Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Aragón.

LA PROCESIÓN DEL SANTO ENTIERRO DE ZARAGOZA EN 1935 (AQUELLO QUE NO TE CONTARON).

20140412213246-60880001.jpg

Cualquiera que conozca un poco la semana santa zaragozana sabe que la procesión del santo entierro de 1935 fue decisiva en el posterior desarrollo del fenómeno de la semana santa bajo el franquismo hasta el punto de que debe considerarse el origen de esa inventada tradición franquista. Esto es algo que puede leerse en cualquier guía o en cualquier periódico local en fechas aledañas a la primera luna llena de primavera. 

Lo que ni los periódicos ni las guías van a contar jamás es que ya de por sí esa procesión de 1935 fue una de las primeras manifestaciones de lo que vendría a ser el franquismo, una manifestación eminentemente política del más radical nacional-catolicismo falangista impulsada y presidida por el cuñadísimo, por Ramón Serrano Suñer, cuñado de Franco y máximo representante del apoyo a los nazis desde su puesto de ministro de asuntos exteriores (1940-1942). Y no fue un acto inocente. Estaba dentro de la línea de provocación y propaganda iniciada por la extrema derecha protegida por el gobierno semidictatorial emergido en las elecciones de 1933 y que ejerció sus funciones la mayor parte del tiempo con las garantías constitucionales suspendidas entre 1933 y 1936. El ejemplo señero de ese amalgamar religión y política, simbolismo tradicionalista (en el marco de la tradición católica) y acción totalitaria había sido el famoso mitin de las Juventudes de Acción Popular en Covadonga en junio de 1934. Mitin en el que Gil-Robles, jefe de la CEDA, fue aclamado con el nombre de Jefe en claro mimetismo fascista con el Duce italiano y el Führer alemán. Dos años más tarde el General Franco, para distanciarse de la figura de Gil-Robles y ganar protagonismo propio, cambiaría el apelativo de Jefe por el de Caudillo. 

Pero hay que insistir, y este es un dato fundamental para comprender los hechos: la procesión del santo entierro de 1935 fue acto político de provocación y afirmación fascista que vamos a estudiar más a fondo.

Hay páginas de cofradías zaragozanas que tienen la desfachatez, al narrar el periodo de la II República y ensalzar la procesión de 1935, de afirmar que las procesiones estuvieron prohibidas desde 1931. Nada más falso. Si una ley las hubiera prohibido la de 1935 tampoco hubiera podido celebrarse. Es cierto que el santo entierro no salió a la calle en 1932, 1933 y 1934 pero no por prohibición o persecución sino por la parálisis que el establecimiento de la democracia había causado en un sector social minoritario, oligárquico y protofascista que había prosperado durante la dictadura de Primo de Rivera. 

El santo entierro era un patrimonio de la oligarquía más reaccionaria, amalgamada en torno a la Acción Católica, que venía manteniendo una ofensiva contra la mayoría social de la ciudad tratando de imponer sus criterios nacional-católicos desde 1902 y, desde luego, no era (y no es) una tradición inocente: tenía un doble objetivo: propagandístico y provocador, era una demostración de fuerza institucional de la minoría católica que trataba de compensar la debilidad social de dicho sector en una urbe mayoritariamente progresista y con un absoluto predominio sindical y obrero (especialmente anarquista) en todos aquellos estamentos que no eran la alta burguesía, los señoritos, que trataban de usurpar y dominar la voz del pueblo, como de hecho hicieron después de 1936 imponiendo sus tradiciones inventadas (tales la ofrenda de flores en el Pilar o la propia semana santa).

Que el santo entierro tenía una función política queda demostrado al comprobar que su nuevo impulso se produjo en 1910 por miembros de Acción Católica y en el marco de una serie de campañas que buscaban la hegemonía eclesiástica en la sociedad. Señaladamente transitó de la mano de la intención de los impulsores de Acción Católica de eliminar la educación laíca en Zaragoza y extender el monopolio de los colegios de curas. 

No hay que olvidar que solo un año antes, en 1909, y aprovechando los disturbios de la Semana Trágica en Barcelona, los clericales aprovecharon para hacer fusilar al pedagogo Ferrer Guardia, que había tenido la osadía de establecer escuelas laícas en la ciudad condal. 

Además, en Zaragoza, desde la llegada del arzobispo y futuro cardenal (y senador por designación real) Soldevila, la Acción Católica estaba lanzando un órdago contra la sociedad civil llevando a cabo un proceso de acumulación capitalista al servicio de sus intereses con la fundación de la CAI en 1905 y de desmovilización social con el invento corporativista del sindicalismo católico que arrancaría con la edición de un periódico, La Paz Social, cuyos editores alcanzaron altísimos puestos durante las dictaduras de Primo de Rivera y Franco,la creación de la Unión Diocesana de Asociaciones Agrarias en 1908 y del Sindicato Central de Aragon, un a modo de sindicato libre al estilo de los que ejercían el pistolerismo patronal contra los militantes de izquierdas en Barcelona, en 1909. Hay que decir que este sindicato no estaba compuesto por trabajadores sino por propietarios. También que el patronato de la Acción Católica lo componían nobles (el marqués de Montemuzo, el vizconde de Espés...) e industriales y terratenientes (Florencio Izuzquiza, Ramón Valenzuela...) pero en modo alguno trabajadores o jornaleros. 

En ese sentido el impulso del santo entierro en 1910 fue una maniobra más de propaganda y apropiación del espacio urbano por la agresiva minoría nacional-fascista zaragozana y no es de extrañar que alcanzase su cénit durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1931) debiéndose a esa estrecha filiación política con ella que sus promotores no se atrevieran a salir a la calle en 1932, 1933 y 1934.

Pero en 1935 todo había cambiado. Los gobiernos de la extrema derecha que habían llegado al poder debido a la abstención de los anarquistas y al voto femenino, predominantemente clerical, en las elecciones de 1933, llevaban casi dos años de feroz represión del movimiento obrero al margen de la constitución y los acobardados fascistas zaragozanos, siguiendo el ejemplo del mitin de las JAP en Covadonga apenas unos meses antes, decidieron volver a hacer una demostración de poder institucional (que no social) sacando la procesión del santo entierro a la calle.

Naturalmente la parte sana de la sociedad no podía estar de acuerdo con eso y la tensión se extendió por Zaragoza en un acto de calculada provocación anti-democrática por parte de los cedistas y tradicionalistas en lo que se pretendía una bofetada en la cara de la democracia establecida en 1931, un a modo de pequeño golpe de estado. 

Y quizá hubieran conseguido sacar la procesión a la calle sin demasiados problemas de no dejarse arrastrar por sus instintos de rapiña y explotación. La última procesión del santo entierro había tenido lugar el 2 de abril de 1931 y los impulsores de la de 1935 pretendieron pagar a los terceroles que cargaban los pasos (y que estaban perfectamente sindicados en la CNT) exactamente lo mismo que entonces, lo que suponía una gran pérdida económica a causa de la inflación. Es decir: pretendían que hicieran el mismo trabajo por mucho menos dinero. Y, claro, estos, los terceroles, se pusieron en huelga concitando la solidaridad del resto de los obreros zaragozanos que vieron en la procesión del santo entierro no solamente un acto de provocación antidemocrática y de indebida apropiación del espacio público por una secta en todo contraria a los valores de la democracia, también un lock-out patronal en toda regla. Un acto incívico de la oligarquía que solo podía tener en contra a todo el elemento sano de la sociedad. De ahí los problemas y la tensión que concitó la inmensa chulería de los fascistas en aquel viernes de abril de 1935.

Llegados a este punto, y antes de seguir adelante, conviene que dediquemos unos segundos a analizar la figura y organización de los terceroles porque no deja de ser significativa y muestra bien a las claras la ideología social de quienes impulsaban y mantenían la procesión del santo entierro.

Entre los terceroles que portaban los pasos de dicha procesión, había tres categorías. Los cabeceros, que dirigían sin cargar, pertenecían a la clase alta, solían ser terratenientes acaudalados. Los que cargaban los varales, la parte más lucida y menos onerosa del paso, pertenecían a la clase media y eran precisamente los jornaleros los que a cambio de un mísero estipendio y a menudo forzados por las circunstancias para no indisponerse con los poderosos, quienes hacían la parte dura y menos lucida del trabajo en los laterales de los pasos. Más claro, agua...

Pues bien. Estamos en la tarde del viernes 19 de abril de 1935. la huelga de los terceroles es ya irremediable y la solidaridad obrera zaragozana con ellos inquebrantable. La paz social está amenazada por culpa del desplante fascista de los organizadores de la procesión. Lo prudente hubiera sido suspender pero acaso se buscaba la confrontación, un casus belli para intensificar la represión. Y no se suspende: se recurre, gobernador civil cedista mediante, a la fuerza pública. La guardia civil precedera armada y en disposición de combate a la procesión, la guardia de asalto hará lo propio a retaguardia. Queda el problema del porte de los pasos pero para eso están  los señoritos de las  juventudes de Acción Popular y de Acción Católica (que son los mismos)...que, desde luego, no van a cargar como los jornaleros a sueldo. Ellos llevarán los pasos pero, previamente, se les ponen ruedas. No fuera a ser que algún señorito poco acostumbrado a trabajar se deslome...y la procesión sale a la calle. Solo un concejal la acompaña. Pero están en ella, presidiéndola, todos los diputados cedistas y tradicionalistas de Zaragoza-ciudad y Zaragoza-provincia, encabezados por Ramón Serrano Suñer.

La procesión, a pesar de lo que cuenta la prensa propagandística ( Heraldo de Aragón) transcurre por una ciudad desierta, en un ambiente hostil y despreciativo, se ha quebrado la huelga de unos trabajadores a los que se pretendía explotar y se ha celebrado el mitin fascita de la CEDA y la Acción Católica, la apropiación del espacio físico y moral de la ciudad en contra de la mayoría de sus habitantes. 

Ya anochecido, de regreso a San Cayetano, una señorita de la buena sociedad zaragozana, demostrando la profunda aculturación asociada al auge de la Acción Católica, se arrodilla delante de la dolorosa y canta una saeta. Estamos en 1935, a partir de 1937 las cofradías que la Acción Católica impulse para relanzar el santo entierro pospondrán conscientemente el tradicional tercerol aragonés para incorporar los capirotes andaluces. Algunas, incluso, véase el Silencio, copiarán directamente su hábito de las penitenciales sevillanas. 

Pero, precisamente porque estamos en 1935, no está todo dicho. 

Al año siguiente, en 1936, la procesión del santo entierro saldrá a la calle sin ningún problema. Al poder empujar los pasos con ruedas ya no existen los terceroles asalariados ni los problemas laborales. A nadie le importa si los señoritos salen o no a la calle encapuchados...siempre y cuando sea ordenadamente y no en pequeños grupos para asesinar obreros honrados. 

La contestación a ese acto minoritario de la Acción Católica es el multitudinario congreso de la CNT en mayo, que trajo a Zaragoza a más de cien mil personas. Solo desde Barcelona llegaron nueve trenes especiales y durante quince días la ciudad alcanzará su verdadera identidad: socialista, libertaria y proletaria para pasmo y escándalo de la rencorosa minoría fascista.

Poco después, en julio, ya lo sabemos: el golpe, la represión, las torturas, los asesinatos masivos...

Y en 1937 la fundación de la Piedad, la primera cofradía penitencial de la era moderna en Zaragoza cuyos miembros se dedicarán desde primera hora de la mañana del jueves santo a pasearse por el centro de la ciudad con su hábito en un acto de chulería y de claro insulto a los torturados, los asesinados y los represaliados. Ahora la ciudad es suya y quieren que se note. 

Curiosamente, y supongo que sin conocimiento de su origen por parte de quienes la continúan, la tradición de pasear por el centro de la ciudad durante todo el jueves santo de los cofrades de la Piedad con su hábito, sigue produciéndose. Es uno de tantos tics que nos ha dejado la historia y que ahora, quiero creer, tiene más de orgullo por los colores, de forofismo "cofradil" que de otra cosa. Pero es bueno saber de donde venimos. Porque desde luego no vamos a ir a donde nos quieren llevar. 

Etiquetas: , , , , , , ,

HUESITOS, ATECA, LA ESPECULACIÓN CAPITALISTA Y LA VERDADERA DEMOCRACIA.

Lo que está sucediendo en Ateca con la fábrica de Huesitos es la tìpica jugada de la especulación del capitalismo salvaje sobre la economía real y una prueba meridiana de que permitir esa forma de negocio es siempre perjudicial, antipatriótico y constituye un directo atentado contra los intereses del pueblo y de la nación. Una constatación, en suma, de que la ideología neoliberal que constituye el dogma de nuestros gobernantes y de los oligarcas que les pagan no solo resulta antidemocrática sino directamente lesiva para la salud económica y social de España.

Permitir que elementos de la economía real, como es la fábrica de Chocolates Hueso, sean fagocitados por entidades exógenas de índole multinacional y funcionamiento explotador y especulativo conduce siempre a la ruina, la deslocalización y el paro.

Se me dirá que, en el ámbito de la empresa privada, eso es algo que no se puede evitar. Y quizá sea cierto. Pero el concepto "empresa privada" no deja de ser un dogma liberal-capitalista y el dejar hacer a los "mercados" (esto es: a los especuladores) no es sino otro dogma. Ideología apriorística, en absoluto teoría económica objetiva y contrastada.

En el fondo la organización económica y social debe responder en su raíz a una pregunta muy sencilla: ¿A quién debe beneficiar?...si se decide que a los especuladores, los bancos, las multinacionales y, en general, la oligarquía la economía y la sociedad se organizan de un modo, que dista mucho de ser democrático por mucho que se convoquen elecciones periódicamente. Si, por el contrario, se desea una democracia verdadera la respuesta correcta a la pregunta inicial es al pueblo, al conjunto de la sociedad. La economía debe ser un elemento de progreso real (no especulativo) que lleve la prosperidad a la sociedad. Esa es la organización básica de una verdadera democracia.

Cuando se decide que quienes deben lucrarse de la actividad económica son los grandes especuladores, lo estamos viendo sobradamente estos días aciagos de predominio neoliberal, el resultado es la pobreza generalizada, el paro, la explotación y el desastre social y nacional. Por lo tanto, hacerlo, constituye alta traición, terrorismo social y un motivo nítido de ilegitimidad institucional.

El juego que está afectando tan negativamente a Ateca no es casual ni inocente, es un efecto perverso de la especulación de las grandes corporaciones permitido culpablemente, e incluso fomentado, por un régimen oligárquico diseñado para enriquecer a una minoría oligárquica a costa de convertir España en una colonia primero y en un erial después.

La multinacional Kraft, originaria de Chicago (la capital oscura y sanguinaria del capitalismo donde no por casualidad la mafia tuvo más posibilidades de asentamiento que los sindicatos de clase), y cuyas acciones cotizan en Wall Street, optó a principios de siglo por una estrategia de crecimiento exponencial. Es una vieja maniobra especulativa que siempre funciona igual: se adquieren otras compañías para utilizar sus marcas pero agrupándolas en unidades de producción más centralizadas lo que de hecho conlleva intensos procesos de deslocalización y agudas consecuencias de paro y empobrecimiento local. Las unidades centralizadas de producción se desplazan hacia lugares con peores condiciones económicas y sociales (lo que conduce a menudo al trabajo esclavo en el tercer mundo y a catástrofes como la reciente de Bangladesh) y empobrecen los lugares que abandonan sin enriquecer realmente aquellos en los que se instalan, en este caso Polonia, donde la preponderancia del catolicismo radical está abonando las condiciones propicias para la implementación de nocivas medidas neoliberales.

La multinacional Kraft compró en 2001 la multinacional Nabisco y en 2009 la multinacional Cadbury iniciando, no podía ser de otro modo, ya hemos explicado la jugada, en 2004 una reestructuración bajo la excusa de un descenso en las ventas en los Estados Unidos.

Una excusa falsa, como todas las que ponga la multinacional. El juego ya lo conocemos: disminuir costes económicos con la centralización de la producción en maquiladoras más o menos tercermundistas, especulando con las diferencias de coste de producción y posibilidad de precio de venta y con una propaganda "expansionista" que hará subir artificialmente la cotización de las acciones al coste de arruinar miles de vidas de trabajadores.

Insisto en que consentir eso es inmoral, antidemocrático y una muestra clarísima de la ilegitimidad del régimen y de lo perjudicial de la ideología dominante.

Una respuesta verdaderamente democrática de los trabajadores frente a los manejos especulativos de la multinacional sería la aplicación del principio eminentemente democrático que enunciábamos más arriba: los elementos económicos deben estar al servicio común y no del indebido enriquecimiento de entidades dedicadas a la especulación y el empobrecimiento programado de países convertidos en colonias por sus ilegítimos gobiernos.

¿Y cómo aplicar este principio democrático?...sencillo: mediante la acción directa. Ocupación y colectivización del bien productivo. La fábrica de Chocolates Hueso pertenece al pueblo, a la ciudadanía, no a la multinacional que ha podido comprar la marca, pero no monetarizar en modo alguno el futuro del pueblo, porque el futuro de nuestros hijos no puede comprarse ni venderse. Ellos, los golpistas neoliberales, piensan que sí y, de hecho, lo hacen con la connivencia de un régimen ilegítimo y perjudicial. Pero es hora de enseñarles justicia y democracia.

OCUPAD Y COLECTIVIZAD. ES VUESTRO DERECHO DEMOCRÁTICO, VUESTRA OBLIGACIÓN MORAL. ESPAÑA (Y ATECA) NO SE VENDEN, SE DEFIENDEN.

Claro, todos sabemos cual sería la actitud del gobierno intruso del ilegítimo régimen y de los mercenarios uniformados que están a su servicio, reprimiendo al pueblo para permitir la conversión de España en una colonia sometida, en un nuevo país del tercer mundo, ante una medida así. Pero...¿vais a tener miedo?...más cornadas da el hambre.

Porque, no os engañéis:Hueso cerrará y nadie ni del gobierno de Aragón, ni del de España, ni de la Unión Europea os ofrecerá ninguna solución. Primero cobraréis el paro, luego la ayuda (si es que os llega)...y luego, nada.

¡Sublevaos!

Etiquetas: , , , , , , , ,

05/05/2013 13:21 disidenteporaccidente Enlace permanente. Aragón No hay comentarios. Comentar.

SERRAT DESAFINA (Y SUSPENDE EN DEMOCRACIA)

Lo primero, primerísimo, que Lola Serrat, consejera de educación del contubernio que gobierna el Reino de Aragón en estos días aciagos, hizo nada más acceder al cargo fue reunirse con el rector de la universidad privada del territorio. Eso ya demuestra una intención perversa y es indicio, más que evidente, de culpabilidad consciente en actividades antidemocráticas, que son todas aquellas que van destinadas a perjudicar el bien común y los sectores estratégicos del estado para favorecer indebidamente intereses privados y, a menudo en esos partidos nacionalcatólicos, sectarios.

Un consejero de educación verdaderamente democrático hubiera tenido como primer desvelo porteger, mejorar y salvaguardar la universidad pública y el acceso a ella del mayor número de estudiantes. Hacer lo contrario: organizar un amaño con la universidad privada para favorecerla en detrimento de la pública y con la intención de convertir un derecho social, público y democrático como es la educación en un privilegio vinculado a la clase (y por lo tanto a una determinada ideología) es un procedimiento, sobre prevaricador, fascista.

El primer acto de gobierno de Lola Serrat demostró ya bien a las claras su talante antidemocrático, corrupto y conscientemente perjudicial para el bien común lo que, como a la inmensa mayoría (por no decir la totalidad) de los cargos de su partido la hace incurrir en el grave delito (que deberá prescribir con carácter retroactivo la nueva y verdadera democracia que debemos instalar) de traición continuada al pueblo.

Representó, en cualquier caso, una muestra clara de sus nefandas prioridades, en absoluto compatibles con el desempeño de un cargo público en una democracia. Otra cosa es una monarquía bananera, neoliberal y criptofranquista como la que vivimos y en la que este tipo de reptiles de los bajos lodos morales exultan y dominan.

Y, claro, de aquellos malos polvos vinieron estos lodos: recortes y más recortes...para la enseñanza pública mientras los recursos se trasladan a la privada y a la dominada por la secta católica.

Y cuando llegan las legítimas protestas del pueblo, que exige una política democrática, la única solución que cabe esperar de estos caciques vendidos al capital, de estos fascistas disfrazados de parlamentaristas liberales, es la represión. Cuando no pueden engañar, golpean.

Eso está sucediendo en Zaragoza estos días.

La Marea Verde de Aragón acampó frente a la consejería de educación de Zaragoza (donde, por cierto, lo digo para los que me siguen la pista, que alguno hay, tengo unos cuantos buenos amigos y una ex-amante) ayer y el contubernio derechista, caciquil y escasamente democrático que gobierna Aragón solo supo reaccionar de un modo: enviando a la policía a desalojar el campamento. En este caso, como no había cámaras ni ejemplos propagandísticos que dar, como los acampados cedieron al primer requerimiento y, quiero creer, los mandos policiales mostraron un alto grado de profesionalidad, respeto ciudadano y cumplimiento lo más democrático posible de sus funciones, el desalojo se produjo pacíficamente aunque, según me informan, no sin amenazas de multa, lo que en sí mismo ya representa una forma de represión y agresión al pueblo que legítimamente protesta por el bien común y en contra del indebido lucro privado en sectores que en democracia solo pueden ser públicos.

En suma podemos hablar de una pequeña anécdota en las calles de Zaragoza (por cierto en una avenida que todavía lleva el nombre de un alcalde franquista y padre de uno de los traidores a España que, en connivencia con el Aznarato, hicieron negocio con el desmantelamiento de nuestro sector público, lo que también resulta altamente elocuente del nauseabundo régimen en el que vivimos) pero una anécdota, como el primer acto de la consejera Serrat, mucho más que significativa.

Una anécdota que desvela una forma de ser: robar al pueblo y reprimirlo si protesta. Desmantelar el patrimonio común y convertirlo en oportunidad de lucro privado al tiempo que las pérdidas privadas, ahí está el ejemplo de Bankia, se convierten en deuda pública que deberemos pagar los ciudadanos a base de perder derechos sociales, políticos, laborales y económicos.

Pero estas cosas suceden por una sola razón: porque lo permitimos. Es tiempo de unirse para conquistar una verdadera democracia y castigar con la máxima dureza a los enemigos del pueblo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

MIGUEL FLETA Y SU DESCENDENCIA EN LA MÚSICA LIGERA.

¡Hay que ver cómo se ponen algunos con las críticas!...Pilares ha habido (tres concretamente) que después del último artículo de esta sección dedicada a Aragón han hecho amago de asaltar mi casa y arrastrarme de la oreja a la plaza del Pilar a ver ese mausoleo hortera con siete millones de flores ya pochas que el ayuntamiento deja pudrirse allí en medio para convertirme sin remedio a sus puntos de vista. Por suerte pude zafarme de sus collejas a la altura del Coso y buscar refugio en lugar que por seguridad no descubriré. Otro ¿amigo? ataviado con manta, cachirulo, abarcas y una mucho más que preocupante garrota se plantó también debajo de mi balcón (por cierto junto a un chino solitario que bailaba la jota a su aire y sin música en medio de la calle, cosas de las fiestas, imagino) llamándome a gritos para comentarme, todavía en voz más alta, sus impresiones sobre el mismo artículo. Luego me invitó a que bajara para compartir su bota y una longaniza de Graus que decía llevar pero en vista de la mencionada garrota y de cómo la blandía furiosamente instantes antes y de sus expresadas opiniones sobre mi humilde escrito y algunos miembros de mi familia (creo que se acordó más o menos de todos) preferí declinar su amable invitación.

 Así que, visto lo visto, he optado por contemporizar con el elemento militante del baturrismo ultra para asegurarme una cierta tranquilidad hasta por lo menos el año que viene. ¿Y qué mejor modo de hacerlo que poniendo de manifiesto algunos aspectos poco conocidos y a mi modo de ver bastante curiosos del imaginario mitográfico elemental de dicho baturrismo ultra?...

Sabida es mi enorme afición por la ópera y mi escaso interés por la jota (especialmente en estos tristes momentos de evidente decadencia) y por ahí, por la conjunción imperfecta de ambos mundos, decidí enfocar mi redención. No creo que haya en Aragón alguien que desconozca la figura de Miguel Fleta, menos aún en Zaragoza capital donde quien más quien menos ha oído nombrar, e incluso transitado, la Avenida del Tenor Fleta. Más desconocidas son, en cambio, las carreras musicales de algunas de sus descendientes constituidas en verdadera dinastía dentro de la música ligera hispanoamericana. Conviene por lo tanto que dediquemos algunos párrafos a ese asunto a guisa de reparación a la militancia baturra y pilarista.

Miguel Burro Fleta, que con el tiempo y la fama arrumbaría al olvido su primer apellido, nació en Albalate de Cinca en 1897 en una pobre y numerosa familia de agricultores. Muy pronto, con ocho años, comenzó a trabajar como pastor en su localidad natal y pasó luego a ejercer de jornalero en Cogullada, término actualmente fagocitado por el crecimiento urbano de Zaragoza. Entre sus funciones como jornalero se encontraba la de fematero consistente en trasladarse a la ciudad con una mula cargada de serones e ir recogiendo el fiemo, los excrementos que las caballerías dejaban por las calles, con la finalidad de usarlas como estiercol en los campos. Era esta una actividad bastante frecuente en la época y no escaseban femateros que solían reunirse en determinadas fuentes de Zaragoza para abrevar sus acémilas y entretener el tiempo cantando jotas, no en balde perdura hasta nuestros días un estilo de jota llamado precisamente femateras.

Entre los femateros éxistía no poca competencia "joteril" y no escaseaban los cantadores con eximias facultades, ello hacía que muchos cantadores y aficionados de Zaragoza se dejasen caer por sus reuniones. Fue en una de ellas, junto al abrevadero que frecuentaba el joven Burro, entonces aún no era Fleta, donde el famoso cantador Miguel Asso, natural del Gancho, y ya laureado en el Certamen Nacional de Jota de las fiestas del Pilar, descubrió la voz del joven Miguel Fleta al que convirtió de inmediato en discípulo suyo.

En los Pilares de 1917, con apenas veinte años, Miguel Fleta se presentó al Certamen Nacional de Jota sin obtener ningún premio. Ello le condujo a abandonar el mundo de la jota y marchar ese mismo otoño a Barcelona donde uno de sus hermanos estaba establecido como guardia urbano. Allí le escuchó cantar Luisa Pierrik, profesora de canto en el Liceo, que se ofreció de inmediato a inicarle en el arte de la ópera. Y lo hizo con tanta eficacia que en 1919 debutaba ya el antiguo fematero en el teatro Verdi de Trieste. Sería este el inicio de una corta, fulgurante y meteórica carrera operística que se extendería por Europa, América e incluso Asia.

La relación artístico-profesional se vio seguida muy de cerca por la sentimental y Miguel Fleta y Luisa Pierrik no tardaron en formar  pareja de hecho, cosa absolutamente reprobable en alguien con las ideas del tenor, pero en fin...ya se sabe que una cosa es predicar y otra dar trigo y que la jodienda no tiene enmienda.

Miguel Fleta y Luisa Pierrik tuvieron dos hijos "en pecado": Miguel, nacido en Madrid en 1920, y Alfonso, que lo hizo en 1925, año en el que debutaría en la Scala de Milán.

Dos años más tarde del nacimiento del segundo hijo, en 1927, Miguel sufrió una porfunda crisis en todos los aspectos de su vida.

Una agresiva faringitis amenazó durante meses con dejarle sin voz con apenas treinta años y en la cumbre de su carrera como tenor lírico. La enfermedad acabó siendo superada pero el cantante no recuperó jamás la confianza y, aunque siguió cantando, quedaron en el olvido pasados y asombrosos alardes. Hubo también, en concatenación con la enfermedad, problemas de contratos y pleitos con algunos teatros americanos y, para colmo, se produjo la ruptura sentimental con Luisa Pierrik casando ese mismo año en Salamanca con Carmen Mirat, con la que tendrá cuatro hijos, a saber: Elia (1928), Miguel Ángel (1929), Paloma (1931) y Javier (1935).

A pesar de la crisis de voz y personal sufrida en 1927, Miguel Fleta continuó su carrera operística con lustre y brillantez hasta su inesperada muerte en La Coruña en el año 1938, víctima de una uremia fulminante. Como es público y notorio se hizo enterrar en Zaragoza vestido con el uniforme de la falange.

Terminó ahí la historia del Tenor Fleta y comenzó la popularmente menos conocida de sus descendientes en la música ligera.

Fueron precisamente Elia y Paloma Fleta quienes tomaron el relevo musical de su padre a comienzos de los años cincuenta formando el duo Hermanas Fleta que debutó en el popular programa radiofónico de Bobby Deglané "Cabalgata Fin de Semana" y llegó a grabar varios discos durante los cincuenta y primera parte de los sesenta consiguiendo no poca fama tanto en España como en Hispano-América donde, con toda seguridad, se las recuerda mejor que en su país de origen.

Las modas son traidoras y el estilo que hizo famosas a las Hermanas Fleta languideció a comienzos de los sesenta dando al traste con su carrera después de haber disfrutado de una indiscutible fama durante prácticamente una década.

Por aquellos años Elia Fleta descubrió el jazz gracias a un disco de Sarah Vaugham que le prestó el pianista Juan Carlos Calderón. Seducida por las posibilidades que este género le ofrecía, se entregó plenamente a él comenzando su carrera en solitario como cantante de jazz acompañando al propio Calderón a una gira a Santander en 1965. Tuvo tal éxito que de regreso a Madrid fue contrata para cantar en el prestigioso club de jazz "Bourbon Street" y pronto hubo de viajar a Barcelona para debutar junto con el trío de Tete Montoliu con quien grabó un disco, el único que Tete Montoliu grabó con una cantante. De nuevo en Madrid continuó cantando en los mejores clubs de jazz de la capital española y componiendo letras para canciones. Grabó un segundo disco: "Elia Fleta y el Jazztet de Madrid" y acabó retirándose en 1968.

Otro hijo del gran tenor Fleta, Miguel, el primogénito, emigró a Colombia. Allí tuvo varios hijos con su esposa ,la barcelonesa  Asunción Mallol, entre ellos a Elia y Elizabeth Fleta nacidas en Bogotá en 1953 y 1954 respectivamente aunque se trasladaron muy pronto, con el resto de la familia, a Barranquilla primero y a Lima después.

En 1971 la familia se trasladó a Madrid donde, por mediación de las hermanastras de Miguel, entraron en contacto con la discográfica Zafiro que les grabó un single con dos canciones compuestas por Elia Fleta Mallol, "Fue una Lágrima" y "Cae la Lluvia" cuyos arreglos corrieron a cargo de Juan Carlos Calderón, el mismo pianista que introdujo a Elia Fleta Mirat, del duo Hermanas Fleta, tías del duo colombiano que nos ocupa, en el jazz.

En 1972 regresaron a Barranquilla. Allí, actuando en una gala benéfica, fueron "descubiertas" y puestas en contacto con la discográficas Codiscos de Medellín con la que llegarían a grabar dos lp’s: Hay que vivir la vida en 1972 y Mis treintaydos dientes en 1973. Elia y Elizabeth Fleta fueron lanzadas a la fama en el programa televisivo "El Show de Jimmy Salcedo" y obtuvieron una efímera notoriedad tanto en Colombia como en Panamá y Venezuela.

Posiblemente hubieran podido prolongar con mayor exito y extensión su carrera musical pero Elia optó por meterse a monja (esta familia, por lo visto, no tiene remedio: el abuelo falangista, la nieta monja...en fin, no haré comentarios) y concluyó así tempranamente la vida del grupo. Y con ella, hasta donde yo sé, el protagonismo de la descendencia de Miguel Fleta en el mundo de la música ligera.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

PILARES, BATURRISMO Y FALSA IDENTIDAD ARAGONESA

20111011172356-240px-1.jpg

Pocos pueblos hay más expoliados, más aculturados y con menos conocimiento de su verdadera identidad que el aragonés. Muestra indiscutible de ello la tenemos todos los años por estas fechas con rituales masivos como la Ofrenda de Flores o el Rosario de Cristal que representan la imposición sobre el conjunto de la sociedad aragonesa de las fantasías regionalistas ultraconsevadoras del siempre fascista y clerical caciquismo aragonés  tras la sublevación militar, los actos genocidas y la brutal represión subsiguientes a 1936. Podemos afirmar a ese respecto que el aragonés es un pueblo ignorante de su verdadera tradición, de su pasado, un pueblo aculturado que se presta alegremente a participar periódicamente en los espectáculos de triunfo de sus propios verdugos. Un pueblo, por lo tanto, condenado a la sumisión y a vivir en una farsa perjudicial que no le permite avanzar ni despojarse de las cadenas impuestas por ellos. Podríamos decir que seguimos en el siglo XIX pero sería expresarse con optimismo, en realidad nos desenvolvemos en campos con los que la ultraderecha decimonónica no podía ni siquiera soñar porque en aquella época el pueblo aragonés estaba todavía desarrollando su verdadera personalidad que en absoluto se identificaba con las aspiraciones clericales y ultraconservadoras de sus élites caciquiles, fantasías de beatas meapilas que solo pudieron imponerse con el triunfo del nacional-catolicismo tras el golpe de estado franquista. De hecho, si muchos de nuestros antepasados de esa época vieran a sus bisnietos acudir mansamente a dejar flores en el Pilar para regocijo del elemento clerical y caciquil que a ellos los explotaba sin misericordia alguna y que a día de hoy sigue explotando a sus descendientes se revolverían furiosos en sus tumbas. Por desgracia el aragonés moderno suele ser un individuo conformista, ignorante, pueblerino y ayuno de toda conciencia de su verdadera naturaleza.

Pero la farsa, aunque se acrecentó a finales del XIX y principios del XX, no viene de ahí. El mero hecho de considerar al Pilar como la principal iglesia aragonesa y de elevarla al grado de sinónimo identitario es una jugada política anterior que buscaba un solo objetivo: desdibujar la personalidad jurídica e histórica del Reino de Aragón con la intención de convertirlo en una provincia castellana bajo los Habsburgo.

Por ley, y al menos desde el siglo XIII, el titular de la Corona de Aragón (que englobaba los reinos de Valencia y Mallorca, el de Sicilia, Cerdeña, con el tiempo el de Nápoles y, por supuesto, el conglomerado de condados catalanes) debía ser coronado en la catedral de La Seo de Zaragoza previa jura de los fueros. Los Habsburgos aspiraban al absolutismo y pretendían desmoronar la unidad interna de la Corona de Aragón y desdibujar la constitución propia del reino. Por ese motivo, para oscurecer a la Seo, empezaron a favorecer al Pilar. En ese sentido ser pilarista fue y sigue siendo sinónimo de ser castellanista, ceder a una mixtificación colonialista destinada a borrar la identidad aragonesa. No es casualidad, téngase en cuenta, que las leyendas vinculen a la Virgen del Pilar con Santiago, el patrón de Castilla y del españolismo castellanista posterior y no con el patrón propio de Aragón, recordemos: San Jorge.

De modo que el culto pilarista, inventado en principio para favorecer los intereses feudales de la Casa de Foix en Zaragoza, pasó más tarde a favorecer los intereses absolutistas y antiaragoneses de los Habsburgo, pero el populacho aragonés sigue considerándolo estúpidamente como parte indiscutible de su identidad aragonesa. Más adelante, durante los Sitios de 1808 y 1809 el culto pilarista fue utilizado por Palafox para legitimar su causa, pero no debemos engañarnos a este respecto. Palafox no salió de la nada, pertenecía al partido fernandino de la corte de los Borbones y por lo tanto era parte del sector más radicalmente absolutista del españolismo castellanista, antecesor directo del subsiguiente nacionalismo centralista,  castellanista y religiosamente integrista que representó el franquismo. O sea: más de lo mismo.

La identificación del Pilar con la causa de Palafox fue un medio de identificar al pueblo aragonés con la causa de la alta nobleza conservadora radicada en Madrid. La misma que había prosperado en el siglo XVIII después de la guerra civil de 1700-1715 que dio el trono a los Borbones acabando por el camino con los fueros de Aragón. Una nobleza que era cualquier cosa menos aragonesista y, en muchos casos, aragonesa.

El siglo XIX trajo nuevas realidades sociales. Al eternamente explotado jornalero aragonés (existe actualmente un crecido número de aragoneses descendientes de familias rurales con tradición agraria que se han criado en la certeza de que el campesino aragonés siempre dispuso al menos de un pedazo de tierra propio, pero es falso: solo persistieron en la agricultura y la ganadería quienes lo poseían mientras que los peones y jornaleros desaparecieron por la emigración y la aparición de nuevas oportunidades en la industria, a pesar de lo cual todavía durante el franquismo pudieron hallarse jornaleros suficientes como para fundar pueblos de colonización) le sucedió el no menos explotado proletario industrial zaragozano.

Los baturros del siglo XIX y primeras décadas del XX no eran, como pretendían hacer creer las zarzuelas madrileñas, destinadas a una burguesía conservadora, o el cine, producido por esa misma burguesía, campesinos noblotes y algo brutos, muy religiosos y devotos de la Virgen del Pilar que no tenían ninguna aspiración a la justicia social y el fin del caciquismo y el clericalismo. Esa era la fantasía que los curas, los caciques y el régimen liberal-capitalista de los Borbones tenían interés en propagar y conseguir, la realidad era muy diferente y solo el franquismo consiguió que los propios aragoneses la olvidaran.

La realidad era bien diferente: la de una población de obreros y pequeños comerciantes donde la presencia del conservadurismo clerical era mínima. Por el contrario el dinamismo social de aquellas clases proletarias explotadas por la burguesía y el estado venía dado por el ideal socialista vertebrado a través del socialismo propiamente dicho y el anarquismo. Los baturros no eran tales sino ciudadanos desprotegidos por el estado que luchaban por conseguir su reconocimiento en cuanto ciudadanos libres e iguales. Eran hombres y mujeres menos vinculados al Pilar o a las parroquias que a la casa del pueblo o los locales sindicales.

No en vano Zaragoza vio constituirse una Federación Obrera afiliada a la AIT en 1871 y fue sede del II Congreso Obrero Español en 1872, del V Congreso Nacional de Tipógrafos (UGT) en 1890, de congresos de la CNT en 1922 y 1936...no en vano tampoco vio florecer huelgas generales en 1891, 1909, 1911, 1917, 1918, 1931, 1933...No fue tampoco casualidad que en ella sucedieran hechos como la sublevación del cuartel del Carmen en 1920 o el atentado contra el protofascista cardenal Soldevila en 1923...Zaragoza era una ciudad eminentemente obrera, socialista y consecuentemente revolucionaria. Zaragoza nunca fue una ciudad de baturros clericales sino una esperanza roja para la instauración de la justicia social en Aragón y España. Hubo que esperar al genocidio iniciado en 1936 por el ejército, la guardia civil, los falangistas y el clero para que esa fantasía clerical y caciquil se convirtiera en realidad.

Porque, es cierto, mientras el pueblo de Zaragoza luchaba por liberarse de la explotación, por avanzar hacia una verdadera democracia, por alcanzar la libertad y la justicia social, por modernizar y mejorar la sociedad, existía una minoría caciquil y clerical que ni siquiera representaba a la mayoría de la burguesía (principalmente liberal y progresista desde los tiempos de Espartero) que disponía sin embargo de un inmenso poder social, político y económico y que batalló desde el principio por imponer su visión del mundo al conjunto del pueblo.

Podemos fijar como fecha inicial de su ofensiva ultraconservadora, la proclamación del inquisidor Pedro de Arbués, asesinado en la Seo por venir a conculcar los fueros de Aragón bajo mandato del integrismo centralista castellano, como santo en 1867. Vino después la fundación de la cofradía del rosario en 1887 y el inicio de la "tradición" del Rosario de Cristal, como elemento propagandístico de esa minoría oscurantista y clasista y expresión de su poder económico. Ya en 1890 tuvo lugar el II Congreso Católico Nacional y en 1902 la fundación de la Acción Social Católica para fingir una conciencia social de la iglesia que solo era caridad burguesa. En 1905 se fundó la Caja de la Inmaculada, un medio de enriquecimiento y especulación financiera y usura para el arzobispado y sus acólitos. En 1909 fundaron el Sindicato Católico de Aragón, para tratar de contrarrestar (por supuesto sin éxito) el pujante dinamismo de los sindicatos socialistas y anarquistas que representaban la verdadera identidad del proletariado zaragozano. En fin...que hubo toda una ofensiva propagandística de los sectores ultraconservadores y clericales de Aragón que culminaron con el golpe de estado de 1936.

 A partir de esa fecha el franquismo se encargó de modelar la imagen mixtificada de la supuesta identidad zaragozana y aragonesa bajo criterios puramente nacional católicos y parafascistas, al gusto en cualquier caso, de esa minoría ultramontana que se había hecho con el poder tras 1936. No en vano toda la manipulación del folklore aragonés quedó en manos de los Coros y Danzas de la Sección Femenina siendo alterado y reinventado desde la empobrecedora, monolítica, provinciana y retrógrada perspectiva de las retorcidas e incultas meapilas fanáticas que la dirigían e integraban. Y esa losa sigue pesando sobre el folklore aragonés en general y la jota muy en particular.

En ese caldo de cultivo fascista y clerical se reinventó la semana santa zaragozana en 1940 y se inventó la Ofrenda de Flores en 1958 con la intención no solo propagandística sino como demostración de poder y de dominio social y político al tiempo que se procuraba borrar de la mente popular el recuerdo de la verdadera naturaleza política, moral y cultural de sus antepasados.

Que esas manifestaciones clericales y oscurantistas como son el Rosario de Cristal, la Ofrenda de Flores o las procesiones de las cofradías de semana santa fundadas o refundadas bajo el franquismo perduren es una prueba clamorosa tanto de lo intensa y feroz que fue la matanza de "rojos" y de la profundidad del lavado de cerebro sufrido por la población aragonesa entre 1936 y 1975 cuanto de la ignorancia de esta con respecto a su verdadera identidad histórica así como una muestra indiscutible de que el régimen de 1978 no ha servido para modificar las estructuras sociales impuestas por el golpe de 1936 siendo por lo tanto completamente inútil en cuanto oportunidad democrática.

En suma: Aragón debe recuperar su verdadera identidad, sus verdaderas tradiciones y arrumbar en el olvido las impuestas por el fascismo nacional-católico. Hoy mejor que mañana.

Sé lo que estaréis pensando...y eso solo demuestra todo el trabajo que nos queda hacer.

Por cierto: la ilustración que acompaña este artículo representa al Pilar en 1808.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

EL CANTO A LA LIBERTAD Y EL FASCISMO PARPEPERO.

La noticia no es tal, se esperaba, era lógica, inevitable incluso.

Hemos sabido que PAR y PP se han puesto de acuerdo, entre otras cosas, para evitar que la iniciativa popular para convertir el Canto a la Libertad de Jose Antonio Labordeta como himno de Aragón llegue incluso a pisar el usurpado palacio de la Aljafería.

No podía ser de otro modo, esa gente no puede aceptar un himno que ensalza la libertad y la justicia social, que recuerda y homenajea a todos los que "cayeron gritando libertad" y clama por el reparto de un pan "que en los siglos nunca fue repartido" y recuerda "los siglos de destrozos contra la libertad".

 ¿Como esa gente iba a aceptar una canción así como himno?...no olvidemos que ellos mismos la prohibieron o tuvieron intención de hacerlo cuando no estaban obligados a disimular su lamentable patología totalitaria.

Esa gente, PP y PAR, son el caciquismo, la desigualdad, el atraso, el clericalismo, la corrupción, todo lo que ya criticaba Joaquín Costa hace cien años y que seguimos padeciendo, los simples conceptos de libertad, justicia social y democracia se les atragantan, les producen urticaria...todos lo sabemos y algunos tarados les siguen votando, otorgándoles poder para que laminen el sector público, para que privaticen servicios, para que enriquezcan a costa de todos y delictivamente a sus amiguitos de la empresa, para que sigan destrozando el tejido económico y social de Aragón con la proliferación de grandes superficies y macroproyectos suicidas, para que vuelvan a enriquecer al arzobispado, una vez más mediante la prevaricación, a costa del pueblo...

Ciertamente Aragón da asco. Lo que podría ser y lo que es por culpa de los paletos, de los enciendecirios, de los postfranquistas de toda laya que todavía pululan por sus calles y sus pueblos...

Aragón no será nada mientras esa gente, los mismos que lo arruinaron en el siglo XIX y le impidieron levantar cabeza en el XX, sigan campando a sus anchas por estas tierras desoladas. De hecho Aragón no avanzará hasta que convirtamos ese espacio inútil que ocupa el Pilar en algo con verdadera utilidad social ¿una biblioteca?¿un museo?¿una discoteca-peep show?...yo voto por esto último.

Por cierto, y ya que estamos. Yo tampoco soy demasiado partidario de convertir el Canto a la Libertad en himno de Aragón. Se trata de una canción demasiado universal para amortizarla de ese modo. Quizá sería más apropiado elevar a esa categoría Somos.

Etiquetas: , , , , , ,

13/09/2011 17:01 disidenteporaccidente Enlace permanente. Aragón No hay comentarios. Comentar.

POBRE ARAGÓN

20110713005316-aljaferia.jpg

Pues ya está: gracias al fanatismo irredentista del franquismo residual y del más nefasto nacionalcatolicismo militante, todavía con tanto peso en una comunidad como la nuestra, históricamente azotada por el dominio de la iglesia católica, del ejército africanista y del caciquismo más indigno y vergonzante, y a la inveterada estupidez de esos ignorantes elementos "de centro" incapaces de asumir ninguna otra postura política que no sea votar a uno de los partidos del turno cuando el otro empieza a cansarles, esa plaga protofascista y radicalmente neoliberal que es el PP ha alcanzado el poder en Aragón. Y, para colmo, sin que su triunfo haya servido para eliminar a la casta parasitaria, corrupta, provinciana, cleptocrática y tan protofascista y neoliberal como el PP, que es el  PAR, del meollo institucional aragonés.

Si estábamos mal, ahora iremos de cabeza al precipicio. No hay otra.

 Tiempo habrá de lamentar durante décadas un acontecimiento tan nocivo como la llegada de Luisa Fernanda Rudi y sus esbirros al gobierno de la Diputación General. Ahora solo cabe preguntarse qué insidiosas medidas antisociales llevarán a cabo, a cuanta gente perjudicará su mandato, cuantas personas serán arrojadas al arroyo por esta gentuza neoliberal sin pizca de sensibilidad social ni de vergüenza, hasta qué punto desmantelarán la comunidad y harán retroceder su autobierno, qué habrá sido de Aragón cuando por fin se logre desalojarlos del Pignatelli...

Y por supuesto hay otras preguntas que quiero dejar en el aire para que el tiempo mismo se encargue de contestarlas.

En primer lugar: ¿cuanto tardaremos en ver al Ebro trasvasado para enriquecer aún más a los corruptos magnates peperos del levante?...¿qué nueva estafa se sacarán de la manga los clericales jerifaltes del PP y del PAR, de nuevo compinchados, para enriquecer ilícita y exageradamente al arzobispado?...recuérdese que la última vez que hicieron chanchullos juntos acabaron comprándole un edificio inútil que hubo que rehabilitar a costa del erario público para asentar el ayuntamiento en un extremo de la ciudad en lugar de mantenerlo, como es lógico y razonable, en el centro, regalando al arzobispado ochenta millones de euros en un claro acto de prevaricación, que la vez anterior le restauraron la Seo a espensas, como no, del erario público, del dinero de todos los aragoneses, permitiendo después que el arzobispado cobre entrada para ver un edificio que debería ser considerado patrimonio público y ser utilizado para actos culturales...

En fin, que volvemos al paletismo fascista del Pilar, el cachirulo, el chufla, chufla y al baturrismo más rancio, trasnochado y despreciable con barra libre de robo y explotación para los empresarios, los curas y la CAI...

¡Estaréis contentos!

¡Pobre Aragón!

PD (a 13 de julio de 2011).- Por lo pronto esta gentuza ha empezado ya a dar la nota en el ayuntamiento de Zaragoza donde, el mes pasado, durante la ceremonia de toma de posesión tanto en la misma sala de plenos como en las adyacentes, sus invitados se dedicaron a insultar a los miembros de Izquierda Unida como, por otro lado, es su costumbre (no olvidemos que a los ciudadanos que exigen verdadera democracia en las calles nos han llamado de todo: terroristas, piojosos...) parece que a los concejales de Izquierda Unida parece que se conformaron con llamarles "comunistas y rojos de mierda"...esa es la verdadera cara del PP: el simple, llano, despreciable y ramplón franquismo enquistado.

Y, claro, han comenzado también con sus habituales marranadas. El ansia de poder de esa gentuza ha sido siempre tal que no han dudado en utilizar todas las tretas, todo el juego sucio, todas las triquiñuelas posibles para paralizar el estado y beneficiarse del descontento generado para alcanzar el gobierno. En los años de acoso a Felipe González pusieron al borde del colapso el estado, y con él el bienestar de todo el pueblo para generar el caos y poder ganar las elecciones, durante el periodo de Zapatero han paralizado todas y cada una de las instituciones en las que han tenido influencia para conseguir idéntico resultado, han trabajado siempre a favor del gran capital extranjero en parte como sicarios a sueldo del terrorismo económico del imperalismo yanqui, en parte para prolongar y ahondar la crisis lo más posible con la pertinaz intención de apoderarse del gobierno...ahora quieren utilizar el innoble filibusterismo político-judicial al que son tan aficionados pretendiendo expulsar a los concejales de IU del ayuntamiento de Zaragoza para apropiarse indebidamente de la alcaldía. Ya sabemos que esta gentuza, si pudiera, proscribiría a IU como en su momento lo hizo con otros partidos, que si estuviera en su mano volverían a sembrar las cunetas de fusilados...

De verdad: siento un asco profundo por todos y cada uno de los que han permitido que semejante plaga alcance el poder en Aragón. Y verdadera lástima por una comunidad histórica que va a ver lastrado su futuro y ninguneada su personalidad bajo los cascos de esta nueva guardia mora del nacionalcatolicismo franquista más recalcitrante y revisionista.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

13/07/2011 01:05 disidenteporaccidente Enlace permanente. Aragón No hay comentarios. Comentar.

HOMENAJE A JOSE ANTONIO LABORDETA

rue" width="480" height="385">

El 23 de abril de 1978, siendo yo muy pequeño, mi padre me llevó a una manifestación, la Manifestación, para exigir en aquellos años difíciles de transición hacia la democracia el debido reconocimiento de Aragón como nacionalidad histórica y constitutiva de España. Recuerdo el enorme gentío avanzando bajo el monumento al Justicia de Aragón, la marea interminable de banderas cuatribarradas, la emoción, la determinación de un pueblo que no tardaría en ser traicionado por la derecha caciquil y franquista que todavía hoy se oculta bajo las siglas del PAR que optaría por un descafeinado y traicionero regionalismo que arrumbaría a Aragón, una de las naciones que constituyeron España, a la condición de simple autonomía de segunda. Un PAR mediocre, vendepatrias, traidor, paleto, ladrón, especulador y que todavía hoy, aprovechando su dominante posición de bisagra parlamentaria, sigue parasitando la sangre de Aragón, pervirtiendo su vida política e institucional, apostando por modelos económicos solo beneficiosos para unos cuantos politicastros corruptos e ignorantes...pero no es momento de desviarse de la intención última de este artículo. Recuerdo, decía, muchas cosas de aquel día incluyendo el Himno a la Libertad que debí escuchar entonces por primera vez. Una canción vibrante, profunda, sentida, que canalizaba las aspiraciones de un pueblo, que se instituyó desde el principio como un auténtico himno y que incomprensiblemente (hay que contar por un lado la enorme distancia que separa a los políticos que se dicen demócratas del pueblo y las reticencias de esos regionalistas corruptos y derechistas a identificar Aragón con la parte más progresita, combativa y sana de su sociedad) no se elevó oficialmente al puesto que en cualquier caso tiene en el corazón de los aragoneses. Se prefirió gastar dinero en una composición sosa, pomposa, artificial y sin ningún arraigo encargada al efecto, que aceptar el hecho de que todos los aragoneses conocemos esa canción de Labordeta y la sentimos como propia, como representación de nuestras aspiraciones colectivas. Se ha preferido olvidar lo que significó dicha canción a lo largo de la transición y de todas las luchas de los aragoneses en estos últimos treinta años, desde la lucha por una autonomía plena (alejada del franquismo regionalista) hasta el combate contra el trasvase del Ebro. Todos hemos enarbolado las barras de Aragón (y a menudo cerrado el puño a la vez, de ahí las reticencias) con esa canción. Aunque valdrían otras, todas salidas de la guitarra y la voz cavernosa del viejo profesor, para representarnos con hondura y verdad a guisa de himno institucional. Pienso en Somos, en la Albada, en Polvo, viento, niebla y sol...

Pero no debemos extrañarnos. Hay una actitud deliberada por parte de nuestros políticos, un empeño en borrar la historia nacional de Aragón, el arraigado sentimiento foralista y nuestros legítimos derechos a ser considerados una nación dentro de España. Si observamos la tendencia de los últimos años veremos como poco a poco se han ido postergando nuestros símbolos, nuestros signos de identidad. Sin ir más lejos podemos aducir el empeño de nuestros gobernantes en sustituir el concepto de Diputación General de Aragón, institución histórica que se remonta a las cortes medievales y está directamente relacionada con nuestra historia nacional e institucional, por el más aséptico de Gobierno de Aragón. Es solo un ejemplo, podríamos encontrar muchos más.

Recuerdo aquel 23 de abril de 1978, aquel San Jorge de la transición, como un día de esperanza, de lucha cívica, de afirmación de una voluntad de continuidad histórica y progreso, de borrar los errores y las injusticias del pasado (la decapitación de Juan de Lanuza el Mozo, los Decretos de Nueva Planta, la mala suerte de que la guerra civil estallará semanas antes de que el Estatuto de Autonomía de 1936 viese la luz...) y de construir un Aragón nuevo, moderno, igualitario, democrático. Y recuerdo los treinta y tres años transcurridos desde entonces como una traición constante de nuestros políticos a esas ideas, a esas aspiraciones. Aquel día había esperanza. Desde entonces desilusión y rabia contenida.

Jose Antonio Labordeta representaba y representa todavía hoy a pesar de haber dejado de existir físicamente, ese Aragón esperanzado, ese Aragón anclado en la bonhomía de sus gentes que dio la cara siempre que la historia se lo exigió. Ese reino antiguo y devastado por las guerras perdidas, por la sangría demográfica, por la inmoralidad de sus próceres (la oligarquía aragonesa es de las más torpes, nauseabundas, atrasadas y despreciables de España) que a pesar de todo sigue alentando, luchando...

Aquella provinciana tertulia literaria del Café Niké, a la que asistían Jose Antonio y su hermano Miguel, el gran poeta, junto con otros artístas y poetas de la devastada Zaragoza de la posguerra, aquella provinciana tertulia que sin embargo podía asumir un papel de dinamización cultural a nivel nacional, aquella provinciana tertulia en la que por ejemplo  Cirlot se instruyó en el surrealismo a manos del hermano de Luis Buñuel marchando después a su Barcelona natal donde daría rienda suelta a los conocimientos adquiridos participando en la fundación del grupo  Dau al Set...aquella provinciana tertulida, tan respetada, tan recordada, era el Aragón civil y fructífero que resistía en el marasmo teocrático-militarista del franquismo propio de la oligarquía fascista que todavía gobierna esta pobre tierra.

Y Jose Antonio Labordeta, muerto tempranamente su hermano en 1969, acabó constituyéndose en la voz de ese otro Aragón de progreso y libertad, de respeto al pasado y apertura hacia el futuro, ese otro Aragón que nada tiene que ver con el franquismo ni con el predominio económico de la iglesia (que todos los gobiernos aragoneses de la democracia han respetado y perpetuado) ni con inventadas tradiciones franquistas. Y siguió siéndolo en su etapa de diputado, cuando representaba unas siglas que comenzaron siendo una gran esperanza y acabaron convertidas en una decepción más. Una decepción de la que únicamente puede salvarse la dignidad y la honradez del Abuelo. Un Abuelo cuya muerte nos dejá a todos los aragoneses un poco más huérfanos. Una muerte que representa un pésimo augurio de cara al amargo futuro que se nos dibuja en el horizonte.

Yo sigo recordando aquella emoción, aquella esperanza del 23 de abril de 1977 y confiando en el otro Aragón para sacar adelante esta tierra maltratada, que amamos a pesar de las cicatrices que nos cuesta, a pesar de todo el desaliento que sus dirigentes políticos y económicos se encargan de lanzar contra nosotros y sigo considerando a Jose Antonio Labordeta como la voz digna, serena y fuerte de dicha esperanza.

 Por ello considero obligado rendirle este sentido homenaje desde estas humildes páginas. Descanse en paz porque nosotros no podemos descansar y seguiremos adelante reconfortados por su voz.

Etiquetas: , , ,

19/09/2010 19:19 disidenteporaccidente Enlace permanente. Aragón No hay comentarios. Comentar.