Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA LECCIÓN: EL DESABASTECIMIENTO EN VENEZUELA.

20131205135116-garryknight-2-.jpg

La propaganda liberal-capitalista siempre juega las mismas bazas cuando se trata de combatir modelos alternativos de sociedad. Una de las jugadas clásicas es sembrar y airear el desabastecimiento de los centros de venta para deducir de inmediato que el socialismo o el camino al mismo genera pobreza y que solo el capitalismo garantiza las tiendas llenas. Lo hicieron en la transición de la Unión Soviética a la actual dictadura rusa, lo hacen habitualmente con Cuba y ahora están haciéndolo con Venezuela. Naturalmente mienten, se trata tan solo de propaganda y demagogia. Por ello conviene que la parte sana de la sociedad no se deje engañar por la propaganda del enemigo común y que extraiga las lecciones debidas de los diferentes escenarios de desabastecimiento. 

Seré breve en las explicaciones porque no es preciso extenderse demasiado en lo evidente. 

Veamos, pues:

1.- El desabastecimiento de los mercados rusos que tanto difundieron los "informativos" occidentales, liberal-capitalistas, no durante el comunismo, cuando a parte de no poder entrar en la URRS hubieran encontrado comercios llenos de productos, sino en el cambio de régimen, no se debió en modo alguno a la aplicación del comunismo. Aquel desabastecimiento fue causado directamente por la aplicación del capitalismo. Parte de la estafa del capitalismo se basa en la llamada ley de la oferta y la demanda mediante la cual la escasez (real o artificial) de un producto justifica subir su precio. Se trata, obviamente, de una maniobra especulativa, un medio de aumentar el valor añadido de un producto. Lo que causó el desabastecimiento de los mercados rusos en aquel cambio de régimen fue el ansia de enriquecimiento rápido de los especuladores. Fomentando la escasez obtenían más beneficio al vender los productos que retenían artificialmente. En otras palabras, y aunque sea redundar en lo ya expuesto: fueron los mecanismos de la especulación capitalista y no los del comunismo los que generaron la escasez y subsiguiente carestía. 

2.-En Cuba la causa del relativo desabastecimiento es sencilla de encontrar y entender: el embargo imperialista de los Estados Unidos que solo defiende la libertad de mercado cuando beneficia a los intereses de su oligarquía. Si Cuba hubiera podido comerciar libremente desde 1959 en lugar de ver su economía asfixiada por el imperialismo capitalista yanqui, nada hubiera faltado en la isla. Luego también en este caso la causa del desabastecimiento no es el comunismo ni el socialismo, sino el capitalismo y sus añagazas imperialistas. Debemos tenerlo claro.

3.- Llegamos por fin a Venezuela, cuyo desabastecimiento no deja de ser aireado por los medios propagandísticos del liberal-capitalismo (es decir: la práctica totalidad de los medios de comunicación). Aquí la lección a aprender es que no debe hacerse una revolución incompleta como a menudo pretenden muchos de los "indignados" e "indignadetes" e incluso algunos "rojeras" y "rojillos" españoles. Aunque parezca un contrasentido no se puede avanzar hacia la democracia por el camino de los votos, el parlamentarismo liberal está pensado para mantener en el poder a los oligarcas y utilizarlo para democratizar una sociedad desalojándolos por el camino de las urnas resulta prácticamente imposible. Paralelamente si se pretende el cambio institucional y político sin abordar antes el económico, la revolución está abocada al fracaso. Si se permite que la oligarquía mantenga en su poder los resortes económicos mientras se pretende el cambio político y social lo que hará esa oligarquía, como está haciendo en Venezuela, es dedicarse al sabotaje, dificultar de todos los modos posibles el cambio para acabar impidiéndolo por completo. No otra cosa está haciendo la oligarquía venezolana y eso cabría esperar de la española si se pretendiese efectuar un cambio político sin llevar a cabo previamente el económico. El primer paso para un efectivo avance democrático es que el pueblo tome el poder político y, de inmediato, proceda a la nacionalización y colectivización de los medios económicos incluyendo las fortunas acumuladas ilegítimamente por los oligarcas desde al menos el régimen de Alfonso XII puesto que, como se ha explicado hasta la saciedad en estas mismas páginas, el actual es una simple continuación de aquel y del expolio al estado que este significó. 
Esa es la lección de Venezuela: a la democracia no se llega por las urnas y cualquier cambio político y social está llamado al fracaso si se permite que la oligarquía mantenga en su poder los resortes económicos del país. Aprendedla porque el actual golpismo neoliberal nos obliga a luchar por la democracia sin dilaciones. El golpismo nos ha colocado, nos guste o no, en la vanguardia de la lucha obrera, del combate por el socialismo y la democracia que son una y la misma cosa. Aprended y luchad. El futuro es nuestro si lo sabemos conquistar.  

NOTA: la fotografía es de Garry Knight.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: aprendiz

Estoy contigo en que ese cambio tiene que producirse en todos los niveles como dices, pero para que ese cambio dure y sea para quedarse, tiene que venir de abajo a arriba (gracias a un cambio de mentalidad de la sociedad) cualquier cambio (por muy bueno que sea) si se impone por unos pocos está condenado a la larga al fracaso y a ser sustituido por otro, bien por la fuerza o bien, a que poco a poco se vaya transformando en un sistema nefasto como el que sustituyo.

Fecha: 10/12/2013 16:25.


Añadir un comentario



No será mostrado.