Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2014.

SACYR, EL DESASTRE DE PANAMÁ Y LA INCOMPETENCIA ESTRUCTURAL DE LA CLEPTOCRACIA PARASITARIA ESPAÑOLA

20140104143335-just-us-3.jpg

Lo que ha sucedido en Panamá con Sacyr Vallehermoso no es una casualidad, ni siquiera la consecuencia de unas malas previsiones, es el clásico intento de estafa de las constructoras y grandes empresas españolas, propiedad de oligarcas parasitarios del estado, que en España, por mor de gobiernos corruptos e ilegítimos, vendidos a los intereses de la cleptocracia nacional y extranjera y enemigos de los verdaderos intereses del pueblo suele rendirles enormes beneficios a costa del erario público, del dinero de todos (generando pérdidas indebidas que luego se esgrimen como excusa para arrebatar a la ciudadanía sus derechos sociales y políticos y sus servicios públicos que se privatizan a continuación para enriquecer más a los mismos a los que se ha permitido robar previamente), lo que sucede es que el gobierno de Panamá, a la postre independiente y soberano, muy alejado del neocolonialismo que a esa oligarquía patria le gustaría importar al continente americano, no se ha dejado engañar y ha impedido la clásica jugada: licitar por un precio que se sabe irreal y luego ir aumentando la factura hasta triplicar, cuadruplicar o elevar a la enésima potencia el precio final generando unas ilegítimas plusvalías que los administradores del estado pagan a cambio de ulteriores favores cuando después de "dejar la política" pasan a cobrar los réditos de sus indignidades en el sector privado. España ha funcionado así desde siempre, desde la implantación del capitalismo liberal, por eso no es de extrañar la larga sucesión de regímenes de excepción, dictatoriales o autoritarios que desde el final del absolutismo en 1833 se han sucedido en este país. 

En España la oligarquía cleptocrática parasita al estado y utiliza gobiernos títeres para saquear el patrimonio común en beneficio de unas cuantas familias que llevan robando y controlando el estado desde el siglo XIX. Cuando el régimen amenaza con convertirse en realmente democrático y con exigir cuentas a los ladrones de la oligarquía corrupta para devolver al estado y al pueblo lo que les pertenece, entonces llega la dictadura bien mediante un golpe de estado bien, como está sucediendo bajo el ilegítimo gobierno intruso de Rajoy, mediante la implementación de un régimen de excepción que sin alterar la amañada dinámica del sistema electoral conduce a la merma de libertades y derechos ciudadanos. Esa es, en síntesis, la historia de España. Esa es la esencia última de ese zombi ridículo y putrefacto que llaman "Marca España"...

Y resulta que la oligarquía parasitaria y cleptocrática española es tan incompetente, tan estupida, tan acostumbrada a desenvolverse en un cortijo acotado por políticos y jueces y defendido por fuerzas represivas que piensan que puede exportar su modus operandi criminal allén de sus fronteras quedando en ridículo, denunciados como ladrones, incompetentes y corruptos y arruinando el buen nombre del pueblo español cada vez que asoman su estulticia fuera del país. 

Desde el ridículo hecho por la cúpula pepera en Buenos Aires durante el intento de conseguir el pelotazo olímpico hasta el conato de estafa de Sacyr en Panamá, todo viene a denunciar el mismo hecho: la incompetencia estructural de la oligarquía cleptocrática española y la inaplazable necesidad de renovar el viciado aire español, de derribar el régimen corrupto y dictatorial, castigar a sus fautores (tanto políticos como económicos, judiciales y propagandistas) y restablecer el bien común como faro y norte inexcusable de la política patria.

Hay que derribar el régimen ilegítimo de 1978 y establecer una verdadera democracia lo que pasa, sin ninguna discusión, por la desestructuración de la oligarquía parasitaria y la devolución al estado como expresión del pueblo de todo aquello que han robado desde 1833 incluidas las sinecuras privatizadas indebida y criminalmente por los políticos del régimen desde al menos 1986.

No podemos esperar más: ¡SUBLEVAOS!

NOTA.- La fotografía es de Just Us 3.

Etiquetas: , ,

04/01/2014 14:33 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL ESTADO DE EXCEPCIÓN Y LA DEMOCRACIA.

20140108001452-8324836665-d540d58956.jpg

La pregunta es sencilla pero fundamental: ¿puede la democracia ser revertida total o parcialmente dentro de un sistema verdaderamente democrático?...En otras palabras: ¿qué democracia que realmente lo sea arbitra trampas constitucionales para poder anular las leyes y los derechos ciudadanos cuando la oligarquía, la casta dominante, ve obstaculizados sus deseos?

Lectores "bien informados", "sensatos" y "de centro" me dirán que todas las constituciones occidentales se guardan ese as en la manga para poder mantener el orden. Y es verdad, pero eso no es una demostración de que los regímenes liberal parlamentarios son democracias sino la prueba del nueve de que por el contrario son estructuras dictatoriales encubiertas en las que la supuesta libertad del pueblo queda limitada estrictamente a su sumisión y falta de activismo. 

Así las cosas, en ineludible aplicación de la lógica filosófica y política, cualquier régimen que contemple estados excepcionales en los que se restrinjan o anulen de cualquier modo las libertades y derechos ciudadanos es de facto una criptodictadura y por lo tanto ilegítimo. Tal circunstancia, como ya hemos explicado hasta la saciedad en estas mismas páginas, abre de oficio un periodo constituyente y obliga moralmente al pueblo a derribar el ilegítimo régimen para instaurar una verdadera democracia. 

Cuando esa excepcionalidad antidemocrática no solo se estipula sino que además se pone en práctica la obligación moral de actuar para restablecer la democracia llevando hasta las últimas consecuencias la desobediencia activa y pasiva contra el poder ilegítimamente constituido, se convierte en moralmente indeclinable. 

Escribo esto a la vista de lo que está sucediendo en Hamburgo estos días, pero es de aplicación a toda Europa y a todo régimen que no sea verdaderamente democrático. 

El periodo constituyente está abierto, es hora de restablecer la legitimidad democrática. Está en vuestras manos. 

PD.- Otra pregunta: ¿qué diferencia existe realmente entre una policía "democrática" que puede actuar y de hecho actúa al margen de las libertades y derechos ciudadanos y los cosacos zaristas que reprimían la justa cólera del pueblo ruso o entre esa misma policía y una simple fuerza de ocupación?...

PD (11 de enero de 2014).- Otro ejemplo todavía más sangrante del asunto tratado en este artículo se ha vivido días atrás en Grecia cuando el gobierno títere del imperialismo bancario alemán prohibió y reprimió las legítimas y necesarias manifestaciones de protesta del pueblo griego para acallar todo atisbo de discrepancia dentro de un esquema autoritario, totalitario y puramente fascista. Hecho del que, por cierto, los medios de propaganda del ilegítimo régimen español (es decir: la práctica totalidad) apenas han informado en un nuevo ejemplo de la perentoria necesidad de expropiación y colectivización de dichos medios para apartarlos del control de la corrupta e inoperante oligarquía española y ponerlos al servicio del pueblo y la verdadera democracia. 

NOTA.- La fotografía es de Anders_hh.

PEQUEÑA REFLEXIÓN SOBRE LOS ACONTECIMIENTOS DE BURGOS

20140113163046-2719260650-a9cb0c123c.jpg

Lo que está sucediendo en Burgos no es algo aislado ni extraño, es la esencia misma de un régimen pensado para desviar el dinero público a manos privadas de un modo fraudulento bajo la excusa de la "legitimidad democrática" de las instituciones del liberalismo parlamentario. 

El caso es habitual: una clase política corrupta e ineficaz en lugar de servir al pueblo trabajando para resolver las necesidades del mismo utiliza el dinero público para convertir esas necesidades, causadas por la propia incuria de las deliberadamente ineficaces instituciones (manejadas, hay que insistir en ello, por individuos corruptos o, lo que es peor, carcomidos por la inmoralidad que representa la ideología liberal en todas sus formas), en un negocio privado.

En Burgos se procede a la innecesaria e inadecuada intervención urbanística en un barrio falto de aparcamientos para acabar creando un parking privado que vendrá a beneficiarse indebidamente de la dejación de las obligaciones públicas de un ayuntamiento secuestrado por un grupo de políticos contrarios a la democracia y a la moral puesto que actúan para enriquecer a unos pocos oligarcas privados en lugar de para beneficiar a su comunidad y que por lo tanto convierten en ilegítima la institución pasando el poder constituyente municipal al pueblo, detentador último de la soberanía que no reside en las instituciones si no cumplen su función, sino en el pueblo.

Cuando el pueblo, perjudicado por las indebidas políticas de la ilegitimizada institución (habría que explorar la condición delictiva de las mismas incluso a la luz del actual código penal, pergeñado bajo la nociva ideología liberal), protesta el alcalde de turno, aliado del oligarca, del constructor, del cacique, del tipo que va a enriquecerse con la conversión en negocio privado de lo que es en realidad obligación pública, se enroca en la ficción del ayuntamiento como ente soberano (hay que recordar otra vez que la soberanía reside en el pueblo, no en las instituciones que únicamente son organismos delegados de la misma) y escudándose en la "mayoría electoral" que es otra ficción antidemocrática, se niega a escuchar cualquier voz contraria a los intereses del oligarca u oligarcas que se agazapan tras la ficción institucional y cuando las protestas ocupan el espacio público en proceso de privatización lanza a las fuerzas represivas contra el pueblo para que estas, pagadas con dinero público, en lugar de servir los intereses públicos sirvan a sus intereses privados y a los de sus amigos en un claro caso de prevaricación y traición al pueblo que sería duramente penalizado en una verdadera democracia.

Naturalmente, el pueblo, cuando se ve ignorado y escarnecido por el interesado autoritarismo del jerarca del régimen, traicionado por las instituciones que deberían estar a su servicio y en realidad permanecen secuestradas por el capital, se irrita y surgen los altercados. 

Hablando filosófica y democráticamente, el mero hecho de usurpar las instituciones a la soberanía popular para utilizarlas al servicio de intereses privados representa un acto de tiranía y contra la tiranía el pueblo no solo está legitimado sino impelido moralmente a sublevarse para restablecer el orden: la primacía del bien común sobre la estafa, el robo, la prevaricación y la explotación de un grupo de aprovechados, de ladrones, de dictadores e inmorales que deberían ser castigados con la máxima dureza y apartados de la parte sana de la sociedad incurriendo en la atimia cuando no, cumplidas sus penas, en un ostracismo real.

Así las cosas cualquier acción, violenta o no, del pueblo queda justificada por la ilegitimidad sobrevenida del ayuntamiento de Burgos pero ello no avala los actos de vandalismo que están sucediendo estos días en Gamonal. 

Volvamos a la filosofía  política y la teoría democrática: el pueblo, como detentador inalienable de la soberanía, está capacitado, si sus instituciones incurren en tiranía, para sustituirlas. Para ello, si es preciso, puede organizar fuerzas armadas, milicias democráticas que enfrenten al aparato represivo de las instituciones ilegitimas tratando a sus componentes, si no se ponen al servicio del pueblo, como mercenarios de la tiranía, como enemigos del mismo. El pueblo, constituido en ente constituyente, puede y debe, enfrentado a la traición y la tiranía, ocupar las sedes institucionales, capturar, juzgar y castigar a quienes las han usurpado indebidamente y volverlas a poner al servicio del bien común. Ese es el objetivo último de las guerrillas urbanas en una verdadera democracia.

En otras palabras: si no vais a establecer la comuna de Burgos y a defenderla frente al ilegítimo régimen en un acto revolucionario, pionero y constituyente, dejad de hacer el imbecil. Las algaradas callejeras tan solo sirven de excusa a la represión. 

Y no, todos sabemos que no váis a hacer la revolución, que no váis a luchar por hacer caer al régimen ilegítimo. La república democrática y socialista que necesita España no va a empezar en Burgos en 2014. Ese es un hecho. Por lo tanto, amigos alborotadores, siento decirlo pero no sois luchadores por la libertad, tan solo gamberros que con vuestros actos, sin conseguir vuestros miopes objetivos, únicamente váis a perjudicar los de los vecinos de Gamonal y toda la acción disidente en España. 

Resumiendo: exite lógico descontento en toda España pero falta perspectiva política. Burgos nos enseña que nada cambiará este año. Y eso es malo.

Una lástima. 

NOTA.- la fotografía es de Izuen Gordelekua.

Etiquetas: , , ,

CÓMO LLEGAR A SER UN PRESO POLÍTICO EN UNA "DEMOCRACIA" LIBERAL PARLAMENTARIA

20140126124029-david-shankbone-2-.jpg

Por supuesto los regímenes liberales que, como todos los totalitarios, se basan, además de en la represión, en la hipocresía y la propaganda para mantener los privilegios de una minoría a costa de arrebatar los derechos del pueblo niegan que existan presos políticos en sus cárceles y se esfuerzan, con la complicidad de los cuerpos represivos (policías diversas y jueces adictos y convenientemente crédulos), en difundir la idea de que en las celdas del régimen solo acaban aquellos que delinquen (transgrediendo unas leyes que en muchos casos están pensadas única y exclusivamente para impedir la disidencia política y la movilización ciudadana, como sucede con la nueva ley de seguridad ciudadana y el código penal que está pergeñando el gobierno intruso de Rajoy en España) y solo después de que se les juzgue con las "máximas garantías jurídicas". Nos venden también que ni antes, ni durante, ni después de su detención los prisioneros son agredidos, torturados o sufren merma alguna de sus derechos.

En suma es el clásico "quien no ha hecho nada no tiene nada que temer" del franquismo que otorga carta blanca al estado parasitado por la oligarquía para reprimir a cualquier opositor porque en la mente de sus vecinos desinformados queda la idea de que "algo habrá hecho". Además es útil que los disidentes y opositores al régimen tengan antecedentes policiales por delitos "comunes" así resulta más sencillo desacreditarlos cuando se les vuelve a detener. Ya se les puede presentar no como ciudadanos luchando por las libertades y los derechos del pueblo frente a una oligarquía corrupta sino como delincuentes y "alborotadores profesionales" aplicándoles alguna etiqueta criminalizadora tal como "comunista" , "anarquista", "kaleborroca" o "radical antisistema". Esta última es la más útil puesto que da por sentado que el sistema es bueno y quién se enfrente a él es malo y sin embargo no presenta una vertiente política clara, cosa que sirve para dar a entender que las supuestas libertades políticas del régimen existen y se respetan. Se puede ser comunista, anarquista, lo que sea, siempre y cuando el pensamiento no se convierta en acción.

Por lo demás, y frente a la propaganda del régimen, las cárceles liberales están llenas de presos políticos. Es un preso político el que delinque por falta de oportunidades sociales, el que forzado por la injusticia del sistema debe recurrir a la violencia, el que por la usurpación de los medios del estado ve truncadas sus posibilidades de formación y promoción quedando reducido a la marginalidad. Todos esos son presos políticos del régimen. Pero no faltan los activistas conscientes que pagan el precio de su rectitud moral y su compromiso social con la cárcel.

En ese sentido ya se ha explicado en estas páginas que alzarse del modo que sea contra un régimen ilegítimo (y los liberal-capitalistas lo son) es una obligación moral y democrática de todo ciudadano. Por ese motivo cualquier acto tipificado por leyes destinadas a la sumisión o el desconocimiento de cualquier "autoridad" que de por sí, por la ilegitimidad del régimen, es ilegítima y debe ser considerada como fuerza de ocupación es un acto político y legítimo y convierte al detenido por cometerlo en preso político.

 Pero la voracidad represiva del totalitarismo liberal va más allá siendo táctica frecuente la fabricación de cargos ad hoc contra activistas molestos y disidentes políticos por muy pacífica que sea su labor. Recomiendo a este efecto instruirse sobre el Programa de Contrainteligencia del FBI, no resulta difícil, la información es fácilmente accesible en internet. 

La secuencia de hechos funciona más o menos así:

1.- El ciudadano, consciente de que se encuentra inmerso en un régimen totalitario e hipócrita destinado a perpetuar y aumentar la riqueza y los privilegios de unos pocos, a menudo extranjeros, y que ello solo puede conseguirse a costa de mermar los derechos y libertades de la mayoría del pueblo y de hipotecar su futuro condenándolo a la miseria, se activa. Comienza a acudir a manifestaciones, movilizaciones y actos. Mientras el régimen no se siente amenazado la represión es mínima. Si los manifestantes piden permiso para protestar, acatan los horarios, recorridos y caprichos de la "autoridad" y se dedican a corear lemas durante un par de horas, no pasa nada. La liturgia es incluso beneficiosa para la propaganda del régimen que puede vanagloriarse de la "libertad de manifestación y de expresión". Cuando las movilizaciones ponen contra las cuerdad al régimen, la cosa cambia. Es entonces cuando la represión política se intensifica. 

2.- El ciudadano convertido en activista llama la atención de la policía política (que nadie se engañe: existe aunque la llamen de otro modo) y se elabora un dossier sobre él que se engrosa hasta el momento en que se considera oportuno "desactivarlo" o bien ponerlo al servicio de la represión como topo, inductor o delator. 

3.- El ciudadano-activista concurre a una manifestación. En ella hay infiltrados de la policía política que le marcan ante los antidisturbios uniformados. Estos proceden a la provocación para hacerle perder los nervios y tener una excusa para detenerle por desacato a la autoridad o bien hay otros infiltrados más o menos relacionados con la policía política (no tienen por qué ser directamente policías, pueden pertenecer a grupos civiles pagados o manipulados por topos o inductores) que generan disturbios. Entonces el ciudadano-activista marcado es detenido aunque su actitud sea pacífica y acusado de hechos que no ha cometido.

4.- En comisaría se le someterá a todo tipo de presiones para declarar o firmar declaraciones prefabricadas que no le permitirán leer, es posible, incluso, que en su mochila aparezcan "mágicamente" piedras, recipientes con líquido incendiario o que si lleva una bandera su asta se considere un arma camuflada. El caso es que la policía política no escatimará artimañas para cargar años de condena sobre el ciudadano-activista que ha pasado ya a ser un delincuente. Un delincuente convenientemente fabricado, pero delincuente al cabo. 

5.- En la inmensa mayoría de los casos el juez, adicto al régimen y generalmente con una ideología clasista y jerárquica adquirida en la facultad y en los años de ejercicio, atenderá únicamente a los trucados informes policiales y sentenciará al ciudadano-activista sea inocente o no. Llegan entonces las multas o la cárcel. Las primeras arruinan al activista que debiendo pagar el precio por la manifestación en la que ha sido cazado y detenido se pensará mucho acudir a otras. La segunda es una oportunidad excelente para ir cargando condenas sobre el activista y, en cualquier caso, sirve de escarmiento: un precio demasiado alto por no haber hecho nada y la sensación de poder ser enviado allí en cualquier momento por un nuevo montaje de la policía política.

6.- Una vez condenado el ciudadano-activista pasa a ingresar en la casta de los sospechosos habituales y por lo tanto a permanecer expuesto de por vida al acoso de la policía política que, si le conviene al régimen, se extenderá a todos los aspectos de su vida y de la de sus amigos y familia e incluirá denuncias y testimonios falsos de los propios policías acusándole de todo tipo de delitos comunes. Vuelvo a recomendar a este fin al lector que se informe sobre el programade contrainteligencia del FBI y de los informes de sus seguidores en la España del siglo XXI filtrados en internet. 

Esa es la democracia en la que vivimos. 

NOTA.- La fotografía es de David Shankbone.

Etiquetas: , ,

LA ESTAFA DE LA COMPETITIVIDAD

20140129132001-matt-ming.jpg

Los propagandistas del ilegítimo régimen que padecemos y debemos derribar a la mayor brevedad posible andan ahora tratando de convencernos de que el único medio para salir del golpe de estado que llaman crisis es invertir en competitividad, es decir: aceptar la reducción de salarios, de derechos sociales y laborales, el aumento de las jornadas de trabajo...en suma: equiparar las condiciones de trabajo de los españoles con las de los países del tercer mundo, convertirnos en semiesclavos sumidos en la pobreza perpetua, trasladarnos al siglo XIX y todo ello con el  señuelo de la "recuperación económica" una recuperación que, conseguida en esos términos, jamás alcanzará a la clase obrera (no existe la clase media por mucho que la propaganda del régimen se empeñe en nombrarla) convertida en mano de obra barata de una colonia del imperialismo capitalista mientras la oligarquía y la casta política cómplices de la transformación de un país europeo y soberano en una colonia tercermundista se enriquecen todavía más con el resultado de su golpe de estado, de su traición al pueblo. 

Competitividad: ese es el nuevo mantra, la zanahoria que nos enseñan para que sigamos uncidos al yugo y tirando del arado. Y no ahorran medios de convicción. Los "profesores" y "expertos" en economía no dejan de aparecer y pontificar desde los medios propagandísticos del régimen (es decir: la práctica totalidad de los existentes) para imbuir a la ignorante sociedad de su dogmatismo neoliberal, de la ideología que nos está desposeyendo de nuestros derechos, de nuestra prosperidad, de nuestra dignidad y de nuestra soberanía, para convencernos de que no existe otro camino salvo el que a ellos beneficia. Pero mienten, son estafadores, charlatanes al servicio de una sucia operación imperialista y oligárquica contra la totalidad del pueblo.

Ellos insisten en sus tesis con palabras engañosas porque mienten conscientemente para perpetrar la estafa que persiguen.

Cuando los gurúes del régimen nos presentan la competitividad como objetivo y la cifran en el empeoramiento de las condiciones de trabajo para equipararlas con las de países tercermundistas ocultan datos decisivos para comprender la situación y lo hacen de manera culpable, con la intención de engañar. 

De hecho hay dos datos que callan sistemáticamente y que resultan cruciales para conocer el terreno que pisamos y la dimensión de su traición.

1.- Que la necesidad de equiparar las condiciones de trabajo y los salarios de los trabajadores europeos con los tercermundistas y a no al revés proviene de una jugada perpetrada tras la caída del bloque comunista, a mendiados de los años noventa, en cuanto le perdieron el miedo a la acción ciudadana revolucionaria, y que  se cifra en los tratados de libre comercio que abrieron un amplio campo a la especulación y la explotación del capital sobre los pueblos. De hecho en esos acuerdos está el origen de todos nuestros males, de ahí procede la crisis y para sostenerlos y sacarles el jugo se atacan nuestros derechos en cuanto trabajadores, consumidores y ciudadanos. Al someter la soberanía de las naciones a mecanismos externos de control (FMI, Unión Europea, los diversos tratados...) se las convierte en colonias, en juguetes del gran capital y a sus habitantes en esclavos. EL PRIMER PASO PARA SALIR DE LA CRISIS Y EVITAR LA ESCLAVITUD QUE NOS DESTINAN NO ES LA PÉRDIDA DE DERECHOS Y SALARIOS EN ARAS DE LA COMPETITIVIDAD SINO LA RECUPERACIÓN DE LA SOBERANÍA NACIONAL, EL CASTIGO DE TODOS LOS TRAIDORES Y LA LIMITACIÓN DE LOS ESPACIOS DE ESPECULACIÓN CAPITALISTA. HAY QUE DESCONOCER Y LIQUIDAR LOS TRATADOS DE LIBRE COMERCIO Y DE PÉRDIDA DE SOBERANÍA Y RECUPERAR EL CONTROL SOBRE LA ECONOMÍA Y LA POLÍTICA. 

2.-Que la causa del déficit crónico del estado tiene su origen en la misma política y en la misma ideología que tratan de imponernos. Sin las salvajes e indebidas privatizaciones llevadas a cabo por los gobiernos del régimen, especialmente el del traidor Aznar, no existiría el déficit. ES PRECISO, PARA REFLOTAR LA ECONOMÍA, RENACIONALIZAR LAS GRANDES EMPRESAS ESPAÑOLAS PARA QUE SUS BENEFICIOS REVIERTAN EN EL ESTADO Y, A TRAVÉS DE ÉL, EN EL PUEBLO. 

Por otro lado la base de todo sistema económico viable requiere que la riqueza fluya, que el dinero se mueva constantemente y en el marco de una economía real y no especulativa. POR LA TANTO LA SEGUNDA MEDIDA INDISPENSABLE PARA RECUPERAR LA PROSPERIDAD SIN ATACAR LAS CONDICIONES DE TRABAJO Y LOS SALARIOS ES FRENAR LA ESPECULACIÓN (LO QUE IMPLICA NACIONALIZAR LOS BANCOS Y CERRAR LA BOLSA ADEMÁS DE COLECTIVIZAR LAS GRANDES FORTUNAS INDEBIDAMENTE CONSEGUIDAS PARASITANDO EL ESTADO CASTIGANDO COMO TRAIDORES AL PUEBLO A LOS GRANDES EVASORES) Y PROMOCIONAR LA ECONOMÍA REAL EN UN CIRCUITO CONTROLADO.

En suma: hay dos modos de gobernar. O se hace para los ricos y los imperialistas extranjeros como están haciendo los políticos corruptos del ilegítimo régimen actual o se hace para el pueblo y el beneficio común. Dentro del actual régimen esto último es imposible. Debemos, por lo tanto, derribarlo. Hoy mejor que mañana. Hacerlo es un acto patriótico y moralmente indeclinable. ¡SUBLEVAOS!

NOTA.- La fotografía es de Matt Ming.

Etiquetas: , , , ,