Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2010.

LLUVIA, SOL Y GUERRA EN SEBASTOPOL.

20100809155747-trigo.jpg

Allá por los años de la Guerra de Crimea (1853-1855) el mercado del trigo castellano experimentó una gran bonanza debido al hecho de que al bloquear franceses, ingleses y turcos los puertos rusos en el Mar Negro el trigo ucraniano no podía llegar a los mercados beneficiando a otros núcleos productores como el castellano.

Este año los catastróficos incendios sufridos por Rusia a causa del calor, de la sequía, de la incuria de las autoridades y, por qué no decirlo, de ciudadanos poco habituados a semejantes condiciones climatológicas, ha dado al trasto de nuevo con las exportaciones cerealísticas de ese país. Sin embargo los agricultores españoles dificilmente van a beneficiarse de ello, tampoco los de otras partes del mundo.

Qué ha cambiado entre 1854 y 2010 para que un hecho natural: la apertura de mercados a nucleos productores de un bien cuyo principal, o uno de los principales productores, colapsa por el motivo que sea. Qué ha cambiado para que el movimiento natural de los mercados quede alterado hasta el punto de no reflejar en los centros de producción una catástrofe sectorial.

¿Habrá que decirlo?...

La diferencia es la llamada globalización que consiste en permitir a los especuladores, que son una minoría parásita, alterar los mercados de tal modo que dejan de reflejar movimientos naturales para responder a otros artificiales a menudo deliberadamente desestabilizadores que suceden así para perjuicio general y exclusivo beneficio de los especuladores de Wall Street.

Lo hemos visto a lo largo de los últimos meses en relación con la deuda pública de los diferentes paises, lo vemos ahora (y siempre) en relación con los mercados de alimentos.

La globalización es tan solo un modo de acaparar los mercados y manipularlos en beneficio de unos pocos y perjudicando deliberadamente a la mayoría. En otras palabras: una pura y simple estafa. Por lo tanto cualquier ideología, estado, político o institución que trabaje en esa dirección puede considerarse abiertamente como ilegítima, tiránica y culpable de crímenes de lesa humanidad (pues la especulación y la manipulación artificial de los mercados es la verdadera causa del hambre y la miseria en el mundo).

Actuando con lógica y moral resulta evidente que el sistema y la ideología que propician la llamada globalización deben sustituirse por otros que beneficien a todos dentro de un marco de economía real y comercio limpio y que las instituciones que promocionan e impulsan dichas políticas (empezando por la ONU, el FMI, el Banco Mundial y siguiendo por los estados de ideología capitalista y los partidos que la implementan independientemente de sus siglas) deben ser eliminados y sustituidos por otros que aporten ideas nuevas y métodos de organización social y económica más racionales y justos. Del mismo modo los políticos, funcionarios y magnates que vienen impulsando y amparándose en dichas ideologías y políticas y que están permitiendo el actual y perjudicial desgobierno deberán responder judicialmente de sus actos como enemigos comunes de la humanidad equiparables a los peores criminales de guerra. Pues existe de hecho una guerra solapada entre las minorías dirigentes que se benfician del actual estado de cosas y el resto de los ciudadanos del mundo, premeditadamente perjudicados y estafados por el mismo.

No es que otro mundo sea posible, es que resulta indispensable. La revolución debe comenzar ya y debe hacerlo desde la toma de conciencia de cada ciudadano. Y ya no se trata de discutir en torno a ideologías del pasado. Necesitamos un mundo nuevo que se base en dos principios eternos e indiscutibles: libertad y justicia.

NOTA.- la fotografía es de Juan Antonio Capó.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

09/08/2010 16:04 disidenteporaccidente Enlace permanente. disidencias No hay comentarios. Comentar.

MARRUECOS Y NUESTRO LUGAR (EQUIVOCADO) EN EL MUNDO.

20100809132238-helge-f..jpg

 Una de las mayores desgracias para un país civilizado como España es compartir cualquier tipo de frontera con el desquiciado, atávico y despreciable universo islámico.

El islam es un elemento regresivo que a fuerza de imponer prohibiciones absurdas y promover el inmovilismo social permite la perpetuación de sistemas ideológicos y sociales arcaicos que pretenden, mediante la agresividad y la imposición, expandirse fuera de sus propias fronteras al mismo tiempo que dominan a sus mismas sociedades impidiéndoles el progreso. No es casualidad que precisamente en las sociedades islámicas pervivan estructuras como las tribus, cuya vigencia dejó de tenerse en cuenta en el occidente civilizado hace milenios. No es casualidad que pervivan en ellas usos salvajes como la lapidación o la sumisión de la mujer. El islam es un estercolero en el que a fuerza de conservadurismo teocrático se pudre lo peor y más detestable de las sociedades de la edad del bronce.

Y, como he dicho, el islam es una fuerza agresiva frente a la que no cabe otra forma de relación que la confrontación activa. Eso lo sabemos muy bien los españoles que llevamos padeciendo su proximidad desde el siglo VII. Por ese motivo las tesis liberales que ahora nos dominan, basadas en los intereses de las pequeñas sectas protestantes emigradas a la América inglesa y que consideran la libertad de creencias y de culto como un derecho y exponen la igualdad de derechos de todos los seres humanos, son una ideología inadecuada en la frontera contra el islam. Adoptarlas es una muestra de hasta qué punto nos hemos traicionado a nosotros mismos con nuestra sumisión al imperialismo anglosajón.

 Sobre todo teniendo en cuenta la clase de salvajes que tenemos como vecinos al otro lado del estrecho. Su agresividad no comenzó con la adopción del islam. Ya en el 153 a.d. C., se documenta la primera invasión de esas tribus en España y el modo en que se dedicaron al robo y el saqueo hasta que los lusitanos les frenaron en seco y pasaron al otro lado del estrecho para castigar su osadía. Más tarde el imperio romano frenaría esas invasiones representando una época de estabilidad y paz para Hispania. Sin embargo, apenas sobrevino la primera crisis grave del mismo, en el siglo III, se repitieron las invasiones y devastaciones de los moros, todavía paganos, en la península. Por esa razón, restablecido el orden, el imperio otorgó el control de la Tingitania a la diócesis hispánica, porque resultaba evidente que para mantener la paz en Hispania, para evitar las depredaciones de los moros, debía controlarse el norte de África.

Dicho control se mantuvo durante lo que restaba del imperio romano y también bajo el dominio visigodo de tal manera que ciudades como Ceuta y Melilla, también como Tanger, Nador y todas las del norte del actual Marruecos estuvieron bajo control de España (Hispania era ya España antes de la creación de los reinos medievales, puesto que la continuidad institucional, cultural, de sentimiento nacional e incluso dinástica se mantuvo) al menos desde el siglo III lo que viene a convertir en reivindicaciones sin base ninguna las reclamaciones de la dinastía alahuita sobre nuestras posesiones en el norte de África. Es más: no es que Ceuta y Melilla sean españolas desde época inmemorial, es que podemos reclamar también una franja amplia entre ambas y que se extiende hacia el sur. La Tingitania es una prolongación de España que todavía no se ha reconquistado.

Cuando, a causa del desgaste del reino visigodo debido tanto a sus enfrentamientos internos como a la constante guerra contra el bandidaje moro al que tuvo que hacer cara en el limes de nuestra provincia norteafricana, la Tingitania cayó en manos de los moros, se reprodujo un fenómeno antiquísimo y que se da cada vez que esa gente tiene la posibilidad de hacerlo: el asalto de la península y su saqueo pertinaz acompañado de todo tipo de crímenes.

Pero no debemos equivocarnos: la de 711 no fue una invasión de musulmanes. La mayor parte de los moros que entraron por Tarifa eran todavía cristianos y los que les siguieron acababan de convertirse al islam. El peso del corán era tan escaso entre los invasores que hasta uno de sus jefes, casado con la viuda de Don Rodrigo, pretendió convertirse al cristianismo para coronarse como rey de los visigodos. Le asesinaron antes.

La islamización, siempre muy superficial, de España, es un asunto independiente y más complejo que la simple invasión de los moros y tiene poco que ver con ellos porque precisamente por su habitual actitud de simples saqueadores sin ley ni gobierno fueron expulsados de la penñinsula hacia el 740. En España un moro ha sido siempre un enemigo y un extranjero aun dentro del Al-Andalus musulman. Conviene recordarlo y tenerlo muy en cuenta.

La reaparición de los moros en la escena política se produjo durante la dictadura de Almanzor que, como suele ser habitual en los tiranos españoles, es una tradición que llegó hasta Franco, se rodeó de una guardia mora para instaurar su poder tiránico basándolo en la fidelidad mercenaria de unas fuerzas salvajes y acostumbradas al robo, el asesinato y todo tipo de violencias. Más tarde la presencia mora en España se manifestó del modo habitual: con invasiones de tribus dedicadas al pillaje con la excusa del integrismo islámico. Así se sucedieron los Almorávides, los Almohades y los Benimerines, moros odiados incluso por los musulmanes españoles, civilizados y sin lazos con dichas tribus atrasadas, teocráticas y dedicadas a enriquecerse mediante el latrocinio y el bandidaje en la península.

La vecindad con los moros, musulmanes o no, ha sido siempre la misma: difícil, peligrosa y marcada por la agresividad y la falta de escrúpulos de gentes salvajes y propensas a la violencia y el saqueo.

Sí, comprendo de sobra lo que estarán pensando de este artículo esos estúpidos progres que siguen las consignas liberales del protestantismo anglosajón sin saberlo y pensando que son modernos, humanistas y de izquierdas. Si han llegado hasta aquí, cosa que dudo, estarán escandalizados y tachándome de racista. Es lógico: son tan moñas como ignorantes. No habla en mí el racismo, sino el conocimiento de la historia. Y la realidad histórica es incompatible con el ideario progre-liberal. Bien mirado, cualquier realidad. A los niños educados según esa ideología estúpida, absurda y basada en ideales bíblicos completamente desconectados del mundo real es a los que les pegan en el recreo y les quitan el bocadillo. Por desgracia si existe un fundamentalismo comparable al del islam es el del liberalismo. Son gente que se cree en posesión de la verdad absoluta y no cambia de idea ni aunque la evidencia les abofetee la cara. Es triste, pero es así. Esos progres que se la cogen con papel de fumar y piensan según mandan los cánones guiris, seguirán pensando que soy xenófobo y racista aunque les demuestre paso a paso que tengo razón en lo que digo. De modo que no me molestaré en hacerlo. Necesitaría, además, demasiado espacio y no es este el lugar adecuado para ello.

De modo, decíamos, que el pensamiento liberal de origen calvinista que han impuesto los anglosajones como parte de su dominio imperialista y que solo se aplica cuando a ellos les conviene: cuando se trata de los intereses imperialistas de los Estados Unidos la realidad es muy diferente (véase Vietnam, América del Sur, Afganistán, Iraq, Guantánamo, Abu Graib...), solo nos perjudica y nos impide desarrollar las políticas enérgicas frente a la agresividad de pueblos incivilizados y salvajes que se nos comerán con patatas si nos mostramos débiles.

A este respecto no debe olvidarse el hecho de que los magrebíes se dedicaron a la piratería sin interrupción desde el siglo VIII hasta que en 1812 los estadounidenses bombardearon Argel. Durante más de mil años no hubo costa en el Mediterráneo a salvo de sus incursiones esclavistas ni barco que pudiera navegar tranquilo. La agresividad, el latrocinio y el robo es parte de su ADN histórico y solo ha podido controlarse por la fuerza. Eso es un hecho incontrovertible.

Durante siglos correspondió principalmente a España combatir en primera línea, en el mar y en tierra, contra la institucionalizada delincuencia mora. Todavía hoy somos los más expuestos y quienes más vamos a sufrir el expansionismo de los estados moros e islámicos que se articulen en la zona. Por ese motivo, y porque somos el primer bastión de la civilización occidental frente a la barbarie islámica, nuestros aliados deberían ser solidarios con nosotros en nuestras políticas de fuerza frente al estado delincuente y expansionista de Marruecos. No sucede así.

Vengo exponiendo en estos artículos el hecho de que nuestra sumisión al imperialismo anglosajón no nos ha beneficiado en nada, antes bien nos ha perjudicado siempre y es contraria a nuestros intereses. No son, ni han sido ni lo serán, aliados sino amos y con interés en debilitarnos y perjudicarnos.

En el siglo XIX la difusión del liberalismo anglosajón costó la desmembarción de la España imperial: ojo, no la pérdida del imperio, sino la fragmentación y atomización de un todo que hubiera evolucionado hacia nuevas formas de gobierno manteniendo su poder, de tal modo que no solo España sino todos los países americanos surgidos de dicha atomización quedaron sometidos al imperialismo anglosajón y privados de una efectiva evolución propia y autónoma.

Más adelante ese mismo imperialismo ha seguido moviéndose por derroteros ajenos a nuestros intereses.

En 1956 nos forzaron a marcharnos del protectorado del norte de Marruecos cuyas tierras, colonizadas indebidamente por tribus bereberes, pertenecen a España por derecho propio desde los tiempos de Roma.

En 1975, cuando Hassan II decidió robarnos el Sáhara Occidental, tuvimos que cedérselo porque nuestros mandos militares descubrieron que los americanos informaban a los moros del movimiento de nuestros aviones y barcos de guerra que monitorizaban desde las bases que el franquismo les había cedido en nuestro territorio. En otras palabras que nuestros "aliados" eran más aliados del rey de Marruecos que nuestros.

En 1985, cuando nos metieron en la OTAN, lo hicieron de tal modo que el mando operativo de la zona del estrecho siguió en manos inglesas desde Gibraltar, que prácticamente renunciábamos a la reivindicación de este trozo de España bajo soberanía extranjera y bajo unas condiciones absolutamente humillantes, inaceptables y contrarias a nuestros intereses. Resulta que nosotros tenemos que ir a pegar tiros a Afganistán si se nos ordena pero que la OTAN no tiene obligación ninguna de ayudarnos a defender Ceuta, Melilla, las Chafarinas y demás islas del estrecho ni tampoco las Canarias. Es decir: que ninguno de nuestros intereses estratégicos está cubierto por la OTAN. Y es muy probable que en caso de enfrentamiento nuestros aliados volvieran a informar al enemigo del movimiento de nuestras tropas. Esa es la calidad de tratados y de alianzas que han firmado nuestros políticos turnistas.

Para colmo, nuestros compromisos con la OTAN nos obligaron a participar en la mascarada de Yugoslavia apoyando el secesionismo de determinadas provincias frente a Belgrado y el expansionismo musulman en los Balcanes, en suelo europeo.

Como reza el título de este artículo, hemos elegido un lugar equivocado en el mundo. Nuestra sumisión a la ideología, dominio e intereses del imperialismo anglosajón lejos de beneficiarnos nos perjudica, nos debilita y nos llevará a la destrucción.

Hay que aceptarlo: estamos solos. Y llegará el día en que tengamos que corregir de nuevo, con absoluta severidad, a nuestros vecinos problemáticos del sur. La Reconquista no ha terminado.

 

NOTA:- La fotografía es de Helge F.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

SANTIAGO Y CIERRA ESPAÑA

20100813193532-jeff-kubina.jpg

Es curioso como las expresiones se perpetuan a lo largo de la historia llegando a olvidarse su origen y verdadero significado. Tal sucede con la castiza frase que da título a este pequeño artículo. Todos sabemos que se trata del grito de guerra de la caballería castellana cuando andaba en guerra contra la morisma pero he comprobado que muy pocos conocen el correcto modo de pronunciarla y por qué es así.

Generalmente suele pronunciarse sin interrupciones, de una sola vez, ayuna de comas y con el sentido de invocación al apostol de Compostela para que cierre España defendiéndola de peligros exteriores. Pero en realidad se pronunciaba con una prolongada pausa entre los vocablos "cierra" y "España" y en el transcurso de una serie bien determinada de maniobras militares que a día de hoy han caido por completo en el olvido.

La caballería pesada, copiada de modelos militares y sociales del otro lado de los Pirineos, era una poderosa fuerza de choque capacitada para obtener grandes victorias en batallas campales debido a que el arrollador impacto de la masa de jinetes acorazados, aun siendo estos una minoría con respecto al enemigo, servía para abrir grandes brechas en las líneas contrarias desorganizándolas y permitiendo a la siempre olvidada y denostada infantería cortar las líneas tomando de flanco al enemigo y precipitando su desbandada lo que permitía a la caballería, ya reorganizada después del primer asalto, lanzarse a la persecución y matanza de una caterva desorganizada incapaz de defenderse.

En España dicha táctica fallaba a veces al enfrentarse la caballería pesada de modelo franco con la ligera de procedencia norteafricana que ganaba fácilmente los flancos de la masa atacante llegando a atacar simultáneamente su retaguardia y su campamento al tiempo que tomaba de flanco y desbandaba a la infantería. Sin embargo, por cuestiones políticas y sociales, dicha táctica se mantenía y se estimulaba desde el poder. Aunque todavía queda mucho que escribir sobre la utilidad militar y la verdadera naturaleza de la infantería hispana de la edad media y es posible que un profundo estudio al respecto nos rebele aspectos hasta ahora desconocidos de la misma. Pero este es otro asunto que no hace al caso. 

La cosa es que en las batallas campales de la reconquista solía utilizarse como elemento dominante y determinante la caballería pesada en cargas masivas. Para que estas resultaran eficaces era de la mayor importancia que los jinetes cabalgasen muy juntos, hasta el punto de que muchas veces llegaban a atarse unos a otros por las rodillas para mantener el orden y la cohesión. Por lo tanto uno de los puntos de mayor importancia en la carga era "cerrar" las filas, colocar a todos los jinetes que la componían rodilla con rodilla y procurar que se mantuvieran así para que su impacto sobre la línea enemiga fuera máximo abriendo la brecha deseada. Un carga mal coordinada podía ser rechazada por una infantería experta y causar la derrota del bando rechazado, especialmente si la caballería ligera sarracena aprovechaba el desorden para medrar entre los huecos y atomizar el escuadrón provocando su desbandada.

De ahí la mecánica de la manida frase que da título a este artículo y su división en dos maniobras diferentes en cuanto grito de guerra.

Llegados al campo de batalla y organizado el escuadrón quien lo mandaba invocaba la protección del apostol y daba la orden de "cerrar", de colocarse los jinetes rodilla con rodilla:

-¡Santiago y cierra!

Acto continuo,, ya organizado y apretado, el batallón comenzaba su aproximación al enemigo. Primero al paso, lentamente. Más adelante al trote, ganando inercia pero sin cansar excesivamente a los caballos. Llegado el momento adecuado para pasar al asalto definitivo e iniciar el galope final, y solo entonces, el jefe del escuadrón gritaba la última palabra que era repetida como grito de guerra por el resto de los hombres llegando al choque, al momento decisivo de la carga:

-¡España!

De modo que, aunque nosotros pronunciamos esta frase unida, en realidad consta de dos órdenes diversas dadas en momentos diferentes durante la carga de la caballería pesada.

A día de hoy tal circunstancia es tan solo una curiosidad sin mayor trascendencia. Pero de las curiosidades sin trascendencia también se vive. Sobre todo en agosto.

NOTA.-la fotografía es de Jeff Kubina.

 

Etiquetas: , , , ,

13/08/2010 19:35 disidenteporaccidente Enlace permanente. palabras, dichos No hay comentarios. Comentar.

DIFAMAR MEJOR QUE MATAR.

20100821183036-curious-expeditions.jpg

Naturalmente la violación es un grave delito que no debe tomarse a la ligera y el autor de estas páginas ha sido siempre partidario de los más duros castigos para los violadores. Castigos mucho más rigurosos que los actualmente en vigor. Quienes le conocen lo saben. Aclarado este punto es preciso reconocer que uno de los peligros que siempre acechan a cualquier hombre es, precisamente, una falsa acusación de violación con la finalidad última de perjudicarle y difamarle. No seamos hipócritas, sabemos que ese es un peligro real. Un peligro que con cierta frecuencia no procede de mujeres despechadas y vengativas sino de tramas ocultas que pretenden la defensa de intereses bastardos. Por ese motivo, junto a los más estrictos castigos, el autor de estas páginas ha exigido siempre las más puntillosas investigaciones en dichos casos. El culpable debe pagar. Desgraciadamente el inocente, aunque quede acreditada su inocencia, siempre deberá cargar con el estigma de la acusación. Ya conocemos el dicho: si el río suena...

Hace apenas un mes en estas mismas páginas nos referíamos al movimiento altermundista y el modo en que desde el Poder se trataban sus concentraciones utilizando tácticas de guerra de cuarta generación que detallábamos en el correspondiente artículo. Por supuesto la difamación es una de las tácticas de guerra de cuarta generación, como lo es el acoso policial y judicial contra los ciudadanos molestos que representan una amenaza para la tiranía dominante (no me cansaré de insistir en que votar cada cuatro años no es sinónimo de democracia y de que, en realidad, puesto que las políticas que se aplican en nuestros paises las diseñan para su exclusiva conveniencia y en detrimento de la ciudadanía poderes económicos a menudo extranjeros que convierten cada gobierno en títere de sus deseos, el sistema presuntamente democrático que tan bien nos venden es en realidad una criptodictadura, una tiranía enmascarada con los fastos electorales)...

No debemos pensar, porque es falso, que el Gran Hermano que se esconde tras nuestra falsa sensación de libertad es indiferente a la disidencia. Nada más lejos de la realidad. Hay disidentes, como quien esto firma, de poca importancia, que pueden ser despreciados y hasta ignorados pero los hay que realmente amenazan al poder y evidencian sus sucias y oscuras maquinaciones. Y esos, amigos míos, no nos engañemos: son perseguidos. Pueden desaparecer al doblar una esquina, perecer víctimas de un atraco o de un accidente de tráfico, pueden ser imputados en delitos que les desacrediten...y sucede todos los días. El poder en la sombra cuya propaganda tanto se complace en evidenciar la tiranía comunista o nazi, no es menos tiránico ni menos salvaje, sí más hábil en esconder su dominio. Quienes lanzaron las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki y bombardearon sin necesidad Hamburgo, quienes fomentaron las dictaduras en España, Portugal y Sudamérica y se inventaron operaciones enteras para hacer desaparecer millares de ciudadanos disidentes no son menos criminales de guerra que Stalin o Hitler. Pero sí son más sibilinos, más hipócritas...y saben que muy frecuentemente difamar es más efectivo que matar.

 Todo esto viene a cuento por lo que está sucediendo en Suecia en estos días con Julian Assange, fundador de Wikileaks. Yo no conozco a este señor, ignoro cual es su personalidad y su probidad personal y desde luego no puedo afirmar ni negar que las acusaciones de violación que se le hacen sean falsas o no. Sin embargo sí existen toda una serie de datos públicamente contrastados que me inducen a pensar en una sucia táctica de guerra de cuarta generación.

A saber:

1- El señor Assange es fundador de una página web dedicada a evidenciar las mentiras del Poder. Es más, en los últimos meses ha puesto en evidencia al gobierno de los Estados Unidos (uno de los máximos títeres del poder en la sombra, de la élite hegemónica que nos gobierna y debemos derribar para el bien común) sacando a la luz miles de documentos sobre la guerra de Afganistán que muestran al ciudadano mucho de aquello que desde Bush se le venía ocultando. Es decir: ha vulnerado la censura impuesta por el poder exponiendo la verdadera naturaleza de una guerra injusta e innecesaria, salvo para apoderarse de unos recursos naturales muy preciados y un territorio altamente estratégico. Una guerra que comenzó con unas elecciones dudosas y un conveniente atentado, el de las Torres Gemelas, que todavía no se ha aclarado del todo y sirvió para introducir leyes y usos plenamente dictatoriales en los Estados Unidos. No sabemos cuantos secretos más, y seguramente más sucios y vergonzantes, oculta esa gente. Si se produce otra filtración similar toda su operación podría venirse abajo, como se vino la de Vietnam en cuanto el pueblo dispuso de información sin contaminar. Y es más grave aún, porque lo de Vietnam estuvo a punto de llevarse por delante todo el ordenamiento moral, político, económico y social que sostiene a esa élite que solo a duras penas pudo reconducir las cosas, el agua hacia su molino, a partir de los ochenta. Es lógico: si les vemos tal como son, si logramos rasgar el velo de mentiras y propaganda que les oculta su tramoya se viene abajo. Deben evitarlo por todos los medios. Y en ese sentido el señor Assange representa una grave amenaza.

2-Resulta que Wikileaks ha logrado la alianza de un partido sueco, el Partido Pirata, que también representa una grave amenaza contra el Poder, ya que lucha por la neutralidad en la red, por un concepto diferente al imperante sobre derechos de autor y una mayor libertad en internet, lo que se traduciría en una mayor libertad en la vida de cada uno de nosotros. Ese partido actualmente es extraparlamentario pero si en las próximas elecciones suecas, como parece que puede llegar a suceder,  obtiene alguna representación parlamentaria, los servidores de internet que ha ofrecido a Wikileaks para que pueda seguir realizando su labor a salvo de la persecución del Poder, alcanzarían inmunidad parlamentaria y no podrían cerrarse ni manipularse. El peligro, por lo tanto, es máximo para los que manejan el cotarro en la sombra.

3-Suecia es, actualmente, un pais gobernado por la derecha (lo que significa, en términos reales, extrema derecha) y lleva más de una década avanzando hacia posicionamientos ultraconservadores y una mayor subordinación a la élite hegemónica. Es, por lo tanto, tierra enemiga para cualquier disidente. Si a eso se le añade que, según parece, el señor Assange jamás ha sido acusado previamente de violación...

Todo parece indicar que nos encontramos ante una sucia táctica de guerra de cuarta generación para desprestigiar y poder encarcelar y controlar a un disidente peligroso que amenaza con poner en evidencia los sucios entresijos y las mentiras del Poder.

Por supuesto si se demuestra más allá de toda duda razonable que el señor Assange ha cometido los delitos de que se le acusa deberá recibir su castigo. Pero, si como parece, está siendo víctima de una táctica de guerra sucia por parte del Poder, debe manifestarse, hacerse público y denunciarse. Estamos en guerra, aunque  la mayoría de vosotros no lo sepais, comprenderlo es el primer paso hacia la libertad y la justicia.

PD.- Una vez más se demuestra que la publicidad y la alerta social minimizan los riesgos de las jugadas del Poder contra los disidentes. Apenas unas horas después de acusar al señor Assange, las autoridades suecas han retirado los cargos contra él. El revuelo mundial levantado y la atención depositada en el asunto hacía imposible llevarlo a cabo. Eso solo se puede hacer con un público ignorante y descuidado que se limita a leer de pasada un simple titular. De ahí la importancia de estar alerta y de imponernos la tarea de aprender, de dejar de creer en lo que nos cuentan y empezar a buscar sistemáticamente la verdad. Debemos dejar de ser peleles manipulados para empezar a ser ciudadanos responsables.

NOTA.- la fotografía es de Curiouse Expeditions

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

ESE ANETO CATALÁN.

20100823131555-cruccone.jpg

Y mira que tengo primos catalanes, y amigos catalanes y hasta he tenido novias catalanas y, en general, siento simpatía y aprecio por los catalanes. Pero llevamos una temporada...No hay semana que no tenga que sentirme molesto por las actitudes, declaraciones y actos chulescos o estúpidos de ese facherío catalanista que está perdiendo rápidamente el contacto con la realidad a base de inventarse la historia y la geografía a su conveniencia y que avanza rápidamente hacia un peligroso género de nazismo catalanista basado en una mitología absurda de lo catalán, de una Cataluña que jamás existió como ellos la cuentan, y que imponen dictatorialmente en la enseñanza (me gustaría saber qué genio político les ha dejado meter baza en asunto tan delicado) y en todos los sectores de la sociedad en los que pueden tener mando, que, por desgracia, incluso para la propia Catañuña, son cada día más.

Hace apenas unos días me pude reír con la promoción del libro de un imbecil (no se le puede tachar con otro epíteto más caritativo) de cuyo nombre no quiero acordarme, que insistía en que Colón era catalán y encajaba su personalidad a martillazos en sus datos hasta el punto de afirmar que el descubridor había nacido nada menos que en 1414 con el fín de identificarlo con un Joan Colom que, en todo caso, murió en 1482. Nada extraño si uno se molesta en entrar en la página del absurdo y nada científico organismo propagandista de las ideas más ridículas del catalanismo radical al que pertenece (y de cuyo nombre tampoco quiero acordarme aunque tiene la desvergüenza de presentarse como un centro de estudios históricos) y cuya técnica declarada de análisis consiste en no tener en cuenta absolutamente nada, ningún hecho histórico constatado y constable, que contradiga sus premisas catalano-imperialistas. Este tipo de gentuza pseudo-intelectual obviamente no merece más que desprecio y causarían risa si no dispusiesen de crecidas subvenciones, cuota en los medios de comunicación, no se hubiesen infiltrado en los círculos de poder y aspirasen, con apoyo del gobierno regional, a sentar cátedra en la universidad.

Son del mismo género tonto y fundamentalista de aquellos concejales (también nacionalistas radicales, esta vez de la cuerda del nazi Arana) de Irún que se negaron a dar permisos de excavación arqueológica para buscar los restos de la ciudad romana sosteniendo el peregrino argumento de que en Guipuzcoa jamás hubo romanos. Evidentemente semejante sofisma es una estupidez absoluta y evidente dictada por la mitología de un nacionalismo sin verdadera base histórica, que manipula la realidad porque esta, tercamente, le niega la razón de la que carece. Obviamente cuando finalmente se pudo excavar en Irún se encontraron restos de una ciudad romana, prueba irrefutable de la futilidad de los argumentos de la "historicidad" nacionalista.

En general toda esa panda de cenutrios radicales están cortados por el mismo rasero y, como digo, solo merecerían burla y desprecio sino les apoyasen gobiernos locales, provinciales y regionales secuestrados por partidos radicales que se basan en una mitología falsa que han inculcado al populacho ignorante y que, por cierto, son la mejor prueba de que el concepto liberal de democracia no sirve como sistema de gobierno puesto que se basa en la ignorancia del populacho y no en la razón y la verdad. Es aquello de que un millón de moscas no pueden estar equivocadas y por lo tanto es bueno comer mierda. La mayoría de votos o de opinión no es un criterio válido de gobierno por la sencilla razón de que las mayorías suelen estar compuestas por iletrados manipulables que se rigen por sus creencias y no por la verdad y la razón.

Es por ello que la democracia liberal permite la perpetuación de sectas estúpidas y contrarias al progreso humano y de credos políticos que, analizados fríamente, dan risa.

Pero no es ese el asunto que nos ocupa.

La cosa es que cada semana el fascismo catalanista da una muestra más de su estupidez congénita, de su divorcio con la realidad y, lo que es más preocupante, de su naturaleza expansionista. Y ello con el apoyo de las parasitadas instituciones catalanas que deben ser purgadas a la máxima brevedad. En estas páginas se defiende continuamente un cambio de régimen, acabar con el turnismo canovista, corrupto e incompetente que nos aqueja para instaurar una nueva república foralista. Esto es: que arrumbe el centralismo liberal contrario a la constitución tradicional de España y recupere la ancestral diversidad política y cultural de las Españas. Pero eso sí: dentro de instituciones y panoramas políticos libres de nacionalismos alucinados y sin otra base que la mitología romántica que se inventaron las burguesías periféricas en el siglo XIX para defender sus criterios proteccionistas y mercantilistas. La nueva España debe suponer un salto cualitativo hacia adelante y para ello desprenderse del pésimo legado decimonónico tanto en la periferia como en el centro. Tampoco es de recibo ese nacionalismo españolista mesetario y excluyente.

Dicho esto, conviene que acabemos este artículo hablando sobre la tontería semanal del fascismo catalanista.

Parece ser que hace un cuarto de siglo que una expedición compuesta íntegramente por catalanes (habría que ver, lo ignoro, cuantos eran realmente de padres y abuelos catalanes hay por esos pagos infinidad de Sanchez, Gomez y demás fauna charnega que presume de catalanismo...incluso algún Carod aragonés) subió al Everest. Hazaña cuestionable cuando realmente para entonces medio mundo había escalado ya esa cima, pero en fin, hay que ser comprensivo con los orgullos regionales, y para conmemorarlo la televisión catalana propone a los excursionistas de su región escalar varias cimas de Cataluña. Y, claro, siguiendo los dictados del catalanismo extremo, incluyen entre estas al Aneto y a Vallibierna, situadas en pleno pirineo ARAGONÉS...la confusión, intencionada, no es nueva. Los catalanistas llevan décadas enseñando en las escuelas que el Aneto es una cima catalana y que la Corona de Aragón era en realidad el Imperio Catalán...estupideces pero que a fuerza de repetirlas y de enseñarlas en primaria están convirtiéndose en dogmas de fe al este de Alfarras. Y ya está bien.

Es preciso recordarle al fascismo catalanista que Aragón es una realidad diferente a Cataluña, que ninguna parte de su territorio es ni será catalán, que históricamente el Reino de Aragón dominó políticamente sobre el conjunto de condados catalanes (el rey de la Corona de Aragón, para serlo, debía ser coronado en Zaragoza, no en Barcelona y los asuntos catalanes se gestionaron hasta la llegada del liberalismo en el XIX en el Consejo de Aragón, no en el de Cataluña, que jamás existió) y que su interpretación de la historia sobre falsa y estúpida, lleva solo a un punto: la confrontación.

Cabría pedirles sensatez, si fueran inteligentes y razonables, pero son simples camisas pardas de la cuatribarrada que, por cierto, es el emblema real de Aragón, no el nacional de Cataluña.

En fin, lo dicho...Ya esta bien de gilipolleces, cojones.

PD:- No hay como protestar, apenas unas pocas horas después de publicar este artículo y ante las justas protestas aragonesas, la televisión catalana rebla (dejénme utilizar esta bonita palabra aragonesa) y modifica el título de su página excursionista aludiendo ya no solo a los picos más emblemáticos de Cataluña, ha añadido la coletilla "Y de los Pirineos"...Es un avance. Ahora ya solo falta que solucionen la enorme sarta de mentiras y malintencionados errores geográficos que aparecen en la viquipedia (wikipedia en catalán), que devuelvan los robados bienes de la Franja Oriental (que no de Ponent)...en fin, tantas y tantas cosas.

Por cierto, me he informado mejor sobre los escaladores del Everest. Parece que eran Oscar Cardiach, Antonio Sors y Carlos Vallés, sus apellidos parecen avalarles. Premio, pues, para el orgullo regional catalán.

2ª PD (a 4 de septiembre de 2010).- Y para muestra de que no se trata de coincidencias y errores sino de una constante interesada, expansionista, agresiva y muy preocupante del fascismo catalanista, de nuevo tenemos en esta fecha un nuevo incidente. En una página vinculada a la consejería de educación de la Generalidad de Cataluña dirigida por el militante del Partido Socialista de Cataluña Ernesto Maragal, ha vuelto a hacerse. Se describió el  Aragón oriental como Cataluña de Poniente en un imperialista marco de ridículas reivindicaciones territoriales e independentistas vinculadas a dicho fascismo catalanista que el estado liberal ha permitido prosperar parasitando las instituciones desde 1978. Naturalmente hubo protestas y enseguida se corrigió el "fallo", pero queda claro que no son errores sino síntomas de una estrategia consciente de mixtificación de la historia y la geografía que debe ser frenada en seco. Si no lo hace la propia sociedad catalana pacíficamente llegará el día que se deberá corregir desde fuera y con medios expeditivos.

NOTA:- la fotografía es de Cruccone.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

CUERNOS

20100823141639-desnudo.jpg

Dicen las encuestas que en septiembre se dispara el número de divorcios. La explicación que suele darse al respecto es que las parejas, que se sostienen durante los meses laborables a fuerza de no verse, descubren con la forzada convivencia estival que ya no se aguantan. Y puede que haya mucho de cierto en ese análisis. Sin embargo tampoco debe desdeñarse el peso de las infidelidades veraniegas en dicha estadística.

Ahora que empieza a declinar el verano, aunque más de media España esté asfixiándose en una agobiante ola de calor africano, y las vacaciones de muchos de mis amigos y amigas empiezan a ir quedando atrás, voy comprobando el grado de infidelidad que semejantes fechas infunden en los espíritus adormecidos en invierno y, sobre todo, en los cuerpos sandungueros hartos de rutina. A menudo, y se ha hecho mucho cine de comedia al respecto, la infidelidad de turno queda en grado de tentativa. A fin de cuentas empezamos a quedarnos calvos, a tener barriguilla...pero, como suele decirse, la intención es lo que cuenta.

Otras veces se consuma la infidelidad y, en un alto porcentaje de las ocasiones, sin que el cónyuge afectado llegue a enterarse, que es, sin duda, lo mejor. Claro que no deja de haber pilladas clamorosas. Hace poco hablaba con un amigo que descubrió, el mes de julio pasado, a su mujer no con uno o con dos, sino con toda una caterva de universitarios alemanes haciendo turno en la habitación...pero la quiere lo suficiente como para perdonarla, había bebido tanto...

En cualquier caso, sea descubierta o no, se sea el culpable o el ofendido, sea una canita al aire única o reiterada, siempre se acaba en el mismo punto: el de las culpabilidades.

A lo largo de mi vida he sido amante de suficientes mujeres casadas o emparejadas como para conocer a fondo sus crisis de culpabilidad, sus cavilaciones de perplejidad romántica, su custionarse a sí mismas...y he tenido los suficientes amigos (y amigas) cornudos como para conocer sus recriminaciones, sus celos, sus infinitas preguntas sobre la responsabilidad de los hechos (a menudo en una situación de infidelidad acaba existiendo la culpabilidad en ambas partes, a veces en las tres)...

Y lo cierto es que yo me aburro soberanamente con tanta tragedia y tanta cháchara sin sentido.

¿Quién tiene la culpa de unos cuernos?...evidentemente nadie.

La pareja, como aspiración de permanencia en el tiempo, es una simple entelequia, un invento artificial en nada relacionado con nuestra naturaleza biológica originado por motivos políticos, jurídicos o económicos y pronto sancionado, para proteger dichos intereses creados, por la religión que se beneficiaba de dicha bendición para aumentar su influencia en la sociedad.

El matrimonio, que fue la primera forma de emparejamiento permanente y de la que todavía depende nuestra arcaica forma de ver y comprender el amor, se inventó dentro de sociedades patriarcales ( y por lo tanto injustas y desiguales) para forjar alianzas entre patriarcas y clanes y encauzar, nunca mejor dicho, el patrimonio. Nunca tuvo nada que ver en él el amor ni el deseo, sino los intereses. Así fue durante milenios. Más tarde el cristianismo, con su política familiar sectaria, destinada precisamente en sus primeros siglos a desestructurar las familias amplias del paganismo indoeuropeo con la finalidad de controlar las mentes, la descendencia y el patrimonio de parejas alejadas de sus núcleos familiares (el modelo cristiano de familia es simplemente el resultado de los intereses de los dirigentes de una secta en romper las estructuras de clan para controlar mejor a sus adeptos y resulta por ello estúpido e inmoral), fue quebrando los lazos puramente políticos y económicos del matrimonio y dejando que fueran entrando en liza los vínculos afectivos de tal modo que un enamoramiento puntual de juventud acababa a menudo convirtiéndose en una sentencia de por vida.

Toda la legislación civil y toda la orientación social desde que los cristianos se hicieron con el poder a principios del siglo IV ha ido encaminada a mantener esa interesada ficción de la familia nuclear que tanto conviene y ha convenido siempre a las diferentes iglesias. Más adelante el protestantismo, en su ansia de huir de la razón, impulsó la exaltación de los sentimientos inventándose el romanticismo y se llegó al moderno y ñoño esquema que nos imponen propagandísticamente todos los años en cuanto llega esa maquiavélica fecha de San Valentín: chico conoce a chica, se enamoran y forman una familia...o al menos una pareja que aspira a la permanencia y a la fidelidad...

Claro, es un modelo que falla constantemente, y ahí tenemos como ejemplo esos anglosajones de moral calvinista que no dejan de divorciarse y volver a casarse en cumplimiento de dicho esquema...pero si el esquema falla es simplemente por una razón: porque es artificial, estúpido y en abierta contradicción con nuestra naturaleza biológica.

 De hecho, no es ningún secreto, toda la superstición semita, que se vio radicalmente afectada por los movimientos gnósticos, considera la naturaleza una expresión del mal (ya se sabe: mundo, demonio y carne son los enemigos) y trata de imponer a sus adeptos una moral en consonancia con su fundamental y absurdo maniqueismo. Y lo hace en todos los niveles que puede. Cuando dispone de poder, con una coacción teocrática feroz que abarca desde los usos sociales a las leyes vigentes. Cuando su poder mengua, de forma subrepticia a través de ideologías que perpetuan sus valores como el romanticismo.

De hecho, en cuestiones sexuales y amorosas, como en casi todas las demás, la influencia de la superstición semita, que a menudo somos incapaces de notar, nos mantiene en formas de hacer y pensar más propias de la edad del bronce, cuando se originaron, que de seres evolucionados y razonables. Una de las revoluciones más importantes que nos queda por hacer es precisamente esa: la de desprendernos de las ideas de pareja y fidelidad y evolucionar hacia modos de hacer y pensar basados en nuestra naturaleza biológica.

La moral impuesta por las sectas procedentes de la superstición semita (cristianismo, islam, judaismo) es inmoral porque está en directa contradicción con nuestra verdadera función natural que es la de evolucionar. No debemos pensar en cuanto individuos rehenes de una moral impuesta e inviable (de hecho inmoral y estúpida) sino en cuanto miembros de una especie que tiene la responsabilidad moral de dar un salto evolutivo que precisamente lo arcaico de nuestra propia ideología sectaria está retrasando.

Biológicamente a la especie le conviene que una misma hembra sea fecundada por machos diversos y que un mismo macho esparza su semilla entre varias hembras, eso facilita la variedad genética y mejora los especímenes individuales y la especie en general. De hecho es algo tan arraigado en nuestra naturaleza que sucede habitualmente aunque las convenciones sociales lo oculten. Aproximadamente un tercio de los hijos de los matrimonios no pertenecen al progenitor putativo, se ha comprobado recientemente con análisis de ADN...es nuestra naturaleza y tiene un sentido que sea así.

Para facilitar el salto evolutivo que debemos dar es preciso desechar nuestros prejuicios arcaicos, nuestros usos y leyes en cuestiones sexuales y familiares y favorecer legal y socialmente la promiscuidad que tan necesaria y favorable resulta a nuestra especie y que representa nuestra verdadera naturaleza.

De modo que, ante unos cuernos, ¿quién tiene la culpa?...nadie, los verdaderamente inmorales y despreciables son aquellos que se mantienen fieles.

 

NOTA.- La fotografía es de Shallowend

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

25/08/2010 13:47 disidenteporaccidente Enlace permanente. mores et leges No hay comentarios. Comentar.

LA ESTRATEGIA DE LOS ESTADOS UNIDOS.

20100831193218-hakan-dahlstrom.jpg

Estados Unidos es un imperio en decadencia que aspira a perpetuarse a cualquier precio, sobre todo si lo pagan los demás. Durante más de medio siglo se ha vendido la útil mentira de que los Estados Unidos y la Europa occidental son aliados y amigos. Y muchos europeos, estúpidamente, llegaron a creérsela.

Ya se ha explicado varias veces en estas mismas páginas lo que realmente sucedió después de 1945 en Europa. La zona occidental, retórica y también falsamente llamada "libre"(solo los estúpidos y los hijos de puta confunden electoralismo liberal-capitalista con libertad), quedó bajo el subrepticio dominio del nuevo imperio occidental, el de Washington. Ya en 1944 los Estados Unidos se habían asegurado su superioridad económica aprovechando los estragos de la guerra en Europa, sacándose de la manga los llamados acuerdos de Bretton Woods (basados en el capitalismo salvaje y en una asimetría premeditada que revertía en favor de los americanos anglosajones) e impusieron unos sistemas políticos y económicos que garantizaban el predominio de dicho imperio sobre la parte de Europa que controlaban.

La propaganda derechista (liberal-conservadora, cristiana y reaccionaria que esa fue la ideología impuesta en la Europa occidental desde 1945 hasta nuestros días) hablaba de democracia, de soberanía y de libertad. Siempre fue mentira. En todos los países de la Europa sojuzgada por los Estados Unidos hubo tramas organizadas y dirigidas desde un organismo central de la inteligencia yanqui para establecer dictaduras allí donde algún partido verdaderamente izquierdista alcanzara el poder. Hablaremos de ello en un próximo artículo. Aparte de ellos, hay que recordar que, como sucedió en otros países extraeuropeos, el imperialismo estadounidense sostuvo y fomentó regímenes dictatoriales con tal que le fueran fieles (el franquismo en España, el Estado Novo en Portugal, ambos cortados por el patrón de la Italia fascista o de la Francia de Vichy)...ergo, nunca fue la democracia una verdadera aspiración del imperialismo yanqui, sino un argumento conveniente para su predominio.

Se daba además la circunstancia de que Europa era la principal frontera con el comunismo, lo que obligaba a mantener contenta a la población de la zona occidental. De ahí que mientras en el resto del planeta los Estados Unidos propagaban las ideas económicas de la Escuela de Chicago y todos sus despropósitos (principales responsables, junto con el sistema de enriquecimiento asimétrico impuesto en Bretton Woods) de las grandes catástrofes de la segunda mitad del siglo XX (las grandes hambrunas, las dictaduras, las masacres, el hundimiento del tercer mundo, el crecimiento de la deuda, las guerras civiles...) en Europa aplicasen un cauto keynesianismo que permitiese la mejora del nivel de vida de las clases medias y bajas.

La caida de la URRS  dejó obsoleta esa política. Los Estados Unidos no necesitan desde 1991 tener contentos y tranquilos a los europeos, que ya no cuentan con una superpotencia a la que recurrir para librarse del imperialismo yanqui. En consecuencia desde esa fecha, y cada vez con más intensidad, han impuesto, a través de los gobiernos títeres de Europa y de las elites locales sojuzgadas a los intereses de las dominantes anglosajonas, las mismas políticas que en el resto del mundo. De ahí que cada vez tengamos menos derechos, menos libertad, una mayor presencia de legislación ultraconservadora, menos seguridad para el obrero y el pequeño y mediano empresario (solo se beneficia a las multinacionales), menos protección social...para el Poder, para el imperialismo yanqui, conviene que Europa se convierta en una nueva África, un territorio empobrecido donde existan amplios ámbitos de especulación y explotación para las empresas que controlan y escasos derechos y posibilidades para los naturales. Esa y no otra es la política que se ha venido haciendo en Europa en los últimos veinte años y para eso han servido nuestros gobiernos nacionales o europeos. Los políticos son simples títeres del imperialismo estadounidense y lo son porque venían siendolo desde 1945. Las instituciones y estados surgidos entonces solo son estados vasallos sin realidad soberana. Destinados a obedecer los dictados del Poder y no a servir a sus propios ciudadanos. Es por ello que resultan ilegítimos y que deben ser derribados y sustituidos. El pueblo, los diferentes pueblos de Europa, deben tomar conciencia de la realidad, asaltar los estados y poner fin a la Europa liberal y capitalista que es la que nos hará esclavos. La libertad y la verdadera democracia así como nuestra futura prosperidad parte de la conquista de los estados vasallos y la instauración de nuevas realidades políticas no manejadas por el capitalismo dominante anglosajón.

Pero el hecho es que los Estados Unidos ya no se conforman tan solo con agredirnos en cuanto sociedades e individuos, en quitarnos nuestros derechos y nuestra protección social, las premisas que hicieron ricas y prósperas a nuestras naciones. Ahora atacan también incluso a los estados vasallos que ellos mismos crearon. No se trata ya de poner de rodillas a los europeos, sino también a sus estados.

Estos días está teniendo lugar una decisiva batalla en una de las más importantes (al tiempo que detestables e ilégítimas ) instituciones surgidas de Bretton Woods: el FMI.

Uno de los mayores temores de los Estados Unidos, máxime en tiempos de crisis y recesión (de las que son culpables sus inadecuados métodos económicos, no lo olvidemos), es la competencia de Europa. Si Europa resurge de sus cenizas antes que los Estados Unidos (cosa difícil en tanto en cuanto nuestras elites económicas permanecen vinculadas y en gran medida supeditadas a las elites hegemónicas nucleadas en torno a Wall Street, motivo por el cual son obsoletas y perjudiciales y deben ser cambiadas) la decadencia de ese país se acentuará irremisiblemente declinando su poder y acabando su imperio. Pretenden evitarlo a cualquier precio y el mejor modo es debilitando a Europa. Desde 2008 hemos visto todo tipo de juego sucio procedente de los paises anglosajones en esa misma dirección. Se busca quebrar a los paises más débiles de la Unión para hundir a la Unión misma. Se ataca constantemente al euro para que no compita ventajosamente con el dolar...

Los Estados Unidos se han sacado de la manga el concepto de paises emergentes para opacar el verdadero peso y papel de Europa en el mundo. Se dice que estos paises (muchos de ellos con verdaderos desequilibrios internos desde el punto de vista social y económico, empezando por China, y con una viabilidad a largo plazo más que dudosa) están minando la importancia económica de Europa cuando en realidad simplemente constituyen nuevos y grandes mercados para los productos estadounidenses y centros de producción barata con sociedades pobres y poco desarrolladas donde no se tienen en cuenta ni los derechos ni la protección social mientras que en Europa estos constituyen la base del éxito económico y político.

Pues bien, en estos días, y con la intención de debilitar más a Europa, los Estados Unidos están utilizando la conveniente excusa del aumento de la representatividad de los estados emergentes, especialmente de China, para debilitar un poco más la posición de Europa.

El FMI está regido por una comisión con 24 miembros, 9 de los cuales son europeos. Alemania, Inglaterra y Francia disponen de escaño propio y los otros seis se adjudican por turno a España, Italia, Dinamarca, Bélgica, Holanda y Suiza. Ahora los Estados Unidos pretenden que Europa ceda dos de estos asientos a "paises emergentes" que no harán sino cumplir la voz de su amo americano quedando de este modo dinamitada parte de la influencia de Europa en el mundo.

Teniendo en cuenta la condición de títeres vasallos del capitalismo anglosajón que tienen nuestros políticos, se presenten bajo las siglas y etiquetas que se presenten, es de suponer que cederan a las pretensiones de Washington y acabaran dilapidando nuestro poder en la dirección económica del mundo. Una institución, en cualquier caso, detestable que debe ser aniquilada para el bien común de la humanidad.

Ahora la pregunta es: cuanto tiempo vamos a seguir aguantando los europeos que nuestros gobiernos gobiernen al dictado de un imperio extranjero y cuando vamos a plantarnos y a reconstruir el mundo. Las instituciones surgidas en 1945 solo sirvieron para generalizar el hambre y la miseria y para enriquecer a unos pocos que jugaban, y juegan, con las cartas marcadas. La historia, y mucho más los acontecimientos de los últimos años, nos han enseñado que no ganamos nada y perdemos mucho con las actuales normas de juego. Solo hay un camino: romper la baraja.

NOTA PARA MIS LECTORES NO EUROPEOS.- Aunque pueda parecer lo contrario, este artículo no habla de la supremacía de Europa sino de modelos económicos y sociales antagónicos. Uno, el que todos conocemos, potenciado por los Estados Unidos como potencia hegemónica y que se basa en los tratados de Bretton Woods y las instituciones surgidas de los mismos y todavía vigentes. Un sistema económico asimétrico que permite la proliferación de ciertas clases dominantes locales, generando una riqueza acumulada en pocas manos, a base de promover la pobreza y la explotación de la mayor parte del pueblo. Un sistema que conocemos demasiado bien y cuyas consecuencias son nefastas. Frente a ese sistema existe el que se desarrolló en Europa desde 1945 hasta 1991 y que desde esta última fecha sufre constantes ataques por parte del capitalismo salvaje. En este modelo el crecimiento económico camina de la mano de los derechos civiles y sociales generando un crecimiento armónico que extiende el estado del bienestar a todas las capas de la sociedad. Ahora el gran capital trata de destruirlo en Europa y de evitar que se aplique en otras partes del mundo. La tesis defendida en este artículo, en estas páginas en general, es precisamente la contraria: necesitamos, a nivel global, un crecimiento sostenible y equilibrado que exporte el estado del bienestar a todos los continentes y países. Ello exige la pérdida de hegemonia de los Estados Unidos y las élites locales a ellos sufectas y un replanteamiento de los sistemas económicos. Pero se trata de un obhetivo posible y viable siempre y cuando el pueblo, los diferentes pueblos, no confundan la riqueza abusiva de unos pocos con el bienestar general. No hablo pues de la supremacía de Europa sino de exportar un buen modelo económico y social al resto del mundo.

NOTA:- la fotografía es de Hakan Dahlstrom.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

31/08/2010 19:32 disidenteporaccidente Enlace permanente. economía No hay comentarios. Comentar.