Facebook Twitter Google +1     Admin

RÉGIMEN LIBERAL Y REPRESIÓN SOCIAL.

20140324154742-7255536588-db35204614.jpg

Se ha cumplido el guión: la enorme, masiva y pacífica manifestación del pueblo protestando contra la traición y el robo de los gobernantes y la casta parasitaria de la cleptocracia oligárquica, después de ser convenientemente ignorada por los medios propagandísticos del régimen se convirtió en un espectáculo de caos para los "informativos" a base de infiltrados y brutalidad policial, de la policía política del régimen ilegítimo que padecemos y debemos derribar sin contemplaciones. Nada que no supiéramos que iba a suceder. Es, en el fondo, la esencia del régimen, de la ideología neoliberal y antidemocrática que impera en los criminales círculos de poder de la corrompida criptodictadura parlamentaria que solo desde el cinismo y la ignorancia puede confundirse con una democracia.

No hace mucho pudimos ver a ese repugnante engendro del neoliberalismo que es Esperanza Aguirre lamiendo pollas anglosajonas en el parlamento de Londres. Ello basta para indicarnos qué clase de gentuza integra las filas del régimen, qué clase de traidores nos gobiernan, vendidos a la ideología y los intereses de nuestros enemigos históricos que, por cierto, después de arrebatarnos el imperio por la incompetencia de los Borbones reinantes, todavía ocupan territorio patrio precisamente por la falta de patriotismo y vergüenza de esa dinastía francesa que aún parasita España. Pero hay más, la tal Aguirre no solo fue a rendir pleitesía a sus amos, lo que la descalifica como española y debería acarrearle la pérdida de la nacionalidad (anglófilos y proamericanos son por definición antiespañoles y enemigos del pueblo y no deben mantener ni la nacionalidad ni los derechos políticos y, en el mejor de los casos solo pueden aspirar a ser reeducados para convertirse en buenos españoles y ciudadanos) se dedicó a incensar la turbia y aciaga memoria de sus "políticos" de referencia, dos verdaderos hijos de puta liberales contrarios a la democracia: Tatcher y Churchill.

Y ahí es donde la ideología de Aguirre, de Ignacio González (que llamó a los manifestantes al mismo tiempo nazis y peligrosos extremistas de izquierda pidiéndoles que no atentasen contra el patrimonio público, lo que no deja de ser un mal chiste en labios de un notorio y conspicuo corrupto que entre otras cosas está privatizando la enseñanza y la sanidad pública para enriquecer a sus amiguitos, lo que en una verdadera democracia es delito de traición al pueblo y requiere un castigo ejemplar) y, en general, de toda esa caterva de infames traidores e hijos de puta liberales. 

Para comprender exactamente el talante democrático del liberalismo y de sus máximos popes (así como de sus acólitos diversos) basta recordar la figura de un tipejo como Churchill. 

Frente a los huelguistas pretendía el uso de ametralladoras en las manifestaciones y llegó a ordenar incendiar un edificio en el que se encerraban activistas sociales y sindicalistas para forzarles a salir y hacer que la policía les tirotease después. También es famoso por elogiar al fascismo por su modo de acabar con el activismo socialista. 

Ese es el tipo de "demócratas" que aporta el liberalismo, esa es la verdadera ideología del régimen liberal- parlamentario que padecemos. 

Liberalismo y fascismo son dos caras de una misma moneda: el capitalismo y este es incompatible con la democracia que solo puede ser socialista. En una verdadera democracia no puede permitirse que la avaricia y ambición de unos pocos perjudique al bien común, por el contrario la democracia es la imposición del bien común, la justicia social y la igualdad de oportunidades y recursos por encima de todas las cosas. 

 Es por ello que liberalismo y fascismo no tienen cabida en una verdadera democracia y ningún régimen que los tolere e incluso que se amolde a su ideología puede ser considerado como tal. El parlamentarismo liberal es una forma de tiranía y, como tal, ilegítima. 

Y, moralmente hablando, solo hay un camino frente a la tiranía. Ya lo conocéis. 

¡Construyamos una verdadera democracia! ¡Sublevaos!

NOTA.- la fotografía es de Hadock.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.