Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS MUERTOS DEL PP

20130703205147-kirstyhall.jpg

No voy a recordar aquí el genocidio tramado por el nacionalcatolicismo y la oligarquía contra el pueblo español que luchaba por la democracia y la justicia social en 1936. No voy a hablar de las torturas, asesinatos y violaciones indiscriminadas cometidas por los abuelos y los padres de los actuales militantes del PP, no voy a decir nada sobre las fosas que siguen escondiendo, nada sobre la represión salvaje y la corrupción intrínseca del régimen franquista que permitió, entre otras cosas, la organización por la iglesia de mafias dedicadas al robo de niños, delito que, no nos engañemos, sigue sin investigar en profundidad.

No. Los crímenes del franquismo pesan sin ninguna duda sobre la repugnante concienciencia de la derecha española, de los militantes, votantes y simpatizantes de ese partido criminal, antipatriota, desleal y corrupto que es el PP. Pero no voy a hablar de eso aquí. No quiero ponerles fácil la respuesta. Ya sabemos que tienen respuestas prefabricadas para todo. Si yo les nombrase los crímenes de sus mayores se rasgarían las vestiduras pronunciando el "palabro" guerracivilismo y criminalizando acciones que no fueron, en caso de darse, sino la legítima defensa del pueblo frente a un plan de exterminio premeditado y llevado a cabo con milimétrico sadismo fascista.

Dejaremos, pues, el pasado anterior a 1977.

No hablaré tampoco de los crímenes cometidos por la ultraderecha, más tarde desembocada en el PP, durante la llamada transición y que tantos jóvenes sanos y prometedores dejaron en el camino para asegurar un régimen liberal controlado por la oligarquía nacionalcatólica con la indispensable y culpable complicidad del PSOE.

Al hablar de los muertos que el PP carga sobre sus espaldas y demostrar la absoluta falta de respeto a la vida humana y a la ciudadanía de esa cuerda de facinerosos robaperas pijo-fascistas, me basta con centrarme en este siglo.

Tampoco voy a hablar de las personas que han muerto y van a morir por las privatizaciones de la sanidad, de las que han caído en la indigencia y seguramente morirán oscuramente a causa de las medidas de terrorismo social implementadas por el gobierno intruso y golpista de Rajoy. Nada de eso. Quiero hacer reflexionar a quienes todavía hoy simpatizan con unas siglas, con una organización tan incivilizada y nociva que debe desaparecer de la ecuación social y política de España para que en este país exista una remota posibilidad de progreso y democracia. Una organización criminal y corrupta que debe ser ilegalizada y cuyos responsables deben comparecer ante tribunales democráticos, tribunales del pueblo, para responder por sus constantes y numerosos crímenes que abarcan desde el terrorismo social a la alta traición.

No, para apelar a la conciencia de los todavía simpatizantes de la mafia pepera y hacerles reflexionar sobre la calaña de aquellos bajo cuyas banderas militan me basta con poner sobre la mesa algunos casos señeros y modernos:

1.- Los muertos en los atentados del 11 de marzo de 2004, causados por el seguidismo de un aznarato ultrarradical ( y luego bien recompensado) del imperialismo yanqui. Sin nuestra ilegal intervención en Iraq para que los Estados Unidos se pudiesen apoderar de los recursos de un país independiente convertido en colonia, no hubiéramos padecido esa masacre. Aquellas doscientas personas seguirían vivas. Hay que recordar también el modo en el que reaccionó el gobierno del PP en semejantes circunstancias. Con tal de ganar las elecciones y no afrontar la responsabilidad de sus líderes (Aznar, Rajoy) que todavía no ha sido adecuadamente juzgada, recurrieron a la mentira, la mixtificación y la desinformación. No les sirvió de nada. La sociedad reaccionó a tiempo y los desalojó de la Moncloa que ocupaban ilegítimamente desde el mismo instante en que empezaron a servir los intereses de una minoría y de unas potencias imperialistas extranjeras en lugar de los de la mayoría social, de la detentadora de la soberanía nacional. Es decir: desde 1996.

2.- Los muertos del Prestige. Pensará el lector que no hubo muertos en esa catástrofe, pero se equivoca. La inoperancia del ilegítimo gobierno de Aznar, comandado en aquel asunto por Mariano "Hilillos de Plastilina" Rajoy, causó una masiva marea negra que fue limpiada no por el estado sino por miles y miles de voluntarios que en muchos casos empezaron años después a padecer secuelas a causa del contacto con los agentes patógenos del crudo derramado con la mala suerte de que las políticas de privatizaciones de la sanidad pública del PP y de la precarización del nivel de vida les ha privado y seguirá privando de una atención adecuada. El PP causó la crisis y el PP está rematando a los heroicos voluntarios del 2002 en Galicia.

3.- Los 62 militares españoles muertos en el accidente del Yak-42 en Turquía el 26 de mayo de 2003...invito a todos los lectores, pero especialmente a los relacionados con el ejército (que, no nos engañemos, en España siempre ha sido derechista) a considerar no solo la falta de consideración hacia unos profesionales al servicio de España (y subcontratados por el gobierno para servir al imperialismo yanqui) que representaba trasladarlos en aparatos en semejantes condiciones, sino todas las desvergonzadas infamias que desde entonces y hasta el día de hoy se han sucedido por parte del PP contra la memoria y los familiares (también contra el respeto debido al ejército como institución y a sus miembros como profesionales con clara vocación de servicio) de aquellos caídos. Caídos por la desidia y la rácana falta de respeto de un gobierno.

4.- Los 43 muertos del accidente del metro de Valencia en 2006, bajo el gobierno regional del PP, y, de nuevo, la falta de respeto del partido y sus dirigentes hacia las víctimas y sus familiares, hacia el pueblo en general, y el modo siempre capcioso y torticero en el que tratan de eludir su responsabilidad.

Son solo ejemplos de los muertos que el PP carga a sus espaldas en los últimos años.

No digo nada más. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

NOTA.- La fotografía es de Kristyhall.

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.