Facebook Twitter Google +1     Admin

¿REFERÉNDUM POR LA REPÚBLICA? NO, GRACIAS.

20140604184823-jaume-d-urgell-republica.jpg

Lo que va a ofrecernos el nuevo monarca ha quedado perfectamente definido en sus dos primeras apariciones públicas tras la abdicación del anterior: en la primera se mostró disfrazado de militar y rodeado de militares, en la segunda en un monasterio y rodeado de frailes. Mientras tanto los empresarios, los oligarcas, no dejan de jalear al rey "muerto".

Eso es lo que hay. Más de lo mismo. Lo mismo desde el golpe de estado de 1874 que restableció el régimen de 1833...que procedía de el de 1813...

Si queremos cambiar, evolucionar, mejorar, está claro que no puede ser con los Borbones. Esa es una realidad. La república se dibuja como una necesidad inmediata algo que precisamos hoy y no el año que viene y por lo tanto hay que luchar, la parte sana de la sociedad debe hacerlo, para establecerla cuanto antes. 

Por desgracia la estrategia escogida por las estructuras políticas que encuadran esa parte sana de la sociedad es, una vez más, equivocada. 

Reclamar un referéndum sobre la forma de estado es meterse sin ambages ni solución en la boca del lobo, caer en una trampa sin salida. 

Por desgracia España es un país de borregos ordenancistas y de seguidistas oficialistas en el que el pucherazo es un arte en sí mismo. Por lo tanto en España los referéndums siempre los gana el poder que los plantea. 

Lo cual nos lleva, como paréntesis necesario, al referéndum por la independencia catalana. Si se lleva a cabo ¿quién lo ganará?...exacto, el poder que lo plantee o propicie. Como será la oligarquía independentista, ganará la independencia. Si lo plantease Madrid (ahora ya no vale, los centralistas han perdido la iniciativa) lo hubiera ganado el unionismo. Eso es España, no otra cosa. Y Cataluña, mal que le pese, es España o, al menos, española...las acciones y reacciones de los catalanes son exactamente iguales a las de los demás súbditos del estado español.

Pero volviendo a la monarquía: como decíamos los referéndums en España los gana siempre por arte o por gracia el poder que los convoca. Basta, para darse cuenta de ello, recurrir a la historia.

Veamos los últimos referéndums convocados y quien los ganó:

1947.- Ley de sucesión en la jefatura del estado....- ganó el sí (opción de los convocantes)con un 93% de los votos.

1966.- Ley orgánica del estado...-lo ganó el sí, opción de los convocantes, con el 95 % de los votos.

1976.- Ley de reforma política...- ganó el sí, opción de los convocantes, con un 94 % de los votos (y no nos engañemos: con las mismas técnicas y legitimidad que los anteriores).

1978.- Constitución...- ganó el sí,  opción de los convocantes, con un 88 % de los votos.

1979.- Estatuto de autonomía del País Vasco...-de nuevo ganó el sí, opción de los convocantes, con un 90 % de los votos.

1979.- Estatuto de autonomía de Cataluña....- ganó el sí de los convocantes con un 88 % de los votos.

1980.- Posibilidad de estatuto de autonomía de Andalucía...-ganó el sí de los convocantes con un 86 % de los votos.

1980.- Estatuto de autonomía de Galicia...-ganó el sí de los convocantes con un 73 % de los votos.

1981.- Estatuto de autonomía de Andalucía...-ganó el sí de los convocantes con un 89 % de los votos.

1986.- Permanencia en la OTAN...-ganó el sí de los convocantes, con un 52 % de los votos.

2005.- Constitución Europea...-ganó el sí de los convocantes, con un 76% de los votos.

2006.- Nuevo estatuto de autonomía de Cataluña...-ganó el sí de los convocantes con un 73 % de los votos.

2007.- Nuevo estatuto de autonomía de Andalucía...- ganó el sí de los convocantes con un 87 % de los votos.

Más claro agua. Repito: en España siempre gana los referéndums la opción del convocante. 

Por lo tanto pretender alcanzar la república por medio de un referéndum convocado por la monarquía y los partidos turnistas es apostar por dar un espaldarazo a la monarquía corrupta y antidemocrática que padecemos, darle oxígeno a un régimen en descomposición.

Eso aparte, la república por sí misma no significa nada. Si apartamos a los Borbones pero mantenemos las estructuras oligárquicas de poder seguiremos exactamente en el mismo punto en el que nos encontramos.

La república, para servir de algo, ha de ser revolucionaria, verdaderamente transformadora, sin medias tintas. La república se conquista derribando al régimen, no permitiendo que este pilote cambios cosméticos para que nada cambie. 

Si la III República llegase mediante un referéndum controlado por la oligarquía y eso que ahora se ha puesto de moda llamar "la casta" sería por completo inútil para el pueblo y tan antidemocrática e ilegítima como el régimen actual poniéndonos en un escenario que exigiría una nueva evolución, la creación revolucionaria de la IV República. 

Entonces ¿qué sentido tiene exigir un procedimiento inútil que muy probablemente desembocará en una perpetuación de la oligarquía cleptocrática y un sistema liberal-capitalista, con rey o sin rey y por lo tanto no democrático?...

No necesitamos un referéndum, necesitamos una república verdaderamente revolucionaria, un instrumento eficaz de cambio, democratización y evolución social y politica. 

No podemos permitirnos el lujo de equivocarnos. Tenedlo en cuenta.

NOTA.- La fotografía es de Jaume D Urgell. 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.