Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2012.

CLEPTOCRACIA ESPAÑOLA.

Lo de Díaz Ferrán, antiguo dirigente de la CEOE, no es una excepción, es un síntoma. Una muestra de la calidad moral y política de quienes manejan los hilos en España.

Desde estas páginas llevamos años denunciando que no hay democracia ni prosperidad posible si no eliminamos a la oligarquía que lleva casi doscientos años parasitando el país y procedemos a reestructurar el orden social, económico y moral de España generando acto seguido una realidad política nueva y completamente diferente.

Lo sucedido con Díaz Ferrán, como lo sucedido con Ruiz-Mateos, las diversas tramas de corrupción político-empresarial a todos los niveles, la estafa del llamado rescate a la banca no son sino síntomas evidentes de una gravísima enfermedad parasitaria que sufrimos todos, que representa el mal colectivo de la nación: la oligarquía cleptocrática.

Hay una casta de ladrones, sinvergüenzas y criminales de diversa laya que han convertido el estado en un zombi de sus intereses, de sus sucios manejos, de sus fraudes, robos y chanchullos. Una mafia que solo sabe poner el cazo para ordeñar la vaca de España, privatizar ilegítimamente, arrebatar al pueblo sus derechos sociales y civiles, explotarlo, exigir un retorno al feudalismo y la esclavitud y aliñar ese criptogolpismo protofascista con leyes restrictivas de las libertades públicas que prostituyen la democracia (si democracia podemos llamar al parlamentarismo liberal, cosa bastante dudosa) y con la represión directa de cualquier asomo de legítima protesta.

Ese es el problema. Y lo sabemos. Sabemos también que solamente tiene una solución: es preciso derribar el régimen.

Y es ahí donde nos encontramos con el verdadero problema, y es triste que tenga que seguir repitiendo lo mismo a estas alturas: vuestra ignorancia y vuestra cobardía.

Ninguna tiranía dura si el pueblo que la sufre merece ser libre. Con la perspectiva histórica de la que disfrutamos podemos afirmar que solo merecéis ser lo que sois: periecos en proceso de hilotización. En otras palabras: gentuzilla despreciable.

Etiquetas: , , ,

POR LA UNIÓN DE REPÚBLICAS SOCIALISTAS EUROPEAS

¿A alguien le queda todavía alguna duda de que dentro del régimen liberal capitalista los únicos que se benefician son los oligarcas, los que manejan los grandes bancos y multinacionales?¿A alguien le queda alguna duda de que los recursos económicos son limitados y que el único modo de que unos pocos acaparen mucho es que la mayoría lo pierda todo?¿A alguien le queda alguna duda de que la Unión Europea es un instrumento totalitario y cada vez más autoritario del golpismo oligárquico, de que su única función es ponerse al servicio de los criterios de privatización, de eliminación de derechos sociales y políticos acordados por los fanáticos ultraliberales en la OMC en 1994?¿De que si seguimos así la UE se convertirá no tardando mucho en una especie de IV reich...?...¿y que esta vez nos tocará a los mediterráneos el papel de judíos...?

Pues bien: no podemos seguir así. Hay que replantear la realidad, abrir horizontes y caminos. Mientras nuestro presente y nuestro futuro, mientras nuestra condición venga marcada por los designios de la ortodoxia neoliberal no podemos esperar nada, habremos de abandonar toda esperanza, como en el infierno de Dante que, por otro lado, es lo que el régimen vigente nos destina y nos reserva. Somos condenados sin culpa, aunque culpabilizados para justificar un castigo que significa el beneficio de nuestros amos. El único camino de salvación es cambiar los parámetros, aspirar al paraíso.

Somos esclavos y por lo tanto nuestro único medio de liberación es la sublevación y, para ello, debemos olvidar los mitos interesados impuestos y promocionados por el poder, dejar de creer en la ficción tejida por quienes quieren dominarnos y ser capaces de generar escenarios nuevos, primero en nuestras mentes y corazones, luego conquistando la realidad.

Y la primera superstición que debemos eliminar en nuestras mentes es la equivalencia artificial entre parlamentarismo liberal y democracia. Ya hemos hablado hasta la saciedad de ello en estas páginas y por lo tanto no abundaremos en este artículo. Pero el hecho es que no puede existir una verdadera democracia sin un efectivo reparto de los recursos y una sociedad abierta sin cargas morales procedentes de apriorismos religiosos ni barreras invisibles que impidan el progreso social vinculado al mérito. Sin unas condiciones de base homogéneas en las que un rico y un pobre tengan la misma formación, las mismas oportunidades laborales y el mismo soporte médico y social. Sin  una sociedad en donde, de hecho, no existan verdaderos abismos económicos entre unos y otros.

Evidentemente la Unión Europea está al servicio de ese espejismo del parlamentarismo liberal y no resulta útil como instrumento verdaderamente democrático, de modo que hay que destruirla como molde inútil, resetearla, someterla a una profunda metamorfosis democratizadora.

Y hay que insitir: la democracia no está en las elecciones y los parlamentos, aunque estos puedan formar parte de ella, la democracia está en una sociedad igualitaria y libre que erija igualitarismo y libertad a referencias fundamentales de su entidad constitucional.

¿Dónde encontrar un modelo que garantice dichos valores?...evidentemente en el socialismo democrático que, ojo, no tiene nada que ver con la corrupta socialdemocracia y mucho menos con el totalitarismo comunista.

La única opción para conseguir una unidad europea verdaderamente democrática es la toma del poder por el pueblo en los diferentes países y el establecimiento de una Unión de Repúblicas Socialistas de Europa. Unas repúblicas donde la democracia abarque desde el asamblearismo de barrio y la implicación de la sociedad en las decisiones políticas no necesariamente (es más: a ser posible sin ser) canalizadas por partidos u otras superstructuras de poder. Unas repúblicas donde el poder municipal, regional, nacional y federal no se contaminen entre sí permaneciendo separados y apartados de superstructuras globalizadoras (léase partidos o asociaciones de cualquier tipo que actúen en los diversos ámbitos), donde los poderes ejecutivos, judiciales y legislativos mantengan realmente su independencia. Unas repúblicas donde no se admita la articulación de ideologías egoístas o antidemocráticas y donde la democracia, la libertad personal dentro del respeto a los demás, surja desde una enseñanza libre de tabúes religiosos y supersticiones impuestas y se plasme en una legislación con las mismas características. Unas repúblicas en las que la sociedad sea horizontal, libertaria y la economía se articule en beneficio común y no como vehículo de la avaricia privada.

Estos son mis principios. Y, lo siento, si no les gustan no voy a cambiarlos. La democracia ni se modula ni se discute: se conquista.

Etiquetas: , , ,

LA ESTAFA DE LAS MARCAS LÍDERES

Desde que comenzó la crisis nos estamos cansando de ver en todos los medios de propaganda manejados por la oligarquía corrupta que gobierna ilegítimamente nuestros destinos, es decir: en todos, anuncios y promociones apoyando las llamadas marcas líderes. Es como si de su mantenimiento en el mercado dependiera nuestra calidad de vida (y no de la aplicación y desarrollo de medidas políticas y económicas justas y eficaces, exactamente las contrarias a las que se están aplicando para sostener los intereses de esas oligarquías parasitarias y cleptócratas cuyo yugo debemos sacudirnos para conseguir una verdadera democracia y una economía próspera para todos) ¿a qué se debe ese intererés repentino por alentar el consumo de determinadas marcas identificadas como referentes de calidad y estatus en su conjunto?

No hace falta ser muy listo para responder esa pregunta.

El mismo concepto de marca, tan incardinado en el entramado comercial capitalista, constituye parte de la estafa global y general que este representa. Es una forma más de atentar contra la libertad económica de los ciudadanos entendidos en este aspecto concreto como consumidores.

Dentro del capitalismo el consumidor no es un cliente a complacer, es un primo a estafar. De ahí formas de producción como las impuestas por la cultura de la obsolescencia, el juego con los formatos para mantener e incluso subir artificial e ilegítimamente los precios...tantas argucias, tantas sucias estafas que estarían prohibidas y castigadas con cárcel si viviéramos en una verdadera democracia que, obviamente, nunca podrá ser capitalista.

El cuento de la marca líder es una estafa más.

Y lo hemos visto en la diferencia de precios entre medicamentos genéricos y otros, exactamente iguales, vendidos bajo nombre comercial.

Existe una cosa llamada valor añadido de marca, que se ha explotado hasta la saciedad en el campo de la ropa y los complementos hasta el punto de conformar la decadente sociedad occidental que dio origen a la crisis actual.

Por un producto de ínfima calidad y escaso precio, fabricado a menudo en condiciones de semi-esclavitud y con salarios ínfimos en el tercer mundo, cuyo coste era mínimo, por el mero procedimiento de asociarle una marca prestigiosa se podía vender por mil o diez mil veces su valor. Así una prenda que valía 2 euros se vendía por un precio de 500, 1000 o más asegurando unas enormes plusvalías a las empresas que las fabricaban a cambio de dar al pijo sin clase ni seso que la compraba el certificado de alta capacidad adquisitiva que le permitía ser guay entre sus iguales.

Claro: luego surgía el problema de la piratería. Los mismos talleres semi-esclavistas en los que las grandes marcas confeccionaban sus productos en lugar de limitarse al cupo acordado con estas, lo aumentaban y vendían los excedentes como falsificaciones que podían salir al mercado por la mitad o un tercio o menos del precio de aquellos con marca. Y como esa jugada perjudicaba sobre todo a las grandes empresas multinacionales que obtenían sus exageradas plusvalías de la estafa consustancial al valor añadido de marca, lo que no era más que competencia sana en un mercado libre, se convirtió en un peligroso delito más perseguido por ejemplo que el tráfico de armas y desde luego mucho más que las evasiones a paraísos fiscales perpetradas por esas mismas empresas. Porque en el llamado mundo occidental (que ni es libre, ni es democrático, ni justo, ni limpio) es delito tan solo aquello que perjudica a los oligarcas mientras que los crímenes y estafas de estos se toleran, se blindan con leyes y hasta se presentan como "lo normal" y "lo bueno".

Pues bien: el empeño de los  grandes medios propagandísticos (televisiones, periódicos, radios...) por fomentar las llamadas marcas líderes en estos tiempos de crisis proviene precisamente de ahí, del intento de mantener la estafa que supone vender por un precio superior a su valor, un producto que siendo de producción estatal resultaría infinitamente más barato y de similar o incluso mejor calidad.

¿Conclusión?...dos:la democracia es incompatible con la producción privada de bienes y servicios como demuestra la práctica, por lo cual una verdadera democracia debe comenzar por la nacionalización y socialización de los medios de producción para racionalizarlos y ponerlos al servicio del bien común y no del lucro privado de unos pocos, y hay una larga serie de "empresarios" y "comunicadores" que deben ir a la cárcel de inmediato por estafadores.

Y luego está la vinculación entre esas "marcas líderes" y la llamada "marca país" y su imbricación en el empeoramiento de las condiciones democráticas, económicas y sociales que esa concepción política conlleva. Pero de eso hablaremos otro día. Aunque vaya por delante que es una aspecto más del golpismo neoliberal que estamos padeciendo.

Etiquetas: , , , ,

IZQUIERDA UNIDA Y LA CONTRAPRODUCENTE FICCIÓN DE LA HEGEMONÍA COMUNISTA.

20121220160221-erprofe.jpg

Hace mucho tiempo, demasiado, que el PCE en todas sus formas se ha convertido en una rémora para la evolución de la izquierda española. Si se me apura diré que ya se había constituido en tal durante la Segunda República y que después de su sangriento golpe de estado estalinista contra el POUM y la CNT en 1937 quedó por completo desprestigiado como alternativa política. De hecho, su crecimiento durante el franquismo no procedió de la convicción popular sino de la financiación externa (principalmente soviética aunque habría que mirar con lupa las cuentas del partido en su finta hacia el eurocomunismo y quizá nos llevaríamos alguna sorpresa) y de la propaganda que el propio anticomunismo del régimen le proporcionó junto con la sempiterna guerra sucia (y colaboracionista) del partido o segmentos del mismo contra rivales políticos. Eso es así, y es preciso que vayamos asumiéndolo. Todos, los comunistas también.

De hecho, el problema que representa no solo el PCE sino cualquier formación marxista-leninista, maoista o similar es la constatación de la obsolescencia de sus planteamientos. Visto el devenir de la URRS, de China, de Corea del Norte, teniendo en cuenta regímenes como el de los Khemeres rojos...resulta evidente que sus principios no sirven para organizar un verdadero régimen democrático que no puede ser capitalista, pero tampoco comunista.

El comunismo jamás representó una verdadera opción revolucionaria. Basta examinar la historia de la URRS para comprobarlo. Se limitó a desplazar a la oligarquía burguesa sustituyéndola por la del partido manteniendo un sistema socialmente piramidal y heredero de la jerárquica y pacata moralina hegeliana dentro del cual se reprodujeron todos los males y errores del mundo capitalista (desde el totalitarismo al caudillismo, desde la corrupción a la desigualdad) y cuando, a principios de los ochenta, Gorbachov amenazó con volver a la esencia de la retórica comunista las élites beneficiadas por el viciado régimen perdieron literalmente el culo, permítaseme el vulgarismo, para afianzar su poder saltando al capitalismo. ¿No es suficiente ejemplo?...mírese China.

Se me dirá que el PCE viró a tiempo, que Santiago Carrillo evolucionó en los setenta hacia el eurocomunismo...es decir: hacia la social-democracia. Y la historia ya ha demostrado hasta la saciedad que la social-democracia es una opción política perversa destinada a defender, como mucho, un tímido keynesianismo legitimador del régimen capitalista.

Para ninguno de esos dos viajes, ni para el comunismo real ni para el eurocomunismo social-demócrata necesitamos alforjas.

El problema que sufrimos en España es que el PCE, cual virus astuto, supo recubrirse a tiempo de una carcasa protectora que enmascarara su verdadera esencia (sea esta marxista-leninista o eurocomunista) permitiéndole seguir aspirando a luchar por la hegemonía de la izquierda. Lucha que ,siendo de vital importancia para el aparato del PCE, ha servido tan solo para debilitar global y fatalmente la renovación social e ideológica de la izquierda.

Izquierda Unida ha servido, desde su fundación, únicamente para que el PCE pugne por mantener su hegemonía dentro de una izquierda cada vez más anoréxica y con menos contenido. Ha servido, literalmente, para sepultar cualquier posibilidad de verdadera evolución democrática cediendo todo el espacio y la iniciativa política a los partidos del régimen.

Y desde el 2011 no ha cambiado nada.

Desde el principio el PCE jugó, junto con otras formaciones de ideología diversa y mentalidad totalitaria partidista, a pilotar el movimiento ciudadano. A parasitarlo para ponerlo bajo control del aparato y asegurar una vez más, aun a costa de acabar con cualquier posibilidad de crecimiento y cambio social y político, la hegemonía del PCE sobre un sector del espectro ciudadano, el más valioso y esperanzador.

Y, a juzgar por los últimos movimientos del partido, no ha cambiado nada.

Aspira ahora Izquierda Unida a convertirse en la Syriza española (declaración de intenciones por lo demás bastante preocupante ya que la formación griega a pesar de los pesares es poco más que un efluvio tardío del más perjudicial eurocomunismo y, por lo tanto, un instrumento inútil para la transformación política y social como demuestra, entre otras cosas, que se esté dejando ganar la calle por la extrema derecha apoyada por el régimen y su policía) y para ello apuesta por integrar en sus organigramas a "líderes" y "organizaciones" surgidas de las movilizaciones habidas en España desde mayo de 2011.

Puede parecer el camino adecuado pero no lo es si se trata tan solo de un proceso de camuflaje, un medio cosmético de volver a situar al PCE en el núcleo de un caballo de Troya electoral destinado a acaparar votos, incluso a alcanzar el gobierno, sin aspirar a cambiar nada ni en el ámbito constitucional ni en el aparataje partidario.

Que la izquierda debe unirse en un frente amplio para desalojar a los golpistas neoliberales no solo del gobierno sino de la sociedad, resulta indiscutible, yo mismo llevo años proclamándolo. Que los estratos sociales que debe movilizar la izquierda para ser efectiva desbordan con mucho la tradicional clase obrera abarcando incluso sectores altos de la clase media, también. Que el modelo a alcanzar debe diferir de la Unión Soviética, no ofrece duda. De hecho debemos reinventar la izquierda desde su raíz misma y ese proceso es incompatible con las ansias hegemónicas del PCE.

El primer paso para la reinvención de la izquierda en España es la disolución del PCE y su renuncia tanto al modelo soviético como a la criptosocialdemocracia del eurocomunismo carrillista. El futuro no está en 1917 y, si no nos ponemos las pilas, tampoco estará en 2017.

NOTA.- La fotografía es de Erprofe.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

EL RÉGIMEN Y LA REALIDAD.

O sea que sale el rey en su discursito anual (en el que, por cierto, tiene la desvergüenza de felicitar las navidades pasandose por el forro de los reales y borbónicos cojones la neutralidad institucional propia de un estado laico y que como mucho le hubiera autorizado a felicitar las fiestas) diciendo cuatro tonterías hueras, sin más significado más allá de la retórica falaz del ilegítimo régimen que padecemos y a los partidos turnistas, excepto los que andan buscando uvas por los márgenes del corrupto sistema para ser más corruptos y afianzar con mayor ímpetu fascista su proyecto de dominación oligárquica y acaso acaben trasquilados incluso por sus pares, se les hace, como vulgarmente se dice, el culo pepsi-cola lanzándose a aplaudir incluso con las orejas las insulsas, hipócritas y perfectamente prescindibles palabrejas de un jefe de estado de probidad más que dudosa que luego se fue a cenar con su familia, incluyendo al yerno imputado, del mismo modo que los turnistas brindaron felices con sus afiliados y socios salpicados por todos los indignos niveles de corrupción de  esta monarquía filofranquista y bananera que solo con mucho, muchísimo morro, puede llamarse democracia.

Por lo visto hoy por hoy el mayor problema de España es la meada fuera del tiesto de determinados partidos turnistas empeñados ahora en envolverse en las barras de Aragón (ellos las llaman senyera) para justificar sus latrocinios y su dominación al margen de la convivencia de familias mafiosas que representa el ilegítimo régimen.

Los parados, los recortes, la privatización salvaje de todo lo público, la emigración forzada de lo mejor de nuestra juventud, los miles de niños que probablemente no probarán el turrón estas navidades, las miles de personas arrojadas de sus casas, la conversión de la mano de obra en semi-esclava, las legítimas protestas ciudadanas, las ansias de cambio y mejora...nada de eso es importante. Nada que no sea la dinámica interna del régimen parece importar...

Es en las ocasiones difíciles, en los tránsitos peligrosos en los que los jefes se legitiman o se hunden. Aquellos valientes que se zambullen en el barro para luchar codo con codo con sus pueblos, para vivir o morir con ellos, son los que perduran. Sin embargo el autismo institucional sobre ser demostración de regímenes escasamente democráticos conduce directamente a la pérdida de sostenimiento social, a la ilegitimidad y a la caída.

Si algo demostró el discurso del rey en 2012 es que el régimen está condenado.

De quienes lo integran y representan no podemos esperar nada que responda a nuestras demandas, ninguna renovación efectiva, ninguna respuesta al pueblo, porque el pueblo no forma parte del régimen, sino que lo sufre. Las únicas voces que cuentan en el interior del turnismo liberal-capitalista son las surgidas de los conciliábulos fácticos: los bancos patrios y nuestros colonizadores extranjeros. El pueblo, simplemente, es un recurso que explotar y poner al servicio de los intereses oligárquicos e imperialistas. Acabada la representación, agotadas las mentiras, solo nos espera el palo y tentetieso, la represión que ya hemos empezado a conocer desde el 2011...

Es decir: solo nos queda un camino. LA REVOLUCIÓN.

HEMOS DE RECUPERAR EL CONTROL SOBRE NUESTRO DESTINO, ESTABLECER UNA VERDADERA DEMOCRACIA DISEÑADA PARA EL BIEN COMÚN Y NO AL SERVICIO DE INTERESES DE UNOS POCOS Y SUS AMOS EXTRANJEROS.

Y ESO HAY QUE CONQUISTARLO, NO NOS LLEGARÁ LLORIQUEANDO NI ESPERANDO EN CASA. ¡SUBLEVAOS!...

Etiquetas:

MORALES O RAJOY

El autobombo y el triunfalismo son dos de las más acusadas características de los regímenes neoliberales. Instalados en la mentira constante, en la represión y la estafa perpetua, en la ineficacia y la traición, su única baza para mantenerse antes de recurrir a masacrar ferozmente a sus ciudadanos (véase los ejemplos de Chile o Argentina en los años setenta, que no están lejos de nuestro futuro inmediato), es la propaganda constante. Insultar y denigrar a las alternativas políticas, reiterar mantras y lemas sin base real pero que calan en la población (America es un gran país, España va bien, la culpa es de..., últimamente, en España, de Zapatero, pero la frase se puede completar con el nombre o la idea que convenga siempre y cuando la responsabilidad se aparte del gobierno de turno...)...conocemos el sistema, no es preciso analizarlo aquí en profundidad.

Cuando el triunfalismo va acompañado siquiera de una pátina de mlitarismo potente y capacidad de intervención imperialista puede, incluso, resultar impresionante y hasta desatar el patrioterismo histérico de las masas políticamente incultas, pero cuando se codea con la incompetencia y con la imposibilidad acaba convirtiéndose en ridículo sainete, en astracanada sardónica.

Imaginen a un hombre de pene minúsculo, edad avanzada e incapacidad probada para la erección intentando protagonizar, en competencia directa con, digamos, Nacho Vidal, una película pornográfica...¿imaginan su ridículo? Máxime si se las da de gran garañón y ocupa la pantalla profiriendo bravatas.

Bueno: pues esa es la viva imagen de los gobiernos intrusos de España. Recuerden a ese Aznar que regaló hasta los muebles, los de todos, el patrimonio común de los españoles, alardeando de superhábit (pan para hoy, hambre para mañana, como hemos visto) y correteando como un perrillo faldero para ocupar un puesto en la foto junto al emperador yanqui mientras cacareaba sirviendo a intereses especulativos extranjeros durante la invasión de Iraq como si todavía tuviéramos a disposición los tercios de Flandes y la segunda flota más poderosa del mundo para dejar luego que hasta Polonia enviara más tropas que nosotros. Observen también al golpista y traidor Rajoy convirtiendo lo que queda de España en colonia de los fondos de riesgo anglosajones y el imperialismo alemán, haciéndose el gallito cada vez que un país del otro lado del charco nacionaliza una parte de las empresas españolas privatizadas que conforman el verdadero e ilegítimo gobierno en la sombra del ilegítimo régimen que padecemos.

Hay fanfarrias, alardes, amenazas (que suenan a lloriqueos) y poco más. No bombardeamos Buenos Aires, en buena lógica imperialista, cuando nacionalizaron YPF no por bondad de nuestros gobernantes ni por pacifismo, sino, sencillamente, porque no fue posible. Si hubiéramos enviado los barcos al Plata nos los hubieran hundido y, a lo mejor, hubiéramos visto a la armada argentina bombardeando Cádiz o La Coruña. Por eso mismo no bombardearemos La Paz...porque las fraudulentas privatizaciones de Aznar conviritieron a España en el imperio hacia dios que proclamaba Franco...un imperio de chichinabo, ridículo, imcompetente, inviable, con los pies de barro y contrario a los propios intereses nacionales que se cifrarían más en colaborar con nuestros países hermanos en liberarnos conjuntamente del yugo anglosajón que en servir subsidiariamente al imperialismo yanqui-germánico en la hispanosfera.

Naturalmente, ahora asistiremos a un inaudito despliegue propagandístico en todos los medios del régimen (es decir: prácticamente en todos), una cascada de calumnias e insultos contra los gobiernos de Bolivia, de Argentina, de Ecuador, de Cuba, de Venezuela...pero conviene tener muy claras las cosas, apunten: Evo Morales nacionaliza unas empresas que especulan en un sector estratégico clave para el desarrollo nacional con la intención de conseguir un precio justo y razonable de la luz en todo el país. Rajoy, por el contrario, mantiene la privatización y los privilegios de esas mismas empresas, que deberían estar nacionalizadas, para que unos cuantos especuladores privados ganen más a costa de que el recibo de la luz no deje de subir y multiplicarse para los ciudadanos de España. ¿Quien es el traidor al pueblo?¿quien el delincuente?¿quien el golpista indeseable?...

El ilegítimo régimen español es corrupto, enemigo del pueblo, ineficaz, ridículo e inviable. Las cosas no pueden seguir así: subleváos. Cambiadlas.

Etiquetas: , , , , , , ,