Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2012.

SIGNOS

Si fuéramos supersticiosos dos signos concurrentes en un momento determinante nos habrían hecho temblar. Nos encontraríamos ahora como el Alonso Quijano enjaulado al final del Quijote, mirando a todos lados y repitiendo con pavor: ¡malum signum!¡malum signum!...justo antes de darnos cuenta de que las águilas de antaño no residen en los nidos de hogaño.

Exactamente el mismo día que nuestros enemigos, nuestros invasores, por boca del BCE ordenaban al gobierno intruso y traidor de Rajoy que entregara a España atada de pies y manos a los pies de la troika, de esa mafia terrorista que pretende robarnos a los españoles todo lo que tenemos, incluidos nuestra dignidad y nuestro futuro, dos de los principales símbolos del régimen: el monarca corrupto y la enorme bandera instalada por el facherío en el centro de Madrid como afirmación filofacistoide de su modelo político y económico de explotación que incluye, lo hemos visto ya hasta la náusea, la traición y el robo a manos llenas así como la imposición a la sociedad de las arcaizantes normas de la secta católica y la represión contra todo intento de resistencia, se vinieron al suelo en lo que, desde un punto de vista augural, se interpretaría como dos terribles señales de desgracia y sometimiento.

Los viejos dioses de la España pagana (acallados por la sangrienta dictadura cristiana pero nunca muertos) no pudieron hablar con mayor claridad: estamos muertos.

La España católica, neoliberal y eternamente franquista que representa el ilegítimo régimen de 1978 y que seguimos padeciendo con inusitada y ya vergonzante paciencia nos ha conducido a un callejón sin salida, a la debacle final. Seremos intervenidos, ocupados y saqueados por nuestros enemigos (que, paradójica y significativamente, son los socios y amigos de nuestros gobernantes, títeres traidores al servicio de intereses extranjeros) y aunque el régimen pervivirá en las mismas condiciones que pervivió al servicio de los intereses napoleónicos la España de Pepe Botella nosotros, los españoles, los verdaderos detentadores de la soberanía nacional, habremos muerto. Seremos tan solo una raza a explotar, nuevos hilotas de la Esparta avara y protestante que es la Unión Europea en connivencia con el FMI y la oligarquía estadounidense.

Van a invadirnos y saquearnos, a intervenirnos no porque sea necesario ni por causa de nuestros pecados, sino porque está previsto así. Los gobernantes del actual e ilegítimo régimen nos han vendido y llega el momento definitivo: el de la conquista.

Naturalmente frente a una agresión externa, ante un intento de conquista, solo cabe una respuesta: la guerra. Tenemos enemigos muy peligrosos y una sucia casta de traidores que nos han entregado a ellos. Si llega la intervención, la invasión, nuestra conversión definitiva en una simple colonia del capitalismo internacional, solo cabrá una respuesta ética a ese hecho: la sublevación y la guerra. Una nueva guerra de independencia nos aguarda. Durante la misma debemos tener muy en cuenta quienes nos han vendido y quienes nos han invadido.

Los traidores deben pagar muy cara su culpa, también los invasores. No puede darse el caso de que políticos y especuladores patrios y extranjeros vivan tranquilamente y disfruten con los despojos de España mientras el pueblo, mientras todos los demás, los verdaderos detentadores de la soberanía nacional, somos esquilmados y arrojados a la esclavitud y la miseria. Si nuestros hijos pasan hambre o nuestros mayores mueren por falta de cuidados adecuados ese dolor debe llegar también a sus causantes. Su sangre debe ser la consecuencia directa de nuestro sufrimiento. Y eso debe ser así por el mero hecho de que estamos en guerra, aunque no nos la hayan declarado y no veamos tanques extranjeros en nuestras calles (de momento ha bastado con nuestros propios antidisturbios).

Y hemos de tener muy en cuenta las causas de esta desgracia. Las hemos enunciado ya: la oligarquía, el neoliberalismo, el cristianismo, el capitalismo y la falsa democracia. De ninguna de estas causas debe quedar rastro en la nueva España que debemos construir.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LA ESTAFA DE LAS PENSIONES

20120805121647-id-10072824.jpg

El presidente del gobierno intruso y traidor del ilegítimo régimen que padecemos y debemos derribar a la mayor brevedad, se ha comprometido firmemente con nuestros amos invasores de Bruselas, cabeza visible de nuestro indigno sometimiento al imperialismo capitalista anglosajón, a hacer efectiva en España la jubilación a los 67 años (como primer paso, luego con cualquier excusa se retrasará todavía más) y a empeorar las condiciones de cobro de las pensiones hasta convertirlas en salarios de hambre y miseria condenando a una vejez corta (no podrá ser muy larga con el sistema de salud privatizado) e instalada en la más extrema indigencia al grueso de la población.

Las excusas oficiales para semejante ignonimia son muchas y variadas, no en vano todos esos delincuentes con corbata y coche oficial disponen de miles de asesores y propagandistas de todo tipo para elaborar coartadas factibles para sus crímenes contra la humanidad.

Pero la realidad es otra y muy sencilla de entender.

Después de la caída de la Unión Soviética los popes del capitalismo anglosajón (que son muy pocos, conocidos y reos de muerte al mismo nivel que los criminales nazis, aunque a estos no los ajusticiará el parlamentarismo burgués que ellos llaman democracia y las personas decentes dictadura encubierta) decidieron a través de las instituciones internacionales que controlan, y que no son otra cosa que una institucionalización de la mafia como autoridad mundial, lanzar el órdago definitivo: quedarse con todo llevando al mundo a la miseria y la esclavitud. Durante la guerra fría existió el tercer mundo como zona necesaria de aplicación de los métodos capitalistas que solo generan pobreza, opresión y hambre para la mayoría, pero se respetó Europa como frontera con el comunismo, frontera que fácilmente podía romper las cadenas del imperialismo anglosajón impuestas por la segunda guerra mundial y construir un futuro de justicia social y democracia verdadera más allá del inoperante parlamentarismo liberal. Eliminado ese peligro no existía, ni existe, razón para que los típicos y criminales métodos capitalistas se apliquen en Europa, y, además, con el habitual criterio racista que subyace en su ideología calvinista. Los mediterráneos, estimados como una raza inferior y casi africana, seremos sometidos por los nórdicos, una raza superior...nada que no hayamos visto ya. De hecho el nazismo tan solo era una versión uniformada y antisemita de la ideología capitalista. Su enfrentamiento con el mundo anglosajón procedió de que en este los judíos sí estaban integrados en las clases dominantes.

A día de hoy podemos decir que el neoliberalismo es un modo de nazismo dirigido por judíos y protestantes. Y ambos odian históricamente a España, de modo que bajo su férula nada bueno podemos esperar. España debe liberarse de ese yugo y resurgir con una idelogía nueva no contaminada por el liberalismo ni el capitalismo que son dos caras de la misma moneda judeo-calvinista.

La intención última del imperialismo capitalista amparado en las mafiosas instituciones internacionales (desde la ONU al FMI, desde la UE a la OMC) es destruir los estados y convertir sus competencias en negocios privados. No otra cosa pretenden con las pensiones. De hecho ya se acordó, y es un documento público, en la OMC, que sanidad y pensiones deberían ser privatizadas para favorecer los intereses de los especuladores internacionales. Y es lo que están haciendo. Con la excusa de la crisis, del baby boom, etc. están escondiendo un acto delictivo: la apropiación de las funciones del estado para beneficio de unos pocos.

Los planes de pensiones, sustitutos privados de la seguridad social, generan grandes acumulaciones de capital especulativo que permiten a quienes las controlan llevar a cabo las operaciones que nos condujeron a esta crisis y que siguen manteniéndonos en ella. Por lo tanto detraer de las competencias del estado el control de ese dinero y ponerlo en manos de los especuladores privados sobre constituir un delito de traición (que deberá penarse con la muerte de los responsables) es potenciar los mecanismos que nos han conducido hasta donde estamos. Es decir: un acto tan estúpido como criminal que nos perjudicará a todos beneficiando tan solo a unos pocos, los especuladores que nos arruinaron en 2008 para enriquecerse a nuestra costa. Y ello con el peligro añadido de que el dinero, alegremente arriesgado en los tableros bursátiles, se evapore dejando a millones de personas sin su misérrima pensión.

Naturalmente el negocio privado de las pensiones radica en recaudar mucho dinero y repartir poco. De ahí el empeño en retrasar la edad de jubiliación al máximo y de establecer condiciones legales para que las pagas a recibir sean escasas mientras el sistema está en manos públicas, para que cuando pase a manos privadas estas no se vean en la necesidad de hacer los cambios precisos para aumentar sus plusvalías. En otras palabras: que la Unión Europea, los estados zombis nacidos de la segunda guerra mundial y en ella integrados y los políticos corruptos y traidores que los gobiernan le están haciendo el trabajo sucio a los especuladores internacionales antes de regalarles nuestro futuro para que se lucren a costa de nuestra miseria.

La pregunta es la de siempre: ¿Váis a consentirlo?...

Y la conclusión también: Hay que derribar el régimen ilegítimo, castigar con la máxima dureza a los culpables y traidores y establecer una verdadera democracia que, para serlo, no puede ser liberal ni capitalista.

¡Sublevaos! ¡Tomad el Congreso, la Moncloa, la Zarzuela, los ayuntamientos...! Solo así tendremos futuro.

 NOTA.- la fotografía es de Adamr y representa a la perfección la posición en que los traidores que nos gobiernan nos han dejado frente a los invasores.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

LA EXPROPIACIÓN COMO NECESIDAD DEMOCRÁTICA.

El 27 de mayo de 1847 la villa de Avilés, en Asturias, amaneció en medio de una tensión máxima, reflejo efectivo de lo que representa la verdadera cara del dominio liberal-capitalista, sus formas criminales y sus modos repugnantes que muy bien podemos equiparar con la actual situación de España extrayendo las conclusiones precisas.

Era una época de crisis. Las cosechas de trigo y maíz, únicas de la comarca, habían sido paupérrimas abocando al hambre a la mayor parte de la población. Aun quedándose el grano en Avilés, los precios hubieran resultado prohibitivos y la miseria se hubiera instalado entre las clases bajas. Pero por muy altos que pudieran ser los precios en Avilés nunca lo serían tanto como en Gijón, localidad de mayor población donde la demanda hinchaba más los precios permitiendo un mayor enriquecimiento de los especuladores, que son quienes cortan el bacalao en todo régimen liberal-capitalista como el que padecemos y nunca han sido otra cosa que despreciables mafiosos sin moral ni vergüenza que en una sociedad bien ordenada tendrían muy difícil librarse sino del cadalso al menos de la cárcel.

Pero en los nauseabundos regímenes liberal-capitalistas son precisamente las hienas más hediondas e inmorales quienes marcan las normas legales y de represión. Es algo sabido.

En el Avilés de 1847 "los mercados" tenían nombre y apellidos, exactamente igual que sucede ahora con los especuladores que nos abocan a la miseria para enriquecerse a nuestra costa. En este caso era un facineroso dispuesto a dejar morir de hambre a una villa entera con el fin de llenarse un poco más los bolsillos. El tipejo en cuestión se llamaba Dionisio Acebal y era un especulador de Gijón que pretendía sacar por mar el grano de Avilés, vaciando sus mercados y condenando a morir de hambre a varios miles de pobres, para venderlo en Gijón a más alto precio. Obviamente sabía que iba a haber protestas e incluso alteraciones porque son la respuesta natural contra la injusticia y el abuso de los poderosos sin moral. De hecho esos abusos son una forma de tiranía y la rebelión contra esta no solo es legítima sino moralmente insoslayable.

¿Qué hizo el tal Acebal?...lo que hacen siempre los oligarcas (y él lo era: tenía la condición de mayor contribuyente de la provincia) recurrir a los políticos corruptos, en este caso el gobernador civil, para que pongan al servicio de sus intereses mafiosos los recursos del estado. El lacayo del oligarca, el gobernador civil, se trasladó en persona a Avilés con 200 hombres armados para proteger los carros cargados del necesario grano que iba a ser exportado a Gijón para enriquecer más a un solo hombre a costa del hambre de miles de hombres, mujeres y niños.

Obviamente la población de Avilés se concentró desde primeras horas de la mañana ante los silos donde se almacenaban el trigo y el maíz para protestar por la injusticia y reclamar que se vendieran en la población, aunque fuera a alto precio. Al menos así, aunque poco y no todos, podrían comer aquel verano. Lo único que consiguieron es que las autoridades, es decir: los políticos corruptos a sueldo del oligarca, comparecieran ante ellos para exigirles cordura, moderación y respeto a la sacrosanta propiedad privada. El oligarca había pagado aquel grano a precio de saldo aprovechando la miseria existente y podía lucrarse de él como quisiera aun a costa de dejar morir de hambre a una ciudad entera.

Desde el amanecer la tensión fue creciendo ante los silos del oligarca y hasta fueron apedreados. Ello no impidió que se sacaran los carros cargados de sacos de trigo y maíz y se llevaran hacia el puerto escoltados por la fuerza pública. Algunos hombres, más decididos o más desesperados, se lanzaron sobre los carros y lograron rasgar algunos sacos. Fueron pronto rechazados por la escolta, una fuerza pública al servicio de los intereses privados de una hiena especuladora. Ello provocó que los carros fueran dejando a su paso un reguero de grano que, ya en el puerto, intentaron recoger del suelo madres hambrientas con sus hijos incipientemente raquíticos. Era la única esperanza de la que disponían para poder comer aquel año.

Pero el escaso grano que había caído al suelo seguía siendo propiedad privada y el oligarca de turno, el tal Acebal, consideraba un robo que los pobres a los que su avaricia y su usura habían arruinado, se hicieran con un poco de aquel maíz o aquel trigo, de modo que elevó acaloradas protestas ante el alcalde y el gobernador civil y estos mandaron abrir fuego a la tropa contra las mujeres y niños que estaban cometiendo semejante desafuero. Hubo media docena de muertos, la mayoría niños que de todos modos hubieran muerto de hambre aquel verano.

El grano se embarcó en el puerto de Avilés y se trasladó a Gijón donde el despreciable mayor contribuyente de la provincia, el repugnante Dionisio Acebal, lo vendió a precios muy superiores a su valor real aprovechándose también de la necesidad y el hambre de los gijoneses para llenarse los bolsillos.

Esta historia real, apenas una anécdota más de las que pueden acumularse a miles como verdadera cara del liberal-capitalismo, es sobradamente elocuente y muestra bien a las claras los mecanismos perversos y la viciada filosofía que sustentan los regímenes liberal-capitalistas donde los execrables crímenes de los poderosos se llaman negocios y se protegen con la fuerza de las leyes, los jueces, la policía y hasta el ejército y la justicia redistributiva del pueblo, en quien realmente reside la soberanía, es tachada de delito y perseguida con saña y denuedo por los corruptos estados que son cualquier cosa menos realmente democráticos.

Hoy por hoy no ha cambiado nada. Seguimos como en 1847...y basta cualquier pequeña anécdota para comprenderlo.

Ahí tenemos, sin ir más lejos, el escándalo que los buitres del poder (oligarcas criminales y sus políticos a sueldo) han generado con un acto nimio, testimonial y, por otra parte lógico, natural y necesario como ha sido la acción redestributiva del SAT sobre efectos acaparados por algunos supermercados como Mercadona.

La ortodoxia insana e inmoral del totalitarismo neoliberal lleva décadas actuando desde todos los ilegítimos mecanismos que controla (desde los ayuntamientos a las políticas agrarias de la ONU, desde la UE al FMI) para imponer una creciente concentración de poder político, económico y especulativo que enriquezca a los pocos oligarcas mundiales y a sus clientelas a costa de la prosperidad, la independencia alimentaria, la calidad de los productos y la salud de los pueblos. Los supermercados son uno de los más alarmantes indicadores de ese modelo que está acabando con los pequeños y medianos productores para poner sus tierras en manos de grandes latifundistas, con el pequeño y mediano comercio para dejar la distribución y la especulación en manos de unos cuantos y con la producción nacional y legislada para fomentar una nueva forma de esclavitud mediante la deslocalización. Los supermercados son la cara más cercana de la globalización y, por lo tanto, responsables morales y políticos de todas sus demasías, comenzando por la estafa al consumidor por el descenso de la calidad de los productos que venden, siguiendo por el atentado contra los derechos de los trabajadores puesto que se benefician de la neoesclavitud oculta en países lejanos y precarizan las condiciones de trabajo de los empleados locales (por cierto, no puede resultar más vergonzosa y repugnante la imagen de esos lacayos de Mercadona peleando con los sindicalistas por los intereses de su amo cuando deberían organizarse para colectivizar sus medios de especulación) y acabando por la traición que representa debilitar la efectiva independencia económica del país.

De hecho, en una verdadera democracia, no existe lugar para el modelo de explotación y especulación que representan los supermercados, ni para la concentración de poder económico, político y especulativo. La democracia es el bien de la mayoría y los medios de subsistencia deben estar repartidos permitiendo la actividad económica individual ahora impedida por la concentración de intereses oligárquicos.

En el fondo lo que subyace en el asunto de las confiscaciones del SAT sobre productos acaparados ilegítimamente por los supermercados, es el mismo que subyacía en el Avilés de 1847: si la legalidad y la justicia no coinciden ¿qué debe prevalecer?...si contesta la razón es obvio que la justicia. Si responden los oligarcas mafiosos y su pléyade de políticos y autoridades corruptas dirán que la legalidad.

Lo cual nos lleva a otra pregunta incluso más fundamental: ¿qué entendemos por democracia?...¿la soberanía del pueblo y la escenificación de la misma en leyes y actividades políticas y económicas que favorezcan el bien común y la prosperidad general o la usurpación del poder por una minoría corrupta que perjudique a la mayoría para enriquecerse todavía más?...¿en el Avilés de 1847 que sirvió de ejemplo para introducir este artículo cual hubiera sido la actuación verdaderamente democrática?¿Proteger los intereses del cacique aun a costa de tirotear al pueblo y dejarlo morir de hambre o proceder a la confiscación del grano ilegítima aunque legalmente acaparado por este y utilizarlo al servicio del bien público y general?...

La respuesta es sencilla. Y la conclusión obvia: democracia y capitalismo son incompatibles. El parlamentarismo liberal es antidemocrático y contrario a la soberanía nacional y a los intereses generales, debe por ello ser derribado y sus defensores exterminados sin contemplaciones como las repugnantes ratas traidoras, avariciosas y terroristas que son.

La verdadera democracia pasa por la nacionalización de los bancos y las grandes multinacionales, por la destrucción del latifundismo y el caciquismo oligárquico, por la ruptura de lazos y sumisión a instituciones internacionales claramente mafiosas y sectarias y el establecimiento de la soberanía popular y el interés general como centro de gravedad de la moral política.

Y, después de todo, quien roba a un ladrón...o quien ejecuta a un tirano...

¡Sublevaos! Hay que derribar el régimen y castigar con la máxima dureza a todos los culpables, hoy mejor que mañana.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

ME AVERGÜENZO.

20120819125729-mr-tickle.jpg

Con la que está cayendo y la gente de vacaciones. Cinco millones de parados y la gente de vacaciones. Un golpe de estado en curso y los españoles tomando indolentemente el sol. Estamos al borde de un rescate innecesario y que nos arrojará a la miseria y la sumisión, y es un agosto cualquiera, porque la revolución (es decir: las dos manifestacioncitas de turno para hacer como que nos indignamos antes de poner el culo a los magnates mafiosos que nos mangonean) puede esperar a septiembre. Un cuarto de la población española ha caído ya, según las prudentes y conservadoras cifras de la ONU, bajo el umbral de la pobreza por las políticas rapaces del gobierno intruso del ilegítimo régimen que padecemos y los españoles mirando para otro lado o durmiendo la siesta, hace tanto calor con esta ola de aire africano...la subida del iva, las bajadas de sueldo, las nuevas medidas económicas multiplicarán el número de pobres y nos convertirán en tercermundistas y seguiréis cruzados de brazos, quejándoos en los bares y bajando la cabeza delante de los caciques.

¿Para qué servís? ¿Qué clase de tiralevistas lameculos soís?...

Nos lo están robando todo, nos están conduciendo a una nueva dictadura, España está siendo violada y conquistada pero la respuesta puede esperar a septiembre, o a noviembre...después de todo si los señoritos hacen lo que hacen por algo será, a nosotros solo nos queda obedecer. Y mientras  el agua solo os llegue a la barbilla para qué preocuparse de los que se están ahogando ¿verdad?...

Si ser español hoy en día es ser como vosotros, me avergüenzo de serlo.

Así que, ¡hala!, a tomar cañitas y hablar de fútbol que es para lo único que valéis. Y lo peor de todo es que ni siquiera os da vergüenza  haber caído tan bajo. Tenedlo claro: sois gentuza, simple furrifalla indigna.

Por cierto yo también me voy a tomar cañitas y dormir la siesta...total ¿para qué esforzarse con un ganado como vosotros?

NOTA.- La fotografía es de Mr. Tickle.

19/08/2012 12:57 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL FIASCO PICTÓRICO DE BORJA Y EL PROBLEMA DEL PATRIMONIO.

La España profunda (que es tanto una tara moral como una enfermedad mental) no deja de asomar su grotesco rostro por este siglo XXI tan poco parecido a nuestras fantasías futuristas de hace unas décadas y tan peligrosamente parecido al XIX. De hecho, gracias al PP, a CiU, al PNV y a otros partidos caciquiles y franquistas la tenemos instalada en el gobierno, en las autonomías, en los ayuntamientos, en todas partes. Es una España tan buñuelescamente surrealista que daría risa si sus consecuencias en la vida real y la rémora que representa para el futuro de la parte sana de la sociedad no causaran grima.

Una España inculta, atrasada, clerical, con mucho en común con el talibanismo afgano traducido al integrismo católico y que bebe directamente de la ideología joseantoniana (es decir: falangista) y opusdeista que define la pobreza y el atraso social y cultural como una bendición que mantiene al pueblo cerca de la verdad sectaria de su absurdo dios único y lejos de la "corrupción" del modernismo.

Tal noción es omnipresente en toda la superstructura del caciquismo clerical que, a veces, damos en llamar derecha y asoma, como las orejas del lobo, a menudo detrás de la peña más insulsa y anodina. No hace mucho podíamos escuchar al presidente golpista, intruso y traidor del ilegítimo gobierno de la nación decir en una peregrinación religiosa (absolutamente impropia e incluso inmoral y delictiva en un estado verdaderamente democrático, pero no debemos olvidar que el régimen actual  se autodefine como  laico, ni siquiera aconfesional) que el problema de los españoles, a los que sus medidas económicas, sociales y políticas, instaladas en la traición, el terrorismo social y la desvergüenza, han lanzado a la miseria tenían el defecto de preocuparse demasiado por lo material (lógico en un escenario con un 25 % de las familias arrojadas a la pobreza sin más motivo que enriquecer a los especuladores propios y extraños y en el que el hambre y las chabolas vuelven a ser un terrible fantasma que acecha las insomnes noches de muchos y en la que el nivel y la calidad de vida han empeorado drásticamente para todos, salvo para una minúscula minoría beneficiada por el filibusterismo del gobierno intruso) y muy poco por lo espiritual. Era, en el fondo, un replanteamiento de la mentada idea joseantoniano-opusdeísta (nacional-católica en suma) de que la miseria acerca al pueblo a la salvación cristiana mientras los ricos, que se salvan mediante las donaciones económicas a la secta, se ponen las botas a su costa.

En un escenario ideológico y social semejante. En un país donde la tara moral y la enfermedad mental que representa la España profunda se ha elevado a norma y ha alcanzado de nuevo el poder (si es que alguna vez lo perdió) no es extraño que sucedan todo tipo de lances ridículos y grotescos, a la par que pintorescos, que, de haber sido retratados en una película de Buñuel, hubieran merecido las iras de la censura nacional-católica y que, sin embargo, mira tú por donde, son pura, simple y dura realidad. Efectos kafkianos de la perversa lacra que padecemos.

Últimamente, en Borja, hemos tenido uno de esos episodios absurdos y que deberían hacernos meditar muy seriamente sobre la necesidad de replantearnos España, de proceder de inmediato a una efectiva regeneración moral, social e ideológica (y es triste que cien años más tarde tenga que seguir diciendo las mismas cosas que ya decía Joaquín Costa) que nos permita superar de una vez y para siempre la tara moral y la enfermedad mental que nos aqueja.

El hecho es bien conocido y nos ha provocado la risa a muchos. Ha tenido, incluso, trascendencia internacional y raya a la altura moral de otras manifestaciones de la España profunda como el  Toro de la Vega o  la falta de verdadera democracia y del terrorismo social del gobierno intruso y traidor del ilegítimo régimen que padecemos. Y está a la misma altura moral porque procede de idénticas causas.

Me refiero, claro está, a la fallida (por no decir desastrosa) restauración del Ecce Homo llevada a cabo por una espontánea octogenaria en dicha localidad aragonesa.

Perpetrado el atentado contra el patrimonio y sin posibilidad de dejarlo oculto la octogenaria avisó finalmente al concejal de cultura del ayuntamiento. No se sentía culpable ni avergonzada de sus actos porque como se ha encargado de declarar ante la prensa y figura en el vídeo introductorio de esta entrada resulta que el cura no solo conocía sus intenciones sino que, además, las aprobaba y alentaba convirtiéndose en cómplice del desaguisado artístico. Y es precisamente en este punto donde debemos empezar a replantearnos los usos absurdos derivados de la perduración y dominio social y político del nacional-catolicismo y sus desastrosas consecuencias. Empezando por la gestión del patrimonio y su verdadera titularidad.

La iglesia católica ha sido siempre una eficaz máquina de estafas y falsificaciones al menos desde que en el siglo IV San Ambrosio, San Agustín y San Jerónimo se las arreglaron para engañar y arrebatar su inmenso patrimonio a los ricos herederos Melania y Piniano. Sin duda su falsificación más lucrativa y trascendente fue la llamada "Donación de Constantino" que le permitió engañar a Carlomagno para quedarse con la titularidad y soberanía de inmensos territorios italianos dando origen a los Estados Pontificios. Pero, a menor escala, y durante toda la edad media, se multiplicaron los monasterios especializados en la falsificación de títulos de propiedad para arrebatarle a pueblos, ciudades y príncipes aquellas tierras y edificios que ambicionaban poseer. Oponerse a sus latrocinios, a sus estafas manifiestas, conllevaba el castigo de la excomunión que solo podía revertirse a fuerza de donaciones añadidas a lo que ya había robado o podía conducir directamente a la cárcel, la tortura y la hoguera. Además de falsaria y estafadora la iglesia católica ha sido siempre violenta, totalitaria y asesina. Es su naturaleza y no cabe cambiarla.

Con el tiempo los mecanismos de estafa se sofisticaron y llegaron a través de las leyes estatales. De hecho la España del nacional-catolicismo otorgó más poder y más herramientas de falsificación y robo a la iglesia católica que la de la inquisición. En esta segunda el rey, los nobles y hasta las ciudades representaban un eficaz contrapeso contra la avaricia eclesiástica. El nacional-catolicismo, por el contrario, puso el estado al servicio de la misma. De ahí los todavía impunes robos de niños, las todavía no reconocidas en España torturas y violaciones también de niños, las infinitas e injustas exacciones de todo tipo...y leyes como la Hipotecaria de 1946 que permitieron a la iglesia apropiarse legalmente de inmuebles y patrimonio que nunca le habían pertenecido y que, en el caso del patrimonio artístico, se dedicaron a malvender en el mercado negro desde los años cincuenta hasta bien entrados los ochenta. Los delincuentes no cambian y la iglesia católica lleva la delincuencia en lo más profundo de su adn.

La ley de 1946, ya de por sí suficientemente favorecedora de la avaricia eclesiástica y de sus robos no cubría, sin embargo, todas las ambiciones de la secta que se las arregló, una vez llegado de nuevo los franquistas al poder en 1996, para ampliarla. Lo hizo el gobierno del traidor a España, criminal de guerra y notorio franquista, a la par que ilegítimo presidente, Jose María Aznar que en 1998, sin pasar por el parlamento (ya sabemos, y si alguien lo dudaba tiene sobradas pruebas en la etapa del gobierno intruso de Rajoy, el escaso apego parlamentario del PP y su gusto casi morboso por el decreto ley y las imposiciones subrepticias), amplió la ley permitiendo a la iglesia robar todavía más patrimonio a las ciudades y pueblos de España en una inmensa estafa que debería llevar a la cárcel a sus autores, tanto eclesiásticos como políticos. Y que de hecho los llevará si es que logramos establecer un régimen verdaderamente democrático en los próximos años.

El caso es que con la complicidad de un régimen ilegítimo (tan ilegítimo es el de 1978 como lo fue el de 1939) la secta católica se ha apoderado de un inmenso patriminio que nunca le perteneció y que malversa en régimen de usura siempre con la connivencia de políticos corruptos que destinan dinero público al sostenimiento de un patrimonio oficialmente privado y que se utiliza en muchos, demasiados casos, como fuente ilegítima de lucro de la secta. Por ejemplo: ¿cuantas catedrales se han restaurado con dinero público con la excusa de ser parte del patrimonio artístico español y luego se han dejado en manos de la iglesia para que las explote como bienes de interés turístico cobrando entrada a quienes desean visitarlas?...si eso no es prevaricación que baje Mercurio, que sería el dios de los ladrones y los comerciantes si no lo fuera el Yahvé judio, y lo vea.

Pues bien, en ese inconcebible, perverso y kafkiano marco jurídico, social y político cosas como la sucedida en Borja no son de extrañar.

Para lo único que sirve que el patrimonio histórico y artístico español, o gran parte de él, esté en manos de la iglesia católica es para su deterioro y su expolio. Se trata, simplemente, de uno más de los injustos e inaceptables privilegios que esta secta detenta en la España actual cuyas consecuencias son siempre indeseables y lamentables. Esta vez ha sido una octogenaria la que con el permiso del cura ha destrozado una pintura de no excesivo valor pero el año pasado fue un electricista de la catedral de Compostela el que robó (y pudo haber destruido) el Códice Calixtino...y son solo ejemplos mediáticos. En Zaragoza, me viene a la memoria, la incuria de las escolapias dejó venirse abajo la cúpula de la iglesia de la Mantería, frente a la que vivió el joven Goya y que estaba decorada con irremplazables frescos de Claudio Coello realizados entre 1683 y 1685...los ejemplos son infinitos.

Y resulta evidente que una España moderna y verdaderamente democrática no puede, no podría, hay todavía que construirla tras derribar el actual régimen ilegítimo, tolerar ese estado de cosas. El patrimonio artístico y cultural es un bien común de todos los españoles que no puede quedar al albur de los privilegios de una secta determinada cuyos siempre dudosos títulos de propiedad deben quedar sometidos a la idea del bien general y al progreso de un estado férreamente comprometido, como corresponde a la verdadera democracia, contra la superstición y la ignorancia y con la clara conciencia de que el mantenimiento y supervivencia de ese patrimonio pasa indefectiblemente por acomodarlo a nuevos y más fructíferos usos centrados en la vida cultural y social. Frente al oscuro sopor de los templos debemos preconizar y propulsar la luminosa actividad de los museos, las bibliotecas, las salas de concierto o de teatro, incluso, de los centros cívicos de convivencia y diversión.Ese es el futuro. La España profunda, una rémora que nos impide conseguirlo y de la que debemos librarnos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

EL SUCIO TRUCO DE LIBERALIZAR EL COMERCIO.

20120826204305-ds-photo.-bembelkandidat.jpg

El capitalismo se basa en la mentira y la estafa. Es un timo a gran escala en la que unos pocos privilegiados utilizan a secuaces en los diferentes nichos de poder (políticos corruptos, propagandistas a sueldo, jueces, policías y hasta militares al servicio del capital y no del pueblo) para robar impunemente a la mayor parte de la población al tiempo que restringen sus libertades políticas para evitar que puedan incluso protestar por el latrocinio innoble del que se les hace víctimas.

De todas las mentiras que el capitalismo incluye en su panoplia propagandística la más extendida y la más falsa de todas, junto con la identificación de capitalismo y democracia, es la del libre comercio. Esa, la del libre comercio, es la bandera más enarbolada por los liberal capitalistas desde que se lanzaron a la piratería contra España y su imperio. Porque, no hay que olvidarlo, el origen del capitalismo dominante en estos tiempos es, fundamentalmente, el delito: la piratería y el pillaje de ingleses, franceses y holandeses contra España. Y los ladrones, lo hemos dicho ya en otro artículo reciente, dificilmente cambian.

El libre comercio en el sistema capitalista es una falacia por el simple hecho de que el mismo está en manos de unos pocos que controlan y manipulan los mercados en perjuicio de todos, también de los pequeños y medianos actores. La realidad económica del capitalismo es la especulación y la usura. Todo lo demás es palabrería, publicidad, hipocresía.

En ese sentido cualquier desregulación del comercio favorece siempre a los poderosos y arruina a los pequeños y medianos empeorando la calidad de los productos y encareciendo su precio de cara al consumidor. Por lo tanto podemos afirmar que cualquier liberalización del comercio es, simple y llanamente, una estafa y que los políticos que las acometen incurren en prevaricación, quedando democráticamente deslegitimados y como reos de traición al pueblo.

Sin embargo la desregulación, la liberalización de los mercados, es el mantra recurrente de todos los políticos del régimen y, muy especialmente, de los adscritos a la extrema derecha (PP, CiU, PNV, etc)...

¿Cual es el resultado de semejante pulsión liberalizadora, de semejante estafa continuada?...es fácil de comprobar: la destrucción del pequeño y mediano comercio, de la pequeña y mediana industria que daban vida a la economía de España, la deslocalización de empresas, el abaratamiento de mano de obra por la competencia desleal de inmigrantes y la hegemonía de muy pocos grupos de distribución acompañados por una constelación de negocios detallistas de origen, financiación, finalidad y mantenimiento mucho más que dudosos y que, en última instancia, contribuyen a extender los males del modelo de negocio impuesto por los corruptos políticos prevaricadores: empeoramiento del producto, deslocalización del empleo, fin de la autonomía económica y de la soberanía a todos los niveles.

La desregulación de los mercados, la liberalización del comercio, no solo es un error económico, social y político, es también un atentado consciente contra la libertad, la supervivencia y los derechos del pueblo. Una traición que deberá ser castigada con la máxima dureza.

Pero nuestros políticos obedecen a sus amos extranjeros y nos venden por miserables platos de lentejas consustanciados en lucrativos retiros en empresas privadas, dádivas y prebendas de todo tipo...

Ahora bajo el  gobierno intruso, golpista y terrorista del ilegítimo régimen vigente, vuelve a llover sobre mojado.

Mediante decreto ley (el 20/2012 de 13 de julio), su pulsión dictatorial es tan intensa que no acueden al parlamento ni disponiendo de una mayoría absoluta conseguida con menos de un tercio de los votos, han impuesto una nueva liberalización del sector comercial, otra más.

Y precisamente ahora que por sus malas políticas económicas (no equivocadas sino deliberadamente destinadas a empobrecer a la mayoría para enriquecer todavía más a los especuladores que les pagan) el pequeño y mediano comercio, la pequeña y mediana industria están viniéndose abajo, cerrando en masa y mandando a decenas de miles de trabajadores al paro, a un paro que no les van a permitir cobrar mientras hacen que suban los precios con el aumento del iva, les limitan la asistencia sanitaria y educativa, les dificultan los alquileres poniéndolos en manos de usureros de cuarta, precisamente ahora, en una escalada más del terrorismo social del gobierno intruso  y criminal de Rajoy, se procede a la "liberalización" del comercio.

¿Las consecuencias de semejante acto?...exactamente las que buscan: más paro, más destrucción de comercios y empresas medianas y pequeñas, mayor auge de la competencia desleal de negiocos dudosos y una fabulosa concentración de capital en muy pocas manos: las de los especuladores y usureros que causaron la crisis y se están beneficiando de ella a costa de todos.

¿Váis a seguir consintiéndolo?....¡Sublevaos!...la democracia se conquista y pasa por la destrucción de la oligarquía y el castigo de sus títeres.

NOTA.- La fotografía es de ds-photo:bembelkandidat.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

26/08/2012 20:43 disidenteporaccidente Enlace permanente. economía No hay comentarios. Comentar.

MÁS REPRESIÓN GOLPISTA: EL TRIBUNAL SUPERIOR DE ANDALUCÍA CONTRA SANCHEZ GORDILLO.

Evidentemente para lo único que sirven los tribunales de un régimen ilegítimo, vendido a la oligarquía patria y al capital extranjero, un régimen colonial enemigo del pueblo y constituído para proteger a los explotadores y los especuladores es para reprimir las justas demandas de justicia social y libertad nacional (inseparable de la soberanía nacional, base de la verdadera democracia) de ese pueblo.

Evidentemente ,también, ningún tribunal de un régimen ilegítimo como el actual posee legitimidad,y valga la redundancia, para investigar ni juzgar nada, mucho menos para imponer castigos. Tienen la fuerza, es lógico en una dictadura como la actual, pero no el derecho. Por lo tanto todos los actos jurídicos de los tribunales, al igual que todas las leyes y decretos de los parlamentos y gobiernos, carecen de fuerza legal y no deben ser atendidos ni obedecidos. De hecho: quien obedece leyes de regímenes ilegítimos y de gobiernos intrusos y enemigos del pueblo, incluyendo a todos y cada uno de los individuos de los institutos armados, es culpable de traición y deberá responder de sus actos una vez establecida la verdadera democracia que necesitamos.

Pero como las tiranías no atienden nunca a la moral ni al derecho, tan solo a la fuerza, los tribunales del ilegítimo régimen que padecemos persisten en sus despreciables funciones represivas, defendiendo a los oligarcas especuladores y explotadores, a los políticos corruptos y traidores, a la carroña que maneja el régimen a las órdenes del capital extranjero de las justas demandas del pueblo.

Ahora, en un acto tan moralmente despreciable como políticamente kafkiano, pero dentro de la doctrina represiva de la extrema derecha oligárquica que conforma el poder, el llamado Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha dado en perseguir al activista Sanchez Gordillo por su actuación en la pasada huelga general bajo el cínico epígrafe de "atentar contra los derechos de los trabajadores" cuando la huelga venía precisamente a defender sus derechos más elementales, violados y arrebatados por el gobierno intruso del ilegítimo régimen y sus cómplices y colaboradores necesarios entre los que se cuentan, está visto, los "jueces" del TSJA. Jueces que si tuvieran vergüenza y respeto a la democracia hubieran dimitido hace tiempo de sus sinecuras en una institución ayuna de legitimidad desde el mismo momento en que se abrió el presente periodo constituyente, es decir: desde que los políticos traidores comprometieron la soberanía nacional en aras de sus intereses privados y de los corruptos magnates que les pagan.

Un trabajador que en medio de una huelga general destinada a defender sus derechos se niega a secundarla solo puede hacerlo por miedo a las represalias patronales  en cuyo caso los tribunales deberían castigar el chantaje efectuado por estos y, en caso de no cumplir con sus funciones de defensa de los ciudadanos (como es costumbre), corresponde la asunción de esta función al pueblo mismo, a la acción directa del pueblo contra la tiranía empresarial, lo cual es pura, simple y llana democracia frente a la dictadura del legalismo neoliberal. Por lo tanto, puestos a juzgar a alguien, deberían ser los jueces que defienden a los tiranos quienes compareciesen ante tribunales ciudadanos (que junto con fuerzas ciudadanos de choque deben constituirse en todas las ciudades y pueblos de España a la mayor brevedad) y no los activistas que luchan por la justicia social, que es un elemento básico de la verdadera democracia.

Ahora bien, si un trabajador en el transcurso de una huelga general se niega a secundarla por identificarse con las posiciones de la tiranía, sobre estúpido probado queda convertido en cómplice de la traición perdiendo con ello todos y cada uno de sus derechos como ciudadano de modo que moralmente es imposible cometer un delito contra él. Los traidores incurren automáticamente en atimia y solo pretendiendo defender los intereses de la oligarquía corrupta puede pretenderse reconocerles derechos que, democráticamente, han perdido. Pero, claro, el derecho liberal capitalista es cualquier cosa menos moral y democrático.

Así las cosas el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, al igual que tantos otros ilegítimos tribunales del régimen, al proceder contra  activistas como Sanchez Gordillo no están ejerciendo la justicia (sí en cambio cumpliendo una ley sin vigencia por la ilegitimidad de quien la emitió) sino actuando como órganos represores del gobierno intruso y de los oligarcas que manejan el ilegítimo régimen. Y no debemos permitírselo.

La soberanía reside en el pueblo: ¡sublevaos!...tomad el poder y castigar a los traidores. Si queréis un futuro tenéis que conquistarlo. Y eso pasa por desacatar las instituciones del régimen ilegítimo primero y por ocuparlas y sustituirlas después.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

¿PARAÍSO ALEMÁN?

La propaganda del ilegítimo régimen oligárquico que padecemos y debemos destruir lleva toda la vida presentándonos el "modelo alemán" como referencia política, social y económica, como el paraíso prometido hacia el que debemos caminar.

Pero a poco que rasquemos en la superficie del oropel alemán nos encontramos con la herrumbre más indeseable y repugnante de la explotación, la usura y la injusticia social del capitalismo feroz.

El modelo alemán, desde siempre, desde el imperialismo decimonónico, ha consistido en someter a la explotación salvaje para beneficio de una oligarquía corrupta y criminal no solo al pueblo alemán sino a cuantos otros pueblos pudieron sojuzgar. Esto fue especialmente evidente durante el régimen nazi que sometió a la esclavitud a millones de europeos, por cierto: también a miles de españoles que con permiso del régimen franquista fueron esclavizados en España para empresas alemanas bajo un estricto control militarista basado en la coacción y la amenaza. Circunstancia histórica que como tantas otras ignonimias del franquismo ha quedado convenientemente escondida bajo la alfombra sin ser estudiada a fondo ni mucho menos publicitada.

Pero después de 1945 el modelo alemán no cambió su esencia. Ha seguido siendo un sistema de explotación en beneficio de una oligarquía corrupta y criminal al cual se han sometido tanto los trabajadores alemanes (a quienes se engaña con milongas nacionalistas y racistas y con pequeños privilegios para aislarlos de sus competidores de otras nacionalidades) y extranjeros, tanto inmigrantes en el país como, ahora, mediante la ocupación de sus propios países (como ha sucedido en Grecia y está a punto de sucerle a España).

Como el negocio colonial y explotador les funciona, los políticos imperialistas alemanes, con Merkel a la cabeza, no dejan de apretar el acelerador: de ahí su empeño en conseguir "más Europa" es decir: de someter más estrictamente a los países comparsas como el nuestro a su yugo imperialista convirtiéndolos en colonias. Y de ahí el constante soniquete propagandístico que nos encarece el "modelo alemán" como la gran panacea social, política y económica.

Sin embargo, en cuanto miramos de cerca esa supuesta panacea notamos su hedor, sus incongruencias, lo inconveniente del modelo y su incompatibilidad con la verdadera democracia que se basa en la soberanía nacional y la justicia social, no en el imperialismo trasnacional y la acumulación de capital y poder en unas pocas manos.

Alemania es el país de los minijobs, de las pequeñas cuotas de esclavitud obrera a cambio de escasos 400 euros mensuales que ni siquiera permiten vivir. Alemania es el país donde casi un millón de jubilados, más de cien mil de ellos octogenarios, se ven obligados a desempeñar alguno de estos minijobs para llegar a fin de mes por el escaso poder adquisitivo de unas pensiones que no han dejado de bajar en los últimos diez años.

Si ese es el paraiso capitalista al que nos quieren conducir, viva el comunismo.

Y tengamos en cuenta que la pensión media de un jubilado alemán se aproxima a los 1000 euros y que se jubilan a los 65 años. ¿Qué nos espera a nosotros en ese modelo jubilándonos como muy pronto a los 67 y con pensiones medias que apenas superan los 500 euros?

¿De verdad os vais a dejar conducir a ese matadero?...Es ahora o nunca: ¡Sublevaos, conquistad vuestro futuro a través de una verdadera democracia!

PD.- En los años setenta, cuando la pornografía infantil era legal (lo fue entre 1969 y 1979 aunque ahora este dato haya sido borrado de los registros), muchas de las empresas dedicadas a ella eran danesas y holandesas, pero el grueso de los menores que aparecían en películas y publicaciones, procedían de Alemania. Durante los ochenta y noventa, ya con la pornografía infantil prohibida y perseguida, ese origen se mantuvo. Desde la caída de la Unión Soviética y la implantación del capitalismo salvaje en los países que la sucedieron la "mano de obra" alemana sufrió una enorme competencia por parte de menores procedentes del este, especialmente, de Ucrania, Bielorrusia y Rusia, quizá también de Rumanía, pero a día de hoy, según parece, sigue habiendo muchos menores alemanes implicados en ese ramo de la economía sumergida. Obviemos a este respecto los aspectos morales del asunto (siempre resulta muy cómodo escandalizarse sin llegar a meditar) y centrémonos en los de carácter social que, en el campo que tratamos, son de mayor interés. Las preguntas son muy sencillas: ¿a qué clase social pertenecen los menores implicados en dicho tráfico? ¿les sacarán de pobres sus honorarios?...las respuestas son también sencillas: a la clase baja, la más baja y no, no se harán ricos ni ellos ni sus padres con ese trabajo. ¿Qué significa esto?...otra respuesta sencilla: que en el supuesto paraíso capitalista alemán hay muchísima más pobreza oculta y muchísima más miseria de la que las propias autoridades y sus propagandistas están dispuestos a reconocer y que, por lo tanto, el tan cacareado modelo alemán solo es bueno para la clase alta, la oligarquía e indeseable para todos los demás, incluyéndonos a nosotros que en su paradigma tan solo tenemos el papel de meridionales explotables.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

29/08/2012 14:39 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

EL GOLPE DE ESTADO AVANZA: EL TRAIDOR GOLPISTA RAJOY SALVA EL CULO A LOS ESPECULADORES OBLIGANDO A PAGAR AL PUEBLO.

¡Señoras y señores: con ustedes el llamado "banco malo"...uno de los objetivos de la corrupta, nefasta e incompetente oligarquía hispana y sus amos de la banca alemana en el transcurso del criptogolpe de estado institucional que estamos padeciendo bajo el yugo de la Unión Europea.

La cosa es muy sencilla: se llama prevaricación y estafa.

La oligarquía española cuyas únicas prácticas económicas son la explotación del trabajador y la especulación con la protección culpable del régimen y los políticos títeres del turnismo que lo manejan, creó con financiación propia y de bancos extranjeros, especialmente alemanes, una burbuja, un monocultivo económico que, perjudicando el progreso económico y social de España y lastrando el futuro del pueblo, a ellos les enriquecía enórmemente.

La burbuja, como todas, estalló y ni los bancos extranjeros ni los oligarcas especuladores españoles querían asumir sus pérdidas. Porque no nos engañemos: el capitalismo consiste en que los ricos se forran estafando y especulando y explotando al pobre y cuando les vienen mal dadas, como es el caso, no asumen sus pérdidas. Antes al contrario: mueven a sus títeres políticos y estos, saltándose la razón, la justicia, la constitución y lo que haga falta les permiten multiplicar sus ingresos mientras las deudas se traspasan a los pobres que, además, ven empeorada su situación social y económica.

Y, si alguien protesta, es duramente reprimido.

Mientras se le pueda reprimir a palos por los antidisturbios o con desorbitadas e injustas multas, bien. Cuando eso ya no es suficiente entonces se recurre al ejército y a las torturas sistemáticas y los asesinatos.

Es un sistema que a los ricos les funciona muy bien. Y nos lo están aplicando.

Ellos se forraron injusta e ilegítimamente (cabría decir ilegalmente, pero los gobiernos hacen las leyes a medida de los especuladores y estafadores de la oligarquía) durante décadas y, ahora que su tinglado se colapsa, somos nosotros, el pueblo, quienes tenemos que pagarlo de nuestro bolsillo y mientras nos quitan nuestros derechos (la sanidad, la educación, la libertad de expresión...) en el transcurso de un golpe de estado escondido que les ha llevado, incluso, a modificar una constitución que de todos modos no cumplían para conseguir sus objetivos y sin consultar a nadie. El banco malo es un paso más, importantísimo, en esa violación constitucional que están llevando a cabo para que las pérdidas de los especuladores sean pagadas por el pueblo, por todos nosotros.

La pregunta consecuente es la que llevo ya tres años haciéndoos: ¿váis a consentirlo?¿No es hora ya de plantarse, mandarlos al carajo (o al paredón, por traidores) y establecer una verdadera democracia?...¿Para qué servís?¿Sois hombres (y mujeres) o esclavos?...¡Sublevaos!...El régimen es ilegítimo y debe ser derribado. Hoy mejor que mañana, y solo puede hacerlo el pueblo. VOSOTROS.

Etiquetas: , , , , , ,