio necesario le había imbuido. En otras palabras: qué posibilidades en cuanto revolución tenía el movimiento teledirigido con el que había estado colaborando con la intención de desbordarlo y convertirlo en una verdadera revolución anticapitalista.

La primera y tercera dudas se disiparon enseguida, en los primeros veinte minutos de manifestación. Y la respuesta era positiva: podía resultar útil. Desde el volantazo de Zapatero mucha gente de izquierda se había visto arrojada a la intemperie del sistema y habían concurrido masivamente al llamamiento de DRY, quien sabe si con las mismas intenciones e idéntico pensamiento que yo. El movimiento era consistente y en su mayor parte sabía muy bien quien era su enemigo más allá del telón político: la oligarquía financiera.

En cuanto a la segunda, fueron necesarias algunas horas para despejarla.

Pero se despejó sin dificultad. La manifestación de Madrid, la más numerosa y de lejos la más mediática y políticamente determinante (el centralismo en España es un hecho por mucho de que a menudo pensemos lo contrario) sufrió la infiltración de la policía y estos infiltrados causaron deliberadamente disturbios para provocar brutales detenciones y desacreditar al movimiento. Era un primer síntoma: si utilizaban los habituales métodos de infiltración y desprestigio es que no estaban en el juego (de hecho estaban jugando a otra cosa:a la rutinaria represión de todo movimiento público de disidencia en nuestras "democracias" capitalistas). Más aún: aunque la noticia pasó desapercibida esa misma tarde en Barcelona se encontró una bomba casera, sin carga, en un autobus justo en coincidencia con la manifestación en la segunda capital española: otra añagaza de los servicios secretos para, llegado el caso, colgar a los disidentes el cartel de violentos y terroristas. Después, con los primeros acampados en Sol, se produjo el corte de la señal wifi en la plaza y, al cabo, la enorme torpeza política del primer desalojo impulsado por la intolerancia derechista de la presidenta y el alcalde peperos de Madrid. Era evidente que el estamento político y estatal no solo no estaba detrás del 15-M sino que, además, permanecía por completo ayuno de información y considerándolo un fenómeno fácilmente controlable y reprimible. Era un buen síntoma.

En los días siguientes, antes de las elecciones, estuve hablando con amigos metidos en política, algunos con ciertos cargos de responsabilidad. Puede comprender que ni entendían nada ni sabían a qué atenerse. A alguno y alguna incluso le sorprendí algún brillo en la mirada indicativo de que les ilusionaba lo que estaba sucediendo y que acaso se hubieran sumado de no mediar sus esperanzas de futuro político. Hablé también con algunos amigos de la policía: lo mismo. La mayor parte se mostraban  ilusionados con lo que estaba sucediendo y hasta hubo uno que me explicó, confidencialmente, que la brigada de información "ya se había puesto las pilas"...o sea: que no, que el estado no estaba detrás de nada.

Y después de la manifestación llegó lo inesperado: las acampadas.

Ese sí que fue un movimiento completamente espontáneo. De pronto, tras la represión programada de la manifestación de Madrid, cuarenta "locos" decidieron permanecer en Sol. La voz se corrió por la capital y a lo largo del lunes se les fueron sumando uno a uno, dos a dos, otros "locos" hasta alcanzar el número de doscientos o trescientos. Era consecuencia lógica del choque emocional provocado por las manifestaciones de aquel domingo. Después de tantos meses, años quizá, de desesperación, de vivir en el aislamiento y en la soledad de una realidad gris e inamovible, de pronto, todos nos dimos cuenta de que éramos muchos, de que éramos millares, millones con las mismas inquietudes, con los mismos sueños, de que éramos un pueblo después de todo, una unidad a la que intereses espúreos trataban de mantener separada para manejarla mejor. Empezó así la reflexión, la confraternización...y llegó la cerrazón del estado y de la derecha política y económica lanzando a las fuerzas policiales al desalojo de Sol. Fue un error para sus intereses, una estupidez.

La esperanza había prendido en todos los que salimos a la calle el 15 de mayo, la emoción, profunda, liberadora, estimulante, hermanadora, había hecho mella en miles de corazones y la respuesta fue inmediata y espontánea: frente al desalojo de Sol llegó su reocupación multitudinaria y la de otras muchas plazas en toda España.  Había comenzado el movimiento 15-M.

De pronto miles y miles de personas de toda edad y condición nos reunimos en las plazas, reinaba la fraternidad, el respeto, la esperanza, un clima de ilusión y hermanamiento...¿qué os voy a contar?...si estáis leyendo esto seguramente lo experimentaríais y jamás lo olvidareis. Por mucho que nos quiten en el futuro siempre nos quedará al menos haber vivido esos días y esas noches, sobre todo esas noches, de comunidad, de unidad, de esperanza, de emoción a menudo hasta el llanto...¿quién nos podrá arrebatar nunca esos primeros diez días?...hace años yo escribía un poema preguntándome cual era mi patria verdadera. Ahora lo sé: fueron esos diez primeros días con sus noches. Y no pienso renunciar a ella.

Pero, claro, a pesar de la magia de aquellos días, los movimientos políticos continuaban.

De inmediato las acampadas se convirtieron en miel para  infinitas moscas de todo pelaje y toda intención, desde los infiltrados policiales hasta la más variopinta casta de gurúes más o menos esotéricos. Y, por supuesto, no faltaron los tentáculos de las más diversas formaciones y grupúsculos políticos. Por ejemplo: una imagen viva y simpática que guardo de aquella primera semana es la de mi amigo Edu corriendo constantemente entre la carpa electoral de IU y la contigua acampada frente a la delegación del gobierno en la plaza del Pilar con el corazón dividido pero la idea clara de hacer comprender a los acampados y visitantes que mucho de lo que pedían ya estaba en el programa de Izquierda Unida.

Pero sobre todo los que desembarcaron en Madrid fueron los mercenarios de las fundaciones neoliberales que habían previsto provocar movilizaciones sociales para desprestigiar y desligitimar al estado produciendo su adelgazamiento extremo y su práctica desaparición en beneficio del gran capital privado. Se les distinguía fácilmente por su aspecto y sus limitadísimas aspiraciones políticas y sociales y, sobre todo, porque jamás criticaban ni permitían que se criticara a los bancos, los especuladores y la oligarquía corrupta. Su presencia fue beneficiosa porque en la intención de sus jefes estaba instrumentalizar el movimiento y para ello lo potenciaron lo más posible. Se obtuvieron de este modo recursos que de otro modo hubieran sido impensables y quizá la tolerancia del ministerio del interior con respecto a las acampadas. Pero también llegó con ellos la censura, el sabotaje, la instrumentalización del movimiento y el intento de convertirlo en una "r-evolución" de corto alcance que sirviese a los intereses de sus amos.

No tardaron en ser desenmascarados y en desaparecer de las acampadas aunque curiosamente consiguieron imponer un ridículo "consenso de mínimos" de cuatro puntos que traiciona claramente el espíritu del pueblo y del movimiento y que, atención, los medios de comunicación siguen señalando muy a menudo, y con muy escasa inocencia, como la suma de las aspiraciones del 15-M.

Recuerdo aquellos quince segundos días del movimiento como de absoluta y subrepticia confrontación dialéctica tanto contra infiltrados ¿policiales? que exhortaban a la violencia como contra estos pijos de la ultraderecha neoliberal que se habían hecho con el poder de algunas de las áreas más decisorias de Sol. Recuerdo haber sido baneado en más de una página de Facebook (aunque les sirvió de poco porque me las apañé para seguir colándome por las rendijas)...ahora este es un peligro que parece definitivamente conjurado.

Los que continuamos en el movimiento sabemos quien es el verdadero enemigo y que cualquier "evolución" debe ser una efectiva revolución social, económica y política que tumbe al ultracapitalismo neoliberal. Ahora el peligro reside en ser utilizados en una estrategia de la tensión para justificar una ulterior represión (incluyendo el cambio de legislación) después de un eventual triunfo electoral de la ultraderecha pepera. ¿Cuales deben ser nuestros próximos pasos?...bien, lo trataremos en otro momento, este artículo es ya demasiado largo.

NOTA.- La fotografía es mía pero el dibujo corresponde a un espectacular grafiti cuyo autor o autores desconozco pero que aconsejo visitar a todos aquellos que tengan la oportunidad de hacerlo en Zaragoza. Se encuentra en la calle Refugio, torciendo a la izquierda en la primera bocacalle desde La Casa del Loco.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

SOBRE LA LEGITIMIDAD DE LAS INSTITUCIONES

20110609205935-tiendas.jpg

En estos días los de siempre, los políticos corruptos que lejos de servir a su pueblo se dedican a traicionarlo, a legislar y gobernar en favor de los banqueros y especuladores, a cumplir inexorablemente con el programa establecido por el FMI y la OMC (instrumentos del imperialismo yanqui y de las élites que lo controlan) en 1994 y que consiste en la destrucción total de los estados, en su malbaratamiento en beneficio de las grandes corporaciones y la total pérdida de derechos sociales y políticos de los diferentes pueblos, y en este caso concreto del español, andan lanzando espumarajos por la boca contra quienes se atreven a protestar por su indigno, culpable, delictivo y traicionero proceder y sacando pecho "democrático" esgrimiendo el peregrino argumento de que ellos son los verdaderos representantes del pueblo porque han obtenido un poder desproporcionado con respecto a su número de votantes, inferior en cualquiera de los casos al número, nunca tenido en cuenta, de quienes se abstuvieron o votaron en blanco.

Para estos indivíduos, más acostumbrados a cenar y tomar copas a costa del erario público con banqueros y empresarios que a codearse con el pueblo, que cada día que pasa se encastillan más y más en sus palacios de cristal convirtiendo en cotos privados edificios que en la práctica son públicos y pertenecen al pueblo, la democracia se reduce a que un pueblo desinformado y a menudo manipulado e ignorante cumpla con el rito de votar cada cuatro años para legitimar su tiranía civil que siempre están dispuestos a apuntalar con métodos de represión policial o militar.

Hasta ahora andaban presumiendo de trajes caros, de poder y privilegios, pavoneandose ante un pueblo sumiso y desorganizado como si fueran próceres de la patria a la que no han hecho otra cosa que empobrecer y vender y ahora que se les piden responsabilidades se encabritan gritando (a menudo incluso con los ojos en blanco de furia, ellos y los mercenarios que les sirven en los medios de propaganda del régimen: periódicos, televisiones, radios...) que en ellos reside la legitimidad institucional y democrática y quienes no reconozcan este hecho son poco menos que golpistas y peligrosos antisistema.

Sin embargo hay que tener en cuenta el hecho de que cuando un pueblo anteriormente sumiso e incluso apático, llega a tal grado de hartazgo que se une para salir a la calle proclamando que ni los políticos ni las instituciones le representan es que algo habrán hecho mal esos políticos y esas instituciones.

En 1981, después del golpe de estado del teniente coronel Tejero, hubo una manifestación multitudinaria en la que el pueblo mostró su adhesión a las instituciones y el régimen vigente. En 2011 eso ha cambiado. Cientos de miles de personas están saliendo a las calles, con el apoyo de la mayor parte de la población, proclamando que esas mismas instituciones han dejado de representarles. Y los políticos no pueden seguir viviendo de aquel lejano respaldo de 1981. En estos treinta años algo ha sucedido que, sencillamente, ha restado legitimidad a las instituciones, las urnas, los cargos públicos y los políticos mismos. Claro: la opción fácil es contentar a los verdaderos amos de los políticos, los banqueros y especuladores, la oligarquía corrupta y antipatriota, y lanzar a la policía contra quienes protestan. Reprimir manu militari a un pueblo al que se ha traicionado después de lanzar sobre él el anatema y la difamación.

Pero hay que reconocer que ese pueblo no estaría en la calle, antes al contrario seguiría participando en las instituciones, si estas no hubieran sufrido un gravísimo déficit de legitimidad en las últimas décadas.

¿Cual es la causa de dicho déficit?...ya la hemos expresado en estas mismas líneas: que las elecciones han dejado de tener sentido porque se conforme la mayoría que se conforme siempre se hacen las mismas políticas: las que enriquecen más y más a la oligarquía corrupta a costa de empobrecer más y más al pueblo. Nuestros políticos han dejado de ser servidores públicos para convertirse en lacayos del gran capital, en simples mercenarios dedicados a demoler el bienestar del país para enriquecer a unos cuantos tiburones financieros que, en su mayor parte, ni siquiera son españoles. Constatado esto a lo largo de los años, y especialmente desde la artificial crisis de 2008, es lógico que la población haya dejado de considerar legítimas unas instituciones que los propios políticos han corrompido y prostituido.

Ahora, cuando les decimos a esos impresentables, a esos traidores con corbata, a esos proxenetas del bien común, a esos prevaricadores que no nos representan porque prostituyeron durante años su sagrada condición de representantes del pueblo y gestores de los intereses comunes, se engallan, se suben frenéticamente a la parra y reclaman para sí la sacralidad institucional como sinónimo de democracia.

Pues bien, hay que recordarles un pequeño axioma democrático: en democracia la soberanía reside en el pueblo, no en las instituciones, ni siquiera en aquellas elegidas mediante sufragio, y estas instituciones, al igual que quienes las encarnan, solo son legítimas mientras cumplen fielmente con sus funciones que son las de garantizar eficazmente la libertad y el bienestar del pueblo. Cuando se convierten en instrumentos para facilitar la esclavización y el empobrecimiento de ese mismo pueblo a manos de unas oligarquías corruptas y avaras, pierden toda su legitimidad.

Por mucho que los políticos griten y se rasguen las vestiduras en estos días de protestas, por mucho que se quieran envolver en los minoritarios votos recibidos (y que incomprensiblemente les proporcionan crecidas mayorías) y aparecer como legítimos representantes del pueblo lo cierto es que con sus acciones han dejado de representar al pueblo al que han traicionado. Las instituciones solo son legítimas mientras cumplen su función. Cuando se convierten en instrumento de tiranía la soberanía revierte al pueblo y tanto las instituciones como quienes las encarnan pierden toda legetimidad, se convierten en simples y llana tiranía.

Hoy España se encuentra en esta situación. Las instituciones y quienes las encarnan han caido en el mayor descrédito y por lo tanto la soberanía ha revertido al pueblo.

Por supuesto las oligarquías y sus lacayos insisten en sacralizar a las instituciones confundiéndolas intencionadamente con el estado y con la democracia. Pero las instituciones y las formas de gobierno son accidentales mientras que la soberanía popular es en sí misma eterna y representa la verdadera naturaleza del estado y de la democracia. Estamos en nuestro perfecto derecho de cambiar las instituciones y a quienes las detentan porque han dejado de servirnos, de sernos útiles, de representar nuestros intereses. Y este es un hecho objetivo e incontrovertible.

Las oligarquías y sus lacayos mercenarios quieren ampararse en la fuerza de los votos para justificar su tiranía. Pero ese es un argumento inservible. Cuando los votantes están lo suficientemente alienados como para votar a corruptos manifiestos y son tan ignorantes que sustentan con sus votos a quienes han traicionado al país, al pueblo y a sus propios intereses, no pueden ser considerados ciudadanos sino populacho. Y los votos del populacho no merecen consideración.

 La verdadera democracia está en la calle, los de los escaños y los despachos no representan al pueblo, son simples tiranos al servicio de la oligarquía corrupta  y quienes les han votado merecen exactamente la misma consideración que los que aclamaban a Hitler, a Franco o a Stalin en sus momentos de triunfo.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

LA DEMOCRACIA LIBERAL COMO ESTADO TOTALITARIO.

20110530121224-asamblea.jpg

Tanto el capitalismo como el liberalismo son dos dogmas ideológicos de caracter absolutamente totalitario por mucho que se vendan como la medida perfecta de la racionalidad y la libertad, por mucho que desde hace décadas sus jerifaltes hayan tenido la desvergüenza de proclamarse los líderes del "mundo libre".

La constante coartada de los liberal capitalistas para mantener su totalitarismo político y social es insistir en que las cosas no pueden ser de otro modo y que, a pesar de no ser perfectas, son lo mejor que se puede conseguir y en que el sistema partitocrático con elecciones periódicas es una democracia, de hecho la única forma de democracia posible.

Estos dogmas, tan convenientes a quienes se benefician del sistema (y lo manejan entre bambalinas: banqueros, especuladores, sectas religiosas, elites "intelectuales" y políticos), se repiten una y otra vez en todos los ámbitos sociales: en la enseñanza, en los medios de comunicación, en los parlamentos y demás instituciones...se trata de convencer al pueblo de que no existen otras alternativas. Y mientras el pueblo, dócil y adormecido, acepte esta supuesta realidad: que no se pueden cambiar las cosas y que no existe otro modo de abordar los problemas, un modo más útil para la mayoría aunque menos lucrativo para la oligarquía y sus acólitos, se le permite disfrutar de una fingida (y limitada) libertad cuyos límites exactos son la estabilidad del régimen totalitario establecido.

Los ciudadanos pueden elegir cada cierto tiempo entre un puñado de siglas que a la larga representan las mismas políticas, las que convienen a la oligarquía dominante, pueden hacer manifestaciones, siempre que se les conceda permiso y se limiten a consistir en unos cuantos gritos sin consecuencias, pueden incluso afiliarse a sindicatos bien domesticados, incluso expresar su opinión (siempre que no la censuren) en los foros de los periódicos. A eso le llaman democracia.¿ Pero qué sucede si la disidencia se articula y amenaza la estabilidad del régimen, si un número suficientemente elevado de ciudadanos empieza a cuestionar que el dogma social y político establecido desde la oligarquía es tan solo un modo interesado de ver las cosas y empieza a buscar, en el ejercicio de su supuesta libertad, modos alternativos, si empieza a exigir responsabilidades a los causantes de sus problemas y a dibujar otras formas de democracia menos controladas y más reales?... es ahí donde se descubre que la democracia liberal que nos venden como panacea política y social muestra su verdadero rostro dictatorial y represor y donde el límite de las libertades ciudadanas evidencia su estrechísimo margen de tolerancia.

Podría poner muhos ejemplos de lo que digo (incluso alguno recientísimo y catalán) pero me centraré en una interesante secuencia de hechos sucedidos esta misma semana en Francia y que son sobradamente reveladores de la realidad que se oculta tras la apariencia democrática de los regímenes que padecemos.

El G-8 se reunía en Francia y continuaba discutiendo medidas tendentes a recortar las libertades del ciudadano y apuntalar los intereses abusivos de las grandes corporaciones tales como la introducción de diversas medidas para controlar internet y evitar que pueda ser libremente utilizada como vehículo de ideas y movilizaciones por los ciudadanos (no es casualidad que las movilizaciones árabes y las que están surgiendo en Europa utilicen Facebook como herramienta de contacto y que los "líderes mundiales" invitaran a su mesa al fundador del invento).

Ahora bien, en ese contexto, estos "líderes mundiales" decidieron otorgar a los países árabes donde han triunfado revoluciones populares una gran cantidad de millones para su "desarrollo" (y desde el Plan Marshall sabemos lo que este tipo de inyecciones económicas significan y para qué se utilizan) y alguien, un periodista avispado, le preguntó al presidente Sarkozy sobre los indignados españoles (y europeos).

Por supuesto Sarkozy respondió desde el dogmatismo liberal capitalista lanzando un sofisma que podía convencer a los ciudadanos más conservadores o menos informados y que, desde luego, iba a justificar la subsiguiente represión. Dijo que la diferencia entre los árabes y los europeos radicaba en que estos últimos vivían en democracias. Se trataba de deslegitimar las protestas, de insistir en la idea de que las periódicas elecciones partitocráticas suponen una vía suficiente para la expresión de las necesidades ciudadanas, que sirven para algo más que para perpetuar el dominio social, económico y político de una minoría corrupta, insolidaria y tiránica que ha secuestrado el estado poniéndolo al servicio de sus propios intereses y convirtiéndolo en una estafa en la que siempre son expoliados los mismos: la inmensa mayoría de los ciudadanos.

Mientras tanto en Francia iba extendiéndose el movimiento de los indignados, el 15-M iba tomando las plazas y ampliando sus bases, sumando franceses indignados a lo que en principio fueron simplemente españoles emigrados y solidarizados con lo que estaba sucediendo en España. El movimiento  15-M resulta muy peligroso para la llamada democracia liberal porque es amplio, plural, dinámico y exige, sin dogmatismos, nuevas formas de democracia y de organización social y política. Pone de manifiesto que los regímenes liberal capitalistas son totalitarios y dogmáticos a la par que perjudiciales para el común de la sociedad y  que deben ser cambiados. Desborda por lo tanto el estrecho marco de la tolerancia ideológica del totalitarismo liberal y amenaza la raíz de su poder y de sus males. Conviene, por lo tanto, aplastarlo a la mayor brevedad. En algunos sitios, por ejemplo en España, se está tratando de reconducirlo hacia el interior del sistema, insinuando la posibilidad de que todo el movimiento acabe reducido a un partido domesticado dentro del corrompido y viciado juego electoral intrascendente e inicuo que nos venden como democracia. En Francia el movimiento no ha alcanzado todavía una fuerza tal que obligue al poder a andarse con chiquitas.

Poco después de que el presidente Sarkozy lanzara su arenga dogmática diferenciando los movimientos europeos de los árabes, deslegitimando a los primeros por el mero hecho de que amenazaban las bases del poder que se oculta tras el teatrillo de la partitocracia occidental, un millar de personas ocupaban la plaza de la Bastilla de París tratando de establecer un campamento permanente al modo de los españoles. No era el primer intento: ya lo habían intentando antes en Perpiñán y en otros lugares de menor trascendencia mediática y habían sido desalojados por la fuerza. En París no ha sido diferente: el estado al servicio de las oligarquías corruptas y tiránicas entró a saco en la plaza con una sola orden: reprimir el movimiento de los disidentes. Y eso hicieron las fuerzas de represión policial utilizando incluso gases lacrimógenos contra grupos de ciudadanos pacíficos e indefensos.

Esa es la verdadera cara del liberalismo capitalista. Presume de democrático y de respetar la libertad de sus ciudadanos pero no duda en utilizar la violencia cuando estos exigen sus derechos y reformas esenciales para conseguir una verdadera democracia. Si el movimiento crece y llega a amenazarles de verdad, acabarán sacando los tanques a la calle. Que nadie piense que nuestros dirigentes son en el fondo muy diferentes de un Gadafi o de un Mubarak. Por eso los regímenes que padecemos deben ser derribados: para abrir paso a verdaderas democracias hechas por y para el pueblo.

NOTA.- la fotografía corresponde a una asamblea en el campamento de la Plaza del Pilar de Zaragoza.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

ACAMPADA EN ZARAGOZA.

20110521185829-acampadazgz.jpg

Ambiente tranquilo y cívico en la acampada de Zaragoza en esta jornada de reflexión electoral. Algunos niños jugando en la improvisada guardería, otros vestidos de comunión paseando entre las tiendas del campamento momentos antes de entrar en el Pilar, personas de todas las edades e ideologías apoyando, comentando, simplemente observando. Turistas y zaragozanos en las terrazas de la plaza,la policía (apenas unos pocos efectivos) observando con tranquilidad y casi complacencia desde lejos, sin intervenir ni hacerse notar...perfecto ejemplo de convivencia democrática y normalidad popular. Aquí y allá se desarrollan las actividades del campamento (puede verse a la comisión de limpieza realizando concienzuda y activamente su trabajo, a la de acción discutiendo próximos pasos, se recita poesía en el improvisado escenario con megafonía que se utiliza para las asambleas, ha comenzado a funcionar la radio de la acampada...)

Los medios suelen definir los días de elecciones como "fiestas democráticas".Pues bien, lo que está sucediendo en Sol, y aquí en el Pilar y en tantas y tantas plazas de España no puede considerarse de otro modo. En estos días, puede que por primera vez en mucho tiempo, me siento verdaderamente orgulloso de ser español, de todo lo que hemos conseguido y de todo lo que vamos a conseguir.

Para concluir solo quiero hacer un pequeño apunte algo ácido: la Junta Electoral Central (y nuestros egregios tribunales constitucional y supremo) prohibieron estas concentraciones con la excusa de que podían perturbar la reflexión de los votantes e inducir la dirección del voto en uno u otro sentido. Es evidente que se equivocaban (o mentían conscientemente buscando un medio para atajar una protesta pacífica y bien motivada que amenaza con llevarse por delante unas instituciones no por lucrativas para la clase dirigente menos corruptas y obsoletas), ni una sola alusión política, ni un solo comentario o insinuación sobre el voto...perfecto respeto de los acampados y de quienes les apoyamos a las reglas del juego electoral. Sin embargo, como hacía bueno me he acercado hasta la plaza del Pilar dando un paseo, ningún partido se ha molestado en retirar su propaganda electoral de las vallas y farolas, lo que de facto constituye una violación de la misma jornada de reflexión que a nosotros nos obligan a acatar. Pero, naturalmente, eso ni lo ven ni lo quieren ver. Otro ejemplo más del modo en que funciona este sistema y la necesidad de cambiarlo.

Y, por supuesto, como escribía ayer, tampoco se impiden las misas ni hoy sábado ni mañana domingo cuando todos sabemos que los curas, a instancias de sus obispos, hacen activa campaña política a favor de determinadas y ultramontanas siglas.

En España las leyes solo obligan al pueblo; políticos, banqueros, especuladores y curas pueden hacer, literalmente, de su capa un sayo. Y es todo por ahora. Me voy a la asamblea.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

SE RETRATAN ELLOS SOLITOS.

20110520190915-perro.jpg

Uno de los grandes problemas que padece España (por otro lado común a todo el llamado mundo occidental) es que la ultraderecha más cerril, cavernícola y retrógrada, también la más violenta, ultramontana, totalitaria y agresiva, ha secuestrado un espacio político, social y religioso que no le corresponde tratando de convertir en sistema su irredentismo antisistema centrado en desmontar el estado para desproteger a los ciudadanos frente a las depredaciones del gran capital y conservar tan solo los medios de propaganda y represión con los que encorsetar y sojuzgar a la sociedad sometiéndola a sus delirios teocrático-fascistoides. Y no es una casualidad que este fenómeno se haya generalizado en todo occidente, es la estrategia base de la Revolución Conservadora que llevamos treinta años padeciendo y contra la que ahora nos estamos levantando.

Hace cuarenta y tres años, en el mítico mayo de 1968, la parte sana de la sociedad salió a la calle, como ahora, para librarse del derechismo radical que se había impuesto sobre el mundo con el teatrillo, todavía vigente y ya entonces falso y obsoleto, de la democracia parlamentaria (una herramienta propia del siglo XVIII pero del todo superada ya en el siglo XX, no digamos ahora). Ese movimiento estuvo muy cerca de cambiar verdaderamente el mundo en un positivo sentido de más libertad individual, mayor solidaridad social y mejor salud democrática para los ciudadanos. En 1975 el imperialismo ultracapitalista estaba contra las cuerdas en Europa y Estados Unidos, un lustro más y nada hubiera vuelto a ser igual. Desgraciadamente la ultraderecha se reorganizó y decidió conquistar de nuevo el poder. Su cruzada comenzó con el triunfo del gaullismo más conservador en Francia en 1974 y continuó con el asalto a todos los centros de decisión de los fundamentalistas religiosos (especialmente evangelistas) en los Estados Unidos. Luego llegaron los triunfos electorales de Tatcher y Reagan y todo lo que ya conocemos.

Pero la táctica utilizada desde el primer momento fue siempre la misma: asaltar y secuestrar espacios anteriormente de convivencia para convertirlos en zonas de agresión y dominación totalitaria. En ese sentido no otra cosa son los tea party americanos y sus imitadores europeos de los cuales tenemos no poca representación en España.

Antiguamente, en los años ochenta y parte de los noventa, existía un gran espacio político y social de convivencia democrática. Los principales valores eran la convivencia, el respeto y el entendimiento en un pacto social de mínimos que permitiese a cualquier ciudadano desenvolverse con una razonable libertad dentro de un ámbito de respeto. Esto empezó a cambiar con la llegada de Aznar a la cabeza del PP y fue intensificándose en los años sucesivos hasta llegar al preocupante estado de cosas en el que nos encontramos hoy.

Ahora los católicos de base, entre los que no me faltan amigos, se han dejado arrebatar la iglesia por sectas ultrarradicales propias de un talibanismo cristiano absolutamente repugnante. De pronto la iglesia se ha convertido en el coto privado de una minoría poderosa, de una jerarquía ultraderechista y dictatorial que ha apartado al sector mayoritario del catolicismo (civilizado, sensato, moderado, moderno y respetuoso con el que se puede convivir) convirtiéndose en el altavoz de sectas minoritarias y ultrarradicales con mentalidades arcaizantes y absurdas que, de hecho, son un lastre para la convivencia democrática.

Lo mismo ha sucedido en la política donde el espacio del centro-derecha, de una derecha democrática, civilizada, con cierta inquietud social y un talante moderado ha sido usurpado por ultraderechistas camuflados de "centristas" que unen a su fondo ideológico franquista un arsenal de tácticas e ideologías del extremismo derechista estadounidense arrebatando de hecho la voz a la mayoría de base de la derecha, compuesta por elementos razonables y democráticos y organizando lo que era un ámbito político respetable y necesario en el desarrollo social en un arma de propaganda radical y totalitaria, a la par que alucinada e incompatible con una mínima sensatez.

Y es precisamente esa ultraderecha radical, que tiene a su disposición enormes recursos económicos, la que ha multiplicado sus medios de propaganda con la proliferación de órganos de comunicación en prensa, radio, televisión y editoriales destinados a la difusión de su ideología ultraradical y antisistema (si como sistema entendemos una democracia sana, plural, equitativa y en la que todos tengamos cabida) que vienen contaminando el entendimiento social desde hace más de una década.

Con esas tácticas dicha minoría cerril y ultramontana, la extrema derecha más recalcitrante y peligrosa, ha logrado secuestrar la voz de la inmensa mayoría de un amplio sector social que, sin embargo, sigue votando masiva y estúpidamente a las mismas siglas de siempre sin percatarse de que haciéndolo está dando soporte a gentuza de la peor calaña, sectores tóxicos que tan solo perjudican al común de la sociedad aspirando a secuestrar la totalidad de la sociedad para, manteniendo el teatrillo electoral, dominar dictatorialmente el país imponiendo su viciada ideología ultraconservadora y neoliberal mediante métodos pura y simplemente represivos.

Dicha gentuza, a fuerza de gritar y actuar, se retrata constantemente a sí misma. Y podemos poner ejemplos sin fin de su alucinado y esperpéntico modo de ver las cosas. Por ejemplo, el nauseabundo modo en que han estado tratando desde los medios que controlan o que les dan voz como si fuesen verdaderos representantes del centroderecha (y no, como lo son, propagandistas de unas ideas que convierten a Franco en un simpático socialdemócrata) el movimiento social que estos días está reclamando en la calle una regeneración democrática de España (que, por cierto pasa tanto por el hecho de que los moderados recuperen el control de su espacio político en el centro derecha político, intelectual y religioso como por la eliminación total de los corruptos y la constante corrupción propia de los gobiernos del PP). En ese sentido ha habido ejemplos que por sí solos claman a los dioses como las entrevistas amañadas de intereconomía en los aledaños de las concentraciones y acampadas tratando de despretigiar a los participantes en las mismas, las oligofrénicas maquinaciones de un personaje como César Vidal (un evangelista peligroso que comulga con los modos y maneras del talibanismo cristiano de los tea party americanos) diciendo que todos  o la gran mayoría de los que participamos en este movimiento somos etarras o proetarras, o los reportajes tendenciosos y adoctrinadores (pura propaganda, nada de información) del canal televisivo de la iglesia católica...

 Se retratan ellos solos cada vez que abren la boca, cada vez que se mueven para conseguir la yugulación de la sociedad. Y a mí me gustaría decir que al movimiento 15-m le falta algo muy importante que no hemos visto hasta ahora y que probablemente no veremos y es a los mayoritarios sectores moderados del centro-derecha plantándose ante sus "portavoces" de la ultraderecha y reclamando con fuerza el espacio social, político y religioso que se han dejado arrebatar por ellos. No vamos a ninguna parte (salvo quizá a una nueva guerra civil) si esa inmensa mayoría de ciudadanos con ideas derechistas moderadas y básicamente democráticas, que creen en la convivencia y el respeto (como creemos la inmensa mayoría de los que nos situamos a la izquierda), no ejercen de ciudadanos expresando con nitidez y bien alto que ellos están por la convivencia y la sensatez y no por la división y el sectarismo ultraderechista.

Porque el movimiento del 15-M, si algo es, es un canto a la democracia, la convivencia y la ciudadanía. Los de izquierdas hemos sido valientes y hemos salido a la calle. Ahora les toca a los de derechas.

Sin embargo vivimos en el país que vivimos y nos maneja la oligarquía que nos maneja (la misma que propició la guerra civil en 1936 para conservar sus privilegios y luego los ejerció, amplió y se enriqueció durante el franquismo, y entre la que se encuentra la iglesia católica entendida como jerarquía ajena a los creyentes de base) y las cosas, por lo tanto, son como son.

La ultraderecha pepera no ve el momento de reprimir un movimiento que sabe que va a encontrarse enfrente si es que llegan a alcanzar el poder (cosa que no debería suceder, un modo de hacerse oír los ciudadanos de centro-derecha hartos del extremismo de las siglas del PP y de su corrupción sería no votarles el domingo. De hecho todo aquel que vota al PP se convierte en cómplice de la corrupción y de la criptodictadura que sus dirigentes aspiran a imponer sobre España) y pretenden que el gobierno del PSOE les haga el trabajo sucio. De hecho ya han comenzado su estrategia para conseguirlo este importantísimo fin de semana. Primero la criminalización del movimiento (de ahí todas las diatribas lanzadas desde sus órganos de propaganda), luego la represión utilizando sesgadamente una ley ya vigente.

En ese sentido es muy llamativo que la Junta Electoral Central, precisamente a causa de los votos del PP, haya declarado ilegales las acampadas en las numerosas plazas de España, buscando la intervención de la policía y la penalización de los componentes del movimiento democrático,  con la excusa de que pueden alterar la reflexión sobre el voto (o incluso, lo que ya es un insulto en toda regla contra un movimiento pacífico y pacifista, la capacidad misma de voto) mientras que sin embargo nadie prohibe las misas ni en la jornada de reflexión ni en la de votación cuando sabemos que los párrocos sí hacen campaña activa (y por lo tanto incumplen la ley) en estos actos supuestamente religiosos.

Así son las cosas en este país donde siguen mandando los de siempre...de momento.

NOTA.- Quizá alguien se extrañe de que ilustre este artículo con la fotografía de este perro y trate de buscar significados subliminales. Nada más lejos de la realidad. Esta fotografía la hice en la asamblea de ayer, 19 de mayo de 2011, en la plaza del Pilar de Zaragoza. El perro escuchaba y atendía con la expresión de seriedad y atención que puede verse a todos los intervinientes. Se diría que era plenamente consciente del trascendental y hermoso acontecimiento que estaba viviendo, que era un ciudadano más...no pude evitar fotografiarle. La foto me gusta y quiero que vosotros también la veais, es todo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

¡PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN!

20110520110446-59200001.jpg

El título ya lo dice todo y no me extenderé demasiado. Pero es cierto que estoy moralmente obligado a pedir perdón a mis conciudadanos. En agosto de 2009 abría este blog agobiado por el silencio y la desesperanza, consciente de que había muchas cosas que decir y por las que luchar y cercado de una densa niebla de lo que parecía una total desidia de mis conciudadanos. Desde entonces, y durante casi dos años, no dejé de llamar a la movilización, de tratar de argumentar todos los motivos que nos obligaban a ella y, espoleado por la inactividad que veía a mi alrededor, de insistir en la idea de que faltaba inteligencia y valor en el pueblo, que éramos peleles que se dejaban manipular por el Poder, que habíamos dejado de ser ciudadanos...está claro que me equivoqué y debo pedir disculpas a mis conciudadanos por las diatribas de los últimos dos años.

Desde el 15 de marzo estamos demostrando, para asombro del mundo y pánico de políticos, contertulios y grandes capitalistas, que somos una sociedad consciente y sana, con una conciencia muy clara de lo que debe ser España y el mundo y que estamos dispuestos y capacitados para luchar por esas condiciones mínimas de habitabilidad democrática que el neoliberalismo salvaje, el terrorismo económico del gran capital, está tratando de arrebatarnos. Y lo mejor de todo es que no se trata de un fenómeno aislado en el tiempo, de una forma de ser y movilizarse surgida al albur de la crisis sino de una condición innata de la sociedad española que sabe plantarse y tomar el destino en sus manos en las grandes ocasiones.

Podría remontarme para enumerar los hitos que han demostrado esa condición innata hasta las grandes manifestaciones democráticas posteriores al golpe de estado del 23 de febrero de 1981, pero la mayoría de la gente que me encuentro en las plazas y las manifestaciones estos días ni siquiera habían nacido entonces (otros sí, porque lo grande, lo verdaderamente maravilloso de lo que está sucediendo, es que no solo han salido a la calle los jóvenes, no es una simple pataleta juvenil de esas que estallan y luego se esfuman en la nada: por supuesto que los que llevan el peso de las acampadas y las movilizaciones son jóvenes entusiastas, chicos y chicas que quizá por primera vez en sus vidas sienten la responsabilidad de la madurez sobre sus hombros y han dado un paso al frente para reconducir un futuro y una democracia que trataban de arrebatarles. Chicos y chicas que, hay que decirlo, están dando un ejemplo a sus mayores, que no supieron organizar y canalizar esta lucha cuando les tocaba. Pero no solo son jóvenes los que están en las plazas, los que acuden a las asambleas, muchos de mediana edad que creían pasada su oportunidad de cambiar las cosas se han unido con una nueva luz en la mirada a todo esto que está sucediendo, y muchos mayores, incluyendo a mi madre octogenaria que todos los días insiste en acompañarme a las asambleas de los acampado en la plaza del Pilar...no son unos cuantos jóvenes, somos todos: una sociedad en marcha y con unos valores muy claros que ve pisoteados cada día y quiere hacerlos respetar)...pero me desvío: decía que, bien mirado, lo que está sucediendo en España desde el 15 de mayo no es algo aislado y nuevo en la ciudadanía española. Bien mirado es la continuación de una tradición de democracia directa y participativa que ya se vio con la solidaridad demostrada por miles de personas cuando el hundimiento del Prestige causó una catástrofe ecológica en las costas gallegas, con las multitudinarias manifestaciones contra la guerra de Iraq, con la movilización espontánea en las jornadas posteriores a los atentados de Madrid cuando el PP trató de perpetrar aquel golpe blando para perpetuarse en el poder mintiendo al pueblo sobre la autoría de los mismos...por cierto que me gustaría señalar como, en estos días de movilizaciones, esos cavernarios de la ultraderecha posfranquista y filoteapartiana han seguido demostrando que son incompatibles con la sociedad española y sus legítimas ansias de progreso e igualdad social. Han seguido, como es su costumbre, insultando, difamando, mintiendo conscientemente...y tratando de criminalizar al espontáneo movimiento ciudadano para poder tener la excusa perfecta que les permita una represión violenta si llegan a alcanzar el gobierno. Han demostrado en estos pocos días algo que, de todos modos, ya sabíamos: que pueden tener mucho poder económico y mediático pero que son una minoría ruidosa y peligrosa enemiga de la libertad y la democrácia. Una pesada rémora para un pueblo que lucha por conseguir un mundo mejor, una democracia mejor.

Pero de cuestiones políticas hablaré en otro momento.

Ahora solo quiero insistir en el mensaje clave de este artículo. Estaba furioso, desesperado, viendo que se nos escapaba el futuro de las manos sin que hiciéramos nada y durante dos años clamé desde estas páginas por la movilización dudando de que llegara a suceder y juzgando a mis conciudadanos en consecuencia. Está claro que me equivocaba cuando decía que esta (refiriéndome a un sector amplio de edades que abarcaban quizá de los dieciocho a los cincuenta años) era la peor generación de la historia de España. ¿Y si al final realmente fuéramos la mejor?...Nunca en toda mi vida me había alegrado más de estar equivocado.

NOTA.- la fotografía es mía y está tomada en la acampada de Zaragoza, minutos antes de la asamblea del 19 de mayo de 2011.

Etiquetas: , , , , , ,

EL ESPINOSO PROBLEMA DEL VOTO.

20110518020042-coletas-soft.jpg

Yo soy un abstencionista convencido. Puesto que el régimen de 1978 es una farsa, un teatrillo carente de legitimidad, que no representa a los ciudadanos ni está pensado para ello sino para servir al imperialismo capitalista y a la oligarquía franquista que sigue rigiendo los destinos económicos de España participar de cualquier modo en él es inmoral y política y socialmente suicida, como se ha demostrado en las últimas décadas. La única posibilidad es cambiar el régimen: conquistar el estado y establecer una democracia verdadera basada en la participación activa del ciudadano y en el desarrollo de políticas activas y conscientes de progreso social y moral que pasan indefectiblemente por la creación de un fuerte sector público (los servicios públicos y los sectores estratégicos en modo alguno pueden abandonarse a la iniciativa privada), un férreo control de la especulación y el desarraigo de las oligarquías que vienen sometiendo a España a la explotación y la desigualdad desde hace al menos siglo y medio. Y no es esta una convicción reciente. Es el leitmotiv ideológico de este blog desde su fundación y de toda la actividad política e intelectual de quien esto escribe desde su adolescencia.

Ahora bien no soy tan iluso como para pensar que unas cuantas manifestaciones y concentraciones vayan a cambiar el régimen antes de las elecciones del próximo domingo. Ni siquiera creo que dicho cambio llegue a producirse, aunque sea preciso luchar por él.

Y eso nos coloca ante el espinoso asunto de qué hacer el 22 de mayo.

Porque la abstención sirve como postura personal en un ambiente social y político sumiso y desalentador. Pero no como instrumento para el cambio.

Precisamente porque eso que llaman democracia es una simple farsa, un teatrillo  para embaucar bobos bienintencionados y justificar sus posteriores tropelías, los partidos se pasan por el arco del triunfo la abstención. Los ejemplos son abrumadores: en Portugal o en Inglaterra los actuales gobiernos derechistas llegaron al poder en el marco de elecciones de facto inválidas puesto que no alcanzaron el cincuenta por ciento de los votos. Rara vez o nunca se ha alcanzado dicho porcentaje, la mitad del electorado, en los comicios al parlamento europeo y, sin embargo, siempre se han dado por buenos. Del mismo modo las elecciones de los Estados Unidos (de donde nos vienen todos los males que padecemos) se dan por válidas una y otra vez con porcentajes de votantes ridículos.

Además la historia enseña que el acceso de la extrema derecha al poder amparada en la abstención de la izquierda tiene siempre consecuencias catastróficas. En España tenemos el aciago ejemplo de 1933 cuando la abstención de amplios sectores de la izquierda permitió el acceso de la CEDA (antecesora del PP) al gobierno. De inmediato se estableció el estado de excepción, durante tres años se goberno sin garantías constitucionales y con la única finalidad de reprimir a la izquierda y preparar un golpe de estado fascista. Cuando en 1936 la CEDA perdió las elecciones estaba todo dispuesto para dicho golpe, el resto ya lo conocemos de sobra.

De modo que es preciso evitar a cualquier precio la llegada de la derecha al poder. Durante muchas décadas ese precio era el voto al PSOE que, de todos modos, era una marioneta del gran capital, un lobo con piel de cordero como bien se ha demostrado en los últimos tiempos.

 Y seguimos con el mismo problema.

Una vez que hemos salido a la calle, que estamos dispuestos a luchar por conseguir una verdadera democracia por y para el pueblo (no por y para la banca y las multinacionales), que somos una marea en alza, nos encontramos con el terrible escollo del 22 de mayo.

¿A quien votar?

Evidentemente no al PP, que es el brazo ejecutor de la oligarquía contra la que luchamos, que ha escorado el panorama político de España hacia la extrema derecha y que se mira en los espejos más radicales del neoliberalismo anglosajón y del Tea Party.

¿Al PSOE?...evidentemente tampoco. En el sistema canovista establecido en España el PSOE es la otra cara de la moneda. Algo así como el poli bueno que, de todos modos, tiene las mismas intenciones y pretensiones que el malo. Descartado entonces.

¿A UPyD?...si tenemos en cuenta que este partido es una escisión derechista del PSOE y que su génesis radica en el enfado de Rosa Díez por no alcanzar la dirección de dicho partido en contienda con Zapatero, pues tampoco nos sirve. Es la misma mierda que los otros dos por mucho que se empeñen en querer convencernos de lo contrario.

¿A izquierda Unida?...teniendo en cuenta que todo lo que se la ha ocurrido proponer a Cayo Lara como política alternativa es restablecer el impuesto sobre el patrimonio y que en recientes declaraciones sobre el movimiento que nos ocupa lo atacaba diciendo que era pueril por rechazar a los sindicatos mayoritarios (los mismos que no han sido capaces de articular una respuesta eficaz contra el régimen del que son partícipes, que nos han vendido innumerables veces en las negociaciones colectivas y en las de políticas sociales, los mismos que en realidad no representan más que a una pequeña casta de funcionarios) queda claro que tampoco nos sirve. Es más de lo mismo.

¿A cualquier partido de la derecha periférica como CiU, PNV, PAR u otros semejantes?...sería lo mismo que votarle al PP.

¿A los verdes?...¿a cuales?...si fueran una alternativa real, unida y efectiva...pero viven en un universo atomizado y variopinto que no ofrece respuestas reales. Quizá más adelante, si Equo cumple con las espectativas generadas...pero de momento...por ejemplo, aquí en Aragón, donde escribo, uno de los grupos verdes oculta un grupo fascista que ha asumido ese disfraz con la finalidad de obtener unos votos que no conseguiría con su verdadera cara.

¿Candidaturas independientes?...pues también hay que andarse con muchísimo ojo. Piénsese que el GIL, por ejemplo, jugaba la baza de la independencia...

¿Votar en blanco?...tiene la misma efectividad que abstenerse.

¿Entonces?...

Entonces lo tenemos mal, muy mal. El voto fanático de la derecha aupará al PP y puede que el del temor a ese pendular fascistoide de algo de oxígeno al PSOE y si algo cambia el 22 de mayo será a peor. Ambos se autoproclamarán legitimados por las urnas y se lanzarán a una represión que de todos modos ya ha comenzado.

Hagamos lo que hagamos pintan bastos y ya solo nos queda un camino: proseguir hasta derribar al régimen y establecer una verdadera democracia en España. Ahora que hemos comenzado a caminar no podemos volvernos atrás. Si nos vencen, ya no tendremos otra oportunidad.

NOTA:- la fotografía es de Coletas Soft.

Etiquetas: , , , , , , ,

Y TOMAMOS LA CALLE

20110516165319-amanecer.jpg

Pues lo hicimos. Salimos a la calle y la convertimos en un foro ciudadano por una democracia verdadera, que esté al servicio del pueblo y sirva para el progreso y la felicidad de todos.

Lo que se vivió ayer en las calles de España fue una auténtica fiesta ciudadana en la que participaron gentes de todas las edades y condición social. Yo vi jóvenes, personas de mediana edad, ancianos, niños...todos en un ambiente no por justamente reivindicativo menos pacífico y festivo. Ayer en las calles de España pudo comprobarse que la sociedad civil ni está muerta ni tan inerte como al Poder le gustaría. Todavía somos capaces de reunirnos y pelear por unos valores indeclinables, los que constituyen la esencia misma de nuestra cultura: participación ciudadana, democracia real, justicia social, concordia y libertad.

Ayer, 15 de mayo, salimos a la calle y hablamos lo suficientemente claro y fuerte como para conseguir algo hasta hace nada por completo impensable: que los políticos del corrupto régimen de 1978 (que como bien clamaban algunos de nuestros lemas en las manifestaciones se llama democracia y no lo es) se hayan visto obligados a salir a la palestra a dar explicaciones al pueblo en movimiento. Claro que, como era de esperar, se han limitado a ceñirse a un guión que ya conocemos, a decir: ah, sí, respetamos y comprendemos a la gente que se manifiesta, pero que no olviden que es en las urnas donde cuenta su voto, es decir: dentro del sistema. Un sistema que rechazamos tal y como lo conocemos y que no puede seguir pretendiendo mantener su farsa. Salimos a la calle para cambiar las cosas, no para que todo siga igual. Las buenas palabras de los políticos ya no nos sirven, nos han engañado demasiadas veces. QUEREMOS HECHOS y LOS QUEREMOS YA.

Pero al menos les hemos obligado a dejar de ignorarnos. Hoy han tenido que hablar, responder a nuestras movilizaciones. Si seguimos presionando podremos cambiar el actual estado de cosas y conseguir una verdadera democracia. Sobre todo si seguimos unidos, creciendo y coordinándonos con los movimientos del resto de Europa y del mundo. La solución de los problemas que nos aquejan no es en absoluto local o nacional sino global y así debemos afrontarla. Ya no hay naciones, solo oligarquías corruptas y explotadoras frente a pueblos que solo desean unas condiciones justas, equitativas, sostenibles y de progreso social y moral en las que desenvolverse.

Eso aparte hemos visto también que el Poder, el Capital, está utilizando contra nosotros el arsenal habitual de represión y desinformación contra los movimientos ciudadanos. Primero intentaron la división (diciendo que se trataba de un movimiento de jóvenes radicales para mantener alejados a los restantes estratos de la sociedad), luego jugaron al silencio (y ha habido maniobras verdaderamente nauseabundas en ese sentido) y ahora juegan a la deslegitimación, la criminalización y el miedo para desactivar un movimiento que puede llegar a resultar muy peligroso para sus intereses.

Lo de ayer en Madrid y el modo de tratarlo los medios es un ejemplo de libro de desinformación. Se provocan unos altercados, se reprimen salvajemente (los palos que se repartieron ayer en Madrid tenían muy poco que envidiar a los que repartían los antidisturbios contra los estudiantes contrarios al Plan Bolonia en tiempos de Aznar y recuerdan demasiado a los del tardofranquismo como para que no resulten indignantes) y se difunden en los medios de comunicación masivos con dos mensajes muy claros: estos que protestan son los cuatro antisistema radicales y emporrados de siempre y, además, si vas a una manifestación puedes acabar muy mal: apaleado y detenido.

A partir de ahora hay que tener mucho cuidado con los infiltrados y reventadores y hacer lo imposible por saltar la barrera de la propaganda oficial para llevar la verdad al resto de la sociedad. Ese es el trabajo que nos queda por hacer.

Con todo no deja de ser reseñable que, a pesar de las salvajes cargas del aparato represivo ayer en Madrid, hubiera gente con el suficiente valor como para permanecer en la calle protestando, me refiero a los que decidieron acampar en Sol a los que desde estas páginas apoyamos con entusiasmo y vehemencia.

Las numerosas y nutridas manifestaciones del domingo 15 de mayo no pueden acabar en sí mismas. Hemos de seguir luchando, aumentando la presión, sumando adherentes para conseguir un movimiento ciudadano fuerte, unido y poderoso capaz de conseguir nuestra meta: una verdadera democracia.

http://concentracionsolmadrid.blogspot.com/

http://democraciarealya.es

 PD.- Tratándose de una táctica habitual de guerra sucia contra la disidencia y existiendo al parecer pruebas (he visto alguna fotografía) de posibles policías infiltrados disfrazados de "radicales" deteniendo (por no decir apaleando) a algunos manifestantes cabe preguntarse si los disturbios de Madrid no serían empezados o alentados por la misma policía precisamente para conseguir los efectos que se comentan en el artículo y que, es obvio, han conseguido plenamente. En ese sentido una de las reivindicaciones que deberían adoptarse sería la de una investigación independiente sobre dichos hechos. Ya sé que pensar que iba a conseguirse algo así es practicamente soñar, pero...no luchamos solo contra una oligarquía corrupta y dictatorial sino contra todo el aparato del estado que manejan y una de las primeras exigencias que la sociedad debe hacerle a sus gobernantes es la absoluta limpieza en el juego democrático. Y es importante esta reivindicación por un hecho evidente: nunca juegan limpio. Vivimos en dictaduras camufladas que utilizan todos los medios a su alcance para perpetuarse. Entre nuestros gobernantes y los sátrapas africanos o de medio oriente no existen grandes diferencias y es preciso señalarlo y exigir que las haya.

NOTA.- la fotografía es de gnuckx

Etiquetas: , , , , , , , , ,

JUVENTUD SIN FUTURO

Sí: os podéis quedar en casa el 7 de abril, no sumaros a las manifestaciones convocadas para el 15 de mayo. Podéis ser buenos chicos, corderitos bien mirados por el poder. Libraros de los insultos, de que os señalen como rojos peligrosos o como radicales antisistema o con cualquiera de los epítetos denigrantes que la propaganda oficial reserva para quienes exigen justicia, democracia y cordura, para quienes no aceptan un estado de cosas consistente básicamente en una simple y llana estafa respaldada por las leyes y el estado para que un 1% de la población mundial se enriquezca estratosféricamente a costa del 99% restante. Sí: os podéis identificar con el poder, decir que eso de salir a la calle es de perroflautas, de radicales antisistema...lo podéis hacer. Pero ¿a dónde os conducirá esa actitud?...Ya lo estáis viendo: a la privatización de todos los servicios públicos para enriquecer a esos pocos a costa de convertir en negocio lo que son derechos que os arrebatan; a una precarización aún mayor de vuestros empleos, a que os arrebaten las pensiones, a que se agudice el estado policial (todavía los síntomas de este mal no son visibles, pero esperad y lo veréis), a la extensíón del paro a causa del egoismo de los bancos, al cese del crédito, al ahogo de los autónomos y de los pequeños y medianos empresarios para el beneficio de las grandes multinacionales, a que vuestra única opción sea algo muy cercano a la esclavitud.

SI QUEREMOS UN FUTURO SOLO TENEMOS UNA SALIDA: PLANTARNOS Y EXIGIR NUESTROS DERECHOS, UNA VERDADERA DEMOCRACIA HECHA POR Y PARA EL PUEBLO Y NO POR LOS POLÍTICOS PARA LOS MUY RICOS.

SI QUEREMOS UN FUTURO SOLO TENEMOS UNA POSIBILIDAD: LUCHAR POR ÉL. YA NO ES IDEOLOGÍA, ES SUPERVIVENCIA. YA NO ES EL DESCONTENTO DE UNOS POCOS O DE UNA CLASE, ES EL DE TODOS. (Excepto un 1 % que se han enriquecido todavía más desde que comenzó la crisis precisamente por el tipo de políticas que se están llevando a cabo y que están pensadas para que ellos se enriquezcan mientras nosotros lo perdemos todo poco a poco).

SOLO HAY UN CAMINO: MOVILIZARSE. Primero el 7 de abril, luego el 15 de mayo. Y así hasta que la casta dominante devuelva el poder al pueblo y podamos establecer una verdadera democracia.

www.juventudsinfuturo.net

http://democraciarealya.com

AHORA ES EL MOMENTO DE DEMOSTRAR DE QUÉ ESTAMOS HECHOS.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

DEMOCRACIA REAL YA.- MANIFESTACIÓN EL 15 DE MAYO.

Desde estas páginas llevamos año y medio clamando por la movilización. Diciendo que no podemos seguir así. Que vivimos en un régimen falsamente democrático. Que se ríen de nosotros. Que caminamos de nuevo hacia la esclavitud con la pérdida de nuestros derechos sociales y ciudadanos, de nuestra libertad. Diciendo que o nos movemos o lo perdemos todo. Exhortando al compromiso, a la valentía, a la decencia, a la unidad en la diversidad para decir NO a los especuladores, NO a los explotadores, NO a un estado de cosas pensado para que los ricos se hagan cada vez más ricos y nosotros, la gente normal, cada vez más pobres.

Y parece que no estamos solos en ese clamor. Las cosas empiezan a moverse, a cambiar. Estamos hartos y comenzamos a reunirnos para ,como sociedad sana y democrática, como un solo pueblo unido en lo fundamental: que el estado debe estar al servicio de las necesidades de los ciudadanos y no al de los intereses del gran capital, salir pacíficamente a la calle y exigir que se nos escuche ,que las cosas vuelvan a su cauce. Que la racionalidad y la justicia se impongan. Para defender el establecimiento de una verdadera democracia hecha por y para el pueblo. La soberanía es nuestra, nosotros debemos decidir para el bien común. Y está llegando el momento.

Diversas organizaciones, entre las que no se cuentan ni partidos políticos ni sindicatos, grupos de personas que se han ido uniendo al poner en común sus inquietudes y preocupaciones, gente diversa en cuanto edad, ideología y nivel de compromiso político, se han unido en la plataforma DEMOCRACIA REAL YA con la intención de organizar dicha movilización ciudadana que se ha fijado, como una serie de manifestaciones pacíficas a lo largo y ancho de las ciudades de España el 15 de mayo a las 18 horas. Desde estas páginas no podíamos menos de unirnos a dicha iniciativa y animar a nuestros lectores a hacerlo también. Para mayor y mejor información os recomiendo visitar la web http://democraciarealya.es donde podréis leer el manifiesto elaborado como explicación de los motivos que nos impulsan a la movilización, los colectivos y blogs que se suman a la iniciativa y otra serie de detalles que os pueden resultar de interés.

Desde estas páginas solo un par de cosas más: prometer que seguiremos informando sobre la convocatoria y citaros a las seis de la tarde del 15 de mayo en el inicio de la manifestación. Nos corresponde a nosotros decir "hasta aquí hemos tragado"...¡salud y democracia!

Etiquetas: , , , ,