Facebook Twitter Google +1     Admin

¿UN TIEMPO NUEVO?

20140619132514-4494677526-9f9f50a6d3.jpg

Lo de pretender que por el mero hecho de cambiar la cara visible del poder el régimen cambia también es una de las más inveteradas falacias del inmobilismo, una de las más perdurables estrategias del totalitarismo, especialmente liberal. El gran ejemplo de ello son, no podía suceder de otro modo, los Estados Unidos donde el presidente cambia de vez en cuando para que absolutamente todo siga igual. 

Hoy, jueves 19 de junio de 2014, nos han hecho esa misma jugada a los españoles y con algunos detalles muy significativos (por ejemplo que el nuevo rey declarara en su dircurso de proclamación que la soberanía nacional reside en las cortes y no en el pueblo, que insistiera en la concepción de la monarquía parlamentaria presentándola como moderna cuando es claramente decimonónica y anclada en los regímenes de carta otorgada, no otra cosa es la constitución de 1978, o que los diputados y senadores aplaudiesen a rabiar cuando se incensaba al pasado rey, a la reina o a las víctimas del terrorismo en su usual utilización de retórica propagandística y permanecieran mudos, MUDOS, CULPABLES AUTORES DE UN SILENCIO ELOCUENTE, cuando el tal Felipe VI alabó al pueblo. No debemos pasar por alto ese detalle que en mi opinión es de máxima importancia y absolutamente definitorio de lo que sus señorías sienten hacia quienes dicen falsamente representar).

Un tiempo nuevo con estructuras e ideología decimonónicas, un tiempo nuevo con la misma ley hipotecaria (y de indulto y tantas otras) de Alfonso XIII, con los mismos oligarcas chupando del bote, robando a manos llenas y lastrando el desarrollo y el futuro del pueblo español para llenarse los bolsillos y mantener sus ilegítimos privilegios. 

Esas son las novedades que nos ha deparado el cambio de monarca. Más de lo mismo. 

Ergo el tiempo nuevo está por llegar, pasa por una república verdaderamente democrática, y por lo tanto verdaderamente socialista y corresponde al pueblo, o la parte sana del mismo, imponerlo.

Hoy no ha cambiado nada, no ha sucedido nada...el régimen continúa y sabemos que no nos sirve. 

PD (a las 16h).- Otro detalle a tener muy en cuenta para comprender el régimen: el nuevo rey ha sido investido como capitán general de los ejércitos ANTES de jurar la constitución y de ser proclamado, en un acto privado en el palacio real. Con lo cual debemos entender que la jefatura del ejército se transmite independientemente de las cortes y de la jura de la constitución y por un cauce distinto: de Franco a Juan Carlos, de Juan Carlos a Felipe...sin pasar por las cortes...¿Democracia?

NOTA.- La fotografía es de Román P.G.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.