Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2010.

UN LARGUÍSIMO Y TRISTE SUEÑO

20101004015858-arkano-3.jpg

 En noviembre de 1913, siendo profesor de instituto en Baeza, quizá inspirado en el clima electoral de aquel otoño (tocaban elecciones municipales), Antonio Machado escribió unos versos inscritos en el llamado Poema de un Día que reflejaban una conversación cualquiera en una tertulia de aquella España polvorienta y triste del caciquismo y el turnismo, de la corrupción omnipresente y de la ignorancia sempiterna con predominio de la iglesia. Aquella España hundida de la constitución de 1876, en la que una burguesía egoista y cruel se enriquecía a base de explotar al pueblo. Aquella España en la que, si se era pobre, había que acostumbrarse al hambre, temer a la guardia civil y al cura, obedecer en silencio y asistir resignado al lujo y los excesos de los ricos. Aquella España liberal-conservadora del turnismo canovista, de los Borbones parlamentarios, aquella España tenebrosa que acabaría impulsando la sublevación militar de 1936 para que los de siempre siguieran manteniendo sus privilegios a costa de machacar a la inmensa mayoría del pueblo.

En el retrato de un día cualquiera de su vida provinciana  Machado nos propone un retazo de charleta de rebotica entre amigos con el telón de fondo de las elecciones próximas o recientes. Y es interesante recordarlo, evocar los versos de don Antonio y reflexionar sobre ellos.

Dicen así:

" (...)

-Yo no sé,

Don José,

cómo son los liberales

tan perros, tan inmorales.

-¡Oh, tranquilíciese usté!

Pasados los carnavales,

vendrán los conservadores,

buenos administradores

de su casa.

(...)"

Si donde dice liberales decimos socialistas y donde dice conservadores, populares, y situamos la conversación en cualquier bar, tasca, terraza, oficina o cena de España en la época actual comprobamos que palabras, ideas y argumentos son los mismos. Cambia el vestuario y los decorados, pero la obra es tristemente similar.

Conviene meditar al respecto.

En realidad, aunque pensemos lo contrario, España no ha despertado de ese triste y larguísimo sueño. Pudo haberlo hecho, pero el golpe de 1936 lo impidió. Franco dio un largo rodeo para llevarnos de nuevo a 1876 y la España de hoy no difiere apenas de la de entonces. Es muy importante que tomemos conciencia de ello. Porque debemos despertar.

 NOTA.- La fotografía es de Arkano3

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

¿SERÉ UN RADICAL ANTISISTEMA?

20101007120100-bayerberg.jpg

 Ha ido sucediendo paulatinamente, muy poco a poco, casi sin darnos cuenta: la desvergüenza de los ultraderechistas neocon ha  alcanzado niveles de absoluta insolencia y de agresividad constante.Primero desde algunos representantes del poder político seguidores fieles del fascismo capitalista anglosajón (y que algún día deberan pagar por ello, por lo que de traición al pueblo implica), luego se extendió a los medios de comunicación (televisiones, radios, prensa, editoriales...) que controla esa derecha y que llevan años intoxicando, esparciendo mierda, haciendo propaganda de los intereses de sus dueños y consiguiendo que todo el espectro conservador de la sociedad se radicalice escorándose cada vez más hacia la extrema derecha.

Evidentemente en la democracia liberal no existe la izquierda, se elige siempre entre una derecha más moderada y otra más extrema. Este fenómeno, con la deriva hacia el extremismo más fanático y radical de las élites económicas y de la política pepera (mucho más próximas a la gentuza de los tea parties que al corporativismo católico de antaño), ha conducido a que, a día de hoy, el bipartidismo español solo permita escoger entre la derecha dura (el PSOE) y la extrema derecha (PP-CiU-PNV, que son la misma jauría de ideología fascista neocon con diferentes collares regionales) y están consiguiendo, siempre a través de sus medios de propaganda, que esa radicalización cale en el sector de la sociedad que controlan y dominan.

Hace una década, antes de que Aznar consiguiera su mayoría absoluta y Bush se alzase (de manera harto dudosa) con el poder en los Estados Unidos, el consenso social en España era la moderación y la convivencia. Existía un respeto mutuo y el convencimiento de que podíamos seguir todos juntos, hacia adelante, ampliando constantemente la base de los beneficiados por el sistema. Incluso los derechistas reconocían la necesidad del estado de bienestar y su mantenimiento, de políticas de promoción social y el principio de que la riqueza, para serlo, debía difundirse por todo el entramado económico y social. Ahora eso ya no es así: las políticas (iba a decir erróneas, pero son en realidad culpables y malintencionadas) de todos los gobiernos de la democracia, bajo el dictado de la Unión Europea y el gran capital, permitieron la consolidación de un pequeño núcleo de potentados poderosos (cuyos nombres y apellidos son bien conocidos, conviene tenerlo presente para cuando al pueblo le toque exigir responsabilidades) que dominan el país a su antojo y cuya intención última es importar el estado de cosas existente en los Estados Unidos o, peor aún, en China u otros lugares semejantes: todas las ventajas para el poderoso, absoluta indefensión y desprotección para los débiles que dejan de ser ciudadanos para convertirse en disimulados siervos. De hecho, es bueno que reflexionemos al respecto, la situación de muchos siervos de la gleba en la edad media era infinitamente mejor que la actual de los obreros explotados del tercer mundo y, lo que resulta todavía mucho más grave y preocupante, de muchos de los propios trabajadores españoles.

 Para conseguir sus sucios y despreciables propósitos, esos...(evitaré calificarlos), se lanzaron a una intensa campaña de propaganda ideológica beneficiosa a sus propios intereses (en conflicto con los generales del estado y del pueblo) desde todas las tribunas que dominan , que son muchas, algunas incluso disfrazadas de progresismo. El resultado es que cada vez el discurso radical neocon ha ido calando más y más en determinada parte de la sociedad (curiosamente en muchos casos de estrato económico y cultural bastante bajo, la propia ignorancia de muchos obreros les arrastra a adoptar y defender la ideología que empeorará su situación hasta convertirlos en esclavos sin seguro médico ni enseñanza gratuita, ni derechos sindicales, ni...)y que uno se encuentre cada día con declaraciones más preocupantes, demenciales, absurdas, ridículas y próximas al extremismo del fascismo neocon en conversaciones y charlas diversas. Incluso personas antaño moderadas y razonables hablan ahora como la Palin y sus adléteres, dejando a la izquierda incluso al mismísimo Franco (por cierto: interesante tema este del que seguramente hablaré en un futuro)...no cabe extrañarse, la masa es siempre manipulable y excitable y esa gentuza que domina el país (al final los he calificado), dispone de mucho poder y está invirtiendo mucho en lavar cerebros y tergiversar evidencias.

Sí, en apenas diez años la deriva hacia la extrema derecha de este país, de todo el mundo en realidad, ha sido enorme y pavorosa. Está bien porque permite comprender fenómenos históricos como el que aupó a Hitler al poder en la Alemania de 1933 o el modo en que se mantienen tipejos como Berlusconi en el poder en la actualidad. Pero las consecuencias van a ser terribles para todos, ya lo estamos viendo: la crisis y sus consecuencias no son sino el resultado de esas políticas radicales de los neocon basadas en la especulación y la explotación. Y la receta de las dos derechas (la dura del PSOE y la extrema del PP) para superarlas, es más neoconservadurismo ultraliberal. Es decir: que iremos a peor. Cada día perderemos algo más de libertad, de derechos, de bienestar y las fortunas del reducido núcleo de potentados que realmente gobiernan el país vendiéndolo al gran capital extranjero irán engrosándose, incluso, en progresión geométrica.

Lo curioso de este fenómeno es que desde la izquierda se vive también una progresión hacia la derecha para no verse tachados de radicales. Una progresión que nunca va a ser suficiente. Incluso los que se instalan definitivamente en el centro son ahora ridiculizados como izquierdistas trasnochados (una de las bazas de la gentuza neocon es decir que el deseo de equilibrio económico y justicia social es comunismo rancio y pasado de moda), estigmatizados como individuos violentos y dogmáticos (cualquier social-demócrata tibio es para ellos un primo de Stalin) y culpados de extender la pobreza (cuando la pobreza surge y se extiende precisamente del acaparamiento indebido de la riqueza de las élites dominantes)...en la práctica estamos viviendo linchamientos sociales muy similares a los que se vivían en el franquismo cuando a algún ciudadano que no iba a misa los domingos y pedía la autorización de los partidos políticos se le tachaba de rojo. Puede que no tarden en empezar a mandarnos la policía a casa.

A pesar de todo eso yo sigo pensando y defendiendo que el bien público ha de primar sobre la codicia particular, que la verdadera riqueza es aquella que permite a todos un buen nivel de vida, que el estado tiene como función equilibrar los excesos del mercado y velar por los derechos, libertades e intereses del común de los ciudadanos y no estar al servicio de estafadores y ladrones con traje y corbata cuyo único mérito para no ir a la cárcel es el poder comprar a políticos que les hagan leyes a medida,que racionalmente es preciso un estado que no se dedique a legislar sistemáticamente a favor de las grandes multinacionales permitiéndoles incluir cláusulas y desarrollar actividades abusivas o engañosas, que no tolere que la vida diaria sea una inmensa estafa que beneficie por sistema a los de arriba robando de modos diversos (y a menudo descaradamente) a todos los demás, en el que la corrupción sea perseguida y castigada, un estado al servicio del ciudadano y del bienestar común y no dedicado a custodiar el ilícito enriquecimiento de los de siempre. Un mundo en el que las imposiciones de las supersticiones dominantes (léase religiones) se combatan y se eliminen en lugar de ser protegidas, subvencionadas y tomadas como base de la legislación y la educación....en fin, ese tipo de cosas tan pasadas de moda.

¿Seré acaso un radical antisitema?...¿un rojo peligroso?...

Puede.

Pero lo que, de todos modos,  no me cabe en la cabeza es que exista gente lo suficientemente estúpida como para ser partidaria del sistema existente...

 

 

NOTA.-La fotografía es de Bayerberg

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

ESOS FACHAS RUIDOSOS DE LOS DESFILES

20101012164313-24050001.jpg

 

El 28 de enero de 1977, aprovechando el funeral de dos policías y un guardia civil asesinados por los GRAPO, grupos de la ultraderecha, entre los que se contaban numerosos altos mandos del ejército franquista, se concentraron dando gritos de "ejército al poder". El entonces vicepresidente del gobierno y teniente general del ejército, Gutierrez Mellado, presente en el acto, hubo de imponer orden plantándose ante los alborotadores y dando la orden:

-¡Todo el que lleve uniforme, firme!

A lo cual un capitán de navío (de cuyo nombre no quiero acordarme) le respondió, muy ufano y asaz agresivo, que el honor estaba por encima de la disciplina. Lo que en la práctica venía a justificar todos los desafueros cometidos por los africanistas (empeñados en llamar honor a sus propios intereses) desde al menos 1936 cuando después de dar un golpe de estado e iniciar una guerra civil tuvieron la desfachatez de juzgar a los representantes de la legitimidad democrática como culpables de rebelión militar y la poca vergüenza (esta gente nunca la ha conocido) de afirmar que su levantamiento, a la par que una cruzada, era un plebiscito...armado, eso sí.

Hoy, 12 de octubre de 2010, los mismos (o sus hijos o nietos) en lo que empieza a ser ya una tradición, han vuelto a ampararse en un acto del ejército (que les trae el bello recuerdo de los africanistas sublevados) y en la bandera (que desean detentar en exclusiva) para abuchear al presidente del gobierno. En esta ocasión la excusa era el paro, la crisis...pero es indiferente. La realidad de los abucheos no está sujeta a cuestiones reales sino a siglas y estrategias. Los fachas que van a gritar contra Zapatero en un acto de todos que pretenden monopolizar (para ellos solo los individuos de ideología franquista son buenos españoles, los demás rojos despreciables) lo hacen simplemente porque representa a unas siglas que se les antojan excesivamente de izquierdas. Cualquier cosa que hiciera un presidente del PSOE les parecería mal, son así de estúpidamente maniqueos y simples. Nada nuevo, por otra parte, ya se sabe que el nivel mental de los ultraderechistas tiende a ser ínfimo. A menudo ser fascista es una de las manifestaciones de encontrarse en el límite de la normalidad, quizá un poco por debajo.

Sin embargo, detrás del odio furibundo y gratuito de esos radicales procedentes del más astrado franquismo sociológico, se esconde una aviesa estrategia de la ultraderecha turnista, del PP. Están tan ansiosos de apoderarse del gobierno para dilapidar lo poco que queda de España, para malbaratar nuestros últimos cartuchos y lanzarse al robo, la malversación, la corrupción, la prevaricación y la liberalización (que todo es uno y lo mismo)...tan desesperados por hacerse con el poder para imponer las leyes del cristianismo ultramontano y entregar nuestros derechos y estado del bienestar a la trituradora del gran capital extranjero, que no dejan una sola treta sucia que jugar.

Por supuesto se han convertido en los reyes de la demagogia barata: ese victimismo constante de proclamarse perseguidos por el gobierno cada vez que un juez les desmonta un chiringuito corrupto (y son tantos: Baleares, Murcia, Valencia...no hay un solo lugar donde hayan gobernado donde no se hayan dedicado a corromper el estado y utilizarlo en beneficio propio sin respeto a la ley ni a los ciudadanos), ese proclamarse (y hay que tener descaro) como el partido de los trabajadores, cuando todos sabemos lo que son en realidad, ese lanzarse contra los inmigrantes cuando fueron ellos quienes trajeron a la mayoría porque así les interesaba a quienes manejan los hilos...

Y también de las triquiñuelas propagandísticas. Y esos abucheos cíclicos en el desfile de las Fuerzas Armadas al presidente del gobierno, no dejan de ser una más.

Pero ha estado bien, porque esa gentuza ha demostrado su verdadera cara.

Suelen tachar de malos españoles a quienes no son de su partida. Les gusta figurar como patriotas, como únicos detentadores de valores...pura hipocresía. En realidad solo piensan en trincar a costa del común y vendiéndonos si es preciso al enemigo (tenemos en Aznar un caso señero de lo que digo) e imponer las leyes dictadas por la secta radical a la que pertenecen. Todo lo demás les importa un pito. Y hoy lo han demostrado.

Durante el acto de homenaje a los caídos por España no han cesado los abucheos y los gritos. Es este el acto más solemne que puede celebrarse institucionalmente tanto a nivel del estado en su conjunto como del ejército en concreto, ese ejército que dicen idolatrar y admirar (y que tratan como se vio con lo sucedido con el YAK-42) pero han demostrado que solo les importa una cosa: sus estrategias electorales y sus odios viscerales.

En un momento de unidad y recogimiento como ese, en el que todos, aunque solo sea por respeto a nuestro pasado y a los que entregaron su esfuerzo, su dolor y hasta su vida en defensa de España (desde todos los bandos y convencido cada uno de ellos de estar haciendo lo mejor para la patria), debemos permanecer en silencio y meditando sobre el modo de superar las divisiones absurdas y la forma de aprender de nuestros héroes (la sangre de algunos de los cuales, por cierto, es todavía reciente), hacer electoralismo a voz en grito...es simplemente nauseabundo.

Esa gente ha descubierto hoy su verdadera cara. Y es asquerosamente fea.

Lo malo del caso es que todavía habrá muchos de vosotros tan estúpidos como para votarles. Mal anda España.

Etiquetas: , , , , , , , ,

CAMINO DEL SUICIDIO COLECTIVO

20101015181129-charly-morlock-sequia.jpg

Recientemente el informe Planeta Vivo de WWF hizo público el hecho de que la población mundial utilizó los recursos de un planeta y medio para autoabastecerse en el año 2007 destacando además que, de seguir con los actuales modos de gestión económica, poblacional y de recursos, en 2030 necesitaríamos los recursos de dos planetas para mantenernos y en 2050 de tres con la particularidad de que ya en la actualidad el consumo mundial ha superado la capacidad de regeneración de la tierra. Todo ello en un marco de constante y geométrica desaparición de la biodiversidad causada por dicho modelo de gestión que tiende al monocultivo (a menudo de carácter transgénico que solo beneficia a unas pocas multinacionales dueñas de las patentes) y a la persistente destrucción de hábitats en pro de la especulación de todo tipo.

No hace falta ser demasiado listo para sacar conclusiones: vamos de cabeza al desastre ecológico lo que implica un enorme cataclismo para la humanidad. Somos demasiados, gastamos más de lo que tenemos y ensuciamos todavía más... la tierra sin embargo es un ecosistema de recursos limitados y tendente al equilibrio. Y esa es una realidad que o aceptamos racionalmente adaptándonos a ella o se nos impondrá por las malas mediante una crisis de subsistencias (con posibles secuelas asociadas que no podemos prever) que diezmará nuestro número y que aunque afectará en mayor medida y primero a los que ahora son más pobres, no perdonará a los ricos. Mal que nos pese, y aunque no queramos verlo, vamos todos en el mismo barco y, si se hunde, naufragaremos todos. De ahí que las únicas formas válidas para salir del atolladero sean globales, solidarias y tendentes a la igualdad en el reparto de la riqueza. El capitalismo solo puede conducirnos a la destrucción. Sencillamente se trata de una ideología obsoleta, anticuada y mal concebida cuya aplicación, llevada al extremo, como ahora sucede, solo tiene una meta: la catástrofe.

En realidad no es nada que no se haya visto ya en la historia. Por el contrario es algo muy frecuente en ella: una élite se hace con el poder, abre un ciclo de prosperidad basada en la simple explotación irracional de recursos que refuerza su poder y su ideología y sigue con esa dinámica hasta que rebasa la capacidad de los recursos sobre los que se sustenta y acaba viniéndose abajo como el ídolo de barro que era. Sin ir más lejos semejante ciclo acabó con las ciudades mayas y puede verse en otros muchos lugares, culturas y épocas. La diferencia radica en que antes este tipo de catástrofes eran regionales y ahora será planetaria, no caerá una civilización determinada y localizada, caeremos todos.

La receta de WWF para salir del embrollo es bastante tímida. Se limitan a decir que debemos cambiar de modelo energético y de dieta. Pero la realidad es otra mucho más cruda y difícil de aceptar: necesitamos un salto evolutivo, un cambio cultural inmediato y completo.

Sencillamente no podemos seguir rigiéndonos por las anticuadas ideas y modos de hacer que han delineado la decadente civilización que nos conforma. Muchas de estas ideas, se ha demostrado a lo largo de diferentes artículos de este mismo blog, proceden de la edad del bronce (las religiosas asimilables a la superstición semita) otras, las más modernas, de las burguesías calvinistas del siglo XVI reducidas a sistema ideológico en el XVIII (capitalismo, liberalismo...)

Aunque nos pese reconocerlo, cimentamos nuestro modelo social, ecológico, económico y moral en ideas periclitadas, amortizadas, que nunca fueron buenas pero han perdido todo sentido confrontadas definitivamente con la realidad objetiva que nos alberga. Y tenemos que cambiar. Ahora, no mañaña, puesto que se nos acaba el tiempo.

 Los oráculos del poder, dentro de sus torres de marfil propagandísticas gustan de contraponer las supuestas (y evidentemente falsas) bondades de su ideología y su modo de hacer las cosas, con el comunismo, el fascismo o el integrismo islámico. Todos los que no comulgan con sus ideas son tachados de marxistas y comparados con Stalin y Kim il Jong, de nazis y comparados con Hitler y Mussolini o identificados con Bin Laden. Se trata, en realidad, de una disputa falsa. Obviamente necesitamos una revolución que abisme en la nada el actual pensamiento dominante en todas sus variantes pero dicha revolución no consiste en elegir modelos alternativos dentro del mismo sistema ideológico sino en generar ideas nuevas.

La alternativa ideológica, moral y ejecutiva que precisamos implantar a la mayor brevedad posible no consiste en eliminar el capitalismo para abrazar el comunismo marxista ni el salafismo islámico ni ninguna forma de fascismo. Todo eso sería continuar atados a ideas antiguas igualmente nocivas e inoperantes frente a la realidad objetiva.

Necesitamos, en primer lugar, asumir el hecho de que los recursos disponibles son limitados y que el único modo de poder disfrutarlos es adaptarnos a ellos. Nuestro número debe disminuir drástricamente y a cifras verdaderamente sostenibles, y mantenerse estable en el tiempo. Para ello deben combatirse con la máxima dureza todas las creencias procedentes de la superstición y sus modos sociales derivados que tiendan a la proliferación sin control empezando por todas las religiones, sectas e ideologías que parten del nefasto "creced y multiplicaos" de la Biblia...de hecho toda la superstición semita en su conjunto debe ser combatida. Los fanáticos que se aferren a ella en cualquiera de sus formas deben ser considerados enemigos comunes de la humanidad e individuos perturbados, privados de su buen sentido por un lavado de cerebro realizado dentro de sus sectas, organizaciones nocivas cuya existencia no debe ser permitida. El primer paso de nuestro salto evolutivo ha de consistir en librarnos de la superstición, especialmente la de origen semita que es la más dañina y extendida. Ni el cristianismo ni el judaismo ni el islam, doctrinas  alucinadas, contrarias a la razón y ancladas en concepciones de la edad del bronce, pueden seguir siendo toleradas, respetadas y protegidas. Son causa principal del mal que nos afecta y por lo tanto parte de la salvación consiste en erradicarlas.

En segundo lugar es preciso admitir que la humanidad debe gestionar los recursos existentes mediante criterios de racionalidad y justicia y que por lo tanto la codicia personal debe quedar siempre supeditada al interés común. La verdadera riqueza es aquella que beneficia a todos dentro de un marco de gestión sostenible. No es racional ni moral que unos sean demasiado ricos mientras otros perecen en la miseria. Tampoco es inteligente un sistema basado en la acaparación de recursos. La tesaurización, y es un hecho conocido desde antiguo, no beneficia ni al que acumula ni a la economía que se ve privada de la circulación de recursos. Tampoco es un sistema aceptable el que pone el conjunto o gran parte del entramado económico al servicio de unas pocas fortunas dominantes. De ese modo lejos de crear riqueza se destruye. Solo cuando la riqueza es compartida por todos y fluye libremente (lo que excluye de facto la especulación, que debe no solo penalizarse sino perseguirse e imposibilitarse por ley) puede hablarse de un sistema económico sano. Evidentemente semejante forma de distribución de los recursos impide de facto las grandes acumulaciones, pero garantiza un alto nivel de vida al común de la humanidad.

Soy consciente de la dificultad de llevar a cabo este salto evolutivo dentro de la decadente, despreciable, ignorante, desequilibrada, enloquecida y mal gestionada sociedad actual. Tampoco me preocupa demasiado. Es solo cuestión de tiempo que, si no damos este salto evolutivo, la propia naturaleza nos imponga la regulación. No será agradable y, desgraciadamente, tampoco servirá para hacernos evolucionar. Los que sobrevivan casi con toda probabilidad acabarán involucionando. De hecho, en muchos aspectos, ya lo estamos haciendo.

 

 

NOTA.- la fotografía es de Charly Morlock

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

15/10/2010 18:54 disidenteporaccidente Enlace permanente. acción verde No hay comentarios. Comentar.

LOS CHULOS Y LAS PUTITAS RESPETUOSAS

20101019150804-lady-pain.jpg

Esto de almorzar con los amigos de vez en cuando se está convirtiendo en los últimos años en un continuo escuchar quejas. No es ya solamente la crisis y sus consecuencias laborales y económicas, los resultados de los turbios manejos de nuestros corruptos políticos, la radicalización derechista de algunos sectores sociales...es que, además, las grandes empresas, siguen con sus habituales prácticas fraudulentas y mafiosas rebañando, al amparo de leyes que les permiten el ejercicio de la estafa y que perjudican conscientemente al ciudadano para favorecerlas a ellas.

Todos conocemos el sindios que las leyes (y por lo tanto el estado, que, no me cansaré de repetirlo, no está al servicio del ciudadano sino del gran capital y que por lo tanto es ilegal e ilegítimo y debe ser derribado como tal y sustituido por una república ciudadana donde el bien común impere sobre la codicia individual y no se legalice ninguna forma de robo ni estafa) permiten en sectores como los seguros, las telecomunicaciones, los bancos...allí donde hay un modo de estafar al pobre (y en ese aspecto lo somos casi todos) allí que se legisla para que las grandes empresas tengan la sarten por el mango y puedan exprimir a fondo a sus clientes.

Basta examinar las leyes y los reglamentos de todo tipo emanados de nuestros parlamentos y elaborados por nuestros ministerios, consejerías y ayuntamientos bajo cualquiera de las siglas integradas en el vigente turnismo para darse cuenta de que da lo mismo quien mande y quien gobierne. Se hace ruido mediático en torno a algunas leyes accesorias que pueden resultar polémicas, enfrentando a diversos territorios, a creyentes con no creyentes...pero la inmensa mayoría de las leyes que realmente importan, las que regulan el trato de los ciudadanos con las grandes empresas, las que permiten la proliferación de la especulación y la explotación, las que dan carta blanca a las grandes corporaciones para hacer de su capa un sayo y ROBAR y ESTAFAR a su sabor y bajo el paraguas de la legalidad, esas pasan en silencio y siempre benefician a los mismos.

La filosofía del gran capital es sencilla: explotarnos al máximo en cuanto productores (y ahí se cuentan los autónomos y los pequeños empresarios a quienes perjudica la tolerada competencia desleal de los grandes) y estafarnos y robarnos en cuanto consumidores. En ambos casos cuentan con la connivencia del estado y los políticos títeres amamantados a las ubres de ese gran capital.

Por ese motivo cuando los sindicatos y demás colectivos sociales salen a la calle, sea en huelgas raquíticas y casi vergonzantes como la última de España o como en Francia, con mayor valor y decisión, exigiendo la reforma de tales o cuales medidas, resulta que esas huelgas siempre son parciales y limitadas en sus objetivos. No solo debemos ocuparnos de evitar alguna reforma laboral o el retraso de la edad de la jubilación.

Necesitamos una revolución total que ponga el estado al servicio de los ciudadanos arrancándolo de las garras de los especuladores.

No solamente tenemos que exigir que dejen de explotarnos y defender el estado del bienestar. Hay que llevar las reformas hasta el punto en que no se les permita estafarnos y robarnos prácticamente a mano armada.

El ciudadano debe estar por encima del beneficio del gran capital. Esta es la gran revolución pendiente.

Y mientras la hacemos (que lo dudo) tenemos que tener bien claros varios conceptos, a saber:

1-Un estado que no está al servicio de los intereses comunes y permite el latrocionio y la estafa de los grandes es un estado ilegítimo, ilegal y tiránico en todas sus formas y manifestaciones.

2-La rebelión es legítima contra la tiranía.

3- Existen culpables concretos, delincuentes por acción u omisión, cómplices y colaboradores necesarios cuyos nombres conocemos. El gran capital y sus títeres políticos no son entidades abstractas sino personas concretas bien identificadas que deberan responder de sus actos como traidores, estafadores y ladrones.

4-Que todo acto de oposición directa o indirecta a ese estado ilegítimo y a las grandes empresas que lo manejan es justa y legítima puesto que el pueblo se encuentra en la más extrema indefensión y traicionado por las leyes e instituciones que estructuran el estado alejándolo de la verdadera democracia.

5-Que la inacción es también culpable.

6-Que permitir a los grandes robar a manos llenas para tener la oportunidad de robar nosotros un poco es también una forma de contribuir a la ilegitimidad (no podrían mantenerse los grandes ladrones y explotadores sin la connivencia de los infinitos pelanas que a menor escala imponen su interés personal sobre el modo correcto y democrático de hacer las cosas...sí, me refiero a vosotros, hienas de poca monta, no tengo que enumeraros, aquí nos conocemos todos)

7-La ignorancia y la desunión favorecen los manejos de las grandes empresas y de los políticos que las apoyan. Es preciso, por lo tanto, crear cauces alternativos de información y fomentar la unión civil para lograr enfrentarse a un estado corrupto y al gran capital que lo maneja en perjuicio de todos y beneficio de unos pocos.

8-La alternativa a esa movilización general y ciudadana es ser explotados y a la vez timados por los que ya controlan nuestros destinos. La inacción, la sumisión y la cobardía nos llevará a lo que vulgarmente se llama ser puta y poner la cama. (Y aún tendremos que pagar la colada de las sábanas y la renta del cuarto)...

Desgraciadamente la mayor parte de vosotros/as sois simples y dóciles putitas respetuosas. Algunos/as incluso con alma de proxeneta.

NOTA.- la fotografía es de Lady Pain

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡QUÉ TRISTE ES SER ANTIDISTURBIOS!

20101021183244-tacomamama.jpg

Un antidisturbios no deja de ser un pringado. Tiene los mismos problemas que el resto de los funcionarios, que las personas que se manifiestan en la calle, que se alzan legítimamente contra el latrocinio organizado y legalizado en que se han convertido los estados burgueses y su trabajo consiste en apalear y disolver a aquellos que se manifiestan también en defensa de sus derechos. Puede decirse, por lo tanto, que el antidisturbios es doblemente pringado: como todos los demás y encima viéndose forzado por su trabajo a impedir las protestas que defienden sus derechos y a defender los bienes, patrimonios y desafueros de políticos corruptos y empresarios corruptores. Es triste.

Claro que también se le puede entender como un simple instrumento del poder. Un mercenario sin conciencia social atado por un sueldo miserable y manipulado por la posesión de un uniforme, la idea de "ser" la autoridad y la siempre atractiva posibilidad de zurrar al prójimo en cumplimiento de un deber que, curiosamente, consiste en traicionar a su propia clase para salvaguardar el estado de cosas que permite la explotación, el robo organizado y la esclavización de la misma.

Sí, cada vez que veo un gobernante invocando el principio de autoridad y de orden para imponer las normas de las élites depredadoras sobre los derechos y necesidades del pueblo y a los antidisturbios dando leña a diestro y siniestro cumpliendo las órdenes de esos gobernantes parafascistas al servicio del gran capital, siento pena por ellos. Es muy triste lo que puede hacer un uniforme, la identificación con el poder y una soldada con una persona.

Si en el anterior artículo hablábamos de putitas respetuosas...

En fin la Revolución Francesa (la de 1789) comenzó de verdad cuando los soldados que iban a disparar contra el pueblo comprendieron que formaban parte de él y con él compartían sus destinos. El fascismo comenzó de verdad en todas partes cuando el ejército se constituyó en una casta separada del pueblo, se identificó con los intereses de los ricos y comenzó a atacar a sus propios pueblos para defenderlos generando todo tipo de crímenes bien conocidos por la historia.

Evidentemente, como bien demuestra lo que ocurre en Francia, en estos días estamos más cerca del fascismo institucional que de un cambio democrático (que solo puede llevarse a cabo mediante la acción directa en la calle contra los sistemas decadentes y corruptos que osan llamarse democracias y son tan solo máscaras de la dominación del gran capital sobre el común de la sociedad).

Sí, insisto, es muy triste ser antidisturbios. Por cierto, queridos amigos de la porra y el casco: vuestros derechos también se recortan y los de vuestros hijos. Pero no importa, seguid apaleando al pobre para que estén contentos esos cerdos con corbata. Oye, igual hasta os condecoran.

Los señoritos siempre tuvieron sicarios que cumplían con su deber (mantener un orden injusto) por un sueldo de mierda.

NOTA.- la fotografía es de Tacomamama

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

21/10/2010 18:38 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.