Facebook Twitter Google +1     Admin

EL ESTADO DE EXCEPCIÓN Y LA DEMOCRACIA.

20140108001452-8324836665-d540d58956.jpg

La pregunta es sencilla pero fundamental: ¿puede la democracia ser revertida total o parcialmente dentro de un sistema verdaderamente democrático?...En otras palabras: ¿qué democracia que realmente lo sea arbitra trampas constitucionales para poder anular las leyes y los derechos ciudadanos cuando la oligarquía, la casta dominante, ve obstaculizados sus deseos?

Lectores "bien informados", "sensatos" y "de centro" me dirán que todas las constituciones occidentales se guardan ese as en la manga para poder mantener el orden. Y es verdad, pero eso no es una demostración de que los regímenes liberal parlamentarios son democracias sino la prueba del nueve de que por el contrario son estructuras dictatoriales encubiertas en las que la supuesta libertad del pueblo queda limitada estrictamente a su sumisión y falta de activismo. 

Así las cosas, en ineludible aplicación de la lógica filosófica y política, cualquier régimen que contemple estados excepcionales en los que se restrinjan o anulen de cualquier modo las libertades y derechos ciudadanos es de facto una criptodictadura y por lo tanto ilegítimo. Tal circunstancia, como ya hemos explicado hasta la saciedad en estas mismas páginas, abre de oficio un periodo constituyente y obliga moralmente al pueblo a derribar el ilegítimo régimen para instaurar una verdadera democracia. 

Cuando esa excepcionalidad antidemocrática no solo se estipula sino que además se pone en práctica la obligación moral de actuar para restablecer la democracia llevando hasta las últimas consecuencias la desobediencia activa y pasiva contra el poder ilegítimamente constituido, se convierte en moralmente indeclinable. 

Escribo esto a la vista de lo que está sucediendo en Hamburgo estos días, pero es de aplicación a toda Europa y a todo régimen que no sea verdaderamente democrático. 

El periodo constituyente está abierto, es hora de restablecer la legitimidad democrática. Está en vuestras manos. 

PD.- Otra pregunta: ¿qué diferencia existe realmente entre una policía "democrática" que puede actuar y de hecho actúa al margen de las libertades y derechos ciudadanos y los cosacos zaristas que reprimían la justa cólera del pueblo ruso o entre esa misma policía y una simple fuerza de ocupación?...

PD (11 de enero de 2014).- Otro ejemplo todavía más sangrante del asunto tratado en este artículo se ha vivido días atrás en Grecia cuando el gobierno títere del imperialismo bancario alemán prohibió y reprimió las legítimas y necesarias manifestaciones de protesta del pueblo griego para acallar todo atisbo de discrepancia dentro de un esquema autoritario, totalitario y puramente fascista. Hecho del que, por cierto, los medios de propaganda del ilegítimo régimen español (es decir: la práctica totalidad) apenas han informado en un nuevo ejemplo de la perentoria necesidad de expropiación y colectivización de dichos medios para apartarlos del control de la corrupta e inoperante oligarquía española y ponerlos al servicio del pueblo y la verdadera democracia. 

NOTA.- La fotografía es de Anders_hh.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.