Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2013.

HAN LLEGADO LOS BÁRBAROS.

20130605193927-gnuckx-roma.jpg

Todo lo que nos cuentan desde el totalitarismo liberal es mentira, absolutamente todo, sin excepción. Las mentiras de la propaganda liberal llegan incluso a los sesudos ensayos de grandes catedráticos universitarios y populares divulgadores en todos los ámbitos del saber humano. Incluyendo las humanidades e incluso ciencias tan denostadas por ellos como la historia.

Contaminan y mixtifican no solo la historia reciente, sino incluso la lejana, para arrimar el ascua a su sardina y crear una "sabiduría convencional" que sirva a sus intereses políticos, que justifique sus nocivos manejos.

Así, si un liberal cuenta la caida del imperio romano, obviará los cruciales asuntos sociales y económicos y convertirá aquella debacle en un ir y venir de invasiones con un conveniente acento nacionalista y una constante prevención contra los inmigrantes, proclamando siempre a los cuatro vientos que la toma del poder por parte del cristianismo no solo no resultó nefasta para la sociedad y el imperio sino que además, fue el cristianismo el que, según ellos, salvó la cultura clásica.

Esa es la versión liberal y es mentira. ¿Por qué ocultar la verdad?...Pues la causa es interesante y conviene que le dediquemos algunos minutos que no serán perdidos, que acaso nos sirvan de guía en los azarosos tiempos que vivimos.

Dejemos a un lado la propaganda liberal y preguntémonos por qué cayó el imperio romano. Tranquilos: seré breve, esquemático incluso. No necesito grandes y densos discursos me basta con pocas palabras para hacerme entender en este caso en concreto.

1.- Naturalmente el imperio romano nunca tuvo en su adn el igualitarismo ni la democracia. Fue desde el principio una dictadura militar en vías de convertirse en  monarquía helenística. No obstante en el año 212 de la era cristiana el emperador Caracalla extendió la ciudadanía romana a todos los habitantes libres del imperio. Eso representaba un paso sin precedentes en la igualación de derechos y en las libertades públicas del imperio. Un paso que la oligarquía trató siempre de revertir pudiéndolo lograr a lo largo del, no por casualidad, cristiano siglo IV. En ese momento, a partir de la llegada al trono del sangriento dictador Constantino (llamado el grande por los historiadores cristianos o afines) y a lo largo de los cien años siguientes, las leyes evolucionaron rápidamente para acabar con la igualdad y crear dos castas: la de los possessores (los ricos) , que tenían todos los derechos y la de los humiliores (los pobres) que fueron sometidos, y prácticamente hasta el siglo XI, a la condición de simples siervos. Los hombres libres iguales en derechos del reinado de Caracalla pasaron a ser simples esclavos sin derechos sometidos a la élite de los ricos.

2.- Naturalmente para llevar a cabo esta reforma social el poder imperial debió radicalizar su autoritarismo. Ahí es donde entra en juego el cristianismo que, a cambio de privilegios y de la eliminación de otras religiones y opciones ideológicas, convierte al emperador en una figura de origen divino. Es entonces cuando el emperador añade a su nombre el título Dominum Nostrum (Nuestro Señor) que llevarán todos los emperadores cristianos excepto Juan, considerado usurpador y defensor del ideal republicano. Es también ese el momento en el que el senado queda definitivamente apartado de la ecuación de gobierno, y con él los cargos del cursum honorum, pasando sus competencias a los condes, a los compañeros del emperador, a sus colaboreadores directos, nombrados fuera de toda norma constitucional por el simple capricho dictatorial del Dominum Nostrum.  

3.- Paralelamente se produce un feroz saqueo de lo público que pasará a manos de los possessores y de los nobles bárbaros contratados como mercenarios para mantener el orden de la oligarquía que cada vez verá con peores ojos la estructura imperial pasando a entenderse directamente con los jefes militares locales, lo que a la larga hará inútil la figura del emperador y llevará a la deposición del último de ellos en 476. La iglesia también participó activamente en este movimiento porque al desaparecer las estructuras de poder imperial a nivel local y provincial eran los obispos quienes ocupaban dichas parcelas de poder. El expolio de lo público continuó, intensificándose, después del 476 hasta que se logró que todo, incluyendo la justicia, fuese un asunto puramente privado y en manos, claro está, de la nobleza, de la oligarquía.

4.- Al mismo tiempo se produjo una intensa desmonetarización provocada tanto por la compra de productos de lujo a China e India como por la tesaurización del oro, lo que acabó con el comercio y los circuitos económicos beneficiando a los terratenientes (y entre ellos singularmente a la iglesia) que veían aumentar su riqueza con la desaparición del oro y por lo tanto el incremento de valor de sus productos agropecuarios en el circuito económico. Ello, que equivale a la actual austeridad pregonada por los neoliberales, causó una recesión económica de tal calibre que duró hasta bien entrado el siglo X...¡quinientos años!...

Esos fueron los factores reales, sociales, políticos, económicos, religiosos e ideológicos que destruyeron el imperio romano y arrastraron a Europa a mil años de oscuridad y pobreza, a la edad media.

Examinadlos bien...¿Podemos compararlos con el presente?

Pues eso: ¡sublevaos!

NOTA.- La fotografía es de Gnuckx.

Etiquetas: , , , , , , ,

CUESTIÓN Nº5:- ¿ES EL LIBERAL CAPITALISMO MODERNO, BENEFICIOSO Y DEMOCRÁTICO?

20130607155905-pedrosimoes7.jpg

Los propagandistas neoliberales, que suelen tener muy poca vergüenza y escasísimo respeto por la verdad y que siguen la máxima de Goebbels, ministro nazi de propaganda, de que una mentira mil veces repetidas se convierte en una verdad, insisten una y otra vez en identificar el capitalismo con la modernidad, el progreso, la prosperidad y hasta la libertad. Pero sabemos que mienten.

El capitalismo no fomenta la prosperidad sino el anómalo reparto de los recursos disponibles potenciando su acumulación en unas pocas manos lo que conduce a la pobreza y la miseria a grandes masas de la población. Ocurre, sin embargo, que los propagandistas del capitalismo liberal solo enfocan a los beneficiados por el asimétrico, injusto e ineficaz reparto de los recursos dejando deliberadamente en la sombra las devastadoras consecuencias de esa acumulación de riquezas y privilegios en unas pocas manos.

Tampoco representa el capitalismo el progreso. Lo vemos cada día cuando analizamos el modo en que lo frena en aspectos fundamentales tan solo para mantener las ganancias de la oligarquía o imponer su ideología teocrática y puritana. Ningún progreso cabe esperar del capitalismo sino puede convertirse en un medio de acumulación de mayor fortuna por parte de las oligarquías. Y ello implica necesariamente que capitalismo y verdadero progreso son incompatibles. Máxime cuando sabemos que cualquier innovación se articulará, dentro de la mentalidad capitalista, como negocio de unos pocos y privilegio de quienes puedan pagar por la innovación privando de ella a los ya previamente despojados por el sistema. Sin embargo el progreso o es de todos o no puede considerarse tal sino privilegio y forma de lucro indebido y explotación culpable.

Menos aún son sinónimos capitalismo y libertad por mucho que a los políticos y propagandistas capitalistas se les llene la boca con dicha analogía. Basta decir que siendo el capitalismo un sistema ineficaz e injusto en el aprovechamiento y reparto de recursos y que su naturaleza misma se basa en la injusticia y el dominio de unos grupos sociales, religiosos e incluso étnicos sobre otros, no puede desenvolverse sin recurrir a la opresión. Así vemos que en primer lugar el parlamentarismo liberal afín al capitalismo no es propiamente un sistema democrático de gobierno y que, a pesar del mantenimiento de la apariencia electoral, las instituciones no representan al pueblo ni a sus intereses sino a los de las oligarquias y las exigencias de verdadera democracia son sistemáticamente reprimidas por el estado por medios propios de dictaduras. Por lo tanto podemos afirmar que el parlamentarismo liberal es una democracia solo en apariencia pero esconde una dictadura.

De modo que la respuesta a la pregunta que ilustra el título de este artículo es que, por mucho que se empeñen los propagandistas capitalistas, es mentira que el capitalismo sea sinónimo de libertad, progreso o prosperidad.

Y también es mentira que sea sinónimo de modernidad.

La mentalidad capitalista, la base misma de su ideología, tiene su origen en los últimos siglos de la edad media y arraiga en los intereses, creencias y puntos de vista de los grandes comerciantes y banqueros que surgieron en las ciudades a finales del siglo XIII cuya mentalidad, enfrentada a los avances del Renacimiento, mostró su pulsión regresiva arriscándose en una concepción teocrática, oscurantista, retrógrada y medieval del mundo a través de la Reforma Protestante primero y de la Contrarreforma Católica después. De modo que la mentalidad capitalista era ya atrasada y regresiva en el siglo XVI. Y eso no ha cambiado desde entonces.

Antes al contrario: puesto que los burgueses más ricos se hicieron con el poder en la mayor parte de los países protestantes acabaron imponiendo su atrasada mentalidad al desarrollo político, jurídico, moral, social, espiritual y cultural de los mismos perpetuando sus concepciones medievales hasta nuestros días, cuando las imponen sobre el mundo mediante instituciones ilegítimas como el FMI, la ONU, o la UE, destinadas a imponer la ideología y los intereses de la oligarquía mundial sobre los pueblos mediante la habilitación de regímenes parlamentarios liberales que, como hemos visto, distan mucho de ser democráticos y se basan en la propaganda ideológica, el fraude y la represión dictatorial de la disidencia.  
Por lo tanto el capitalismo y el liberalismo que le da sustento ideológico no son una opción moderna ni de futuro sino un repetir fórmulas añejas (de perpetuar ideologías arraigadas en la Edad del Bronce)  que ya estaban anticuadas en el siglo XVI y con las que pretenden seguir rigiendo el mundo en el XXI. En definitiva: podemos afirmar que el capitalismo es una ideología obsoleta e incompatible tanto con el progreso como con la justicia social, que nunca pretendió y, por lo tanto, con la verdadera democracia.

 NOTA.- La fotografía es de Pedro Simoes 7.

GOLPISTAS CON PIEL DE CORDERO.

20130608174506-filipe-ferreira.jpg

El único medio de conseguir frenar el golpismo neoliberal que estamos sufriendo en toda Europa y, por supuesto en España, es implementar una amplia unidad del pueblo frente al golpismo, frente a las políticas de terrorismo social impuestas por la troika y los traidores internos. En otras palabras: un articulado, poderoso y firme FRENTE POPULAR con un solo objetivo: tomar el poder (si es posible mediante los adulterados instrumentos institucionales del parlamentarismo liberal, en caso contrario, y teniendo en cuenta que los mismos son ilegítimos y sin validez legal alguna, utilizando los métodos más efectivos posibles entre los que cabe destacar la huelga general revolucionaria, las ocupaciones y colectivizaciones y la organización de milicias de autodefensa ciudadana frente a los instrumentos represivos del estado oligárquico y criptodictatorial) y llevar a cabo una profunda, radical y absoluta reestructuración social, económica, política y moral que suponga el completo aniquilamiento de los valores, estructuras y falsas ideas del liberalismo capitalista y todas sus equivocadas y nocivas formas de totalitarismo. No puede existir la verdadera democracia dentro de un esquema egoísta, piramidal, clasista e insolidario donde siempre se beneficia a la oligarquía a costa de robar y privar de derechos al pueblo. Este es un punto sobre el que no cabe discusión.

Para conseguir dicho frente es preciso unir a todas las facciones, grupos, corrientes y sensibilidades que conforman la parte sana de la sociedad pero teniendo mucho cuidado de no dejarse engañar, de discriminar cuidadosamente el grano de la paja.

En ese sentido debemos tener muy claro que las organizaciones políticas o sindicales que participan en el régimen y lo apuntalan no pueden reconocerse como democráticas ni como parte sana de la sociedad. Ello inhabilita por completo a partidos turnistas y colaboracionistas como el PSOE y a sindicatos igualmente colaboracionistas, correas de transmisión del pensamiento y las políticas neoliberales del régimen, como UGT o CCOO, para ser tenidos en cuenta a título de interlocutores válidos en cualquier diálogo que condujese a la necesaria unidad.

Debemos recordar las políticas del PSOE en el gobierno, tanto en el periodo de Felipe González (y la trayectoria anterior y posterior de este) como de Zapatero y el modo en que el actual líder del partido está pactando secretamente con el gobierno intruso de Rajoy para apuntalar el ilegítimo régimen o las palabras y culpables actuaciones del conspicuo psoeista (que no socialista) Joaquín Almunia en relación con la imposición de las medidas del golpismo neoliberal desde Bruselas.

Debemos recordar también el pactismo claudicante y traidor de UGT y CCOO (desde los Pactos de la Moncloa al de Toledo, pasando por tantos y tantos convenios colectivos que fueron cediendo derechos y poder adquisitivo de los trabajadores), su organización de huelgas generales inocuas, tan solo testimoniales que no buscaban cambiar el sistema sino legitimarlo, su participación en las cajas de ahorros durante las estafas urbanísticas y preferentistas, la alegre e inmediata aplicación de la injusta y salvaje reforma laboral a sus propios trabajadores,  el hecho de que el representante de CCOO en el conciliábulo de "sabios" a sueldo del capital ha votado a favor del desplome de las pensiones...

...y tantas y tantas traiciones y desvergüenzas de estas organizaciones derechistas.

Debemos tener todo eso en cuenta para saber que ningún pacto transformador puede caber con esa gentuza traidora y neoliberal. Ni PSOE, ni UGT, ni CCOO forman parte de la porción sana de la sociedad española. Son, por el contrario, membresía conspicua de la gangrena social y política que representa el régimen.

Cuando llegue la unidad, el FRENTE POPULAR REVOLUCIONARIO, deben quedar al margen del mismo. Hasta entonces, si es que tenéis algo de vergüenza democrática y providad social y política quienes militéis en esas organizaciones llamandoos de izquierda solo tenéis una salida digna: ABANDONADLAS. LOS QUE SIGÁIS MILITANDO EN PSOE, UGT Y CCOO SOLO PODRÉIS SER CONSIDERADOS COMO TRAIDORES NO SOLO A VUESTRA CLASE, TAMBIÉN A ESPAÑA ENTENDIDA COMO PUEBLO Y NO COMO MARCA OLIGÁRQUICA.

 ¡TENED VALOR, SUBLEVAOS!

NOTA.- La fotografía es de Filipe Ferreira.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

LOS ANTIDISTURBIOS ESTÁN TRISTES (POBRES)

Pues sí, andan por ahí lloriqueando porque nos los quiere nadie. ¿Por qué será?...

Resulta que el sindicato UFP (Unión Federal de Policía) está celebrando su V Asamblea Nacional de Unidades de Intervención Policial (vulgo: antidisturbios) y el coordinador del área, un tal Emilio Martín Dueñas tiene la poca vergüenza de hacer declaraciones a la prensa lamentando la "ausencia de reconocimiento social" de dichas fuerzas represivas.

Es curioso porque cuando uno nota que su actividad no es valorada por la sociedad el primer paso que debe dar, al menos si no está enfermo de egolatría y totalitarismo fascistoide, es preguntarse qué está haciendo mal. Cual es la causa última del efecto. Claro, en este caso concreto la respuesta, sencilla, es incómoda porque obligaría a los integrantes del cuerpo represivo a hacerse planteamientos morales que su falta de valor e integridad moral les impide asumir. Todos sabemos, ellos también, lo que está sucediendo. Hay una minoría de banqueros, empresarios y políticos corruptos que están desvalijando España, que están saqueando las arcas del estado, poniéndonos los grilletes de colonia a favor del imperialismo extranjero y arrebatándonos los derechos sociales, laborales y políticos. Y cuando el pueblo sale a la calle a exigir el cese de esos actos criminales, de ese terrorismo social y de estado, esa minoría manda a unos desclasados uniformados a repartir estopa. A apalear al pueblo que lucha por la democracia y la libertad de España.

Si los represores de la UIP quieren ser respetados por su pueblo, por sus amigos y familias, obviamente deben romper sus lazos de sumisión a sus amos corruptos y traidores y unirse a las legítimas e imprescindibles protestas ciudadanas. Si en lugar de eso, como han hecho hasta ahora, y con un entusiasmo mucho más que evidente, se lanzan a la represión, naturalmente merecerán el desprecio y el odio de aquellos que protestan legítimamente y son tratados por ellos como enemigos sin derechos.

Pero no, en lugar de reflexionar y demostrar que son hombres de honor, ciudadanos útiles, estos represores del régimen, por boca de su representante sindical, piden reconocimiento: "corporativo, institucional y social"...en otras palabras: carta blanca para continuar con sus excesos en la represión, respaldo político constante a esos excesos, sean cuales sean (y hemos visto ya mucho en los últimos años y seguramente veremos mucho más) y una campaña propagandística, de márketing, que santifique su condición de sicarios de la mafia gobernante presentándolos como héroes.

Ni se arrepienten de su condición ni tienen la valentía moral de plantearse sus errores, simplemente piden impunidad y propaganda, lo que implica de facto que están dispuestos a encanallarse más todavía (y ya sabemos hasta donde pueden llegar los funcionarios represores al servicio de una dictadura sea esta más o menos encubierta) sin vergüenza y sin ánimo de enmienda.

Pero claro, basta escuchar las palabras del representante sindical para comprender de qué pie cojean y qué clase de disfunción mental padecen: la identificación ideológica con sus amos.

Dice el tipo que: "están en las calles para defender los estamentos democráticos"...lo cual es muy significativo, pensémoslo: los estamentos democráticos. Es decir: a los políticos del sistema y las instituciones que han parasitado para imponer su golpismo neoliberal al pueblo. Estos represores no son policías al servicio del pueblo, son secuaces de los políticos corruptos y los banqueros y empresarios robaperas, están para reprimir al pueblo y defender a quienes se benefician de un régimen ilegítimo, perjudicial para la mayoría y profundamente corrupto.

Además, añade: "que parece que se está dando más importancia a algunos grupos antisistema que a la actuación policial"...o sea: que el pueblo que protesta porque le están arrebatando la sanidad, la educación, la libertad, los derechos sociales y civiles son los "antisistema" y las cuadrillas de matones que los apalean en defensa de un sistema corrupto e injusto son los respetables...eso ya demuestra un sesgo ideológico mucho más significativo, y absolutamente repugnante. Es la eterna retórica del funcionario represor. Si estuviéramos en el III Reich los antisistema serían los judíos sublevados en el gueto de Varsovia y la "actuación policial" lo que hicieron los nazis. Pensando así, luego pasa lo que pasa en la calle. Y estas unidades de mercenarios (pobres, porque además ni siquiera están bien pagados, lo que demuestra además de su miseria moral su estulticia) uniformados tienen luego el "reconocimiento" que tienen.

Pero también es muy significativo el temario que van a tratar en esa Asamblea (que dudo mucho se parezca a una asamblea de verdad). Por un lado la historia de la unidad, lo que apesta a manipulación ideológica del papel de la misma. Contar la "historia" a menudo cumple en las organizaciones jerárquicas y uniformadas con elementos poco formados intelectualmente el papel de imposición de un superego, una doctrina ideológica que construye una identidad corporativa destinada a la identificación de los miembros del grupo. En otras palabras: un medio sectario de lavado de cerebro y de programación del robocop desposeído de su condición de ciudadano y de obrero en aras de la "historia" y el "prestigio" de la unidad. Es un truco viejo de fanatización de sobra conocido.

Además van a hablar de la "presión de los grupos antisistema" y del "papel de la prensa".

En otras palabras: de métodos de contrainformación para acallar la voz del pueblo y generar un discurso amañado que imponer desde los medios propagandísticos del régimen, una justificación para sus actos represivos que, moralmente, no la tienen. Eso, hay que decirlo, es cualquier cosa salvo un posicionamiento democrático. De hecho apesta a totalitarismo.

Para finalizar, y se trata también de una decisión que les retrata, van a invitar para  clausurar su asamblea (o lo que sea que hagan) a, ojo, Cristina Cifuentes y al delegado del gobierno en Castilla- La Mancha...en otras palabras: le lamen los pies a sus amos demostrando que se han separado por completo de los problemas de su pueblo. Unos problemas que también les afectan a ellos y a sus familias como miembros de la clase obrera.

De modo que ¿reconocimiento social?...¡Que os den!...

Si en lugar de servir al pueblo servís a la clase corrupta y traidora no podéis esperar otra cosa que desprecio de la parte sana de la sociedad.

Etiquetas: , , , ,

LOS PROGRES ATACAN DE NUEVO.

Nada ha hecho tanto daño al pueblo en Europa como la conversión de los sindicatos de clase en organizaciones subvencionadas por el régimen parlamentario liberal y leales al mismo. Tampoco nada ha sido tan lesivo como la sustitución de los partidos socialistas por otros domesticados, tildados de socialdemócratas y solo tibiamente keynesianos. Naturalmente nada de eso fue casual sino fruto de imposiciones subrepticias desde el imperialismo capitalista yanqui que estableció en 1945 un dominio oculto en absoluto democrático que todavía perdura y que está destinado a imponer el modelo de criptodictadura parlamentaria capitalista vigente en los Estados Unidos sobre Europa.

En ese contexto los espantajos que nos ofrecen como "izquierda" dentro del régimen representan en realidad a la derecha. Al ala más moderada del derechismo oligárquico y no hace falta ser demasiado listo para comprenderlo así.

Esta semana hemos tenido dos ejemplos más que evidentes de ello.

Por un lado el pacto que el PSOE, partido turnista y por lo tanto liberal y comprometido en el golpe oligárquico que padecen los pueblos de Europa, con el gobierno intruso de Rajoy y los cleptócratas del PP.

Ese pacto es un ejemplo perfecto de demagogia y terrorismo social. Sus primeros puntos piden la integranción bancaria y la desfragmentación del mercado financiero, acciones que redundarán en la apertura de un gran campo de especulación y dominio de las oligarquías financieras sobre Europa en general y España en particular lo cual solo tendrá un efecto: la intensificación de los ataques y destrucción de los derechos del pueblo y del llamado estado del bienestar para beneficio de las minorías acaudaladas, que verán aumentar exponencialemente su capital a través de la expropiación de lo público y su conversión en negocio privado. Es decir: más de lo mismo. Reclaman seguir destruyendo la democracia y progresando en la dictadura oligárquica.

Pero, como eso, a palo seco, queda muy mal, luego añaden puntos "por el empleo juvenil" y " el fin de la austeridad" que son absolutamente inviables si se cumplen los primeros del acuerdo puesto que unos y otros son incompatibles. Es como si Hitler después de proclamar la supremacía de la raza aria dijera que iba a buscarles a los judíos unos bonitos asentamientos con pleno empleo y sin problemas de pensiones de vejez. Uno de los dos factores se contradice con el otro y cabe preguntarse a cual de las dos partes de la ecuación están mintiendo.

La respuesta es sencilla. Entre los oligarcas especuladores y explotadores y el pueblo ya sabemos de parte de quién se ponen siempre. Entre la democracia y el enriquecimiento ilegítimo de unos pocos delincuentes mafiosos, también.

Los sindicatos del régimen (UGT, CCOO, USO) por su parte, salen a la calle para protestar por las "políticas de austeridad" que podrían parar si fueran organizaciones combativas y no estructuras de poder al servicio del capital y se dedican a "pedir a los gobernantes que escuchen a los ciudadanos"...lo que implica reconocer los gobiernos ilegítimos del régimen golpista neoliberal, renunciar a la lucha por la democracia, que es indisociable de la lucha de clase, y canalizar el descontento mediante acciones (manifestaciones) del todo inicuas para el régimen.

En resumen: los progres, que ni son demócratas ni defensores del pueblo ni sirven para otra cosa que para permitir la demagogia bipartidista de política única del régimen, atacan de nuevo. No os dejéis engañar. Con esas organizaciones vendidas al capital y su ideología blanda y colaboracionista no vamos a ninguna parte.

¿Queréis democracia, prosperidad y justicia? Solo tenéis un camino: derribar el régimen liberal capitalista y establecer una verdadera democracia al servicio del bien común. ¡Sublevaos!

Etiquetas: , , , , , ,

LAS CIFRAS DEL GOLPE NEOLIBERAL.

Si hay algo que no mienten son las cifras, los números.

Más allá de toda demagogia, de toda propaganda, de toda cortina de humo la enunciación escueta de magnitudes numéricas aclara culquier situación por muy enrevesada que esta sea. De modo que procedamos a ello.

Desde 2008 el número de ricos, de millonarios, en España ha pasado de 127100 a 144600. Ello en plena crisis. ¿Qué puede significar?...algunos dirán que unos cuantos individuos avispados, emprendedores, han sabido aprovechar las oportunidades de negocio propicias para sus intereses. Pero en medio de una economía virtualmente en recesión ¿qué oportunidades de negocio pueden ser esas?...parece evidente que poco limpias y bien pegadas al poder dominante y a prácticas vinculadas a la especulación, la malversación de lo público, el cohecho, el tráfico de influencias y otros delitos propios de la clase oligárquica, que aumenta su riqueza a costa de arrebatársela a la mayoría con malas artes, muchas de ellas legalizadas y santificadas por el ordenamiento jurídico y social de un régimen esencialmente jerárquico y corrupto que dista mucho de ser verdaderamente democrático.

En ese mismo periodo 400000 españoles, la mayoría jóvenes y con excelente formación académica, han tenido que emigrar, 500000 familias han sufrido desahucios, los nacimientos han disminuido un 13%, la esperanza de vida en torno al año y 2 200000 niños han caído por debajo del nivel de la pobreza, estando el 17% de los mismos en niveles de pobreza severa y sufriendo malnutrición.

Estas son las cifras que está arrojando el golpe neoliberal que estamos sufriendo. Solo algunas de ellas. Pero, todas, en general, siguen el mismo tenor.

La pregunta es: ¿váis a seguir creyendo en la falacia de la crisis?¿en que lo que sucede es neutro e inevitable? ¿o váis por fin a empezar a luchar por vuestros derechos y vuestro futuro y el de vuestros hijos? ¡sublevaos! El régimen debe ser derribado, el único cámino es la instauración de una verdadera democracia que como tal solo puede ser social e igualitaria.

Etiquetas: , , , ,