Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CASO PIAZZOLE-CHAOUATI: UNA VISIÓN DE ESPAÑA (CON MORALEJA OPERATIVA).

20140519151722-4110930342-1a992af5ff.jpg

A veces hay que reírse...por no llorar. 

El caso citado en el título de esta entrada quizá no le suene demasiado a los lectores, pero tampoco es nada excepcional. Unos agentes de los servicios secretos franceses, rama de operaciones, fueron detenidos en Manresa allá por 2004 con armamento de guerra (concretamente un rifle artesanal monodisparo con silenciador y mira láser capaz de matar a un kilómetro de distancia). Evidentemente el equipo operativo compuesto por los agentes Piazzole y Chaouati iba a ejecutar a alguien, presumiblemente en territorio español, por orden de su gobierno. Ambos detenidos fueron puestos a disposición judicial y enseguida liberados por órdenes directas del fiscal general del estado y el entonces ministro del interior Mariano Rajoy, pasaron a Francia y no acudieron al juicio. Ahora, diez años después, la Audiencia de Barcelona declara sobreseído todo el asunto de tal modo que Piazzole y Chaouati pueden volver a pasearse libremente por nuestro país. 

En resumen: un típico asunto de alcantarillado estatal que puede escandalizarnos cuanto queramos pero que no deja de ser habitual...y de indicar el nivel democrático de los estados liberal-parlamentario-capitalistas en los que vivimos. Estados que practican habitualmente y con la complacencia de los restantes el terrorismo de estado. Pero no nos hemos caído de un guindo, eso ya lo sabíamos. 

No es el asunto en sí lo que me mueve a escribir estas líneas sino el regocijo causado por el análisis operativo de los servicios secretos franceses y lo que este ilustra sobre España y, más concretamente, sobre los mozos de escuadra. 

Por lo que he podido discernir de las informaciones periodísticas, el equipo estaba compuesto por dos agentes: el tirador y su soporte. El segundo era el encargado de transportar el arma y entregársela al primero, seguramente también el encargado de sacarle rápidamente de la zona de operaciones poniéndolo a salvo en Francia. Hasta ahí todo correcto. Pura rutina, nada podía fallar...y, sin embargo, falló. 

¿Dónde residió el error de este grupo operativo?...naturalmente resulta difícil saberlo con certeza, no disponemos de la suficiente información ni por supuesto somos especialistas en este tipo de acciones...sin embargo leyendo entre líneas y analizando la información publicada por la prensa algo podemos llegar a atisbar. 

Por lo que parece el tirador era Piazzole y su ayudante Chaouati, de nombre Rachid, en otras palabras: un hombre de ascendencia magrebí, lo que viene siendo en nuestra aguerrida piel de toro un moro de toda la vida. Un moro que atravesaba Cataluña con un coche seguramente de gran cilindrada...

...Un moro con un buen coche...atravesando Cataluña...¿verdaderamente alguien se extraña de que las fuerzas del orden le parasen en el primer arcén donde le viesen y le hiciesen un registro a fondo?...¿En qué país pensaban los agentes franceses que entraban?...

Sucedió lo inevitable: Chaouati fue interceptado, registrado, se le encontró el rifle y toda la operación se fue al traste. 

Moraleja operativa para servicios secretos varios que actúen en España y especialmente en Cataluña: la próxima vez que dispare el moreno y conduzca el rubio. 

NOTA:- La fotografia es de Orycles y está tomada en Manresa, donde se produjo la detención que originó el caso citado.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.