Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2014.

EL INTERESADO AUTISMO DEL RÉGIMEN

20140303135520-9024231903-49b8d5a33d.jpg

El autismo funciona eficazmente como elemento justificador de los regímenes antidemocráticos, de los estados liberal-capitalistas (no olvidemos nunca que el liberalismo-capitalista es una versión blanda del fascismo, una versión que funciona mientras perduran la falacia y la hipocresía dejando paso a la versión violenta solo cuando la mentira deja de ser efectiva) como el español.

Es una estrategia bien conocida y ya consolidada en los países anglosajones, que nos imponen sus regímenes totalitarios de dominación social e ideológica confundiendo interesadamente parlamentarismo con democracia, términos en absoluto sinónimos y a menudo antagónicos. 

La cosa funciona así: la mayor parte de la población, el grueso de los explotados, hábilmente diluidos en lo que la propaganda del régimen llama "clase media" para borrar del discurso político las nociones de pobreza, exclusión social y política, explotación y la consiguiente de lucha de clases impuesta por la necesidad de la mayoría en la que reside legítimamente la soberanía de sacudir el yugo de una minoría parasitaria e inmoral que ha tomado el control del estado en beneficio propio, aprende que el sistema parlamentario no le representa, que es tan solo un juego ficticio para dirimir qué facción de la clase parasitaria dominante debe gobernar en cada turno y, consiguientemente, desencantada, se aparta del amañado proceso electoral. A esa desafección (que de facto deslegitima cualquier elección y el régimen en sí mismo) la clase dominante y parasitaria la denomina conformismo y la interpreta en clave legitimadora: "si no votan es porque están contentos" y así, ejerciendo el interesado autismo, mirándose el ombligo institucional, continúan con su montaje ilegítimo perjudicando a la mayoría en un proceso criminal de indebida ocupación del estado en beneficio propio de esa ínfima minoría de indeseables que una verdadera democracia expropiaría de inmediato y enviaría, como mínimo, a la cárcel. Aunque una correcta higiene democrática quizá precisaría medidas más expeditivas e irrevocables que la prisión. 

Pues bien, el ilegítimo régimen español, evidentemente, siempre ha jugado a lo mismo, ha utilizado a fondo dicha baza de manipulación política. La diferencia en este 2014 es que su interesado autismo resulta más evidente por la crecida desafección del pueblo que, si puede llegar a articularse como una corriente de acción democrática quizá pudiera servir para derribar definitivamente el ilegítimo régimen (lo es desde su origen en la transmisión de la jefatura del estado desde el dictador al rey en 1975, aumentó su ilegitimidad en 1978 con la implementación de una constitución parlamentaria liberal-capitalista y ha ido incrementando dicha ilegitimidad con el proceso constante de pérdida de soberanía con la entrada en la OTAN en 1982, la firma del Tratado de Maastrich en 1992 y el cambio constitucional de 2011) y establecer una verdadera democracia.

Como precisamente ahora son muchos los que se están cayendo del guindo y empezando a ver la realidad conviene que analicemos algunos de los hitos recientes más relevantes de la estrategia descrita a modo de guía de debutantes. 

En primer lugar tenemos el asunto del debate del estado de la nación. 

Es este un conciliábulo sin interés ninguno para el común de la población, del sujeto efectivo y legítimo de la soberanía nacional. Se sabe de sobra que en dicho debate, como en todos los demás conventículos, aquelarres y contubernios del régimen solo se va a cacarear, que los "políticos" van a limitarse a lanzar sus mensajes electorales, a hacer vacua y culpable demagogia sin intención real de afrontar los verdaderos problemas del pueblo y solucionarlos. De hecho la verdadera función del régimen y de sus instituciones no es solucionar los problemas del pueblo sino mantener los privilegios de la clase parasitaria, cosa que únicamente puede hacerse contra el pueblo. 

Consecuentemente apenas un 1 % de la población se molestó en seguir dicho "debate". Sin embargo los medios propagandísticos del régimen (es decir: todos, puesto que están en manos de la minoría parasitaria y deben, por lo tanto, ser colectivizados para que sirvan al pueblo y no al régimen ilegítimo) se lanzaron a airear como si se tratara de algo importante y que realmente interasara a la mayoría lo que había sucedido en el hemiciclo dedicándose a discutir quién había ganado el debate (cuando lo habían perdido todos, puesto que a la inmensa mayoría de la población no le interesó lo que iban a decir o debatir) y ello de un modo taimado que buscaba legitimar y consolidar el siempre conveniente bipartidismo, presentando la cuestión como un simple combate entre A o B, sin tener en cuenta los discursos medianamente alternativos y ocupándose tan solo tangencialmente de las siglas que en un futuro podrían llegar a ser columnas del amañado bipartidismo viniendo a sustituir las ya desgastadas. 

Acto seguido, y ya de cara a las ilegítimas elecciones al parlamento europeo, se continúa la ceremonia de la confusión, el seguir mirándose el ombligo institucional sin querer ver la realidad: la enorme y profunda desafección de la mayoría de la población que, de hecho, aunque no fueran de por sí ilegítimas, restaría toda legitimidad a estas y las demás elecciones del régimen. 

Ahora el discurso se centra en no querer ver la enorme abstención que, como siempre va a existir, en obviar la desafección entendiéndola como conformismo y satisfacción para poder continúar con su régimen oligárquico y antidemocrático. De nuevo, sin querer ver la abstención, las "informaciones" de los medios propagandísticos se orientan hacia la consolidación del bipartidismo presentando tan solo la "intención de voto" y enfatizando la que se dirige a los partidos turnistas mayoritatios o a aquellos que pueden llegar a sustituirlos. Nos informan así, y esto resulta muy conveniente para el gobierno intruso que nos gobierna por el único motivo de que los españoles no han tenido el valor para restablecer la soberanía popular en la calle, de que la mayoría de los que van a votar (que son los que están de acuerdo con el régimen o creen todavía en su funcionamiento) lo harán por el PP. Se dice que aproximadamente un 28% de los votos irán a esta formación de trileros parafascistas mientras que sus amiguitos del turno, el PSOE, se quedará aproximadamente con un 25% de los votos. Con esos porcentajes es muy posible que el PP vuelva a alcanzar la mayoría absoluta parlamentaria pero hay que tener en cuenta que un 28% de los votos emitidos muy bien puede representar un 14% o menos del cuerpo electoral. Es decir: que la minoría más extremista de la extrema derecha española condicionará el devenir político de la nación amparándose en la amañada mayoría parlamentaria. Una vez más el autismo, el no mirar más que el ombligo del propio régimen, resulta útil para mantenerlo en vigor.

Para concluir llega el momento del discurso único, de enfatizar lo que de verdad interesa a la oligarquía: nuestra conversión en colonia del capital extranjero, hacernos esclavos para que los oligarcas puedan enriquecerse a nuestra costa colaborando con el expolio imperialista de sus amos alemanes y anglosajones. Llegan entonces los mensajes "europeistas" y los ataques contra los  "populismos" y el "antieuropeísmo" que, ¡oh, sorpresa! escuchamos en labios de políticos del PP, del PSOE, de UDyD, de banqueros, de "analistas", tertulianos y columnistas, de dirigentes de las grandes empresas indebidamente privatizadas por el aznarato y que deberán volver al control estatal cuando se instaure la verdadera democracia...¿Hay que decir más?...

Frente a ese autismo interesado solo queda un camino de salvación: la imposición de la realidad y por lo tanto de la soberanía nacional al margen de las instituciones amañadas. 

¡Sublevaos!

NOTA.- La fotogradía es de European Parliament.

Etiquetas: , , , , ,

EL GRAN JUEGO, UCRANIA Y LAS CARGAS DE SER UN ESTADO VASALLO.

20140306142543-5981137229-df182d0187.jpg

La inmoralidad y falta de patriotismo de los gobernantes de los sucesivos regímenes ilegítimos de España nos han convertido en un estado vasallo, en un simple satélite del imperialismo yanqui y en una colonia a la que explotar en todo el espectro de sus recursos, incluídos los humanos. Tal situación, lo vemos cada día, está llena de inconvenientes. Sufrimos porque nuestros dirigentes, traidores al pueblo y a España, nos han vendido al enemigo y así nos va. Ese es el verdadero intríngulis de lo que nos explican como crisis.

Por si fuera poco, nuestra condición de vasallos nos conduce a intervenir en guerras que ni nos van ni nos vienen y que en absoluto nos favorecen. Baste recordar a este respecto que nuestra inclusión en la OTAN no ha garantizado nuestro mando militar en el Estrecho (que mantienen los ingleses) ni la defensa de nuestras plazas en el norte de África, a la que no se comprometió la alianza, y menos aún la irrenunciable y necesaria ampliación de nuestro domino más allá de dichas plazas. Por el contrario nuestros "aliados" se posicionaron en 1975 a favor de Marruecos permitiéndole invadir el Sáhara Español e informando de los movimientos de nuestras tropas, barcos y aviones que monitorizaban desde sus instalaciones de radares sitas en nuestro propio territorio, territorio cedido por la ilegítima dictadura franquista con la excusa "luchar contra el comunismo" pero, en realidad, para hacerse perdonar su posicionamiento con el Eje durante la Segunda Guerra Mundial y garantizar la supervivencia del régimen que era la de las oligarquías encumbradas durante el Canovismo y que siguen dominando y parasitando este país que solo volverá a ser grande cuando se libere de su yugo.

Como estado vasallo, como satélites del imperialismo yanqui, hemos participado en una larga serie de guerras que iban incluso en contra de nuestros intereses. Nuestro aliado natural en los Balcanes era Serbia y a través de ella Rusia. Ambas se mostraban en contra de cualquier tipo de secesionismo al igual que debe hacerlo España en su ámbito nacional. En lugar de ello, obligados por nuestros amos, luchamos contra Serbia y a favor de todos los secesionismos balcánicos lo que dio alas a los secesionistas hispánicos llevándonos al actual punto de innecesario conflicto. 

Así es: nuestra sumisión a intereses extranjeros juega en nuestra contra. Y lo hace en el día a día de cada uno de nosotros, enfrentados a la imposición de leyes destinadas a consolidar la rapiña del capital extranjero y la explotación colonial del país pero también en el ámbito geoestratégico. 

Ahora, gracias a nuestras "alianzas", nos encontramos inmersos en el conflicto de Ucrania. Conflicto en el que no vamos a ganar nada y sí podemos perder al servicio de nuestros amos.

En suma lo que se dilucida allí no es sino otra batalla del Gran Juego. 

El Gran Juego fue la partida de ajedrez geoestratégica que Rusia e Inglaterra practicaron para dominar Asia a lo largo del siglo XIX y que se prolongó a lo largo del XX y hasta nuestros días.

Francia jugó su cuarto a espadas en dicha partida desde sus excéntricas posiciones de Indochina y nosotros, a su sombra, hicimos algún tímido movimiento interviniendo en Vietnam hacia 1860 pero nos expulsaron del juego en 1898, con la pérdida de las Filipinas (y de Cuba y Puerto Rico, y las Marquesas y otros archipiélagos oceánicos) a manos de nuestros actuales amos: los Estados Unidos. 

Desde entonces el Gran Juego no nos concierne. Pero estamos metidos en él hasta el cuello gracias a nuestra condición de estado vasallo. 

Tras la retirada de Inglaterra de la India (1948) y de Francia de Indochina (1958) fue Estados Unidos quien heredó su posición en la partida de ajedrez geoestratégico contra Rusia. Y durante  muchas décadas llevo las de perder: empató en Corea, lo que significaba una derrota, perdió en Vietnam...

Solo a partir de la caída de la Unión Soviética el imperialismo yanqui comenzó a ganar batallas en el Gran Juego. 

Desde 1991 podemos enumerar como batallas ganadas por los Estados Unidos: la desmembración de Yugoslavia (1993-2000), la invasión de Afganistán (desde el 2001, aunque esta es una guerra perdida por necesidad), la de Iraq (2003), la de Libia (2011)...

En 2008 fueron derrotados por Rusia en Osetia del Sur, aunque allí las espadas siguen en alto al conseguir los yanquis el no reconocimiento internacional de la independencia de esta república caucásica de su opresora Georgia. En Siria, desde 2011 también siguen las espadas en alto entre el régimen baasista de Damasco y los mercenarios y terroristas islámicos patrocinados en su contra por Arabia Saudi, Israel y los Estados Unidos. 

Ucrania es una nueva estación en ese camino, una nueva casilla del Gran Juego. 

Nada que nos debiera importar especialmente si el gobierno intruso del ilegítimo régimen que debemos derribar a la menor brevedad para instaurar una verdadera democracia y la independencia de España no nos hubiera convertido en parte del escudo antimisiles de nuestros amos yanquis y, por lo tanto, en objetivo militar de Rusia. 

Ser una colonia tiene estas cosas. 

Por cierto: luchar por la democracia, la soberanía nacional y la independencia del país son indeclinables obligaciones morales. Si no lo hacéis no se os puede considerar ciudadanos, ni siquiera personas. Únicamente esclavos infames. Gentuza de la peor calaña. Pero ese es el material "humano" del que disponemos. No hay más. 

NOTA.- La fotografía es de www.Sapr. in

Etiquetas: , , ,

TODO PREPARADO (PARA UNA NUEVA ACCIÓN REPRESIVA AL ESTILO DEL RÉGIMEN)

20140320150300-12865649513-46dd6e47a1.jpg

Las Marchas de la Dignidad se acercan ya a Madrid, al rompeolas del fascismo neoliberal que domina indebidamente nuestros destinos, a la capital del ilegítimo régimen que tenemos la ineludible obligación moral de derribar para restablecer la democracia y la soberanía nacional, y todo está ya preparado para disolverlas a palos, detenciones y multas. 

La trampa es conocida pero no por ello menos eficaz. Los medios de propaganda del régimen, públicos y privados, que deben ser colectivizados, restituídos al control popular no después sino como acto fundacional de la necesaria revolución social y nacional, miran para otro lado, silencian las Marchas no sea que el pueblo desinformado llegue a conocerlas y se anime a unirse. Conviene a la estrategia represiva de la encubierta dictadura que padecemos que los manifestantes no sean demasiados y que exista una cierta opacidad en los acontecimientos, que el populacho no llegue a saber muy bien quienes son los apaleados en Madrid ni qué pretendían exactamente. De este modo la policía política puede vulnerar abiertamente la constitución y los derechos humanos y los medios propagandísticos y políticos cubrir sus desafueros como actos "necesarios" contra "radicales antisistema"...

Lo típico. La trampa se va cerrando y no parece que esta vez haya tampoco grandes alternativas. 

Veremos. 

NOTA.- La fotografía es de Imagen en Accion

Etiquetas:

RÉGIMEN LIBERAL Y REPRESIÓN SOCIAL.

20140324154742-7255536588-db35204614.jpg

Se ha cumplido el guión: la enorme, masiva y pacífica manifestación del pueblo protestando contra la traición y el robo de los gobernantes y la casta parasitaria de la cleptocracia oligárquica, después de ser convenientemente ignorada por los medios propagandísticos del régimen se convirtió en un espectáculo de caos para los "informativos" a base de infiltrados y brutalidad policial, de la policía política del régimen ilegítimo que padecemos y debemos derribar sin contemplaciones. Nada que no supiéramos que iba a suceder. Es, en el fondo, la esencia del régimen, de la ideología neoliberal y antidemocrática que impera en los criminales círculos de poder de la corrompida criptodictadura parlamentaria que solo desde el cinismo y la ignorancia puede confundirse con una democracia.

No hace mucho pudimos ver a ese repugnante engendro del neoliberalismo que es Esperanza Aguirre lamiendo pollas anglosajonas en el parlamento de Londres. Ello basta para indicarnos qué clase de gentuza integra las filas del régimen, qué clase de traidores nos gobiernan, vendidos a la ideología y los intereses de nuestros enemigos históricos que, por cierto, después de arrebatarnos el imperio por la incompetencia de los Borbones reinantes, todavía ocupan territorio patrio precisamente por la falta de patriotismo y vergüenza de esa dinastía francesa que aún parasita España. Pero hay más, la tal Aguirre no solo fue a rendir pleitesía a sus amos, lo que la descalifica como española y debería acarrearle la pérdida de la nacionalidad (anglófilos y proamericanos son por definición antiespañoles y enemigos del pueblo y no deben mantener ni la nacionalidad ni los derechos políticos y, en el mejor de los casos solo pueden aspirar a ser reeducados para convertirse en buenos españoles y ciudadanos) se dedicó a incensar la turbia y aciaga memoria de sus "políticos" de referencia, dos verdaderos hijos de puta liberales contrarios a la democracia: Tatcher y Churchill.

Y ahí es donde la ideología de Aguirre, de Ignacio González (que llamó a los manifestantes al mismo tiempo nazis y peligrosos extremistas de izquierda pidiéndoles que no atentasen contra el patrimonio público, lo que no deja de ser un mal chiste en labios de un notorio y conspicuo corrupto que entre otras cosas está privatizando la enseñanza y la sanidad pública para enriquecer a sus amiguitos, lo que en una verdadera democracia es delito de traición al pueblo y requiere un castigo ejemplar) y, en general, de toda esa caterva de infames traidores e hijos de puta liberales. 

Para comprender exactamente el talante democrático del liberalismo y de sus máximos popes (así como de sus acólitos diversos) basta recordar la figura de un tipejo como Churchill. 

Frente a los huelguistas pretendía el uso de ametralladoras en las manifestaciones y llegó a ordenar incendiar un edificio en el que se encerraban activistas sociales y sindicalistas para forzarles a salir y hacer que la policía les tirotease después. También es famoso por elogiar al fascismo por su modo de acabar con el activismo socialista. 

Ese es el tipo de "demócratas" que aporta el liberalismo, esa es la verdadera ideología del régimen liberal- parlamentario que padecemos. 

Liberalismo y fascismo son dos caras de una misma moneda: el capitalismo y este es incompatible con la democracia que solo puede ser socialista. En una verdadera democracia no puede permitirse que la avaricia y ambición de unos pocos perjudique al bien común, por el contrario la democracia es la imposición del bien común, la justicia social y la igualdad de oportunidades y recursos por encima de todas las cosas. 

 Es por ello que liberalismo y fascismo no tienen cabida en una verdadera democracia y ningún régimen que los tolere e incluso que se amolde a su ideología puede ser considerado como tal. El parlamentarismo liberal es una forma de tiranía y, como tal, ilegítima. 

Y, moralmente hablando, solo hay un camino frente a la tiranía. Ya lo conocéis. 

¡Construyamos una verdadera democracia! ¡Sublevaos!

NOTA.- la fotografía es de Hadock.

Etiquetas: , , , ,

LA ESTRUCTURA DEL GOLPE EN CURSO

20140331135655-9438030495-fde330c6a0.jpg

Ya explicamos en estas mismas páginas que la estructura de golpe que se pretendía el 23 de febrero de 1981 era un calco de la llamada Operación De Gaulle, que sirvió para instaurar en Francia una nueva república con firme predominio derechista y militar. Parece ser que en cuestión de golpes de estado está ya todo inventado y que cualquier movimiento golpista de la actualidad, especialmente dentro del espectro liberal-capitalista, busca referencias, ejemplos en el pasado. Por eso resulta interesante estudiar a fondo la historia y ver los derroteros por los que nos conducen nuestros ilegítimos gobernantes para mantener los privilegios de la oligarquía cleptocrática y parasitaria que padecemos y debemos derribar y castigar para establecer una verdadera democracia.

Pues bien, analizada la historia, el modelo del golpe en curso parece ser el mismo que el llevado a cabo por Mussolini a partir de 1922.

Nuestras nociones de la historia suelen ser superficiales y rara vez los documentales de la televisión (siempre interesados), las películas, las novelas históricas (que provienen del aparato propagandístico del régimen y suelen tener una intención ideológica clara) y en muchos casos los propios libros de divulgación histórica, todavía más politizados, sirven para mostrarnos la realidad. Antes al contrario juegan conscientemente a la desinformación y a abusar de la ignorancia del común de los mortales sobre temas concretos y a menudos complejos.

Por ese motivo nuestra idea del golpe fascista en la Italia de 1922 suele concluir en la Marcha Sobre Roma, que condujo al poder a Mussolini y al fascismo con, como no, la connivencia de la corona. 

Sin embargo el golpe de estado fascista fue un proceso, exactamente igual que el que estamos sufriendo en España desde 2011.

En nuestro caso el equivalente de la Marcha Sobre Roma fue el cambio constitucional, el momento en el que los partidos turnistas vulneraron todavía más la soberanía nacional supeditando nuestra política y nuestro desarrollo económico y social al pago de una deuda ilegítima (una deuda privada que se convirtió en pública por los ilegítimos gobernantes de la satrapía alemana en que han convertido a España) que, desde luego, no debe pagarse. No al menos con fondos públicos y con la pérdida de derechos sociales y libertad política de los ciudadanos españoles. 

El golpe fascista fue institucional. No radicó en el parlamento, pero fue sancionado por el rey. En nuestro caso también fue institucional, perpetrado por el parlamento y los partidos turnistas y aceptados por todas las instituciones del estado lo que las deslegitima a todas para seguir ejerciendo sus funciones. 

Pero, como decíamos, el golpe fascista fue un proceso, no concluyó ni de lejos con la llegada al poder de Mussolini.

En los primeros años se limitó a crear milicias voluntarias para reprimir violentamente al pueblo y elaborar una ley electoral que premiase a las mayorías. Estos pasos resultaban innecesarios en la España del siglo XXI porque para la primera función el estado dispone ya de la policía política (información y antidisturbios, entre otros) acostumbrada desde tiempos inmemoriales (desde 1939 acaso, porque no existió un cambio real ni en 1978 ni después) a los montajes, las falsas acusaciones, las torturas y la represión salvaje de la legítima protesta ciudadana. En cuanto a la ley electoral se pergeñó a la perfección para mantener el turnismo y favorecer el voto conservador, como ha quedado claramente demostrado.

El siguiente paso del golpe de Mussolini consistió en cerrar la red, en asfixiar todo resto de oposición y ello se llevó a cabo con una acelerada carrera legislativa, de nuevas leyes que podemos resumir así:

Limitación de la libertad de asociación (26 de noviembre de 1925), pérdida de control del ejecutivo por el parlamento (24 de diciembre de 1925), capacidad legislativa para el ejecutivo (31 de enero de 1926), supresión del autogobierno de municipios y provincias (4 de febrero de 1926), confinamiento policiaco de los opositores al régimen (6 de noviembre de 1926), instauración de un Tribunal Especial para la Defensa del Estado y restablecimiento de la pena de muerte (25 de novviembre de 1926) y, ya por fin, el 9 de noviembre de 1926 se expulsó a la oposición del parlamento.

Como vemos la estructura del golpe que estamos sufriendo en España desde 2011 sigue punto por punto la del golpe de Mussolini.

Primero el hecho de fuerza. Entonces la Marcha Sobre Roma ahora el cambio constitucional. Luego, una vez asegurado el poder, una batería de leyes que de facto ahogan toda posibilidad democrática. 

En España la pérdida de control del ejecutivo por el gobierno no se ha legislado, ni hace falta, se produce de facto a causa de una mayoría absoluta ilegítima (conseguida con menos de un tercio de los votos posibles gracias a la amañada ley electoral) y la capacidad legislativa del ejecutivo se ha implementado a base de decretos leyes e indultos.

Luego tenemos leyes como la Ley Mordaza, la de educación, la del aborto, la de ayuntamientos, etc. que en la práctica vienen a cumplir los mismos objetivos que la batería legislativa de Mussolini en 1925-1926. Tampoco necesitamos un tribunal especial para la defensa del régimen porque ya existen y están férreamente controlados por el poder político (Tribunal Supremo, Audiencia Nacional).

Tal es la realidad que estamos viviendo y ahora, después de estas líneas, la estructura del golpe en curso ya no debe resultar un misterio para nadie. Estamos viviendo un golpe de estado institucional, eso ya es evidente, y el modelo aplicado para el mismo es el fascista.

¿Lo váis a consentir?¡Sublevaos!...Porque empieza a ser tarde.

NOTA.- La fotografía es de CassAnaya.

Etiquetas: , , , , ,