Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema babayadas.

MÁS BABAYADAS

Estos días de verano son propicios para las serpientes de verano periodísticas por el mero hecho de que los actores del teatrillo que nos ofrecen como remedo de la realidad se retiran a descansar, disminuye la vida institucional, el politiqueo y el ruido de fondo con el que tratan de distraernos de la verdadera melodía que suena en nuestro perjuicio pierde intensidad aprovechando que los que pueden marchan de vacaciones y los que no o aprovechan para trabajar a destajo las pocas semanas al año que les dejan o viven vencidos por el calor, mimados por la siesta y disipados en disfrutar lo más posible de atardeceres y madrugadas.

De modo que puesto que los muñequitos que nos mueven delante como representación de la realidad para obnuvilarnos e impedir que nos percatemos de que la realidad se mueve fuera de nuestra vista y de nuestro control, al otro lado del escenario, pero no pueden cerrar el teatro nos presentan otras realidades insulsas a modo de sonajero para niños de pecho, que no otra cosa somos. Cualquier cosita brillante y con ruido que nos pongan delante sirve para embobarnos y que nos dejemos arrobar y engañar. Es triste, pero no damos más de sí.

Por supuesto es mentira esa supuesta calma chicha, están sucediendo muchas cosas y a ritmo endiablado, la historia se ha acelerado en estos últimos tiempos y, por desgracia, me temo que empieza a ir mucho más deprisa que nosotros, cosa de la que habremos de lamentarnos no tardando mucho.

Pero en fin, hace calor, acabo de levantarme de la siesta y tampoco tengo demasiadas ganas de conflicto...por ahora...(aunque con la que está cayendo no podemos abandonar las trincheras durante mucho tiempo)...En fín, que en lugar de escribir nada útil, me he sentado ante el ordenador con ánimo apacible y risueño, prefiero compartir con mis lectores algunas de esas músicas raras que a veces escucho y que (lo confieso), además, me gustan.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

20/07/2011 18:17 disidenteporaccidente Enlace permanente. babayadas No hay comentarios. Comentar.

LA OPERACIÓN BIQUINI Y LAS TRADICIONES CULINARIAS.

20110306133905-pix-from-the-field.jpg

Nunca dejaré de asombrarme de la capacidad que tienen las mujeres para verse gordas y encontrarse lorzas odiosas y amenazadoras, máxime en una fecha tan incómoda como marzo, donde la impunidad del abrigo comienza a quedar atrás y la inminencia del calor y la primavera espolean el ansia de perfección. Sobre todo cuando los excesos navideños no son ya ni siquiera recuerdos conscientes aunque persistan acaso en las caderas, las nalgas o las proximidades del ombligo. La operación biquini lleva dos meses en marcha y comienza a hacerse pesada, lenta y mucho menos eficaz de lo que cabría pensar (a pesar de que todos los años se desarrolla más o menos igual).

Viene a cuento la anterior reflexión porque esta bonita mañana de domingo del 6 de marzo, al abrir los ojos, lo primero que he visto ha sido una preciosa señorita (cuyo nombre obviaré) examinándose detenidamente delante del espejo. Venía ya de la ducha, había dejado caer la toalla para vestirse y se miraba ,casi con tanto asco como deleite provocaba en mí, al espejo agarrándose aquí y allá pellizcos de carne que estimaba sobrantes y que deben desaparecer sin falta ni excusas antes de que ande junio demasiado avanzado. Yo, que por más que la miraba solo podía verla preciosa, sonreía con sus cuitas y tenía que contenerme para no ironizar en demasía sobre aquel rebuscar de lorzas y excesos crasos. Pero, bien mirado, mi amiga tiene un problema grave: hay ciertos vaqueros que el año pasado le entraban sin dificultad y que ahora...y cierta minifalda que le quedaba magnífica y que con el nuevo diámetro de sus muslos (que a mis ojos viene a ser el de siempre) la va a hacer chaparreta y gorda y...en fin...

 Pero hablando, hablando, he llegado a comprender que el verdadero problema de mi amiga no es coyuntural sino estructural. Mi amiga es la clásica aragonesa militante que participa absolutamente en todas las festividades del calendario, especialmente de las puramente zaragozanas. Así, en cuanto llega octubre, ahí que se va a la ofrenda vestida de baturra, en cuanto llega la primera luna llena de la primavera, sale a tocar el tambor vestida de fantasmón...y, claro, eso implica caer de lleno en todas las exigencias de las tradiciones culinarias del way of life zaragozano.

Estos primeros días de marzo anda muy preocupada, horrorizada incluso, por la coincidencia del Jueves Lardero y la Cincomarzada.

El Jueves Lardero es el inicio oficial del carnaval en Aragón y existe un refrán que dicta la tradición a cumplir: Jueves Lardero, longaniza en el puchero. Se haga lo que se haga, hay que comer longaniza para cumplir con la tradición. Eso mismo debe hacerse el 5 de marzo para conmemorar la derrota del general Cabañero en su intento de conquistar la ciudad para Don Carlos V en 1838 cuando, procedente del Maestrazgo, logró hacerse con las puertas del Carmen y Santa Engracia en plena madrugada y llegar hasta el centro mismo de Zaragoza siendo rechazado, después de un larguísimo día de combates en las calles, por el pueblo en armas. Yo, que estoy convencido de que el triunfo del estado liberal en la España del siglo XIX fue una catástrofe, no sé si viene muy a cuento eso de celebrar la derrota del general Cabañero en Zaragoza, pero, en cualquier caso, suelo cocinar en tal fecha unas magníficas calderetas en las que no escasea la longaniza, como mandan los cánones. Concretamente la caldereta que hice para este 5 de marzo de 2011 fue de tal contundencia que, después de comerla, no fue preciso ni merendar, ni cenar, ni recenar, ni desayunar, ni tomar el aperitivo, ni casi comer al día siguiente.

Generalmente entre el Jueves Lardero y la Cincomarzada existen algunas semanas que permiten quemar las grasas adquiridas en el primero antes de acumular las del segundo. Pero este año,¡oh, desgracia, oh hado cruel! han coincidido en la misma semana y mi amiga, que corre no sé cuantos kilómetros de domingo a domingo, que va al gimnasio también varios días de lunes a lunes, está desesperada con tan trágica coincidencia. Es que junio, aunque no lo pensemos, está ahí mismo, oye...-dice con tono quejumbroso.

Yo he tratado de tranquilizarla. Dos días son dos días. Un jueves y un sábado en la vida no son nada. De aquí a junio queda mucho más de lo que parece...y entonces es cuando hemos llegado al germen mismo del problema.

No solo se trata de esta trágica coincidencia. Es que el calendario festivo procede de épocas remotas en las que la gente trabajaba mucho físicamente e ingería en general pocas grasas y azucares siendo necesario buscar excusas puntuales para mejorar la ingesta alimenticia. Épocas, además, en las que las mujeres no debían exhibir su cuerpo en la playa todos los veranos. En otras palabras: que la nueva tradición de la operación biquini resulta incompatible con las anacrónicas culinarias procedentes del pasado. Sobre todo en Zaragoza.

Mi amiga, casi llorosa, me hizo una enumeración de todos los obstáculos que la tradición impone a sus esfuerzos para adquirir una figura perfecta de cara al verano y, visto así, he de decir que tiene razón.

Los excesos navideños pueden darse por terminados con el roscón de reyes, el 6 de enero. A partir de ahí comienza oficialmente la llamada operación biquini. Y en Zaragoza los obstáculos.

Ya el 29 de enero hay que celebrar San Valero que, como su propio refrán indica (San Valero: ventolero y rosconero), debe honrarse comiendo un nuevo roscón. El 3 de febrero San Blas con sus rosquillas, El 5 de febrero Santa Águeda (¿y quién no se come su tetica de Santa Águeda,¡tan rica!, con las amigas?)...luego siempre hay algún imbecil que regala bombones el día de San Valentín o que propone una buena cena. Y enseguida llegan el Jueves Lardero, son sus longanizas en el puchero, y el 5 de marzo la Cincomarzada con más longanizas. Y no tradando mucho la Semana Santa con sus torrijas, su bacalo con huevos tontos, sus monas de pascua...y luego, el 23 de abril,  San Jorge, con el lanzón...

Sí, ciertamente, visto así, resulta muy difícil hacer dieta en la Zaragoza de invierno y primavera. Para colmo, a partir de junio, llegan las cenas para despedirse antes de las vacaciones...un verdadero drama.

 He abrazado a mi amiga, le he dado un par de palmaditas de ánimo en la espalda, otra, pícara, en la nalga derecha y le he deseado suerte. La he visto en junio y está magnífica. No cabe otra que reconocerle la fuerza de voluntad y darle ánimo de cara a este verano. ¡Ahí tú, maña!

 

 

NOTA.- La fotografía es de Pix of the Field

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

06/03/2011 14:37 disidenteporaccidente Enlace permanente. babayadas No hay comentarios. Comentar.

ABSURDAS CANCIONES HIPNÓTICAS DEL CINE ESPAÑOL-II

Por no hablar ya de Gracita Morales cantando aquello de "Para llegar a vampiresa hace falta preparación" en Operación Cabaretera, creo recordar. O lo de "Love, Love, Love" interpretado por los Hippiloyas en Ser Hippie Una Vez Al Año No Hace Daño...

Y, claro, con esta clase de obsesiones se entiende que cierta joven y preciosa periodista en la que pienso mucho más de lo que debiera (anda ahora viviendo con un tipo bien enchufado en la empresa de su papá) insistiera en llamarme friqui mientras se asomaba a la pantalla de mi ordenador por encima de mi hombro, justo antes de reír traviesa y besarme cariñosa.

Ah, sí, la recuerdo muy a menudo, su melena castaña agitada por el viento, sus deliciosas formas femeninas, su ternura, su humor cáusticamente inteligente...

...La recuerdo...pero por alguna extraña razón esa dulce remembranza se contamina inopinadamente con otro recuerdo mucho más cutre.

¿Por qué, en esta tarde de finales de julio al pensar en ella se me cruza el recuerdo del Cisne Capitolino contándome que las aureolas de su novia de entonces, una presentadora de cierta televisión local andaluza, eran como lonchas de mortadela mientras yo le daba conversación para distraerle en tanto el Pequeño Copacabana, ese mandril insaciable, se fugaba con la tetuda indivídua que ambos se disputaban en aquel congreso literario de hace ya más de un lustro?...Quizá porque estábamos en un local nocturno, actuaba un grupo musical infame (Doctor Tua y los Licenciados) y tengo el recuerdo hipnótico de la única fan del grupo, una oronda, orondísima, cincuentona embutida en un vestido de lentejuelas que bailaba enloquecida mientras el canoso cantante nos invitaba a gritos a afiliarnos al partido comunista...

Sí, como decía, si tuviera psicoanalista este estaría seguramente muy contento con todos mis traumas, que no son pocos ni leves. ¡Qué triste es la vida!

Etiquetas: , , , , , , ,

26/07/2010 18:35 disidenteporaccidente Enlace permanente. babayadas No hay comentarios. Comentar.

ABSURDAS CANCIONES HIPNÓTICAS DEL CINE ESPAÑOL- I

Hete aquí que en medio de ese duermevela "tourístico", causado por ciertas etapas del Tour de Francia, la buena comida, el pacharán y eso que una antigua criada andaluza llamaba "la caló", traspuesto en el sofá dejándome mecer por ese inconmensurable placer veraniego que va todavía más allá del dolce far niente...tuve un amago de absurda pesadilla cinematográfica que llegó de no sé dónde para inquietarme, despertarme conmovido y hacerme pedir el café (con hielo) a gritos.

Me encontraba en esa fase de la siesta en que la baba precede al sonoro ronquido que devuelve al mundo de los vivos cuando me encontré dentro de un coche rodeado de señores de mediana edad cantando una absurda e hipnótica cancioncilla que decía así: "tenemos un defecto, tenemos un defecto...¡que nos gustan las gachís!"...

-¡Leñe!-me dije, soy muy fino cuando despierto sobresaltado de la siesta-¡Qué sueño tan raro!

Y consideré que, de tener psicoanalista, este encontraría muy interesante y significativa semejante ensoñación de sobremesa. Casi de inmediato, ya en plenitud (o prácticamente) de mis facultades, caí en la cuenta: me había venido a la mente una escena de cierta película de los setenta intitulada Lo Verde Comienza en los Pirineos. Dirigida en 1975, si no recuerdo mal, por Vicente Escribá.

Fue entonces cuando comprendí que existen canciones que acaban calando, no se sabe muy bien por qué, en el inconsciente y marcando de por vida al inocente y desprevenido espectador. Es indiferente que la película sea mala o buena, que la canción tenga calidad o no...el hecho es que se instala en el disco duro cual virus malintencionado y perdura durante décadas emergiendo cuando menos cabe esperarlo, incluso en medio de una siesta veraniega.

Repasé entonces, mentalmente, cuantos de estos malwares cinematográfico-musicales me anidaban y elaboré una lista con la que no aburriré al lector pero que abarca desde ignonimias musicales (y a veces cinematográficas) como la banda sonora de La Garbanza Negra, Que En Paz Descanse y su obsesiva cancioncilla:"Obdulia, Obdulia, Obdulia..." o el inicio "musical" de Las Dos y Media y Veneno hasta piezas como Cuarenta Grados a la Sombra, Porque te Vas, de Cría Cuervos y otras que quizá vaya acumulando en este muladar de obsesiones que llamo blog.

Al menos mientras esté vago, "estivalítico" y sin ganas de hacer nada serio.

A fin de cuentas, es julio...

Etiquetas: , , , , , , ,

26/07/2010 18:35 disidenteporaccidente Enlace permanente. babayadas No hay comentarios. Comentar.

HEROINA, EL DRÁCULA YEYÉ Y PARA HACER BIEN EL AMOR.

allowscriptaccess="always" allowfullscreen="true" width="480" height="385">

Hace cosa de quince años, fue detenido en Barcelona un importante empresario por corrupción de menores. Al parecer el tipo pagaba a chicas de trece o catorce años del extrarradio para que participaran en sus orgías. Lo curioso de esta información (lo sórdido resulta evidente) es que dichas bacanales se celebraban indefectiblemente al son de las canciones de Manolo Escobar que el hombre hacía sonar a todo volumen en el apartamento de sus pecados hasta que los vecinos se quejaron, llegó la policía local a llamarle la atención y le pilló en pleno e ilegal frenesí erótico-festivo. Desde que leí esta noticia vivo obsesionado con ese detalle...¿una orgía, y con menores además, con música de Manolo Escobar?...me da la sensación de que no puede escogerse una banda sonora menos adecuada y más rara para una actividad así.

Recuerdo también una boda, interminable, en la que la orquesta tocó más de cuarenta veces a lo largo de la noche aquella canción de La Mosca Tse-tsé titulada Para No Verte Más que estaba de moda entonces y le gustaba a la novia. Cuando, ya cerca del amanecer, decaía la fiesta, un invitado en condiciones etílicas más que dudosas, saltó al escenario, se apropió del micrófono y, desafinando horriblemente, comenzó a cantar La Ramona Es Pechugona reanimando una fiesta que languidecía y que continuó con canciones como Saca El Güisqui, Cheli y Qué Se Puede Hacer con la Hija del Alcalde, hasta...no sé hasta cuando, yo opté por darme a la fuga.

Todo esto viene a cuento porque estos días, o, para mejor decir, estas noches, ya veraniegas, he asistido a algunas fiestas y me he dado cuenta de que a determinadas horas la gente adquiere gustos musicales extrañísimos y baila y jalea canciones que en condiciones normales ni siquiera admitiría conocer. Vale que la cosa tiene mucho de broma y el responsable de la banda sonora busca sobre todo hacer reír a los invitados pero aún así se recuperan semejantes bodrios y canciones tan extrañas que uno no puede sino preguntarse qué anida realmente en el alma musical del personal. No se trata de una crítica, yo también tengo mis secretos, tan solo de una reflexión.

Y una confesión...

Confieso que noches pasadas, bailé agarrado la canción Heroína en su versión original de Los Calis, con una amiga. Era de madrugada, la fiesta estaba en su apogeo y, de pronto, comenzó a sonar ese tipo de música surrealista y ella, el cubata en una mano, una sonrisa traviesa en la cara, se acercó a mí meneando suavemente las caderas y diciendo:

-Esta la tienes que bailar conmigo...

Obedecí.

No es un caso único. Últimamente se está haciendo muy popular en casi todas las fiestas que alcanzan altas horas de la madrugada la del Drácula Ye-yé...una canción que lanzó al mercado Andrés Pajares allá por el 68...y que ha dormido el sueño de los justos durante cuarenta años.

Y,claro, no debemos olvidar a la incombustible Raffaella Carrá...

Puede que para hacer bien el amor sea preciso venir al sur, pero para escuchar buena música resulta indispensable retirarse temprano.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

08/06/2010 16:56 disidenteporaccidente Enlace permanente. babayadas No hay comentarios. Comentar.