Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema disidencias.

HISTERISMO CENSOR, ARDOR ANTIDEMOCRÁTICO.

20140521210052-8596746989-23a999e440.jpg

Se ve que los fascistas de esta atormentada piel de toro nunca superaron el fin de la dictadura y con ella de la censura. Se ve, y bien a las claras, que siguen considerando que solo ellos y quienes a sus designios se someten acríticamente pueden existir. Con el resto se comportan como bancos de pirañas hambrientas lanzándose a despedazar, al grito de consignas bien aprendidas y aburridamente repetitivas, a cualquiera que no comulgue con su estrecho "españolismo" clasista, centralista de señoritos avezados a la verticalidad y la picardía nefanda en férreos colegios de curas y destetados en las preocupantes (por el género de "ciudadanos" que destilan) calles del barrio de Salamanca madrileño, sin duda una de las mayores canteras de delincuentes, vendepatrias bananeros y pijos nacionalcatólicos del país. 

Estamos ya de vuelta de todo. Acostumbrados a ver a estos bancos cada vez menos criptícamente fascistas de pirañas azules amotinándose furiosas en todos los bidets de la democracia a cuyas aguas, siempre superficiales (la democracia en España viene siendo un charquito bajo el sol de agosto), distan mucho de haberse acostumbrado. 

Los hemos visto arremeter contra los "titiriteros de la ceja" cuyo gran crimen consistió en aprovechar su posición para, saltándose el estricto protocolo de la escuela del Pardo de la que tanto gustan, cantarles a la cara las cuarenta sobre una guerra ilegal de la que todos, menos unos cuantos mandamases, estábamos en contra. Les hemos visto negar lo evidente y aventurarse en la ciencia ficción para escurrir el bulto en un asunto tan doloroso como el de los atentados de Madrid después de haber intentado un golpe blando contra el pueblo y la democracia amparándose en la mentira y la desinformación. Les hemos visto tratar de terroristas a cuantos han elevado la voz en este país para reclamar justicia, libertad y castigo para los culpables de los males del pueblo, que son ellos. 

Ya los conocemos, todos hemos vivido los últimos quince años, y no es preciso que detalle...

Son seres (y organizaciones) antidemocráticos, con la pulsión de perseguir no ya al que se les opone sino incluso al que discrepa. Discrepar, por si no lo habéis aprendido ya, es un crimen, es terrorismo, es antiespañol (suponiendo, claro está, que "ellos" sean España, que no lo son). 

Los excesos macartistas de esos bancos de pirañas azules llegan a extremos que podrían considerarse ridículos y risibles sino fueran repugnantes y constitutivos de directos atentados contra la libertad de pensamiento y expresión. 

La última, además de perseguir en twitter a quienes expresan por escrito un extendido estado de ánimo que todos hemos escuchado manifestarse en los centros de trabajo, de ocio, en todos lados (y por cierto que deberían preguntarse qué han hecho para concitar un odio ciudadano tan generalizado y extendido) pero no a los de su cuerda que amenazan con dar palizas, pegar tiros o poner bombas a los rojos...es obligar a Coca Cola (contra la que no levantaron la voz cuando pretendió dejar ilegalmente en la calle a centenares de trabajadores y no le hicieron boicot en defensa de sus conciudadanos) a retirar un anuncio por el mero hecho de estar protagonizado, ¡oh santa María del Amor Hermoso! ¡Por un actor aberchale!...

¡Jódete y baila! que dirían en mi tierra. 

Cualquiera que me conozca un poco o que haya leído algo este blog conoce mi poca afinidad con los independentistas (a los que creo profundamente equivocados y manipulados por sus respectivas oligarquías regionales), también sabrá de mi escasa simpatía no solo por ETA sino por cualquier método terrorista. 

Pero lo que me diferencia a mí, lo que diferencia a cualquier demócrata, del fascismo de cualquier color es precisamente el respeto por las opiniones ajenas.

Un actor es bueno o malo, hace bien o mal su trabajo, y resulta absolutamente indiferente cual sea su pensamiento político. Del mismo modo que admiro a actores destacadamente afines al más rancio derechismo (López Vázquez, Landa...)puedo apreciar el trabajo y llegar a admirar a otros, incluso independentistas, sin por ello estar de acuerdo con sus posiciones políticas ni dejar de discutírselas si llega el caso. 

Es más: si realmente se ama a España y se pretende su unidad es en el diálogo y no en la persecución donde esta debe buscarse. De hecho difícilmente hubiera existido ETA sin el franquismo y, si nos ponemos a hacer cuentas y a barajar fechas, habrá que reconocer que fueron los franquistas los que empezaron a matar y torturar y que con su actitud en las provincias vascas y en otras partes de España, al igual que sucede con sus herederos del PP, crearon muchísima más desafección que cariño hacia la idea de España.

¿Por qué?...Es sencillo: España, para ser viable, ha de ser la España de todos. Ser tan vasca y catalana como madrileña y andaluza, tan aragonesa como asturiana, gallega o castellana, tan canaria como valenciana...cuando España es solo la de unos pocos, la de "ellos", entonces no nos sirve a ninguno.

Lo que se está haciendo con Gotzon Sánchez ( que por otra parte es estúpido porque el tipo ya habrá cobrado su trabajo y no van a obligarle a devolver el dinero) es precisamente insistir en esa idea de una España limitada, una España para unos pocos, una España dividida que necesariamente acabará quebrándose. 

Yo soy un firme defensor de la unidad de España pero de una España de todos y para todos. Una España en la que cualquiera pueda realizar su trabajo con libertad independientemente de sus ideas políticas. De una España en la que caben incluso "ellos"...

Dicen, y no sé si creérmelo, porque suelen mentir, tergiversar y desinformar, que el tal Sánchez apoya a los presos de ETA sin haber pedido perdón a las víctimas, que ese es su crimen. Bien, si esto es así no deja de ser un asunto de su conciencia. Personalmente no pienso que pedir perdón sirva para nada ni que sea un paso sustancialmente importante  fuera del ideario cristiano (de nuevo nos encontramos con esa España "suya", esa España para pocos y no para todos)...por otro lado no puedo sentirme a gusto con nadie (ni españolista ni aberchale) que solo se conmisere de las víctimas propias. Y, ya puestos, creo mi obligación comentar que el actor en cuestión, preguntado por su posicionamiento, ha dicho que se limita a defender los derechos humanos...los de los presos de ETA (que los tienen le pese a quien le pese) del mismo modo que los de cualquier otro preso. 

Nuestro camino, el que todos los españoles (aberchales y nacinalcatólicos incluidos) tenemos que seguir es el de la reconciliación. El siglo XX fue terrible, es cierto, y todos sabemos por culpa de quien (sin el fascismo y sus crímenes las cosas hubieran sido muy diferentes) luego otros les vinieron a la mano y se cubrieron también de sangre y de mierda...pero eso tiene que acabar. 

Y no va a acabar persiguiendo a un actor o a cualquier otro profesional porque tenga unas ideas u otras. Acabará tendiendo puentes, tendiendo manos, escuchándonos los unos a los otros, hablando, intentando comprendernos, buscando los puntos comunes...haciendo del siglo XXI algo diferente de lo que fue el XX. 

Pero no: las pirañas azules siguen erre que erre, sembrando la división y persiguiendo a cuantos discrepan. Así no podemos seguir. 

Perseguir y censurar no es una opción, al menos no una opción democrática. 

Por cierto, y para acabar: las manos tienen que tenderse desde todas las orillas y el diálogo ha de ser sincero desde todas las partes. Los nacionalcatólicos fascistoides deben quedar relegados en un rincón oscuro de la historia. Los fanáticos de cualquier otro signo también. 

NOTA.- La fotografía es de Pablo Fernández "Hadock".

Etiquetas: , ,

21/05/2014 21:08 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL CRIMEN DE ISABEL CARRASCO: UNA RADIOGRAFÍA DEL PÚTRIDO CACIQUISMO ESPAÑOL (ESPECIALMENTE PEPERO)

20140513191021-3584764976-036e43017c.jpg

Los hechos objetivos son de por sí bastante elocuentes sobre la infame calaña moral del ilegítimo régimen que padecemos: cae asesinada a tiros (por una correligionaria, hay que insistir en ello, porque la primera tentación del fascismo pepero fue, como siempre, culpar a la parte sana de la sociedad de la violencia intrínseca generada por su modelo de corrupción, parasitismo e injusticia social) una destacada cacique del aparato y se arma, nunca mejor dicho, la de dios es cristo (o la marimorena, que tanto da). Hay conmoción y luto nacionales, el régimen todo, sin distinción de siglas, se convierte en plañidera. Y se desatan las compulsiones represivas contra la libertad de expresión y las opiniones no acordes con el discurso dominante del ilegítimo poder establecio. Todo el que opina abiertamente que seguramente el cacique de turno tiene gran parte de culpa de lo que le ha ocurrido por su tiránico abuso de poder, su ejercicio desmedido del mismo, sus chanchullos, su condición de quiste en el tejido social y político o sus tejemenanejes (y los de sus cómplices) es tachado de (y perseguido como) apologista y corifeo del "terrorismo". En cambio el silencio sobre los asesinados por los criminales recortes en sanidad, la criminal reforma de las leyes laborales que han condenado a millones de familias al hambre y la miseria, la criminal asunción de una deuda privada e ilegítima que ha facilitado la conversión de España en una colonia (traición que deberemos demandar y castigar con la máxima dureza a sus responsables) y conducido a la desesperación a la gran mayoría de los ciudadanos de un país sometido y rendido por sus propios gobernantes intrusos no merecen otra cosa que el silencio. 

Cada suicidio provocado por un desahucio, por la pérdida de un empleo, cada muerte causada por los delictivos intentos de privatización sanitaria, cada vida privada de futuro por la reforma laboral o los recortes educativos es un crimen odioso, un acto de terrorismo social del régimen contra su propio pueblo. Y precisamente por eso se silencia, es ocultado por el aparato propagandístico del ilegítimo régimen que algunos bienintencionados llaman prensa, del mismo modo que llaman democracia a la dictadura litúrgicamente electoral que padecemos. Ahora bien, cuando es uno de los caciques, de los jerifaltes del régimen, quien cae víctima de sus propios excesos y de los excesos del régimen caciquil y corrupto entonces el ruido es ensordecedor, suenan todas las campanas del reino bananero en que nos han convertido y el ministro de gobernación intruso lanza a sus perros contra cualquier voz disonante o cualquier ciudadano que harto de ser vendido, puteado, apaleado y prostituido por el poder establecido desahoga su natural ira cantando las verdades del barquero. Y ello no para defender a la "víctima" y su familia sino para establecer un agresivo cortafuego preventivo contra una furia social que, de estallar conjuntamente, actuaría como un salutífero sunami democrático que arramblaría con toda la roña incrustada en los intersticios del estado procediendo a la inaplazable limpieza de caciques, vendepatrias, corruptos, ineptos, terroristas sociales, enemigos del pueblo, traidores a España, oligarcas incompetentes y egoístas, títeres políticos, represores y propagandistas varios que el país necesita cuanto antes y por encima de todo. La represión activa y verbal del poder establecido contra las muestras de desapego de una sociedad atada, violada y torturada que ve caer a alguno de sus crueles verdugos no busca otra cosa que posponer la temida explosión social, la revolución democrática que se está gestando y que tratan de ahogar a toda costa. Lo demás es hipocresía, pura y simple hipocresía. 

Como decíamos la cosa es por demás elocuente (y repulsiva). 

Pero más allá de ese repugnante sesgo moral del ilegítimo y asqueroso régimen que sufrimos y debemos derrocar a la mayor brevedad posible para establecer una verdadera democracia, rezuma el pestilente hálito de sus cloacas, de su entramado caciquil, de su esencia corrupta, de su dedocracia impenitente e irredentista, de su parasitismo del estado y el sonado crimen que nos ocupa no es sino una perfecta radiografía, un ventanuco que nos permite asomarnos a la realidad que constituye nuestro entorno por culpa de unos cuantos listos sin vergüenza, por culpa de los de siempre. De los que dieron el golpe de 1874, el de 1923 y el de 1936...y están dando el actual. 

Y no es un caso aislado. Podríamos trazar aquí una lista interminable y detallada que, sin embargo, vamos a obviar para no incurrir en el fárrago. Señalaré únicamente de pasada los casos que me vengan a la mente a bote pronto y según escribo. Casos que sin ninguna duda ejercen de punta de iceberg, de mínimo atisbo de toda la podredumbre que esconde el régimen y, sobre todo, la casta pepera, la extrema derecha (sin exculpar en caso alguno a la derecha, esos que se dicen socialistas siendo en realidad progres neoliberales).

Recuerdo sin ir más lejos cuando allá por el 2010 el secretario general del Canal 9, pepero por supuesto, fue denunciado por abusos sexuales por algunas de sus periodistas que narraron al juez como se masturbaba delante de ellas, como las obligaba a desnudarse,a hacerle felaciones, a masturbarse lésbicamente entre varias para su deleite,a remitirle fotografías de índole pornográfico y otras tantas lindezas de ese cariz con un solo argumento: él era un hombre muy poderoso en Valencia y podía arruinarles la vida a ellas y a sus familias. Un análisis más detallado del cuadro expuesto arrojaba la sensación de que tanto ellas, las víctimas, como sus maridos y parientes se beneficiaban de la eficaz dedocracia establecida en la corrupta pepería valenciana. Ellas (y ellos) estaban donde estaban por pertenecer al partido, por haber recibido tal o cual recomendación y sabían que igual que habían sido nombradas (y nombrados) podían ser barridas (y barridos) de la faz de la admnistración, siendo precipitados al paro probablemente con todas las puertas del sector privado cerradas en Valencia y Madrid. A pesar de todo, y es algo que las honra, decidieron plantarse y denunciar. Pero que un individuo tan repugnante como el citado no solo pueda existir sino manifestarse impúdica e impunemente en un ámbito de titularidad pública es un claro ejemplo de lo lejos y profundo que ha llegado la maraña del caciquismo y de la corrupción en los predios dominados por el PP.

Al hilo de este caso recuerdo también el del alcalde pepero de Ponferrada que entre 1999 y 2001 matuvo el acoso contra una concejal de su partido que había sido brevemente su amante (todos cometemos errores, el de esta chica está claro que fue monumental). Ignoro como esta mujer (obviaré su nombre porque no creo justo reproducirlo y hacer recaer de nuevo sobre ella un calvario que el acosador, que regresó a la alcaldía con el apoyo del PSOE, no sufrió) alcanzó su puesto en la concejalía pero me consta que el ámbito de las listas electorales es el más dedocrático del mundo, con lo cual, independientemente de sus méritos profesionales, no cabe duda de que se encontraría inmersa en ese viciado ambiente partidista en todo contrario a la democracia...de todos modos lo importante de este asunto es que el cacique salió relativamente indemne del lío y su víctima vio truncada su carrera política. Es otro ejemplo, otro boquete abierto hacia el hediondo fondo de la cloaca caciquil en este país...

Pero que los perros se devoren entre sí no es cosa nueva. Según escribo recuerdo el caso del alcalde de Polop, en Alicante, del PP, que fue asesinado por su sucesor en el cargo, también del PP, y que este planificó el crimen en un puticlub...fue allá por 2007. 

Ese mismo año otro alcalde del PP, el de Fago,murió también a manos de uno de sus vecinos al que, según parece y se desprende de los testimonios recogidos, venía acosando desde hacía años en connivencia con el cacique local...otro bonito ejemplo de caciquismo y de lucha sucia contra la competencia económica y política que expresa a las mil maravillas la mentalidad subyacente de ese partido y las consecuencias luctuosas que a veces provocan sus excesos. 

Por supuesto en España los máximos niveles de caciquismo se dieron en las cajas de ahorro y en complicidad con constructores "de la familia"...de hecho no habrá una sola provincia, una sola localidad en este país que no pueda ofrecer un argumento de cine negro en ese campo. La consecuencia ya la sabemos: quiebra generalizada (tras la estafa masiva y consentida por el gobierno de las preferentes) y conversión de esa deuda privada en pública con las inherentes consecuencias dramáticas para todos nosotros, para los ciudadanos.

Por cierto, y volvemos a la calaña moral del PP y de los matones que protegen, cual salvajes SS hitlerianas, a sus líderes, los megacaciques con sobresueldos, cuentas en Suiza y las manos sucias, sucísimas, el otro día un señor, un anciano estafado con el permiso del estado, por las preferentes osó exhibir una pancarta en un mitín del PP siendo derribado y golpeado por los "elementos de seguridad" mientras los asistentes le insultaban. No es un caso único. No solo son culpables, además golpean, persiguen y hostigan a quien se lo dice a la cara, aunque lo haga pacíficamente. Nada que pueda extrañarnos, no dejan de ser una organización mafiosa y como tal se conducen.

En ese maremagnum, con tantas culpas, tanta sangre (porque todavía no se han disculpado siquiera por los muertos que deliberadamente sembraron en las cunetas y en las tapias de los cementerios, y su gestión, tanto durante el aznarato como en el rajoyato solo ha dejado un reguero de desgracias, hambre, miseria, muertes evitables y suicidios), tanta desesperación, tanta violencia institucional, tan mala leche, tanta corrupción, tanta traición...con todo eso no deja de ser notable que los muertos del PP provengan de sus propias filas y de sus odios internos, que sean, en suma, ajustes de cuentas entre mafiosos. 

Y lo mejor del caso es que van a utilizar sus propios crímenes internos para lanzar una nueva oleada de represión contra la parte sana de la sociedad que desea, únicamente, democracia, libertad y una prosperidad que vendría fácilmente si ellos no se comportasen como agresivas garrapatas del estado. 

Esa es España, la España de Alfonso XII, de Cánovas, de Sagasta, de Alfonso XIII, de Primo de Rivera, de Lerroux, de Calvo Sotelo, de Franco, de Suárez, de Felipe González, de Juan Carlos I, de Aznar, de Zapatero, de Rajoy...

Efectivamente existen dos Españas, la que padecemos, la de ellos. Y la limpia y democrática que debemos conquistar. 

NOTA.- la fotografía es de Carmen gb.

Etiquetas: , , , , ,

13/05/2014 19:10 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

SACYR, EL DESASTRE DE PANAMÁ Y LA INCOMPETENCIA ESTRUCTURAL DE LA CLEPTOCRACIA PARASITARIA ESPAÑOLA

20140104143335-just-us-3.jpg

Lo que ha sucedido en Panamá con Sacyr Vallehermoso no es una casualidad, ni siquiera la consecuencia de unas malas previsiones, es el clásico intento de estafa de las constructoras y grandes empresas españolas, propiedad de oligarcas parasitarios del estado, que en España, por mor de gobiernos corruptos e ilegítimos, vendidos a los intereses de la cleptocracia nacional y extranjera y enemigos de los verdaderos intereses del pueblo suele rendirles enormes beneficios a costa del erario público, del dinero de todos (generando pérdidas indebidas que luego se esgrimen como excusa para arrebatar a la ciudadanía sus derechos sociales y políticos y sus servicios públicos que se privatizan a continuación para enriquecer más a los mismos a los que se ha permitido robar previamente), lo que sucede es que el gobierno de Panamá, a la postre independiente y soberano, muy alejado del neocolonialismo que a esa oligarquía patria le gustaría importar al continente americano, no se ha dejado engañar y ha impedido la clásica jugada: licitar por un precio que se sabe irreal y luego ir aumentando la factura hasta triplicar, cuadruplicar o elevar a la enésima potencia el precio final generando unas ilegítimas plusvalías que los administradores del estado pagan a cambio de ulteriores favores cuando después de "dejar la política" pasan a cobrar los réditos de sus indignidades en el sector privado. España ha funcionado así desde siempre, desde la implantación del capitalismo liberal, por eso no es de extrañar la larga sucesión de regímenes de excepción, dictatoriales o autoritarios que desde el final del absolutismo en 1833 se han sucedido en este país. 

En España la oligarquía cleptocrática parasita al estado y utiliza gobiernos títeres para saquear el patrimonio común en beneficio de unas cuantas familias que llevan robando y controlando el estado desde el siglo XIX. Cuando el régimen amenaza con convertirse en realmente democrático y con exigir cuentas a los ladrones de la oligarquía corrupta para devolver al estado y al pueblo lo que les pertenece, entonces llega la dictadura bien mediante un golpe de estado bien, como está sucediendo bajo el ilegítimo gobierno intruso de Rajoy, mediante la implementación de un régimen de excepción que sin alterar la amañada dinámica del sistema electoral conduce a la merma de libertades y derechos ciudadanos. Esa es, en síntesis, la historia de España. Esa es la esencia última de ese zombi ridículo y putrefacto que llaman "Marca España"...

Y resulta que la oligarquía parasitaria y cleptocrática española es tan incompetente, tan estupida, tan acostumbrada a desenvolverse en un cortijo acotado por políticos y jueces y defendido por fuerzas represivas que piensan que puede exportar su modus operandi criminal allén de sus fronteras quedando en ridículo, denunciados como ladrones, incompetentes y corruptos y arruinando el buen nombre del pueblo español cada vez que asoman su estulticia fuera del país. 

Desde el ridículo hecho por la cúpula pepera en Buenos Aires durante el intento de conseguir el pelotazo olímpico hasta el conato de estafa de Sacyr en Panamá, todo viene a denunciar el mismo hecho: la incompetencia estructural de la oligarquía cleptocrática española y la inaplazable necesidad de renovar el viciado aire español, de derribar el régimen corrupto y dictatorial, castigar a sus fautores (tanto políticos como económicos, judiciales y propagandistas) y restablecer el bien común como faro y norte inexcusable de la política patria.

Hay que derribar el régimen ilegítimo de 1978 y establecer una verdadera democracia lo que pasa, sin ninguna discusión, por la desestructuración de la oligarquía parasitaria y la devolución al estado como expresión del pueblo de todo aquello que han robado desde 1833 incluidas las sinecuras privatizadas indebida y criminalmente por los políticos del régimen desde al menos 1986.

No podemos esperar más: ¡SUBLEVAOS!

NOTA.- La fotografía es de Just Us 3.

Etiquetas: , ,

04/01/2014 14:33 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL: LA MADAME DE LA OLIGARQUÍA.

20131009193543-coco-coxx-1.jpg

El golpismo neoliberal que tan mansa e insensatamente estamos padeciendo pervierte y degenera la democracia sustituyendo como elemento central de la soberanía al pueblo por el capital y ello se traduce en la inmediata implementación de una ideología ( y los consiguientes usos derivados) aberrante, inmoral, totalitaria, antodemocrática y degradante que conduce a la subordinación de la ciudadanía y del individuo a la explotación del capital otorgando constantes y diversas patentes de corso que, acumulándose, llevan a una dictadura subrepticia en la que el ciudadano es explotado en cuanto trabajador, estafado en cuanto consumidor y dominado en cuanto ente político.

Los ejemplos de dicha mentalidad aberrante, totalitaria, inmoral y antidemocrática son constantes y numerosos, podríamos llenar páginas y páginas citándolos. El último, sin ir más lejos, la intervención de los estados en la defensa de las tasas excesivas e indebidas que las operadoras telefónicas imponen a sus clientes cuando pretenden llamar al exterior o desde fuera de unas fronteras que, en la práctica, han desaparecido para el capital pero se erigen férreas e inamovibles para la estafa tarifaria. Y no es casualidad: es el efecto del golpe neoliberal, la consecuencia de que los políticos bananeros, neocolonialistas ( ahora las colonias somos nosotros: Europa), corruptos, vendepatrias y traidores al pueblo estén legislando e impulsando políticas ilegítimas que toman al capital, a las empresas y multinacionales (muchas de ellas indebidamente privatizadas para el lucro de la oligarquía patria y foránea), como sujeto principal de la soberanía desplazando a su verdadero detentador: el pueblo, la ciudadanía, a una posición de subordinación y preterimiento que en la práctica debe ser consideraba como una dictadura y una invasión imperialista que convierte a los gobiernos del ilegítimo régimen en simples gobiernos intrusos, exactamente (lo hemos explicado ya muchas veces en estas mismas páginas) como la Junta de Regencia de Murat en 1808. 

Y, como es lógico, puesto que la descentralización del poder en el régimen de 1978 es una quimera (y no hablo de descentralización territorial que en sí no es decisiva, puede existir, véase Alemania o los Estados Unidos, dicha descentralización sin afectar a la centralización real del poder, que en democracia es indispensable y se expresa no solo en una efectiva, e inexistente en la práctica, división de poderes sino también en una socialización y generalización de la participación en los mismos) todo el sistema, absolutamente todo, adolece de los mismos miasmas de putrefacción. El régimen vigente es por definición y vocación corrupto y traidor al pueblo, está al servicio de la oligarquía nacional y de sus patronos imperialistas extranjeros y en un agresivo proceso golpista como el descrito líneas arriba que nosotros, el pueblo, debemos frenar con los medios necesarios para ello en defensa de la verdadera democracia, y debemos hacerlo hoy mejor que mañana.

Pues bien: como decíamos todas, absolutamente todas, las instituciones del ilegítimo régimen que padecemos y debemos derribar a la mayor brevedad, son corruptas y partícipes del golpe en curso que, sensu strictu, ha abierto de facto un proceso constituyente en el que el pueblo debe recuperar su centralidad política y su efectiva soberanía sin olvidar el duro castigo de todos y cada uno de los golpistas y de sus cómplices así como la reforma estructural de la sociedad y la economía para quebrar la cerviz de los oligarcas traidores y vendepatrias que están detrás. 

Mientras tanto, mientras no se produzca esa políticamente necesaria y moralmente imperativa reacción social, los ejemplos de imposición de la citada ideología, legislación y práctica aberrante y antidemocrática se multiplicarán en las carcomidas y corruptas instituciones del ilegítimo régimen trascendiendo, como ya sucede, lo anecdótico para constituirse en tendencia permanente. 

Las ilegítimas instituciones (cuyas actuaciones y providencias son nulas de todo derecho desde el mismo instante en que su ilegitimadad ha abierto de oficio el proceso constituyente) nos han convertido en las putitas de la oligarquía golpista y todo su empeño consiste en desenvolverse como diligentes madames dispuestas a poner precio (escaso) a nuestro virgo e incluso a nuestra castidad anal para regocijo de los señorones que ansían satisfacer con nosotros sus sucios intereses e instintos. 

Entre las madames más complacientes se cuentan, naturalmente, los grandes tribunales del ilegítimo régimen, con el Constitucional a la cabeza. 

Podríamos a este respecto llenar páginas y páginas de prolija casuística y de plúmbea filosofía del derecho, pero (a fin de cuentas esto es un simple blog, una libreta de apuntes a vuelapluma) nos limitaremos a mostrar el consabido botón. 

Recientemente el Constitucional ha determinado que una empresa tiene potestad para ingerirse en las comunicaciones de sus empleados en defensa de sus intereses empresariales. Y algunos despistados incluso se mostrarán de acuerdo con dicha providencia poniéndose de parte de la empresa y sin llegar a comprender del todo el marco político y social en el que eso se produce y las profundas y debastadoras consecuencias que semejante sentencia tendrá en el ordenamiento del llamado (hipócritamente) estado de derecho. 

Lo que dice esa sentencia es que el interés del capital está por encima de los derechos del ciudadano. Que el trabajador, por el mero hecho de ser un asalariado, pierde sus derechos ciudadanos quedando bajo el control de la empresa que le paga, que la democracia y los derechos humanos dejan de existir en el ámbito laboral especialmente si ello redunda en beneficio de la empresa. Es la consecuencia lógica del golpismo neoliberal, de desplazar al pueblo como protagonista, sujeto y objeto de la soberanía en favor del capital, de la oligarquía.

Y, no debemos olvidar, es un factor relevante, que la empresa en cuestión pertenece al sector farmacéutico, es decir: a uno de los impulsores más crueles y salvajes del golpismo en curso. Un sector que para el lucro privado de los oligarcas que las controlan ha lanzado al estado, mediante la actuación de los políticos corruptos del gobierno intruso y el criminal partido que lo sustenta, a respaldar la estafa de eliminar los medicamentos más usados y necesitados de las listas de la seguridad social para que los ciudadanos puedan ser estafados por las farmaceuticas que decuplican los precios de dichos medicamentos obteniendo indebidas y culpables plusvalías mediante una práctica típicamente mafiosa. 

Esas empresas, que corrompen la democracia y a sus gestores para estafar al pueblo, son las que también, en aras de una ideología inmoral y antidemocrática, recurren a las madames del ilegítimo régimen para que sus intereses patronales primen sobre los indiscutibles derechos ciudadanos de sus empleados por el mero hecho de que estos mantienen una relación contractual con ellos. Es la degeneración de la degeneración democrática. Y viene avalada por el ejecutivo de un lado y el Constitucional de otro. Dos diligentes madames que han puesto precio a nuestros culos. 

Admitidlo: nuestra posición actual es la misma que la de la rubia de la foto que ilustra este artículo y, para colmo, no somos tan fotogénicos (salvo las lógicas excepciones que estoy dispuesto a reconocer e incluso, si llega el caso y se prestan, a conocer) ¿queréis eso?¿Vais a permitirlo?...

Vuestro futuro, y el de la democracia, está en vuestras manos: ¡SUBLEVAOS!

 

 

 

 

NOTA:-La fotografía es de Coco Coxx.

Etiquetas: , , , , ,

09/10/2013 21:12 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

PREPARANDO LA GUERRA

20130912003228-elprimerpaso.jpg

El catalanismo es la máxima prueba del fracaso del estado liberal en España y de lo nocivo de esa ideología foránea, extraña y en el fondo anti-española. 

Fue el clasismo inherente al liberalismo el que permitió que la oligarquía catalana, enfrentada en sus intereses a la oligarquía madrileño-andaluza, alcanzase indebidas cuotas de poder desde las que implementar una fantasía romántica en todo contraria a la historia y sin mayor fundamento que la fecunda imaginación de la burguesía barcelonesa del siglo XIX y sus cantamañanas en el ámbito propagandístico (que ellos insisten en denominar cultural). 

Históricamente Cataluña nunca fue otra cosa que la designación geográfica de una serie de condados inconexos de creación carolingia (es decir: extranjera) sobre los que acabó imponiéndose la oligarquía de Barcelona y que acabaron subsumidos, mediante el braguetazo de Ramón Berenguer IV, en el Reino de Aragón. 

Después de eso no existió Cataluña sino los intereses de sus grandes nobles y de los burgueses de Barcelona siempre egoístas y proclives a la rebelión, la deslealtad y la traición con tal de salirse con la suya, de acaparar más dinero y poder. 

Lo que se rindió el 11 de septiembre de 1714 no fue "Cataluña" sino los austracistas catalanes apoyados por Austria e Inglaterra y que, por cierto, apenas resistieron después de que el Reino de Aragón fuera derrotado. Es decir: se rindieron cuando tuvieron que dar la cara y solo después de dejar abandonados a sus correligionarios aragoneses en la lucha contra los castellanos y los franceses. De modo que lo que se celebra en la diada es poco más que una cobardía y una traición, otra más.

Después de eso Cataluña, y los catalanes, fue borbónica hasta que a mediados del siglo XIX la burguesía barcelonesa, otra vez, se dejó arrastrar por su desconsiderada avaricia y su reiterada y culpable deslealtad inventándose una Cataluña romántica e inexistente que la estúpida tolerancia de los sucesivos estados liberales con las clases dominantes permitió ir imponiendo como una realidad incontrovertible. 

Ahora el estado liberal ha fracaso, es evidente y queda perfectamente claro lo nocivo de dicha ideología y todo el daño que ha causado a España. El liberalismo, y sus consecuencias, debe desaparecer. Si es preciso debe ser arrancado de las entrañas mismas de la nación y con él debe ser erradicado con la máxima contundencia cualquier género de independentismo y muy señaladamente el catalán.

La egoista y desleal burguesía catalana, que ha actuado con las manos absolutamente libres desde la instauración del ilegítimo régimen de 1978, ha podido contaminar durante décadas a varias generaciones de habitantes de Cataluña, la mayor parte de ellos sin una sola gota de sangre catalana, y pretende jugar ahora la baza liberal de la "autodeterminación"...pero la autodeterminación no puede aplicarse sobre un pueblo al que le han estado lavando el cerebro desde la escuela. Sensu strictu los independentistas catalanes, incluso los catalanistas que no lo son, carecen de derechos políticos por el mero hecho de haber sido condicionados interesadamente por la oligarquía dominante para obtener sus fines. Son minusválidos mentales, personas que en el mejor de los casos deben ser sometidas a una enérgica e intensiva reeducación que borre el lavado de cerebro llevado a cabo por la oligarquía barcelonesa. 

Cataluña debe ser sometida de inmediato a un régimen de excepción en el que los culpables de la traición, los oligarcas y sus servidores políticos, sean castigados con la dureza que merecen y sus víctimas ingresadas para la necesaria reeducación. 

Naturalmente el fallido y despreciable estado liberal no lo hará y ello es un motivo más para derribarlo y establecer una verdadera democracia. 

Por lo tanto mientras los independentistas, y da igual cuantos sean, el número no da la razón si proviene del adoctrinamiento faccioso, van preparando su independencia la parte sana de la sociedad debe empezar a preparar la guerra. Una guerra de limpieza,  restablecimiento de la verdad y de la justicia. 

España está podrida por dos siglos de liberalismo, ES TIEMPO DE LIMPIAR.

NOTA:_ La fotografía es de Elprimerpaso.

Etiquetas: , , , ,

12/09/2013 00:37 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

Y AHORA GIBRALTAR (PARA DESPISTAR)

20130806211328-allie-caulfield.jpg

Olvidado el impacto del accidente de tren en Santiago de Compostela, el gobierno intruso de Rajoy, acorralado por los delitos pasados y presentes de sus integrantes y los jerifaltes del partido (a ilegalizar) que lo sustenta, anda como loco buscando cortinas de humo tras las que ocultarse y, a poder ser, ocultar la evidente lucha de clases (que está cursando con el golpe neoliberal de la oligarquía) envolviéndola en la bandera nacional. Es un truco viejo de los golpistas: el nacionalismo exaltado. Imponiendo una dinámica ultranacionalista de corte protofascista todo el que no acepta fervientemente al régimen ilegítimo de turno es tachado de traidor y linchado por su entorno de manera que el dogma totalitario impulsado desde el poder se impone con facilidad sobre una sociedad alucinada y enfervorizada.

El truco es viejo y, me temo, no funcionará demasiado bien. Quizá con los ultraderechistas en los que el PP apoya su hegemonía política (a pesar de representar una inmensa minoría social, estadísticamente y moralmente despreciable) las absurdas bravuconadas del ejecutivo intruso tengan el efecto deseado. La mayoría de la población se limitará a asistir con irónico excepticismo a las bravatas de los ministros intrusos pero mientras la prensa, que necesita rellenar espacios, lo haga con estos culebrones absurdos no lo hará con otros asuntos que darían la puntilla al gobierno de Rajoy y, casi con toda probabilidad, al ilegítimo régimen.

Naturalmente el gobierno inglés, que viene a defender los mismos intereses oligárquicos e imperialistas a los que sirven nuestros corruptos y antipatriotas gobernantes, ha corrido en auxilio de Rajoy y los suyos aparentando "preocupación" y "enfado"...es un modo de alentar el nacionalismo protofascista y totalitario tan conveniente a la oligarquía aquí en España como también en Inglaterra.

Pero lo cierto es que tenemos las manos atadas con Gibraltar y no podemos hacer nada.

Sin entrar en más detalles digamos que la Royal Navy dispone de 1 portaaviones, 6 destructores, 13 fragatas y 11 submarinos (alguno de ellos nucleares) mientras que nosotros no tenemos ningún portaaviones (al Príncipe de Asturias le dieron de baja por no poder mantenerlo), ningún destructor, y tan solo 11 fragatas y 3 submarinos ninguno de ellos nuclear. De modo que, llevando las cosas a su extremo natural, nuestra derrota sería aplastante e inmediata. Ergo tanto el gobierno intruso de Rajoy como el gobierno imperialista inglés saben de sobra que nunca se llegará en esta crisis a un punto decisivo (e irrenunciable: la soberanía española sobre Gibraltar, que es tierra de España, no se discute ni puede admitirse al respecto discusión alguna y, por lo tanto, tarde o temprano habrá que recuperarla, por las malas si es preciso) y consecuentemente asistimos a una absurda representación teatral.

Pero hay más, y mucho peor porque atañe no a un gobierno intruso, sino al régimen ilegítimo en su conjunto y la sucesión de todos sus gobernantes.

A España los jerifaltes del régimen, al servicio del imperialismo neoliberal, la metieron en la OTAN como estado subordinado, aceptando el hecho de que el control del estrecho que naturalmente correspondería a España quedase en manos de Inglaterra que lo articula desde Gibraltar lo que suponía de facto aceptar la soberanía inglesa sobre el peñón y convertirse en enemigo común de toda la OTAN en bloque si se nos ocurría emprender una acción de guerra para recuperar lo nuestro. Esa ignonimia la cometieron los gobernantes de UCD, herederos directos del franquismo y antecedentes inmediatos del actual PP, pero la suscribió y "legitimó" dentro del régimen el PSOE felipista mediante el amañado referendum de 1984 que, no cabía esperar otra cosa de un pueblo aletargado, ignorante y ovino como el español, ganó el gobierno.

Con lo cual resulta que por mucho que brame el gobierno intruso que soportamos en una situación institucional muy parecida a la de 1808 (cuando ,no se olvide, el pueblo se levantó en defensa de la libertad de España contra el imperialismo extranjero) el régimen ha cedido de facto la soberanía no solo de Gibraltar sino también de Ceuta y Melilla que quedan excluidas de la defensa de la OTAN en nuestro tratado de adhesión de modo que si luchásemos contra Marruecos lo haríamos solos y con nuestros aliados, como ya ocurrió en 1975 con la crisis del Sáhara, apoyando a nuestro enemigo magrebí.

Ese es el régimen que tenemos ¿lo derribamos? ¡Sublevaos!

NOTA.- La fotografía es de Allie Caulfield.

Etiquetas: , , , ,

06/08/2013 21:13 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

CONVERSACIONES

20130724201331-asotomayor.jpg

Reconozco que soy un maestro en perder el tiempo en terrazas y garitos, dándole a las cañitas y las tapas mientras charlo eternamente con amigos, conocidos, desconocidos, compañeros y ex-compañeros de trabajo, ex-compañeros de universidad, novias, amantes, ex-novias, ex-amantes y hasta enemigos, será mi despreciable condición de vago meridional la que me conduce a tan infame modo de ver y vivir la vida. Sin embargo dicha actividad contribuye sobremanera a ilustrar sobre el presente y el futuro de la sociedad en la que se habita. Los verdaderos observadores políticos y los verdaderos filósofos, no nos engañemos, se forjan en las tascas, entre cañas y flamenquines, viendo pasar la vida ante sus ojos en un continuo máster de eso que los cursis denominan "universidad de la vida".

Yo llevo todo el verano en ello y debo confesar mi total desencanto. Sé que hemos perdido la guerra. O, en otras palabras: han ganado (¿como siempre?) los malos. Y por culpa de los tibios, esta vez sin interrogaciones: como siempre.

He hablado estos días con un número crecido de sindicalistas de los mayoritarios, algunos más significados que otros, y todos me han comunicado su desencanto. Todos, sin excepción, me han reconocido que UGT y CCOO  se han convertido en instrumentos dóciles del régimen y del capital, en simples burocracias canalizadoras de subvenciones y favores, que llevan décadas decantándose hacia la sumisión y que, en suma, están dirigidas por una mano de vividores sin conciencia de clase ni vergüenza. Estos ejercicios de autocrítica me emocionaron, no todo parecía estar perdido...pero claro: de nada sirve la autocrítica si no va acompañada de propósito de enmienda y compromiso. De modo que a todos y cada uno de estos interlocutores con militancia, a veces incluso muy activa, les pregunté qué iban a hacer ante semejante situación. Todos, sin excepción, se encogieron de hombros.

-¿Qué podemos hacer?- era su respuesta...el adocenamiento y la inacción les domina, como al resto de la población. ¿Será que el nacional-catolicismo nos inoculó eficazmente la idea de la sacrosanta resignación cristiana?¿Será el sempiterno fatalismo de los meridionales?¿O simple cobardía?¿Desidia?...

Más o menos me ha pasado lo mismo con militantes del PSOE. Y de otros partidos. Las únicas voces disonantes en ese coro de ángeles tristes han sido la de un conspicuo militante del PP, un hijo de puta con todas las de la ley, que se limita a preguntarme de vez en cuando, y con no disimulada sorna, cuando voy a asaltar la Moncloa o cuando voy a asediar el Congreso y una chica joven y preciosa, militante de un partido regionalista, que consiguió un buen puesto de libre designación en el último reparto postelectoral y me lloraba porque su designador quería verla arrodillada y devolviendo el favor a base de mamadas. Naturalmente me indigné, le ofrecí mi apoyo, la incité a dimitir a denunciar...la chica dejó de verme algún tiempo. Luego el último fin de semana nos juntó. Hubo baile, alcohol, juerga y recaída en antiguos deslices carnales que llevaron a la confesión. Sigue en su puesto, naturalmente. Y se la mama regularmente al viejo de turno, naturalmente. Y hasta se ha dejado poner a cuatro patas, faltaría más...pero ha tenido la precaución de grabar la vez que lo hizo en su casa.

-Tengo a ese cerdo cogido por lo huevos.- concluyó.

Me encogí de hombros. La política, al menos la que genera este régimen, es así, pensé.

He hablado también con parados, trabajadores que han perdido sueldos y derechos...a todos los he preguntado qué van a hacer y todos, sin excepción, se han encogido de hombros.

-¿Qué podemos hacer?-ha sido la respuesta universal y, si les contaba la maniobra de la chica regionalista que he citado antes, todos ponían los ojos en blanco, soñando con poder "coger por los huevos" a alguien. Ninguno estaba dispuesto, ni se le pasaba por la cabeza, a unirse a manifestaciones, huelgas o protestas pero pienso que todos ellos se hubieran prostituído ellos (o ellas) mismos o a alguien cercano con tal de disponer de una baza como la mi amiga. Eso dice mucho de un pueblo, y nada bueno.

He hablado también con un par de jóvenes y fervientes militantes comunistas. No imaginará el lector la tabarra que me dieron citando a un montón de autores de su cuerda, cabilando contra la antipolítica, maquinando el modo de convertir a IU en el buque insignia de una renovación democrática, teorizando sin fin...pero, entrando en terrenos más personales, el uno tiene como plan inmediato irse al extranjero. La otra solo habla de su novio...y de su ambición de ser profesora aunque no sabe cómo ni tiene otros planes que esperar a las próximas oposiciones (si salen, las últimas no le fueron bien). Mientras tanto trabaja por horas a veces como camarera, a veces como dependienta, muy pocas veces dando clases en academias y colegios privados (y católicos). En fin...

Me encontré también con una antigua conocida de las movilizaciones de 2011 que sigue hablando pestes de la Merkel pero que se va de vacaciones a Alemania. Le afeo el acto, le hago ver que va a regalarle sus valiosas divisas a nuestros verdugos y le da igual:

-¿Qué tendrá que ver el culo con las témporas?-me responde.

Así está España. Y así nos va y nos irá.

NOTA.- la fotografía es de asotomayor.

Etiquetas: , , , , , ,

24/07/2013 20:13 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

SANFERMINES Y FEMINISTAS PURITANAS

20130714130331-512px-naked-woman-on-budapest-street-rear-view-.jpg

Las feministas me dan ardor de estómago, no las soporto, al menos, y son las que cortan el bacalao en el universo reivindicativo y vocinglero del régimen liberal, a las directas descendientes de las sufragistas anglosajonas que, no debe olvidarse nunca, tenían doble militancia: por un lado exigían el voto ofendidas por el hecho de que hombres pertenecientes a razas inferiores (chinos, hispanos, judíos...) y a religiones despreciables (católicos, principalmente) tuvieran un derecho que a ellas, anglosajonas y protestantes, miembros por lo tanto del pueblo elegido por Cristo, Lutero y Calvino, se les negaba. Por otro eran las más feroces adalides del prohibicionismo y del puritanismo. A ellas se debió la ley seca, a ellas la introducción de la censura en el cine, a ellas la prohibición de los estupefacientes, la introducción de leyes contra la libertad sexual en toda época y lugar...y siguen igual.

Aquí en España, donde el elemento feminista es más bien poco ilustrado, limitándose a seguir la propaganda y la ideología puritana de la corriente más publicitada (porque transmite los valores retrógrados y contrarios a la libertad del régimen liberal) del feminismo anglosajón, las feministas actúan más como secta que como lobbie y tienden a reproducir comportamientos propios de las no tan antiguas beatas de parroquía que, en el fondo, representan su más inmediato referente sociológico.

Siempre que una mujer enseña un poco de carne o la belleza femenina se exhibe sin prejuicios o cuando aparecen mujeres que no se ajustan a sus parámetros de comportamiento puritano, saltan en masa a ladrar y tratar de imponer su delirante ideología puritana. Es tan normal, tan frecuente, que por lo general ni siquiera me molesto en comentarlo. Pero estos días han llegado a hartarme. Me han llenado el facebook, el correo electrónico, los medios de comunicación con su propaganda llena de manipulación y acusado sesgo ideológico y me han obligado a volver al blog, seguramente a perder lectoras.

El asunto a tratar ya lo imaginará el lector: las chicas desnudadas y manoseadas en San Fermín.

Las feministas se han lanzado a una campaña de vociferante puritanismo frente a imágenes que no comprenden o, lo que es peor, no quieren comprender.

Hablan de acoso y agresiones sexuales...y si fuera así yo sería el primero en exigir castigos ejemplares. Pero lo que se vio en el Chupinazo fue otra cosa: la consecuencia de la descontextualización y comercialización de unas fiestas patronales. Pamplona en esas fechas se llena de guiris borrachos que importan sus costumbres e interpretan el "desmadre" hispano al modo de las vacaciones de primavera anglosajonas, donde corre el alcohol y el sexo exhibicionista. Lo de que las chicas se levanten la camiseta para ensañarte las tetas es un clásico de esas fiestas y corresponde a menudo a una invitación alcohólica. Lo de desnudarlas y manosearlas en masa es una simple derivación del juego inicial y suele hacerse, mal que les pese a las feministas, no solo con el consentimiento sino con el entusiasmo de las afectadas que buscan el protagonismo encaramándose a hombros de amigos para hacer más patente su exhibición.

Que yo sepa en Pamplona empezó con una chica aislada que se subió la camiseta enseñando las tetas (eso de llamar pechos a las tetas es una imperdonable ñoñería de curas y beatas) en julio de 2011. Ahora, en julio de 2013, han sido unas cuantas más las que la han imitado. La costumbre, seguramente, irá a más y no tardará en involucrar, si no lo ha hecho ya, a imitadoras españolas que serán desnudadas y manoseadas y volverán a casa borrachas, sobadas, en cueros y encantadas por mucho que eso moleste a las autoridades, a los puritanos y a las feministas que no acaban de comprender que, utilizando palabras del Arcipestre de Hita, "a las mujeres les gusta ser usadas"...o, en otras palabras: que hay chicas a las que les divierte convertirse en centro de atención de una masa de machos borrachos y salidos. Con cierta frecuencia ese tipo de juegos llega incluso al sexo en grupo, un grupo en el que una o dos chicas se entregan voluntariamente al deseo de una docena o más de tipos exaltados, a menudo con otras chicas mirando y jaleando la escena y muchos teléfonos y cámatas grabando. ¿Podemos considerarlo violación?...evidentemente, no. Simplemente, nos guste o no, los tiempos están cambiando. ¿Que lo hacen de mano del alcohol y las fiestas?...puede. Pero el imperio del viejo puritanismo acartonado se viene abajo, es una parte más del cimiento del régimen liberal que se resquebraja por mucho que las beatas de siempre griten y exijan la intervención totalitaria del estado.

Un mundo nuevo se abre hacia el futuro y será un mundo completamente diferente a la dictadura liberal. ¡Os jodéis, beatas liberales de sacristía disfrazadas de feministas progres!...el prohibicionismo se va a acabar.

Etiquetas: , , , ,

14/07/2013 13:05 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

LA INMENSA ESTUPIDEZ DE IZQUIERDA UNIDA

20130528142527-erprofe.jpg

Precisamente cuando necesitamos un frente de izquierda fuerte que alcance el poder y cambie las cosas y empezábamos a estar dispuestos a olvidar la preponderancia de un trasnochado Partido Comunista (y lo que es peor: eurocomunista) en Izquierda Unida, sus dirigentes nos salen por la tangente haciendo imposible cualquier alianza con esa coalición, convertida desde hace tiempo, y cada vez más con sus extemporáneas y absurdas decisiones, en una rémora para la regeneración de la izquierda y la profunda reforma del estado que necesitamos.

Justo ahora, que nos animábamos a pensar en que Izquierda Unida podía llegar a ser un activo necesario en el frente de izquierdas, se descalifica por completo como fuerza social y política, como elemento de unidad patria, pasándose con armas y bagajes a los delirios soberanistas de la oligarquía catalana so capa de un lenguaje absurdo e incoherente, a la par que absolutamente inaplicable en España, donde no existe una pluraridad de pueblos sino un pueblo con singularidades culturales en absoluto contradictorias con la indiscutible unidad, un lenguaje con marchamo "progre" pero que, por ejemplo, jamás se aplicó en la Unión Soviética donde la unidad socialista primó sobre la supuesta soberanía de los pueblos, que no deja de ser un concepto burgués y derechista.

Izquierda Unida (el PCE) que ya se había vendido al capital con la incorporación ideológica del eurocomunismo y el ecologismo burgués, asume ahora el lenguaje de la oligarquía catalana constituyéndose no solo en un elemento antiespañol y nocivo para el pueblo sino en una auténtica rémora para la revolución social que solo tiene sentido desde el internacionalismo y la indiscutible unidad de España. ¿Cabe mayor torpeza, mayor estupidez?

A partir de ahora solo se les puede mirar con desprecio y exigirles la autodisolución.

Es triste: nos hundimos y no quedan chalupas.

 

NOTA.- La fotografía es de Erprofe.

Etiquetas: , , , ,

¿EN SERIO: LEIBOVITZ?

Que los prestigiosos premios institucionales de occidente son poco más que medios de legitimación ideológica y propaganda del totalitarismo  del régimen liberal-capitalista y un medio de pago y autocomplacencia oligárquica está fuera de toda duda. Al menos desde el Nobel a la paz que recibió Obama con Guantánamo todavía abierto y el terrorismo de estado americano asesinando opositores y disidentes a lo largo y ancho del mundo.

De hecho basta analizar los premiados para encontrar una línea ideológica común subyacente y un similar nivel de compromiso y lealtad con el sistema en todos los grandes premios institucionales de occidente.

Pero hay excesos que, más allá de cualquier consideración, resultan ridículos.

Uno de los más recientes y escandalosos es la charlotada cometida por la Fundación Príncipe de Asturias  al concederle el premio de comunicación a la insustancial fotógrafa Annie Leibovitz.

¿En serio? ¿Con la que está cayendo? ¿Con todo lo que hay que denunciar en este mundo?¿Con tantos fotógrafos que se le juegan por denunciar la corrupción y la represión propia del capitalismo, ahí tenemos sin ir más lejos en los últimos días la detención por parte de la policía política española de los fotógrafos Raúl Capín y Adolfo Luján?

¿Con todo eso le damos el premio de comunicación a una fotógrafa famosa por la vacuidad de su trabajo, una creadora gris y sin calado reivindicativo cuyo único mérito es fotografiar famosos legitimando el discurso propagandístico e ideológico del régimen?

He ahí una muestra más, otro detalle, que demuestra la podredumbre de nuestras instituciones, lo poco que podemos esperar de ellas.

Y lo de Leibowitz no es un fenómeno aislado.

Haciendo memoria, y sin ánimo de hacer una enumeración exhaustiva, cabe recordar que ese mismo premio se entregó en pasadas ediciones al buscador Google (máxima herramienta de jerarquización y, consiguientemente, censura informativa y de aplicación de determinados criterios ideológicos a su funcionamiento), las revistas Nature y Science y a la National Geographic (guadianas y difusoras de la ortodoxia científica que en muchos campos, por no decir en todos, viene condicionada por la ideología dominante y los intereses políticos y corporativos), los sociólogos Bauman y Touraine, glosadores de un cambio conservador, un progresismo liberal posmoderno dirigido a acabar con la dialéctica social, a ocultar y pervertir la legítima y necesaria lucha de clases y el necesario y legítimo cambio radical de paradigma ideológico, moral, económico y social...

En resumen: los Príncipes de Asturias distan poco de los antiguos Premios Nacionales y Sindicales del franquismo. Su mayor prestigio proviene del hecho de transmitir ahora la ideología del totalitarismo liberal y no atender tan solo a la promoción de apesebrados opusianos y falangistas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

23/05/2013 16:49 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

A PROPÓSITO DE OLVIDO HORMIGOS.

20130415210331-4271242028-1f55295c21.jpg

En lo anecdótico encontramos muy a menudo el hilo que nos conduce a la madeja de la reflexión profunda. Y yo, a propósito de Olvido Hormigos y de su historia desde el verano pasado con su culminación en la portada de la revista Interviú en estos luminosos y agradables días de abril, no he podido evitar hacerme algunas reflexiones que expondré aquí sin añadirles mi opinión. Creo más útil dejar que cada cual saque sus propias conclusiones del mundo en el que vivimos y hasta qué punto debemos cambiarlo.

Hasta dónde yo sé, no soy un experto en el tema, esta señora (casada, sí ¿y qué?...el matrimonio para lo único que sirve es para fomentar el adulterio) tuvo un asuntillo erótico-sentimental con un tipo más joven que, dedicado al deporte, sin duda estaba cachas.

En el transcurso de dicha aventurilla, quién sabe si incitada por él, hizo algo que hoy en día está muy de moda: grabarse un vídeo pícaro que le remitió al amante en cuestión. Un vídeo que todos hemos visto y que a ninguno nos habrá asustado (¿o es que a estas alturas nos asustamos de una mujer desnuda o de una mujer que se masturba...o quizá de una mujer que hace esas cosas para que las vea otro...otro que, ¡oh, horror! no es su legítimo marido?)...un vídeo inocente que no puede conceptuarse ni desde el aspecto legal (porque los extremistas de las sectas judeo-cristianas todavía no tienen poder para imponer sus máximos legislativos, aunque todo llegará si se lo permitimos) ni desde el moral.

Tanto la infidelidad como el vídeo de Olvido Hormigos son las menos canalladas y lo más limpio e inocente de toda la historia que conocemos.

Lo repugnante, lo sucio, lo inmoral, lo despreciable empieza después, cuando el muchachote receptor del vídeo en lugar de guardárselo para sí como correspondería a un hombre (él, está claro que no lo es) comete la vileza de enseñárselo a otros, vanagloriándose quizá y perjudicando conscientemente a una mujer a la que podía no amar pero que, sin ningún lugar a dudas, le había proporcionado algunos momentos de alegría y placer. Una mujer por tanto a la que como mínimo debería respetar (el respeto a los demás es condición indispensable de la hombría) y proteger.

En lugar de ello, por los motivos que sean, la vendió y de tal modo que el vídeo, privado, llegó a manos del alcalde pepero del pueblo en el que ella era concejal del PSOE.

Un alcalde pepero que puede ser tildado, sin matizaciones ni medias tintas, como auténtico hijo de puta, de cabrón sin asomo de vergüenza, ética ni moral, el típico pedo clerical y corrupto de la derecha española.

Y este repugnante edil, este ser infecto e inmundo (que sin duda, España es así, volverá a ganar las elecciones) emplea este vídeo, privado, para ridiculizar a su rival política al precio de destrozar (o al menos poner en riesgo) su matrimonio y de humillarla públicamente como mujer, lo cual demuestra también su absoluta falta de hombría (ya habíamos dicho que la principal cualidad de un hombre es el respeto, a todos los seres vivientes pero muy especialmente a las mujeres)...

Pues bien: unos meses después, la que ha perdido su puesto en el ayuntamiento y se ha convertido en personaje de realitys y de revistas pícaras es la señora Olvido Hormigos, la víctima. Y no nos engañemos: por su condición de mujer y de militante de un partido determinado. Si hubiera sido un concejal varón del PP las cosas hubieran sido completamente diferentes, lo sabemos, ni siquiera tengo que argumentarlo.

En cambio no sabemos nada ni del mamón despreciable que la traicionó, el indigno amante, ni se ha puesto en la picota al repugnante alcalde del pueblo...¿qué nos dice eso?

Y todo ello en un marco en el que el acosador de aquella chica de Ponferrada cuyo nombre quiero callar por respeto, aunque todos lo conozcamos, que seguía en el ayuntamiento por votación popular (eso es España, insisto) vendió la alcaldía a unos corruptos igualmente despreciables del PSOE que han abandonado el partido solo para mantener el puesto ganado gracias a negociaciones con un individuo que debería ser un apestado social y político y con quien la gente decente ni debería intercambiar un saludo.

En Ponferrada, como en Los Yébenes, la víctima (mujer) fue la perjudicada, la que lo perdió todo para que los cerdos que la rodeaban sigan hozando en sus nauseabundos lodazales de prepotencia machista y desvergüenza de gañanes misóginos.

Las preguntas inmediatas son ¿En qué país vivimos? ¿Hasta cuando vamos a tolerar este tipo de comportamientos?¿Realmente no tenemos nada que cambiar en España y a niveles muy profundos?¿Cuanto franquismo, cuanto catolicismo enquistado queda en semejantes formas de hacer las cosas?...¿De verdad somos así?...¿Todos?...

Porque yo no y siendo hombre no me gusta nada lo que veo...

Ojo: en el aspecto moral. En el físico la cosa cambia...pero centrémonos en lo sustancial.

NOTA- La fotografía es de JP Dollen

Etiquetas: , , , , , ,

15/04/2013 21:03 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

THATCHER: LOS CRIMINALES SIGUEN MURIENDO EN LA CAMA.

Margaret Thatcher era una criminal, una terrorista social de la peor calaña, una hija de puta que arrebató a su pueblo las parcas medidas sociales implementadas por los gobiernos laboristas (culpables a su vez, como todos los social-demócratas por su sumisión a las oligarquías dominantes y por su hipocresía política) y ha muerto, sin juicio y sin castigo, en su cama, de vieja.

Del mismo modo murió Ronald Reagan y, si seguimos así, morirán criminales tan notorios como Angela Merkel, José María Aznar o Mariano Rajoy.

Esa gentuza, aprovechándose de las trampas del parlamentarismo liberal, controlan y zombifican los estados para enriquecer a las oligarquías arruinando al pueblo y nosotros, las personas decentes, los demócratas verdaderos, se lo seguimos permitiendo. ¿Hasta cuando?

¡Sublevaos!

 Por cierto: este artículo va ilustrado con imágenes que rememoran las huelgas de los mineros ingleses en 1984-1985, no es casualidad. Es un recordatorio de que las huelgas sectoriales y respetuosas con el régimen no conducen sino a la destrucción de los sindicatos combativos. Las huelgas, para tener un verdadero efecto democratizador, deben ser generales y revolucionarias.

O nos plantamos para cambiarlo todo y dispuestos a pagar el precio de enfrentarse al terrorismo de estado propio de los regímenes liberal-parlamentarios o no hacemos nada.

POR UNA HUELGA GENERAL REVOLUCIONARIA QUE NOS CONDUZCA A UNA REPÚBLICA SOCIALISTA Y VERDADERAMENTE DEMOCRÁTICA.

Etiquetas: , , , , ,

08/04/2013 20:22 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

SOBRE LA MALDICIÓN DE BIN LADEN.

Ha saltado la noticia de que de los 25 terroristas uniformados y financiados por los Estados Unidos que asesinaron ilegalmente a Bin Laden, solo dos quedan vivos menos dos años después del atentado.

Por supuesto este dato puede ser interpretado de modos diversos. Los más sensacionalistas hablan, naturalmente, de maldición. Otros, más teocráticos en sus convicciones, de venganza divina. Los talibanes quieren apuntarse la mayoría de esas muertes y convencernos de una venganza metódica al modo en que los seguidores del Che Guevara acabaron con sus asesinos (a los que, por cierto, también pagaban los Estados Unidos). Y todo puede ser.

Sin embargo hay un aspecto del problema que no se contempla con la debida atención: el fuego "amigo". Obviamente esos veinticinco terroristas estadounidenses sabían demasiado, podían contar demasiadas cosas, dejar con el culo al aire a sus amos asesinos y terroristas del gobierno...¿qué mejor política a seguir con respecto a ellos que eliminarlos?...

Sus muertes han sido curiosas cuanto menos. Veintidos de ellos murieron cuando viajaban en helicóptero por Afganistán, todos juntitos...naturalmente los talibanes se han apuntado el tanto del derribo pero aun así...¡cuantas muertes en accidentes o atentados aéreos mal explicados han encubierto asesinatos perpetrados por los servicios secretos!...lo sabemos aunque no podamos probarlo. ¡Cuantos soldados incómodos, desde Urías (permítaseme la ironía del apunte bíblico) han sido enviados a misiones de las que no iban a regresar para quitárselos de encima cargándole la culpa a la guerra!...

Otro de ellos, experto paracaidista, murió al saltar de un avión y descubrir, supongo que horrorizado, que su paracaidas no se abría.

Si pudiera aconsejar a los dos terroristas supervivientes y me importasen algo sus vidas (que no es el caso, los sicarios asesinos solo pueden merecer el desprecio de las personas decentes) les aconsejaría que desertasen de inmediato y se alejasen lo más posible de su ejército y las cloacas de su gobierno, si es que realmente quieren salvar la vida.

Y ya de paso ¿no va siendo hora de que nos preguntemos qué fue de la familia de Bin Laden, de las esposas e hijos que estaban con él en la casa donde le asesinaron?...porque noticias hay pocas y, comprobables menos, lo cual nos permite preguntarnos si los terroristas de la CIA no estarán reteniéndolos en alguna de sus cárceles secretas y quizá torturándolos...o cosas peores. Si alguien tiene noticias ciertas a ese respecto, puede informarnos debidamente en los comentarios de este artículo. Agradeceremos que ilustre nuestra ignorancia.

Pero nos informe de lo que nos informe de lo que no cabe la menor duda es de que los Estados Unidos es el mayor estado terrorista del mundo y que no sale rentable trabajar para ellos. Los tiranos asesinos se comportan como psicópatas incluso con sus servidores más leales.

De modo que, mis queridos seals, aprended la lección y pasaros con armas y bagajes al bando de la democracia y la libertad...si es que tenéis algo de vergüenza y no sois simples terroristas al servicio de la oligarquía yanqui.

Etiquetas: , ,

03/04/2013 14:17 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL PROBLEMA DE FONDO

20130302205910-j.-carceles..jpg

Vivimos en plena quema de un castillo de fuegos artificiales: mucho ruido, muchas luces que brillan y se apagan en la noche, mucho humo y olor a pólvora...un espectáculo tan vario y apasionante que nos distrae del problema de fondo. En el caso de la metáfora pirotécnica este serían la cantidad y calidad de material disponible, la fuerza del viento, los necesarios conocimientos técnicos de los operarios...en la vida real, en nuestro asunto cotidiano, el problema de fondo se resume en una sola palabra: dinero. Dinero entendido en cuanto representación física o simbólica de la cantidad de riqueza disponible.

Según la propaganda liberal- capitalista, que se disfraza de ciencia para engañar bobos, la riqueza es por definición ilimitada y puede seguir creciendo indefinidamente sometida, eso sí, a ciclos de ascenso y descenso. Esa es la premisa en torno a la cual se han diseñado todas y cada una de las políticas económicas capitalistas en los últimos siglos. Pero se trata, lo sabemos ya, de una premisa falsa.

No existe el crecimiento indefinido. El crecimiento está limitado por las posibilidades físicas de la actividad económica y esto es así incluso en mundos artificiales y virtuales como los de la especulación financiera. Incluso en un universo netamente inexistente y básicamente ideal como el especulativo el crecimiento tiene como límite la capacidad económica subyacente como vienen a demostrar machaconamente todas y cada una de las crisis financieras y burbujas estalladas que en el mundo y la historia han sido.

De modo que podemos afirmar que el hecho de construir políticas sobre una premisa tan evidente y demostradamente falsa como la citada es una soberana estupidez, un empeño que merecería el inmediato descrédito de cualquier "técnico" o "sabio" que lo intentara. Sin embargo no sucede así ¿por qué?

Pues porque esta premisa da validez a otra ilusión que solemos aceptar sin prestarle mayor atención. Puede que muchos de los lectores de estas páginas todavía no hayan caído en la cuenta de lo que vamos a decir.

Si mantenemos la premisa de que el crecimiento es infinito podremos sostener la ilusión de que el dinero también lo es o, al menos, alcanza una dimensión abstracta dentro de la cual su límite resulta inapreciable y poco relevante. Pero volvemos a movernos en la demagogia interesada de unos pocos, en la luz de gas que los poderosos juegan contra el conjunto de la sociedad.

De hecho el dinero, como el crecimiento, es finito. Naturalmente se pueden imprimir cuantos billetes se deseen pero ello no aumenta la cantidad de dinero sino que la mantiene haciendo disminuir el valor de los billetes sea cual sea el valor numerario que se les asigne.

Por lo tanto, si el dinero (y por lo tanto la riqueza) es finito, es lógico entender que para que unos pocos acumulen mucho, muchos deben de tener muy poco. Dicho en otras palabras: la acumulación de dinero en unas pocas manos sobre socialmente injusta resulta económicamente ineficiente y acaba comprometiendo directamente el crecimiento. Por lo tanto la única política económica viable a largo plazo es el igualitarismo social, el reparto equitativo de la riqueza y la circulación del dinero. Naturalmente los que han acumulado mucho no están dispuestos a adoptar esta solución, que es la única, y patrocinan todo tipo de juegos de manos y bazas propagandísticas para distraer a la sociedad de una verdad que les perjudicaría inmediatamente aunque significase la salvación de un sistema económico que su avaricia está minando y conduciendo a la destrucción.

Pero hay más. En un escenario en el que unos pocos acumulan grandes masas de dinero a costa de que gran parte de la población disponga de muy poco numerario el escaso flujo de dinero lo revaloriza mientras que su circulación lo devalúa. En otras palabras: si hay ricos con grandes cantidades de dinero en el banco y se estanca el crédito y la actividad económica ellos se enriquecen mientras que si la economía fluye y el dinero se mueve y cambia de manos, se empobrecen. Teniendo en cuenta que son los ricos quienes manejan los resortes del poder en las sociedades y estados capitalistas ¿qué tipo de políticas podemos esperar de los políticos que trabajan para ellos?...Por eso es necesaria una evolución, el desmantelamiento de las actuales estructuras de poder y la creación, desde la base, de otras nuevas que vengan a implementar la solución necesaria para arreglar el sistema económico: el reparto y flujo de la riqueza. En otras palabras: la revolución es imprescindible para conquistar un futuro económico viable.

¿Cual sería la alternativa?

Si nos retrotraemos a un periodo en el que se produjeron fenómenos similares podremos anticipar perfectamente nuestro futuro si persisten las actuales tendencias económicas.

Hay que volver al final del imperio romano.

En aquella época se produjo un fenómeno similar al actual bien que movido por otros resortes ideológicos y otros mecanismos políticos. Pero el hecho es que la extensión de la tesaurización debida en gran medida a la amortización en tumbas del oro que los bárbaros obtenian mediante robo o tributo del imperio romano, junto a una intensa política de privatización de los espacios públicos (no otra cosa significaron los asentamientos de pueblos bárbaros en tierras romanas del ager públicos así como su entrega a la iglesia mediante donaciones o la simple apropiación efectuada por los terratenientes en época de decadencia) llevó al colapso económico y político al imperio romano, destruyéndolo y abriendo una crisis económica, política y social que duró mil años...

De modo que sí: cambiar las reglas del juego resulta inevitable, la revolución y el socialismo se dibujan como las únicas vías de salida.

¿A qué esperáis?¡Sublevaos!

NOTA.- La fotografía es de J. Cárceles.

Etiquetas: , , , , , ,

LA PERPLEJIDAD DE LOS PATRONOS.

Al surrealismo le pusieron nombre (como casi siempre) los franceses pero no cabe duda de que constituye la más íntima naturaleza del ser hispano. Y, desde luego, no pasa día sin que esa naturaleza se manifieste convirtiendo en caricaturas sardónicas todos los desesperanzados textos picarescos de nuestra historia literaria.

Hoy, miércoles de ceniza para quienes siguen el calendario litúrgico cristiano, resacón de carnaval para los juerguistas y víspera de San Valentín para las románticas, hemos podido asistir a una de esas manifestaciones surrealistas del casticismo costumbrista hispánico.

A saber: el conciliábulo de la patronal. De la CEOE.

Resulta que en la guerra civil del PP uno de los amiguitos de la Aguirre, Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE, ha visto como le llegaban a la línea de flotación unos torpedos de procedencia desconocida (quien sabe si lanzados desde Toledo o Génova): la denuncia pública de que pagaba sobresueldos en negro a sus empleados.

Naturalmente la hipocresía exigía tratar el asunto, montar un bonito paripé de decencia y preocupación. Organizar una camarilla de crisis para fingir probidad e higiene moral. En resumen: formar junta para analizar las acusaciones y pedir, fuera de la sala y en voz muy bajita, la dimisión del jerifalte acusado.

Y se ha hecho. En España, ya lo sabemos, lo de darse sonoros golpes de pecho y entonar farisáicos "pésame-señor" sin absolutamente ningún propósito de enmienda es casi un deporte nacional.

Y, como también estaba previsto, no ha sucedido nada. Ni el tal Arturo Fernández ha dimitido ni ha habido rechinar de dientes ni ruido de metafóricos sables. Se han limitado a cumplir el expediente y a fondear en apostadero cubierto para ver si pasa la marejada y todo puede seguir igual. Si el temporal arrecia ya sabemos que dejarán hundirse el barco dañado para salvar la flota. Es el habitual modus operandi.

Pero, más allá de la liturgia del revoloteo en torno al nido, imagino tanto la sonrisa cínica de las aves que lo efectúan (muchos buitres, no pocas gaviotas) cuanto la perplejidad que habrá presidido todas sus devociones públicas.

¿Castigar a Don Arturo? ¿Y a fin de cuentas, por qué?

¿Qué ha hecho el vicepresidente de la CEOE que no venga marcado en el más profundo adn de los patronos a los que vicepreside? Analicemos sus actos. A saber:

1.- Explotar a sus trabajadores pagándoles miserias para obligarles a desbordar el horario laboral si quieren llegar a conseguir un sueldo que cubra mínimamente sus necesidades de subsistencia, aumentando de este modo sus plusvalías a costa de actos que pueden conceptuarse como traición al pueblo y terrorismo social. Y, puesto que son hechos que comprometen gravemente la recuperación económica de la nación, deben considerarse también actos de traición a España.

2.- Estafar a sus clientes. No disponemos de datos para analizar sus márgenes de beneficio ni la calidad de sus productos y servicios pero sí sabemos que gran parte de su imperio procede del trato de favor recibido por sus contactos políticos lo que de facto impide la libre competencia y constituye en sí mismo una estafa tendiendo a la prevaricación, el cohecho y las prácticas monopolísticas.

3.- Engañar a hacienda comprometiendo por un lado las bases de cotización de sus trabajadores, condenándolos a bajas pensiones en el futuro y a subsidios de desempleo miserables  en el presente, y, por otro, detrayendo dinero público lo que en la práctica supone robar al conjunto del pueblo y por lo tanto se inscribe en el ámbito de la traición a España.

Esas son las culpas del señor Fernández. Y de ahí proviene la perplejidad de los empresarios. ¿Qué ha hecho don Arturo que no sea el abc, el día a día, la ideología misma de sus colegas empresarios?

El problema para España no son las acusaciones que se le hagan a este individuo sino la patronal en sí. Un estamento inmoral, indigno, despreciable, cuya ideología y métodos son incompatibles con la democracia, la decencia, la paz social y el progreso económico. Y no existe modo de frenar esa nociva dinámica ideológica sin alterar definitivamente las relaciones de poder y la estructura económica y social de España.

¡Sublevaos!

Etiquetas: , ,

13/02/2013 20:51 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

PUSILÁNIMES

Admitámoslo: en Europa, y no digamos en España, miramos con acusado desdén y no poco desprecio a los magrebíes. No pasa nada, es un rasgo de nuestra idiosincracia perfectamente justificado por la historia. No nos gustan los moros y tenemos nuestras razones para que no nos gusten. Dejemos la hipocresía a un lado y seamos francos por una vez.

Más aún: invito al lector a establecer una comparativa entre España y los países del norte de África. Enumere, por favor, todo aquello en lo que sin duda somos superiores empezando quizá por la libertad de nuestras mujeres, nuestra mentalidad occidental, nuestro jamón, nuestro vino y nuestras fiestas (sobre todo la fiesta que no falte)...bien: no cabe duda de que les damos ciento y bola a los moros. ¡Viva España, coño!...

Y sin embargo...

Sin embargo deberíamos recordar que la llamada primavera árabe, las revueltas populares del Magreb para conseguir un mundo mejor y más justo, comenzaron con la inmolación  de un joven estudiante a quien la corrupción de los políticos e instituciones tunecinas (incluyendo a la policía) y la injusticia de un sistema evidentemente amañado condujeron a la miseria y la desesperación, cerrándole todas las puertas hasta que no tuvo más remedio que quemarse a lo bonzo en señal de póstuma protesta. Su drama conmovió los corazones de sus conciudadanos provocando que salieran a la calle para exigir y conseguir al cabo el cambio de las injustas y nocivas condiciones sociales y políticas que regían en el país.

Aquí en España, en él último año ¿a cuantos suicidios provocados por las injustas y nocivas medidas neoliberales hemos asistido?¿a cuantos dramas diarios?¿cuanta gente de nuestro alrededor está sufriendo hasta límites inconcebibles?¿cuantos niños que conocemos están pasando hambre o comiendo como mucho una sola vez al día?...¿qué hace falta para qué se nos acaben las tragaderas?...¿qué somos? ¿qué clase de lameculos pusilánimes?¿de hienas serviles?¿hasta cuando vamos a seguir aguantando?...

Si ser español es ser como vosotros: un cobarde, un tiralevitas indigno, un borrachuzo inculto sin más obsesiones que el fútbol y la juerga, un patriotero sin causa, un hilota domesticado, permitidme que vomite mi españolidad.

Se dice que las principales características del español son el orgullo, la picardía, la alegría y la nobleza...es mentira: las principales características de los españoles, lo está demostrando la crisis, son la cobardía, el egoísmo y la pusilanimidad.

Sois pusilánimes...y así nos va a todos.

De modo que ¡Viva Rajoy y viva la Merkel!...y ahí nos las den todas. Después de todo, emigrar no es tan malo...se ve mundo y eso.

Etiquetas: , , , , , ,

LOS SIGNIFICATIVOS LADRIDOS DEL EJÉRCITO ESPAÑOL

Sabido es que el ejército español (eso que ahora llaman así) es una institución sin honor. Una institución nacida con el fascismo ramplón y cortesano de los africanistas, en su mayor parte incompetentes chusqueros ascendidos por "méritos" en las guerras de la corrupta clase política del reinado de Alfonso XIII que llevaba a los hijos de los pobres, en un aspecto más de la explotación de la clase obrera, a morir en Marruecos para salvaguardar los intereses económicos de la oligarquía española. Intereses económicos ya entonces supeditados a poderes imperialistas extranjeros. La casta de mercenarios iletrados, clericales, altamente inmorales y profundamente corruptos que conducían al matadero a los jóvenes obreros reclutados a la fuerza por dicha oligarquía traidora y corrupta (compuesta por los abuelos y bisabuelos de quienes componen la actual), eran los mismos oficiales que sustentaron el golpe de estado de Primo de Rivera en 1923 y el de Franco, seguido de premeditado genocidio popular, en 1936.

Ambos golpes tuvieron idéntica finalidad: imponer los intereses de la oligarquía corrupta y traidora frente a las legítimas demandas democráticas del pueblo.

La consecuencia natural de la absoluta falta de honor de los militares africanistas fueron las dictaduras que sustentaron y el genocidio popular que acometieron. Y a día de hoy, salvo honrosas excepciones (la UMD), ningún jerifalte del ejército español, ha abjurado de dichos orígenes. Mantienen, por lo tanto, el deshonor de quienes admiten como antecesores.

Pero otra consecuencia igualmente deshonrosa de la intervención política de los africanistas en la política española en defensa de la corrupta y traidora oligarquía del país, y era natural teniendo en cuenta que dicha oligarquía tuvo en su mayor parte orígenes extranjeros y labró sus fortunas y su poder apostando (como hoy en día) contra los intereses del pueblo y de España en cuanto nación, fue la de vender España a la dominación extranjera, la de convertir lo que cínicamente reclamaban como imperio en una simple colonia. Primero se vendieron a la Alemania nazi. Más tarde tuvieron la habilidad, anticomunismo mediante, de pasarse a los Estados Unidos.

Ningún militar español con honor admitiría nunca la presencia de bases extranjeras en el sagrado territorio nacional y mucho menos, como seguimos haciendo bajo banderas de la OTAN, subordinar el mando a generales y organizaciones extranjeras. Hacerlo implica deshonra y traición.

Una deshonra y traición que alcanza a todos y cada uno de los integrantes de la institución deshonrada. Máxime teniendo en cuenta que sirven a un régimen ilegítimo (precisamente por someter los intereses del pueblo español a los manejos extranjeros y de una élite corrupta) y ello les convierte en simples mercenarios, en puros cipayos del capitalismo internacional y de la traidora oligarquía patria.

Ningún militar que acepte servir bajo mando extranjero o se mantenga bajo la disciplina del ilegítimo régimen en lugar de unirse a las justas demandas del pueblo puede considerarse un individuo de honor. Desde el punto de vista moral eso es incuestionable. De modo que puedo reiterar la afirmación que iniciaba este artículo y de la que siempre he estado persuadido (motivo por el cual, y lo digo con orgullo, jamás vestí ese uniforme manchado ni juré esa bandera de unos pocos vendidos al capital extranjero) insistiendo en que el ejército español es una institución sin honor y que dicha mancha afecta a todos y cada uno de los integrantes de la misma.

Y lo peor es que las cosas no han cambiado ni parecen que vayan a cambiar.

Mientras otras fuerzas armadas que deberían servir de ejemplo a muchos, por ejemplo las portuguesas, están cansadas de advertir a sus gobiernos, tan intrusos como el nuestro, que jamás se ocuparán en la represión del legítimo descontento popular ocasionado por los manejos del capitalismo internacional y la mafia neoliberal, el ejército español ha guardado clamoroso silencio al respecto. Lógico en una institución que siempre se identificó más con ejércitos sicarios de la CIA y el gran capital como el argentino o el chileno y que acepta como comandante en jefe a un heredero de Franco.

Frente a las justas demandas del pueblo los mercenarios españoles guardan silencio y no ofrecen sus armas y su lealtad al mismo. Antes al contrario, bajo la engañosa máscara de la disciplina y la lealtad a instituciones que son claramente ilegítimas, se mantienen callados y obedientes, lo que en la práctica representa una amenaza tácita contra el pueblo y la sumisión culpable a las órdenes de nuestros amos extranjeros.

Eso sí, cuando la traidora y corrupta oligarquía catalana, agita las aguas con el fantasma del independentismo para ocultar sus crímenes, su terrorismo social, entonces sí se oye ladrar a los mastines uniformados amenazando para mantener la unidad de España.

Y me parece bien. Yo también estoy absolutamente persuadido de que la respuesta a cualquier intento de independencia es la guerra, la ocupación del territorio segregado y la pérdida de cualquier posibilidad de autogobierno hasta que la casa esté bien limpia de corruptos y traidores. Pero hay un importante matiz que separa mi postura de la de algunos cancerberos que andan medio agitando el sable.

Yo hablo de una campaña de liberación popular conducente a librar a una parte oprimida de España de la oligarquía que la domina. La finalidad última de la acción que preconizo sería el restablecimiento de la soberanía popular (ahora secuestrada por una oligarquía territorial y corrupta), el fin del terrorismo social de los gobiernos ilegítimos de dicha oligarquía y el aprovechamiento del impulso tomado para extender la limpieza al resto del territorio nacional. Porque toda la oligarquía española es corrupta, innecesaria, traidora y contraproducente.

En cambio los mercenarios del régimen actual, cuando hablan contra la independecia de cualquier región de España, lo que defienden es la suplantación de las oligarquías periféricas por la flamenco-castiza de Madrid. No se ponen al servicio del pueblo y de los intereses de España sino de los de una facción de la oligarquía. De aquella facción a la que vienen sirviendo desde 1833. Es más de lo mismo. La misma mierda de los últimos doscientos años. Un regüeldo infame del peor fascismo de nuestra historia y un voluntarismo que solo tiene una función: seguir manteniendo sojuzgado al pueblo. Exactamente lo contrario de una acción democrática, moral y honorable. Exactamente lo contrario de lo que España necesita pero precisamente aquello que más conviene a los poderes ocultos y extranjeros que pugnan por estrechar más nuestras cadenas coloniales.

Señores militares: conviene que reflexionéis profundamente y que empecéis a actuar como corresponde a un verdadero soldado español: con honor, decencia y absoluta entrega a los intereses de España, que son los del pueblo, los de la mayoría. Esos que ahora vienen a conocerse como el 99 % (al cual, por cierto, pertenecéis).

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

24/09/2012 20:24 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

¿PARAÍSO ALEMÁN?

La propaganda del ilegítimo régimen oligárquico que padecemos y debemos destruir lleva toda la vida presentándonos el "modelo alemán" como referencia política, social y económica, como el paraíso prometido hacia el que debemos caminar.

Pero a poco que rasquemos en la superficie del oropel alemán nos encontramos con la herrumbre más indeseable y repugnante de la explotación, la usura y la injusticia social del capitalismo feroz.

El modelo alemán, desde siempre, desde el imperialismo decimonónico, ha consistido en someter a la explotación salvaje para beneficio de una oligarquía corrupta y criminal no solo al pueblo alemán sino a cuantos otros pueblos pudieron sojuzgar. Esto fue especialmente evidente durante el régimen nazi que sometió a la esclavitud a millones de europeos, por cierto: también a miles de españoles que con permiso del régimen franquista fueron esclavizados en España para empresas alemanas bajo un estricto control militarista basado en la coacción y la amenaza. Circunstancia histórica que como tantas otras ignonimias del franquismo ha quedado convenientemente escondida bajo la alfombra sin ser estudiada a fondo ni mucho menos publicitada.

Pero después de 1945 el modelo alemán no cambió su esencia. Ha seguido siendo un sistema de explotación en beneficio de una oligarquía corrupta y criminal al cual se han sometido tanto los trabajadores alemanes (a quienes se engaña con milongas nacionalistas y racistas y con pequeños privilegios para aislarlos de sus competidores de otras nacionalidades) y extranjeros, tanto inmigrantes en el país como, ahora, mediante la ocupación de sus propios países (como ha sucedido en Grecia y está a punto de sucerle a España).

Como el negocio colonial y explotador les funciona, los políticos imperialistas alemanes, con Merkel a la cabeza, no dejan de apretar el acelerador: de ahí su empeño en conseguir "más Europa" es decir: de someter más estrictamente a los países comparsas como el nuestro a su yugo imperialista convirtiéndolos en colonias. Y de ahí el constante soniquete propagandístico que nos encarece el "modelo alemán" como la gran panacea social, política y económica.

Sin embargo, en cuanto miramos de cerca esa supuesta panacea notamos su hedor, sus incongruencias, lo inconveniente del modelo y su incompatibilidad con la verdadera democracia que se basa en la soberanía nacional y la justicia social, no en el imperialismo trasnacional y la acumulación de capital y poder en unas pocas manos.

Alemania es el país de los minijobs, de las pequeñas cuotas de esclavitud obrera a cambio de escasos 400 euros mensuales que ni siquiera permiten vivir. Alemania es el país donde casi un millón de jubilados, más de cien mil de ellos octogenarios, se ven obligados a desempeñar alguno de estos minijobs para llegar a fin de mes por el escaso poder adquisitivo de unas pensiones que no han dejado de bajar en los últimos diez años.

Si ese es el paraiso capitalista al que nos quieren conducir, viva el comunismo.

Y tengamos en cuenta que la pensión media de un jubilado alemán se aproxima a los 1000 euros y que se jubilan a los 65 años. ¿Qué nos espera a nosotros en ese modelo jubilándonos como muy pronto a los 67 y con pensiones medias que apenas superan los 500 euros?

¿De verdad os vais a dejar conducir a ese matadero?...Es ahora o nunca: ¡Sublevaos, conquistad vuestro futuro a través de una verdadera democracia!

PD.- En los años setenta, cuando la pornografía infantil era legal (lo fue entre 1969 y 1979 aunque ahora este dato haya sido borrado de los registros), muchas de las empresas dedicadas a ella eran danesas y holandesas, pero el grueso de los menores que aparecían en películas y publicaciones, procedían de Alemania. Durante los ochenta y noventa, ya con la pornografía infantil prohibida y perseguida, ese origen se mantuvo. Desde la caída de la Unión Soviética y la implantación del capitalismo salvaje en los países que la sucedieron la "mano de obra" alemana sufrió una enorme competencia por parte de menores procedentes del este, especialmente, de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, quizá también de Rumanía, pero a día de hoy, según parece, sigue habiendo muchos menores alemanes implicados en ese ramo de la economía sumergida. Obviemos a este respecto los aspectos morales del asunto (siempre resulta muy cómodo escandalizarse sin llegar a meditar) y centrémonos en los de carácter social que, en el campo que tratamos, son de mayor interés. Las preguntas son muy sencillas: ¿a qué clase social pertenecen los menores implicados en dicho tráfico? ¿les sacarán de pobres sus honorarios?...las respuestas son también sencillas: a la clase baja, la más baja y no, no se harán ricos ni ellos ni sus padres con ese trabajo. ¿Qué significa esto?...otra respuesta sencilla: que en el supuesto paraíso capitalista alemán hay muchísima más pobreza oculta y muchísima más miseria de la que las propias autoridades y sus propagandistas están dispuestos a reconocer y que, por lo tanto, el tan cacareado modelo alemán solo es bueno para la clase alta, la oligarquía e indeseable para todos los demás, incluyéndonos a nosotros que en su paradigma tan solo tenemos el papel de meridionales explotables.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

29/08/2012 14:39 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

ME AVERGÜENZO.

20120819125729-mr-tickle.jpg

Con la que está cayendo y la gente de vacaciones. Cinco millones de parados y la gente de vacaciones. Un golpe de estado en curso y los españoles tomando indolentemente el sol. Estamos al borde de un rescate innecesario y que nos arrojará a la miseria y la sumisión, y es un agosto cualquiera, porque la revolución (es decir: las dos manifestacioncitas de turno para hacer como que nos indignamos antes de poner el culo a los magnates mafiosos que nos mangonean) puede esperar a septiembre. Un cuarto de la población española ha caído ya, según las prudentes y conservadoras cifras de la ONU, bajo el umbral de la pobreza por las políticas rapaces del gobierno intruso del ilegítimo régimen que padecemos y los españoles mirando para otro lado o durmiendo la siesta, hace tanto calor con esta ola de aire africano...la subida del iva, las bajadas de sueldo, las nuevas medidas económicas multiplicarán el número de pobres y nos convertirán en tercermundistas y seguiréis cruzados de brazos, quejándoos en los bares y bajando la cabeza delante de los caciques.

¿Para qué servís? ¿Qué clase de tiralevistas lameculos soís?...

Nos lo están robando todo, nos están conduciendo a una nueva dictadura, España está siendo violada y conquistada pero la respuesta puede esperar a septiembre, o a noviembre...después de todo si los señoritos hacen lo que hacen por algo será, a nosotros solo nos queda obedecer. Y mientras  el agua solo os llegue a la barbilla para qué preocuparse de los que se están ahogando ¿verdad?...

Si ser español hoy en día es ser como vosotros, me avergüenzo de serlo.

Así que, ¡hala!, a tomar cañitas y hablar de fútbol que es para lo único que valéis. Y lo peor de todo es que ni siquiera os da vergüenza  haber caído tan bajo. Tenedlo claro: sois gentuza, simple furrifalla indigna.

Por cierto yo también me voy a tomar cañitas y dormir la siesta...total ¿para qué esforzarse con un ganado como vosotros?

NOTA.- La fotografía es de Mr. Tickle.

19/08/2012 12:57 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

LOS JUECES COMO PLAGA SOCIAL

20120622155450-fabi-fliervoet.jpg

Uno de los grandes avances sociales y políticos hacia la democracia en todas las culturas primitivas (se aprecia en Mesopotamia, Grecia y Roma entre otras) es la codificación escrita de las leyes. Ello se debe a que los jueces siempre formaron parte de la oligarquía vigente dedicándose a convertir su "justicia" en un instrumento al servicio de su clase. De este modo siempre que un campesino pobre o un artesano o cualquiera de la clase baja litigaba en los tribunales contra uno de los poderosos resultaba que los jueces manipulaban la ley y la costumbre para que favoreciera a este último. Frente a ese estado de cosas, y antes incluso de pedir la participación política, el pueblo se unía para pedir verdadera justicia: una ley única e inmutable para todos, un texto escrito al que atenerse yugulando así la venalidad, corrupción y desviación moral de los jueces.

Y esto, como hemos explicado, no es una anécdota aislada en tal o cual lugar de la historia sino una constante histórica en todas partes. En algunas, como en ciertas polis griegas, significó el inicio de un camino que conduciría a la democracia, en otras tan solo un hito en la protección de los derechos del pueblo. Sea como fuere la enseñanza más profunda de dicha constante histórica es que los jueces siempre son representantes y cómplices corruptos y culpables de la oligarquía de turno. Sicarios togados, pero esbirros al cabo, de la injusticia política y social que representa el poder de unos pocos sobre los intereses generales. Una de las rémoras más pesadas y recalcitrantes para el progreso y una de las herramientas de los poderosos para mantener su poder sobre el pueblo, en otras palabras: un hálito nauseabundo del totalitarismo.

Así las cosas, la salud democrática de cualquier estado se mide por la providad, el control social y la humildad de sus jueces. A menos democracia mayor endiosamiento, mayor venalidad, mayor autoritarismo, mayor corrupción, mayor desvergüenza y, ojo, mayor conservadurismo y vinculación con los poderes fácticos que carcomen a la sociedad. Esto también es una constante histórica.

Sentada la cual invito al lector (especialmente español, pero también de cualquier otra nacionalidad) a que reflexione sobre sus jueces y su comportamiento para medir la salud democrática de su estado.

Centrándonos en España, y sin necesidad de profundizar ni abundar demasiado, debemos reconocer que el panorama es desolador, tétrico y aberrante.

¿Qué opinar de esos jueces que no encuentran a quienes juzgan cuando estos son figuras relevantes de un cierto partido y están vinculados a determinadas redes de masiva, sistemática y mafiosa corrupción? Hemos visto algunos casos últimamente (Julio Iglesias actuando frente a los juzgados que le declaran en paradero desconocido, el marido de la delegada del gobierno de Madrid cuyo domicilio afirman desconocer quienes le juzgan...) ¿Qué pensar de las sucias maniobras del Consejo del Poder Judicial en los últimos meses, de que haya expulsado de la carrera al juez Garzón por osar investigar los crímenes del franquismo y la trama Gürtel (cuyos manejos, si España fuera una verdadera democracia, tendrían la catalogación de traición al pueblo y se castigarían con pena capital) mientras su presidente se dedicaba a malversar el dinero público en viajes de placer (es decir: a incurrir en delitos de corrupción que igualmente deberían catalogarse como traición al pueblo) y, descubierto, solo acepta dimitir por la presión social pero sin reconocer su culpa porque, según parece creer, un católico no se equivoca nunca si obedece al Papa y a sus secuaces?¿Qué pensar de que su sustituto sea precisamente un juez manchado por la trama Gürtel y con vinculaciones mucho más que sospechosas con sus fautores?...

...Son tan solo ejemplos, mínimos, del despreciable, nauseabundo y triste espectáculo que el llamado poder judicial está dando a la sociedad pero suficientemente elocuentes como para comprender dos cosas: que no vivimos en una verdadera democracia sino en un estado bananero profundamente corrupto y dominado por una mafia protofascista y clerical y que para que España alcance el futuro que merece y necesita debemos acometer una profunda limpieza de las cúpulas del estado convertidas en pútridas cloacas, en sentinas voladas sobre la sociedad y que, desde luego, el llamado poder judicial, tan ilegítimo y despreciable como el resto de los poderes del régimen vigente, no puede escapar a ella, antes bien debe ser de los más escrutados, depurados y renovados y desde sus mismas bases en las facultades de derecho, los colegios de abogados y la estructura social de la profesión jurídica.

 

 

NOTA.- La fotografía es de Fabi Fliervoet.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

24/06/2012 17:28 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

¿REPRESENTA LA ROJA A ESPAÑA?

Me consta que a los borregos futboleros (no digamos ya a los pollos de gaviota pepera) la pregunta que da título a este artículo les parecerá, sobre ofensiva, absolutamente inaudita. Su mentalidad y su formación intelectual son tan limitadas que ni siquiera están capacitados para entenderla. Y mucho menos su calado político, social y moral.

De modo que la enunciaremos de otra manera: ¿eso que los propagandistas de la obsoleta, ineficaz, corrupta, decadente y perjudicial oligarquía hispana denominan "marca España" y España son la misma cosa?...

O bien, para no centrarse en el fútbol: Fernando Alonso y Rafa Nadal ¿representan a España o son la imagen, más bien, de las multinacionales y bancos que los patrocinan?

Porque ahí hay una contradicción conceptual radical que conviene dilucidar con la mayor dilegencia.

Plantearemos de otro modo la misma pregunta: cuando los argentinos nacionalizaron su petróleo (recurso estratégico básico que en un país bien ordenado jamás debe quedar en manos privadas y menos extranjeras) y el traidor e inútil presidente del gobierno ilegítimo e intruso que padecemos salió a vestir precisamente la camiseta nacional proclamando que Repsol era lo mismo que España ¿estaba diciendo la verdad?...obviamente, dentro de su óptica degenerada en la que los intereses privados de la oligarquía son la verdadera expresión de España mientras que el pueblo, desposeído incluso de sus derechos políticos, queda reducido a mero figurante de la historia, sí. Pero ¿desde una perspectiva democrática?...desde una perspectiva democrática las cosas cambián, y mucho.

De modo que volvamos a la pregunta inicial: ¿la roja representa a España, es decir: a los españoles o a la "marca España" es decir: a los intereses oligárquicos?...hace falta ser muy obtuso para no comprender que a los segundos.

Todos nuestros deportistas de élite, por muchos que sean sus méritos y triunfos, no son una representación de España como nación sino de sus patrocinadores, en la mayor parte de los casos grandes empresas que o bien fueron indebidamente privatizadas por los culpables de la actual crisis económica y política, especialmente durante el Aznarato, o bien por grandes empresas que ya deberían haber sido nacionalizadas en aras del bien común y que tan solo siguen en manos privadas por la incuria y la corrupción de un gobierno inmoral, intruso, golpista e ineficaz que trabaja para favorecer a la oligarquía a costa de la mayoría del pueblo. Que nos ha arrastrado al abismo y va a aprovechar tal circunstancia para robarnos lo poco que nos queda y enriquecer con ello a sus verdaderos amos.

En este país de pandereta, dominado por una oligarquía innoble, rapaz, ineficaz y obsoleta siempre se juega a lo mismo: las ganancias, cuando las hay, se las quedan ellos y no revierten en el pueblo. Y cuando sus manejos culpables, criminales, estúpidos e irresponsables les abocan a la ruina, las deudas y los agujeros los pagamos entre todos perdiendo de paso los pocos derechos sociales y políticos que nos han concedido en las épocas de "bonanza" para engañarnos con la ilusión de una democracia que nunca fue tal.

Y, para que no pensemos, para que no razonemos en su contra y todo lo aceptemos calladitos y de buen grado, nos endilgan el señuelo de la camiseta y nos hacen marchar detrás con un fanatismo nacionalista estúpido y vociferante haciéndonos creer que la selección nacional o nuestros deportistas individuales son lo mismo que España, en otras palabras: que la "marca España" es lo mismo que España. Pero no son términos similares, ni homologables ni intercambiables y conviene que lo entendamos de una vez.

España es el pueblo, una entidad soberana, con sus necesidades y aspiraciones. La "marca España" en cualquiera de sus expresiones, también las deportivas, son los intereses de una élite minoritaria y corrupta que vive de esclavizarnos y de ponernos a los pies de los caballos. Son los mismos que han firmado pactos con potencias extranjeras que nos empobrecen a todos, menos a ellos, que cada día son más ricos; los mismos que han dejado socavones inmensos en bancos y cajas que ahora pretenden que paguemos nosotros y con el agravante de utilizar el fantasma de la crisis para imponer medidas de la mafia neoliberal que decidió en 1994 que todos los servicios públicos debían convertirse en negocios privados para enriquecimiento de las multinacionales y los bancos (de ahí los recortes en sanidad, educación, etc)...eso es la "marca España" en cualquiera de sus variantes.

Y eso es lo que estáis aceptando y aplaudiendo cuando gritáis como mandriles en el fútbol, el tenis o cualquier otro deporte patrocinado (el circo) para que no sintáis como os arrebatan el pan.

Si en lugar de aullar como mamelucos "yo soy español, español, español" cada vez que la selección de los banqueros y los políticos traidores y terroristas marca un gol, os comportaseis como españoles en las calles y las plazas otro gallo nos cantaría a todos.

Desgraciadamente, sois lo que sois...borregos ignorantes y sin cojones. Hasta que no deis un puñetazo encima de la mesa y luchéis por el interés común de España en lugar de jalear el señuelo que la oligarquía os pone delante de los ojos no tenéis derecho a llamaros españoles y cuando lo hacéis ensuciáis el nombre de España y de los buenos españoles. Porque no sois españoles, sois gentucilla, lameculos del patrón, ignorantes, gañanes, simples canis. Sois el verdadero problema.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

15/06/2012 16:06 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

¿DE VERDAD ESTA BANDERA Y ESTE HIMNO SON LOS DE ESPAÑA?

Dicen que la ocasión la pintan calva y ahora que tanto los independentistas periféricos (cuyas razones para la independencia son apenas fabulaciones de sus respectivas burguesías con románticos ingredientes manipulados por el más radical sectarismo de las respectivas cúpulas eclesiásticas, en el fondo parte indisoluble de las burguesías locales) como los alucinados y tan soberbios como ayunos de razón y razones españolistas entran en liza, aprovechando el fútbol para armar una gresca sin sustancia, artificial y estúpida (como corresponde a ambos sectores políticos y sociales, los españolistas y los independentistas) conviene hacerse la pregunta: ¿realmente esa bandera y ese himno representan a España?¿la España del centralismo nacionalcatólico es la verdadera España, la España que queremos y nos merecemos?...

Evidentemente la respuesta es no.

Debemos analizar el origen de ambos símbolos para comprender su verdadero significado.

El himno no es otra cosa que la marcha de granaderos de la guardia de corps de los Borbones, de unos Borbones que cometieron la indignidad de ceder partes integrantes del territorio nacional (Gibraltar, por supuesto, pero también Menorca) para acceder al trono, que lo hicieron en el transcurso de una sangrienta guerra civil, que por su incapacidad y egoísmo causaron otras muchas (las carlistas, la de 1936, la de independencia de España y América...),que alteraron la constitución consuetudinaria de España arrebatando su personalidad jurídica e histórica a los diferentes reinos que la componen (con los decretos de Nueva Planta primero en 1707, con la división liberal en provincias después, en 1833), que la condujeron desde la cima de su poder a la sima más terrible...el himno de España actual es el símbolo de esa España, de la España centralista, pseudocastellanista y ultracatólica de los Borbones, es el símbolo de la violación de la verdadera naturaleza de España y del poder de unas élites que se han amparado en dicha violación para medrar y esclavizar al pueblo, a los pueblos de España, como siguen haciendo.

Lo mismo sucede con la bandera gualdirroja que se inventó como distintivo de una armada que los propios Borbones sacrificaron inútilmente en Trafalgar a favor de los intereses de Napoleón en 1805 antes de renunciar a sus derechos a la corona y permitir la invasión francesa en 1808. Una armada que no supieron recuperar después llevándonos al desastre de 1898.

¿Esa bandera de la incompetencia, el egoísmo y la explotación puede considerarse la bandera de España?...evidentemente, no.

España es una unidad indiscutible pero plural, articulada tradicionalmente en la variedad de sus distintos reinos y pueblos y que debe responder a los intereses de estos pueblos y no de sus oligarquías, sean estas centralistas o periféricas.

Ni la oligarquía españolista nacionalcatólica representa a España ni el independentismo catalán, vasco o de otras partes de España representan a los pueblos que tratan de apropiarse sino a los intereses de sus respectivas oligarquías. España es otra cosa y va siendo hora de que lo comprendamos y empecemos a trabajar por esa realidad.

Unidad en la diversidad, autogobierno y colaboración leal para el bien común, respeto a la tradición cultural pero integrando ese pasado medieval y lejano en la tradición reciente del movimiento obrero, que fue uno y solidario en toda España, y con la vista puesta en un futuro que debemos construir desde cero, todos juntos y en colaboración con el resto de los pueblos de la tierra. Esa es la verdadera España que debemos reivindicar y conquistar y que no está en absoluto representada por las enseñas e himnos borbónicos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

23/05/2012 15:54 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

BCE EN BARCELONA: EJEMPLO DE UNA POLÍTICA PSICÓTICA.

20120503182246-ian-boyd.jpg

Un brote psicótico es una ruptura con la realidad propia de sujetos con transtornos de la personalidad, especialmente aquellos conceptuados como borderlines.

Así las cosas podemos definir lo que está sucediendo estos días en Barcelona con el Banco Central Europeo como un brote psicótico propio de un régimen con transtornos de personalidad democrática, un sistema borderline, profundamente perturbado y enfermo que ha perdido todo contacto con la realidad.

Analicemos los hechos para justificar mejor nuestro diagnóstico.

El BCE es la piedra de clave de la estafa masiva en que se ha constituido el euro. Europa, siguiendo el fanatismo neoliberal y los designios del capitalismo salvaje a cuyo servicio han estado la inmensa mayoría de los políticos del continente, casta corrupta y de traidores a los que será preciso castigar con la mayor dureza por sus crímenes, estableció un sistema económico destinado a empobrecer a los ciudadanos y a las naciones (entendidas en democracia como expresión de la unidad del pueblo en un proyecto para el bien común y desde el capitalismo como estructuras que parasitar para favorecer el robo e implementar la represión contra las legítimas protestas de quienes son robados) para enriquecer desproporcionadamente a las oligarquías dominantes a través de un ilegítimo enriquecimiento de la banca a la que se introdujo sin necesidad y contra toda lógica, en un acto absoluto de negación de lo evidente, de la realidad, del sentido común y de la idea del bien general, en el circuito del dinero público.

Hasta la creación del BCE y del euro cada banco central "fabricaba" el dinero y se lo entregaba al gobierno del que dependía que disponía de él sin generar deudas innecesarias y sin que los intereses privados y espúreos de la banca pudieran inmiscuirse en un circuito que por pura lógica debe permanecer cerrado y estanco. Pero los políticos corruptos y traidores, a sueldo de unos intereses que no eran los de los ciudadanos, cambiaron las reglas del juego para permitir que la banca metiera sus sucias zarpas en el circuito convirtiéndolo en una "oportunidad de negocio" es decir: en una forma de robo consentida por quienes deberían defender los intereses de la mayoría frente a los de la oligarquía (si estuviéramos en una verdadera democracia que, como tal, solo puede tener un caracter colectivo y socialista, mientras que cualquier estado que proteja el lucro individual es antidemocrático y, como los hechos demuestran, acaba corrompido y sancionando los robos y estafas de los poderosos contra la mayoría). Con el nuevo sistema el banco central (en este caso el BCE) no entrega el dinero a los gobiernos, ni siquiera a un gobierno central de la UE, se lo vende a la banca privada a un interés bajísimo (actualmente el 1%) para que esos bancos puedan ejercer la usura prestándoselo a su vez a los estados a tipos abusivos generando una deuda anteriormente inexistente y de todo punto innecesaria que nos empobrece a todos y limita nuestras posibilidades de futuro y crecimiento para favorecer el enriquecimiento de la banca y de quienes la manejan. Quienes tales hicieron son corruptos y traidores evidentes que solo merecen el más severo castigo por sus actos contra el pueblo, sin embargo siguen diciéndonos qué debemos hacer y somos tan estúpidos como para seguir obedeciéndolos en lugar de asaltar sus palacios de invierno y establecer una verdadera democracia.

Más aún:el BCE y quienes lo manejan desde la sombra impulsan políticas económicas abiertamente contrarias al interés general de los pueblos de europa pero altamente lucrativas para las corruptas oligarquías que manejan nuestros destinos.

Frente a una crisis la única opción sensata es el estímulo del crecimiento. Eso genera empleo, el empleo genera consumo, el consumo genera riqueza y la riqueza (salvo en España donde los oligarcas la llevan directamente a paraísos fiscales) genera empleo que genera consumo, etc...¿cual es el problema?...Sencillo: el crecimiento genera un aumento del dinero en circulación, por consiguiente un incremento de la inflación y la consiguiente depreciación del capital acumulado. En un ciclo alcista toda la economía útil y sus actores (incluyendo a los trabajadores) se enriquece, salvo los capitalistas cuyos capitales acumulados y dispersos en paraderos poco claros, pierden valor. Por el contrario: en un ciclo depresivo en el que no hay crecimiento y se entra en recesión el dinero deja de circular y por lo tanto, mera ley de oferta y demanda, el dinero ve crecer su valor de modo que la economía útil y sus actores (especialmente los trabajadores) se empobrecen rápidamente pero los capitalistas ven crecer el valor del dinero acumulado.

Es tan sencillo como eso. Si se gobierna para el bien común hay que estimular el crecimiento, si se gobierna para la oligarquía, como se está haciendo, se apostará por la recesión.

En democracia, obviamente, hay que gobernar para la mayoría, fomentar el bien común, cuando se gobierna para la minoría la democracia deja de existir y, en momentos extremos, acaba degenarando en dictadura. De hecho la esencia política del capitalismo no es la democracia sino la dictadura. Los sistemas capitalistas nunca son verdaderamente democráticos, como mucho parlamentaristas y con unos parlamentos amañados para que siempre cumplan los designios de la oligarquía, y cuando el pueblo exige verdadera democracia y verdadera justicia social entonces llega la dictadura más o menos explícita y la represión sangrienta.

Pues bien en estos días de cumbre del BCE estamos pudiendo apreciar perfectamente esa subersión de valores democráticos que representan la Unión Europea, el euro y el gobierno intruso de Rajoy y que podemos comparar fácilmente con un brote psicótico, una ruptura con la realidad democrática del establishmen.

En lugar de detener y castigar a los traidores y corruptos del BCE que están causando la ruina de la inmensa mayoría de los pueblos de Europa para beneficiar a una exigua minoría de ladrones y estafadores que componen la oligarquía, se criminaliza al pueblo que exige políticas democráticas: de beneficio de la mayoría y justicia social y se dedican los llamados cuerpos de seguridad del estado para defender,pagados con dinero público, incluso mediante métodos cercanos a la guerra sucia y el terrorismo de estado, a quienes han perpetrado y siguen perpetrando la mayor estafa de la historia y reprimir las protestas. Es exactamente igual que, si ante una violación múltiple, la policía defendiera a los violadores y apaleara a la víctima que pide justicia. Tan sucio, inconcebible, absurdo, repugnante e inmoral.

De modo que sí: podemos afirmar que lo que estamos viendo en Barcelona estos días en relación con el BCE y las legítimas protestas del pueblo, es una perversión de valores democráticos de tal calibre que solo puede ser considerado como un brote psicótico de un sistema profundamente enfermo.

CURÉMOSLE.

NOTA.- La fotografía es de Ian Boyd.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

03/05/2012 18:23 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

CONSTITUCIÓN DE CÁDIZ ¿ALGO PARA CELEBRAR?

EL liberalismo es un mal sueño, una pesadilla de la que todavía no hemos logrado despertar. Una forma de totalitarismo medieval y obsoleto que nos venden como democracia, modernidad y futuro. Nada más lejos de la realidad.

En estos días la ortodoxia ideológica del ilegítimo y nocivo régimen vigente anda celebrando los doscientos años de la constitución de Cádiz y vendiendo la falsa especie de que su redacción y puesta en vigor en 1812 supuso un adelanto para España y una modernización de la que todavía somos deudores y debemos sentirnos agradecidos. Insisto: es mentira, apenas una impostura propagandística de un régimen universalmente perjudicial (salvo para la reducida oligarquía que lo maneja) que debemos derribar sin falta para establecer una verdadera democracia donde la justicia social y el bien común primen sobre la avaricia y los privilegios de unos pocos.

Así las cosas ¿hay algo que celebrar con respecto a la constitución de 1812?

La respuesta es no. La Pepa, como se la conoció popularmente, fue el primer asalto del egoísmo capitalista al estado español. No es casualidad que surgiera precisamente en Cádiz, ciudad comercial atestada de especuladores y tratantes extranjeros imbuidos de ideas sajonizantes y afines al liberal-capitalismo inglés. Muchos de ellos, incluso, lo eran en origen.

Es cierto que ya en España llovía sobre mojado y que el siglo XVIII había asistido a experimentos liberales pronto convertidos en masivas estafas y rápido empobrecimiento del estado y el pueblo para el lucro de unos pocos ladrones como las perpetradas por el francés Cabarrús y su fundación del Banco de San Carlos y las primeras emisiones de deuda pública que ya entonces, como ahora, eran el refugio de los especuladores y los estafadores de la peor calaña.

Fue precisamente esa gentuza la que asaltó el estado en Cádiz para ponerlo a su servicio. No debemos olvidar a este respecto que la constitución de 1812, y todas las que siguieron, lejos de estar al servicio del pueblo español lo estuvieron, como lo está la de 1978, tan solo al de una clase cuyos miembros, al menos en el siglo XIX, ni siquiera eran españoles en su mayoría (de hecho resulta interesante hacer un repaso de los apellidos de la oligarquía española y de sus antecedentes genealógicos para hacerse una idea de su "españolidad" y de hasta qué punto todos los regímenes que han impuesto desde 1812 son un a modo de invasión, una forma de robar al pueblo y al estado para enriquecerse privadamente).

La entrada en vigor de la constitución de Cádiz significó, entre otras cosas, la privatización de las tierras comunales que se pusieron de inmediato en venta a precio de saldo para permitir a los capitalistas de la época convertirse en terratenientes a costa del expolio de los bienes del pueblo. De igual modo, los pósitos, montepíos y sociedades de ayuda mutua que protegían al pequeño agricultor frente a los azares de las malas cosechas y las sequías se convirtieron en bancos privados dedicados a la usura y la extorsión empobreciendo y ensombreciendo las posibilidades de futuro de los pequeños agricultores para permitir el ilegítimo enriquecimiento de los capitalistas en su mayor parte extranjeros. Lo mismo vinieron a siginificar el fin de los señoríos jurisdiccionales y la desamortizaciones contra la iglesia. No se perseguía la modernización del país sino el enriquecimiento de la clase comerciante en rápido proceso de conversión en oligarquía terrateniente.

Fue precisamente el enriquecimiento ilegítimo, corrupto y sin límites que permitió la constitución de Cádiz y sus sucesoras durante el malhadado reinado de Isabel II el que configuró la poderosa y cerrada oligarquía "española" que trajo el turnismo de 1875, la dictadura de Primo de Rivera en 1923 y el golpe de estado nacional-católico en 1936 así como el régimen continuista de 1978.

La constitución de Cádiz es la raíz de todos los problemas que padecemos. Abrió un desastroso ciclo histórico que debemos cerrar cuanto antes.

En lo que respecta a la unidad de España no debemos olvidar que fue precisamente la constitución de 1812 y los intereses bastardos de los comerciantes de ambos lados del Atlántico lo que condujo a la desmembración del imperio y  a la conversión de las diferentes partes surgidas de él, incluyendo la propia España, en colonias del imperialismo capitalista anglosajón, inglés primero, estadounidense más tarde. No debemos olvidar tampoco que fueron las disputas entre los sectores cerealistas e industriales, entre oligarcas del interior y oligarcas de la periferia, las que generaron los "nacionalismos" periféricos y el "castellanismo" centralista que todavía envenenan la indiscutible unidad de España y las relaciones entre sus distintas regiones. Que el debilitamiento ocasionado por el largo ciclo de guerras civiles propiciado por el asalto al estado de la oligarquía liberal, cerrado en falso en 1939 (o, mejor: en 1960 cuando fue abatido el último guerrillero anarquista sublevado contra la dictadura: Quico Sabaté) condujo a España desde la condición de potencia de primera fila a la de simple colonia americana de cuarta.

Por lo tanto no hay nada que celebrar en relación con la constitución de 1812. Tan solo tener en cuenta la historia y tomar conciencia de que debemos cerrar el ciclo liberal en España (para lo cual hay que aniquilar la oligarquía surgida como parásita del estado y del pueblo desde 1812)  y establecer una verdadera democracia de carácter social, antiliberal, anticapitalista, federalista, unionista y profundamente nacionalista en el mejor sentido de la palabra.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

19/03/2012 15:14 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

FEMINISMO OBSOLESCENTE

20120308172944-louisa-stokes.jpg

Cuando la izquierda revolucionaria (léase transformadora) se convierte en progresismo ñoño y burgués, complaciente y conservador, llega la catástrofe, la hiperinflación ultraconservadora, la metástasis del pensamiento reaccionario y de la acción retardataria; el auge, en suma, de la barbarie teocrática, oscurantista, explotadora, corrupta e incompatible con el necesario salto evolutivo de la especie. No hace falta argumentar mucho a este respecto: es algo que estamos viendo con nuestros propios ojos y experimentando en nuestras propias carnes.

El gran problema de nuestra evolución como sociedad y especie en las últimas décadas es que nos sobran progres y nos faltan revolucionarios. Tal circunstancia ha llevado a la obsolescencia, una obsolescencia bien programa por las fuerzas conservadoras del arcaizante y contraproducente liberalismo capitalista, de las grandes fuerzas de transformación.

Los socialdemócratas, sin ir más lejos, primero se hicieron moderados, luego buscaron el buen rollo, pasaron más tarde al colaboracionismo y finalmente acabaron fagocitados por la derecha más rancia, aceptando todos sus posicionamientos ideológicos y haciéndole el caldo gordo, como vulgarmente se dice, a los protofascistas de la oligarquía. Idéntico camino siguieron los "sindicatos responsables" hasta el punto de llegar a traicionar a la clase obrera y convertirse al neoliberalismo. Incluso los comunistas y otros grupos más a la izquierda adoptaron el progresismo dejando atrás el horizonte transformador, es decir: revolucionario.

Ninguna fuerza de la mayoría sana de las sociedades occidentales, la que está por la evolución y el cambio a mejor en lo social, lo político, lo medio ambiental y lo ético, se ha librado de esa deriva hacia la derecha, de ese abismarse, bajo la bandera de la tolerancia y la moderación, en las telas de araña tendidas por la extrema derecha más reaccionaria y cavernaria. Tampoco el feminismo.

Precisamente en estos días estamos asistiendo a dos campañas del activismo feminista "progre" que no transformador ni revolucionario demostrativas de la profunda inoperancia, obsolescencia y pérdida de horizonte transformador y revolucionario de una fuerza que ha ido cayendo progresivamente en los lazos de su sector más antipático, rancio, conservador y derechista y perdiendo, si es que alguna vez lo tuvo (que en España es mucho más que dudoso debido a su mimetismo automático y ayuno de autocrítica con el sufragismo evangelista anglosajón) su perfil de verdadera fuerza transformadora de la sociedad.  

Por un lado está la cruzada neolingüística contra el sexismo en el lenguaje que demuestra varias cosas a tener muy en cuenta. En primer lugar la escasa entidad intelectual del activismo feminista: la estulticia estructural del mismo, vaya. El lenguaje evoluciona cuando evoluciona la sociedad, no al contrario. Hace medio siglo cuando nos referíamos, por ejemplo, a la farmaceutica aludíamos a la esposa del farmaceutico ahora en cambio a la titular de la farmacia. Y ello es así por el mero hecho de que la sociedad ha evolucionado y las mujeres, antes confinadas en el hogar, han podido llegar a las universidades y el mundo laboral. Es ahí, en los cambios reales y no en las apariencias, donde hay que luchar por los cambios y la evolución.

Pero, por otro lado, lo que viene a demostrar con meridiana claridad esta pretensión del activismo radical feminista es su condición totalitaria, parafascista y cercana a las técnicas propagandísticas del golpismo neoliberal del que en el fondo forma parte. Ese totalitarismo ultraderechista lleva treinta años jugando con el lenguaje para justificar lo injustificable, para mudar el significado de las palabras y dar buena imagen a sus desmanes al tiempo que usan, si bien subrepticiamente, a diestro y siniestro la censura mediante la falacia del lenguaje políticamente correcto. El activismo feminista pretende hacer exactamente eso: pervertir la lengua y aplicar la censura de lo políticamente correcto para imponer a la sociedad sus tesis que  utilizan, y no por casualidad, los medios de la ultraderecha neocon para imponerse. El activismo feminista radical, tal y como lo conocemos, es una rama más del golpismo de la extrema derecha anglosajona sobre el mundo y, por lo tanto, resulta absolutamente incompatible con los verdaderos intereses y metas de la sociedad compuesta por individuos que deben ser libres e iguales independientemente de su sexo, condición social u orientación sexual.

 La segunda campaña procede de Bruselas y trata de equiparar el número de mujeres en los puestos directivos de las empresas. La presentan como un avance social pero no deja de ser más propaganda neoliberal dentro del golpismo que padecemos.

Para empezar plantea dos falacias: una que el hecho de que haya más directivas en las empresas y en los puestos políticos va a mejorar la condición de las mujeres en general. Dos: la idea, propia del feminismo evangelista anglosajón autor de todas las prohibiciones y censuras que padece la sociedad occidental desde comienzos del siglo XX, de que las mujeres son mejores, más morales, y que por lo tanto su sola presencia en los centros del poder mejora el mundo. Frente a ambas falacias basta oponer algunos nombres: Tatcher, Merkel, Botella...

Es el sistema capitalista, patriarcal y teocrático en el que se basa el liberalismo parlamentario que padecemos el que produce las desigualdades y tiende a la fragmentación de la sociedad estableciendo peldaños diferentes de explotación y sometimiento para que aquellos que están un poco más arriba toleren la injusticia del sistema con el fin defender su escasa cuota de superioridad. El problema es el sistema, no el hecho de que exista un determinado número de puestos directivos reservados para un sexo, una raza o determinada minoría.

Cuando el activismo feminista en lugar de cuestionar un sistema nefando que fomenta la sumisión y la desigualdad, lo acepta, consagra y justifica pretendiendo solo algunas cuotas de poder en él que no se traducirán sino en la mejora del nivel de vida de las mujeres que accedan a esos puestos sin mejorar en nada la situación de las demás, especialmente de las pertenecientes a los sectores más desfavorecidos, algo anda mal, muy mal, en el activismo feminista.

Como reza el título de este artículo el feminismo se ha convertido en una fuerza obsoleta, en un tentáculo más de la hidra del totalitarismo neoliberal.

Necesitamos cambiar el mundo y, para ello, resulta imperativo que el feminismo se regenere y vuelva a convertirse en una fuerza de izquierda revolucionaria.

NOTA.- La fotografía es de Louisa Stokes.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

08/03/2012 17:30 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

UN PAR DE PREGUNTAS A CUENTA DEL TEMPORAL DE FRÍO SIBERIANO.

20120203180404-supercoco.jpg

Nos estamos congelando, eso es un hecho en el momento en que me siento a escribir este humilde artículo. Hace tanto frío, vivimos la ola de más bajas temperaturas en lo que llevamos de siglo, lo que en la práctica y teniendo en cuenta que en estos últimos doce años hemos contado los diez más calurosos desde que se tienen registros, no es decir demasiado, y han muerto ya 200 personas en Rusia, Ucrania y los Balcanes lo cual me lleva a hacerme dos preguntas cruciales en estos tiempos de apoteosis capitalista y totalitarismo neoliberal. Son dos preguntitas cortas, sencillas y muy fáciles de responder, a saber:

1ª- ¿Esos 200 muertos a causa del frío en la Europa oriental a qué clase social pertenecen?¿Son ricos o pobres? o, dicho con más precisión: ¿Pertenecen a la escueta y corrupta clase que ha acumulado la mayor parte de los recursos de los países orientales desde la caída del comunismo o a la creciente clase de los desposeidos, de los arrojados a la indigencia precisamente por la avaricia de esos nuevos ricos y su afán de acaparar aun a costa de provocar y difundir la pobreza?...

La respuesta parece clara, y nos conduce a la segunda:

2ª.- ¿Se hubieran producido esas muertes bajo el denostado (por el totalitarismo neoliberal) régimen soviético?...

La respuesta es también sencilla: no. Bajo el socialismo real, que tuvo errores que deberemos enmendar en el futuro, no había personas sin hogar, sin seguro médico, sin recursos porque el estado cumplía con su función redistributiva y de protección del pueblo. No debemos olvidar a ese respecto que no hace mucho leíamos una encuesta que informaba de que la gran mayoría de los rumanos vivían mejor bajo Ceaucescu, y eso que el régimen de este tiranuelo balcánico era una de las expresiones más nítidas de los errores del socialismo como sistema.

Estas son un par de verdades que debemos tener muy en cuenta en estos tiempos de glorificación del "paraíso" capitalista. Un paraíso totalitario, injusto, inmoral, ineficaz, destructivo y genocida.

Y añadir: el futuro o es socialista o no será.

NOTA.- La fotografía es de Supercoco.

Etiquetas: , , , , , , ,

03/02/2012 18:04 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

CAPITANES SIN RESPONSABILIDAD.

20111126172737-barco-st33vo.jpg

Es máxima conocida la de que el capitán debe ser el último en abandonar el barco. En otras palabras: responsabilizarse de su mando hasta haberse asegurado de la indemnidad de todos y cada uno de los tripulantes y pasajeros del navío. Este es el modo de generar seguridad en quienes confían su vida y destino a la destreza y probidad del capitán y la forma más ética de mando o, si lo preferimos, de gobierno.

Quien manda debe compartir el destino de aquellos que aceptan su mando. Otra cosa pervierte de raíz la relación entre el gobernante y los gobernados generando situaciones escasamente éticas, poco propicias para la confianza y próximas al surrealismo más kafkiano.

Si el capitán de un barco adquiere mayor compromiso con intereses ajenos a los de su tripulación y pasajeros ni la una ni los otros pueden ya confíar en él ni esperar que los actos y decisiones de dicho capitán se encaminen a su beneficio, antes al contrario, lo más probable es que les traicione en defensa de sus otros compromisos cuando estos entren en conflicto con los intereses de los primeros.

Esta sencilla metáfora es extensible al mundo político. Un verdadero líder democrático debe compartir su destino con el pueblo que le ha aupado al gobierno con la única finalidad de que administre el bien común del mejor modo posible. Cuando eso no sucede algo falla en la democracia. Puede decirse, incluso, que no existe democracia ni puede existir cuando los capitanes que se suceden en el puente de mando tienen compromisos contraídos con intereses ajenos a los de sus ciudadanos y sea cual sea el destino de estos ellos van a tener asegurada una opulenta vía de escape.

 Estamos hartos de verlo: los antiguos jerifaltes de los regímenes "democráticos" liberal capitalistas que padecemos se dedican a hacer políticas perjudiciales para sus pueblos pero que devengan enormes beneficios a "los mercados" que, no nos engañemos, son un grupito de especuladores con nombres y apellidos conocidos. Dichas políticas sumen a los pueblos en la pobreza, la desesperación y la pérdida de derechos y libertades sin embargo esos líderes, esos capitanes sin responsabilidad (véase en España a Felipe González o a Jose María Aznar), lejos de compartir el destino con los pueblos a los que han vendido, siguen prosperando, recibiendo todo tipo de prebendas y cargos del sector privado que les paga así su traición. Son como capitanes que conducen el barco hacia los arrecifes para que el armador se enriquezca con el seguro a cambio de una participación en la indemnización y abandonando a la tripulación y el pasaje a su desgracia. Y eso, queridos lectores, no es democracia. ES ESTAFA.

 

NOTA.- La fotografía es de ST 33 VO.

Etiquetas: , , , , , ,

26/11/2011 17:27 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

VANESSA HESSLER, TELEFÓNICA Y LA DICTADURA LIBERAL CAPITALISTA

Vanessa Hessler, joven actriz de 23 años y antigua novia del asesinado Mutasim Gadafi (y cuando digo asesinado pienso en un crimen de guerra achacable a la OTAN y a todos y cada uno de sus responsables), tuvo el valor de reivindicar la memoria de su antiguo amor y de afirmar que lloraba su muerte. Dijo, además, que las potencias occidentales habían mentido, engañado a los pueblos de América y Europa para demonizar un régimen poco dócil con sus mandatos imperialistas y poder derrocarlo, incurriendo en todo tipo de excesos y crímenes de guerra (entre otros bombardear deliberadamente a población civil desarmada partidaria de Gadafi) guardados en secreto por los corrompidos medios de comunicación occidentales con la única finalidad de apropiarse del petróleo libio que el coronel Gadafi había amenazado con nacionalizar.

Esta joven actriz tenía contratos con Telefónica, era la imagen de esta compañía para Francia y Alemania. De inmediato sus jefes le exigieron una rectificación porque, sencillamente, es falso que exista la libertad de expresión en los regímenes liberal capitalistas que padecemos. En ellos solo se es libre de decir lo que impone el monólogo ideológico del Poder, cualquier desviación del discurso oficial, como ocurre en todas las dictaduras (y no nos engañemos: los regímenes liberal capitalistas no son otra cosa) es severamente castigada. Puede que no directamente por el estado (todavía parece feo que esto suceda, existen de hecho algunas cuestiones de imagen, algunos pequeños tabúes que todavía se respetan para contribuir a la falsa ilusión de democracia) pero indefectiblemente por alguno de los estratos que conforman el Poder dictatorial que nos domina. Si no es una empresa, como en este caso, es la prensa corrupta que orquesta coros de linchamiento en contra del disidente o convenientes y patrióticas asociaciones "independientes" que claman contra aquel que osa cambiar el paso. Dentro de la dictadura liberal capitalista solo es factible desfilar marcando el paso que impone el poder, cualquier disonancia, insisto, se castiga con dureza.

La actriz en cuestión, Vanessa Hessler, quizá demasiado joven para comprender el terreno que pisa, acaso demasiado leal a su amor o puede que haciendo gala de un valor y una integridad poco frecuentes en el sucio mundo en el que vivimos se negó a rectificar. Inmediatamente fue despedida. Como toda explicación, uno de los sátrapas alemanes de la compañía, un tal Markus Göbel, salió a la palestra para explicar que Telefónica "no podía aceptar los comentarios de la actriz sobre el conflicto Libio."

Nada nuevo: el disidente es penalizado, castigado en todas las dictaduras y los regímenes liberal-capitalistas, es importante que lo comprendamos de una vez, no son otra cosa. Y como dictaduras son, además, especialmente repugnantes puesto que la censura y el castigo, el ostracismo social, son promovidos no solo desde los gobiernos sino directamente desde ámbitos privados de poder ilegítimo que son, en realidad, los que se benefician de la existencia de dichas dictaduras en perjuicio del conjunto del pueblo.

En este sentido el hecho de que la marca represora sea precisamente Telefónica asume un significado especial porque esta empresa es uno de los símbolos más evidentes de la dictadura oligárquica corrupta e inmoral que se esconde detrás del irrelevante teatrillo electoral.

Telefónica, gestora de un servicio público de primer orden en España, fue privatizada ilegítimamente, algún día los responsables de esta y otras privatizaciones españolas deberán ser juzgados y castigados por prevaricación, por el gobierno de Aznar para enriquecer a unos pocos amiguitos políticos del mismo gobierno y satisfacer, en lo que constituye de por sí un acto de alta traición a España y al pueblo español, los deseos especuladores del Gran Capital extranjero. Desde entonces la empresa que debía gestionar un servicio público vital, se convirtió en otra multinacional más dedicada a robar en diferentes escenarios geográficos. No olvidemos nunca que privatizar un servicio que debe ser público es ya de por sí un robo inaceptable, no olvidemos tampoco que las multinacionales no están en el mundo para gestionar servicios sino para obtener beneficios del modo que sea y ello casi siempre conduce a las mismas tretas: explotación de los trabajadores, especulación financiera, estafas consentidas por gobiernos corruptos en los contratos, desprecio y abuso sobre los consumidores...Y,además, como hemos visto en este caso y también en muchos otros, estas compañías se erigen en guardianas del discurso oficial, de la ortodoxia ideológica de la dictadura vigente, de la que forman parte, ejerciendo públicamente la censura y cercenando la libertad de opinión sea despidiendo a quien disiente, sea privando de recursos a un medio poco dócil, sea suscitando guerras contra regímenes que no controlan o sea a través de ese mecenazgo cultural que a menudo practican como medio propagandístico de supuesto compromiso social y que viene en realidad a convertirse en un estricto dirigismo ideológico.

En fin, y resumiendo: que vivimos en una dictadura, que solo es grato el que repite el discurso dominante de la oligarquía que nos dirige y que solo conseguiremos una verdadera democracia derribando los regímenes corruptos que nos venden como democracias, nacionalizando las empresas que manejan dichas supuestas democracias y castigando con ejemplar dureza a sus gestores, a los políticos corruptos que aceptan sus dictados y a toda la caterva mediática que hace de aparato propagandístico de la encubierta dictadura liberal capitalista.

Debeis ir asumiéndolo: nunca habrá verdadera democracia sin revolución.

NOTA.- Podría ilustrar este artículo con alguno de los muchos videos en los que se ve a los captores y asesinos de Mutasim Gadafi humillándolo y gritando "Alá es grande" (y preguntarme qué papel hace jugar el imperialismo al integrismo islámico en sus planes de dominación mundial) o con videos o fotografías del mismo asesinado en un crimen de guerra que debe achacarse a la OTAN, pero me ha parecido mejor endulzar la píldora con escenas amables de una de las películas de la íntegra actriz que un día le amó. Llamadme blando si quereis.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

07/11/2011 13:05 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL VIEJO TRUCO DE EMIGRAR A ALEMANIA.

Hay cosas que no cambian, básicamente, y eso es lo triste, porque todo sigue igual.

Todos somos conscientes de la intensa emigración de españoles a Alemania en los años  sesenta y setenta del siglo pasado. Y también de que ese fenómeno está volviendo a repetirse desde la aparición de la crisis hace tres años. Nos dicen que se trata de fenómenos distintos. Que entonces eran ciudadanos desheredados de un país subdesarrollado, sujetos de escasa formación los que se movieron mientras que ahora los emigrantes son producto de un país moderno, avanzado, con alta cualificación profesional. Y es cierto. Pero se trata de una verdad a medias. Lo relevante del caso no es la anécdota sino el fondo. No el hecho de que el emigrante sea un agricultor iletrado y con boina o un joven ingeniero con formación universitaria y conocimiento de idiomas. Lo verdaderamente importante, aquello que debemos considerar con mayor atención, es la reiteración de un mecanismo que cumplió unas determinadas funciones políticas, económicas y sociales durante el franquismo y que en la actualidad viene a cumplir idénticas funciones porque sirve a los mismos intereses, a las mismas oligarquías de entonces puesto que el régimen de 1978 no ha servido para modificar la estructura social y política de España y la República Federal Alemana es el escenario de estabilidad (y por lo tanto de conservadurismo y persistencia) de las mismas oligarquías que apoyaron a Hitler para defenderse de las legítimas aspiraciones del pueblo en los años treinta.

En suma, como decíamos al comienzo de este artículo: nada ha cambiado. En Italia la misma oligarquía que favoreció el ascenso de Mussolini sigue manejando los asuntos políticos, sociales y económicos en la era de Berlusconi. En España los mismos que propiciaron el golpe del 18 de julio de 1936 (incluyendo el integrismo nacional-católico) siguen cortando el bacalao. Lo mismo sucede en Alemania con quienes apoyaron a Hitler...y eso debería hacer que nos replanteáramos muchas cosas, entre otras, la exacta utilidad de la partitocracia liberal como instrumento de cambio social, de avance político y de profundización democrática.

Pero en este artículo conviene que paremos mientes en la intencionalidad última del mecanismo migratorio. Que tratemos de entender por qué de nuevo volvemos a ver la misma estrategia económico-política de la emigración a Alemania respaldada además con entusiasmo tanto por el gobierno español como por el alemán. Es posible que aprendamos algo de nuestra historia y nuestra exacta realidad haciéndolo. 

El factor decisivo a tener en cuenta en nuestro análisis es la aseveración hecha más arriba sobre la continuidad de la oligarquía alemana. En la Alemania Occidental 1945 no pasó de ser una anécdota. Cayó el régimen nazi y se perdió la guerra pero poco más. Quienes habían encumbrado a Hitler se habían disfrazado de nazis en 1933 para defender sus intereses frente a las demandas populares de justicia social, una dictadura les convenía más que una república liberal para poder lanzarse a la represión. Por ese motivo arrumbaron al olvido a sus viejos políticos parlamentarios y aceptaron el nazismo. Derrotado este, solo tuvieron que volver a su primitivo aspecto de "derechistas civilizados" y lo hicieron con el consentimiento y apoyo de los nuevos amos, los Estados Unidos, que ya en ese mismo año empezaban a reclutar secretamente nazis y fascistas para organizar la Red Gladio, escuadrones de la muerte y brigadas para el terrorismo antiizquierdista prevenidas para el caso de que un partido de izquierdas llegara al poder en cualquier país de la Europa occidental. Los Estados Unidos no tenían ninguna intención de formar verdadera democracias, pretendían por el contrario constituir estados títeres a su imagen y semejanza: timocracias parlamentarias estrictamente limitadas en sus horizontes ideológicos. Y a fe que lo consiguieron. Todavía hoy somos testigos de como dentro de las partitocracias que integran la Unión Europea solo se hace uso del dogmatismo neoliberal para solucionar los enormes problemas que dicho dogmatismo ha causado. Vivimos en regímenes oligárquicos en los que las elecciones solo sirven para dirimir qué parte del pastel se lleva cada facción de la oligarquía dominante y cuya única intención es favorecer siempre a dicha oligarquía, sea cual sea la situación y siempre a costa del pueblo.

Es la única política que se ha venido llevando a cabo en Europa desde 1945.

A finales de los años cuarenta del siglo XX y principios de los cincuenta, en medio de la profunda crisis provocada por la derrota, los sindicatos alemanes, reconstruidos tras el final del nazismo, trataron de plantar cara al estado y a las fuerzas de ocupación defendiendo los derechos de los trabajadores. Fueron aplastados. Sin embargo el dinero del Plan Marshall empezó a fluir, Alemania avanzó rápidamente en la reconstrucción y para 1958 ya se había alcanzado el pleno empleo. Ello permitió a los sindicatos crecerse de nuevo en la defensa de los derechos del pueblo y lograron subidas de salarios incluso por encima de la inflación. La prosperidad del milagro alemán se socializaba y alcanzaba en mayor o menor medida a todos los alemanes. Naturalmente eso no gustaba ni a la oligarquía alemana (toda oligarquía es por definición insolidaria, avariciosa, parásitaria, totalitaria, nociva y egoísta) ni a sus socios estadounidenses a los que el auge de los sindicatos de clase, a los que ellos estaban persiguiendo dentro de sus fronteras, ponía muy nerviosos. Había que quebrar la cerviz de las asociaciones obreras. ¿Cómo se hizo?...evidentemente: con la inmigración.

Además fue una maniobra muy hábil. Permitiendo la entrada multitudinaria de inmigrantes españoles, italianos y turcos en Alemania, de esquiroles en suma, se debilitó a los sindicatos alemanes de clase, se convirtió a grandes sectores obreros alemanes en clase media por comparación y se asentó el pensamiento burgués y liberal, conformista en suma, fragmentando la cohesión social y atomizando la unidad de acción que había posibilitado los favorables convenios de 1958.

Paralelamente se aliviaba la presión social y económica sobre otras oligarquías periféricas (la turca y la española principalmente) menos dinámicas y con menos inversión estadounidense para el desarrollo que veían de este modo estabilizados sus sistemas de represión política y social. Fue de hecho la emigración española a Alemania la que permitió al régimen de Franco y a las cuarenta o cincuenta familias que se beneficiaban de él perpetuarse hasta 1975 y establecer el régimen de 1978 que, en la práctica, significó la continuidad de dichas familias en el poder hasta nuestros días.

Ahora la situación es idéntica: Alemania recibe profesionales que ayuden a pagar las pensiones de su envejecida población y cubran los huecos dejados por la deficiencia formativa de su sistema educativo (que curiosamente se quiere exportar al resto de Europa) y la oligarquía española ve aliviada la presión social ejercida por esos jóvenes profesionales de excelente formación y nulas espectativas a causa de la incapacidad económica y desinterés social de la oligarquía española para abandonar sus viejos vicios de corrupción y especulación esteril en torno al ladrillo, el turismo y los chanchullos agrarios. No hay que olvidar que muchos de los que nutrieron las filas del 15-M pertenecían precisamente a ese segmento social que ahora se pretende exportar a Alemania. Es el mismo mecanismo y beneficia a la misma oligarquía. Debemos tenerlo muy en cuenta. Nada de lo que sucede es casual ni inocente.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

DOS PREGUNTAS TONTAS A CUENTA DEL IMPUESTO SOBRE EL PATRIMONIO

20110915013357-canovas-del-castillo.jpg

Dicen ahora los líderes del Partido Liberal (perdón, del PSOE, con esto de que vivimos en pleno turnismo canovista a veces uno se confunde) que van a recuperar el impuesto sobre patrimonio y que este será pagado por unas 190 000 grandes fortunas.

Estupendo. Pero tal circunstancia, así, a bote pronto, me suscita dos preguntas tontas que ni siquiera me voy a molestar en responder. Las dejaré en el aire para mis lectores.

1ª.- ¿Por qué precisamente una de las primerísimas medidas de nuestro malhadado gobierno cuando cedió al chantaje del Gran Capital vendiendo al pueblo en ilegítimo beneficio de la banca y del imperialismo fue precisamente eliminar el impuesto sobre el patrimonio?...Y, continúa la pregunta, que se divide en varias partes, si entonces, hace apenas un año, esta medida se consideraba eficaz y correcta (lo consideraban ellos, claro, nunca la gente decente y sensata, los verdaderos patriotas) ¿por qué ahora se desanda el camino? ¿Acaso por pura demagogia electoral tratando de minimizar la cantada debacle frente al otro partido turnista en los ilegítimos comicios del 20 de noviembre?...¿Para perder, es inevitable, las elecciones pero seguir manteniéndose en el mapa partitocrático?...

Añadiría una subpregunta más: ¿es que nos toman por tontos?...pero la respuesta es obvia: sí, y además con razón. Habrá, mal que nos pese, cientos de miles de pazguatos indecisos y "centristas" que voten al Partido Liberal (perdón otra vez, al PSOE) convencidos de que el "nuevo chico" no es tan malo como el anterior. Porque hay gente tan estúpida que no se da cuenta de que los líderes cambian (y poco) pero las marcas, esto es: las estructuras de poder y las políticas nocivas permanecen. Se cambian las caras para fingir renovaciones que nunca son tales. Por ese mismo mecanismo otra cuenta enorme de pazguatos "centristas", sin duda el peor cáncer de esta sociedad mal llamada democrática, votará, en justa alternancia a las siglas del otro partido turnista, para buscar una supuesta renovación en otra marca que, en el fondo consiste en lo mismo. Los partidos del régimen nos venden siempre la misma mierda con envoltorios diferentes. No darse cuenta de ello es de imbéciles y la participación electoral y la persistente apatía de grandes sectores sociales nos demuestran que, en efecto, los imbéciles abundan en nuestro viciado ecosistema político.

La segunda pregunta que la noticia del retorno del impuesto sobre el patrimonio me suscita tiene, quizá, un calado mayor, a saber:

2ª.- ¿Puede considerarse equilibrada y eficiente una sociedad que tiene 190 000 grandes fortunas y 5 000 000 de parados a los que se suman al menos 2 000 000 de pobres?...¿Puede sostenerse un sistema político y económico orientado a los intereses y caprichos de esa exigua élite de ricos a costa de la gran masa de pobres, una masa cuyo número no deja de crecer precisamente a causa de las políticas implementadas por ese mismo sistema para favorecer a la élite rica y, lo que todavía es peor, y debe considerarse un crimen, a las élites imperialistas extranjeras que vienen a España a rapiñar con el beneplácito de nuestros políticos, del sistema todo?...

Pues eso. Las respuestas están claras, el corolario también. Y todavía estoy esperando una huelga general indefinida y revolucionaria.

NOTA.- Por si alguien no lo sabe el retrato es el de Antonio Cánovas del Castillo, que copió el turnismo corrupto y sin verdadero contenido democrático del parlamentarismo inglés en 1876, modelo que seguimos padeciendo en España en este 2011 tras pasar por un golpe de estado en 1936, un genocidio premeditado del caciquismo nacional católico, una dictadura (1936-1975) y una restauración (que no transición) que nos devolvió al siglo XIX.

Etiquetas: , , , ,

15/09/2011 01:36 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

SANTA DESVERGÜENZA

20110819135650-somnolenciaa.jpg

Anda Madrid estos días atestada de talibanes católicos armando alboroto por lo general en evidente (y agresivo) estado de embriaguez, colapsando los transportes públicos (que pagan a un precio muy inferior al de los ciudadanos normales), hospedándose a la sopa boba en centros públicos que el ayuntamiento y la comunidad les han cedido en una operación que entra de lleno en el campo de la prevaricación, pavoneándose con actitud chulesca por las calles sabedores de que los gorilas de la fuerza pública (simples mercenarios represores que con su despreciable e indigna actitud se han enajenado el respeto de los ciudadanos decentes, aunque es evidente que a ellos, como a buenos matones, les basta con ser temidos), luciendo con total impunidad y prepotencia toda clase de símbolos fascistas, amenazando de facto el progreso social y haciendo un acto de fuerza lindante con la sedición para conseguir que las leyes del estado se amolden a sus arcaizantes, enfermizos y delirantes apriorismos morales y sus cabecillas (que lo son en la práctica de un golpe directo contra el estado) todavía se permiten el lujo desvergonzado de hacerse las víctimas y tratar de criminalizar a los pacíficos y leales ciudadanos que tienen el coraje de exigir algo que resulta absoluta y totalmente necesario dentro de cualquier democracia que pretenda serlo: el fin de la teocracia y la separación de la iglesia (cualquier iglesia) y el estado.

Todos hemos visto la ignonimia manifiesta de lo sucedido estos días de exhibición de fuerza y nefandas intenciones del nacional catolicismo hispano. Hemos visto como los clericales, esos que llaman peregrinos y deberían ser tratados más bien como gorrones, violentos neonazis y personas disminuidas mentalmente a causa de años de lavado de cerebro en el seno de una secta destructiva, organizaron una contramanifestación contra la marcha por el laicismo, autorizada por el gobierno y como las mal llamadas fuerzas de seguridad (su actuación es propia de una policía política de cualquier régimen bananero fascistoide) no solo permitieron y alentaron dicha contramanifestación sino que aprovecharon que los católicos lanzaban piedras y botellas contra los laicos, e incluso les agredían cuerpo a cuerpo, para encontrar justificación para cargar con extrema violencia contra esos mismos laicos que se manifestaban pacífica y legalmente y vieron su manifestación reventada tanto por la agresividad totalitaria de los fanáticos religiosos como por la no menos totalitaria furia de unos matones uniformados que, por lo visto, también eran fanáticos del papa y ardientes clericales deseosos de apalear a la parte sana de la población, la que pedía algo que es obvio en cualquier democracia.

Hemos visto como las provocaciones y agresiones de los talibanes  contra los ciudadanos decentes han continuado toda la semana desde todos los ámbitos, a pie de calle (ha habido, entre otros delitos impunes, un anciano acuchillado por un peregrino al que no le gustó el cartel que el buen hombre llevaba), desde los medios de comunicación controlados por esa peligrosa secta, desde los despachos políticos que sus adeptos ocupan (y que no deberían ocupar en una verdadera democracia) y como la policía se ha sumado a esas agresiones papistas con un entusiasmo de cruzados franquistas. Hemos visto como una y otra vez las llamadas fuerzas del orden se han dedicado a apalear a los manifestantes laicos cuando estos eran provocados e insultados por los peregrinos, como esas mismas fuerzas marchaban por las calles del centro de Madrid constituidas en verdaderas bandas de matones callejeros atacando sin provocación previa (y en lo que constituyen simples delitos de vandalismo, desorden público y agresión, a la par que una complicidad con el comportamiento sedicioso de la secta católica que con los actos de estos días en Madrid pretende condicionar al estado y sus gobiernos en sus presentes y futuras actuaciones) a los transeuntes siempre y cuando no fueran de la cuerda papal...

Hemos visto todo eso y mucho más y ahora resulta que el alcalde de Madrid, a fin de cuentas un cachorro del Opus, tiene la santa desvergüenza (virtud que el fundador de esa secta dentro de la secta aconsejaba a sus seguidores) de incurrir en un delito de falsa denuncia diciendo que los integrantes de la marcha laica agredieron a menores...y encima el defensor del menor tiene la poca vergüenza de admitir esa denuncia a trámite cuando fueron los católicos, como siempre, los agresores y cuando, si hubo menores implicados en los acontecimientos de la Puerta del Sol y alredores, fue porque sus responsables, curas, monjas, catequistas, cualquier género de corruptor que los tutele, los llevaron allí para utilizarlos de carne de cañón en su asquerosa cruzada que lleva camino de adquirir los mismos tintes macabros que la de 1936...

Por cierto, un último apunte para que nos demos cuenta en qué clase de país de mierda vivimos y el peligro real que representa la secta católica para el común de los ciudadanos: el terrorista católico y voluntario de las JMJ que pretendía lanzar gas sarín contra la marcha laica fue puesto en libertad al día siguiente de su detención, antes incluso de que se celebrara dicha marcha. En cambio los detenidos (y apaleados) en dicha marcha que, no lo olvidemos, era legal, pacífica y fue reventada por los católicos con la complicidad de la policía, siguen detenidos y, visto lo visto, es muy posible que sufriendo malos tratos.

PD.- (a 20 de agosto de 2011).- Y ayer más de lo mismo: la policía cargando contra los ciudadanos que protestaban contra la violencia policial de los días pasados, utilizando métodos para disolver las manifestaciones como arremeter contra la masa con sus furgonetas mientras los amables peregrinos, la impoluta y sobreprotegida juventud del papa, gritaba: ¡a por ellos!¡a por ellos! y ¡Franco, Franco, Franco! y ¡Viva Cristo Rey!...

Los políticos, por su parte, empezando por el monarca y el presidente del gobierno, le bailaban el agua al papa con obsequiosidad obscena, lindante en la traición  y muy elocuente. Le "pidieron ayuda" para convertir el Valle de los Caídos en un "lugar de reconciliación"...¿Perdona?...Oye, que esos fascistas están gritando ¡Franco, Franco...! y ¡A por ellos! a los laicos en la calle mientras vuestra policía los apalea y persigue con sus furgonetas...¿reconciliación?...esa gente no quiere reconciliación, nunca la quiso. Todavía estamos esperando que la iglesia o los peperos condenen el franquismo, la sublevación militar de 1936 y el genocidio contra enemigos políticos emprendido en esa fecha. En lugar de eso siguen acusando de rebelión militar a los legítimos representantes de la democracia de 1931 y haciéndose las víctimas al tiempo que preparan un acto como las JMJ, puramente sedicioso, para imponer de nuevo sus asquerosos principios a la sociedad. ¿Reconciliación?...hay que elegir, todos dedemos hacerlo, incluyendo los católicos, entre democracia y progreso o teocracia e inmobilismo. No existe el término medio y pretender lo contrario es apostar descaradamente por lo segundo.

A su vez todos estos acontecimientos nos han permitido conocer la verdadera cara de quienes nos gobiernan. De esos "socialistas" que son pura, simple y triste derecha. Recordemos siempre a un Jáuregui respaldando los excesos de la policía, a un Blanco diciendo descaradamente que ni siquiera los había habido...claro, luego han rectificado, cuando Rubalcaba vio el precio electoral que iba a pagar por esos comportamientos, movió ficha y su jefa de campaña pidió una investigación que el gobierno se apresuró a prometer con la boca pequeña...sabemos que no la hará, que solo lo ha dicho de cara a la galería, para intentar rebañar algún puñado de votos de electores cándidos y predispuestos a dejarse engañar. Pero a estas alturas ya está más que claro, al PP solo le votan los extremistas de derechas, gentes enfermas de franquismo sociológico, filonacismo y clericalismo salvaje, al PSOE, derechistas algo más moderados y estúpidos burguesitos tonti-progres. El régimen no da más de sí. Debe ser destruido.

 PD.-( 20 de agosto de 2011, 16h.40’).- Y luego hay sindicatos policiales, me refiero concretamente al SUP, que ha venido jugando a dos barajas y a la demagogia barata desde el 15 de mayo que hacen su comunicadito de turno pretendiendo parecer buenos y demócratas pero su cuento es pura hipocresía represiva: admiten que la actuación de "algunos" antidisturbios no se atuvo a un "protocolo de actuación" que no existe porque ningún gobierno ha atendido sus sugerencias sindicales...es decir: admiten que la policía se ha comportado brutal y antidemocráticamente porque no les queda más remedio ante la evidencia que exponen los numerosos vídeos y fotografías (y de paso dejan en la estacada a sus compañeros identificados, cuando el mal es corporativo) pero insisten en la mentira de decir que los reventadores católicos de la marcha laica eran pacíficas ovejas agredidas por los perversos comunistas por el simple hecho de rezar o expresar su fe cristiana. Eso sí en medio del recorrido de una manifestación legal y pacífica. No olvidemos en ningún momento que los cristianos sediciosos cortaron el paso de la manifestación, que insultaron, provocaron y agredieron y que la policía, en lugar de poner coto a sus excesos se sumó a ellos atacando con saña de cruzados, de sanguinarios evangelizadores con porra a los ciudadanos laicos y pacíficos. Por mucho que hablen los sindicatos policiales (tan mentirosos como los políticos) y por mucho que peguen y se entreguen en la represión los cuerpos policiales ese hecho indiscutible, lo ocurrido en la Puerta del Sol el día de la marcha laica quedará como un signo evidente y claro del clericalismo nacional católico que todavía infecta un régimen corrupto e ilegítimo que debe ser derribado para establecer una verdadera democracia.

NOTA.- La fotografía es de Somnolenciaa.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

21/08/2011 01:07 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL SÍNTOMA CÁMERON.

20110815171255-daniel-morris.jpg

La noticia, que tiene su componente morboso, está en todos los noticieros audiovisuales y todos los medios de prensa escrita: el primer ministro inglés, acorralado por los disturbios sufridos por el país en los últimos días ha fichado, con el consiguiente enfado de Scotland Yard, a un supersheriff norteamericano para poner orden en los barrios marginales y ahogar en sangre si fuera necesario cualquier atisbo de revuelta social.

La policía inglesa, ofendida por el nuevo fichaje, ha puesto de manifiesto su plena capacidad para la represión y se ha quejado de la falta de medios. Incluso se ha sacado de la manga todo un arsenal de argumentos para rebatir los éxitos del supersheriff...

Todo ello muy espectacular , controvertido y, como he dicho, lleno de morbo. Pero poco interesante.

En este caso, como en todos, y como vengo explicando desde hace un par de años en estas mismas páginas, lo interesente, lo que de verdad nos permite aprender y darnos cuenta de las cosas, son los pequeños detalles.

Y aquí el pequeño detalle resulta evidentísimo.

A saber: Inglaterra ha sufrido un terrible brote de vandalismo cuya causa última son los errores del dogmatismo fascistoide neoliberal. Décadas y décadas de favorecer la especulación, la explotación y el beneficio de las grandes empresas y bancos a costa de empobrecer a grandes masas de la población y de desarrollar políticas erróneas con gravísimas consecuencias sociales, políticas y económicas a largo plazo. Llegada la evidenciación de dichos errores y de los destrozos causados por dichas políticas erróneas, el gobierno derechista de turno (el sistema entero es pura y simple extrema derecha aunque nos engañen con elecciones periódicas) ¿hace autocrítica?...no. Y no la hará jamás porque el capitalismo liberal, estoy harto de explicarlo, es una ideología totalitaria y dictatorial sin atisbo alguno de sensatez, moderación o raciocinio. Parte de dogmas indiscutibles y establece apriorismos en todos los órdenes de la vida a los que obliga a la sociedad a reducirse utilizando la fuerza y la coacción sea de forma evidente o subrepticia.

Frente a la evidencia del fracaso de las políticas neoliberales lo único que se le ocurre al primer ministro inglés, al sistema en general, es recurrir a la mano dura. A la represión. Todo aquello que no se ajusta a sus guiones debe ser machacado y sometido, exterminado si llega el caso, al menos reducido al silencio para que su interminable monólogo totalitario pueda seguir reproduciéndose propagandísticamente sin evidencias que muestren su incosistencia y su falsedad.

Sé que muchos de mis lectores se sentirán inclinados a ejercer la mano dura contra los saqueadores de Londres. Pero el síntoma es mucho más sutil y nocivo de lo que pueda parecer.

Ahora se está empleando la mano dura, la represión dictatorial, contra unos vándalos...pero la "lógica" del Poder es siempre la misma contra todo aquel que se desvincula de la propaganda oficial y amenaza seriamente el status quo.

Frente a los movimientos que piden cambios efectivos en la política, la economía y la sociedad, aunque lo hagan de manera pacífica y la evidencia racional esté de su parte, el Poder liberal capitalista va a reaccionar siempre del mismo modo: no alterará ni un milímetro su dogma, no admitirá ninguna culpa, ningún error...tan solo recurrirá a la represión violenta de las protestas.

Nuestro futuro inmediato es luchar contra una dictadura cada vez menos disimulada. Tenedlo en cuenta. Porque llegados a este punto ya no cabe el término medio. O ellos o nosotros.

NOTA.- La fotografía es de Daniel Morris.

Etiquetas: , , , , , , , ,

15/08/2011 17:13 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

LA BEATIFICACIÓN DE UN CABRÓN.

20110501184426-cruces.jpg

Por lo visto los católicos no se cansan de hacer el ridículo ni de demostrar al mundo su integrismo fascistoide empeñado en legitimar el dominio de los ricos sobre los pobres a los que buscan privar de  medios de defensa contra la explotación.

No debemos olvidar en ningún momento que el ideal político de la iglesia católica, su "doctrina social", es el corporativismo fascista aplicado en la Italia de Mussolini, la Alemania de Hitler (católico a la postre), la Francia de Petain, la España de Franco...ideal en modo alguno pospuesto tras 1945 (lo mantuvieron vivo tanto el franquismo como la democracia cristiana italiana y en cierta medida los inventores de la Unión Europea, católicos militantes todos ellos y peligrosos integristas sectarios) y que en el transcurso de los años setenta acabó confluyendo con el neoliberalismo salvaje propugnado por la Revolución Conservadora anglosajona culpable de la actual crisis y cuyos propagandistas (entre los que se encuentran los católicos más recalcitrantes, especialmente, si nos referimos a España, los herederos de la oligarquía franquista que siguen controlando los grandes bancos y las grandes empresas y promocionando la indebida preponderancia de la iglesia católica sobre una sociedad que en realidad hace mucho tiempo que dejó de ser católica por mucho que esa gentuza se empeñe en negarle dicha posibilidad) insisten en aplicar las mismas doctrinas que causaron la crisis para resolverla. Es decir: eliminación de trabas para la especulación financiera, desprotección de los trabajadores, yugulación de los movimientos sociales...

En ese contexto la desvergüenza de los católicos llega a la desfachatez de beatificar a uno de sus jefes de secta, concretamente a Juan Pablo II, impulsor no solo de la más arcaizante interpretación del catolicismo posible (a la postre no fue mejor que un taliban cualquiera) y cómplice activo en el ataque del capitalismo internacional contra los derechos de los trabajadores y las libertades individuales y sociales conquistadas por la sociedad civil frente al totalitarismo teocrático de las sectas semitas.

Un tipo, el tal Wojtyla, que tuvo la desvergüenza de dirigir canonizaciones masivas de clérigos implicados en la tentativa de exterminio que fue lo que ellos siguen llamando la Cruzada de 1936, es decir: el alzamiento de una parte del ejército español manipulado por la iglesia y la oligarquía para ahogar en sangre los avances sociales y culturales conseguidos por la república para instaurar el nacional catolicismo fascista como modelo institucional, político y social en un país empobrecido y devuelto por mor del dominio clerical a lo más oscuro de la edad media. El tal Wojtyla y los miembros de su secta que celebraron dichas canonizaciones venían a proclamar propagandísticamente que estaban de acuerdo con aquellos criminales de guerra que habían sustentado, alentado e incitado el golpe de estado del 18 de julio y la sangrienta política de exterminio perfectamente planificada por oligarcas, generales facciosos y obispos y que se extendió de diversos modos (incluyendo los excesos contra niños indefensos en los colegios, el robo de niños por motivos políticos y de "limpieza ideológica" primero y luego como simple negocio, las leyes antisociales y el retraso social y moral) hasta 1975 y aun después. Que el hecho de que el pueblo, en un ejercicio de autodefensa, hubiera hecho justicia con aquellos propagandistas del oscurantismo y del horror era moralmente reprobable mientras que el exterminio planificado y propugnado por la iglesia, como continuación de sus tradicionales métodos yihadistas, era no solo justificable sino encomiable.

El tal Wojtyla, erigiéndose en martillo contra el comunismo logró, más que derribarlo, privar a las clases obreras de todo el planeta de un contrapeso efectivo contra la explotación capitalista y de los medios ideológicos para la autodefensa de sus intereses sometiendo a los trabajadores y las clases medias a la bota del gran capital internacional del que era cómplice y factor. Y, por lo tanto, colaborador necesario y cómplice culpable en los sufrimientos que están padeciendo en todo el mundo las clases sociales inferiores sometidas a políticas ultraneoliberales propugnadas desde el poder, incluyendo la Unión Europea, institución inventada y manejada principalmente por democratacristianos cuya ideología subyacente es el corporativismo fascista con el matiz anglosajón de la privatización total del estado.

No olvidemos tampoco que el tal Wojtyla fue uno de los principales responsables de la extensión del sida en África por su propaganda en contra del preservativo, que se distinguió en la protección de asociaciones ultraintegristas como los Legionarios de Cristo, que funcionan como sectas destructivas (más destructivas aún que el resto de las instituciones católicas) y que fomentaron en sus filas el abuso sexual contra miles de niños, cosa nada extraña ya que viene siendo una constante de todas las instituciones católicas donde el autoritarismo feroz coloca a los elementos sometidos en una completa indefensión frente a los poderosos que representa la ideológía básica del cristianismo en general y del catolicismo muy en particular.

Recordemos que el tal Wojtyla protegió y promocionó a siniestros personajes como Teresa de Calcuta, individua que convencida de que el dolor purificaba el alma se negaba a proporcionar sedantes a los enfermos que "acogía" en sus hospitales y que como consideraba que la pobreza acercaba a su dios psicopático, amante del dolor y el sufrimiento, hacía lo posible porque las masas menesterosas de la India no salieran de la miseria predicando, como viene haciendo la iglesia desde su mismo y brumoso inicio , la sumisión y la resignación y el inamovible dominio de los ricos sobre los pobres a los que solo les queda la virtud de obedecer y resignarse.

En suma, y se mire como se mire, que el tal Wojtyla era un auténtico e indefendible cabrón que ahora es elevado a los altares por unos seguidores cuya catadura moral, evidentemente, no es mucho mejor que la suya.

Y encima en España, un país que solo es católico de nombre y en el que una minoría poderosa, la oligarquía causante y beneficiaria de la "cruzada de 1936" sigue reteniendo demasiado poder, los medios de comunicación han hecho de esa ignonimia propagandística casi un asunto de estado difundiéndola a bombo y platillo y en muchos casos con titulares y enunciados de la noticia con un regusto a Nodo franquista que nos demuestra muy a las claras el punto exacto de la historia en el que nos encontramos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

01/05/2011 18:53 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

SUCIA PERVERSIÓN

20110428190504-mr-beaver-puno.jpg

A estas alturas de vida es un hecho incontrovertible que estamos gobernados (sin distinción de siglas) por un hatajo de hijos de puta de la peor calaña instalados en un sistema destinado al lucro de una minúscula oligarquía cuyos miembros en muchos casos ni siquiera son españoles  a costa del perjuicio del conjunto de la sociedad. Un sistema conceptuable básicamente como una simple estafa piramidal sostenida por la fuerza de la coacción (las leyes cuando son injustas no tienen otra validez ni otro rango que las imposiciones mafiosas y las llamadas "fuerzas de seguridad" cuando están al servicio de leyes injustas y de un estado moralmente ilegitimado por promulgar y mantener dichas leyes no son otra cosa que los matones de una mafia despreciable por mucho que se arrogue una ficción de legitimidad basada en la fuerza que es capaz de ejercer sobre el ciudadano desarmado y desprotegido convirtiéndolo en nuevo siervo despojado de derechos) cuyos responsables, desde la cúspide al último y menos importante cargo político o judicial, son corresponsables solidarios de dicha estafa y por lo tanto públicos y notorios prevaricadores y patentes traidores al pueblo que en su momento deberán ser castigados con la máxima dureza.

Esto es así y no cabe discusión al respecto. El régimen de 1978, basado en la ideología neoliberal y en prácticas políticas, sociales y económicas destinadas a beneficiar a una exigua élite de oligarcas a costa del conjunto del pueblo solo puede tildarse de monstruo de la historia, sucia perversión conceptual y moral, que debe ser derribado a la máxima brevedad y por los medios que sean precisos. La tiranía, y este sistema lo es, carece de legitimidad y cualquier medio utilizado para derribarla es moralmente aceptable y políticamente deseable. En ese aspecto nuestra situación no es muy diferente de la de los árabes que se han levantado esta primavera contra sus gobiernos. Cierto: nuestros países tienen una fachada más atractiva que los del otro lado del Mediterráneo pero lo que esta fachada esconde es, simple y llanamente, la misma mierda: la corrupción elevada a norma y protegida por la ley y el estado. Un sistema político y económico pensado para favorecer los intereses del gran capital a costa de despojar al pueblo de todo. De sus derechos, de sus intereses, de su libertad, de su dignidad incluso.

El teatrillo electoral que nos brindan periódicamente y el circo mediático organizado para desviar nuestra atención de los verdaderos problemas que nos afectan creando otros artificiales no pueden seguir engañándonos más. Tenemos que abrir los ojos, empezar a ser conscientes de la realidad en la que nos movemos y acabar dando un puñetazo encima de la mesa para reclamar una verdadera democracia. Un sistema que esté al servicio de los intereses comunes y de la economía real y no de los ladrones sinvergüenzas que ahora se pasean por ahí con ínfulas de grandes estadistas y magníficos empresarios.

El tufo de la putrefacción, de la sucia perversión que se esconde bajo las bonitas alfombras que tratan de ocultarnos la verdadera naturaleza del suelo que pisamos, se filtra por todas las rendijas, por todos los poros de su tejido, no pueden seguir engañándonos más.

Miremos a donde miremos vemos que sus "soluciones" no son soluciones sino medidas para beneficiar siempre a los mismos a nuestra costa, que su ideología es simple palabrería para justificar lo injustificable, que su constante griterío partidista es puro cacareo huero, que todo lo que hacen es para perjudicarnos y beneficiar a unos pocos, muy pocos, que engordan a nuestar costa mientras todos los demás vamos perdiéndolo todo día a día.

Ha llegado el momento de gritar !basta!, de salir a la calle y reclamar una verdadera democracia, un cambio completo, el final de esta sucia perversión que es el capitalismo liberal y la imposición de nuevas formas de gobierno y organización social verdaderamente democráticas.

Los tiranos árabes están cayendo. Es hora de que les sigan también los europeos. No podéis seguir mirando para otro lado, no podéis continuar obedeciendo en silencio, no podéis seguir esperando que otros os saquen las castañas del fuego. La verdadera democracia la hace el pueblo, unido y en la calle. Y el momento es ahora. Si esperáis ya no tendréis nada por lo que luchar,  lo habréis perdido todo.

Se están preparando manifestaciones en todo el país el 15 de mayo a las seis de la tarde. Manifestaciones que, obviamente, se apoyan desde estas páginas. Movilizaciones que ni pueden ni deben quedarse en un simple clamor puntual de descontento sino erigirse en el punto de inicio de una masiva contestación popular contra el actual estado de cosas.

Os seré sincero: no tengo la menor confianza en vosotros. Habéis demostrado sobradamente lo que valéis en las últimas décadas, en los últimos años. Sois borregos, pura y simplemente eso. Pero, quien sabe, a lo mejor me equivoco y acabo encontrándome con un pueblo indignado que construye por fin su propio futuro: un futuro democrático, igualitario, basado en la economía real (no en la explotación y la especulación), sostenible, racional y orientado hacia el futuro y no hacia el pasado.

 NOTA.- la fotografía es de Mr.Beaver

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

28/04/2011 19:07 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

DE JAPÓN Y YANQUILANDIA

20110318131806-dublabrat.jpg

A nadie se le oculta que si los Estados Unidos hubieran sufrido una catástrofe la mitad de grave que la sufrida en estos días por Japón, se hubiera desatado el caos. Hubiéramos visto saqueos, asesinatos, matanzas, todo tipo de crímenes y excesos. En contraste el pueblo japonés está dando al mundo una lección de serenidad, civismo y entereza que no debemos en modo alguno echar en saco roto.

Pero, sobre todo, debemos preguntarnos donde está la diferencia. Qué motiva que un país asolado por uno de los más terribles terremotos de la historia y su consiguiente Tsunami y amenazado por el fantasma del desastre nuclear de Fukushima el pueblo se comporte con semejante altura moral y cívica mientras que un simple apagón puede desencadenar disturbios, asesinatos, violaciones y saqueos en los Estados Unidos (y cada vez más en las ciudades europeas).

La respuesta resulta evidente: el modelo social, filosófico, moral y económico que propugna el imperialismo anglosajón a través de su ideología totalitaria (liberalismo, capitalismo, semitismo religioso) es disfuncional, inadecuado y contraproducente. Copiarlo, como llevamos al menos medio siglo haciendo, es apostar por una hecatombe social y cultural.

Lo que nos está enseñando el pueblo japonés, que ha logrado ir manteniendo su identidad cultural a pesar de la hegemonía imperialista de los Estados Unidos en el archipiélago desde 1945, es que el modelo yanqui no aporta nada bueno a la sociedad y que todos sus defensores son en la práctica unos memos irresponsables cuando no unos simples mercenarios a sueldo de un imperialismo perjudicial que no aporta nada bueno a la civilización y que, en muchos sentidos, es la anticivilización misma.

La gran lección que debemos aprender de lo que está sucediendo en Japón en estos días tristes y terribles es que existen otras formas sociales, otros modos de educación, otros modelos filosóficos mejores que el que nos están imponiendo a machamartillo desde Yanquilandia. De hecho que este último es netamente perjudicial y destructivo.

Resumiendo: que debemos acabar con la influencia filosófica, política, económica y moral del imperialismo yanqui en Europa y adoptar modelos sociales, filosóficos, económicos y morales más eficientes y acordes con la civilización.

El liberalismo cristiano y capitalista de fondo calvinista siempre fue nocivo. Llega el momento de reconocerlo y cambiar. Necesitamos un salto evolutivo, una revolución filosófica, política y social y debe comenzar por condenar al ostracismo el modelo caduco y contraproducente impuesto por el Poder dominante.

 

NOTA:- la fotografía es de Dublabrat.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

18/03/2011 13:18 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

CON LAS CHICAS DE LA COMPLUTENSE

20110312170338-darioalvarez.jpg

Afortunadamente en este país donde el nacionalcatolicismo todavía mantiene mucho de su excesivo, innoble e inmoral poder y amenaza con volver a desatar una nueva cruzada (no sabemos todavía si tan sangrienta como la de 1936) para copar la totalidad del mismo no todo está perdido. Todavía queda una parte sana en la sociedad dispuesta a luchar por la libertad, la democracia y el progreso. A llevar a cabo medidas pacíficas de denuncia contra ese exceso de presencia y de poder de la despreciable secta católica asumiendo unos riesgos que no son pequeños cuando se trata de enfrentarse a la mafia de las sotanas y a sus pérfidos acólitos en todos los estamentos del poder.

Recientemente un grupo de estudiantes, en su mayor parte, según parece, compuesto por chicas ha tenido el valor de poner de manifiesto ante la opinión pública del país el inaudito hecho de que en una universidad pública como es la Complutense existan todavía nada menos que cuatro capillas católicas abiertas y acechando a la salud moral e intelectual de los alumnos que deberían ser protegidos en su formación de las miasmas del oscurantismo, de la teocracia y de una de las más peligrosas y sanguinarias sectas que han conocido los siglos. Protestar contra esa presencia es una obligación moral de todo demócrata bien nacido, permitir su presencia un vergonzoso desdoro para el rectorado de esa universidad, a la que infama el mero hecho de permitirlo, y un baldón para quienes ejercen cargos en el mismo tolerando semejante atentado contra la racionalidad, la libertad, el progreso y el sentido común. Es más, desde estas páginas exijo la destitución y la inhabilitación de todos y cada uno de los jerarcas universitarios y políticos responsables de tamaña desvergüenza, de semejante crimen contra la razón y el progreso humano (contra la humanidad en definitiva) aunque soy consciente de que es mucho más probable que en lugar de eso tendrán el descaro de situarse como "demócratas de toda la vida" y en nombre del mucho más que cuestionable derecho a la libertad de culto (más propio de una teocracia encubierta que de una verdadera democracia) mantendrán dichas capillas abiertas, se enrocarán en sus puestos (que ya no pueden ejercer con legitimidad) y tomarán represalias contra los estudiantes que tuvieron el valor de movilizarse en defensa de la liberación del ámbito público del nauseabundo influjo sectario. Lo cual vendrá a demostrar algo que ya sabemos: que el sistema "democrático" español está podrido hasta la médula, infectado de franquismo hasta en sus más mínimos detalles y que debemos cambiarlo para conseguir una verdadera democracia.

Sea como fuere, quiero mandar desde este humilde blog mi apoyo y mi máxima admiración a las chicas (y chicos) que llevaron a cabo esta protesta y darles ánimo frente a las represalias que habrán de sufrir. Porque, no nos engañemos: esas represalias llegarán de un modo u otro. Las cosas son así de sucias y tristes en España.

Por lo demás me gustaría llamar la atención sobre el modo en que se ha difundido la noticia de la protesta en la mayor parte de los medios de comunicación, sobre todo en los que presumen de ser "prensa independiente" y alertar sobre cómo cada vez más las televisiones, las radios y los periódicos van pareciéndose más y más a la prensa del Movimiento, respondiendo a consignas propagandísticas de la extrema derecha que prepara un asalto al poder (que en gran medida está facilitándole el PSOE con sus "reformas" sociales y económicas) para acabar de arrebatar al pueblo los escasos avances democráticos conseguidos en las últimas décadas. En la práctica estamos volviendo a 1933 cuando la CEDA consiguió el poder, declaró el estado de excepción permanente y gobernó dictatorialmente preparando el golpe de 1936. Por lo tanto es preciso empezar a preparar una contestación democrática  como la de 1934 que, esta vez, no podemos permitirnos que fracase. Ahora como entonces estamos luchando por la justicia, la libertad y el progreso frente a fuerzas oscurantistas y explotadoras y el adocenamiento, el conformismo y la ignorancia son culpables.

Los universitarios, que pecaron de cobardes e inconscientes con la escasa respuesta a la implantación del Plan Bolonia, que se muestran abúlicos frente al constante recorte de derechos y libertades, que no se están mostrando como una élite rectora sino como un rebaño quintaesencialmente borreguil, no pueden seguir callados ni cruzados de brazos. Hay que luchar en todos los frentes porque nos están arrebatando la democracia y son los de siempre.

PD.- Ha servido también esta valiente acción de los chicos y chicas que ocuparon una de las capillas que indebidamente se mantienen abiertas en la Complutense para poner de manifiesto otro hecho todavía más grave y que viene a demostrar hasta qué punto el régimen actual está al servicio de las destructivas e indeseables sectas semitas y especialmente de la llamada iglesia católica, poniendo al servicio de sus actos de captación, lavado de cerebro y propaganda los instrumentos del estado comenzando por el propio código penal.

Resulta que la asociación ultraderechista (e inconcebiblemente legalizada) Manos Limpias, que se hace pasar por un sindicato y cuyas actuaciones judiciales al servicio de los más oscurantistas y nefandos intereses ya conocemos (defendiendo las absurdas teorías del PP sobre el la autoría del 11-M, atacando los matrimonios homosexuales, a los piquetes sindicales, a los trabajadores de Sintel que acamparon en defensa de sus intereses, a Baltasar Garzón por intentar investigar los numerosos crímenes contra la humanidad del franquismo)...esa gentuza, digo, ha tenido la desfachatez (una más) de presentar una denuncia contra los activistas que participaron en la acción antedicha. Para ello se basan, y aquí es donde entramos ya en el patético surrealismo del posfranquismo institucional en España, en dos artículos del código penal , el 523 y el 524, que en la práctica dictan penas de prisión para aquellos ciudadanos conscientes que impidan los actos de captación, propaganda y lavado de cerebro de las sectas que el propio estado español tiene la poco democrática desvergüenza de reconocer. Y la redacción de estos artículos (como poco decimonónicos y cuya persistencia en el código penal constituye un motivo de oprobio para España y una muestra más de la ilegitimidad del régimen estatuido en 1978) alcanza por momentos niveles de astracanada. Por  ejemplo el 524 habla de "actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos" con lo cual viene a poner los derechos de la superstición sobre los de la razón y el progreso y acepta el bulo teológico de que se puede profanar algo en un lugar de culto convirtiendo de facto el código penal de un estado presuntamente aconfesional y laico en un instrumento de difusión e imposición a la sociedad de los dogmas religiosos. En otras palabras: contraviniendo gravemente la aconfesionalidad y el laicismo del estado y mostrando a las claras algo que ya sabemos: que el régimen de 1978 solo aparentemente es democrático y aconfesional pero que en la práctica sigue al servicio de la ideología nacional-católica con el agravante de elaborar una legislación que no solo no contribuye a eliminar tan perjudicial secta sino que, además, facilita y tolera la expansión de otras similarmente perjudiciales y contrarias a los necesarios valores de razón y progreso que deben caracterizar a una verdadera democracia.

Pero cuidado, es que, además, existe el artículo 525 que tiene la impudicia de proclamar que merecerán pena  los que "hagan públicamente de palabra, por escrito o por cualquier tipo de documento escarnio de los dogmas, creencias, ritos o ceremonias"...es decir: una ley de censura similar a las leyes contra la blasfemia de los estados teocráticos como fue la España franquista o son en nuestros días los  que implantan como propia la ley islámica.

Los chicos y chicas que valientemente actuaron el otro día contra la presencia de la secta católica en el campus de una universidad pública ( y por lo tanto legalmente aconfesional y laica que por otra parte tiene borrones en su historial como el haber permitido la propagación de libelos creacionistas en sus instalaciones) han puesto de manifiesto no solo esa presencia sino la verdadera naturaleza de un código penal mil veces reformado para que todo siga igual. En España no habrá acabado el franquismo ni se habrá establecido una verdadera democracia mientras que los citados artículos del código penal sigan vigentes.

NOTA.- La fotografía es de Darío Álvarez, se tomó en 2007 y las chicas que en ella aparecen no tienen nada que ver con la protesta citada en este artículo.

Etiquetas: , , , , , , , ,

12/03/2011 17:03 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

TIEMPO DE DESTRUIR

20110211180418-hercules-lanpernas-2.0.jpg

Desde su mismo origen el liberalismo es una doctrina totalitaria y como tal estrictamente dogmática y ciega a cuanto no viene a retroalimentarla desde su propio seno ideológico. Consecuentemente todas las instituciones conformadas desde el liberalismo, y señaladamente las internacionales, son en realidad instrumentos para el afianzamiento del totalitarismo liberal, espejos deformantes de la realidad con la única finalidad de expandir y legitimar los posicionamientos apriorísticos de dicha ideología y de sus impulsores que la desarrollaron sobre dos pilares bien definidos y que no suelen tenerse en cuenta: sus propios intereses económicos y su férreo sectarismo religioso que convirtió el liberalismo en una rama de la interpretación global de la teocracia calvinista sobre el mundo perpetuando, de hecho, sus rígidos esquemas de raigambre bíblica (y por lo tanto, según su manera de pensar, indiscutibles) en esa peculiar amalgama desarrollada por las sectas protestantes en la Europa de los siglos XVI y XVII en la que los burgueses circunrrenanos volcaron todos sus complejos y resentimientos hasta identificarse a sí mismos como el nuevo pueblo elegido y a su riqueza (innoblemente adquirida, no olvidemos que la riqueza de esa clase social y de sus sucesores se amasó mediante la especulación, el robo, la usura e incluso, a partir del XVI, con la piratería y que precisamente por ello todos esos métodos, al conquistar ellos el poder se erigieron a formas respetables de enriquecimiento) en una prueba de la protección divina.

Con el tiempo esa ideología pervertida y perversa que alentó la reacción de esos provincianos de las comarcas del Rin erigidas desde el siglo IX, cuando se convirtieron en el núcleo del imperio carolingio, en baluarte del fundamentalismo cristiano, afianzado siglos más tarde con la reforma cluniacense, procedente de esas mismas tierras que verían también el surgimiento de la reforma, en esencia, como ya se ha explicado en estas mismas páginas, una reacción contra el avance civilizatorio (y por lo tanto paganizante y anticristiano) que supuso el Renacimiento, pasó al mundo anglosajón y vino a identificarse con el imperialismo inglés primero y con el estadounidense (su heredero directo) después.

Hoy en día capitalismo, liberalismo e imperialismo yanqui son una y la misma cosa y todas las instituciones internacionales existentes, empezando por las Naciones Unidas y siguiendo por el FMI, el Banco Mundial y todas las demás, hasta la última que pueda concebirse, son tan solo intrumentos totalitarios e imperialistas de imposición del dogmatismo político, económico, moral y social del liberalismo imperante, del gran capital anglosajón y de los intereses de la oligarquía dominante en los Estados Unidos y las oligarquías a ella subordinadas en los diferentes países y que obran, de facto, como traidores a sus propios pueblos primando los intereses y las imposiciones ideológicas de dichas instituciones para mantener su enriquecimiento y su dominio local. Y, naturalmente, todos los sistemas políticos falsamente llamados democráticos pero en realidad parlamentarios dentro de la ideología liberal, es decir: la totalidad de las llamadas democracias occidentales, son parte de ese esquema de dominio y, por lo tanto, ilegítimas y perjudiciales en cuanto entidades de gestión de los intereses de los pueblos que dominan ya que, como hemos observado, lejos de hacer aquello que conviene a sus pueblos se dedican a imponer acciones derivadas del dogmatismo totalitario liberal-capitalista y que contribuyen a arraigar el dominio y los intereses de la oligarquía dominante a nivel planetario y de aquellas locales que cifran su riqueza y preponderancia en su función de engranajes necesarios de dicho dominio del imperialismo yanqui sobre sus propios pueblos.

En un escenario así todas las normas, medidas, ideas, leyes y tendencias que llueven desde las instituciones internacionales no son sino formas de perpetuar e incrementar el dominio imperialista de la supraoligarquía que domina el mundo y proceden sin alternativa posible del dogmatismo totalitario que sustenta ese dominio: el liberalismo capitalista. No son, pues, las decisiones, consejos y directivas emanadas de estas instituciones internacionales normas neutras y tendentes al beneficio del pueblo sino encubiertos edictos destinados a sustentar la esclavización de los pueblos y su debilitamiento frente al cada vez más omnímodo poder de la citada supraoligarquía.

Ejemplos de lo que digo sobran. Analícese cada documento de cada una de esas prestigiosas instituciones de las que emana el derecho internacional (empezando por la declaración universal de los derechos humanos), cada una de sus normas y consejos y se advertirá que siempre se habla desde el mismo punto de vista: el totalitarismo liberal, y que sin falta tienden a mantener el dominio de los mismos y a la imposición de su ideología sea moral, sea social, económica y política. Por ese motivo la legalidad internacional, como tal, es despreciable y debe ponerse en solfa puesto que, al menos desde mediados del siglo XIX ,tiende solo en una dirección: la imposición de una ideología teocrática, totalitaria y pervertida surgida del fondo más antirracional y contrario a la civilización del fundamentalismo semita. De hecho no es estraño que, también desde el principio, calvinistas y judíos caminasen juntos en la senda de la imposición de esa ideología y de las instituciones destinadas a mantenerla y difundirla.

La alianza de los judíos con los holandeses en el siglo XVI y su posterior paso a Inglaterra y a Estados Unidos que se expresa actualmente en la estrecha vinculación entre este imperio y la imposición de raíz teocrática del estado de Israel en un territorio que solo era judío en el Talmud y  que en muchas comarcas del actual Israel nunca lo fue históricamente, es mucho más que un síntoma. Como es mucho más que un síntoma que en nuestros días denunciar esa connivencia esté mal visto cuando no se pugne por convertirlo en delito de opinión.

Pero necesitamos un cambio, un salto evolutivo, una deriva hacia la verdadera democracia (que no puede ser liberal ni capitalista) y no es de recibo, ni siquiera medianamente inteligente, afrontar los cambios estructurales que necesitamos desde unos posicionamientos ideológicos basados en la teocracia más oscurantista y retrógrada cual son los emanados de esa alianza de judíos y protestantes en el siglo XVI. Hay que cambiar de mentalidad y para ello es preciso dar la espalda a la ideología dominante que se impone en nuestras vidas desde todas y cada una de las instituciones internacionales y desde la llamada legalidad internacional que ni es ni puede considerarse legítima ni inamovible. Simple y llanamente hay que dejar de creer primero y de obedecer después.

Los verdaderos intereses de los pueblos no pueden ni deben supeditarse a una ideología anticuada, perjudicial, teocrática, dogmática y totalitaria que favorece a unos pocos en perjuicio de todos los demás y que tiene como efecto final un cataclismo basado en la mala gestión de los recursos (ya que esta se hace desde los axiomas bíblicos del creced y multiplicaos y de que el mundo está hecho para enriquecimiento del hombre cuando sabemos que en realidad la humanidad es tan solo un elemento más dentro de un delicado equilibrio cuya  quiebra conlleva necesariamente el desastre y que somos nosotros los que debemos adaptarnos a los recursos del planeta y no al revés)...el liberalismo es perjudicial e ilegítimo en todas sus formas y manifestaciones y debe ser contestado desde la razón y los intereses verdaderos de los pueblos que rara vez coinciden con los de sus oligarquías.

La verdadera acción intelectual y política de los tiempos actuales y venideros radicará, para ser útil y honesta, precisamente en eso: en dejar de creer en los dogmas imperantes y de obedecer las leyes y los tabúes por ellos impuestos ya que son ilegítimos, inmorales y contraproducentes. El verdadero intelectual, el verdadero artista, el verdadero político de nuestro tiempo debe posicionarse a favor del salto evolutivo pendiente y por lo tanto en contra del poder y de los dogmas establecidos. Ninguno de los tabúes imperantes e impuestos por las instituciones internacionales y las normas que emanan de ellas y que cínicamente se consideran un incontestable ordenamiento jurídico deben ser respetadas. Todos y cada uno de los tabúes deben ser vulnerados, atacados, destruidos como medio de concienciación y agitación ciudadana. Hoy más que nunca los artistas cortesanos, los intelectuales complacientes, los políticos corruptos, deben ser rechazados y aislados como lo que son: agentes patógenos de una ideología corrupta, totalitaria, teocrática, despreciable y obsoleta que debe ser derribada para permitir la eclosión de una nueva era.

Ha llegado el momento de destruir para poder construir después.

Recordando las palabras de Durruti: no tengamos miedo a las ruinas porque llevamos un mundo nuevo en el corazón.

 NOTA.- la fotografía es de Lanpernas 2.0

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

11/02/2011 18:04 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

OBSCENIDAD DECADENTE

20110104143731-izuengordelekua.jpg

Hace unos meses tratábamos ya este mismo asunto en artículo titulado Chistes Malos, pero es preciso volver a él dada su importancia intrínseca y el escaso calado que ha alcanzado en la opinión pública.

En Chistes Malos nos referíamos a una situación mundial, en este vamos a limitar el dato exclusivamente a España, pero sin perder de vista que se trata de un fenómeno global.

Resulta que en plena crisis, cuando el obsoleto modelo económico y social que padecemos nos ha arrastrado a los abismos, cuando el paro se dispara del mismo modo que los desahucios, cuando los "mercados" dictan políticas que implican la pérdida de poder adquisitivo y de derechos sociales de la mayor parte de la ciudadanía, cuando la inmensa mayoría tenemos que apretarnos el cinturón y nos vemos constreñidos a ceder derechos y pagar colectivamente el cuantioso precio de unas prácticas económicas inmorales y perjudiciales para el conjunto de la sociedad y que solo benefician a unos pocos, esos pocos siguen ganando dinero.

No es un fenómeno nuevo. Ya se vio en la supuesta refundación del capitalismo en 2008 cuando tras décadas de desrregulación y de bandolerismo bancario y de las grandes empresas, el gran capital, abocado a la catástrofe por sus propios excesos e inconsecuencias (demostración más que suficiente de que el mercado no es capaz de regularse por sí mismo y necesita un férreo control estatal) se acordaron momentáneamente de Keynes para que los estados, es decir: los ciudadanos, empobrecidos, explotados y perjudicados por sus prácticas inmorales durante décadas, pagasen los enormes agujeros que habían creado y que siguen sin explicarse ni castigarse debidamente. Ese dinero se repartió obscenamente entre los altos ejecutivos como beneficios y al año siguiente se volvió al ajado discurso del no intervencionismo que no significa otra cosa que "dejadnos robar, explotar, engañar y saquear a gusto y tened controladas a nuestras víctimas, el conjunto de la sociedad"...una sociedad constituída en rehén de unos estados que han perdido su sentido (el servir a la sociedad) para convertirse en instrumentos represivos al servicio del gran capital y de sus arcaícas, ineficientes, injustificadas, insolidarias y desastrosas políticas que, en conjunto, solo pueden definirse como una forma de latrocinio y estafa legal.

España en esto, como en casi todo, no ha sido diferente. Nuestras élites económicas, procedentes directamente del más acendrado franquismo (y por lo tanto incompatibles en su perduración con una verdadera democracia) e incardinadas en la tupida tela de araña del capitalismo imperialista anglosajón ha seguido en todo las doctrinas emanadas desde los círculos de poder del gran capital. Los ricos han seguido enriqueciéndose a costa de empobrecer al conjunto de la población, se ha cerrado el grifo del crédito para estrangular a los pequeños negocios y favorecer así a las grandes empresas, para estafar a los compradores de pisos (el bien inmueble deberá ser pagado en su conjunto y con los abusivos intereses estipulados pero volverá al banco que podrá revenderlo en iguales condiciones abriendo un nuevo ciclo en el que seguramente acabará recuperando por segunda o tercera vez dicho bien inmueble lo que de facto constituye una estafa: vender tres veces la misma cosa a sabiendas de que los compradores no van a poder pagarla porque el propio vendedor o sus intermediarios crearán las condiciones necesarias para que eso suceda), para llevar al límite a la clase trabajadora obligándola a aceptar políticas sociales más restrictivas aún que las del mismísimo franquismo...y, además, esas mismas élites destructivas son las que dictan las políticas del gobierno, ciego y sordo a cualquier otro criterio que no provenga de los poderosos.

 En efecto, mientras todos nos vemos estafados una vez más con la prolongación artificial de una crisis que se concibió desde el principio como una nueva oportunidad de negocio para los ricos, estos han aprovechado a fondo las circunstancias para arrebatarnos nuestros derechos, empeorar nuestras condiciones de vida y de trabajo y seguir enriqueciéndose. Mientras todos perdíamos nuestras élites, los mismos ricos fascistas de siempre, ganaron un 27 % más en 2009 y un 9 % (acumulable al 27 anterior) en 2010...así es fácil pedir a los demás que se ciñan el cinturón.

La pregunta, como siempre, es hasta cuando la sociedad (y ojo, aquí todos, salvo una exigua minoría dirigente, todos somos proletarios) va a seguir tolerando este estado de cosas. Necesitamos una democracia para vivir y ello implica un campo en el que todos juguemos en igualdad de condiciones. Cuando el estado ha llegado al punto actual en que solo beneficia a los inmensamente ricos perjudicando a todos los demás deben cambiarse las reglas de juego. El actual estado de cosas ya no nos sirve y solo con acciones decididas y valientes podremos cambiarlo.

El actual régimen es obsceno y está en decadencia puesto que es insostenible. Si lo dejamos a su aire acabará por pudrirse y venirse abajo por sí solo dentro de unas décadas pero para entonces el desastre será de tal magnitud que todos habremos perdido demasiado y muchos habrán quedado definitivamente por el camino. Si queremos salir medianamente bien parados del inevitable colapso al que nos arrastran nuestras élites dominantes (tan arraigadas en el latrocinio y la estafa cuanto en la estulticia estructural de su miopía congénita) es preciso que actuemos antes de que las cosas vayan a peor.

Cuando el sistema es decadente y perjudicial hay que cortar por lo sano lo antes posible.

(Lástima que vivamos en una sociedad de ignorantes, cobardes y lameculos que seguirán estrujando la boina entre las manos delante de los señoritos mientras estos arruinan el país y nos arrastran a la debacle. En realidad no vivimos en una España muy diferente a la que retrata, por ejemplo, Los Santos Inocentes. Es triste decirlo, pero es así. Por desgracia la mayor parte de vosotros tenéis el espíritu de Pepe el Bajo, y así nos luce el pelo.)

NOTA.- La fotografía es de Izuen Gordelekua.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

04/01/2011 14:37 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

PAZ EN LAS SATURNALES Y EN EL NACIMIENTO DE MITRA.

Por supuesto eso de celebrar la navidad cristiana es un acto de mal gusto y completamente ridículo y despreciable, propio de gentecillas de medio pelo adictas a la ignorancia y la esclavitud. No es algo, por lo tanto, que se haga en mi casa.

Cuando el cristianismo se impuso a sangre y fuego, como la secta destructiva que es, sobre la civilización pagana se dedicó a copiar y reinterpretar todas las fiestas anteriores. No era nada nuevo, el cristianismo no es otra cosa que un cúmulo de plagios al servicio de unas jerarquías ambiciosas y sin escrúpulos que, contra todo pronóstico, lograron hacerse con el poder gracias a los delirios y complejos de un tirano sanguinario, un dictador ilegítimo con ansias de grandeza como fue Constantino. Pero Europa tarde o temprano regresará a sus verdaderas raíces, las del paganismo indoeuropeo, y abismará en el Tártaro ese cúmulo de despreciables sectas semitas que la dominan desde el siglo IV. Por ese motivo, porque los antiguos dioses han de regresar y el verdadero culto restablecerse en todos y cada uno de los ancestrales santuarios de Europa, es bueno que en fechas como estas recordemos las verdaderas festividades que se celebran, despojándolas de su barniz cristiano.

Sabido es que las fiestas saturnales, que ahora tocarían a su fin, eran épocas de celebraciones familiares, festines y regalos. Los cristianos a lo largo del siglo IV trataron de convertirlas en un cúmulo de ayunos, penitencias y autoflagelaciones. No lo consiguieron y tuvieron que morir al palo de la alegría y la celebración.

Las saturnales enlazaban con la fecha del nacimiento de Mitra, en la noche del 24 al 25 de diciembre.

Todas estas eran celebaciones de paz, de alegría y de luz. Por ese motivo, aparcando momentáneamente el sesgo combativo de este blog, deseo arriar las banderas y compartir con mis lectores tres de mis grandes amores (confesables).

Un saludo.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

23/12/2010 21:08 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

HUELGUITAS HUERAS

20101218104023-jaume-rep.jpg

Hoy, sábado 18 de diciembre de 2010, me desayuno con la noticia de que los sindicatos mayoritarios españoles (UGT y CCOO) han convocado manifestaciones en 39 ciudades contra la decisión del gobierno de prolongar la edad de jubilación hasta los 67 años (de paso que rebaja las cuantías de las pensiones) y con el alarde dictatorial del presidente del gobierno, envalentonado por el apoyo del gran capital (especuladores y banqueros) y de buitres de la extrema derecha neoliberal como la Merkel, asegurando que en ningún caso va a cambiar de opinión.

Se trata de una comedia mil veces representada en los últimos meses a lo largo y ancho de toda Europa: los gobiernos hacen la política que les conviene a los bancos y a los especuladores atacando los derechos de los ciudadanos en cuanto trabajadores y consumidores, se procede a la destrucción del sistema del bienestar por motivos de puro dogmatismo ideológico y en contra de la razón y el buen sentido y cuando los ciudadanos salen a la calle para protestar son ignorados y reprimidos. Lo hemos visto en Grecia, en Italia, en Inglaterra...en todas partes.

 Las cacareadas democracias europeas fueron siempre una simple pamema pero desde la caída del muro de Berlín han acabado de vaciarse de sentido y están dejando caer su careta. El ciudadano no importa, su opinión hace tiempo que no cuenta (mientras vote un número suficiente, ni siquiera es preciso que sea mayoritario) y sus intereses, como ha dejado claro la crisis, se desprecian porque los únicos importantes son los del Gran Capital. Las urnas no sirven para variar el rumbo de los acontecimientos porque todos los que gobiernan o están en disposición de hacerlo, representan los intereses de la gran banca y de los especuladores, del imperialismo yanqui, y desprecian los de los ciudadanos. Ya solo existe una consigna entre nuestros gobernantes: acabar con la democracia (que implica no solo votaciones regulares sino el respeto a los derechos de los ciudadanos y una estructura política, social y económica no basada en la estafa legal que siempre favorece a los mismos, los detentadores del Poder y perjudica a la masa de ciudadanos convertidos en simples siervos al servicio del capital y la especulación) e imponer la tiranía de la oligarquía plutocrática, de los banqueros y especuladores, esos constantemente aludidos y reverenciados bajo el epígrafe de "los mercados". Ninguna otra cosa importa.

Sin embargo los sindicatos, que en el fondo forman parte de la estructura de poder político y muestran actitudes excesivamente respetuosas con unas instituciones tocadas de ilegitimidad desde el mismo momento en que carecen de verdadera naturaleza democrática, que han dejado de representar y defender a los ciudadanos, cuando no se pasan directamente con armas y bagajes al enemigo común, continuan ofreciendo al ciudadano simples desahogos sin capacidad real de cambio.

La dinámica la conocemos demasiado bien, como digo hemos asistido muchas veces a la misma representación en Europa en los últimos dos años: los gobiernos hacen la política de los banqueros y especuladores, destruyen el estado, demuelen los derechos de los ciudadanos para favorecer los intereses del Gran Capital y los sindicatos organizan huelguitas hueras, que solo sirven para que algunos se desahoguen gritando su malestar y el estado en una clara deriva protofascistoide ponga a punto sus mecanismos represivos (incluyendo la propaganda y los mecanismos de contrainformación con la colaboración de los medios de comunicación, en la práctica en manos del Gran Capital) sin que los gobiernos, amparados en la excusa de "los mercados" muevan una sola coma de sus leyes injustas y tiránicas.

Ya ha quedado claro que las protestas y los paros puntuales pero respetuosos con el sistema, al igual que las citas con las urnas, no sirven para nada. Los gobernantes, las viciadas instituciones, no escuchan al ciudadano porque hace décadas que no lo hacen, que solo se trabaja en favor de los poderosos, de aquellos que pueden visitar al ministro de turno, hacerle costosos regalos y proporcionarle buenos retiros en consejos de administración de empresas privadas (porque, no lo neguemos, la corrupción es consustancial a la democracia liberal que padecemos) mientras que al pueblo se le engaña mientras se puede y si no, se le reprime (para eso están la policía y el ejército y los medios de comunicación para justificar la represión). Las cosas son así y puesto que el poder ha dejado caer su careta conviene que los ciudadanos empecemos a afrontar los cosas tal y como son.

No vamos a conseguir nada con los votos ni con huelgas puntuales. Si queremos salvar la democracia (en su amplio sentido) en Europa ha llegado la hora de las barricadas. Nos enfrentamos a políticos corruptos, a tiranos que manejan las instituciones en nuestra contra y sin control (bancos, especuladores, grandes empresas...) y a instituciones que han perdido, si es que la tuvieron alguna vez, su legitimidad. Solo queda un camino: derrocar el actual sistema y restablecer la verdadera democracia.

Una huelga general no sirve ya para nada si no es revolucionaria. La moderación y la cobardía hoy por hoy son suicidas. Solo la revolución, acabar con el actual estado de cosas y limpiar a fondo Europa, abrir las ventanas y las puertas para que entre aire fresco y la democracia en cuanto sistema de justicia social e igualdad de oportunidades se restablezca, es una opción.

Huelga General sí, pero revolucionaria. Es nuestra responsabilidad.

 

NOTA.- la fotografía es de Jaume D´Urgel

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

18/12/2010 10:40 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

NOTA SOBRE LA HUELGA DE CONTROLADORES AÉREOS

20101204133032-aitor-agirregabiria.jpg

Ya sé que está todo el mundo cabreado. Ya sé que los controladores son una "casta privilegiada", me consta que carecen de simpatías y hasta puede que yo tampoco sienta demasiada por sus modos y acciones. Pero todo eso son anécdotas irrelevantes.

Lo verdaderamente importante son los síntomas, aquello que podemos aprender de lo que vemos.

Actualmente nos vamos quedando sin opciones. La respuesta internacional a la crisis generada por el neoliberalismo salvaje es más neoliberalismo salvaje. Lo hemos visto ayer mismo en España donde el presidente del gobierno, después de reunirse con los grandes empresarios del país (muchos de los cuales lo son por actos prevaricatorios del gobierno anterior a través de su política de privatizaciones y la mayor parte culpables conscientes de la actual crisis) y empujado por los "mercados" (que todos sabemos quienes son, y mucho más ahora con las filtraciones de Wikileaks) ha lanzado una nueva ola de privatizaciones indebidas e innecesarias, una reforma de las pensiones y otra laboral que vienen a conculcar nuestros derechos como trabajadores y ciudadanos, implementará, a no tardar (o lo hará su sucesor) leyes que ahoguen al pueblo beneficiando solo al gran capital...llegará un momento en que solo nos quedarán dos caminos: la esclavitud y la miseria o la rebelión.

En estos días de militarizaciones y estados de alarma (¿veremos alguno de excepción?) el estado ilegítimo que padecemos nos está marcando perfectamente la pauta por donde atajará cualquier disidencia: el autoritarismo parafascista.

Sí, hoy los controladores aéreos han paralizado el país, han dejado a muchos sin vacaciones (por cierto 300 000 según los medios de comunicación, una mínima élite afortunada) y estamos todos muy cabreados porque se trata, al parecer, de un grupo de privilegiados que intentan imponer sus privilegios mediante el chantaje puro y duro. Pero no perdamos de vista el hecho de que mañana seremos todos nosotros quienes tengamos que paralizar el país para cambiar sus estructuras y establecer una economía más eficiente y unas leyes más justas, en beneficio del pueblo y no de las multinacionales. Entonces también seremos tachados de delincuentes y terroristas. También se suspenderán las garantías constitucionales y se sacará el ejército a la calle. Vivimos en una internacional de estados parafascistas en los que todo lo que no sea acatamiento se considera terrorismo. Y da igual las siglas del gobierno de turno, quienes mandan en realidad no se presentan a las elecciones.

Es bueno que vayamos tomando nota y percatándonos de que la lucha, necesaria y cada vez más inaplazable, será sangrienta y hasta que destruyamos al poder que manipula las instituciones nosotros, que tenemos la razón y la verdad, seremos los malos.

PD.- Recomiendo a mis lectores que paren mientes en el modo en que se ha llevado a cabo la información sobre el paro de los controladores en los medios de comunicación. Si lo hacen, una vez pasado el sofoco del momento, se darán cuenta de que, en el fondo, e insisto que no experimento excesivas simpatías por la causa de los controladores aéreos, hemos asistido a una lapidación pública en toda regla. La imparcialidad ha brillado por su ausencia. Los telediarios ordinarios y especiales han pasado horas y horas dando voz a los afectados por la huelga, lógica y naturalmente muy cabreados, dando voz al gobierno...pero nadie, o muy pocos, han dado voz a los controladores. Seguramente no íbamos a estar de acuerdo con sus posicionamientos (¿o quizá sí y de ahí la censura, no fuera a ser que nos convirtiésemos en imitadores?) pero al menos deberíamos haber podido escucharlos. Conviene que tengamos muy en cuenta ese modo de "informar" porque, como digo, lo sucedido en este puente de la constitución es un importante test para cuando el pueblo, por fin, se decida a salir a la calle a cambiar este régimen pútrido y la actual ineficacia e injusticia del entramado político, económico y social (si es que alguna vez hay cojones para hacerlo)...entonces los medios de comunicación, en el fondo medios propagandísticos del gran capital, tampoco serán neutrales ni darán voz a las legítimas protestas del pueblo. Solo escucharemos recursos a la autoridad y el nefando discurso de los que se encuentran en la cima de esta estafa piramidal que llaman democracia liberal. Entonces serán monocordes, como ahora lo han sido.

 NOTA.- La fotografía es de Aitor Aguirregabiria.

Etiquetas: , , , , , , , ,

04/12/2010 13:30 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

ESOS GRANDES CÓMICOS AMERICANOS

20101201021656-futurelab-education.jpg

Pues lo reconozco, sí: soy fan de grandes cómicos americanos como Hillary Clinton o el embajador de los Estados Unidos en España, un tal Solomon. Siempre logran hacerme sonreír con su desvergüenza y su cinismo.

El otro día fue la Clinton poniendo cara de digna y diciendo, así, como si nada, sin ponerse colorada, que las últimas filtraciones de Wikileaks sobre los sucios manejos de las administraciones norteamericanas son en realidad un ataque contra toda la comunidad internacional cuando, en realidad, lo único que hacen es dejar con el culo al aire al imperialismo yanqui. No es nada que no supiéramos. Los Estados Unidos son los mayores criminales contra la humanidad que se han conocido. Mucho más que los nazis o los comunistas. La organización económica que impusieron en 1944 ha llevado a la muerte por inanición a millones de personas desde entonces, y sigue propiciando hambrunas, guerras y muertes evitables a lo largo y ancho del mundo (no solo en el llamado Tercero, la miseria que exporta el ultraliberalismo yanqui se cobra vidas cada día en todas partes, incluidos los propios Estados Unidos y sus adléteres más privilegiados, Europa, sin ir más lejos). Ya solo por eso todos los presidentes de los USA, todos los miembros de sus administraciones y todos los magnates que se han aprovechado de tan injusta situación deberían ser considerados a la altura criminal de Hitler o Stalin. Pero no queda ahí la cosa. Sabemos que los Estados Unidos han provocado guerras ilegales e injustas, impuesto dictaduras sangrientas...son gentuza de la peor calaña. Enemigos comunes de la humanidad. Atacarles a ellos o a sus intereses, lejos de atacar al conjunto de la comunidad internacional es defender a los pobres, a los débiles, a la democracia, a la prosperidad y a la justicia.

Por ese motivo ver a la Clinton presentándose como la defensora del ¿orden? y de la comunidad internacional no deja de tener mucha gracia. Además de criminales son tan hipócritas que se convierten en auténticos payasos.

Y para muestra el botón del citado embajador Solomont diciendo que las filtraciones perjudican a gente que se dedica a "proteger a otros, trabajar en favor de los derechos humanos, combatir la corrupción y fomentar la democracia"...¿es cómico o no escuchar semejante perorata en boca de un embajador estadounidense?...¡Por favor!...y lo triste es que ningún medio de comunicación pondrá en evidencia la comicidad de esa declaración desvergonzada. Nadie matizará: creeremos, y punto. Ya se sabe, es el viejo lema fascista: creer, obedecer, vencer. O, más claramente enunciado: Vosotros creéis y obedecéis, nosotros vencemos.

En fín...Puesto que nos sodomizan sin vaselina a diario es mejor que al menos nos hagan reír de vez en cuando. Podíamos apodarles algo así como "Los Violadores Chistosos".

Sin embargo hay cosas que ya no me hacen tanta gracia. Por ejemplo escuchar a Leyre Pajín (ministra por la gracia infinita del dios enchufe en el Aparato, y elemento del más extremo y estúpido fascismo feminista piji-progre) clamando por establecer mecanismos internacionales de censura contra la libertad de información y expresión que representan las filtraciones de Wikileaks...¡olé, salero!...no nos debe extrañar, como he escrito ya en algunos otros artículos de este blog son las pequeñas cosas, los mínimos detalles, los que nos descubren la verdad. Y tanto la Pajín como el núcleo de apparatchiks del que procede, se caracterizan por el fundamentalismo totalitario, el autoritarismo (están acostumbradas a la disciplina de partido y pretenden gobernar con esa misma técnica la sociedad) y la imposición de sus presupuestos ideológicos, especialmente los de su trasnochado radicalismo feminista de estirpe calvinista anglosajona. No es de extrañar que hace poco otra de sus pares, aún más repelente por lo que representa y el modo de conducirse, la ministra de cultura, invocara de nuevo a la censura más o menos indirecta al referirse al asunto del Sáhara y a la libertad de expresión de personajes públicos adscritos a su ramo (léase Javier Bardem) que osaron exponer su opinión al respecto. Son así, no pueden evitarlo. Caporales de cuarta, iluminadas sin formación, simples garrapatas de un sistema decadente empeñado en imponer un superyo prefabricado a la sociedad. Un superyo elaborado a base de materiales reciclados del más rancio ultraconservadurismo yanqui que todo su partido y sus satélites mediáticos y  "culturales" se empeñan en vender como verdadero progresismo.

Tampoco me hace reír en absoluto algo que queda al descubierto con dichas filtraciones pero que, por otro lado, ya sabíamos de sobra: el escaso peso de la opinión pública, del pueblo, dentro del sistema establecido donde los gobernantes solo escuchan a los poderosos y a los amos imperiales. Todo ese trasiego de embajadores estadounidenses en la Fiscalía, la pleitesía de los jueces (por cierto hay pocos estamentos en España menos limpios, más podridos y más fascistoides que el judicial) de la Audiencia Nacional...toda esa gentuza prevaricando, actuando contra los deseos del pueblo y cometiendo de facto actos de traición a España (que algún día deberan ser castigados)...

¿A qué esperamos para poner fin a esa mascarada que nos venden como democracia y es solo una oligarquía al servicio de los intereses imperiales?

Por cierto, no quiero terminar este artículo sin remarcar un dato interesante: el hecho de que sea el rey el único mandatario español del que los Estados Unidos están plenamente satisfechos...sabemos que en este caso el grado de satisfacción va unido al grado de sumisión, receptividad y corrupción, de modo que...¡Viva la República, cabrones!

NOTA.- la fotografía es de Futurelab Education

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

01/12/2010 02:17 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

PROGRES DE DERECHAS

20101028163643-chiaralily.jpg

Son las pequeñas cosas, los lances minúsculos, las anécdotas periféricas las que nos dan la exacta medida de las grandes realidades. Cuando hablamos de prosperidad, de riqueza, de grandes cifras macroeconómicas y nuestros políticos, portavoces de los banqueros, nos dicen que debemos estar contentos porque todo va bien (es decir: les va bien a ellos) y al pasear por la calle nos econtramos con un sintecho, es evidente que algo no cuadra y la realidad está siempre más cerca de lo que vemos que de aquello que nos cuentan. Sucede lo mismo en tiempos de crisis cuando nos dicen que todo va mal y a poco que nos movamos por ahí seguimos viendo a los mismos de siempre exteriorizando nuevos y más flamantes signos de riqueza. La televisión y los medios de comunicación no son una ventana a la realidad sino simples medios de propaganda del Poder para decirnos lo que debemos pensar y creer. Desgraciadamente les hacemos más caso que a nuestros propios ojos y adoptamos las ideas que nos proponen y, por lo general, sin ningún criterio crítico. Somos así de tristes y manipulables.

Pues bien, ese mismo principio, la obervación de las pequeñas cosas, sirve también para estudiar y llegar a comprender hasta qué punto estamos equivocados al conceptuar el fondo ideológico de los líderes y movimientos sociales impuestos desde el poder político y mediático. Nos hacen creer que el país está dividio aproximadamente en dos grandes bandos: los conservadores y los progresistas y que estos últimos son la quintaesencia del izquierdismo civilizado. Que con su humanismo (y aquí empezamos ya a pisar terreno peligroso, el humanismo como tal no es un valor de la izquierda sino del liberalismo teista) expresado en el respeto a la declaración de los derechos humanos (y aquí el terreno se enfanga ya del todo puesto que la vigente, lo estudiaremos algún día en estas mismas páginas, no es otra cosa que un enunciado ideológico del liberalismo dieciochesco y una maquiavélica forma de confundir los términos y acabar imponiendo una visión conservadora del mundo) marca los límites de lo moderno y lo aceptable estableciendo un parámetro "moral" (y ahí volvemos a perdernos: la moral es un concepto de base teológica y por lo tanto derechista, la izquierda se expresa en términos éticos) que no puede rebasarse y deviene, por lo tanto, totalitario. El progresismo, tal y como se expresa hoy, es un caballo de Troya del totalitarismo liberal para cercenar de cuajo la disidencia y acotar la moralidad pública dentro de esquemas ideológicos abiertamente conservadores de tal modo que la división propuesta a la sociedad no es entre una derecha más o menos moderada y una izquierda temperada sino entre los sectores más ruidosamente ultramontanos y teocráticos etiquetados como derecha moderada (cuando son ultraderecha pura y dura) y una derecha liberal humanista en todo alejada de la verdadera izquierda.

No es algo que nos deba extrañar, a fin de cuentas en lo político todos los regímenes europeos han seguido en los últimos años una deriva similar. El mejor ejemplo de lo dicho es Italia donde la izquierda ha devenido una amalgama de socialdemocrátas y democratacristianos bajo las siglas de un Partído Demócrata cuyo horizonte ideológico es su homónimo estadouniense, lo que marca bien a las claras la derechización de esa supuesta izquierda y el modo en que el parlamentarismo de las "democracias" capitalistas está dejando el verdadero centro a la izquierda de los partidos mayoritarios de "izquierda".

España no es en eso una excepción. Todo lo contrario. Aquí el PSOE es desde 1979 un partido liberal (ni siquiera socialdemócrata) que ha venido haciendo durante sus periodos en el poder (1982-1996 y desde el 2004) la más turbia, radical y feroz política neoliberal (que engloba siempre una dimensión moral conservadora en lo social y jurídico) bajo el sofisma de un pretendido izquierdismo progresita del que la sociedad debe sentirse agradecida, según sus presupuestos ideológicos, en comparación con el radicalismo protofascistoide de los neocon peperos. Una vez más en España, como en el resto de Europa, el centro verdadero se deja a la izquierda de la formación "izquierdista" mayoritaria y se vende a la sociedad la idea de que ese derechismo menos ultramontano del partido liberal (es liberal aunque sus siglas digan otra cosa) es en realidad una forma de izquierdismo cuando en realidad se está jugando a imponer por la puerta de atrás la ideología predominante en los Estados Unidos que es, sin duda, la más acorde al desarrollo de los intereses del gran capital, siempre ultraliberal en lo económico y radicalmente conservador en lo "moral" y social.

En ese sentido la ideología progresista es fundamentalmente derechista y mimética con respecto a los Estados Unidos de modo que nos están vendiendo motos morales  que hace apenas veinte años se hubieran mirado con horror y desprecio incluso desde posiciones del centro-derecha. Poco a poco nos están conviritiendo en una sucursal ideológica de los Estados Unidos donde, no lo olvidemos, el paradigma ideológico proviene del más radical fundamentalismo religioso protestante. Así que los progres, en realidad, son fachas peligrosos destinados a despojar a Europa de su esencia ideológica de libertad personal e imponer, con el respaldo del gran capital y de las instituciones internacionales (que no son otra cosa que un instrumento imperialista del gran capital) y la legalidad de ellas emanada, un totalitarismo de raíz teocrática semita al estilo del vigente en los países anglosajones que son hoy para el mundo una amenaza contra el progreso tan grande como los islámicos.

Y esa condición derechista del progresismo se nota precisamente en los pequeños detalles. Hagamos, pues, un pequeño análisis al respecto y saquemos las conclusiones pertinentes. 

Por ejemplo podemos aludir a las campañas contra el tabaco. En principio parece lógico, y hasta deseable, el hecho de racionalizar su uso en espacios públicos puesto que fumar es una costumbre molesta y perjudicial. Pero si prestamos atención al tono, a los detalles, nos daremos cuenta de que en dichas campañas subyace un radicalismo iluminado escasamente racional y muy próximo al fundamentalismo ideológico. Es más ( y se trata de un hecho absolutamente inaudito en nuestra cultura) empiezan incluso a escucharse voces que hablan de (o se interrogan sobre) la prohibición total del tabaco. No es cuestión pues de implementar unas normas sociales y sanitarias racionales para mejorar la convivencia respetando la libertad del fumador, por el contrario subyace y se va haciendo derivar la opinión pública hacia un marco abiertamente prohibicionista en todo extraño a la democracia. Y son precisamente los progresistas de libro los más radicales en este asunto. Personalmente no fumo, nunca lo he hecho, y reconozco que esa costumbre me resulta bastante irritante, de modo que estoy a favor de una regulación del tabaco en lugares públicos. Creo, además, que los propios fumadores, hablando con ellos sin apasionamiento, comprenden que dicho ordenamiento es necesario y juicioso aunque les suponga algunas molestias. Sin embargo nunca he estado a favor de ni pienso que deba tolerarse la persecución "moral" y el linchamiento social (pero sobre todo, y es muy importante remarcarlo, mediático) que están sufriendo cada vez con más encono y mala fe. De pronto los fumadores ya no son individuos que ejercen su libertad sino elementos sospechosos, viciosos detestables a los que hay que perseguir, excluir y despreciar y desde los medios de comunicación y las instancias políticas se alimenta contra ellos un a modo de caza de brujas radicalmente dogmático y totalitario que hasta hace unos pocos años desconocíamos y que vemos extenderse por todo el planeta. ¿De donde ha salido semejante cruzada?... Claro, como siempre, se nos habla de los organismos internacionales (que no son otra cosa que la expresión del totalitarismo calvinista anglosajón, lo llevamos visto muchas veces en estas páginas y seguiremos estudiándolo) y se nos pone como excusa la salud y las opiniones médicas. Es decir: como siempre que se inicia una campaña prohibicionista.

Pero la historia enseña que desde siempre la medicina ha estado al servicio del poder estatuido y a través del mismo de las sectas teocráticas dominantes. Cuando el cristianismo consideró pecaminosa la higiene personal (ese estar desnudo, frotándose la piel, ocupándose de limpiar el cuerpo en lugar de la mente) los médicos, contra toda evidencia demostrada (se venía de la época romana, donde los baños públicos y privados eran instituciones perfectamente asentadas y conocidas así como sus beneficios terapéuticos), empezaron a predicar que el baño y la higiene personal eran nocivos para la salud. Y fue así como la excusa de la salud sirvió para imponer a la sociedad un tabú religioso. Ahora bien, este ardid, el justificar las prohibiciones basadas en tabúes religiosos bajo la excusa de la salud, se convirtió en recurso habitual desde el siglo XIX. En esa época la idea de pecado dejó de ser poderosa. Ya no se conseguía fácilmente que la gente dejase de hacer algo porque el estamento religioso lo considerase pecaminoso. Las sectas dominantes recurrieron entonces a unificar el prestigio médico y la propaganda mediática para seguir imponiendo a la sociedad sus tabúes religiosos. Sin ir más lejos la ley seca de los Estados Unidos vino avalada por campañas de famosos y mediáticos médicos, es una constante que veremos repetirse.

De modo que la "legalidad internacional" (impuesta por el Poder para defender sus intereses y sus convicciones morales sobre las diferentes sociedades), las excusas sobre salud y protección de grupos "vulnerables", y el ruido mediático como medio propagandístico para dirigir la opinión social son simples mimbres de un mismo entramado totalitario para imponer la moralidad de las élites dominantes (actualmente el radicalismo calvinista del evangelismo anglosajón bien secundado por el radicalismo de las restantes sectas semitas) sobre la sociedad. Se trata de una forma de adecuar el mundo a una forma de entender la Biblia, por lo demás (como el Corán) un libro alucinado y despreciable que transmite ideas propias de la edad del bronce y, por lo tanto, incompatible con la democracia y el verdadero progreso.

Entonces, replanteemos la pregunta: ¿de donde surge esa cruzada contra los fumadores?...Basta echar un vistazo a la historia para averiguarlo.

Deberíamos recordar a ese respecto que en la Alemania del norte, la protestante, estaba prohibido, y durísimamente penado, tomar café y fumar a finales del siglo XVIII. Se consideraban actos inmorales y equivalentes al actual consumo de drogas. Fue Federico el Grande de Prusia quien permitió tomar café a cambio de un cuantioso impuesto sobre su consumo. Pero el tabaco no siguió la misma suerte y, en cualquier caso, las relaciones con esa Alemania protestante eran muy intensas en las colonias inglesas del Norte de América donde el evangelismo radical de los metodistas había arraigado con fuerza. La mentalidad estadounidense fue desde sus orígenes la más próxima al más radical puritanismo calvinista, de ahí que todavía a comienzos del siglo XX estuviera prohibido en muchos estados el acto de fumar (ese es el motivo por el cual en las películas del oeste muchos personajes mascan el tabaco). Precisamente los comienzos del siglo XX vieron el triunfo de las organizaciones prohibicionistas de los Estados Unidos, indefectiblemente ligadas a esa moral ultrapuritana evangelista. Lograron imponer la Ley Seca, prohibir los opiáceos y el cannabis y pretendieron prohibir hasta los chicles y el azúcar. Pero el fracaso de la Ley Seca y el inmediato comienzo de la Segunda Guerra Mundial restó fuelle al prohibicionismo que resurgió a mediados de los setenta con la llamada Revolución Conservadora. Capitalismo salvaje, falta de derechos civiles y sociales y prohibicionismo son una sola cosa en la ideología que anima dicha revolución cuyas consecuencias padecemos hoy cada vez con mayor agudeza. Lógicamente los ataques contra los fumadores se reinicaron en cuanto el movimiento tomó aliento y adoptaron la hípócrita careta de preocupación por la salud cuando en realidad provienen del deseo de imponer a la sociedad un tabú religioso. De ahí la virulencia de las campañas, su intolerancia y sus formas totalitarias que los progres europeos y especialmente españoles han adoptado.

De hecho, vuelvo a repetirlo, si analizamos bien las campañas contra los fumadores y el debate sobre las leyes antitabaco observaremos que sobrepasan la racionalidad y entran de lleno en el totalitarismo abriendo incluso nítidas perspectivas prohibicionistas. No se trata de mejorar la convivencia social sino de desterrar un pecado. Es de este modo como los progres han dejado muy lejos el centro social y político escorándose peligrosamente hacia la derecha y adoptando modos e ideas del ultraconservadurismo anglosajón. Y no es un caso aislado.

Sigamos con nuestro análisis.

Otro campo donde la eterna moralina de los progres actua en contra de los intereses del pueblo y a favor de los manejos de la oligarquía es en el de la inmigración. Resulta evidente que una inmigración masiva, desorganizada, en absoluto selectiva y procedente de lugares con mentalidades atrasadas o muy atrasadas, en todo incompatibles con la civilización europea y sus modos de vida, genera problemas de todo tipo. En primer lugar tiene el efecto de quebrar el mercado de trabajo debilitando la posición de los trabajadores nacionales frente a los empresarios, mantiene artificialmente altos los precios de la vivienda y aporta enormes contingentes de individuos estafables por las inmobiliarias, los bancos, las aseguradoras, las compañías de teléfonos móviles y todas las demás empresas estratégicas que maneja el gran capital con mentalidad abiertamente mafiosa y la connivencia legislativa del estado. Además de eso, se producen otros evidentes efectos lesivos para el nivel de vida. Crece la delincuencia, se ensucian y depauperan las zonas donde se acumulan cayendo a menudo en la marginalidad, se incrementa la violencia y la inseguridad, se producen tácticas de acoso contra los nacionales por parte de los recién llegados (insultos, agresiones...), masificación de espacios públicos...pero, cuidado, si a alguien se le ocurre señalar toda esta serie de problemas y otros muchos derivados de una mala política de inmigración diseñada únicamente para favorecer los intereses del gran capital, enseguida saltarán los progres de turno para lapidarle socialmente con sus maniqueas cantinelas repletas de moralina. Quien proteste, quien señale los evidentes efectos nocivos generados por ese aluvión indiscriminado de gentes extrañas será tachado inmediatamente de racista, de insolidario, comparado con Hitler, vilipendiado de todos los modos posibles...y no se trata de una estrategia inocente. Es, en definitiva, la que han utilizado siempre los puritanos anglosajones para salirse con la suya: agresiva hipocresía bullanguera. Si se hace suficiente ruido y se lapida al disidente, se evita que pueda razonar y desmontar los chiringuitos indeseables del poder de turno con la verdad y la razón. Por lo tanto todos esos progres congestionados que se dedican a arremeter contra quienes ponen de manifiesto las disfunciones del actual modelo de inmigración no están defendiendo la igualdad ni la libertad ni luchando contra el racismo: por el contrario están sirviendo simple y llanamente de guardianes de la revolución (al modo iraní) de los intereses de la oligarquía dominante y perjudicando y desoyendo al pueblo. Y lo hacen con tácticas aprendidas y copiadas de los ultraconservadores americanos cuyas políticas e ideologías tratan de imponer en Europa.

Hay más ejemplos.

En conexión con el anterior está la monserga progre del multiculturalismo. Esa que pretende que porque a los bancos y las multinacionales les interese, el pueblo debe cambiar su idiosincracia, sus tradiciones, costumbres y formas de ser impregnándose (cuando no aceptando sin rechistar) las impuestas por los recién llegados. No se trata en realidad de nada nuevo, es una vieja táctica del ultraliberalismo que lleva aplicando desde el siglo XVIII. Al capitalismo liberal le molesta cualquier forma de solidaridad social, tanto la de índole cultural y étnica (no es de extrañar que una de las primeras medidas de los revolucionarios franceses fuera destruir las regiones históricas de Francia sustituyéndolas por departamentos artificiales y que los liberales españoles les imitasen en 1833 inventándose las provincias ni que el principal caballo de batalla tanto de los Estados Unidos como de la Unión Europea sea el nacionalismo) como las de clase. Cuando los progres hablan de multiculturalidad en realidad están implementando la vieja táctica ultraliberal de quebrar los lazos identitarios para sustituirlos por individuos aislados y, consiguientemente, más débiles. Sirve también para acallar las legítimas protestas del pueblo frente a los excesos de las nocivas políticas de inmigración. Pero tiene todavía un aspecto mucho más siniestro.

 Hace menos de un mes tuvo lugar en la facultad de derecho de la Universidad de Zaragoza (que últimamente se está cubriendo de gloria en cuanto institución supuestamente difusora de ciencia y progreso) el I Congreso de Derecho Islámico e Interculturalidad que reunió a 120 expertos de varios países para, según su organizadora, "buscar respuestas adecuadas" a las novedades que debe afrontar la justicia debido a la masiva presencia de musulmanes en España!!!!!!...¿cabe mayor aberración? ¿es eso progreso, volver a la edad media de la mano de concepciones oscurantistas y teocráticas es democracia, es avanzar?...evidentemente no. Pero las raices de semejante aberración ética se encuentran en la ideología misma del llamado progresismo: el liberalismo de matiz anglosajón.

Para el liberalismo, y se consagra en la Declaración de los Derechos Humanos (que a todas luces es un texto que deberá cambiarse para convertirlo en un instrumento de progreso social y cultural en lugar de lo que ahora es: una simple declaración de principios liberales claramente regresivos y ultraconservadores), especialmente para el liberalismo procedente de los Estados Unidos, que es el dominante, la libertad religiosa es un principio indeclinable. No en vano aquel país surgió como la conjunción de un sinfín de pequeñas sectas extremistas que no podían anularse unas a otras y se vieron forzadas a tolerarse. Pero que se toleren las diversas sectas no es una garantía de laicismo ni de separación entre teocracia y estado. Todo lo contrario: las diversas sectas, todas pertenecientes a una misma superstición de base y todas, sin excepción, teocráticas, acaban parasitando el estado y condicionando de modos diversos sus leyes y comportamientos impidiendo que la sociedad avance librándose del peso de la superstición y los tabúes religiosos. Por lo tanto, esa querida libertad religiosa predicada por el liberalismo sirve solamente para perpetuar la edad media y mantener el dominio de los tabúes religiosos sobre la sociedad.

Si tenemos en cuenta que la impulsora de dicho congreso, perfectamente reputada en los círculos académicos y políticos (lo que no implica exactamente valía personal, sino sintonía con el discurso dominante), viene ejerciendo como catedrática de derecho eclesiástico y que está además especializada en derecho islámico, tutela jurídica de creencias religiosas en el derecho español e internacional, en relaciones entre las confesiones religiosas y la comunidad política en el derecho español e internacional, en derecho y religión en la sociedad multicultural y en derecho canónico, entenderemos que el problema que representa es profundo, dificil de estirpar y netamente despreciable.

Ya hemos visto como al vendérsenos como progresista la multiculturalidad se nos está dando gato por liebre: imponiéndonos los intereses de la oligarquía en contra de los comunes del pueblo y haciéndolo de un modo maniqueo que bloquea de facto toda disención efectiva. Lo que representa ese congreso "progresista y multicultural" es más de lo mismo pero mucho más nauseabundo. Es el modo en el que la universidad, como medio propagandístico y de prestigio del Poder, trata de imponer a la sociedad un orden injusto y retrógrado bajo la etiqueta de "progresismo". Ya es de por sí contrario a todo pensamiento democrático y a toda forma de avance social que el derecho canónico y eclesiástico católico se considere una asignatura universitaria y que dicha existencia paralela a la del estado (creadora de un fuero de excepción intolerable) sea parte del ordenamiento jurídico de un país supuestamente democrático, como es intolerable que, so capa de "mayoría social", se permita que las sectas semitas influyan en la legislación, la educación y demás ramas de la vida social. Pero es que ahora, con el cuento de la multiculturalidad, del progresismo y de la libertad religiosa, en lugar de extinguir ese fuero especial de la secta católica trata de extenderse a otras de la superstición semita (y siempre lo digo: el islam es solo una parte de la amenaza, los evangelistas son otra igual de grave) de tal modo que toda la legislación, toda la educación y todo el devenir social queden de un modo u otro bajo el control de dicha superstición permitiendo así la imposición de sus tabúes religiosos. De modo que también en esto el supuesto progresismo es un medio de introducir por la puerta de atrás, y de un modo maniqueo, que convierta en parias sociales a los disidentes (en este caso se les tachará de racistas, xenófobos, paletos y cuantos epítetos y categorías los difamen ante la opinión pública), de los peores defectos y efectos de la mentalidad neoliberal y ultraconservadora propiciada por los Estados Unidos.

Y podemos seguir.

Uno de los movimientos más reaccionarios que existen hoy en día es el feminismo. También uno de los más totalitarios, vocingleros y maniqueos que puedan encontrarse. El motivo es muy sencillo: su origen se encuentra en las beatas evangelistas estadounidenses del siglo XIX que por el hecho de leer la Biblia y tratar de imponerla furibundamente a la sociedad se creían el centro del mundo. Su movimiento por la conquista de derechos políticos procedía, más que de la razón, del racismo y la teocracia. Consideraban que si hasta hombres de razas inferiores como los judíos, los hispanos, los indios y hasta los negros y los chinos y pertenecientes a sectas demoniacas (catolicismo, judaísmo o peor aún: agnosticismo) tenían derechos políticos ellas que eran anglosajonas y evangelistas deberían tenerlos con mucha más razón. Desde el principio ese feminismo estuvo viciado de semitismo teocrático y sirvió para la transmisión e imposición de todo tipo de ideas retrógradas sobre la sociedad. Las mismas individuas que reclamaban el derecho al voto eran las que impulsaban todas y cada una de las campañas prohibicionistas que caracterizaron el siglo XX y llevan camino de intensificarse en el XXI. A ellas se debe el inicio de la censura en el cine, las leyes para la "protección" de la infancia y las mujeres que en realidad sirven para perpetuar los modelos morales y familiares del sectarismo semita, la famosa Ley Seca y sus adléteres prohibicionistas...a ese feminismo anglosajón y ultraconservador le debemos el mundo ñoño y lleno de absurdas prohibiciones y estúpidas perspectivas morales que todavía padecemos. La cosa resultaba tan evidente que en los años sesenta del siglo pasado hubo escisiones en dicho movimiento que planteaban una visión más abierta y menos derechista del mundo y de la cuestión femenina. Pero dichas escisiones fueron masacradas a raíz de la Revolución Conservadora que tomó auge a mediados de los setenta y las actuales feministas, y esto es clarísimo en España donde todas las cabezas visibles del movimiento (incluyendo unas cuantas ministras y el propio presidente del gobierno) son más un remedo de beatas de sacristía que representantes útiles de un verdadero movimiento de liberación de la mujer motivo por el cual, mimetizándose vergonzosamente con el feminismo ultraconservador anglosajón (no podía esperarse otra cosa habida cuenta de la procedencia social de la mayor parte de ellas: clase media-alta o alta con estudios en colegios religiosos privados concluidos a menudo en países anglosajones) de forma que en lugar de ser un fecundo vivero de ideas para el progreso social se han convertido, bajo la etiqueta de progres y a menudo con el inopinado apoyo de grupos gays (otros que se creen la repanocha de la progresía cuando a menudo representan un ridículo deseo de aceptación en el cuerpo social de la burguesía más retrógrada), se han convertido en la nueva inquisición y en la punta de lanza del retroceso a leyes y comportamientos propios de los años cincuenta y la importación a Europa de modelos sociales y morales de los Estados Unidos y, por lo tanto, profundamente ultraconservadores y retrógrados.

Tenemos dos buenos ejemplos a ese respecto.

Uno es el relacionado con la prostitución.

Con la excusa de proteger a las mujeres de la trata de blancas y de la esclavitud sexual a manos de mafias, siempre se esgrimen motivos piadosos y solidarios para imponer los tabúes religiosos a la sociedad, se tiende abiertamente a la prohibición en el habitual mimetismo con los Estados Unidos. Allí fueron precisamente las mujeres de la Liga por la Templanza, las impulsoras de todo el prohibicionismo que luego se exportó al mundo, quienes, en aras de la moralidad pública y desde sus parroquias, pugnaron por la prohibición y persecución de la prostitución. Siempre con la excusa de salvar a  las mujeres (especialmente anglosajonas) del pecado (y del horror de tener que pecar, además, con hombres de razas inferiores). Ese feminismo ultraconservador se extendió por todos los países protestantes (llegando por ejemplo a la prohibición de la prostitución en Suecia a finales del siglo XX) y es torpemente imitado y seguido por las feministas de los católicos, que copian ciegamente, en especial las españolas, sin llegar a comprender qué ideología están inoculando a la sociedad. Pero el hecho es que la prohibición, como siempre sucede, no acaba con la prostitución y, sin embargo, deja en mayor indefensión a las personas, hombres y mujeres, que la ejercen. La prohibición (y por cierto que sucede lo mismo con la llamada pornografía infantil) solo favorece a las mafias. Los sujetos de tropa quedan abocados a una actividad marginal, desarrollada al margen del control estatal y se ven cosificados, ayunos de todo derecho personal, laboral y social. Prohibir hace ricas a las mafias y desprotege a las prostitutas pero eso sí, satisface a los conservadores bienpensantes que han logrado imponer un tabú religioso sobre la sociedad. A esa gente, a los prohibicionistas, no les importa absolutamente nada el dolor ajeno, se conforman con marcar la diferencia social y plasmar legalmente la enfermiza moral procedente de sus absurdos libros sagrados.

Si las feministas y el resto de los colectivos que se denominan progresistas tuvieran una ideología realmente anclada en el avance social, en la libertad y en la defensa de los derechos del ciudadano, de todos los ciudadanos y no solo de aquellos que disfrutan de un determinado nivel de vida y prestigio social, se preocuparían de defender y asegurar los derechos de las personas que practican la prostitución, y ello se consigue legalizándola y regulándola, no prohibiéndola. Pero...en esto, como en todo, no se aplica la razón ni principios de liberación social sino, por el contrario, la hipocresía y el totalitarismo bíblico anglosajón. Se esgrimen siempre motivos loables para captar la aquiescencia pública pero en el fondo se imponen tabúes religiosos de un modo absolutamente incompetente y perjudicial.

Pensémoslo: ninguna de la prohibiciones procedentes de esa ideología teocrática semita e impulsadas por los estados colonizados por ella, ha servido para nada útil. Ninguna prohibición ha conseguido que se deje de hacer lo prohibido (entre otras cosas porque suelen ser actividades naturales profundamente arraigadas en la sociedad humana desde antes incluso de que hubiera judíos y porque el apriorismo sectario jamás podrá imponerse a la naturaleza) pero han permitido prosperar a las mafias (lo cual no es del todo malo para la clase que detenta el poder ya que fomenta la corrupción), han arrojado al infortunio a los afectados por dichas prohibiciones y han multiplicado la delincuencia en todas sus formas.

El prohibicionismo es una estupidez que no arregla nada, lo estropea todo y solo satisface el totalitarismo.

Pero en esto, como en todo, los progres, dándoselas de modernos e ilustrados, imitan los modelos ultraconservadores procedentes del mundo anglosajón y los imponen a la sociedad convirtiéndose en agentes de la más rancia, recalcitrante y retrógrada ideología ultraderechista.

Últimamente, y será el último ejemplo que ponga en este artículo que comienza a prolongarse demasiado, estamos asistiendo en España a lapidaciones morales al estilo de las orquestadas por los ultraconservadores americanos y que no tienen otra función que el mantenimiento totalitario de su predominio ideológico. Impidiendo cualquier respuesta, haciendo mucho ruido mediático, abismando al agredido en un universo maniqueo en el que ellos (respaldados por la propaganda mediática y el poder político) se arrogan el papel de buenos convirtiendo al agredido en paria social y convenciendo a la sociedad de que su radicalismo de raíz bíblica es una justa indignación civil y moral. No son en eso mejor que los ayatolas ni hacen con ello otra cosa que imponer una forma de inquisición privada destinada a ahogar la disidencia moral y machacar a quien ose levantar la voz contra el pensamiento único y totalitario que tratan de imponer como koiné social.

En estos días, sin ir más lejos, tenemos el caso de Sánchez Dragó y el modo en que la furia progre-feminista-conservadora se ha abatido sobre él por decir algo que ya había dicho, sin que sucediera nada, en 1984. ¿Por qué entonces no pasó nada y ahora parece hundirse el mundo?...sencillo porque entonces había más libertad y se vivía todavía lejos del marasmo ultraconservador que minuto a minuto nos está arrastrando hacia el equivalente de las repúblicas islámicas en el mundo occidental. Es un ejemplo de cómo cada vez la inquisición, la censura y la ultradercha se imponen más y más en nuestras vidas arrastrándonos insensiblemente hacia lo más oscuro de los años 50.

Conviene que examinemos detenidamente lo sucedido con Sánchez-Dragó para comprender qué está pasando y como funcionan las cosas.

La "culpa" de este escritor (que por otro lado no es santo de mi devoción) fue escribir que había mantenido relaciones sexuales con dos chicas (eso de niñas es ya una categorización interesada) de trece años de edad. Cosa por lo demás absolutamente legal en España durante todos los años ochenta y noventa del siglo XX. Y no por casualidad sino porque la legislación de la naciente democracia española se adaptó a finales de los setenta a la mejor y más avanzada legislación europea del momento. En los años setenta la psicología y la sociedad se estaban liberando del peso inquisitorial y anticientífico de los presupuestos de la Asociación Psiquiátrica Americana que bebía directamente de la obra acientífica y teocrática de pomposos psiquiatras decimonónicos que actuaban como comisarios políticos de las sectas semitas a las que pertenecían trasladando sus apriorismos morales basados en tabúes religiosos a sus actuaciones académicas consiguiendo de este modo que las enfermas concepciones morales semitas se impusiesen como indiscutibles verdades científicas que justificasen una legislación ad hoc. Un clarísimo ejemplo de esa aberración fue Van Krafft-Ebbing con su libro en latín donde todo lo que no fuera sexo dentro del matrimonio canónicamente constituído y sin gozo de la mujer se consideraba una patología sexual. Esa es la mentalidad que la psiquiatría, convertida hasta nuestros días en una herramienta totalitaria del Poder, impuso por doquier. Desde el principio semejante salvajada tuvo detractores pero no fue hasta los años setenta del siglo XX que hubo posibilidad de dar al traste con esa aberración social y científica que confundía la práctica y aceptación del tabú religioso con la salud mental.

A partir de 1974, frente a la visión bíblica y enfermiza de la psiquiatría ultraconservadora, se opuso la visión racional y desprovista del peso religioso en la que el sexo lejos de ser un pecado es algo natural y consustancial al ser humano y se avanzó rápidamente hacia una educación en libertad y armonía con la naturaleza muy alejada de los tradicionales tabúes semitas (pecado, carne y mundo). En ese contexto racional y libre, las leyes "morales" de raigambre semita carecían por completo de sentido y se imponía una forma diferente de sexualidad, educación y comportamiento.

Enseguida llegó la Revolución Conservadora para impedir que la sociedad escapase a los tabues religiosos que llevaban décadas imponiendo mediante la pseudociencia que llaman psiquiatría y psicología y el consiguiente ordenamiento jurídico. En un principio, carentes de fuerzas, trataron tan solo de contener lo imparable. Recurrieron, como siempre, a la excusa de la protección de los menores y consiguieron un punto medio de inflexión: el establecimiento de una edad de consentimiento que limitaba la educación en libertad y mantenía los tabúes religiosos que defendían en valor para etapas formativas claves para el lavado de cerebro a los niños. Por lo general, a mediados de los setenta, esa edad de consentimiento se estableció en los 12 años.

A principios de los ochenta, con Reagan en el poder, los cruzados del ultraconservadurismo americano se lanzaron a una nueva campaña propagandística (basada por cierto en simples y llanas mentiras y en la manipulación de estudios psicológicos y psiquiátricos aparentemente científicos) para desbordar las leyes de consentimiento sexual y reemplazarlas por las tradicionales de estupro, procedentes de la moralidad cristiana. Fue así como la edad de consentimiento fue subiendo y perdiendo su sentido y como, enseguida, se pasó a la promoción de campañas de abstinencia sexual (todavía en vigor) y a la imposición mediante métodos totalitarios de la aberrante moralidad sexual semita.

Y, no contentos con hacerlo dentro de sus fronteras, se han dedicado a imponer sus aberraciones al resto del mundo, especialmente en Europa donde siempre han encontrado el eco complaciente de la ultraderecha. Fue así como la edad de consentimiento sexual fue subiendo en los diferentes países y como se fue fraguando un clima propagandístico y social propicio a la reinstauración de las leyes de estupro (de base religiosa y moral) y el lanzamiento de campañas de abstinencia para jóvenes que no tardaremos en ver aparecer.

En España, país más sensato y civilizado de lo que pudiera parecer (el no haber padecido la infección protestante es siempre un marchamo de calidad ética y salud social), la edad de consentimiento se mantuvo en ese término medio de los 12 años hasta que el mimetismo anglosajonizante del PP decidió subirla. Pero solo se atrevió a hacerlo a los 13, la sociedad española permanecía todavía a finales de los noventa relativamente sana y no cabía incurrir en excesos dogmáticos que no tardaremos en ver. Fueron precisamente los socialistas los que volvieron a subirla, no hace mucho tiempo, a los 14, demostrando tanto su sumisión a las imposiciones del fascismo teocrático imperante en las instituciones internacionales como su propia naturaleza derechista encarnada en sus satélites del supuesto progresismo social.

Unos pocos años después de ese último cambio llega esta bien orquestada lapidación pública contra un escritor, Sánchez-Dragó, qué escribió sus vivencias y su opinión en un libro, hablando de algo absolutamente legal hasta hace apenas un lustro y que ha dejado de serlo solo por un motivo: el poder cada vez mayor de los movimientos  ultraconservadores de raíz teocrática en el mundo. Y no es un hecho baladí, es una muestra clarísima de la escasísima libertad de expresión que existe en las llamadas democracias occidentales. Quizá nadie pretenda leer a priori lo que escribes, pero sabes que te van a crucificar públicamente si resulta que no te alineas con la ideología dominante. Se busca así, mediante medios totalitarios que nada tienen que envidiar al estalinismo, una finlandización de la expresión: imponer una autocensura que impida toda discusión, la expresión de cualquier punto de vista divergente del "consenso social" la "verdad moral" que, maniqueamente, se expresa como única posible y decente convirtiendo a todo disidente en un paria social. Y en el caso de Sanchez-Dragó hemos visto un despliegue clásico de todo el arsenal de esta gentuza empezando por el ruido mediático y propagandístico identificando la "verdad moral" con los puntos de vista del poder y aseverando su modernidad y progresismo al presentarse a la sociedad en boca de personajes presuntamente representantes del pensamiento izquierdista y avanzado (simples progres encenagados en el pensamiento más reaccionario del neoliberalismo imperante), la censura abierta a modo de propaganda institucional (y subrepticiamente confesional), la lapidación económica (con empresarios retirando contratos al disidente) y la intervención incluso de ministras afirmando que la "moralidad imperante" debía ser respetada por todos, incluso por los creadores...¿cabe una más salvaje apología de la censura y del totalitarismo moral?¿Por qué nadie exige el cese, la dimisión no es suficiente, de semejante harpía del averno del totalitarismo semita?...

Está claro: avanzamos a pasos agigantados hacia el oscurantismo más horrible. Dentro de unos años, no demasiados, el código penal habrá regresado a los años cincuenta, veremos en la educación imponerse los modos antiguos y correran por periódicos y televisiones anuncios a favor de la abstinencia sexual y demás zarandajas ultraconservadoras.

Del mismo modo que el PSOE (liberal desde 1979) ha servido de caballo de Troya para introducir en España el ultraliberalismo más salvaje y suicida, los progres están sirviendo para imponer en la sociedad la mentalidad más arcaica de los ultraconservadores evangelistas.

Frente a semejante realidad yo solo tengo algo que decir: Non serviam.

NOTA.- la fotografía es de Chiaralily .

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

04/11/2010 15:52 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

¡QUÉ TRISTE ES SER ANTIDISTURBIOS!

20101021183244-tacomamama.jpg

Un antidisturbios no deja de ser un pringado. Tiene los mismos problemas que el resto de los funcionarios, que las personas que se manifiestan en la calle, que se alzan legítimamente contra el latrocinio organizado y legalizado en que se han convertido los estados burgueses y su trabajo consiste en apalear y disolver a aquellos que se manifiestan también en defensa de sus derechos. Puede decirse, por lo tanto, que el antidisturbios es doblemente pringado: como todos los demás y encima viéndose forzado por su trabajo a impedir las protestas que defienden sus derechos y a defender los bienes, patrimonios y desafueros de políticos corruptos y empresarios corruptores. Es triste.

Claro que también se le puede entender como un simple instrumento del poder. Un mercenario sin conciencia social atado por un sueldo miserable y manipulado por la posesión de un uniforme, la idea de "ser" la autoridad y la siempre atractiva posibilidad de zurrar al prójimo en cumplimiento de un deber que, curiosamente, consiste en traicionar a su propia clase para salvaguardar el estado de cosas que permite la explotación, el robo organizado y la esclavización de la misma.

Sí, cada vez que veo un gobernante invocando el principio de autoridad y de orden para imponer las normas de las élites depredadoras sobre los derechos y necesidades del pueblo y a los antidisturbios dando leña a diestro y siniestro cumpliendo las órdenes de esos gobernantes parafascistas al servicio del gran capital, siento pena por ellos. Es muy triste lo que puede hacer un uniforme, la identificación con el poder y una soldada con una persona.

Si en el anterior artículo hablábamos de putitas respetuosas...

En fin la Revolución Francesa (la de 1789) comenzó de verdad cuando los soldados que iban a disparar contra el pueblo comprendieron que formaban parte de él y con él compartían sus destinos. El fascismo comenzó de verdad en todas partes cuando el ejército se constituyó en una casta separada del pueblo, se identificó con los intereses de los ricos y comenzó a atacar a sus propios pueblos para defenderlos generando todo tipo de crímenes bien conocidos por la historia.

Evidentemente, como bien demuestra lo que ocurre en Francia, en estos días estamos más cerca del fascismo institucional que de un cambio democrático (que solo puede llevarse a cabo mediante la acción directa en la calle contra los sistemas decadentes y corruptos que osan llamarse democracias y son tan solo máscaras de la dominación del gran capital sobre el común de la sociedad).

Sí, insisto, es muy triste ser antidisturbios. Por cierto, queridos amigos de la porra y el casco: vuestros derechos también se recortan y los de vuestros hijos. Pero no importa, seguid apaleando al pobre para que estén contentos esos cerdos con corbata. Oye, igual hasta os condecoran.

Los señoritos siempre tuvieron sicarios que cumplían con su deber (mantener un orden injusto) por un sueldo de mierda.

NOTA.- la fotografía es de Tacomamama

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

21/10/2010 18:38 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

¿SERÉ UN RADICAL ANTISISTEMA?

20101007120100-bayerberg.jpg

 Ha ido sucediendo paulatinamente, muy poco a poco, casi sin darnos cuenta: la desvergüenza de los ultraderechistas neocon ha  alcanzado niveles de absoluta insolencia y de agresividad constante.Primero desde algunos representantes del poder político seguidores fieles del fascismo capitalista anglosajón (y que algún día deberan pagar por ello, por lo que de traición al pueblo implica), luego se extendió a los medios de comunicación (televisiones, radios, prensa, editoriales...) que controla esa derecha y que llevan años intoxicando, esparciendo mierda, haciendo propaganda de los intereses de sus dueños y consiguiendo que todo el espectro conservador de la sociedad se radicalice escorándose cada vez más hacia la extrema derecha.

Evidentemente en la democracia liberal no existe la izquierda, se elige siempre entre una derecha más moderada y otra más extrema. Este fenómeno, con la deriva hacia el extremismo más fanático y radical de las élites económicas y de la política pepera (mucho más próximas a la gentuza de los tea parties que al corporativismo católico de antaño), ha conducido a que, a día de hoy, el bipartidismo español solo permita escoger entre la derecha dura (el PSOE) y la extrema derecha (PP-CiU-PNV, que son la misma jauría de ideología fascista neocon con diferentes collares regionales) y están consiguiendo, siempre a través de sus medios de propaganda, que esa radicalización cale en el sector de la sociedad que controlan y dominan.

Hace una década, antes de que Aznar consiguiera su mayoría absoluta y Bush se alzase (de manera harto dudosa) con el poder en los Estados Unidos, el consenso social en España era la moderación y la convivencia. Existía un respeto mutuo y el convencimiento de que podíamos seguir todos juntos, hacia adelante, ampliando constantemente la base de los beneficiados por el sistema. Incluso los derechistas reconocían la necesidad del estado de bienestar y su mantenimiento, de políticas de promoción social y el principio de que la riqueza, para serlo, debía difundirse por todo el entramado económico y social. Ahora eso ya no es así: las políticas (iba a decir erróneas, pero son en realidad culpables y malintencionadas) de todos los gobiernos de la democracia, bajo el dictado de la Unión Europea y el gran capital, permitieron la consolidación de un pequeño núcleo de potentados poderosos (cuyos nombres y apellidos son bien conocidos, conviene tenerlo presente para cuando al pueblo le toque exigir responsabilidades) que dominan el país a su antojo y cuya intención última es importar el estado de cosas existente en los Estados Unidos o, peor aún, en China u otros lugares semejantes: todas las ventajas para el poderoso, absoluta indefensión y desprotección para los débiles que dejan de ser ciudadanos para convertirse en disimulados siervos. De hecho, es bueno que reflexionemos al respecto, la situación de muchos siervos de la gleba en la edad media era infinitamente mejor que la actual de los obreros explotados del tercer mundo y, lo que resulta todavía mucho más grave y preocupante, de muchos de los propios trabajadores españoles.

 Para conseguir sus sucios y despreciables propósitos, esos...(evitaré calificarlos), se lanzaron a una intensa campaña de propaganda ideológica beneficiosa a sus propios intereses (en conflicto con los generales del estado y del pueblo) desde todas las tribunas que dominan , que son muchas, algunas incluso disfrazadas de progresismo. El resultado es que cada vez el discurso radical neocon ha ido calando más y más en determinada parte de la sociedad (curiosamente en muchos casos de estrato económico y cultural bastante bajo, la propia ignorancia de muchos obreros les arrastra a adoptar y defender la ideología que empeorará su situación hasta convertirlos en esclavos sin seguro médico ni enseñanza gratuita, ni derechos sindicales, ni...)y que uno se encuentre cada día con declaraciones más preocupantes, demenciales, absurdas, ridículas y próximas al extremismo del fascismo neocon en conversaciones y charlas diversas. Incluso personas antaño moderadas y razonables hablan ahora como la Palin y sus adléteres, dejando a la izquierda incluso al mismísimo Franco (por cierto: interesante tema este del que seguramente hablaré en un futuro)...no cabe extrañarse, la masa es siempre manipulable y excitable y esa gentuza que domina el país (al final los he calificado), dispone de mucho poder y está invirtiendo mucho en lavar cerebros y tergiversar evidencias.

Sí, en apenas diez años la deriva hacia la extrema derecha de este país, de todo el mundo en realidad, ha sido enorme y pavorosa. Está bien porque permite comprender fenómenos históricos como el que aupó a Hitler al poder en la Alemania de 1933 o el modo en que se mantienen tipejos como Berlusconi en el poder en la actualidad. Pero las consecuencias van a ser terribles para todos, ya lo estamos viendo: la crisis y sus consecuencias no son sino el resultado de esas políticas radicales de los neocon basadas en la especulación y la explotación. Y la receta de las dos derechas (la dura del PSOE y la extrema del PP) para superarlas, es más neoconservadurismo ultraliberal. Es decir: que iremos a peor. Cada día perderemos algo más de libertad, de derechos, de bienestar y las fortunas del reducido núcleo de potentados que realmente gobiernan el país vendiéndolo al gran capital extranjero irán engrosándose, incluso, en progresión geométrica.

Lo curioso de este fenómeno es que desde la izquierda se vive también una progresión hacia la derecha para no verse tachados de radicales. Una progresión que nunca va a ser suficiente. Incluso los que se instalan definitivamente en el centro son ahora ridiculizados como izquierdistas trasnochados (una de las bazas de la gentuza neocon es decir que el deseo de equilibrio económico y justicia social es comunismo rancio y pasado de moda), estigmatizados como individuos violentos y dogmáticos (cualquier social-demócrata tibio es para ellos un primo de Stalin) y culpados de extender la pobreza (cuando la pobreza surge y se extiende precisamente del acaparamiento indebido de la riqueza de las élites dominantes)...en la práctica estamos viviendo linchamientos sociales muy similares a los que se vivían en el franquismo cuando a algún ciudadano que no iba a misa los domingos y pedía la autorización de los partidos políticos se le tachaba de rojo. Puede que no tarden en empezar a mandarnos la policía a casa.

A pesar de todo eso yo sigo pensando y defendiendo que el bien público ha de primar sobre la codicia particular, que la verdadera riqueza es aquella que permite a todos un buen nivel de vida, que el estado tiene como función equilibrar los excesos del mercado y velar por los derechos, libertades e intereses del común de los ciudadanos y no estar al servicio de estafadores y ladrones con traje y corbata cuyo único mérito para no ir a la cárcel es el poder comprar a políticos que les hagan leyes a medida,que racionalmente es preciso un estado que no se dedique a legislar sistemáticamente a favor de las grandes multinacionales permitiéndoles incluir cláusulas y desarrollar actividades abusivas o engañosas, que no tolere que la vida diaria sea una inmensa estafa que beneficie por sistema a los de arriba robando de modos diversos (y a menudo descaradamente) a todos los demás, en el que la corrupción sea perseguida y castigada, un estado al servicio del ciudadano y del bienestar común y no dedicado a custodiar el ilícito enriquecimiento de los de siempre. Un mundo en el que las imposiciones de las supersticiones dominantes (léase religiones) se combatan y se eliminen en lugar de ser protegidas, subvencionadas y tomadas como base de la legislación y la educación....en fin, ese tipo de cosas tan pasadas de moda.

¿Seré acaso un radical antisitema?...¿un rojo peligroso?...

Puede.

Pero lo que, de todos modos,  no me cabe en la cabeza es que exista gente lo suficientemente estúpida como para ser partidaria del sistema existente...

 

 

NOTA.-La fotografía es de Bayerberg

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

EDUCANDO MEMOS

20100922100921-pink-sherbet-photography.jpg

Las cosas  no suceden por casualidad, tienen siempre una causa definida y evaluable. Por ese motivo, cuando uno ve tendencias de comportamiento arraigadas y bien marcadas puede suponer que responden a unas causas concretas.

La anterior reflexión viene a cuento a causa del comportamiento de muchos jóvenes, especialmente de la Europa anglosajona y central, a los que estamos viendo en los últimos veranos comportándose como adolescentes estúpidos y salvajes en edades superiores a los veinte años y a menudo rondando los veinticinco y hasta los treinta.

Por supuesto a la mente del lector español, especialmente de aquel que viva en determinadas zonas turísticas,  vendrán  las imágenes de cientos de jóvenes ingleses borrachos haciendo el gamberro por calles, hoteles y discotecas. Es solo un aspecto de lo que quiero tratar, pero significativo. Pensará también en los guiris jovenzanos que se deciden a saltar desde los balcones del hotel a la piscina para colgar las imágenes en internet...existen muchos ejemplos y no voy a detallar.

Diré tan solo que la gota que colma el vaso, que me lleva a esta simple reflexión, es la noticia del rescate de un joven alemán sepultado en una playa canaria por el agujero que estaba cavando. Un tipo de veintitrés años que no tiene mejor ocupación que dedicar ocho horas a cavar sendos y enormes hoyos en la playa con la pretensión de unirlos después por un tunel y se dedica a ello  hasta que su magna obra de ingenieria se derrumba sobre él. Un comportamiento que podría disculparse en un niño de diez años pero que resulta ridículo, infantil, en uno de esa edad.

Pero se trata solo de un síntoma, uno más entre tantos.

La juventud en su conjunto, especialmente en los países anglosajones y sus satélites directos, se está infantilizando (por no decir agilipollando) a pasos agigantados y asistimos cada vez más a comportamientos absurdamente pueriles en edades plenamente adultas aunque enmarcadas dentro de la juventud.

¿A qué puede deberse semejante fenómeno?

No hay que elucubrar demasiado para saberlo: a una educación equivocada y sesgadamente ultraconservadora.

A partir de 1977, lo hemos explicado muchas veces en estas mismas páginas, los sectores ultraconservadores de todo el mundo, pero especialmente aquellos de la llamada anglosfera (dominada por el evangelismo más radical y peligroso) se lanzaron a combatir la liberación de la sociedad de los preceptos de las sectas semitas, de la anquilosada, enfermiza y malsana moral judeo-cristiana y para ello, para garantizarse un ámbito donde poder lavar el cerebro con facilidad, se centraron en la infancia y la juventud. A partir de 1968 pero sobre todo de 1974 se había producido un positivo cambio en la orientación de la educación infantil y juvenil avanzando rápidamente hacia presupuestos más en concordia con la naturaleza y alejados de las imposiciones ritualistas y autoritarias de la tradicional enseñanza destinada a la fijación de los tabúes religiosos de dichas sectas en la mente de niños y jóvenes.

Con la excusa, siempre eficaz, de proteger a la infancia y la juventud, los ultraconservadores, los talibanes cristianos, se lanzaron a la elaboración de nuevas leyes, a la implementación de tabúes, a la difusión de mentiras y afirmaciones demagógicas siempre bien respaldadas por instancias gubernamentales derechistas e instituciones "médicas" y "científicas" que no son otra cosa que órganos de propaganda del radicalismo cristiano, para hacerse de nuevo con el control de la educación que es siempre el que les garantiza la posibilidad de lavado de cerebro de los jóvenes y una sociedad mayoritariamente adepta a sus absurdos posicionamientos maniqueos y contrarios a la verdad y la naturaleza.

Enseguida equipararon protección con pureza (ritual y espiritual desde su punto de vista perverso que parte de la equiparación de naturaleza y demonio) dedicándose a apartar el mayor tiempo posible a los jóvenes del "pecado" e infantilizándolos cada vez más. Esa tendencia ha seguido creciendo y radicalizándose en los últimos treinta años de predominio neoconservador en el mundo. ¿Las consecuencias? como siempre que el extremismo religioso domina la sociedad: terribles y grotescas.

Los indivíduos, infantilizados al máximo, mantenidos en una conveniente ignorancia que los aparta de sus naturales instintos y limita su desarrollo físico y psicológico bajo la coacción social y educativa y a través de leyes represivas, una vez que escapan al férreo control de estas mismas sea por cambio geofráfico sea por alcanzar la mayoría de edad tienden naturalmente al exceso y, ajenos a una práctica de la responsabilidad que siempre marcha asociada con la educación en libertad, al tiempo que mantenidos en la más absoluta ignorancia, acaban reproduciendo comportamientos inmaduros y estúpidos en edades en que otra educación más libre, más acorde con la naturaleza y menos influida por la religión les hubiera convertido en individuos responsables.

En conclusión: las formas de educación y de imposición moral del neoconservadurismo radical emanadas de los países anglosajones son nocivas, a la par que retorcidas y perversas, y deben desestimarse con la máxima urgencia. Hay que cambiarlas (y no imitarlas como se está haciendo) y sustituirlas por otras en las que se elimine la idea de pecado y se enseñe al educando a desenvolverse en libertad y con responsabilidad.

Ahora estamos educando memos. Convendría empezar a educar personas.

Vamos, digo yo.

NOTA.- La fotografía es de Pink Sherbet Photography

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

22/09/2010 10:16 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

LLUVIA, SOL Y GUERRA EN SEBASTOPOL.

20100809155747-trigo.jpg

Allá por los años de la Guerra de Crimea (1853-1855) el mercado del trigo castellano experimentó una gran bonanza debido al hecho de que al bloquear franceses, ingleses y turcos los puertos rusos en el Mar Negro el trigo ucraniano no podía llegar a los mercados beneficiando a otros núcleos productores como el castellano.

Este año los catastróficos incendios sufridos por Rusia a causa del calor, de la sequía, de la incuria de las autoridades y, por qué no decirlo, de ciudadanos poco habituados a semejantes condiciones climatológicas, ha dado al trasto de nuevo con las exportaciones cerealísticas de ese país. Sin embargo los agricultores españoles dificilmente van a beneficiarse de ello, tampoco los de otras partes del mundo.

Qué ha cambiado entre 1854 y 2010 para que un hecho natural: la apertura de mercados a nucleos productores de un bien cuyo principal, o uno de los principales productores, colapsa por el motivo que sea. Qué ha cambiado para que el movimiento natural de los mercados quede alterado hasta el punto de no reflejar en los centros de producción una catástrofe sectorial.

¿Habrá que decirlo?...

La diferencia es la llamada globalización que consiste en permitir a los especuladores, que son una minoría parásita, alterar los mercados de tal modo que dejan de reflejar movimientos naturales para responder a otros artificiales a menudo deliberadamente desestabilizadores que suceden así para perjuicio general y exclusivo beneficio de los especuladores de Wall Street.

Lo hemos visto a lo largo de los últimos meses en relación con la deuda pública de los diferentes paises, lo vemos ahora (y siempre) en relación con los mercados de alimentos.

La globalización es tan solo un modo de acaparar los mercados y manipularlos en beneficio de unos pocos y perjudicando deliberadamente a la mayoría. En otras palabras: una pura y simple estafa. Por lo tanto cualquier ideología, estado, político o institución que trabaje en esa dirección puede considerarse abiertamente como ilegítima, tiránica y culpable de crímenes de lesa humanidad (pues la especulación y la manipulación artificial de los mercados es la verdadera causa del hambre y la miseria en el mundo).

Actuando con lógica y moral resulta evidente que el sistema y la ideología que propician la llamada globalización deben sustituirse por otros que beneficien a todos dentro de un marco de economía real y comercio limpio y que las instituciones que promocionan e impulsan dichas políticas (empezando por la ONU, el FMI, el Banco Mundial y siguiendo por los estados de ideología capitalista y los partidos que la implementan independientemente de sus siglas) deben ser eliminados y sustituidos por otros que aporten ideas nuevas y métodos de organización social y económica más racionales y justos. Del mismo modo los políticos, funcionarios y magnates que vienen impulsando y amparándose en dichas ideologías y políticas y que están permitiendo el actual y perjudicial desgobierno deberán responder judicialmente de sus actos como enemigos comunes de la humanidad equiparables a los peores criminales de guerra. Pues existe de hecho una guerra solapada entre las minorías dirigentes que se benfician del actual estado de cosas y el resto de los ciudadanos del mundo, premeditadamente perjudicados y estafados por el mismo.

No es que otro mundo sea posible, es que resulta indispensable. La revolución debe comenzar ya y debe hacerlo desde la toma de conciencia de cada ciudadano. Y ya no se trata de discutir en torno a ideologías del pasado. Necesitamos un mundo nuevo que se base en dos principios eternos e indiscutibles: libertad y justicia.

NOTA.- la fotografía es de Juan Antonio Capó.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

09/08/2010 16:04 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

UN ACTO DE PROFUNDA INCULTURA.

20100729125426-bizantine.jpg

Conste que soy antitaurino, y lo soy desde que con cinco años mi padre, que en su juventud, antes de ingresar en el ejército y muchísimo antes de dedicarse a negocios ruinosos y a la pintura figurativa, fue torero, me llevó a la primera corrida de toros en la plaza de la Misericordia de Zaragoza, con sus doscientos años a cuestas.

Ello no obstante, solo puedo calificar lo sucedido en el parlamento catalán, la prohibición de las corridas de toros en dicha región (sí, región, nada de nación), con la frase que da título a este artículo: un acto de profunda incultura.

¿Por qué?...por muchos y variados motivos que trataré de resumir, hace calor, estamos a últimos de julio y no tengo demasiadas ganas de trabajar.

Por supuesto, y como más evidente, por la motivación última de dicho acto: el deseo del trasnochado y provinciano (hay que decirlo: son un hatajo de paletos) nacionalismo catalán de distanciarse de los símbolos de España y de recibir palmaditas en la espalda de los amos anglosajones. De hecho es triste ver como el complejo de inferioridad (los de superioridad propios del nacionalismo indebido siempre esconden profundas carencias) de esa gente les lleva a convertirse en monos de feria que saltan en su jaula de oro cuatribarrada para recibir el aplauso de un distraído público colonialista al que prefieren complacer en lugar de asumir su indiscutible españolidad y caminar hombro con hombro con el resto de los pueblos de España. Nada hay más despreciable y patético que un catalanista intentando parecer "europeo" cuando, por cierto, Europa se forjó en el Mediterráneo y la koiné norteña que ahora parece la referencia cultural no es sino fruto del provincianismo oscurantista del clero centroeuropeo que se inventó el protestantismo como reacción taliban frente al renacimiento. Seguir ese código de "civilización" es apostar por la prolongación de la barbarie. España, y esta denominación incluye a todos sus pueblos, debe seguir su propia senda, atender a su verdadera naturaleza que no hunde sus raices en el protestantismo ni en sus derivados ideológicos (liberalismo, capitalismo...)

E incluye también esta verdad a los ecologistas españoles, tristes progres sin ideas propias que en este punto, como en muchos otros (la importación del feminismo ultraconservador anglosajón que están imponiendo nuestras incultas ministras "socialistas"), se limitan a mimetizarse con la ideología dominante, imperialista, procedente de los núcleos de poder sin pararse a analizarla críticamente ni mucho menos contextualizarla en el universo hispano que habitan. Y el asunto de los toros es uno de esos en los que más se demuestra la estulticia del elemento progre-liberal que con su estupidez profunda resulta a menudo más dañino que el derechismo más rancio y agresivo.

Que un guiri, que en su cultura ancestral nunca ha tenido nada que ver con los toros (al contrario que los mediterráneos, y remito a antiquísimas pinturas cretenses, a mitos y datos históricos de la más absoluta antigüedad) no comprenda lo que sucede en un encierro o en un ruedo, pase. Que un español se sume a su ignorancia es, simplemente, ridículo. Y puede aplicársele el mismo cuento que líneas arriba dedicábamos a los nacionalistas catalanes. Igual de paletos que estos son los eco-progres, mimetizándose con ideas anglosajonas absolutamente incompatibles con España y que nacieron, entre otras cosas, contra España.

Pero es que, además, es demostrar una profunda ignorancia ecológica, sobre el medio ambiente autóctono.

Por ejemplo: ¿a algún eco-progre se le ha ocurrido pensar qué ocurriría con el toro de lidia de cesar esta?...Se trata de un endemismo, de una especie única que solo se ha mantenido gracias a la lidia, a los encierros, a las vaquillas y demás suertes de la tauromaquia. Prohibirlas es condenar la especie a su extinción, llevar a la desaparición toda una raza bovina autóctona y atentar gravemente contra la diversidad biológica (y cultural) del mundo. En otras palabras: hacerle el caldo gordo al imperialismo globalizador anglosajón. ¿Se puede ser más memo y más contrario a las propias ideas e intereses?...insisto constantemente en estas páginas : los progres, con su ignorancia y su falta de criterio, son una plaga social mucho peor que los derechistas.

Otro pequeño asunto a considerar: resulta que los toros de lidia se crían en la dehesa, en un ecosistema que desaparecería de no existir ese uso económico. Y son 500 000 hectáreas. Medio millón de campos de fútbol que se arrumbarían a la desertización o la expansión del ladrillo y los campos de golf, mucho más dañinos para el medio ambiente que todas las corridas de toros de la historia. Ergo apoyar el prohibicionismo taurino representa no solo ir contra la propia cultura, lo cual ya es de por sí estúpido y despreciable, sino contra los intereses ecológicos no solo de España sino del mundo.

El papel de cualquier ecologista consciente de España es explicar a los incultos y horrorizados guiris esta realidad y, en última instancia, enseñarles que nosotros no tenemos por qué regirnos ni en esto ni en nada, por los criterios anglosajones, que son quintaesencia de la barbarie e incompatibles con el progreso social, cultural y moral de la humanidad. Desgraciadamente no existe atisbo de pensamiento independiente en España tan solo un vergonzoso mimetismo procedente de la incultura más absoluta lo que lleva a actos, como el comentado, de profunda y total incultura.

PD-(a 6 de agosto de 2010).- Un pequeño y curioso dato para la reflexión. Leo en la prensa catalana del día que la Diputación de Tarragona presenta la nueva plaza de toros de Tarragona recién remodelada. Los responsables políticos afirman que aunque podrían hacerlo hasta el 2012 no van a celebrar en ella ningún festejo taurino porque la plaza mira hacia el futuro y no hacia el pasado. Bien. Ha quedado amortizada, a pesar del inmenso gasto público, como escenario de la odiada fiesta española. Incluso, con un cateto espíritu modernizador le han cambiado el nombre. Ya no es la plaza de toros de Tarragona sino la TAP, la Tarraco Arena Plaza ¿cabe mayor y más estúpido mimetismo con los Estados Unidos?...Prohibimos los toros y nos ponemos un nombre que imite el de los estadios americanos, eso es modernidad y reivindicación de la cultura catalana...¡Paletos!

NOTA:- la fotografía es de Bizantine.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

CUBA...¿LIBRE?

20100713194828-david-shankbone.jpg

Si la alternativa al castrismo en Cuba es la iglesia católica, su ideología fundamentalista, capitalista y corrupta, un nacional-catolicismo a la cubana, mal vamos si es que deseamos una Cuba libre y verdaderamente democrática. Si la alternativa al castrismo en Cuba son los furibundos franquistas partidarios de Bush acantonados en Miami, mal pinta el futuro de isla tan hermosa y país tan entrañable desde este lado del Atlántico. Si la alternativa al castrismo en Cuba es la instauración de un turnismo bipartidista al modo de las mal llamadas democracias occidentales en las que el capital sea el verdadero poder en la sombra atacando los derechos sociales del pueblo engañado con la irrelevante ceremonia de votaciones periódicas que nunca cambian nada, mal anda el futuro de Cuba.

¿Es Cuba libre?...probablemente, no. ¿Lo será con las alternativas expuestas que son una y la misma? Con toda seguridad: no.

NOTA.- la fotografía es de David Shankbone.

Etiquetas: , , , ,

13/07/2010 19:48 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

LA INMENSA ESTUPIDEZ DEL CATALANISMO.

Cualquiera que haya seguido estas páginas o que conozca mínimamente mi pensamiento político, sabe de sobra que me opongo frontalmente al centralismo "españolista" generado por la oligarquía liberal mesetaria durante el siglo XIX. En España el ideario, la organización territorial y la legislación liberal son un exotismo impropio, contraproducente y en todo contrario a la idiosincracia política española que es plural aun dentro de la unidad y pasa, indefectiblemente, por el reconocimiento y la vigencia social e institucional de la historia, la cultura y el sentimiento territorial.

España no es, ni puede ser, la Castilla sometida a la corona, latifundista y ultracatólica, que se inventaron los Austrias ni su heredera realmadridista implementada por los señoritos surgidos al socaire de los desórdenes institucionales devengados de la nunca tan denostada cuanto se debe constitución de Cádiz.

España solo puede ser España en la diversidad coordinada de sus territorios y su historia. Esto es así y es la idea que se defiende constantemente en estas páginas.

Por desgracia el liberalismo y el auge de las oligarquías surgidas a su sombra nos ha dejado monstruos diversos con los que lidiar en las Españas. Uno, evidentemente, la oligarquía centralista. Otros, no menos perjudiciales y nauseabundos, las oligarquías periféricas y su nacionalismo de vía estrecha inventado para mantener sus privilegios territoriales, y enfrentarse a la oligarquía articulada en torno a Madrid.

Ambos, el nacionalismo "españolista" de la oligarquía mesetaria y los nacionalismos separatistas de las periféricas son monstruos similares generados por la indebida implantación del liberalismo anglosajón en la historia constitucional consuetudinaria española. Monstruos que deben ser combatidos y aniquilados para retornar a la verdadera vía hispánica.

Curiosamente, se da el caso que esos nacionalismos inventados por las oligarquías periféricas en el XIX para defender sus intereses frente a Madrid y sus privilegios sociales (así como su ideología conservadora) frente a sus propias poblaciones, han adquirido en el XX, y mantienen en el XXI, un envoltorio (el fondo, por mucho que disguste a los nacionalistas radicales que se creen de izquierdas es siempre burgues y derechista) con apariencia de izquierdismo y progresismo cristalizando a menudo en partidos que se reclaman de izquierdas y olvidan el ingrediente internacionalista, básico para luchar contra el capital, sustituyéndolo por un localismo que, en la práctica, sirve tan solo para mantener los privilegios de las oligarquías locales.

Eso sucede tanto en Galicia como en las Provincias Vascas cuanto en Cataluña y otros lugares de la geografía patria.

Pero en estos días tenemos un ejemplo especialmente llamativo y nocivo precisamente en Cataluña a cuenta del Estatut. Ejemplo que demuestra, sobre todo, y como enuncia el título de este artículo la inmensa estupidez del catalanismo, especialmente de aquel que se disfraza de izquierdismo.

En un momento como este, tan crítico, en el que la sociedad entera, más allá de cualquier frontera existente o imaginaria, está sufriendo una ataque brutal, salvaje y planetario por parte del capital. En un momento en el que más que nunca hay que unirse por encima de fronteras, de patrias reales o supuestas, de siglas y de consideraciones mezquinas. En un momento como este, el catalanismo militante demuestra su estrechez de miras, su estúpido paletismo, su supeditación a los intereses de la oligarquía local que es tanto como decir al capital internacional, desviando la lucha por la unidad en la defensa de los intereses generales del pueblo, de todos los pueblos, en aras de las conveniencias institucionales de unos pocos apoltronados escondidos tras discursos reaccionarios (los de la oligarquía local por mucho que se tiñan de izquierdismo aparente) y en todo caso irrelevantes frente al crítico momento mundial.

La cosa es tan grave, y tan estúpida, que da incluso lugar a esperpentos tristemente cómicos, como el hecho de que en una manifestación, como la habida el otro día en Barcelona, en la que se trata de reclamar los derechos de la clase obrera, que no es de aquí ni de allí sino un todo sometido a los designios mundiales de unos intereses globales de explotación y latrocinio, los muy memos saquen una pancarta nacionalista. ¿Cataluña es una nación?...¿y qué, imbéciles? la lucha es y solo puede ser internacional. Si no comprendéis eso, no comprendéis nada. Y desde luego carecéis por completo de formación izquierdista.

Por cierto que Cataluña no sería nada sin la enorme inmigración andaluza, murciana y de otras partes de España. El catalanismo fue siempre, en el contexto social, el marchamo de identificación de la burguesía catalana explotadora de los despreciados charnegos. Que estos o sus descendientes, que deberían haberse impregnado de conciencia social en lugar de falsa conciencia nacional, asuman los presupuestos ideológicos de sus explotadores no tiene nada que ver con el izquierdismo, tan solo con un profundo complejo servil que se identifica con los puntos de vista de sus amos.

Naturalmente que España debe articularse pluralmente desde el respeto a la cultura y la historia de sus diferentes elementos constituyentes. Pero ahora urge la unidad, ocuparse de lo fundamental para después preocuparse de lo accesorio. Hacer lo contrario es simplemente estúpido.

Y el catalanismo militante, convertido en una especie de secta retroalimentada por sus propias pajas mentales y conducido por politiquillos de tres al cuarto más pendientes de evidenciar lo superficial que de atender a lo fundamental, está demostrando, desde hace mucho, pero en gran medida estos días, un enorme, inmenso, grado de estupidez autosuficiente.

Los políticos de Madrid son un asco, los de Barcelona, por desgracia, muchísimo peores.

Y, para que nadie se llame a engaño: yo soy aragonés y tengo todavía peor concepto de los políticos de Zaragoza que de los de Barcelona. Pero ese es ya asunto para otro artículo.

PD- Eso que llamáis Senyera es el Signo Real de Aragón, recuerdo permanente de que los condados catalanes jamás constituyeron una unidad orgánica y que en cualquier caso acabaron formando parte subordinada no de la corona catalano-aragonesa, invento espúreo de la historiografía catalanista, sino del Reino y posterior Corona de Aragón. Lo digo más que nada por precisión histórica. Ya que los catalanistas sois proclives a alterar la historia e incluso la geografía a vuestra conveniencia dentro de unos esquemas de imperialismo de vía estrecha que os convierten en pequeños nazis regionales.

 

Etiquetas: , , , ,

01/07/2010 16:20 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

CHISTES MALOS

20100622023011-cncd.jpg

Andan los periódicos haciendo alardes triunfalistas sobre el hecho estadístico de que el PIB por habitante en España es superior a la media europea (103%) y que, incluso, a pesar de la crisis, esta cifra es superior a la de Italia y se acerca a la de Francia. Y yo, desde luego, no dudo de que este dato sea cierto. Incluso comprendo que los economistas al uso, charlatanes de salón enfermos de neoliberalismo y pomposos eruditos de una teoría siempre alejada de la realidad social y complaciente con los intereses de los ricos, se pavoneen ufanos enarbolando tan halagüeño dato. Hasta me alegraría yo también si no lo considerase un mal chiste, incluso un insulto macabro hacia una enorme parte de la población española.

Con más de cuatro millones de parados, con ocho millones de pobres, con más de la mitad de los trabajadores con contratos precarios y cobrando mil euros mensuales o menos, con las subidas de impuestos, la congelación de las pensiones, el país repleto de competencia desleal importada sin necesidad para beneficiar a los empresarios, con los servicios más caros de Europa, con el estado de bienestar comprometido por la ofensiva ideológica neoliberal...con todo lo que está cayendo y vienen a contarnos milongas, a embobarnos con cifras macroeconómicas que dificilmente se traducen en el día a día de los ciudadanos de a pie.

 ¿Que nuestro PIB por habitante es superior a la media europea? Seguramente, pero con la situación social citada en el párrafo anterior ello solo significa una cosa: que una minoría insolidaria y a menudo profundamente corrupta  (la oligarquía de siempre, representada por la filofranquismo proamericano de la cúpula del PP, a la que se han sumado sin rebozo los nuevos ricos de la burguesía del pelotazo producida por la mal llamada democracia y en gran medida promovida por el PSOE,  partido que lleva haciendo las más vergonzosas políticas neoliberales desde 1982 ) se está lucrando de un sistema asimétrico y en esencia corrupto y orientado a la explotación semicolonial del país y sus habitantes en perjuicio de la masa de ciudadanos. En otras palabras: que para que los de siempre y sus cómplices advenedizos puedan seguir enriqueciéndose, los demás debemos tolerar el expolio al que sus políticas y sus depredaciones irregulares nos someten.

 Explican además esos datos macroeconómicos que el índice, situado en el 105 en 2007, ha bajado al 103...y está claro que esa pérdida porcentual no se ubica en los tramos más altos de renta sino, por el contrario, surge del drama de miles, millones de ciudadanos, arrojados a los leones por una crisis evitable que los poderosos están, además, utilizando para fortalecer sus posiciones favoreciendo un mayor enriquecimiento de los que ya son ricos a costa de los que hace tiempo que no lo son.

Y no nos equivoquemos, esta reflexión no solo es válida para España. Vale también para el resto de Europa, incluyendo Alemania donde la oligarquía local, favorecida por la estafa del euro (la moneda única no fue otra cosa que la expansión disimulada del marco sobre el conjunto económico de la Unión con el consiguiente fortalecimiento de la oligarquía alemana) y que ha estado jugando durante toda la crisis a un fácil victimismo demagógico de corte nacionalista apartando a las clases medias y bajas teutonas de sus pares de otros países con todo un despliegue propagandístico y obsceno en los medios. De este modo, mediante mentiras y medias verdades, la oligarquía alemana ha conseguido que los sometidos alemanes en lugar de hacer frente común con el resto de los damnificados europeos hayan reaccionado nacionalmente apoyando los intereses de dicha oligarquía periférica, a la postre profundamente imbricada con la nuclear anglosajona.

El problema no es la crisis sino la Unión Europea concebida desde el principio como un instrumento capitalista para el enriquecimiento de los ya ricos y sus amos coloniales y no como un espacio ciudadano de progreso social. En ese marco, las oligarquías locales, supeditadas a las hegemónicas estadounidenses desde 1945, hacen políticas neoliberales a nivel europeo sosteniendo su estatus local mediante capciosos recursos a un nacionalismo, trufado de añejas ideas de base teocrática (no en vano la mayor parte de los gobiernos del continente se definen a la vez como liberales y cristianos), en el que en realidad no creen.

Así las cosas, todo el análisis económico y político que nos llega desde las instituciones y los medios solo puede definirse como una sucesión de chistes malos, pésimos, obscenos.

La realidad es bien diferente, solo es preciso que queramos verla.

PD- Justo el día después de concluir este artículo se publican nuevos datos de interés que vienen a abonar lo expuesto en él.

Resulta que en los últimos tres años, a lo largo de la crisis, el número de grandes fortunas ha crecido un 12% en España y ese crecimiento se ha producido en su mayor parte a base de especular en bolsa, es decir: de agudizar la crisis general de la economía real para obtener ilegítimos beneficios artificiales.

Y no queda ahí la cosa: en todo el mundo el incremento de las grandes fortunas en el mismo periodo es del 17% habiéndose producido un incremento de capital en las grandes fortunas de un 25% es decir: hay más ricos y estos ricos acumulan una cuarta parte más de riqueza que hace tres años mientras todos los demás, precisamente a causa de esa acumulación tenemos que renunciar a los servicios sociales, a parte de nuestros sueldos, y a gran parte de nuestros derechos laborales.

¿Cómo se ha producido esa nueva acumulación de riqueza?: sencillo, a través de la especulación bursatil y del acaparamiento de las materias primas para encarecerlas. Eso es el capitalismo, ese el mundo "libre y democrático" en el que estamos viviendo.

Y hay otro dato interesante, resulta que el 53% de las grandes fortunas mundiales se concentran en los Estados Unidos, en Japón y en Alemania. Así se entiende todo mejor ¿verdad?

Pues bien, hay que insistir en ello: ningún sistema político, social o económico que permita ese estado de cosas y beneficie a los especuladores internacionales y nacionales en detrimento de los intereses del pueblo (y de los pueblos) es legítimo ni admisible, ni siquiera inteligente de mantener. Hay otra realidad, la nuestra, y otro modo de entender el mundo: el que beneficia a la mayoría y tiende a su conservación. Este es el momento de luchar por conseguirlo. Si esperamos por estupidez o cobardía, después será demasiado tarde.

Las barricadas, aunque sean simbólicas, nos aguardan. Es nuestra responsabilidad crear un mundo nuevo y mejor para nosotros y nuestros hijos.

NOTA.-la fotografia es de cncd.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

22/06/2010 02:30 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

FANS, MEMOS, PROAMERICANOS.

Si hay alguien estúpido y despreciable desde cualquier punto de vista (cultural, social, político, estético) en cualquier parte del universo hispánico, y muy especialmente desde la propia España, es un individuo imbuido de espíritu anglosajón. Uno de esos tipos (o tipas) que siguen los bodrios pseudoculturales emanados de los Estados Unidos y que sin conocer su propia naturaleza cultural y política aplaude ridículamente los productos gringos con toda su fuerte carga de supina ignorancia y prejuicios racistas.

Viene a cuento esta reflexión por el hecho, triste y suficientemente ilustrativo de la congénita memez nacida de la ignorancia y consiguiente vulnerabilidad a la mercadotecnia anglosajona de gran parte del "mercado" hispánico, de que en estos días el inefable Tom Cruise, anda presentando su última película (que cuenta entre sus ridiculeces con las secuencias de un encierro de San Fermín en el que se cuelan unos vehículos, rodadas en las calles de Cádiz ) en Sevilla y que este hecho ha despertado el fervor de cientos, cuando no miles, de fans que han concurrido al acto a aplaudir el engendro y lamerle miserablemente el culo a la estrella.

La cosa no tendría mayor importancia de no ser por su significado real y por el momento en que vivimos. Un momento en el que, con toda desvergüenza y a plena luz del día, los especuladores anglosajones andan arremetiendo contra España, zarandeando nuestros intereses en un cúmulo de feroces ataques de piratería financiera en los que su avaricia y afán de mantenernos sojuzgados, colonizados, se mezcla con el evidente racismo contra nosotros tanto desde el punto de vista racial como ideológico (somos, para ellos, unos sucios papistas y, lo que es peor, unos rojos de mierda, empeñados en mantener y defender un estado del bienestar que sus grandes magnates desean privatizar y acaparar para beneficio propio y daño general de los españoles). En un momento asi cualquier español que se dedique a difundir, como hacen los peperos encabezados por su jefe en la sombra, Aznar, los bulos lanzados por los anglosajones es, además de un ímbecil de marca mayor, un traidor. Lo mismo puede decirse de cuantos consumen productos americanos, especialmente en el campo cultural o del espectáculo.

¿Por qué digo esto? Hay dos motivos principales, ambos evidentes, aunque al parecer por la cantidad de promaericanos que persisten en su memez no lo suficiente. Esos señores que se refieren a nosotros como PIGS (cerdos) y que pretenden imponernos el predominio de sus industrias "culturales" a fuerza de imponernos su legislación (sobre derechos de autor y los diferentes escuelas y objetivos legislativos recomiendo leer en este mismo blog el artículo Copyright y decadencia cultural) y de insultarnos tildánonos de piratas y criminalizándonos (es una vieja estrategia que suele funcionarles) para conseguirlo, tienen como fin principal destruir nuestra identidad y nuestra forma de vida que desprecian tanto como ignoran.

Aplaudir a quien pretende arrebatarte la seguridad social y la enseñanza, a quien te considera un ser inferior y solo quiere tener de ti y de tus tradiciones una imagen distorsionada y exótica propia de turista ebrio de supremacismo anglosajón, y se dedica a insultarte y ridiculizarte es de memos. Dar ganancia a quien se esfuerza activamente en cerrarte todas las vías de enriquecimiento también.

Y si por lo menos esos ímbeciles proamericanos pudieran alegar ignorancia...pero todo lo que digo es tan evidente que permanecer ciego ante ello solo puede considerarse propio de menguados sumidos en una oligofrenia severa.

Como ilustración de este artículo he puesto un fragmento de la película, protagonizada por el propio Cruise, Misión Imposible  2 en la que se expone un remedo de semana santa y su interpretación. Es solo un ejemplo de tantos. Y, sin embargo dicha película, fue un éxito de taquilla en España y sigue siendo repuesta con cierta frecuencia por las televisiones. Sucede algo parecido con pastiches de la propaganda nacionalista anglosajona como Elizabeth: la edad de oro. Que se ven y se aplauden y se reponen en televisión cuando en el fondo suponen un insulto a nuestra historia, nuestra realidad cultural y nuestra aportación al mundo. Somos, en ese sentido, como los indios de las reservas que aplauden al séptimo de caballería cuando aparece en pantalla para derrotar a los siux o los cheyenes.

Y lo triste es que puedo acumular miles de ejemplos semejantes. Me viene a la memoria el éxito que supuso en España El Código Da Vinci, un infumable texto cuya base ideológica es el antipapismo del protestantismo anglosajón y el inherente racismo antiespañol, generalizado en todos los extremos de la subcultura estadounidense. Y sin embargo aquí se aceptó el insulto que el libro y su ideología subyacente representaba por el mero hecho de venir avalado por la mercadotecnia sajona y de la profunda ignorancia política y cultural de la generalidad de los españoles, incluyendo a la mayor parte del elemento lector que se cree culto por dedicarse a leer novelas (muchísimo más raramente clásicos o ensayos) cuyo fondo ideológico ni siquiera está preparado para interpretar. Así llegó después la sorpresa de que cuando el éxito de ese libelo de Dan Brown (un protestante anglosajón de la peor ralea, transmisor de todos los prejuicios antiespañoles de su casta) aconsejó a su editorial publicar su primer engendro "literario" allá por 2005 resultó que  dicha novela estaba repleta de insultos a España transmitiendo una imagen tercermundista de un país que, en 1996 cuando se publicó en los Estados Unidos, contaba desde hacía mucho tiempo entre los más avanzados del mundo (por mucho que les joda a muchos esa realidad).

Y podría seguir acumulando ejemplos, los hay a patadas. Recurriendo al refranero español puedo afirmar que gracias a la estupidez e ignorancia de la mayor parte del público español además de putas, ponemos la cama (y nos tragamos todo lo que nos echen en la boca). Somos el peor y más ridículo género de puta porque además, en lugar de cobrar, pagamos y dejamos que nos roben los muebles.

La conclusión es sencilla: hay que empezar a poner coto a la colonización ideológica, económica, cultural y política del mundo anglosajón en España. Este es el momento clave para dejar de ser borregos y llamar, como en su tiempo Miguel Hernandez, al Toro de España. Hay una vía hispánica hacia el triunfo y el éxito y empieza por recuperar el orgullo de ser español y frenar en seco los beneficios y la influencia anglosajona en nuestra sociedad.

¿O váis a seguir dejando que os llamen cerdos y piratas, que ridiculicen y banalicen vuestra tradición cultural? ¿que os impongan su capitalismo salvaje, su modo de hacer las cosas que consiste en la imposición pura y dura de la avaricia de los más ricos sobre el bien común?...el futuro puede ser nuestro, pero tenemos que empezar por librarnos de la ideología sajona, de sus leyes, de sus puntos de vista, sacar los cojones del armario y ponerlos encima de la mesa.

Yo, personalmente, conozco el percal, pienso que no váis a estar a la altura, pero espero equivocarme.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

16/06/2010 19:55 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

LOS BILDERBERG EN SITGES

20100606020917-vincent-boiteau.jpg

Es sábado, hace calor, se acerca mi cumpleaños, me voy de fiesta y no tengo ganas ni de pensar ni de pontificar (y esto último, conste, sí que es raro), de modo que seré breve anotando la reflexión que lleva rondándome la cabeza todos estos días.

No es ningún secreto, aunque al parecer se pretenda, que los señores del Club Bildelberg se reúnen este fin de semana en la localidad costera de Sitges. A lo mejor en otra ocasión analizo más a fondo este grupúsculo y sus vinculaciones con la tramoya de ese teatrillo que llamamos democracia pero, insisto, hoy no es el día.

Hoy voy a limitarme a poner de manifiesto un hecho que quizá pase desapercibido por su absoluta evidencia cual es el papel del estado, de cualquier estado, con respecto a este club de ultramillonarios ultrapoderosos en relación con el pueblo a cuyo servicio debería estar para ser legítimo.

Resulta que estos señores se juntan para perfilar "secretamente", en cualquier caso sin rendir cuentas a nadie, las líneas de sus intereses futuros que consisten en más especulación, más explotación, más capitalismo salvaje, mayor concentración de riqueza y poder en unas pocas manos, crecimiento de la desprotección de los pueblos...hablando en plata: para jodernos a gusto a todos, y el estado, les proporciona protección, prácticamente los blinda, para mantener su idílico paraíso a salvo de unos ciudadanos legítimamente cabreados y son precisamente esos ciudadanos los que deben pagar dicho blindaje mientras lo políticos corren a rendir pleitesía a ese club de mafiosos a los que tan solo su dinero y su poder hacen respetables.

 En otras palabras el estado, tal y como ellos lo conciben, es tan solo un instrumento destinado a proteger sus intereses. Pagamos impuestos para que la policía proteja a quienes nos arrastran a la pobreza y nos arrebatan nuestros derechos. Pagamos impuestos para que las leyes beneficien siempre a los bancos y las grandes multinacionales, para que nuestros políticos, sean de las siglas que sean, obedezcan a los amos del mundo, no a los ciudadanos (súbditos en realidad) que cometen la estupidez de legitimarles en las urnas. Pagamos impuestos para que nos arrebaten el estado de bienestar que tantos sacrificios y esfuerzos costó construir...

Lo que nos enseña la reunión del club Bildelberg en Sitges es algo que ya deberíamos saber: los poderosos hacen negocios a nuestra costa y utilizan contra nosotros los propios recursos que pagamos y cuya única legitimidad consiste únicamente en sernos útiles a nosotros.

La consecuencia es clara, pero sé que sois cobardes.

Nota.-la fotografía es de Vincent Boiteau.

 

Etiquetas: ,

06/06/2010 02:09 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

¿EL ARCA DE NOÉ?

20100428171737-seroujo.jpg

Los evangelistas son una amenaza global para la civilización mucho mayor que el islam. Están empeñados en imponer su ábsurda superstición al mundo y para ello no dudan, ni han dudado nunca, en mentir, falsificar y, allí donde tienen poder, imponer dictatorialmente sus mentiras. Para ello recurren a menudo a las coartadas científicas. Tienen incluso, sobre todo en los Estados Unidos, universidades especializadas en dar certificado de legitimidad científica a sus mentiras totalitarias y supersticiosas. Su intención final es la de siempre: engañar a los ignorantes para imponer unas leyes, unos usos sociales y unas formas de vida basadas en una mitología pergeñada por mentes enfermas, ignorantes y retorcidas en la edad del bronce. Y no precisamente en las áreas más avanzadas de aquellas épocas sino en la periferia más atrasada donde los sacerdotes de Yahvé trataban de imponer por la fuerza un modelo de dominio teocrático y sacerdotal que hacía siglos había periclitado en Mesopotamia y Egipto. Ya entonces los levitas llevaban mil años de retraso en relación con la civilización y suplían su inferioridad civilizatoria a base de fanatismo, cerrazón, obcecación, mentiras y represión. Casi tres mil años después sus sucesores, los seguidores de la superstición semita (judíos, cristianos y musulmanes) siguen igual. Desgraciadamente su número es grande y eso les aporta un poder enorme. Pero no por ello tienen más razón ni merecen mayor respeto. La superstición semita es incompatible con la civilización, no me cansaré de repetirlo, y su persistencia no puede ampararse en leyes internacionales originadas en una sociedad teocrática, como eran las colonias británicas del norte de América donde se refugiaron las sectas protestantes más fanáticas y llegaron a los acuerdos de libertad religiosa por el sencillo hecho de que el escaso número de sus seguidores no le permitía a ninguna imponerse sobre las demás. A día de hoy el mundo está constituido sobre mimbres básicamente protestantes (liberalismo y capitalismo son exudaciones de los intereses de las burguesías calvinistas) y veneramos como dogmas irrenunciables disparates legales sin ningún sentido dentro de la obligación moral de la humanidad de seguir evolucionando, avanzando.

Pero, he de insistir, es inmoral, ilegítimo y estúpido que la libertad de un individuo para encenagarse en el fanatismo y la estupidez se eleve a derecho general. No existe ley neutral. O se avanza hacia la razón o se retrocede hacia la edad de la oscuridad. Lo moral es avanzar, tolerar la estupidez y el fanatismo como ahora se hace resulta, sencillamente, inmoral y estúpido. Y en esto el número no es una cuestión relevante.

Sin embargo los hechos son los que son y a día de hoy vivimos bajo absurdas leyes originadas en la Reforma y las sectas semitas son poderosas y se extienden. Especialmente las más nocivas y disparatadas.

El mayor dogma del fanatismo evangelista es que su libro sagrado, una simple recopilación de textos alucinados y cargados de odio, supersticiones, memeces y leyendas sin base histórica alguna, es una verdad indiscutible y literal. Para mantener dicho dogma cierran los ojos, y persiguen allí donde pueden su enseñanza, a las indiscutibles pruebas de la evolución de las especies y de los cambios geológicos sufridos por el planeta  a lo largo de millones de años (ellos siguen creyendo que la tierra fue creada por Yahvé hace apenas seis mil) y se han sacado de la manga una supuesta ciencia: la arqueología bíblica destinada a convencer a los ignorantes de que existen pruebas científicas de aquello que cuenta la bíblia. Evidentemente no es así y esa gente, con sus doctorados en universidades cristianas y su verborrea de charlatanes de feria, es el hazmerreír de los investigadores serios. Por desgracia cuentan a su favor con televisiones, periódicos y otros muchos medios de comunicación para hacer propaganda de sus mentiras y sus aberraciones historiográficas.

El último timo de esta gentuza es sacarse de la manga, otra vez, el descubrimiento del arca de Noé y la datación del supuesto diluvio universal según su infundado cómputo temporal. ¿Habrá que decir que hace 4800 años ya existían las civilizaciones sumeria y egipcia y que nada, ni en los textos que guardamos de entonces ni en los estratos estudiados mil y mil veces queda el menor rastro de esa fantasía diluvial?...

Ni hubo diluvio, ni arca, ni Noé y menos en esa época. Por mucho que se empeñen en vendernos humo y traten de engañar a los crédulos e ignorantes.

 nota.- la fotografía es de seroujo.

Etiquetas: , , , , , ,

28/04/2010 17:18 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL HIYAB Y EL DERECHO A LA EDUCACIÓN

20100421172235-pink-sherbet-photography.jpg

De nuevo el fundamentalismo islámico plantea un pulso a la sociedad civil europea. Esta vez es en Pozuelo de Alarcón, donde una alumna fanática, procedente de un entorno aún más fanático, se ha empecinado en desafiar las normas de su instituto para imponer el velo islámico como parte de su atuendo. Y se saldrá con la suya.

De hecho ha faltado tiempo para que, al socaire de una interpretación estúpida y miope de la libertad de expresión y pensamiento, hayan aparecido supuestos "demócratas" y "progres" apelando a la libertad religiosa, a la tolerancia...a todo ese cúmulo de frases hechas procedentes de la ortodoxia liberal y que, como toda esa ideología, tan poco aptas para los nuevos tiempos que vivimos resultan.

El personaje más prominente en adoptar ese camino ha sido, hasta ahora, el ministro de educación español, señor Gabilondo, que ha hablado de "sociedad aconfesional", ha dicho que "el velo islámico no atenta contra los demás" y que "el derecho a la educación de la adolescente debe primar sobre todo lo demás." En otras palabras: ha claudicado lastimosa y vergonzosamente frente al desafío del entorno fundamentalista engolfado tras la "decisión" de esa alumna iletrada y fanatizada por el sectarismo islámico, una de las formas más arcaizantes, despreciables y nocivas de la superstición semita.

Analizando todo este revuelo, me vino a la mente cierta anécdota de cuando trabajaba en los servicios sociales. Un ciudadano marroquí apareció por nuestras dependencias solicitando una beca de estudios para sus hijos. Se tramitó, como es habitual, dicha solicitud y, en el transcurso del trámite, cuando correspondió determinar en qué centros deseaba que estudiasen sus hijos, explicó que en ninguno español. Quería que se le diese el dinero para llevarlos a colegios religiosos marroquíes porque los españoles eran impuros e impartían enseñanzas contrarias al islam, como la igualdad de la mujer o la aconfesionalidad. Por supuesto se le denegó la ayuda, por ley solo puede darse a alumnos residentes en España, y se marchó llamándonos fascistas, racistas...y otras cosas en su idioma que, afortunadamente, no entendimos. Recordé también algunas conversaciones con algunas amigas mías, médicos de familia, en las que me contaban como las mujeres musulmanas, acudían a sus consultas solicitando pastillas anticonceptivas a espaldas de sus maridos, empeñados en llenarlas de hijos y encerrarlas en casa, y ocultando en muchos casos malos tratos que en la "cultura" islámica son tolerados cuando no aconsejados.

Me vinieron también a la mente los intentos recientes de hacer funcionar tribunales islámicos en Cataluña condenando a muerte a mujeres por no doblegarse a la moralidad y el dominio masculino, los crímenes "de honor" con que muchos musulmanes están poblando Europa...

Y he llegado a la conclusión de que no se puede consentir ni tolerar la imposición de esa mentalidad retrógrada y arcaizante en un continente como el europeo que ha sido punta de lanza de la libertad personal y de la igualdad entre sexos. Sencillamente cualquier actitud claudicante en ese sentido es inaceptable y un atentado directo contra la esencia de Europa y su futuro.

La desigualdad y el sometimiento no pueden ampararse en la libertad religiosa. Hay valores que están por encima de la superstición y de los supuestos derechos de las sectas para imponer sus delirios religiosos a los hijos de sus adeptos. Y el del islam es un caso clarísimo.

Cualquier ideología, aunque sea religiosa y seguida por millones de personas, que atente contra la libertad personal y la igualdad entre los sexos es incompatible con la democracia y debe ser perseguida. En este sentido la llamada libertad religiosa, protegida con el estúpido subterfugio de la aconfesionalidad del estado, es solo una forma de permitir la imposición de ideologías contrarias a la democracia y la propia naturaleza de Europa por el simple hecho de permanecer fiel a la obsoleta ortodoxia liberal emanada del mundo anglosajón en general y de los Estados Unidos en particular.

Hay que decirlo claro y alto, y tomar medidas efectivas al respecto: el islam y sus costumbres son incompatibles con la democracia y con la naturaleza de Europa y los musulmanes que vengan a este continente deben asumir que no va a tolerarse bajo ningún concepto que importen y traten de imponer sus delirantes ideas sociales, familiares, sexuales o judiciales. Hacer lo contrario es traicionar a Europa y a la democracia y atentar directamente contra la civilización.

¿Que en el caso de la fanática alumna de Pozuelo de Alarcón debe primar su derecho a la educación?...Es claro, debería haber primado de hecho desde su infancia evitando que sus padres y un entorno viciado le metiesen ideas antidemocráticas y antieuropeas en la cabeza. Esos padres deberían haber perdido hace mucho la patria potestad y la niña haber sido educada en los valores democráticos de igualdad y libertad.

Porque no nos engañemos: la ideología que se oculta tras el pañuelo islámico sostiene que por "gracia divina" la mujer debe estar sometida al hombre y obedecerle. Sostiene que la mujer no es igual al hombre y que no dispone de los mismos derechos que él. Por lo tanto la libertad religiosa en este punto debe quedar claramente sometida a los valores democráticos y no debe tolerarse ni la enseñanza de esos valores ni la exhibición de sus símbolos. Y quien lo intente debe ser deportado o perder la patria potestad.

La expansión del islam en Europa es una amenaza directa a los valores democráticos y de progreso sobre los que este continente se ha construido y dicha amenaza debe ser atajada sin contemplaciones.

NOTA.- la fotografía es de Pink Sherbet Photography y viene a colación para recalcar el hecho de que una imagen tan hermosa e inocente como la que muestra sería considerada pornográfica y obscena en los países islámicos y las mujeres sorprendidas en semejante atuendo azotadas cuando no lapidadas. Eso es lo que en realidad representa el hiyab, el velo islámico ¿deseamos de verdad que tan retorcida mentalidad se nos imponga?...

Etiquetas: , , , , , , , ,

20/04/2010 21:59 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

SOBRE LOS ABUSOS SEXUALES EN LA IGLESIA

20100410034929-pasotraspaso.jpg

Si he de ser sincero debo confesar que no deja de hacerme sonreir todo el revuelo que últimamente culebrea por los medios de comunicación en relación con los abusos sexuales dentro de la iglesia católica. ¡Cuanto escándalo, cuanto ruido!...¡Cuanta hipócrita sorpresa!...¿Qué sucede?...Pues lo que suele ser habitual en el incesante parloteo mediático: ganas de generar morbo para vender y, sobre todo, una absoluta, y muy a menudo malintencionada, falta de perspectiva histórica.

¿Que los abusos sexuales son una plaga generalizada en la iglesia católica? Naturalmente, desde siempre. En realidad son una de las más inveteradas tradiciones de la misma.

No debemos olvidar a este respecto que la iglesia católica fue siempre una institución autoritaria, jerárquica y clasista basada en la explotación de los débiles por una casta sacerdotal en exceso poderosa, indiscutible (cualquier disensión era castigada con la tortura y la muerte) y que desde el mismísimo siglo IV, cuando alcanzó el poder en connivencia con el sanguinario asesino Constantino, mal llamado "el Grande" por la hagiografía propagandística cristiana, se aseguró un fuero judicial exclusivo según el cual los eclesiásticos solo podían ser juzgados por otros eclesiásticos, lo que en la práctica les permitió hacer durante milenio y medio lo que les dio la gana.

Pero centrándonos en el simple discurrir histórico, y procuraré ser breve para no aburrir al lector con largas disertaciones e infinitos ejemplos, el hecho del abuso sexual de los eclesiásticos situados en la cima jerárquica sobre los jóvenes puestos bajo su dominio era ya un hecho común desde el origen mismo del monacato. Tanto es así que el propio San Benito, con amplia experiencia monacal previa, al fundar su orden a comienzos del siglo VI, determinó que en los dormitorios de los monjes siempre quedara una lámpara encendida para prevenir deslices pecaminosos. Ello no obstante, la hagiografía nos muestra a este mismo santo siempre rodeado y servido por muchachos adolescentes cuando no niños algunos de los cuales, como San Mauricio, llegaron a santos. No debe extrañarnos. El monacato se basó siempre en la servidumbre y los privilegios de los abades sirviendo durante toda la edad media a los intereses de las monarquías que asentaban su poder, siempre ilegítimo e impuesto por la fuerza de las armas (la totalidad de los estados nacidos en la edad media al socaire del cristianismo no son otra cosa que el triunfo de la acción mafiosa combinada de bandas de guerreros legitimados por la ideología de sumisión de los obispos y monjes), de modo que gozaban de práctica independencia en sus predios. Una de las formas más abyectas de la explotación monacal sobre el campesinado fue la figura de los oblatos, niños donados a los monasterios como mano de obra servil que eran contados en el número de los monjes sin poder escapar por ello de su condición de esclavos. Nunca un oblato llegaba a ser abad o a abandonar su condición de siervo y, naturalmente, entre los muchos usos que los abades y monjes procedentes de la nobleza hacían de estos esclavos monacales durante su infancia y primera adolescencia se contaban habitualmente los sexuales.

Y esto no solo en los primeros siglos después de la caída del imperio romano, sino hasta muy avanzada esta. Dando lugar a sonados escándalos.

Por ejemplo, en 1097 el arzobispo Raúl II de Tours impuso a su amante adolescente, Juan, como obispo de Orleans y en 1135 el abad Ailred de Rievaulx hizo famosa su relación con su amante, un joven monje de catorce años. Son solo dos ejemplos que transcendieron a la historia por elevar la simple esclavitud sexual de los oblatos a la condición de amantes reconocidos y sujetos de ascensión social, cosa muy mal vista en un momento en que los grandes linajes surgidos a finales del siglo IX y comienzos del X comenzaban a monopolizar la totalidad del poder en Europa.

Pero sobra decir que llovía sobre mojado. Pondré otro ejemplo divertido que deja a las claras lo habitual de las relaciones de los eclesíasticos poderosos con eclesíasticos jóvenes y de clase inferior. Ocurrió en el siglo IX, siglo que vio (como el VIII y el X) a papas violando a peregrinas y a las esposas e hijas de antecesores a los que ellos habían derrocado. Pero no hablaremos de asuntos tan truculentos sino de otro más frívolo: la papisa Juana.

Aunque muchos historiadores, especialmente adictos a la causa, se empeñan en presentar a esta figura como legendaria lo cierto es que existió y, haciéndose pasar por hombre, logró alcanzar la más alta cima de la iglesia. Finalmente su secreto se puso de manifiesto cuando en plena procesión de jueves santo rompió aguas y se puso a dar a luz ante el generalizado asombro de los fieles. En ese justo instante, el joven monje que siempre le acompañaba como fiel sirviente y que era aceptado sin demasiadas reticencias como su amante homosexual puso pies en polvorosa huyendo de la procesión y de Roma. En este caso concreto el joven monje se entendía con la secreta papisa (imagino su sorpresa la primera vez que...) pero queda de manifiesto la naturalidad con que en la mismísima Roma papal se veía el hecho de que un eclesiástico poderoso mantuviese al menos un amante joven adscrito a la clase monacal.

En el siglo XIII la homosexualidad, que hasta entonces se había considerado tan solo un pecado expiable con penitencia, pasó a penarse con la hoguera. Pero claro, en virtud de su fuero especial y del poder de abades y obispos, estos quedaron al margen de la misma ley que imponían con fanático denuedo al resto de Europa y tanto fue así que el renacimiento llegó a Italia acompañado por una extendida afición de los cardenales a los hermosos efebos al servicio de la iglesia que se prolongó con poco recato hasta bien avanzado el siglo XVII y que favoreció la creación de algunos cuadros de Caravaggio ya aludidos en estas mismas páginas.

 Vemos pues que la cosa ni es nueva ni constituye una rareza en la tradición de la iglesia católica. Antes al contrario: es lo habitual.

El despotismo eclesiástico y el excesivo poder de la iglesia y sus dirigentes ha perpetuado durante milenio y medio una forma de hacer las cosas que ha llegado hasta nuestros días como evidencia de que en realidad la iglesia ni evoluciona ni cambia, se limita a fingir en consonancia con los tiempos para continuar manteniendo su esencia totalitaria, anacrónica, teocrática, fascista y jerárquica propia de la secta destructiva que siempre fue y continúa siendo.

Esos abusos que ahora nos escandalizan no son sino la mejor y más tangible prueba de la naturaleza perversa, oscura y nociva de una secta que ha logrado hacerse ver como institución respetable y que detenta todavía un poder excesivo que debe perder para el bien de la humanidad.

Pero debemos tener mucho cuidado. No es detalle baladí el hecho de que las primeras acusaciones surgieran en los Estados Unidos, en plena cruzada del radicalismo evangelista para recuperar el monopolio de las creencias e influencia social en el país y que esas acusaciones sigan extendiéndose precisamente en beneficio de esas mismas sectas evangelistas que son todavía más oscurantistas, peligrosas y despreciables que el propio catolicismo. Debemos tener mucho cuidado no vaya a ser que el descrédito de la iglesia católica nos traiga el auge de esos talibanes evangélicos que están extendiéndo sus repugnantes tentáculos por el mundo y cuyo triunfo, indefectiblemente, nos arrojará de nuevo a las tinieblas de la edad oscura.

 NOTA.-la foto es de Pasotraspaso.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

DEL EXPEDIENTE PICASSO AL CASO GÜRTEL

20100305002642-mgm-photos.jpg

Seguimos igual. Esa es una tesis constantemente defendida en estas páginas y que lamentablemente no cesa de confirmarse. Basta ver el ataque de la ultraderecha contra el juez Garzón a través del Tribunal Supremo para constatar que ese cáncer social que impide el avance, el progreso, el despegue y la modernización de España sigue con sus tácticas de siempre, con sus triquiñuelas para ganar por vías dudosas e inmorales aquello que no le dan las urnas.

Ya analizamos en artículos anteriores el modo en que la constitución de 1978 no es sino el trasunto de la de 1876 con el aggiornamiento preciso heredado tanto de la evolución institucional del propio régimen canovista como de la legislación franquista. Hemos analizado también como la oligarquía económica surgida con la imposición del liberalismo a partir de 1833 sigue controlando este país perpetuando su ideología y sus vicios entre los que no son los menos nocivos la corrupción, la falta de patriotismo ( suelen presentarse demagógicamente como los adalides del patriotismo pero son desde primera hora bases clientelares del colonialismo anglosajón), la incultura, la insolidaridad y la falta de espíritu democrático. Para la oligarquía española el parlamentarismo no ha sido nunca otra cosa que una cortina de humo tras la que esconder un caciquismo expresado en explotación, incompetencia, corrupción, autoritarismo y sumisión a intereses extranjeros. E, insisto, seguimos igual.

El juego parlamentario, que no democrático, ha estado siempre supeditado a los intereses de la oligarquía y, sobre todo, de sus facciones hegemónicas en cada instante. Cuando ha dejado de ser un escenario conveniente para sus intereses simplemente lo han pospuesto.

Fue así en 1923 cuando la investigación del general Picasso sobre el desastre de Annual amenazaba con poner al descubierto las graves responsabilidades no solo de Alfonso XIII sino de toda la clase política del sistema canovista. La respuesta de la oligarquía a esa amenaza consistió simplemente en un golpe de estado y el establecimiento de la dictadura del general Primo de Rivera. Fue así en 1936 cuando las urnas dieron el triunfo a una izquierda renovadora, modernizadora y ellos respondieron con otro golpe de estado, una guerra civil acompañada por una represión tendente al genocidio y el establecimiento de la larguísima dictadura del general Franco. Y fue así después de 1975 cuando se las arreglaron para embridar el desarrollo de la sociedad española a través de la constante amenaza de golpe de estado durante los años ochenta y la perpetua movilización callejera de los talibanes eclesiásticos.

Del mismo modo, en los periodos de vida parlamentaria, los brazos políticos de esa oligarquía indeseable y retardataria que surgió en la España de Isabel II al servicio de los intereses coloniales de Inglaterra y continúa sometida a los de Estados Unidos, han actuado siempre igual: promoviendo políticas que favorezcan la desigualdad social, la explotación del pueblo por el capital y la total desprotección de las clases medias y bajas. Basta con observar las propuestas actuales de la CEOE (organización considerada un "agente social" bajo el sofisma de que los empresarios crean trabajo cuando en realidad se limitan a rentabilizar capitales con métodos especulativos cercanos a la corrupción y a la explotación y a reforzar tanto el dominio social de las oligarquías de siempre y sus mentores coloniales en Londres y Washington al tiempo que dan la espalda a la creación de una riqueza real tanto a través de deslocalizaciones como a través de irresponsables y culpables faltas de inversión en sectores estratégicos, organización por tanto enemiga del progreso nacional y del bienestar social que solo en un sistema viciado como el presente puede considerarse legítima y sujeto de interlocución dentro del concierto de proyecto nacional) o de esa excrecencia tumoral del parlamentarismo profranquista que es el PP para comprender que sus propuestas son las mismas de siempre. La misma zarzuela bananera que vienen interpretando desde la desamortización de Mendizabal: medidas económicas que enriquezcan más y perpetúen el poder de las 1000 o 1500 familias que poseen el 80 % de la riqueza del país a costa de desposeer de derechos sociales al resto, que quedan abandonadas al juego del libre mercado, es decir: indefensas ante la explotación del capitalismo colonialista y de sus redes clientelares y reducidas a la simple subsistencia con ciclos cortos de fingida prosperidad para estimular un consumo necesario para seguir enriqueciendo a los mismos de siempre. Ese, no otro, es el proyecto político del PP, la CEOE y todos los medios propagandísticos e institucionales que manejan.

Del mismo modo, las maneras políticas de los partidos que representan los intereses de esa oligarquía permanecen inalterables a lo largo del tiempo en los periodos parlamentarios y se centran básicamente en viciar el espacio político hurtando las instituciones y la vida política de la voluntad popular.

Durante la II República se las arreglaron para aupar un zombie parlamentario que venían alimentando desde principios de siglo en Barcelona (el Partido Radical) usándolo para acceder por la puerta falsa al poder y desde él, mediante una temprana represión durante el bienio negro (1934-1936) y una política de nombramientos y desarrollo de legislaciones ad hoc, preparar el golpe de 1936.

Desde 1978, aparte de la presión ejercida a través de la amenaza golpista y del activismo cristiano que ha yugulado la evolución social con una suerte de sorda y constante insurrección (con mucho de criminal por atentar directamente contra la libertad individual de los españoles y el imperativo democrático del progreso frente al dominio de la superstición sectaria y por dar soporte a los planes de la oligarquía dominante consistentes, como ya hemos visto, en mantener la supeditación de España al colonialismo anglosajón y promover la desprotección de los sectores populares para incrementar la riqueza de las 1500 familias que conforman la oligarquía) que abarca desde las intolerables campañas de objeción de conciencia hasta las movilizaciones masivas pasando por una constante presión de caracter censor de "asociaciones familiares" o máscaras similares para una realidad inaceptable: la prevalencia de los posicionamientos de la superstición semita en la sociedad española, han buscado pervertir las instituciones, controlarlas y utilizar la demagogia, la mentira y la desinformación para enrarecer el ambiente social y político, convertir en verdades sus mentiras y conseguir de este modo alcanzar el poder de la única forma electoral que les es posible: consiguiendo engañar a parte del electorado.

Para alcanzar la Moncloa no les importó llevar al estado a la práctica destrucción entre 1989 y 1996, cuando la perdieron por su prepotencia, sus errores y su sometimiento a intereses extanjeros, solo supieron reaccionar paralizando la vida institucional del país ( recuérdense sin ir más lejos el modo en que bloquearon durante años, incumpliendo la ley y la propia constitución, la renovación de los órganos judiciales) y atentando directamente contra la credibilidad del estado tanto con sus "dudas" sobre lo acaecido el 11-M como convirtiéndose en portavoces (culpables por ello de traición a la patria entendida esta como los intereses del pueblo) de los intereses económicos de los especuladores anglosajones y sus recetas económicas una vez estallada la crisis. Utilizaron también su poder autonómico y local para crear reinos de taifas ideológicos donde, lo sabemos, ha reinado la corrupción que les es consustancial y donde se han implementado políticas económicas destinadas a destruir el estado de bienestar y desarticularlo en beneficio de unos cuantos. Son de lejos los que más han gritado porque España se rompía y los que más han hecho, más desde luego que los nacionalismos periféricos, para propiciar quiebras territoriales atentando directamente contra la unidad de España, lo que les vuelve a situar en el bando de los traidores.

Ahora, además del filibusterismo mediático ( controlan televisiones, radios, periódicos, editoriales dedicadas a un escandaloso e innoble revisionismo histórico), eclesiástico, institucional, parlamentario, económico han emprendio el judicial. Con la connivencia de sus tentáculos en el Tribunal Supremo han iniciado la persecución del juez Garzón, personalidad caracterizada en los últimos meses tanto por iniciar una campaña para destapar judicialmente los flagrantes crímenes del franquismo (y consiguientemente de la oligarquía que lo aupó al poder) al tiempo que destapaba la trama Gürtel y con ella ponía en evidencia la naturaleza corrupta del PP (y consiguientemente de la oligarquía cuyos intereses representa). Nada que no hayamos visto ya.

Lo dicho, seguimos igual, no hemos avanzado nada desde la época del Expediente Picasso.

Ergo: necesitamos una nueva república ya...y debe ser una república cuya principal misión histórica consista en desarticular la oligarquía creada por los intereses del liberal-capitalismo anglosajón a partir de 1833 permitiendo emerger una España más libre, más justa, más independiente, más fuerte, más avanzada. Y nos corresponde a nosotros construirla...

 NOTA.- la foto es de MGM Photo

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

05/03/2010 00:38 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

LAS CUALIDADES DEL HÉROE.

20100222183425-vicquinda.jpg

Informan los medios de que el agresor del profesor Jesús Neira va a poder salir de prisión pagando una fianza. Algunos, incluso, coquetean abiertamente con el amarillismo buscando el consabido escándalo que aumente las ventas generando problemas donde no los hay (en eso políticos, abogados y periodistas son verdaderos profesionales) y otros aprovecharán la tesitura para incrementar su sempiterna campaña fascistoide en favor del incremento del autoritarismo con la manida excusa de la falta de dureza del sistema penal. Nada que se salga de la norma ni que me preocupe especialmente. Todos nos conocemos ya a estas alturas de película y estamos curados de espantos.

Mi reflexión al conocer esta noticia ha sido otra. Menos evidente si se quiere, menos candente, incluso mucho más humilde, pero que no solemos hacernos. Vivimos muy a gusto ingiriendo la papilla masticada que nos ofrecen a modo de carnaza informativa los medios de comunicación y tendemos a no reflexionar más allá de lo especificado y prefabricado para nuestro consumo. Somos así (y así nos va). Pero esta mañana, mientras mojaba los churros en el café con leche al tiempo que leía la prensa, me ha venido la pregunta a la cabeza. ¿Qué cualidades son necesarias para convertirse en un héroe?...¿basta con obrar decididamente del modo que la sociedad mayoritariamente considere correcto? ¿basta con efectuar una acción meritoria?...Es evidente que no. Se necesita también que la misma se publicite y hasta se magnifique. Y ahí entramos en otra dimensión. Importa poco que seamos seres ordinarios o extraordinarios, que obremos por impulso o meditadamente, que nuesta acción sea útil, casual o fruto de un error. Lo importante es que quieran vernos y que nos vean.

La acción del profesor Neira, que hemos de suponer virtuosa, le convirtió inmediatamente en un héroe nacional. Muy posiblemente merecía serlo. Pero no hemos de olvidar el hecho de que se trata de un español de raza blanca y clase alta que, debido a su empleo de profesor universitario puede pasar por un intelectual y que, además, sostiene unas determinadas ideas políticas que pueden convertirle en un activo muy interesante para determinadas operaciones de propaganda en medios de la ultraderecha que trabajan para difundir el ideario neoconservador en este país. No olvidemos tampoco el hecho de que existen sospechas de mala práxis en un sistema sanitario, el madrileño, que, de naturaleza  pública, está siendo paulatinamente desmantelado por la acción de un gobierno radicalmente neocon y que resulta para dicho gobierno regional mucho más conveniente atribuir las graves lesiones del señor Neira a la agresión sufrida a manos de un individuo prejuzgado sin posibilidad de réplica como drogadicto y maltratador que a las deficiencias de un sistema sanitario deliberadamente abandonado a su suerte en beneficio no de los ciudadanos sino de las empresas privadas que tratan de medrar en el mismo sector. Porque de hecho eso es lo que está sucediendo en Madrid, la imposición por la puerta de atrás de un modelo sanitario desrregulado al modo estadounidense que desproteja a la población pero beneficie a cuatro o cinco grandes empresas que cobren millonadas por lo que hasta hoy era gratuito.

Todas estas condiciones: raza, estatus social y profesional, conveniencias políticas confluyeron para convertir una acción sin duda meritoria (aunque quizá prepotente y causa de los prejuicios, no debemos olvidar que la supuesta maltratada ha negado reiteradas veces el mero hecho de haberlo sido en aquella ocasión) en un acto heróico que todos hemos conocido y a su autor en un héroe mediático que, por cierto, no ha tardado en desacreditarse a sí mismo con sus palabras y actitudes.

El matiz viene cuando hace unas pocas semanas se produce en Valencia una situación muy similar.

Una mujer es perseguida por su ex- pareja cuando se dirige al trabajo. Este hombre sí que es un agresor constatado, tanto es así que porta un enorme cuchillo con el que pretende asesinarla, son hechos probados. La mujer apresura el paso, logra alcanzar el bar en el que trabaja como camarera y refugiarse en él. Su ex- pareja la sigue al interior cuchillo en mano y en ese momento interviene el dueño del bar que es apuñalado reiteradamente quedando malherido, al borde de la muerte.  Es rápidamente hospitalizado y la naturaleza de sus heridas hacen temer que, aunque salve la vida, sufrirá graves secuelas durante mucho tiempo. Apenas hemos visto su cara y no sabemos su nombre. Puede que muchos ya le hayan olvidado. Y sin embargo su acción es al menos tan meritoria como la de Neira. ¿Entonces por qué no lo han convertido en un héroe?...¿Será porque se trata de un simple ciudadano chino propietario de un humilde bar de barrio?...¿Porque no tiene los contactos adecuados en las altas esferas ni puede resultar útil a los intereses de los poderosos?....

Hace unos años se produjo un hecho incluso más grave en el metro de Madrid. Unos niñatos gamberros (por cierto: españoles) asaltaron a una chica que se encontraba sola. Nadie, y mucho menos un español (a saber donde queda la legendaria caballerosidad que nos hacía altivos y orgullosos pero también honrados, vaientes y solidarios), la ayudo. Es decir sí: un inmigrante argelino, creo recordar que ilegal, que, para más inri, estaba en el paro. Los gamberros dejaron a la chica pero le apalearon a él arrojandole a la vía cuando llegaba el tren. El hombre salvó la vida de milagro pero perdió las piernas. Y, sí, salió en televisión un par de veces y le otorgaron el permiso de residencia. Pero no lo convertimos en un héroe,  yo mismo he olvidado su nombre y hasta su nacionalidad, estoy casi seguro de que era argelino pero acaso me equivoco.

Lo cual me lleva a mi primera reflexión. En los tiempos que corren, cuales son las condiciones precisas para convertirse en un héroe: ser virtuoso y realizar una acción heroica parece no ser suficiente, puede que ni siquiera indispensable. Por lo visto hay que ser del color y de la clase social adecuadas y resultarle útil a algún interés bastardo como elemento publicitario y demagógico.

Yo no me puedo quejar, al menos dispongo de un tercio de los requisitos necesarios para ser aplaudido por cualquier acción meritoria que el azar me depare: soy blanco. Y español de pura cepa.

Resumiendo: por si no lo habían notado vivimos en una sociedad clasista, racista y profundamente hipócrita.

¡Qué triste es ser pobre y del color equivocado!

NOTA.- la fotografía es de Vicquinda.

Etiquetas: , , , , , , , ,

22/02/2010 18:35 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

FEMINISMO PARA PROGRES BOBAS

20100208142232-simplifica.jpg

Días atrás pululó por los medios de comunicación una de esas noticias basadas en el morbo de un desnudo bonito que de vez en cuando se cuelan disimuladamente para rellenar espacio y atraer la atención del público, que carecen de importancia real pero que, subrepticiamente, sirven tanto para ir adoctrinando al personal en la moral dominante (sea esta cual sea, aunque generalmente es siempre la misma) como para tomar el pulso de salud mental de una sociedad. También para constatar la nómina de memos patrios que salen al quite para repetir como loros lo que han escuchado como consignas sin conocer realmente su origen y verdadero significado.

Me refiero, naturalmente, como ya habrá adivinado el inteligente y avisado lector, a esos autobuses murcianos que circulaban por la ciudad con enormes fotomontajes que representaban a la madre de Carlos II, pintada por Velazquez, completa y esplendorosamente desnuda para promocionar una bienal de arte.

Me sorprendieron dos cosas. La primera, debo decir que agradablemente, la naturalidad de la consejería de cultura de la Comunidad Murciana al aceptar precisamente ese anuncio. Tratándose de un gobierno del PP, y recordando la mojigata y enfermizamente nacional-católica política audiovisual desarrollada por este partido cuando estuvo en el poder nacional (1996-2004), recuerdese: importó los pitidos para tapar las expresiones coloquiales que ellos consideraban malsonantes y pecaminosas de los Estados Unidos, impusieron un código de edades y, aconsejados por su ridícula, ignorante y fascistoide ministra de cultura (una tal Esperanza,¿recuerdan?) intentaron incluso recuperar los rombos franquistas para la televisión, esperaba un comportamiento más estúpido y en concordancia con las pacatas y malsanas directrices emanadas de las sacristías más retorcidas y oscuras. No ha estado mal comprobar que, incluso en ese partido tan escorado a la extrema derecha y tan deudor de modelos ultraconservadores foráneos y pasados, hay gente sensata y sana, con una mentalidad moderna.

La segunda sorpresa no fue realmente tal, después de todo sé con quien nos jugamos los cuartos.

Hablo de la reacción de las feministas de Izquierda Unida que salieron a la palestra a protestar (como verdaderas beatas de confesionario y rosario diario) por semejante medio propagandístico con la excusa de que era discriminatorio y denigraba a la mujer...lo confieso: al escucharlo miré al techo, suspiré con resignación y pensé: ¡Memas!...

No hace tanto, apenas unas semanas, hubo un problema similar en Andalucía cuando otras feministas igualmente estúpidas, arremetieron contra una tienda, por cierto propiedad de una mujer, acusándola de sexismo, de discrimanción y de denigrar a la mujer porque colocó en su escaparate una chica anunciando precisamente el producto que vendía la tienda en cuestión: ropa interior femenina. Para escapar de la sanción la propietaria tuvo que escoltar a la chica con dos maromos  fornidos en calzoncillos. Y aun así las feministas de la Junta, militantes o cuanto menos simpatizantes del PSOE, no se quedaron contentas. También entonces pensé algo similar de ellas, que eran imbéciles.

¿Por qué las tacho de tales?...Tiene su explicación.

En primer lugar por no percatarse de un hecho evidente cual es que la exhibición del cuerpo de la mujer es signo indiscutible de un estatus femenino cuanto menos aceptable. A mayor represión de las mujeres, más encubrimiento de su cuerpo. No hay más que fijarse en lo que sucede en los países musulmanes o como la libertad de las mujeres en este mismo país, creció al mismo ritmo en que podían menguar sus vestidos. Ahora, en España, una mujer puede pasearse desnuda por una playa sin que se la lapide, o caminar con minifalda, manga corta y escote sin que se la tache de frívola o golfa. Paralelamente pueden estar casadas, divorciarse, permanecer solteras, ser promiscuas, no serlo...claro que hay cosas que mejorar (equiparar sueldos, favorecer la conciliación familiar, combatir el maltrato...) pero si comparamos su condición social con las de mujeres a las que se obliga a cubrir su cuerpo incluso en nuestro mismo país, la evidencia es clara. De modo que considerar que una mujer es denigrada por exhibir su desnudez en el contexto que sea es evidentemente estúpido, contrario a la evidencia y absolutamente reaccionario.

Pero lo verdaderamente estúpido, lo que convierte en bobas a las feministas que defienden esos principios creyéndose mujeres progresistas, es el desconocimiento absoluto que demuestran del origen y verdadero sentido de las consignas que repiten como loros copiándolas directamente del "avanzado" feminismo anglosajón. No debe extrañarnos, hay dos generaciones completas de feministas que por el mero hecho de tener titulación universitaria y desarrollar una carrera profesional ya se creen intelectos sin tacha y grandes lumbreras cuando en realidad, y tomadas en conjunto, son apenas una pandilla de repitemonas mediocres sin atisbo de brillantez alguna. ¿O es que alguien cree de verdad que el nivel de inteligencia, brillantez, raciocinio e independencia intelectual de las mujeres es mayor que el de los hombres?...Pues no, la mediocridad y la estupidez es una característica general del ser humano y puedo asegurar que existe el mismo porcentaje de memas que de memos. Y si ya nos adentramos en el ámbito de la militancia sea cual sea esta, el porcentaje tiende a cifras absolutas.

Y ese es el gran problema del feminismo en los tiempos que corren y con las generaciones que encabezan la militancia organizada: una mediocridad generalizada y redundante cifrada en la repetición acrítica de modelos externos acentuada con una total falta de autocrítica. Ellas nunca se equivocan, son perfectas, los hombres, en cambio, se equivocan siempre, son seres limitados y primitivos, como las mujeres que no siguen ciegamente sus dictados. La imbecilidad lleva irremisiblemente al fundamentalismo totalitario. Y estas feministas patrias son muy, muy estúpidas. Ergo también muy muy fundamentalistas y tendentes al totalitarismo.

 Basta leer sus ensayos, sus trabajos, sus novelas para darse cuenta de su escaso nivel intelectual y de lo poco que son capaces de aportar al debate social. No digo con esto que no haya mujeres brillantes y de excelente formación en España, yo reconozco sin rubor haber aprendido muchas cosas de unas cuantas...pero estas, como en el caso de los hombres, son una minoría...y una minoría independiente, ayuna de militancias y consignas, exactamente igual que en el caso de los hombres. Porque no hay diferencias.

Pero donde las progres sindicadas se ponen definitivamente en ridículo y demuestran que carecen de ideología y de formación y tan solo siguen consignas y doctrinas copiadas del mundo anglosajón sin un ápice de espíritu crítico ni un atisbo de lecturas o reflexiones que vayan más allá del mimetismo puro y duro tamizado por el fundamentalismo y una sobervia tan solo equiparable a su estupidez supina es cuando se dedican a decir que el desnudo femenino denigra a la mujer y la discrimina...

Sí, hijas mías, soy memas...o no sois progresistas y entonces sois hipócritas y mentirosas.

Conviene por lo tanto que se os recuerde ( y me permito el lujo de ser condescendiente y paternalista no porque seáis mujeres sino porque sois estúpidas e ignorantes) el origen de ese sufragismo anglosajón que tanto veneráis y que se ha perpetuado en el moderno feminismo anglosajón que es, por cierto, una de las corrientes ideológicas más conservadoras y portadora de valores más contrarios al progreso que existen hoy en día. Y no puede ser de otro modo puesto que procede del radicalismo evangelista, de ese reconstruccionismo metodista de matiz irracional, clasista y racista del que se hablaba ya en un artículo anterior.

Hagamos memoria.

Comenzó todo en el Congreso Antiesclavista de Londres en 1840 cuando los metodistas de Estados Unidos enviaron como representantes a varias mujeres que chocaron de frente con el conservadurismo de la iglesia anglicana. Porque, sí, todo esto es, en el fondo, un asunto de iglesias y sectas fundamentalistas. Existía una bipolaridad evidente en ambos lados del Atlántico anglosajón. En Inglaterra perduraba un institucionalismo tradicional basado en los usos y costumbres de la iglesia mientras que en Estados Unidos se habían implantado y desarrollado las sectas disidentes más fundamentalistas y menos vinculadas a un pasado institucional. Todas ellas, sin excepción, se vieron electrizadas por la expansión del metodismo que basaba su funcionamiento en la "conversión" de los individuos siendo el más apreciado el más fanático y el más espectacular en sus muestras de devoción independientemente de su sexo lo cual abrió anchas vías de promoción social a un sinfín de mujeres ignorantes que justificaban su ascenso mediante la fe y la intransigencia. Es cierto que el metodismo tuvo el mérito de promocionar la enseñanza de la lectura en el ámbito femenino pero también lo es que únicamente para que leyeran la biblia y otros libros sectarios, con lo cual la alfabetización no fue sinónimo, ni en muchos casos lo es, de una mayor cultura.

En Londres, las fanáticas metodistas chocaron con los firmes prejuicios anglicanos hasta el punto de que los organizadores del congreso pretendieron rechazar su presencia. No lo consiguieron y acabaron limitándose a aislarlas del resto de los asistentes con un biombo.

Las metodistas americanas, acostumbradas a ser admiradas y respetadas por sus discursos dogmáticos y sus actitudes religiosas radicales, llevaron muy a mal el menosprecio institucional anglicano y el despecho acabó cristalizando en la famosa declaración de Seneca Falls de 1848 que se produjo, no debe olvidarse nunca, precisamente dentro de una capilla metodista.

Con todo, hasta 1865 el interés principal de este movimiento fue el abolicionismo, objetivo sin duda loable aunque a estas señoras en realidad no las moviera la solidaridad sino el fanatismo religioso y el racismo antimeridional (como conspicuas representantes de la sociedad yanqui y su mentalidad calvinista, férreamente avariciosa y racista, detestaban que españoles, mejicanos y descendientes de franceses mantuvieran una riqueza que se les negaba a los gloriosos anglosajones purificados por su absurda interpretación del evangelio).

Pero acabada la guerra civil en Estados Unidos, estas incipientes feministas procedentes del metodismo radical (no existe el moderado), se sintieron víctimas de un triste agravio comparativo. Como resultado de la nueva situación política resultaba que podían votar hombres pertenecientes a razas inferiores (negros, hispanos, chinos, judíos...y ojo que no es catalogación mía sino procedente de sus propias declaraciones escritas) mientras que a ellas, mujeres anglosajonas y protestantes, que pertenecían a la raza y a la religión superiores y que consideraban a aquellos hombres muy por debajo de ellas, casi como simples monos, se les impedía el voto. Así surgió el sufragismo, como un movimiento de inspiración racista que pronto se tiñó de matices fundamentalistas y puritanos.

Porque para sustentar la tesis de su superioridad moral sobre los hombres de razas inferiores que sí tenían derecho a votar, estas señoras se dedicaron a glosar todos los vicios que los chinos, negros,judíos, indios, hispanos y demás ralea ostentaban públicamente y que ellas, beatas puritanas, meapilas fanáticas, condenaban y no practicaban (al menos en público, ya sabemos que la hipocresía es la característica básica del puritanismo): estos hombres bebían, fumaban, jugaban, practicaban sexo fuera del matrimonio, ingerían ciertas sustancias inmorales (incluyendo café, azúcar, chicles y otras por el estilo, además de las que luego llegaron a prohibirse por impulso de estas mismas señoras en 1925), no iban a la iglesia...enseguida se dieron cuenta de que los hombres anglosajones también cometían esos pecados y surgió así, junto al mero sufragismo, una idea, racista, de superioridad hembrista que se consolidó junto con el fanatismo religioso, el puritanismo social y la doctrina política (de inspiración religiosa) del Destino Manifiesto, como leitmotiv fundamental del "feminismo" anglosajón.

En 1873 esas mismas sufragistas americanas, exactamente las mismas, fundaron la Liga Cristiana de Mujeres por la Decencia (en la que no se admitían mujeres hispanas, judías, negras, italianas o indias), organización que cuenta entre sus logros la implantación de la censura en el cine ya en 1896, la implantación de la Mann Act en 1910 oficialmente dirigida para combatir la trata de blancas pero aplicada desde el principio para coartar la libertad de la mujer y perseguir los comportamientos no admitidos por la moral puritana (desde el sexo fuera del matrimonio a la mixagenación, es decir: la cohabitación de mujeres anglosajonas con hombres de razas consideradas inferiores), la ley seca en 1919, la prohibición del cannabis en 1925...

En resumidas cuentas que el feminismo anglosajón que seguís mimética, acrítica y estúpidamente, es un medio de difusión del puritanismo, del fanatismo religioso y del conservadurismo social y moral más recalcitrante de un país tan profundamente teocrático como las repúblicas islámicas, los Estados Unidos. Y las cosas no han cambiado con el tiempo. Recordad que fue precisamente ese feminismo el que, finigiéndose una corriente progresista, se erigió en punta de lanza contra la liberación sexual en los setenta con elementos como la señora Dworkin que resumía su ideología en su libro Una Nueva Jerusalén para la Mujer, del siguiente modo: "Deseo ver a mujeres liberando a otras mujeres de la promiscuidad sexual." Porque ese feminismo que defiende que la desnudez o el sexo denigran a la mujer, no piensa en la libertad de la mujer sino en la implantación de un determinado código moral basado en la idea de pecado.

Y lo voy a dejar aquí porque este artículo se está extendiendo ya demasiado. Pero si sois progresistas, creéis en la libertad de la mujer (como yo creo) y en la creación de una sociedad mejor, más evolucionada, más libre y más justa, amigas mías, tenéis que cambiar el paso y dejar de seguir ciegamente las consignas de un feminismo que no es sino una estrategia ultraconservadora para imponer su moral.

NOTA.- La foto es de Simplifica.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,