Facebook Twitter Google +1     Admin

ABDICACIÓN NO PEDIDA, CLAUDICACIÓN MANIFIESTA (AUTOCRÁTICA Y GOLPISTA)

20140603121046-tricolor-eibar.jpg

En efecto: la abdicación de Juan Carlos I es absolutamente autocrática que no autocrítica (recordad sus propias palabras: "HE DECIDIDO poner fin a MI reinado") y por lo tanto antidemocrática, una evidencia indiscutible de la escasa calidad y legitimidad democrática de la institución monárquica y del régimen que la sustenta. 

Es también golpista porque pretende eludir las consecuencias de la voluntad popular en medio del naufragio del ilegítimo régimen. Después de los resultados de las elecciones europeas que hirieron, acaso de muerte, a los partidos turnistas, y antes de que lleguen las elecciones nacionales, municipales y autonómicas del año que viene, se acelera el relevo dinástico para situar a la parte sana de la sociedad ante hechos consumados. 

Por lo tanto podemos afirmar alto y claro que la abdicación de Juan Carlos I y la subida al trono de Felipe VI (V de Aragón) es una maniobra golpista, antidemocrática y autocrática del régimen. Unos actos que debemos repudiar y que desligitiman definitivamente el (esperemos breve, brevísimo) reinado del nuevo Borbón...

Pero es también un implícito reconocimiento de derrota, de que el suelo del régimen disminuye a marchas forzadas, de que España está cambiando y de que en 2015 ese cambio puede (y debe) llegar a las ilegítimas instituciones del régimen para acabar con él...De modo que UNIDAD Y ACCIÓN.

 

NOTA.- La fotografía es de TXO.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.